viernes, 30 de enero de 2015

8 meses


Este mes, entre navidades varias y viajecito egipcio si que me ha pasado volando. Y PF no ha cambiado mucho, o ha cambiado un montón, según se mire. 

El último hito de PF había sido ponerse de pie sujetándose a los muebles. Eso, a día de hoy ya lo tenemos controlado. De hecho, ya sirve cualquier cosa: muebles, pomos de los cajones... Con su consiguiente descubrimiento de que esas cosas tan guays se abren y tienen más cosas guays dentro. Tengo el mueble del salón lleno de cinta de carrocero para evitar que abra las puertas.

Lo que yo llevaba mal era que generalmente lo de ponerse de pie acababa en caída y por tanto en lloro inconsolable. En este mes ya ha aprendido a ponerse de cuclillas y volver a sentarse en el suelo, e incluso ponerse en cuclillas y volver a levantarse. Se sujeta solo con una manita, generalmente para conseguir mantener el equilibrio. Mi familia ya va haciendo apuestas sobre cuando empezará a andar.

Gatear gatea ya a la velocidad del rayo. Antes podía dejarle en un sitio y sabía que 20 segundos después seguiría exactamente en el mismo lugar. Ahora ya no, quitas la vista 10 segundos y ya está encima del perro, o comiéndose la correa, o cazando la escoba, o... dejad volar vuestra imaginación, seguro que os hacéis a la idea.

Otra de sus habilidades nuevas es que hace la pinza. No me preguntéis cuando ha empezado, ni como, ni como ha ido evolucionando, porque simplemente un día vi que la hacía. También creo que definitivamente reconoce su nombre (entre los 2000 motes que tiene) y entiende bastante bien lo que le decimos (o eso creo yo)

Siguiendo la tradición, en el vuelo de vuelta de Cairo a Madrid le salió el 5º diente, esta vez al fin la paleta que faltaba. La de al lado está a puntito de romper, así que los mordiscos del enano con 5 dientes en su haber, os podéis imaginar lo agradables que son. Por suerte, poco a poco, va controlando.

Esta vez, como el día 11 estábamos en Cairo, no pudimos pesarle como corresponde. Un par de días después, cuando se puso malo, le pesó un pediatra allí y se supone que el enano está en aproximadamente 9,900kg. También le midió, pero no nos dio el dato.

La verdad es que crecer, lo que se dice crecer en peso y talla no ha crecido mucho. Pero en un mes, no se si será por ponerse de pie, o por el pelo que le crece, o porque toca... pero la gente dice que se ha hecho mayor. Yo, cuando le veo intentar mantener el equilibrio, tan tieso, tan concentrado... por primera vez le veo pequeño. Una personita pequeña a puntito de ponerse a andar. No me lo puedo creer. Si nació ayer!

La famosa crisis de los 8 meses la llevamos bien, gracias. A mi me encanta que muestre ganas de estar con su madre, aunque sigue siendo el mismo niño sociable y ligón que se dedica a sonreir y hacer caras a cualquier ser de género femenino que se encuentre. Entre eso, y que no para quieto nunca jamás de los jamases, a mi me vuelve loca, pero lo que es aburrirme, no me aburro. De hecho, es un niño divertidísimo.

Y no sigo, porque apenas en nada me toca post de los 9 meses y ese creo que si que va a ser lacrimógeno...

Feliz finde!

martes, 27 de enero de 2015

Nonabox de diciembre

La Nonabox de diciembre tiene una buena combinación, es mona y práctica a la vez. Trae productos a los que siempre le podemos dar uso y un par de monerías que a mi me han gustado mucho. 

Mothercare - Baberos:


2 baberos de Mothercare con un diseño de coches que a mi, como buena fan de la F1, me han encantado. Son muy suaves y no excesivamente gruesos, cosa que a mi me parece bien porque para días más calurosos a mi me agobian los baberos grandes. El pack traía también un descuento de 5€ que me va a venir de lujo para comprar....más baberos!

My family App - Calendario:


Lo he investigado poco, por el tema del viaje y la falta de tiempo. Por un lado tenemos el calendario en papel, que tiene huecos para poner fotos relacionadas con cada mes en diferentes situaciones. Por otro lado, con la aplicación para tablets y móviles se puede hacer un calendario digital interactivo. 

Boann - Chupete de navidad:


Si ampliais la foto lo veis mejor, es una monada de chupete. Me dio hasta pena que PF no los use, pero lo regalé a alguien a quien si le iba a quedar muy bien, sobre todo en esas fechas. 
Los dibujos son personalizables y no se borran durante las esterilizaciones. 

 Denenes - Leche hidratante dulces sueños: 


Crema hidratante con camomila y lavanda. Es tamaño pequeño, por lo que nos vino genial para el neceser del viaje. El olor es bastante dulce y en general nos ha ido bien. 

 Armonía Bio - Gel de baño:


Yo soy muy fan de todo lo bio, ecológico y similares, así que con eso ya me tenían ganada. Es champú y gel, con el 98% de ingredientes de origen natural, y un 12% de ingredientes provenientes de la agricultura ecológica. Me terminaron de ganar. Y como encima huele bien, pues ya soy fan.

Snooze Baby - Dudu: 


Bueno, eso de Dudú lo dicen ellos, yo lo llamo cosa con etiquetas que a PF le mola. Y a mi me viene de lujo, porque es un juguete que no me ocupa sitio en el bolso, y para cuando salgo me viene guay. A PF le gusta investigar todas las etiquetas que van cosidas a los bordes. 

Y esto es todo. Como he dicho, caja entre práctica y mona a la vez, a mi me ha gustado mucho. Sobre todo, los baberos y el Dudu, que le estamos dando muchísimo uso. 

Os recuerdo que os podéis suscribir a Nonabox con un 10% de descuento pinchando aquí y usando el código NUBEAZUL. 

viernes, 23 de enero de 2015

Estudiar por vicio II


Si es que cojo carrerilla y no hay quien me pare. 

Ya os conté en diciembre que me había matriculado en el curso de lactancia materna de la UNED. Hemos empezado esta semana, y puedo decir que el curso no decepciona. Es interesante, es exigente, es como haber vuelto a la facultad pero sin el agobio monumental de  "me van a catear porque no voy a clase". Estoy algo estresada, pero muy contenta. 

Pero tenía una espinita clavada, y es que había otro tema en el cual quería formarme, pero no encontraba el sitio adecuado. Pregunté, investigué y comparé, y no acababa de encontrar mi sitio. Había cursos muy buenos, pero a precios que me era imposible pagar. Luego había cursos que estoy segura que eran buenos, pero la filosofía no me acababa de convencer. Finalmente, ya tenía elegido el sitio, pero no había fechas. Volvieron a salir plazas, yo me emocioné, pero luego me leí con calma las condiciones y no me gustaban nada. Pero tenía la sensación de que si no me lanzaba nunca jamás encontraría ninguna formación al respecto. 

Me faltaban apenas 24 horas para pagar el curso cuando me llegó información sobre Kangurearte. Leí el temario, la filosofía, hablé con la persona que lo lleva y lo tuve claro. Este SI era mi sitio. Somos la primera promoción, con lo cual no tengo referencias sobre el curso, pero ya sabéis que yo me fío mucho de mi intuición, y mi intuición me dice que tiene que ser aquí. 

Así que a partir de febrero no solo me estaré formando en lactancia, si no que también me estaré formando como educadora de porteo. Ya os dije que esto del porteo es un vicio tremendo, y yo, que renegaba de los foulares, ya tengo ganas de ponerme a practicar nudos. 

Es muy raro que yo diga esto porque sabéis que suelo ser bastante pesimista para estas cosas, pero por una vez, el 2015 pinta interesante....  

jueves, 22 de enero de 2015

La victoriosa


Hace falta ver Cairo desde el aire para entender la grandiosidad de esta ciudad. Impresiona ver ese mar de luces, interrumpido solamente por el Nilo, que parece que no se acaba nunca. Cuando aterrizas por primera vez, es imposible imaginar lo que te espera ahí abajo. Cuando te marchas, no puedes creer que hayas estado perdido en semejante inmensidad y hayas salido indemne. 

Miento, indemne no se sale nunca. Cairo te cambia siempre, quieras o no quieras. Te cambia porque te sorprende en cada esquina, te desespera, te indigna, te alegra, te muestra que las cosas por ser diferentes, no siempre son mejores ni peores. 

Es difícil vivir esa constante batalla entre el odio y el amor. Porque te metes en la ducha y aborreces el olor del agua, pero luego sales a la calle y te maravilla la vista. Caótica, llena de suciedad y de polvo seguramente, pero con un encanto que no puedes resistir. Paseas y te das cuenta de que hay tanta contaminación que seguramente estás perdiendo años de vida, pero a la vez no quieres pasar ni un minuto en un sitio cerrado, porque ahí fuera hay demasiadas cosas que vivir. 

La vida es fácil, no tiene apenas reglas, todo es un caos, pero luego te ahogan las normas no escritas. Desde el hecho de que destaques por tus vaqueros, por tu pelo, o por tu camiseta, hasta el hecho de que vayas al pediatra y parezcas invisible. Porque eres mujer y extranjera, y por tanto, inútil, pero a la vez una cartera con patas que aprovechar. En cambio, si te ves en una dificultad real, serás visible de nuevo y no faltarán manos para ayudarte. Contradictorio y desesperante, pero bastante útil en algunas ocasiones. 

PF ha paseado, ha gateado por la mezquita de Mohamed Ali (imposible marcharnos sin visitar la Ciudadela, que me regala vistas que me emocionan como si fuera la primera vez), ha jugado, ha sido mimado por su familia, se ha puesto de pollo, de Kofta y de Falafel hasta las orejas. También se ha puesto enfermo por primera vez, para desesperación de sus padres. Pero creo que en conjunto ha disfrutado.


A Tarek se le han escurrido los días entre los dedos. El necesitaba más, mucho más.

Y yo, pues a veces no me querría marchar nunca, y otras querría poder teletransportarme de vuelta a casa. La mayoría de las veces me desespera por mil motivos, pero luego... una vista, un té, algo inesperado... y ahí estoy, enamorada otra vez. Y veo las posibilidades que tendríamos ahí y es tan tentador... y luego miro a PF y no puedo. Pero luego veo las posibilidades que tendría él y dudo de nuevo. No quiero que sea extranjero en su tierra. Pero es que el tiene 2 tierras.

A lo mejor lo mío con esta ciudad es algo similar a lo de Benjamin Button, y es que necesitamos el momento exacto en el que podamos estar juntos. Pero ese momento no ha llegado todavía. Por mucho que hayan pintado la fachada de la Mogamma y hasta tenga contraventanas nuevas, yo necesito algo más.


Lo que está claro es que Al Qahirah, en esa gran lucha entre el amor y el odio, siempre acaba ganando. Por algo la llaman "La Victoriosa". 

martes, 6 de enero de 2015

Dia de reyes sin reyes


Lo primero, feliz año nuevo a tod@s. Espero que hayáis tenido una bonita salida y entrada de año y que haya sido algo más relajada que la nuestra. Nada grave, solo que no paro quieta ni un minuto. 

Ya sabéis que en esta casa no celebramos Reyes, que a nosotros nos pesa la vena alemana y celebramos todo el 24 de diciembre. Pero eso no significa que no nos lo podamos pasar bien. De hecho, desde ayer, mi vida es un festival de alegría, diversión, y buen humor. Que como se hace eso sin celebrar Reyes? Fácil, queridos, muy fácil:

1. En un alarde de optimismo total, decide bajar a la cabalgata de Madrid. 

2. Sal tardísimo de casa

3. Recibe un email para organizar la residencia en la que vas a dejar a tus perros justo saliendo del metro. Date cuenta, además, que se te ha olvidado vacunar a uno de ellos y sin vacuna no se puede ir. 

4. Intenta encontrar un sitio para ver la cabalgata, mientras tu hijo chilla como un loco porque le están saliendo más dientes. Toma la mejor decisión del día, es decir, volver a casa y terminar de ver todo por la tele. 

5. Vete a dormir muerta matada. 

6. A la 1:30 de la madrugada, descubre a tu hijo gateando dormido por la cama porque no encuentra su amada teta. Desvélate en el proceso. 

7. Repite la operación "no encuentro la teta" al menos 3 veces más. 

8. A las 8:30 Sr. Marido se lleva al niño de la habitación, pero tu no te vuelves a dormir ni de coña. 

9. Sal del cuarto, ponte al niño a la teta. Niño cae redondo. Padres desayunan. Aprovechando que el niño duerme, los padres deciden dormir también. Se colocan. Cierran los ojos. El niño abre los suyos. A tomar por culo la siesta. 

10. Cierto tufillo os hace sospechar que tenéis un desastre en el pañal del niño. Efectivamente es una caca explosiva. Perfecto. 

11. Mientras tu sujetas al enano, para el cual un cambio de pañal parece más bien una tortura con descargas eléctricas, Sr. Marido coloca parsimoniosamente la mesa. Bramas que haga el favor de darse prisa. 

12. Conseguís quitar lo más chungo sin manchar nada. Sr. Marido dictamina que tardáis menos metiendo al niño en la ducha. 

13. Sr. Marido va a preparar el agua mientras que tu desvistes al enano. Terminado el proceso, tienes un tierno bebé que te mira con cara de pícaro mientras se muerde un dedo. Llamas a Sr. Marido para que observe la preciosa estampa. 

14. En el momento exacto en el que Sr. Marido asoma la cabeza por la puerta, el bebé se te mea encima. 

15. Si es que te lo has ganado, joder. 

16. Mañana tienes un digno de infarto, que culminará con un aeropuerto, muchas horas de vuelo nocturno con un bebé, y un aterrizaje en Cairo.

17. No sabes que te hace más ilusión, si el hecho de irte a Cairo 10 días o que esta vez esté marido contigo para sufrir disfrutar del viaje en avión con su hijo. 

18. No te has tomado ni un puñetero trozo de roscón, y te jode, te jode mucho. 

Lo dicho, que feliz año, que mañana nos vamos a Cairo 10 días, y que quiero roscón. A ver si encuentro un alma caritativa que comparta conmigo. 

martes, 30 de diciembre de 2014

7 meses

Está comprobado que cada mes escribo esta entrada más tarde. Esta vez no es solo lo descolocada que me tiene la navidad, si no que PF ha decidido matar a su madre de un infarto, y nos sorprende con un cambio cada 3 días. Por si las fechas estaban siendo muy aburridas.

Dejamos a un PF que apenas conseguía avanzar algo arrastrando el culo, y que empezaba a hacer amagos de cambiar de posición. Un par de días después, eso de cambiar de tumbado a sentado no tenía secretos para él. Con 6 meses y medio empezó a gatear bien pero tímidamente, con 7 ya se desplazaba por la casa a la velocidad del rayo, y con 7 y medio consiguió ponerse de pie apoyado en el sofá. Actualmente su hobbie es encaramarse a todo lo que pilla, es decir, la mesa del salón y el susodicho sofá. Desde entonces ni nuestro portátil, ni nuestros móviles, ni nuestras tazas de té están a salvo de sus manitas. Alucinante con que velocidad se encarama y pesca algo....

Yo me paso el día con el corazón en un puño. Porque si lo pasaba mal cada vez que se caía cuando empezó a gatear (recuerdo un día que se le escurrieron las manos y paró el golpe con la cara, pobrecito, como lloró y que mal lo pasamos los 2), lo de caerse cuando se pone de pie ya adquiere tintes peligrosos. Mi reto es que mi hijo pase la infancia como yo, sin cicatrices, brechas, ni puntos, aunque su padre se muera de la risa cuando lo digo (si Tarek escribiera un libro sobre sus accidentes infantiles, lo encontraríais en la sección de gore).

En cuanto a los dientes, estábamos convencidos de que le estaba saliendo uno, pero por mucho que tocáramos la encía superior, no encontrábamos nada. El problema era que estábamos buscando mal, en vez de seguir el orden normal y seguir por las 2 paletas de arriba, le han salido justo los de al lado. Para cuando nos dimos cuenta el izquierdo ya estaba fuera y el derecho asomando. A día de hoy está super gracioso con sus 2 dientecillos, parece un vampirín.

En cuanto a la comida, el BLW sigue fenomenal y aunque tragar, traga poco, se lo pasa genial con la comida. Ya come casi todo lo que comemos nosotros, excepto pescado, que con las fiestas no hemos tenido oportunidad.

Sigue siendo el niño hipersimpático, sociable y super adaptable que ha sido siempre. El único cambio en ese sentido es que, tras una época en la cual todo era más interesante que estar en brazos, ahora empieza a querer estar bastante más pegado. Es super tierno, viene gateando y se nos sujeta a la pierna, mientras nos mira super serio, dejando bien claro que pasa de estar solo y quiere que le cojamos en brazos. Babeo mil.

Nos suelta unas charlas de cuidado a base de ñañañas, y cuando se aburre se dedica a hacer brrrrs (vibraciones con los labios) en todos los tonos posibles. De vez en cuando tenemos conversaciones, yo le digo ña y el me contesta.

Sigue dándole una tregua a mi espalda, pesa 9,610kg. Ya hay que pesarle sentado, porque eso de tumbarse lo deja para Rita la cantaora.

Y eso creo que es todo.... mi bebé se me hace grande muy rápido... 

viernes, 26 de diciembre de 2014

Conversaciones aleatorias durante un 24 de diciembre


Se que tengo mala fama, de borde, de seca, de directa.. pero en el fondo soy un ser de paciencia infinita. Porque si no, a día de hoy seguiría drogada a valiums para calmarme, o en un calabozo por intento de asesinato. 

Lo primero, perdón por la desaparición blogueril, pero a mi estos días me descolocan. Con esto de la navidad me debato entre ser un grinch y ser una pava, porque odio y adoro estas fechas a partes iguales. Adoro las luces, el ambiente, los regalos, las cenas, las pelis navideñas, la decoración... y aborrezco el consumismo desmedido, los centros comerciales llenos, los borrachos en las carreteras... y la cena. La cena navideña es ese lugar en el cual yo hago penitencia por todos los pecados cometidos y ejercito mi paciencia hasta niveles que harían envidiar a Buda. Resumiendo, que yo para escribir necesito equilibrio espiritual y ahora mismo de eso tengo poco. 

Si el día a día de una madre ya es duro por la cantidad de mierda consejos / opiniones no pedidos que hay que oír, lo de navidades ya es un festival del humor. No pasa nada, yo vengo entrenada, llevo 30 años siendo el blanco de miles de comentarios durante esa cena, comentarios que van desde el "no tenías otra cosa que ponerte" al "el piercing en la lengua es malísimo, deberías quitártelo" pasando por el "cuando piensas terminar la carrera? Sabes que estás perdiendo el tiempo?" Todo muy navideño y muy amoroso. 

El pasado fin de semana ya tuve un adelanto de la cena navideña, en el cual pensé que ya había agotado todos los comentarios sobre crianza que se me podían hacer. No faltó ninguno, pasamos del imprescindible "cuando le vas a quitar la teta?" (que manía de quitar las cosas buenas, jolín) al "va a la guardería? Porqué no pides plaza por si acaso?" (no se que pinta un bebé de 7 meses en la guarde pudiendo estar con su madre) terminando en ese pecado horrible que cometemos las madres que nos da por esto del apego: "no seguirá durmiendo contigo, verdad? Deberías sacarle de la cama ya" (claro, como mi hijo, gracias al colecho, hoy ha dormido hasta las 10:30 de la mañana, he pensado que lo mejor es ponerle a dormir solo, a ver si descansamos todos un poco menos, que no se puede vivir tan bien). Suficiente para unas navidades, verdad? Optimistas... 

En vista de que tengo un entorno por lo visto bastante original en cuanto a frases lúcidas se refiere, voy a ser buena y os voy a dejar unos cuantos ejemplos. Podéis utilizarlos con 2 fines: O para amargar a la madre de una forma que no se espera, o para no liarla. Lo dejo a vuestra elección. 

1. Si ves a un niño comiendo felizmente un trozo de pan con su madre, y crees que no es lo adecuado, tienes 2 opciones: Puedes preguntarle a la madre como es que el niño come gluten y escuchar su respuesta (a lo mejor aprendes algo por el camino, quien sabe) o bien, mirarla con cara de mala madre e informarla secamente de que "tu hijo es demasiado pequeño para comer esas cosas". Si quieres rizar el rizo, cuando la madre te conteste que no, que el niño come casi todo y que no hay problema, puedes insistir. Según el hinchamiento de narices de la madre, hay 2 posibles soluciones: Que la madre te conteste "Y tu porqué das biberón?" (no es asunto mío, verdad? Pues idem) o bien, que pase de ti. 

2. Si tienes una cámara de fotos profesional, puedes sacar, disimuladamente y desde una distancia prudencial, un par de fotos bonitas al bebé. Si ya pides permiso, la madre puede hasta ponerte en un pedestal y guardarte los mejores trozos de jamón (no digo nada si le pides el mail para hacerle llegar las imágenes). En cambio, si nada más entrar por la puerta flasheas a su retoño a 20 centímetros de distancia, corres el riesgo de tragarte la cámara. Si sigues haciéndolo durante toda la noche, no te extrañe que la madre vaya huyendo de ti por toda la casa. Y si luego sientes que alguien te ha echado mal de ojo, te aguantas. Es la madre, que a la mañana siguiente se ha dado cuenta de que no tiene una sola foto de su hijo en sus primeras navidades porque el niño estaba tan agobiado con la camarita que ella no sacó ninguna. 

3. Ya se que las madres tenemos que sacarnos muchas fotos con nuestros hijos, que es un recuerdo precioso y que luego es una pena, bla, bla, bla. El caso es que a veces, justo en ese momento, no nos apetece. Se puede dar la circunstancia de que la madre todavía le sobren 10 kilos del embarazo, no recuerde la ultima vez que se hizo las cejas y no se tiña el pelo desde su boda. También puede ser, simple y llanamente, que no le de la gana que se la hagas tu, y punto. Creo que en estos casos es evidente qué hay que hacer, pero por si acaso, un par de ejemplos sobre qué NO hacer: 
- Insistir
- Reírte de lo mal que sale la madre en las fotos que le sacas a traición. 
- Seguir insistiendo cuando te piden por favor, que lo dejes. 
- Cuando el marido y padre de la criatura te dice que por favor, no la cabrees, nunca jamás contestes: "Ya se que eres su marido y tienes que defenderla, pero la voy a sacar igual"

4. Hay extranjeros que aprenden Castellano en 2 meses. Otros tardan más. Otros hablan muy bien pero no quieren hacerlo en una cena con 10 personas. Y por lógica, un matrimonio mixto habla en el idioma que mejor dominan ambos. Por tanto, increpar a una mujer diciéndole "que haces hablando inglés? Tienes que hablarle en Castellano" cuando habla con su marido, sobra. Primero, porque es de mala educación hablar a alguien en un idioma que desconoce. Segundo, porque hablarán en lo que quieran cuando quieran. Tercero, porque la susodicha mujer paciente está hasta las narices de contestar a la misma pregunta cada vez que sale de casa. 

5. Nunca jamás, bajo peligro de muerte, dejes a una madre lactante sin probar las croquetas. 

En fin, que como veis, la variedad es infinita. Pero que sepáis que es por nuestro bien, así cuando vemos a nuestro bebé intentando meterse en el cuenco del agua de los perros por 4º vez, ni nos inmutamos, estamos curadas de espanto. 

Y vosotras, cual ha sido la mejor frase que habéis escuchado?