miércoles, 6 de octubre de 2010

Psoriasis 1º parte: Mi tratamiento

Tenía pensada una entrada muy profunda sobre mi búsqueda de algo que no se que es, mis expectativas, mis sueños... Pero como llevo desde el viernes con una faringitis de caballo y me pone de muy mal humor, he decidio empezar contando el rollo de la psoriasis, que me apetece quejarme un rato sobre mi patata de salud.
Lo dicho, tengo psoriasis en las uñas. Y si, SOLO la tengo en las uñas (cuando me pongo muy mal me salen brotes en la cabeza, pero son pequeños y se curan enseguida, además no se ven), y no, NO tengo artritis psoríasica (está relacionada con la psoriasis en las uñas). Esto me lo preguntan los médicos alucinados cada vez que me ven, por lo visto soy un caso bastante raro.
Empecé con el primer brote a los 18 años, pero como solo lo tenía en una uña del pie y en otra de la mano (los 2 pulgares del lado derecho) digamos que lo dejé pasar. Además mi madre y mi abuela tenían cosas parecidas, y como ellas usaban unos líquidos, pues los compartíamos y listo (mal hecho, lo se).
A los 23 años se me empieza a multiplicar por varias uñas mas a una velocidad de vértigo, por lo que mi madre se harta y me arrastra al dermatologo, que no tardó ni 5 minutos en decirme que yo lo que tenía era psoriasis (la verdad es que mis manos son de libro). Y ahí empezó mi andadura como cliente preferente de la farmacia de mi barrio: Las cremas y los líquidos cuestan una pasta y yo necesitaba 3 o 4 diferentes, que por supuesto hay que reponer cada poco tiempo...
Al cabo de los meses y tras comprobar que meter las manos en agua hubiera sido más barato, porque en cuanto a efectos no hubiera habido diferencia, mi madre encuentra rebuscando por Internet al que voy a llamar "El superdermatólogo", especializado en mi tema y que de momento es el único que me ha ayudado. Además es un amor de hombre.
Allá por agosto del año pasado, el superdermatólogo me ve por primera vez y me avisa: Que lo mío tiene que pasar al siguiente nivel, tratamiento con pastillas y que lo voy a pasar mal. (Le agradecí la sinceridad, pero anda que se andó con rodeos, menuda depre que me pillé yo esa tarde) Tras pasar los análisis correspondientes, en octubre del año pasado empiezo un tratamiento con Metrotrexato, que no solo mantuvo mi titulo de cliente preferente de la farmacia, si no que me adjudicó otro titulo: Cliente preferente del centro de análisis de mi pueblo (requiere controles por análisis de sangre cada 3 meses como máximo) Lo primero que pensé cuando leí el prospecto fue "que guay, tengo la única enfermedad no mortal de las que requieren este medicamento". Para que os hagais una idea, sirve para el cancer del pulmon, un tipo de linfoma, la leucemia y un par de cosas más. Empecé a tratarme un jueves por la mañana, 3h después empezaron las primeras nauseas, el viernes por la noche lloraba en mi sofá como una magdalena de lo mal que me encontraba. Y así estuve 3 meses, hasta que los malditos efectos secundarios (además de las nauseas, cansancio y caida leve del pelo) no desaparecieron, pero al menos se hicieron soportables. Esto se junta con que me tiré 6 semanas para curarme una gripe/anginas (es que la muy ca.... mutaba cada semana) que no había manera de quitar, porque la medicación también reduce las defensas.
La cuestión es que el maldito metrotrexato acabó funcionando bastante bien y yo ilusionada pensaba que iba a volver a tener manos de persona normal. De hecho, se me curó oficialmente una uña y todo (no os imaginais la que lié, se la enseñaba a todo el mundo como si fuera una niña pequeña: "mira, se ma ha curado una uña!"). Pero obviamente algo tenía que pasar y en julio tuve un nuevo brote de la enfermedad que me dejó las uñas peor de lo que estaban antes de empezar a tratarme: Las que ya tenía y se estaban recuperando volvieron a su punto original y me salieron 3 nuevas, lo que se traduce en que de 10 uñas en las manos, 8 están enfermas. El superdermatologo gracias a dios tenía una última carta guardada en la manga y decidió empezar a tratarme con la llamada terapia biológica, que son unos nuevos sueros que se están usando para varias enfermedades de este tipo. En mi casa lo llamamos el "medicamento supermegatunning". Y nada, tras todo el papeleo empiezo a tratarme el próximo 26 de octubre, ayer me llamaron para darme la cita. Este tratamiento se aplica en el hospital, en unidades similares a las que se usan para la diálisis o la quimio. Vamos, por lo visto hay butacas, camas, teles... Tengo que pasar ahí unas 4h por la tarde, así que lo he bautizado las "tardes zen", porque aprovechando que no puedo hacer nada me voy a dedicar a leer, descansar y relajarme, suena bien eh?
Ya os iré contando si funciona o no funciona, de momento no me quiero extender más en este post, ya hablaré más adelante de las consecuencias físicas y psicológicas que ha tenido está enfermedad para mi, que da para otra Biblia....
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
PD: La mano de la foto es mi mano mala, sé que no se ve muy bien, pero quería tenerla para poder comparar. Cuando se me empezaron a curar las uñas con el Metrotrexato yo no me daba cuenta porque al verme las manos a diario no notaba la diferencia. Mi madre siempre comentaba que era una pena no haber hecho fotos para poder comparar el antes y el después. El otro día en el hospital me hicieron un book de las manos, pero como supongo que no me dejarán verlas, me hecho yo un par para mí, a ver si en unos meses puedo poner otras donde se vea lo mucho que he mejorado.

6 comentarios:

  1. Mi padre está con un tratamiento de metrotrexato, y realmente es muy fuerte, siento que no funcionara y que pasaras por eso, sigo leyendo...

    ResponderEliminar
  2. Y si puedo preguntar, cuanto lleva tu padre con ello? Porque yo a los 3 meses empecé a llevarlo bastante bien, seguía incómoda, pero ni punto de comparación con el principio. Espero que se mejore pronto!

    ResponderEliminar
  3. Es por un linfoma y acaba de terminar el cuarto ciclo, pero ya lo ha eliminado de la sangre, eso sí, con toda la quimio y eso, se esta recuperando ahora... Poco a poco

    ResponderEliminar
  4. Seguro que se mejora pronto, ya verás.

    ResponderEliminar
  5. Y al final se fue, de lo que siempre me he alegrado muchísimo, me encantó la cara que me pusiste cuando por fín pudiste enseñarme las manos curadas, una cosa menos de la que preocuparte :-)

    ResponderEliminar
  6. Tengo psoriasis desde los 9 años. Como siguió tu tratamiento? Cuentame

    ResponderEliminar