jueves, 10 de febrero de 2011

Crónicas del Berberecho V: Como conocí a tu madre


Hola Berbe! No, no me he olvidado de ti. Lo que pasa es que ando muy ocupada, un poco trastornada mentalmente y sobre todo, poco creativa. Ya, ya se que se nota lo de la creatividad, primero le cambio el nombre al blog copiando una canción, y ahora al post le pongo nombre de serie... un desastre, pero que le vamos a hacer, no doy para más.

También pasa que desde que estás tan mayor (19+3 semanas) que hasta le pegas patadas a tu madre y todo, tengo que tener cuidado con que te cuento, porque ya no te distraes con cualquier cosa... En fin, que espero que la historia de hoy te guste. Te aviso que si esperas grandes fiestas, borracheras e historias vergonzosas, vas mal encaminado. Para que al menos hubiera borrachera, esta historia debería contarla tu padre :-)

No recuerdo cuando conocí exactamente a tu madre. Tampoco recuerdo cuando nos hicimos amigas. Creo que ha sido una de esas amistades que simplemente va surgiendo con el tiempo y un buen día resulta que esa compañera de clase que al principio era una más es a quien confías tus secretos más intimos.

En cualquier caso, lo más seguro es que nos conocieramos el primer día de clase, cuando empezamos 3º de carrera. En el caso de tu madre, era un primer día normal y corriente. En mi caso, iba a repetir 3º, así que estaba de bastante mal humor porque no conocía a nadie y estaba convencida de que me iba a encontrar un montón de niñatos estúpidos. Mi sorpresa fue mayúscula cuando me encuentro una clase que no llega a las 20 personas (dudo que siquiera llegara a las 15) y donde todos parecen bastante decentes.

En una clase con tan poca gente es normal que todos sean amigos de todos, es decir, que todos nos llevaramos bien. Pero al final siempre te acabas acercando más a unos que a otros. No recuerdo porqué me acabé acercando a tu madre, o si fue primero a María o a Aroa... El caso es que un buen día estabamos quedando para intentar irnos de cañas después de clase (digo intentar porque aquí tu tia pilló una de sus míticas anginas y se quedó sin voz antes de llegar al bar). En cualquier caso, alguna escapada a Parla para tomar algo si que hicimos.
Lo que nos terminó de unir fueron 2 cosas: La primera, un trabajo que hicimos para la asignatura de "Histora de España", sobre el periodismo en España durante el S.XX. Nos quedó de miedo. No se si tu madre tendrá una copia por ahí, pero es digno de encuadernar.
La segunda, fue el día del Orgullo Friki. O más bien una práctica de radio con nuestro amado Ferreras (si ves a tu madre despotricar delante de la tele con La Sexta puesta, ya sabes porqué puede ser) en la que tuvimos que hablar sobre el día del Orgullo Friki. Nos lo pasamos como enanas. (Cris, recuerdas? "Colombianos!!!!")
Ahí es cuando conocí a Cris, mi compañera de clase.

El curso siguiente ellas pasaron a 4º y yo me quedé haciendo asignaturas pendientes, así que ya no nos veíamos en clase. Pero ese año fué cuando surgió la oportunidad de empezar con Pandora´s Box (si, ese programa de radio que no te dejaremos escuchar antes de que tengas 25 años) y cuando me dí cuenta de que necesitaba a una compañera, automáticamente pensé en tu madre. Porqué en ella y no en otra? Pues puede que fuera el recuerdo sobre el Orgullo Friki, o simplemente una corazonada. La cuestión es que ella se apuntó al carro (muy cabal y todo lo que tu quieras, pero de vez en cuando se le va la cabeza tanto o más que a mi) y creamos lo que en su día llamamos "nuestro pequeño bebé". Fue 1 año y pico de risas, de dificultades, de tardes agotadoras, de piques, vaciles, de éxitos y de decepciones. Y sobre todo de complicidad, de mucha complicidad. A día de hoy te aseguro que nunca más volveré a hacer radio si no es con ella al lado. (Lo que significa básicamente que no volveré a hacer radio). Ahí tu madre se convirtió en Cris, mi compañera de radio. O más bien las 2 eramos "las chicas de Pandoras".

Cuando tu madre dejó el programa dejó un hueco enorme. Pero ese día empezó a ser también Cris MI AMIGA. No es que no lo fuera antes, pero hay amistades que son diferentes. Nadie puede entender lo que vivimos entre esas 4 paredes de Legazpi, más que nada porque era algo que era solo nuestro. Y te aseguro que es algo que no olvidaremos nunca.

A partir del 9 de noviembre de 2010, Cris mi amiga pasó a ser también "La madre del Berbe". Y yo creo que ese día, todas cambiamos un poquito. Al fin y al cabo, ser tia también es una responsabilidad, no? :-)

El día que fuimos a celebrar que tu venías en camino, tu madre dijo de pasada: "Recuerdo que mi hermana era una persona cuando entró en el paritorio, y otra muy distinta cuando salió". Yo se que ella también será una persona distinta cuando tu nazcas. Es cierto que asusta un poco, pero se que esa Cris que se sentaba a mi izquierda todos los sábados en nuestro estudio de Legazpi seguirá ahí. Que pase el tiempo que pase, nos seguiremos riendo del día que inventé un proyectil en la radio, o de la presentación desastre que le hicimos a una banda. Y sobre todo, que el día del orgullo Friki siempre nos seguiremos acordándo la una de la otra.

Besos enano, nos vemos pronto. Ah! Y por favor, respeta las costillas de tu madre, que te veo venir.

4 comentarios:

  1. Es muy importante tener una gran amiga o un gran amigo. Cambiará, te lo aseguro, como todas las que hemos parido, pero quien te dice a ti que no sea para mejor???

    ResponderEliminar
  2. Hola Suu! Conocíendola, no dudo que sea para mejor. Pero como la única experiencia que he tenido en ese sentido fue mala (el cambio no fue para mejor precisamente) pues digamos que da algo de miedo.

    ResponderEliminar
  3. Ya te vale. QUé poca fe en mi... :P
    Si sobrevivimos a la época Ferreras y a la era Pandora's y encima nos unió... ¿cómo crees que la pequeña Noa (aka. Lady Marian) nos va a separar? Love you!

    ResponderEliminar
  4. Jajajja, mi fe en ti es total y lo sabes. No hablo de separación... digamos que una persona muy cercana a mi, cuando tuvo su primer hijo se convirtió en un ser totalmente estresado, contínuamente de mal humor, que no nos miraba ni a la cara y que encima no se dejaba ayudar porque todo lo hacíamos mal. Lo que a mi me da miedo es que tu pases por algo así, sobre todo porque vamos a querer estar contigo en lo bonito, pero también para lo malo... Vale mi explicación? :-)

    ResponderEliminar