jueves, 11 de noviembre de 2010

El instinto maternal 1ª parte



Nunca me gustaron los niños. Apenas he jugado con muñecas (yo era más de Mi pequeño Pony) y eso de jugar a mamás y papás me suena a chino. Tampoco tengo hermanos pequeños, y mi primera prima nació teniendo yo 11 años, así que hubo pocos niños pequeños en mi entorno. De hecho, hasta los 18 años siempre que me preguntaban yo contestaba que no pensaba tener hijos. A partir de ahí empecé a cambiar de opinión, pero era más un "creo que no me va a quedar más remedio" que algo que realmente pensara.

La verdad es que no es que no me gustasen, es que me sentía indefensa e inutil con ellos, sobre todo cuando todavía no hablaban. No sabía como comportarme, como cogerles, como jugar con ellos, que decirles... Cuando nacieron mis primos (me llevo 11 años con K., 13 con C. y 15 años con M. son 2 niñas y un niño) cuidé de ellos desde que que nacieron y claro que les quería, pero el no saber como comportarme me producía tanta ansiedad que intentaba no jugar con ellos. Sobre todo el hecho de que no hablaran me daba mucho miedo, porque no conseguía identificar sus enfados, cuando lloraban por hambre, cuando por sueño... Y sobre todo me sentía observada por los adultos, que esperaban de mi un comportamiento que para mi era extraño: Por ejemplo, yo siempre he hablado a los niños pequeños como adultos. Es decir, explicando las cosas de forma simple y demás, pero en definitiva como adultos. Un día, fui a coger a C. del carrito, y en plan de broma le dije "Que pasa contigo, pequeña?" Alguien, no recuerdo bien, enseguida me dijo: "Menudas preguntas absurdas que le haces a la niña, a quien se le ocurre decirle a una niña de 9 meses que pasa contigo" Joe, obviamente no esperaba que la niña me contestara, pero creo que las eternas monerías de "aba aba" tampoco son mucho más inteligentes....
A lo mejor también podían ser celos, porque dejé de ser la pequeña de la familia entera, pero según fueron creciendo los niños, y yo por tanto también, empecé a quererles y comprenderles cada día más.

Con 18 la cosa ya era algo diferente. Los niños ya tenían una edad , me podía comunicar con ellos y me sentía más a gusto. Por esa época nació también mi prima G. y cuando me dijeron que iba a ser su madrina pegué saltos de alegría. Decidí que iba a tener un contacto más cercano con ella, conocerla desde pequeña y procurar no sentirme tan perdida. Y efectivamente se convirtió en la niña de mis ojos, siempre me he sentido a gusto con ella, y eso que nació algo prematura y era muy pequeñita. Ahora es una niña encantadora, lista y responsable. Pero el cambio brutal fue cuando nació su hermano S. Yo tenía 20 años, y cuando fuimos a verle al hospital y le cogí en brazos, el mundo se paró. Me enamoré de ese niño en el primer instante en el que le ví, recuerdo que en ese momento la gente me hablaba y yo ni escuchaba, solo podía mirarle. Puedo asegurar que es la sensación más alucinante que he vivido nunca, y eso que solo era mi primo. Como sería entonces cuando es tu hijo?? De hecho, puedo asegurar que 6 años después sigo enamorada del chaval, a todos los quiero mucho y su hermana es especial por ser mi ahijada, pero lo de ese niño es amor irracional puro y duro.
Por último, con 21 años me fui a vivir con mi tia y mis 3 primos los mayores durante 6 meses. Les llevaba al cole, les recogía, les ayudaba con los deberes, jugaba con ellos.... Empecé a entenderles, a ver la vida desde su punto de vista y me di cuenta de que recordaba muy bien mi infancia, que era facil ponerme en su lugar y comprender sus problemas, que no era tan dramatico como yo pensaba.

De todas formas, una cosa era mirarlos y cuidarlos de vez en cuando y otra muy diferente tenerlos yo. Me seguía viendo inutil, no me veía en ese papel... Recordaba a mis amigas en el colegio, que siempre hablaban de los hijos que iban a tener y yo las miraba con cara de poker. Estaba convencida de que yo había nacido sin instinto maternal y que nunca aparecería. Que equivocada estaba....

6 comentarios:

  1. Gracias. Me ha ayudado un poquito más en esto que se me vendrá encima en unos meses.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Que recuerdos!! Las dudas, los miedos, los "¿Sabré entenderlos?"
    Todos esos miedos son normales, yo también los tuve estando embarazada y lo de que es una estupidez decirle "¿Qué pasa contigo?" a un bebe de tres meses... ¡¡¡MENTIRA!!! Hablarles es buenísimo para ellos, lo que SÍ es una estupidez es decirles "GU-GU" Eso no les enseña nada. Que te dijeran eso es motivo de la mentalidad de "aquellos tiempos" y te digo "aquellos" por las cosas cambian muchísimo en tan solo unos pocos años...

    Tú has tenido la suerte de tener contacto con bebes y niños, yo no la tuve. Nunca había cogido a un bebe, la primera vez que lo hice estaba embarazada de seis meses y fue a ña hija recien nacida de una "conocida" mía... ¡¡Y no sabía cómo cogerla!!

    Unos meses antes de dar a luz a Diego yo estaba muy preocupada y le preguntaba a mi madre "¿Cómo sabré lo que quiere?, ¿Cómo sabré si tiene hambre, frio, sed...? ¡¡Cómo?!!" Y ella siempre me decía que no me preocupara, que lo sabría. Los bebes no vienen con ningín manual de intrucciones ni con garantia jeje. Todas esas cosas las aprendes sobre la marcha y de manera instantanea (como el Nesquik jajaja)

    Cuando nació Diego esa sensación que tu dices haber tenido... Es así pero muchísimo más fuerte, es como si mil lazos te unieran a esa pequeña, delicada y necesitada personita que ha salido de tí, te tu interior... ¡¡De tu alma!! (suena cursi, ya lo sé pero es así)

    Y todas mis dudas sobre cómo cogerle, criarle, entenderle... Todas desaparecieron, le entendía perfectamente, (casi) nunca tuve dudas sobre lo que quería o necesitaba. Era como si de repente hubieran "descargado" a mi cerebro un programa de "entendimiento de bebes" Te lo aseguro, todo está dentro de una misma y lo más importante es que te dejes guiar por lo que sientes, por lo que crees, no dejes que sean otras personas las que te digan lo que necesita o quiere tu hij@, no lo dejes porque ese bebe no será de nadie más que tuyo (y de su padre) y nadia puede entenderle mejor que tú.

    Fijate lo que te estoy diciendo Drew que yo no soy ninguna abuela o madre ya veterana (ahora sí jeje) soy una mamá joven de veinte años (me falta un mes para cumplirlos) que tiene dos hijos ¡¡sola!! y que al primero le tuve con ¡¡DIECISIETE AÑOS!! Puedes confiar en mi experiencia ;-)

    Y si tienes cualquier duda me puedes preguntar tranquilamente, que yo te lo cuento tooodo.

    Tienes mi dirección de hotmail en mi blog y también te he enviado una solicitud de amistad al facebook ¡¡Aceptame!! jajaja

    Un beso guapísima. Y ya sabes... cualquier duda... Señora... ¡¡NO!!... SEÑORITA MADRE jeje (ya sé que somos muchas las mamás que conoces pero seguro que yo soy la más joven :-D)Así que para lo que quieras... Aquí me tienes.

    ResponderEliminar
  3. Hola Mary!:

    Como me alegro cada vez que veo un comentario tuyo :-)

    El tema de la experiencia la verdad es que es algo que por entonces se me hacía un mundo, pero ahora creo que precisamente no tiene que ser lo más complicado de la maternidad. Como tu dices, estoy segura que a tus hijos les conoces. Además, de aquí a un par de semanas tengo "sobri" para practicar, jeje.

    Lo de la sensación en absoluto es cursi, es que es así.

    En cualquier caso, es que tu tuviste mucho valor. Estoy deseando que llegue esa parte de tu historia, pero en serio, me parece admirable.

    Veo que ya estamos en contacto por FB, me alegro :-)

    ResponderEliminar
  4. Pues mira que bien ¡¡Un sobirnín!! jeje Para practicar jiji (lo peor de los bebes son los cólicos, Diego lo pasó fatal hasta los dos meses y yo lo pasé peor por no saber cómo aliviarle pero me tumbaba en la cama, le colocaba boca abajo con su barriga en la mía y así nos dormíamos los dos, a él se le pasaba el dolor y yo podía estar tranquila ;-) Miguel también tuvo, hice lo mismo que con su hermano y por suerte le duraron mucho menos que a su hermano...)

    Comentarios míos ahora vas a ver muuuchos jeje y por el facebook ¡¡todo lo que quieras!! Echale un ojo a las fotos de los peques... Segura que te ries jeje

    ResponderEliminar
  5. Que interesantes leer estos cambios emocionales y circunstanciales desde que eras niña hasta que creciste y como te sentiste en cada momento.

    Ahora me voy a por la parte II, ya estoy intrigada

    Un besico ; )

    ResponderEliminar