jueves, 23 de abril de 2015

Emprender


Creo que no es ningún secreto a estas alturas. En esta casa, por aquello de que comer es una necesidad bastante primaria, y lo de las clases de idiomas no nos va a dar como para pagarnos una jubilación, hemos decidido tirarnos a la piscina. Voy a emprender mi propio negocio. 

El qué, como y cuando os lo contaré en breve. Pero de momento, vengo a desahogarme. Porque eso de emprender suena super divertido, emocionante, "serás tu propia jefa", bla, bla, bla, bla. Emprender es, con diferencia, lo más estresante que he hecho en mi vida. Ni mudarme a Egipto. Si estoy ilusionada? Hace unos meses puede que si. A día de hoy solamente estoy muerta de miedo. 

Empecé las cosas con calma, buscando proveedores, buscando diseñadores, dándole mil vueltas a la idea. Pero como nada puede salir a la primera, hay proveedores que se caen, otros que llegan, diseñadores que te dejan tirada, y de repente te encuentras con qué tienes que abrir YA y tienes mucho hecho, pero te falta un huevo. Y así llevo yo desde el pasado martes. 

De repente, y gracias a encontrar a la diseñadora adecuada que me ha puesto las pilas, me veo eligiendo logotipos, visitando bancos, contratando un gestor, haciendo pedidos.... y flipando por el camino. 

Cada paso que doy me da un subidón de adrenalina tal, que parece que me hubiera metido Speed y subido el Everest al mismo tiempo. Pero a su vez me supone un estrés brutal, cada decisión me supone 4 tilas y muchas ganas de volver a fumar, me da la sensación de que si doy un paso en falso todo se irá a paseo. 

Nervios, miedo, mucho estrés, muchas ganas de estar en varios sitios a la vez, ese es mi día a día actualmente. Como ya os he pedido otras veces, cruzad los dedos por mi. 

jueves, 9 de abril de 2015

Una experiencia inolvidable


Salí de casa. No iba especialmente arreglada pero me sentía bien. Quería estar guapa, que ya tocaba. Cogí el coche, puse la música a todo volumen y disfruté del trayecto. Iba nerviosa porque no quería llegar tarde a mi cita. 

Llego, nos sobra algo de tiempo, damos un paseo. Cuando llegamos me siento extraña, hace mucho que no hago nada parecido. Charlamos un poco, le cuento mis expectativas, mi vida, mis planes. Parece que me entiende, conectamos, nos reímos... me siento a gusto. Su tacto es agradable, sus manos, aunque a veces me incomodan, me hacen sentir bien. 

Siento calor, me gusta. Me relajo, me distraigo, disfruto de la música de fondo, no recuerdo cuando fue la última vez que me sentí así. 

Toca volver a la acción. Sus manos sobre mi son una delicia, y aunque hay un momento en el que me duele, se que va a valer la pena una y mil veces. Si hasta lo echaba de menos. 

Llega el momento de la verdad. Toca, estira, mueve, revisa, define, vuelve a tocar... y a mi me va creciendo la sonrisa en la boca. Remata con un toque maestro que no puede ser mejor. Esto ha sido la leche. 

El sábado pasado pisé una peluquería por primera vez en un año. No me teñía ni me hacía las cejas en condiciones desde mi boda. La última vez que me corté el pelo fue en la semana 35 de embarazo y me hicieron un masacre que por suerte se arreglaron gracias a Madi y al paso del tiempo. 

Vuelvo a tener cejas. Vuelvo a mi pelo negro. Vuelvo a tener un corte en condiciones. Pasé 3 horas en soledad y relajada. Después de esto, yo me como el mundo. 

jueves, 2 de abril de 2015

El cuento se repite



Casualidades de la vida, todo esto empezó estando nosotros de vacaciones en Cairo. Fue una de esas cosas que te hacen plantearte si de verdad coger ese avión es una buena idea. Creo que nunca he hecho un vuelo Cairo - Madrid estando en paz conmigo misma. 

El caso es que esta vez la historia no va de mi, va de otra persona, llamémosla Z., y de su particular historia de terror. Nos conocemos por amigas comunes, pero nunca nos habíamos parado a charlar. Esa tarde, creo que venía yo del pediatra con PF, me mandó un mensaje diciendo que le habían contado que yo podría darle información sobre como conseguir el NIE para su marido. Me contó su historia, incluso más rocambolesca en algunos aspectos que la mía, pero con muchos elementos comunes: Una embajada que en vez de informarte de la verdad te cuenta otra película, el susto cuando llegas a España, la desinformación, los malos modos.... Cuando me iba contando lo que les había pasado nada me sorprendía pero todo me indignaba. Porque si había algo común en nuestras historias era la desesperación, la frustración, la rabia, el miedo, la incertidumbre... y el pensar que no vamos a poder vivir en NUESTRO país y nos vamos a ver obligadas a marcharnos porque nuestros maridos no pueden tener una residencia. 

 Esa misma noche le mandé un email larguísimo, contándole todo mi proceso, las opciones que tenía, cuales eran los papeles más difíciles de conseguir.... y sobre todo traté de mandarle ánimo, mucho ánimo, y tranquilidad. Que supiera que lo iba a conseguir. Que ella incluso lo tenía más fácil que yo, ella tiene una niña bastante mayor que el mio, yo tuve que esperar 5 meses hasta que naciera. Fue como retroceder 7 meses y verme a mi misma de nuevo, dolida, desesperada y nerviosa. 

Según iba avanzando me iba contando su proceso, a veces tropezaba con las mismas piedras, pero por suerte siempre teníamos una solución. Luego empezaron los problemas nuevos, pero la experiencia es un grado y la seguridad también, así que nada que no se pudiera resolver. Y llegó el día de entregar los papeles. 

Anoche me escribió para contármelo. Que la chica que les recogió los papeles le dijo que para el NIE por arraigo familiar también había que presentar medios económicos. Z., que ya sabe muy bien como va esto, le dice que no es cierto. Y que una amiga la ha asesorado bien. Le contestan que no hay que fiarse de amigas si no de ellos. Ella insiste. Lo comprueban. Vaya, va a resultar que Z. tiene razón. Le coge los papeles, pagan las tasas, todo correcto. Z. comenta lo injusta que es esta ley. La señora le contesta que no, que es una ley fantástica, que hay mucho matrimonio falso, y que si por ella fuera a muchos no les aceptaba ni los papeles. Que ella ha visto muchas cosas. 

Yo he visto como a mi marido le negaban la asistencia sanitaria por no tener papeles. He visto como era un ciudadano ilegal que podía ser detenido en cualquier momento, aunque estuviera casado con una española. He visto como perdía oportunidades laborales. He visto como lloraba mi hijo de 7 semanas cuando me tuve que ir a trabajar, porque si no no entraban ingresos. He visto como nos han tratado como mierda en comisarías de extranjería, y como cambian de actitud cuando hay un español delante. He visto la desesperación, la incertidumbre, el dolor y la injusticia que produce esta ley. He visto que no evita absolutamente nada, solo necesitas alguien con un trabajo dispuesto a hacer dinero. Es una ley que solo pone trabas a los que un día nos fuimos a otro país a trabajar. 

Tarek tiene que renovar en 4 meses y yo ya tengo pesadillas, literalmente. Lo pienso y solo quiero llorar. 

Señora, si a usted esta ley le parece estupenda, usted a mi me parece un poco hija de puta. 

Estoy hasta las narices de que una ley injusta le joda la vida a un montón de españoles cada día, solo porque se enamoraron de alguien que nació a unos cuantos kilómetros de aquí. 

lunes, 30 de marzo de 2015

Nonabox de febrero

De febrero casi ya en abril, pero en fin, es lo que tiene haber sido atacada por Murphy y sus virus, que le vamos a hacer. La caja Nonabox de febrero es... ambigüa. Según tus circunstancias puede ser la mar de útil. 

Nestlé - Leche de continuación:


Para las madres que usan leche artificial obviamente es un producto genial, porque no son baratas y es algo a lo que van a dar uso seguro. 

Bepanthol - Crema antiestrías: 


Idem, creo que hay pocas madres que no den uso a una crema antiestrías en algún momento del embarazo o post parto. Las mías por suerte han desaparecido, pero oye, siempre le viene genial a una amiga embarazada. 

Nivea - Crema Q10 plus antiarrugas:


Esto es una de las cosas que a mi siempre viene bien, porque reconozco que para lanzarme a probar cremas soy muy muy vaga. Ahí la tengo, nos miramos de vez en cuando, pensando si finalmente seré yo la que la abra o me la robará mi madre antes. 

Smileat - Potito ecológico: 



Potito ecológico de manzana y naranja, sin azúcares, conservantes o espesantes añadidos. El bote es bastante grande, así que para un bebé creo que incluso da para 2 o 3 veces. PF no se ha comido un potito en la vida y finalmente decidimos no desperdiciarlo intentándolo (iba a acabar de champú) y se lo dimos a alguien que si lo necesitaba, pero si tuviera que darle un potito, con este si lo hubiera intentado. 

Snazaroo - Maquillaje para niños:


Mi piel superalérgica a un montón de cosas agradece que sea para niños porque... lo pienso usar yo!!! Solo necesito una escusa deportiva para ponerme en modo friki y pintarme la cara, no lo dudéis. Y si PF se deja, también. 

Avent - Biberón: 



Complemento perfecto para la leche de continuación que trae la caja. Como dije, para las madres que le dan uso, es la mar de útil. Yo este biberón ya lo tenía e incluso lo he probado, pero ya sabéis que PF insiste en el envase original, no es nada personal. 

Nasalmer - Aspirador nasal: 


Cuando recibí el anterior escribí la una maravillosa declaración de intenciones hablando sobre que yo nunca usaría este cacharro. Pues muy bien, yo me mantengo en mis trece, pero Sr.Marido, aterrorizado por subirse a un avión con un niño moqueando, le faltó tiempo para sacarlo de la caja. Este nuevo modelo que ha sacado Nasalmer también lo ha probado poco después de que nos llegara, y dice que le gusta más que el anterior. 

Y hasta aquí la caja de febrero. Como ya he dicho, productos útiles para un gran número de madres, si usas leche de continuación, entre la leche, el biberón y el potito ya tienes 3 productos que usas seguro. 

Os recuerdo que podéis suscribiros a Nonabox con un 10% de descuento pinchando aquí y usando el código NUBEAZUL. 

viernes, 27 de marzo de 2015

10 meses, o de como mi hijo se convirtió en un miniterrorista



Cuando yo era niña, solía pasar el rato escuchando música, leyendo libros y jugando sola. Jamás he intentado meter los dedos en un enchufe, jamás he intentado beberme el detergente, jamás me he dado con el pico de una mesa. He tenido una infancia tan tranquila, que los únicos puntos que me han dado en la vida fueron los que me dieron en la operación de apendicitis con 19 años. Nunca me he roto un hueso, lo más chungo que he tenido han sido esguinces. Vamos, que a mi madre no la conocían en urgencias. 

Tarek en cambio decidió intentar hacer salto de trampolín dentro de su bañera cuando tenía 4 años. Con 5 quiso saber lo que pasaba si quemaba un montón de algodón en el baño. Poco después, su hermano le convenció de que podía volar, y estuvo a punto de saltar por el balcón para comprobarlo. Con 8 años le dieron más de 30 puntos en la frente. Con 10, se pegó tal bofetón contra un balacín que necesitó cirugía para reconstruirle la cara. Se ha roto 3 huesos y dislocado un hombro. 

Hoy no vengo a contaros cuanto pesa ni cuanto mide el enano, principalmente porque no tengo ni idea. Hoy vengo a llorar. Mi hijo ha sacado mi pelo y mis ojos, pero en lo que se refiere al espíritu aventurero.... ha salido a su padre. Estoy acojonada.

Yo aposté a que con 10 meses el colega ya habría empezado a andar. Por mi bien y por el del resto de la humanidad, me equivoqué. No anda, ni falta que le hace. Si tiene prisa por alcanzar algo gatea a la velocidad del rayo. Si ese algo está en alto tiene 3 opciones: Ponerse de puntillas, subirse a la caja donde guardamos sus juguetes, o escalar. Si, hace un par de días también sabe escalar. Todo un mundo al alcance de las destructivas manitas de mi enano. Soy muy feliz. 

De todas formas, no hay mal que por bien no venga, que no solamente nos ha desvelado a quién se parece, ni sus habilidades físicas, si no que también nos ha ido dando pistas sobre sus intereses futuros. 

- Ya sabemos que si fuera músico, sería batería. No solo porque lo primero que haga con cualquier objeto sea golpearlo contra el suelo, ni porque se muera de risa si hago ritmos dando palmas. Lo que nos ha dado la pista definitiva ha sido que uno de sus juguetes favoritos sean los platos de los perros. Ha aprendido a lanzarlos dándoles efecto para que rueden al caer y así hagan más ruido. Los perros definitivamente se han refugiado en nuestro dormitorio. 

- También sabemos que le va a gustar eso de colaborar con las tareas de la casa. Porque no hay nada más divertido y atrayente que el lavavajillas. Hemos descubierto que la puerta aguanta 10 kilos, porque PF se sube a ella, y saca absolutamente todos los cubiertos que pille a mano. Yo quiero pensar que me está ayudando a sacarlo. 

- Es tan sumamente colaborador, que también quiere ayudarme a limpiar el baño. No hay nada más divertido que el retrete, y sobre todo, que tirar de la cadena. Hoy creo que también ha querido ayudarme a limpiar, porque le he pillado con la taza abierta y mi ropa interior en la mano. Supongo que no encontraba la bayeta. 

- La escoba, y sobre todo los montones de pelos recién barridos son un manjar difícil de resistir. 

- Por seguir mirando el lado positivo, sabe gatear por encima de la cama, subirse a la mesilla y bajar la persiana. Por si se me olvida antes de ir a dormir. 

- El agua de la ducha le da un miedo horroroso, pero la del cuenco de los perros.... pasión y devoción es lo que siente por ella. Eso, o intenta decirme que tengo que fregar más el suelo,  

- Los libros que han sobrevivido a 5 de sus primos han tardado menos de un mes en ser destruidos por sus manitas. 

- Lleva un par de semanas avisándome de que tengo que hacer cambio de armarios, con la sutil técnica de abrir mis cajones y sacar todos mis jerseys. 

- También ha encontrado el cajón de las cacerolas y disfruta dando conciertos con ellas. 

- Suerte que solo hay un enchufe en uso en toda la casa a su alcance, y lo tengo controlado, porque no entiendo como una cosa pequeña y blanca puede llamarle tanto la atención a un niño. 

Que oye, dentro de lo que todo esto supone, no me quejo. Que el chaval también ha sido rápido aprendiendo, y ya entiende perfectamente cuando le digo que eso no se puede tocar porque se va a electrocutar / se va a abrir la cabeza / se va a cortar / necesito esa ropa / pongaaquílaopciónquecorresponda. Pero oye, una cosa es que lo entienda y otra que le mole. Ya ha desarrollado un eeeeeeeh quejicoso que suena totalmente adolescente y que, si supiese articular palabras, diría sin ninguna duda "joe mamá, ya te vale, siempre cortando el rollo". 

En fin, que el niño ha salido al padre. Pese a ello, yo pretendo cumplir mi objetivo, que es simplemente no tener que llevarle a dar puntos hasta que cumpla los 18. Tarek rueda de la risa cada vez que lo menciono. Ya veremos quien acierta, ya... 

miércoles, 25 de marzo de 2015

De hornos, médicos, enfermos y una madre que se va de fiesta


Que título más largo me ha quedado, la madre del cordero. Pero es que hubo tela, mucha tela. Esta es la historia de como, tras año y medio de exilio, un embarazo y 10 meses de crianza, con todo en contra, conseguí irme de fiesta y no morir del todo en el intento. 

Miércoles 11 de marzo:

15h: Sr.Marido, PF y yo nos subimos a un AVE en dirección Barcelona. Voy a hablar de psoriasis en unas jornadas farmacéuticas, así que no tendré mucho tiempo para hacer turismo, pero espero poder ver al menos el mar y que Tarek disfrute de Barcelona. 
Nuestra primera preocupación es que los viajeros de preferente no nos tiren del tren en marcha por subirnos con un miniterrorista que ese mismo día cumple 10 meses. 

17:30h: Llegamos a Barcelona después de un viaje en el que PF se portó genial, nadie quiso matarnos, y yo pude hasta dormir y leer. Que vivan los trenes y que viva el espacio enorme de los asientos en clase preferente. 

18:30h: Terminamos el check in en el hotel. Tengo una cena a las 8. Ni de coña me da tiempo a ver el mar. Cambiamos plan turístico por cervezas en un bar.

19:00h: Tomándome mi caña 0,0 con limón soy consciente de que me estoy acatarrando. Mando a Tarek a una farmacia, y decidimos volvernos al hotel, a ver si puedo encontrar a Murphy por el camino y darle 2 hostias por inoportuno. 

20:00h: Vestida y perfumada me planto en la cena. Consigo cenar sin un niño que me tire trozos de pan, con una conversación adulta y una comida estupenda. Tarek, que estaba en la habitación con el enano, también tuvo un rato bastante satisfactorio. 

22:30h: Vuelvo a la habitación. Paracetamol y a dormir. 

Jueves 12 de marzo:

4:00h: Me despierto con el dolor de garganta de mi vida. 

6:00h: Sigo despierta con los ojos tipo buho y preguntándome como narices pienso hablar en un escenario con la garganta como la tengo. 

9:15h: Lo bueno de estar rodeada de médicos es que alguno te pasa algo para poder abrir la boca sin morir de dolor. 

11:00h: Gracias a la pastilla milagrosa, he conseguido hablar de lo que tenía que hablar sin morir de dolor, y sin decir demasiadas barbaridades. Me siento satisfecha. 

11:30h: Vuelvo a mi habitación. Me encuentro un niño llorando y un padre desesperado que obviamente no se ha ido a turistear. A tomar por culo mi buen humor. 

12:00h: Damos un paseo por el jardín del hotel. A Tarek le ataca un cisne. 

12:15h: Nos vamos a la estación de Sants. Tarek expresa que le gusta mucho más Barcelona que Madrid. Y eso que solo ha visto la ciudad desde el coche. El viaje en Ave igual de bien, gracias. 

21:00h: Tras llegar a Madrid, irme pitando a dar una clase, volver a casa, irme a recoger a los perros, volver a mi casa de nuevo, y cuidar a PF sola hasta que llegó Tarek, solo me quiero morir. 

Viernes 13 de marzo:

22:00h: Hemos sobrevivido a un día de clases non stop desde las 11 de la mañana hasta las 21:00h. Decidimos que nos merecemos unas pizzas para cenar. Cuando ya las hemos sacado del horno, PF toca la puerta y se pone a llorar. La mano no está roja, parece que no es nada. Cena tranquilamente. 

23:30: Tras una hora de lloros intermitentes, me lo llevo al centro de salud. Que qué le pasa al niño? Pues no tengo ni idea, pero o le he pegado las anginas o se ha quemado la mano. El celador me mira con cara de "ya tenemos a la madre primeriza histérica que trae al niño porque llora". 

Ven al niño. "A lo mejor son los dientes" Pues mire, no, el niño no llora así por los dientes. Al volver a mirar la mano, tiene 3 ampollas como 3 soles. Pues va a ser que si se había quemado. Le vendan la mano entera, parece una pezuña de burrito. 


Sábado 14 de marzo:

9:00h: Niño con la mano vendada, padre con dolor de oídos y de garganta, madre con voz de camionero y garganta cual estropajo. Creo que está claro quien NO se va de concierto hoy. 

19:00h: Justo cuando están abriendo las puertas de la sala en el concierto que yo me voy a perder, me llevo al niño al centro de salud a hacerle una cura, tal como me dijeron. 

Al quitarle la venda, casi no quedan ampollas. Le ponen un vendaje bastante menos aparatoso. El enano no se queja de dolor. 

20:00h: Después de 200000 millones de "Hazelfavordevestirteylargartedeunavez" por parte de Tarek, me pongo mis vaqueros, unos tacones (bajos, estoy desentrenada) y mi chaqueta de cuero (no me cierra, pero que más da) y me piro. No me lo puedo creer. 

21:00h: He aparcado el coche en la calle en un sitio enorme sin dar mi vueltas. He llegado al concierto antes de que empiece. Me he encontrado a una amiga agobiadísima vendiendo merchandising y me he metido a ayudarla. Que si, que ya se que no vengo de concierto a currar, pero es que yo en las mesas de merchan me lo paso genial. 

21:30h: Me dan el relevo y me voy a la primera fila a pasármelo bien. Y eso es exactamente lo que hago, pasármelo de puta madre. 

23:00h: Tras cantar, bailar, volver a vender merchan, saludar a un montón de gente que no veía desde que me fui y perder la voz por el camino, me voy a mi casa. Mañana voy a flipar, pero hoy me lo he pasado MUY bien. 

23:30h: Llego a casa. PF dormido, no me ha echado de menos. Yo con un subidón brutal. Tarek se descojona cuando me ve entrar haciéndole señas y hablando en susurros. La voz se quedó en algún sitio entre la calle Princesa y mi casa. 

15 de marzo:

ME QUIERO MORIR. No puedo hablar y encima parece ser que he pillado una conjuntivitis. Pero valió la pena. 

16 de marzo: A las 8 de la mañana, la familia al completo pasa revisión en el centro de salud. Cura en los dedos para el enano, una semana de antibiótico para el Sr. marido y para mi. 

Conclusión final: Mi noche de fiesta ha supuesto 10 días de hospital de campaña, una semana de pastillas, mucho estrés, ha necesitado un poco de suerte pero....

QUE ME QUITEN LO BAILADO. QUIERO MÁS. 

lunes, 16 de marzo de 2015

Hospital de campaña


El plan:
Ir a Barcelona el miércoles tarde porque tenía una charla el jueves. Aprovechar la tarde del miércoles para hacer turismo. El sábado, ir a un concierto que me apetecía mucho. Pasar el domingo en el parque en modo happy family. 

La realidad:
Pillé anginas en el AVE. La sesión de turismo quedó reducida a una cerveza con limón (sin tapa) en frente del hotel. La conferencia bien, gracias a pastillas varias. El viernes definitivamente caemos como moscas. El sábado, apurando las últimas fuerzas, me voy al concierto. El Karma, que es así de puñetero, me ha devuelto mi noche de fiesta en forma de voz de camionero. Tras una visita de TODA la familia al centro de salud esta mañana, tenemos diagnóstico. 

PF sigue con los dedos vendados tras quemarse con la puerta del horno. El rasguño del ojo que no sabemos de donde ha salido evoluciona favorablemente. 

Tarek tiene faringitis, que lo lleva bien, pero la otitis media que se ha pillado le tiene bien jo%&do. 

Yo tengo placas en la garganta y una fantástica conjuntivitis. Por si no lo sabéis, le tengo una fobia brutal a los colirios en los ojos. Tras una noche en la que PF durmió del tirón, yo llevo 2 sin dormir por la tos de los coj$%es

Soy la mar de feliz. Cuando resucite os cuento la noche de juerga.