miércoles, 24 de noviembre de 2010

Mis 2 amores de 4 patas

Ya he insinuado por ahi que en último mes he tenido mucho lio. Hay muchas novedades en mi vida que pretendo ir contando poco a poco, pero según se vayan confirmando o asentando. Hoy empiezo con la primera:

Esas 2 cosas preciosas son mis perros. El bichillo negro que mira a la cámara con cara de curiosidad es Bas, mi primera perra. Llegó a mi casa con 3 meses, así que lleva toda la vida conmigo. Y sin duda, es mi más fiel compañera. Desde pequeña quise tener un perro, pero ella no llegó a casa hasta que yo no tuve unos 14 años, así que imaginaros la sorpresa y la emoción cuando mi madre la trajo a casa: Recuerdo que me llamó para que le ayudara a sacar la compra del coche, y cuando abrí la puerta de atrás ahi estaba ella, mirándome con esos ojitos curiosos que tiene, casi oculta entre las bolsas y la oscuridad del garaje. La cogí en brazos y me la llevé a casa, las bolsas de la compra quedaron olvidadas en el coche. A los 2 años tuvo una hernia de disco grave, casi hubo que sacrificarla porque el daño en la espalda era muy grande. Finalmente se la pudo operar, y tras muchos años de recuperación la perra volvió a "caminar". Tiene secuelas, pero es una perra feliz, que le encanta subirse al sofá conmigo y reclamar mi atención poniendo la pata encima del teclado del ordenador (no es lista ni nada la tia). Es toda una superviviente, ha pasado varias enfermedades y de todas ha salido airosa, el veterinario siempre dice que es impresionante las ganas de vivir que tiene y lo luchadora que es. Me encanta escucharla roncar a mi lado, y muchas veces cuando salgo los fines de semana estoy deseando llegar a casa para abrazarla y que me de calorcito. No puedo negarlo, es la niña de mis ojos y no podría estar sin ella. Por cierto, ya es una venerable anciana, cumplió 12 años el pasado Septiembre.

Y esa cosa enorme con cara de resignado es la novedad de la casa: Se llama Oso y se le estiman unos 13 años. Era un perro abandonado en un polígono que gracias a dios fue a parar a las manos de PROA. Yo tenía dudas sobre tener 2 perros en casa, pero cuando vi su foto no me pude resistir. Ahora lleva 3 semanas en casa y estoy encantada. Es todo un santo, tranquilo, educado y cariñoso. Y poco a poco nos vamos haciendo cada día más amigos, yo le adoro y el poco a poco se va haciendo a mi. Ayer le dió un ataque de mimos brutal en el cual yo tenía que estar siempre en su campo de visión, y la verdad es que me hizo mucha ilusión que me buscara. También está enfermo, tiene artrosis y un tumor, pero no tiene sintomas, es un perro muy alegre e incluso vivaz. De hecho, el lunes le llevé al veterinario y cualquiera diría que está enfermo, menuda la que montó!!! Sujetarle fue como luchar contra un jugador de Rugby, que fuerza tiene el tio!

En cuanto a la foto, esa manta enorme es la cama de Oso y la pequeña azul es la de Bas. El porqué del intercambio de camas que han hecho los perros es algo que desconozco, pero me hace mucha gracia, porque aunque Bas esté en el sofá o en otro sitio, Oso se sigue metiendo en la cama de ella, aunque apenas cabe. Por lo demás no se llevan muy bien, tampoco mal, pero directamente se ignoran. Supongo que con el tiempo, el roce hará el cariño.

Desde aqui, quiero animar a todo el mundo a adoptar animales. En PROA tienen perros y gatos maravillosos que llevan años esperando que alguien se fije en ellos y se los lleve a casa. Y la cara de agradecimiento de estos animales ante cualquier gesto de cariño es impresionante. Además, un piso pequeño no es impedimiento para tener un perro grande, yo tengo 2, mi piso apenas llega a los 60m2, y puedo asegurar que ambos son muy felices. Desde luego están mejor aqui que en la calle o en una perrera. Y por último, no solo hay que tener en cuenta a los cachorros, estos pequeños ancianos son perros muy traquilos, que ya están educados y que dan mucha menos "guerra" que un cachorrín. Y tras su paso por la calle, o tras haber sido maltratados (en muchos casos de forma espantosa), agradecen infinitamente una mano amiga. Así que todo aquel que haya pensado en algún momento tener un perro o un gato, os animo a echarle un vistazo a las protectoras de animales, están todas saturadas y necesitan muchísima ayuda para que estas maravillas como mi Oso puedan tener una casa.

6 comentarios:

  1. Si es que tienes un corazón que no te cabe en el pecho... linda!

    ResponderEliminar
  2. De corazón nada, es que soy una blanda y lo sabes... Son taaaaaaaaan irresistibles!

    ResponderEliminar
  3. Dios qué cositas peluditas!!! son una ricura!

    ResponderEliminar
  4. Eres encantadora nena ¡¡Que preciosidades!! Me está encantando leerme tu blog y poder formar "un poquito" parte de tu vida y tus experiencias :-D

    ResponderEliminar
  5. Mary, a mi me encanta que lo hagas, es un placer que estés por aquí :-)

    ResponderEliminar