lunes, 10 de enero de 2011

Mi vida sin ti: He dejado de fumar


He dejado de fumar. No, no ha sido un propósito de año nuevo y no tiene nada que ver con la ley antitabaco. He dejado de fumar por rata y por cabezota. Como suena.

Puede parecer extraño, pero lo que me dió el primer empujón para dejar de fumar fue precisamente que me regalaran tabaco: Un amigo canario me trajo un cartón desde allí. Mientras me lo iba fumando, me iba dando cuenta de la cantidad de dinero que estaba ahorrando. Y sinceramente, la cosa no está como para tirar la pasta, así que decidí que cuando se terminara el cartón, no volvería a comprar tabaco. Pero Roma no se construyó en un día y el intento duró apenas 12 horas: Al día siguiente había quedado con amigos fumadores para comer, y sabiendo que iba a pasar un mal rato fui tan cobarde que antes de llegar, compré un paquete de tabaco. Pero sirvió para implantar la primera semilla.

Pasaron las semanas, y el gobierno subió los impuestos del tabaco. Cuando eché cuentas y descubrí que mi paquete de Lucky costaría unos 3,90€ lo primero que pensé fue: "VA A PAGAR ESOS IMPUESTOS SU *^¨p(%&·"@ PORQUE YO PASO" Y decidí que en cuanto se terminara el paquete que tenía (quedaba la mitad) no volvería a fumar. Esto fue el pasado 9 de diciembre, el día de mi ultimo ingreso en la UMA y el día del la primera ecografía del Berbe. Y hasta hoy.

Antes de contaros como lo llevo, vamos a ponernos en antecedentes: Antes de dejarlo, yo me fumaba UN PAQUETE DIARIO. No era una fumadora ocasional ni mucho menos, era una auténtica yonkie de la nicotina que se ponía nerviosísima si se quedaba sin cigarrillos. En cuanto al paquete le quedaba menos de la mitad, yo ya estaba pensando cuando iba a ir a comprar, porque me parecía poco. Por otro lado, me gustaba fumar. Fumarme un cigarro tomando una coca cola a media mañana me parecía el mayor placer de la tierra, y me repateaba dejar el único placer que me quedaba (teniendo en cuenta mi vida de soltera y que no puedo beber alcohol por la medicación... ya sabeis eso de "si ni bebes, ni fumas, ni ...."). Creo que era eso que se llama fumadora social, yo asociaba el tabaco con determinados momentos de mi vida (como por ejemplo el cigarro y el desayuno) y no era capaz de imaginarme mi vida sin ello.

Lo dicho, el 9 de diciembre por la noche me fumé mi último cigarro, muerta de miedo por todas las  historias de terror que contaban sobre lo mal que se pasa cuando dejas de fumar. Y fui descubriendo que no era tan malo. Desayuné, no fumé, y no pasó nada. Llevando el coche al taller me quedé sin frenos, tuve que llamar a una grua, me puse histérica, no fumé y no pasó nada. Salí el viernes por la noche de bares hasta las 6 de la mañana, no fumé Y NO PASÓ NADA. Y eso es lo que he ido comprobando hasta ahora, que no pasa nada. Que he tenido algún momento de debilidad? Pues si, pero sustiuí la nicotina por la cafeína, cuando me entraba MUCHO mono, me tomaba un vaso de coca cola, y solucionado. Y tengo que aclarar que esto me pasaba solo una o 2 veces al día. Ahora ya ni lo necesito. Lo unico que no perdono es la merienda, porque me levanto con el cuerpo "raro" después de la siesta. Antes fumaba, ahora meriendo. Pero voy con ojo para no engordar y de momento creo que lo voy consiguiendo.

Decía antes que he dejado de fumar por rata y por cabezota. Lo de rata, creo que ha quedado claro. Lo de cabezota me ha servido para mantenerme en mi propósito: Cuando dije que lo iba a dejar, todo el mundo me miraba como pensando "tu no dejas de fumar ni de coña". Con lo yonkie que era no me extraña. Pero aqui la señorita es una cabezota y una orgullosa, que no estaba en absoluto dispuesta a reconocer el fracaso. Creo que esa ha sido la clave para no volver a picar.

La historia es que me estoy convirtiendo en una de esas ex-fumadoras que tanto odiaba, es decir, talibana radical antitabaco que da el coñazo a todo el mundo. Y no lo hago porque me moleste el humo (mis amigos están acostumbrados a que en mi casa y en mi coche se puede fumar y yo de momento se lo sigo permitiendo porque todavía recuerdo lo mal que lo pasaba yo), lo hago porque me ha resultado TAN FÁCIL y es TÁN CÓMODO que no entiendo porqué no lo intenta todo el mundo que dice que quiere dejarlo.

No me encuentro mejor, no respiro mejor como dice todo el mundo, sigo teniendo un olfato totalmente ausente. Pero vivo con una paz... eso de no tener que estar pensando en "tengo que ir a comprar tabaco", "no me llega para comprar tabaco y hacer la compra, tengo que pasar por el cajero", "tengo que pedir cambio para tabaco", "mierda, me cierran el estanco y no tengo tabaco" es toda una liberación. Y del ahorro ni os hablo porque me parece obvio. Antes llegaba pelada a fin de mes, cortándome de mil cosas para poder fumar. Ahora llego e incluso puedo permitirme algún capricho que antes no podía.

Y resumiendo creo que esta es mi experiencia. Desde aqui, animo a todo el que quiera dejar de fumar a intentarlo, de verdad, no es para tanto. Y para el que crea que es necesario, le animo a pasarse por "Mi vida sin ti", que es una iniciativa muy chula que pretende servir de apoyo a aquellas personas que quieran dejarlo. Para más información os podeis pasar por el blog de Anna Historia Clínica o por El paciente y tu que lo explican mucho mejor que yo. Os dejo en cualquier caso la información:

Web: http://mividasinti.es
Facebook: http://www.facebook.com/mividasinti11
Twitter: @mividasinti11

Os aseguro que mi vida sin él es, sin duda, LIBRE.

1 comentario:

  1. Me alegro mucho de que lo hayas podido dejar.

    No sé ya dónde hice un oentario sobre esto...

    En mi caso no lo dejo porque no quiero. Lo primero para dejar de fumar es querer ¡¡Y yo no quiero!!

    Apenas tengo tiempo duante el día para echarme un pitín porque yo no permito que mis hijos respiren el humo de esta mierda que es el tabaco ¡¡Es lo primero!! Y lo segundo porque no me dejan ni un momentito para fumar durante el día pero cuando llega la noche... ¡¡Fumo todo lo que no he fumado en el día!!

    En mis ratitos libres (que son muy escasos) me fumo un pitín y así es como diferencio mis ratos libres de los que no lo son...

    En esos tres minutos que me dura a mí un cigarro me sieno relajada (cuando puedo fumar tranquila)y disfruto de ese tiempo, si me quedo sin ese cigarro ¿Qué me queda? Ese es el miedo que yo tengo, el no tener cómo identificar el tiempo libre del que no lo es... para los no fumadores esto es algo imcomprensible pero tú que eres ex supongo que sarás entenderme...

    Espero que llegue el día en que quiera dejar de fumar y entónces lo haré (lo hice una vez durante dos años y de un día para otro pero luego volví porque soy gilipollas no hay otra explicación).

    Cuando era más joven (más aún) llegaba a fumar tres cajettilas diarias, luego unos años después lo bajé hasta dos o dos y media y finalmente coseguí dejarlo en una pero es que para mí un cigarrillo no es suficiente y eso que yo he fumado siempre de los largos, he fumado puritos y he fumado tabaco de liar y me siento más saciada de nicotina fumando tabaco de liar, para mí un cigarrillo de cajetilla no es nada, puedo fumarme cuatro seguidos y sigo sin sentirme saciada pero con uno solo de los de liar estoy a gusto... Y eso es lo que fumo en casa pero para salir a la calle me llevo siempre una cajetilla de Winston aunque por la calle también fumo poco porque aunque esté al aire libre los crios respiran el humo igual y yo no puedo con eso...

    Otra cosa curiosa: Me gusta fumar pero no soporto el humos del tabaco y muchísimo menos que alguien me lo eche encima ¡¡Me vuelvo loca!!

    A mí me gusta la gente no fumadora porque no tengo que preocuparme d que mis hijos respiren humo estando con ellos.

    En mi casa por ejemplo solo se fuma en la cocina porque ellos no pueden entrar ahí (esto ya te lo dije ¿no?)y a las pocas visitas fumadoras que tengo las dejo recluidas en la cocina si quieren fumar y no las permito salir con un cigarro encendido ¡¡Ni al baño!! Si necesitan mear ¡¡que apagen el cigarro!!

    He visto demasiadas madres "inconscientes" que fuman delante de sus hijos ¡¡y de sus bebes!! echandoles el humo ¡¡Eso me produce un asco que no puedo conmigo misma!! y los pobres niños tienen asma y problemas respiratorios por sus malas madres (no tienen otro nombre y lo siento si ofendo a alguienpero es lo que hay "Si te quieres envenear tú ¡¡hazlo!! pero no envenenes a tus hijos ¡¡Muerete tu sola!! pero no les hagas pagar a ellos por algo que no han elegido ni ellos. Todas sufrimos cuando nuestros hijos se enferman pues si no quieres perjudicar la salud de tus hijos no fumen ni delante de ellos ni en estancias en las que posterior mente se van a encontrar porque el humo nodesaparece así como así").

    Ya no sé ni por dónde iba...

    Pues eso que yo no me veo con ganas de dejar de fumar (en este momento y que me alegro mucho de que tú lo hayas conseguido.

    P.D. Toda mi familia ha fumado siempre y ahora me han dejado exiliada como un bicho raro... Todos han dejado de fumar ¡¡Menos yo!! Ya llegará...

    ResponderEliminar