domingo, 27 de febrero de 2011

Creo que Murphy y Rei han hecho migas...



... y no, ésta vez no es culpa de la pobre cachorra, que no ha hecho nada. Pero mira que es casualidad que van dos seguidas relacionadas con la perra.

Yo lo conté al principio, y generalmente nadie me cree, pero es así: Mi vida en ocasiones es un chiste. Me pasan cosas rarísimas, de esas que luego le cuento a mis amigos y

- o me toman por loca
- o me toman por una calamidad andante (que puede que si)
- directamente se parten de risa.

Hoy, sobre las 9:55h de la mañana, Rei y yo nos ibamos felizmente a un curso de adiestramiento para cachorros en un sitio a unos 10 min de mi casa. Iba a ser un día de perros (en el buen sentido) para aprender muchas cosas, pasar un rato al aire libre, etc. Pinta bien, verdad?

Al llegar (5 min tarde, como las matemáticas os indicarán) primera sorpresa: No hay ni un alma. Ni un ladrido. Silencio absoluto. Nada. Niente. Nichts.

Que se hace en éstos casos? Llamar por teléfono, no? Obviamente, éste es el mejor momento para que Murphy haga su primera aparición: Cuando es el mejor momento para quedarte sin batería en el móvil? Pues obviamente un domingo a las 10:10h de la mañana, en un sitio en el que no hay ni un alma y mucho menos una cabina, que además no te hubiera servido de nada porque obviamente no te sabes el teléfono de memoria. Es el típico momento en el que desearías haber vuelto a la era analógica, esa en la que llevabas una agenda de las de toda la vida en el bolso.

Pensareis que ésto no es culpa de Murphy, si no mia, que no recargué la batería, verdad? Pues no, es que mi móvil es un cabrón. Es de esos que según te avisan que tienen la batería baja, ya se han muerto. Ni un minuto para reaccionar te dan, los muy traicioneros.

Solo nos queda la paciencia, verdad? Pues yo tuve media hora de paciencia, media hora en la que recorrí el recinto todo lo que pude. Nivel de éxito: CERO.

Mi mente, luchando contra Murphy, idea el siguiente plan: Como total vivo apenas a 10 minutos, va a ser mucho más rápido volver a casa, encender el ordenador, buscar el teléfono en el mail y llamar desde casa. A que soy lista? Venga, reconocedlo, la idea era buena. Que luego no saliera como debía ya es otra cosa...

Antes de seguir, una pequeña explicación sobre mi garaje: Para pasar del garaje a la entrada del ascensor tenemos una puerta de seguridad de esas que se abren con barra. Pero solo se abre con barra desde el garaje hacia el ascensor, del ascensor al garaje se abre con llave.

10:45h y yo aparcando el coche. Se supone que solo había que subir, encender el ordenador, llamar y marcharse. Pues solo hice el primer paso. Yo subí, llegué a la puerta de mi casa y... adivinad donde estaban las llaves. EN EL COCHE. Y si recordamos el pequeño detalle de la puerta del garaje llegaremos a la conclusión de que NO TENÍA MANERA DE ENTRAR EN EL GARAJE PARA COGERLAS. Y no, de nuevo no es culpa mía, el bolso se había volcado (comparte asiento con la perra) y las llaves habían caído entre la puerta y el asiento. Imposible verlas.

Como solucionaría ésto normalmente? Pues llamando a mi madre, que tiene llaves de mi casa y vive a 2 minutos, pero... recordamos quíen no tenía batería en el móvil? Pues eso.

No me ha quedado otra que hacer guardia en la puerta del garaje hasta que alguien ha salido. Murphy se tenía que estar descojonando vivo. En su defensa diremos que ha sido benevolente y a los 10 minutos ha salido un coche, así que no he esperado mucho.

Conclusión final? He llegado al curso de cachorros a las 11:15. Por suerte no me han mirado muy mal, pero estoy segura de que piensan que estoy loca o que soy un desastre...

Algún voluntario para acoger a Muprhy una temporada? Venga porfaaaaaaaaaaaaa

PD: Faltan 2 días para mi 27 cumpleaños!

7 comentarios:

  1. Frase madre: ¡Si es que no te dejas la cabeza porque la llevas pegada al cuerpo!

    La cosa es, ¿lo del curso como ha sido que no has encontrado a nadie y luego si que era?

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, no suelo ser despistada, pero a veces se me cruza el cable.

    Lo del curso, es que el sitio tiene varios edificios, yo estaba en la puerta que no era. Y como en fin de semana está cerrado (nos abría la monitora) no había a quien preguntar.

    ResponderEliminar
  3. Modo : Llorando de risa ( cuasi literalmente ). De verdad que... para habernos matao, o como diría un amigo, retocando la frase ( muy de mi gente y de tantas y tantas gentes ) ¡¡ Mátame, camello !!

    Pausa, para seguir riendo... ( 3 minutos después... ) Necesitas un hombre... que te sujete la puerta del garaja, jajjjajajjajajaa ( lo siento, no puedo ) Hasta aquí el comentario.

    ResponderEliminar
  4. Na, los hombres están sobrevalorados. Y encima el último hacía una de éstas cada semana, así que mejor me quedo como estoy.

    ResponderEliminar
  5. Jajajajajaja, siento que me ría, pero madre mía qué de cúmulos de mala suerte!!!

    ResponderEliminar
  6. Tengo que decir en mi defensa que lo de las llaves nos ha pasado prácticamente a todos. En mi caso es la 2º, pero tengo 2 vecinos que ya han pasado por casa pidiendo que bajara a abrirles por lo mismo. Y la mejor: Sábado, 3 de la mañana, me encuentro 2 vecinos del bloque de al lado desesperados por poder entrar al garaje a por sus llaves. Cuando me vieron salir con los perros casi se ponen a saltar de alegría.

    Y Suu, tu riéte, pero cuidado con las costillas que luego te duele! :-)

    ResponderEliminar