lunes, 28 de febrero de 2011

2º Sesión de balance Pre-Cumpleaños



Bueno, mañana es el día... 27 años que caen. Y por una vez no me hace mucha ilusión.

En mi familia nos gusta celebrar los cumpleaños y tenemos una pequeña tradición que yo pensaba que era normal, pero que con el tiempo he visto que no lo es tanto. Es la "mesa de cumpleaños".  En la foto de arriba podeis ver la que preparó mi abuela para mi el año pasado. Puede parecer una tontería, pero es una de las cosas que mas ilusión me hacen.

Para mi no se trata de las flores, ni de los regalos si no del detalle de que alguien quiera hacer algo bonito por ti. Además en la mesa se ponen las tarjetas de felicitación. En mi caso, suelo tener una tarjeta con un texto precioso de mi abuela, y dibujos de los niños. Me encantan, tengo guardados casi todos desde que cumplí 18 (las tarjetas de ese año fueron monumentalmente buenas).

Por otro lado el día de mi cumpleaños para mi tiene un significado simbólico: Es un día de cambio, en el que dejas un año de tu vida atrás y comienzas otro diferente. Y ese comienzo hay que hacerlo renovada y con alegría. Todos los años antes de mi cumple me voy a la pelu, y el día en cuestión siempre estreno algo. Éste año la pelu ha sido casera y bastante cutre, pero voy a estrenar unos pendientes preciosos que me autoregalé el otro día.

Porqué no me hace ilusión entonces? En primer lugar porque tal como hemos planificado las celebraciones familiares, parece que me voy a quedar sin mesa. Parece una tontería, pero me fastidia.

Por otro lado, tras las conclusiones del pasado balance, cumplir un año más es como añadir sal a la herida. Por mucho que todo el mundo se empeñe en decirme que con 27 todavía soy jóven, ya tengo una edad. Y desde luego es una edad en la que todo debería estar mucho más encaminado de lo que está.

Por último, y para no variar, de nuevo voy a incumplir una promesa. El año pasado, una amiga mía que cumple años en una fecha muy cercana a la mía, tuvo una pequeña decepción amorosa justo en el día de su cumpleaños. Esa misma noche me dijo "Prométeme que el año que viene ninguna de las 2 se levantará sola el día de su cumpleaños". Ella lo va a cumplir, yo obviamente no. No me duele por levantarme sola en si, si no porque de nuevo tuvimos unas espectativas y nos equivocamos... Y ya van muchas.

Mi 25 cumpleaños fue un auténtico desastre que no quiero ni recordar. El del año pasado, una maravilla. Dentro de una semana habrán pasado todas las celebraciones (el sábado hay cena en mi casa) y haremos balance.

Antes de irme, os quiero dejar con mi regalo de cumpleaños para vosotros. El sábado estuve con unos amigos en un Karaoke (sin comentarios). Una de las personas con las que estuve es una gran cantante y amiga. Es una de las pocas personas que me provoca auténticos escalofrios cuando canta, tiene una voz impresionante, y en el Karaoke os aseguro que fué un placer enorme poder escucharla. Se llama Gema Vau y os voy a dejar dos ejemplos:

Para quien tenga niños, una canción interpretada por ella en el disco infantil "Heroes de Pacotilla":



Y ahora, en un registro totalmente diferente: Gema al frente de Biosfear, una banda de metal progresivo que en mi opinión puede llegar a ser una de las mejores del país. Os dejo con Reminiscencia, que para mi es un auténtico temazo.



5 comentarios:

  1. Pues a mi me encanta que llegue el día de mi cumpleaños, así que siento mucho que este año te apetezca más bien nada. Lo de la mesa me parece precioso y espero que pueda solucionarse y la tengas como todos los años.

    Cómprate un peluche, así no te despertarás sola.

    FELICIDADES PARA MAÑANA!!!

    ResponderEliminar
  2. Felicidades tmb de mi parte. Cada año puede ser mejor que el anterior, mejor todavia cada día puede ser maravilloso si tu te lo planteas de esa manera, piensa que siempre habrá gente que este peor que tu. FELIZ DIA

    ResponderEliminar
  3. Gracias por las felicitaciones adelantadas!
    A ver, realmente SI me hace ilusión, si además soy la típica que le encanta que le feliciten y que se lo va recordando a todo el mundo. La cuestión es que este año el día puede terminar o muy bien o muy mal, y eso es lo que me tiene intranquila. Espero que salga bien, pero no quiero hacerme ilusiones por no decepcionarme.

    Suu: Me alegro de que te guste la mesa. Lo del peluche... creo que me sale más práctico irme a dormir con los perros, jejej. Na, si es lo de menos, no veas el festín de sonrisas caninas que tengo cada mañana. :-)

    ResponderEliminar
  4. Creo que aunque en mi caso ningún año mi cumpleaños pasa desapercibido para mi familia (no tienen escapatoria, se celebra el día de Reyes), de ahí viene mi actitud cínica ante el cumple. En cualquier caso, aunque para ti son importantes los ritos, no quiere decir que para ellos sea menos importante amor...

    No se te ocurra decir que te despiertas sola. ¡Tienes en casa tres preciosos seres vivos!
    TQ

    ResponderEliminar
  5. Cris, si lo que temo es que se repita lo de hace 2 años, cuando cierto personaje consiguió amargar el día y hacerlo pasar totalmente desapercibido porque su maravillosa resaca no le permitía ni pensar.

    Para poder comenzar el nuevo ciclo se necesita que algo marque el momento en el que comienza, de ahí la importancia de ciertos "simbolismos" en el día del cumpleaños. Y creo que tu mejor que nadie sabes cuanto necesito empezar un ciclo nuevo. Lo que otros hacen en nochevieja, yo lo hago mañana, y necesito mis uvas particulares como empujón para empezar de nuevo.

    En cualquier caso, lo que me has dicho sobre el sábado ya me ha alegrado durante una temporada :-) TQ!

    ResponderEliminar