jueves, 13 de enero de 2011

Crónicas del Berberecho IV: De tus comienzos y aventuras gatunas


Creo que voy a empezar a llamarte de usted, porque ya te estás haciendo muy mayor... 15 semanas!!!! Que fuerte! Pero si ya eres todo un señor! Y parece que fue ayer cuando nos enteramos que venías..
Bueno, te prometí que te contaría la historia, y si lo hago es porque tiene su gracia la cosa. Incluye sesiones enteras de tu tia Drew dándole el coñazo a tu madre para que tuviera hijos. Por supuesto que mi insistencia no tuvo absolutamente nada que ver con la decisión final, pero yo lo voy a pintar así por un solo motivo: Le estoy haciendo un favor a tu madre. Porqué? Porque le estoy dando la excusa perfecta para que en un futuro me diga eso de: "No te pusiste tan pesada con que querías un sobrino? Pues coge al sobrino y te lo llevas al parque, por lista". Vamos, que le estoy dando un bono ilimitado para tener canguro cuando quiera.

Resulta que un buen día a tu tia Drew le entró un vena brutal de querer tener un enano como tu. Y también, como estaba en plan romántica, me apetecía una boda. Total, que como yo no podía hacer ni una cosa ni la otra, decidí que mis buenas amigas iban a satisfacer mis deseos por mi. Y como la tita Paula ya está casada, el reparto era fácil: Le di el coñazo a tus padres para que se casaran, y a la tita Paula para que tuviera hijos. Que morro tengo, verdad? Oye, al menos soy sincera, cuando me preguntaban que porqué, yo les decía claramente "es que teneís que satisfacer mis pobres deseos insatisfechos por mi...". Además, como no tengo hermanos, alguien me tenía que dar sobrinos!

Total, que con lo de la boda de tus padres me tuve que rendir. No hubo puñetera manera. Incluso la tía María y yo intentamos sobornar a tu madre con una cámara reflex digital como regalo de bodas. Ni por esas. Ya te aviso yo que son cabezotas como ellos solos (ya sabes, NO es NO, no lo intentes).

Paralelamente a esto, la excusa de la toxoplasmosis hizo que tuviera que dejar de darle el coñazo a Paula, así que cambié de objetivo: Si tu madre no se quería casar y no me iba a dar una excusa para liarla parda, pues al menos que tuviera un niño, no?

Empezó diciendo que no, luego que dentro de 2 años, luego que no sabía.... Y un buen día, apareciste tu.

El día que me enteré de que venías, me llamó tu madre por teléfono. Yo acababa de salir de la ducha, empapada, con el albornoz, corriendo por el pasillo para coger el teléfono. Y todo empezó como una conversación de lo más normal: como estás, bien y tu, hace un mes que no se de ti, ya ves, es que he estado liada, ya como siempre, bueno, que te llamaba para decirte que vas a ser tia...

Así lo soltó, como quien te dice que se va a comprar el pan... Y aqui la histérica de tu tia pegó un grito que despertó a medio bloque (y seguro que dejó a tu madre sorda, pero como ella es muy educada no me ha dicho nada...) y se puso a llorar como una histérica. Recuerdo que tu madre se descojonaba al otro lado del teléfono y me decía "tia, si quieres te cuelgo y me llamas cuando te tranquilices". Vamos, que paré de llorar para que no me colgara, porque tenía miiiiiiiiiiiiiiiiiiiiles de preguntas que hacerle. Si no, te juro que inundo mi casa. Mi perra se asustó y todo.

Y esa es mi historia. La de como se enteró tu madre, que te la cuente ella. Ahora viene el Bonus Track, que es lo del gato:

Resulta que un domingo por la noche, recibo un mensaje de tu madre haciéndome una serie de preguntas que daban a entender que quizás se estaba replanteando eso de "dentro de 2 años". En ese cruce de mensajes ella optó por la técnica "darle la vuelta a la tortilla" (te aviso, la usa mucho, no te dejes, que al final te lia. Pero repito, NO es NO.) es decir, intentar animarme a mi a que los tuviera yo. Mi respuesta fue: "De momento me quedo con el perro". La suya: "Y yo con el gato".
Luego, echando cuentas, descubrí que ya venías en camino cuando tu madre me mandó ese mensaje. Lo peor es que ella ya lo sospechaba.

En cualquier caso, esa cosa de cambiarte por el gato te aseguro que se le ha pasado. De hecho, cuando le sale la vena maternal es total: Ya hace un par de semanas soltó una frase de esas en plan"como alguien le hago algo a mi hijo le arranco las entrañas y me las como a dos manos". Un día de estos la veo gritando: "Yo, por mi little Jon, MA-TO!!!!"

Lo dicho, hasta aqui la historia. Si te portas bien, tratas bien a tu madre y no sigues chupándole las energias de esa manera, prometo currarme más la siguiente carta. Ah, y sigue haciéndote largos! Tu madre babea que no veas!

5 comentarios:

  1. Mis queridas amigas siempre me mandan los comments del blog al móvil, al FB... y ahora, nueva moda, por Twitter. Muchos han sido preciosos, y me repatea que se queden ahi ocultos. Por eso, esta vez voy a copiar el comentario que me ha mandado la madre del berbe por Twitter, porque no quiero que se pierda. (Y ya de paso, a ver si aprenden a poner cada cosa en su sitio, jejej)

    @drewmorante El estrés sigue pero es un post precioso! No dejes de crear la historia de Berbe, ya que su madre no tiene tiempo de hacerlo :)

    Y yo te digo, amore, que tu ocupate de que tu berbe esté bien, que para escribir paridas ya está la tía loca. Te quiero!

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, Nina sale preciosa encima de su sillón jajajaja Qué gorda la tía...

    ResponderEliminar
  3. Y tanto que te estás redimiendo! Si es que es para quererte!!! Wapa!
    Y si, Nina está preciosa. Ya tendrás las fotos de ese día en algun momento, jejejej.

    ResponderEliminar
  4. jajaja Me gusta esta historia :-D Pero ya veo que además de ser "dificil" para los nombres tambien lo eres para las predicciones eh jeje ¡¡Querías nene y tienes nena!! ya verás la variedad de vestiditos, pijaditas y peinaditos que se le pueden hacer.

    Pero yo me alegro de que los mios hayan sido nenes jajaja Ya lo sábía antes de que estuvieran en mi barriga... ¡¡es que yo solo quiero nenes!! pero una extraña sensación en el estomago me dice que de tenr otro más sería nena...

    No sé si llegaré a averiguarlo alguna vez... al menos esero que ahora mismo no, no es un buen momento... ¡¡Pa dentro un año si eso...!! ¡¡Ahora mismo no quiero otro guaje!! aunque sea en la barriga jajaa

    Me he pasado casi dos años de mi vida embarazada, muy seguidos uno de otro y quiero ser "yo misma, una sola" por un poquito más de tiempo ;-)

    Besitos

    ResponderEliminar