miércoles, 12 de enero de 2011

Los milagros existen


Lo mejor de estar cabreada con el mundo es que a una se le pone una especie de aura en plan "Cruella de Vil" de lo más curioso. Además, a mi particularmente me sale una vena irónica que es muy divertida. Vamos, que el cabreo hasta se puede disfrutar y todo. En cualquier caso, es más divertido estar cabreada que estar deprimida.

Así que voy a adoptar la típica pose de Femme Fatale que pega con mi humor actual. Es esa en plan, "mujer recostada en un sofá muy elegante, fumando de una larga boquilla mientras toma un martini" y todo esto muy fashion. En mi caso, mi sofá es nuevo, pero no se si se puede calificar como elegante siendo de Ikea. También cambio el cigarrillo por un regaliz negro o en su defecto unas patatas fritas con Guacamole (menos fashion pero más rico, es lo que tiene dejar de fumar...). También cambio el martini por una coca-cola, que tampoco puedo beber.... espera, esta estampa ya no es tan fashion como pretendía ser.

Lo que si fastidia la estampa que no veas es sujetar la copa, la coca cola, el regaliz, el cigarrillo o lo que sea con las uñas que tenía cuando empecé este blog. Para quien no se acuerde, las puede ver aqui. Pero eso ya es historia, porque la foto superior es la misma mano, solo que la foto está tomada ayer por la noche. Fuerte verdad? Recuerdo que el médico me dijo el primer día que en esta enfermedad no hay milagros y que no empezaría a notar efectos hasta la 3º- 4º sesión. Para quien haya perdido la cuenta, llevo 3 sesiones y me faltan 3 semanas para la 4º. Podemos decir entonces que los milagros si existen? A mi desde luego me lo parece.

Cuando he hablado de esta enfermedad primero dije que esperaba poder subir otras fotos para comprobar lo mucho que había mejorado. Pues bien, deseo cumplido. También me quejaba de que no podía abrir los paquetes de leche, y contaba lo mal que lo pasaba por no poder abrir latas. Pues bien, la semana pasada ya empecé a abrir la leche como siempre, y hoy he abierto por primera vez una lata con total normalidad. Ya se que puede parecer de lo más normal, pero para mi es una pasada. No estaba segura de poder volver a hacer cosas de estas, y mucho menos hacerlas tan pronto. Por cierto, todo esto sin efectos secundarios, o más bien con uno muy curioso: Como mogollón y adelgazo!!!

Dejando ya este momento de "buenrollismo y felicidad", voy dejar claro una cosa:

- Estimado Sr. X con el que hablaba ayer: No, esto no me vale ni como paso ni como nada. Y no protestes, que empiezo a sacar la lista de putadas que me has hecho con la genética familiar, estamos?

3 comentarios:

  1. Ya sé lo que regalarte para tu cumpleaños jijiji Qué manos! ;)

    ResponderEliminar
  2. Jajajja, vamos a ver como están para mi cumple. Gracias wapa!

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Que bien Drew!! Menudo cambio eh, los milagros sí que existen... ¡¡De vez en cuando!! ;-) y desde luego tú te mereces este.

    La verdad es que si te enseñara "mi manicura" alucinarías, yo no tengo ningún problema en las uñas como tú (y que poquito te va a durar) pero...

    ¡¡NO paro de morderlas!! Solo en dos ocasiones he conseguido dejarlas crecer. La primera me duró muy poco porque trabajaba de camarera y se me rompian con cualquier cosa porque el local era muy oscuro (supongo que te imaginarás de que tipo era)y siempre me enganchaba en algún sitio...

    Y la segunda fue en mi segundo embarazo ¡¡También me duró poco!! (¡¡las uñas eh!! el embarazo me duó sus nueve meses y algo más...)porque como no estaba acostumbrada a tener uñas jeje me rasqué en los muslos tan fuerte (como siempre hice porque n tenía uñas)y me arranqué la piel dejandome unas estrías HORROROSAS ¡¡Que vergüenza!! y desde aquella me las corté y hasta ahora que sigo mordiendomelas...

    Soy una mamá de veinte años (¡¡Que poquito queda pa mi cumple) con la "mala costumbre" de una niña de diez años... ¡¡Que triste!!

    ¡¡Besos guapetona!!

    ResponderEliminar