sábado, 23 de octubre de 2010

Cosas varias: Cuanto antes lo digo antes pasa y el Sindrome de Shrek

Este post se lo dedico a Cris, que sé que le encantan lo que ella llama mis "aventuras de soltera". Nena, así lo lees y no te tengo que llamar para contártelo, que sé que odias el teléfono. :-)

Yo no se para qué abro la boca.... Ayer mismo hablé de las preguntas que me hace la gente sobre mis uñas, y la semana pasada Cris nombró el Síndrome de Shrek, reclamando que hablara de él (Ella lo llamó Sindrome de la Ciénga, tiene su explicación, pero el nombre correcto es Sindrome de Shrek). Pues antes lo digo y antes me pasa.... Me explico:

Lo primero aclaro un par de cosas
- Trabajo organizando conciertos
- La jornada de un concierto es mas lárga de lo que parece ( de 5 de la tarde a 1 de la mañana aprox.) y acabas agotado
- NUNCA jamas me dedico al ligue un día de concierto. Y menos con grupos o músicos que haya conocido ese día. Yo voy con buen rollo, hablo con todo el mundo y soy simpática, pero no me dedico a ligar, porque estoy trabajando y no quiero que nadie se confunda.

Ayer tuve concierto, y al terminar (1 y media de la madrugada aprox) nos trasladamos a otro bar cercano. Yo, que ayer era la reina de las  ojeras y ya estaba en "Modo arrastre", cogí un taburete y me senté en la esquina de la barra, un poco apartada de donde estaba todo el mundo porque no quería agobios. Y un amigo de mi jefe, conocido mio, se sentó a mi lado a charlar porque el también quería estar tranquilo. Este chico es miembro reciente de un grupo muy conocido en España y el primero con el que comprobé que el fenómeno de las groupies sigue existiendo. Esto último le elimina totalmente de la lista de posibles ligues, pese a que es un chico encantador y con muy buena conversación.
Total, que nos ponemos a hablar sobre un amigo suyo que andaba por ahi intentando ligar con un grupo de chicas, con muy poco éxito. Y voy yo, y la lío:

Yo: Me parece increible, aqui todos ligais de concierto menos yo! (PARA QUE HABLARÉ!! SI ENCIMA YO NO QUIERO LIGAR EN CONCIERTOS, DE HECHO NO SE SI QUIERO LIGAR!!!)
El: Pues será porque no quieres (... alucino!)
Yo: (Pues si, es verdad que no quiero, pero no puedo decirlo porque en este berenjenal me acabo de meter yo solita y encima voy a quedar como una prepotente) Sonrisa de póquer y explicación de que efectivamente estoy currando, no tengo tiempo, no es momento etc.
Viene mi jefe y nos ponemos a charlar los 3 sobre un cartel promocional que tenía que mandarle esa noche. Le comento que lo voy a hacer de madrugada porque me voy a levantar a las 6:30 de la mañana para ver la F1 y que lo voy a hacer mientras tanto. Empiezan las risas sobre lo loca que estoy por levantarme a esas horas.
El: Pues tia, te puedes venir a dormir a casa, que yo también madrguo mucho (de nuevo, sin comentarios...)
Yo: No puedo, tengo a la perra sola en casa (Bendita perra que siempre me salva de estos marrones).
Sigue una conversación sobre las horas que lleva la perra sola en casa, porqué no puede seguir sola más tiempo, y lo molesto que le parece a él tener que hacerse cargo de un perro a esas horas.
El: Pues nada, a lo mejor es mejor ir a tu casa....
Y aqui me vendo, me vendo por completo...Vivo en Pozuelo, y muchos amigos mios e incluso ex-novios se quejaron en su momento de que está muy lejos de Madrid. Yo siempre me dedico a explicar que no, que a mi casa se llega en nada y que no está nada lejos, etc. Pero en este punto, no me queda mas remedio que traicionar a mi querido pueblo
Yo: Buf, tio, es que yo vivo muy lejos, vivo en Pozuelo
El: Ostras tia, tienes razón, eso está muy lejos (gracias a dios ha reaccionado como todo el mundo...)

En ese momento llegan miembros de uno de los grupos que habían tocado esa noche, y me pongo a hablar con el chico que había venido a vender las camisetas de la banda. Y de repente me salta:
Vendedor de camisetas: Tía, yo se qué no tenemos confianza, pero... te puedo hacer una pregunta?
Yo:  (Miedo me da, pero como me pregunte por las uñas me descojono) Dime...
V.C: Que te pasa en las uñas?
....... ME PARTO
Y aqui comienza una lección teórica (a las 2 y media de la mañana en un garito heavy) sobre la psoriasis en las uñas, porque resulta que el las tiene igual que yo, pero el dermátologo le había dicho que si no tenía placas en el cuerpo, no era nada (No lo entiendo, pero yo no soy médico). Total, que llegamos al punto del rechazo de la gente:
Yo: Yo entiendo que a la gente le de cosa verme las manos...
V.C: No creo que a nadie que te haya visto de frente le puedas producir rechazo solo por lo de las manos (Seguido de una mirada muy obvia...)
Ay la leche, donde me escondo yo ahora!!!??? Agradezco el piropo, sonrió, doy largas, vuelvo al otro frente con el chico anterior. La sensación de Flash Back por haber escrito esa misma mañana sobre las preguntas de la gente y las uñas es demasiado para mi, y no pienso seguirle el rollo.
Mi jefe decide que nos vamos y me recuerda que le tengo que llevar a su casa porque no tiene coche. Y el chico de antes me salta:
El: Bueno, entonces te espero?
Y yo pienso: "Vamos a ver, estoy rota, estoy deseando llegar a casa para darle mimos al perro, irme a dormir, tumbarme en diagonal en mi cama y descansar un par de horas para levantarme a ver la F1 y hacer el cartel. No me apetece aguantar a nadie y mucho menos en mi santuario de paz y tranquilidad que es mi casa."
TENEMOS UNA RECAIDA OFICIAL EN EL SINDROME DE SHREK
- No, estoy agotada
- Ok, dame tu teléfono y te llamo otro día (que remedio, eres amigo de mi jefe y lo normal es que ya lo tuvieras, además tu compañero de piso también lo tiene, así que de esta no me libro... Ya veré como te doy largas)

Y esto, más o menos, es el Sindorme de Sherk. Cuando empecé a vivir sola noté que sentía cierto rechazo a las visitas, sobre todo cuando era gente con la que no tenía mucha confianza (vamos, excepto mi madre y mis amigas del alma, todo el mundo). Me repateaba que me tocaran y movieran las cosas, que me dejaran todo por medio, que dejaran vasos en sitios donde la perra los podía tirar (mi perra se mete entre la mesa y el sofá con la misma delicadeza que un elefante y ya ha tirado un par de cosas al mover la mesa para pasar. Si, la empuja con el cuerpo hasta que tiene espacio suficiente), que ensuciaran lo que yo acababa de limpiar. Y el caso es que a varios amigos mios que vivían solos les pasaba lo mismo: Todos nos teníamos que reprimir para no gritarle a los invitados "No muevas ese cenicero de ahí!!!!". Era absurdo y lo sabíamos, pero era lo que sentíamos y no lo podíamos remediar. En plan de coña decíamos que parecíamos Shrek en la primera pelí, cuando vivía solo en su ciénaga y no quería visitas de nadie. Así que lo bautizamos Síndrome de Shrek, y mi casa, cariñosamente, quedó bautizada como "La Ciénaga" (y que nadie piense que era por la limpieza).

Como comenté, yo pensaba que el Sindrome estaba superado, porque ahora me encanta que venga gente a verme, pero está visto que en el tema de rollos nocturnos la cosa no está tan clara. Así que me voy a poner a limpiar la casa, para que mi Ciénaga lo siga siendo solo por el Síndrome y me pueda cabrear cuando mis visitas me ensucien.

9 comentarios:

  1. Hubiera sido divertido estar presente en la conversación... y en tu posible mirada perdida queriendo huir a tu ciénaga... lejos de toda complicación.
    Nena... tu lo has dicho... hay que superar el Síndrome de Shrek!!!
    Por cierto... a mí me encanta tu ciénaga.. :-) Y bueno... no paro de mover las cosas de sitio!!! jajjaja

    ResponderEliminar
  2. 1º Hubieras estado presente si no te hubieras ido :-)
    2º Lo de la mirada perdida... no lo dudes! Yo solo pensaba en mi cama... (SOLA)
    3º Tu tienes TODO el derecho del mundo a entrar y salir de mi ciénaga cuando quieras y de tocar lo que te de la gana. No habíamos quedado que la habitación pequeña es tuya? Por cierto, hoy te cuelgo el cuadro, jejeje

    ResponderEliminar
  3. (Antes de nada aclaro, no veo ningún comentario desde el móvil.Por si me repito) wow! Gracias por el post y por la anécdota! Si antes lo dices... Tú es que eres muy diplomática. A la segunda, le mandas a dormir a su casa y punto jajaja. El que te preguntó por las uñas... Oye, al menos él también lo tiene. Su curiosidad es por algo. Y por cierto, lo de levantarse a las 6.30 por la f1, sigo sin entenderlo. ;)

    ResponderEliminar
  4. No te preocupes nena, que no te repites. Y diplomática no soy, yo creo que soy idiota, que me meto en lios sin buscarlo. De momento puedo avanzar que gracias a Dios no ha llamado... Y lo de las uñas, no me enfadé, pero me pareció muy curioso por haber escrito sobre ello esa misma mañana.
    Lo de la F1, después de lo de esta semana deberías entenderlo... De todas formas, ya sabes que no me gusta ver las repeticiones, pero esta vez no podía, nos fuimos a comer carne de buey, jeje.

    ResponderEliminar
  5. Que mal nos lo pasamos... Eso de la carne de buey sí que lo entiendo, ves?? :P
    Menos mal que no llamó, ni llamará, añado. Está la cosa muy malamente... Muas!

    ResponderEliminar
  6. Que no iba a llamar??? Peor todavía, ME HA AGREGADO AL FACEBOOK!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Te entiendo con lo del Sindrome!!! yo, a mi manera, tambié lo he tenido y lo sigo teniendo!!!

    ResponderEliminar
  8. Gracias Ana! Al menos alguien me entiende!!! Además, veo que es posible tener vida familiar y tener el sindrome a la vez....

    ResponderEliminar
  9. Ya me contarás quién es el chico misterioso de la barra.. porque me temo que me suena esta historia, vista desde el otro lado... o no... ¿puede ser?

    ResponderEliminar