lunes, 7 de febrero de 2011

Quiero cerrar heridas



"Esperaba poder desmayarme pero, para mi desgracia, no perdí la conciencia. Las oleadas de dolor, que apenas me habían rozado hasta ese momento, se alzaron y barrieron mi mente, hundiéndome con su fuerza.

Y no salí a la superficie."

Para quien no lo sepa, soy fan de Crepúsculo. Reconozco que me gustan las historias de vampiros, pero en este caso me quedo con la otra historia: Una historia de amor sin condiciones, donde pase lo que pase lo importante es permanecer juntos. He devorado los libros unas 8 veces seguidas, y siempre los disfruto, digamos que es un libro que consigue que deje de pensar. Simplemente leo, disfruto de la historia, y me olvido de aquello que me preocupe durante el tiempo que sea.

El caso es que de los 4 libros, hay uno que leo sin ilusión, Luna Nueva. En este libro, los protagonistas se separan y ella no es capaz de superarlo. El párrafo del principio es justo el momento donde ella se da cuenta de que él se ha ido sin dejar rastro. No me gusta leer el libro porque yo también me he sentido así. Y creo que yo tampoco he salido a la superficie.

La protagonista describe un dolor constante que no le permite respirar, un aturdimiento que le permite sobrevivir al día a día, un comportamiento de Zombie que no pasa desapercibido a nadie. Es dolor, esa dificultad al respirar y esa falta absoluta de ilusión por el día a día la viví en mi ruptura temporal con N. Por eso, cuando lo dejamos definitivamente, yo tenía auténtico pánico a volver a sentirme así.

Los primeros meses tras dejarlo definitivamente, estaba convencida de que la segunda ruptura no había sido ni la mitad de dura que la primera, pero a día de hoy tengo mis dudas. La primera vez yo tenía una ilusión, que era volver con él. A día de hoy no se que ilusión me queda. La primera vez yo intentaba superar la ruptura, ahora intento superar la relación entera.

Cuando tu pareja se preocupa más de salir de fiesta con sus amigos que de ti, duele. Cuando tu chico hace lo que sea por recuperar la amistad con unos amigos con los que ha discutido, te puedes llegar a sentir desplazada, pero lo entiendes. Pero cuando lo más importante de todo es recuperar también la amistad con su ex, y eso implica dejarte de lado muchas noches para poder salir con ella/ellos, puedo asegurar que te acabas hundiendo.

Al principio le das tiempo porque piensas que la situación mejorará en algún momento. Pero poco a poco el verte sola todos los sábados por la noche empieza a ser la norma, e incluso llegas a pensar que es lo normal. No ponerte nunca una falda y unos tacones para salir con con tu chico, que nunca te diga "que guapa estás" y se sienta orgulloso de entrar en cualquier sitio contigo, son cosas que se echan de menos, sobre todo cuando tu te quedas en casa en chandal y él si se arregla, se pone guapo y se va de fiesta con sus amigos.

Aunque parezca una tontería, que esto fuera la norma de mi relación con N. acabó minando mi autoestima. Acabas sintiendo que todo el mundo es más importante que tu, que ni siquiera eres capaz de mantener a tu chico a tu lado, una persona que se supone que te quiere y que está contigo por voluntad propia. El nunca me evitó una noche de dolor, nunca se puso en mi lugar, nunca me hizo sentir importante. Al revés, siempre sentí que todo lo que hacía estaba mal.

Y esa es la losa que arrastro desde entonces. Algo de mi se quedó por el camino y no he conseguido recuperarlo. He intentado ser amiga de N. (reconozco que prefiero llevarme bien con mis ex y pese a todo, le tengo cariño. Y además, el ha insistido hasta el infinito en ser amigos) pero no puedo, cada vez que intuyo el más minimo desprecio me llevan los demonios y acabamos discutiendo. Este viernes ya tuvimos la definitiva y finalmente la amistad que hubiera (cosa que yo siempre he dudado) se ha terminado.

Como se puede llegar a perdonar todo lo que pasó? Como se puede olvidar el desprecio continuado? Como se recupera la autoestima? Y sobre todo... como consigo cerrar la herida?

8 comentarios:

  1. Recuerdo bastante bien esa sensación, ese dolor e impotencia, ya te contaré un día si quieres...

    Y la solución es sencilla; simplemente analiza los hechos de forma objetiva y evitando buscar el mínimo atisbo para culparte a ti misma (que fue lo que hiciste y por lo que te sentiste mal por la situación). Si lo haces verás, sin lugar a dudas, que tu nunca tuviste la culpa de nada, que el problema siempre fue suyo y que, si bien no te merecias todo el dolor que te causó, por esa misma razón, el ahora no se merece absolutamente nada de ti.

    Cuando llegues a esa conclusión, podrás cerrar esa puerta sin problemas, dejando solo el recuerdo amargo del "error" de no haber tomado la decisión antes.

    Y el que habla lo hace con conocimiento de causa, así que dudo que me equivoque en que tus conclusiones serán muy similares a las que saqué yo en su día.

    Así que animate y no pierdas más el tiempo en lo que no lo merece, que pronto inauguro y te necesito guapa en el acto :).

    PD: Es que mira que eres oportuna me pillaste tratando de crear una plantilla decente.

    ResponderEliminar
  2. Lo siento mucho, Drew.
    Cuando alguien nos hace sentir como la última opción de cómo pasar su tiempo, no merece sino lo mismo. Sé de lo que hablo.

    Es duro, pero la herida cicatrizará, te lo prometo.
    Date tiempo y aléjate. Pero de verdad. El tiempo te hará ver claro lo que hoy por ver tan cerca... no ves.

    Un besito y aquí estoy, vale?

    ResponderEliminar
  3. Un abrazo muy grandote para ti Drew. Como persona algo rarita que me considero, solo puedo decirte, que te mires a ti misma y que sepas, que si lo diste todo, no se te puede reprochar nada. Somos seres humanos, cosas complejas e imperfectas, rodeadas de otros seres, tan complejos e imperfectos como nosotros o más.

    Las relaciones no se olvidan, los amores tampoco y menos el dolor. Pero que sepas ( ya lo sabías, pero bueno ) que no estás sola, que aunque sea con palabras, hay gente que te acompaña, que sufre con tu sufrimiento y que he ( hemos ) vivido cosas parecidas en algún momento de nuestra carrera vital.

    No te quedes en cosas como el perdón o los desprecios. A tu alrededor, cerca de esos bonitos ( seguro ) ojos que tratan de contener unas injustas lágrimas, seguramente haya alguien tratando de ocupar un hueco que crees ocupado ya, pero que no es así. Y hablo de alguien que no hará cositas como las que describes.

    Sé que vales mucho y que cualquier rato de estos tendrás lo que deseas de verdad. Pero cuidado con los deseos, que a veces, se hacen realidad. Un besazo desde León. Y muuuucho ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Cerrar la herida es harto complicado y más después de todo lo que has sufrido. Debes de pasar página, cerrar la puerta por completo y no ser amigos si eso no te hace bien. Debes de avanzar, porque te encuentras en una glorieta sin salida que a menos que hagas algo seguirás dando vueltas y más vueltas.

    Ánimo, que de todo se sale y que la noche vuelva a brillar en tu corazón.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos, de verdad.
    Jasón: Prometo que me he arreglado para el acto :-)
    Gema: Tenemos que tomar un café... :-)
    Tio Pol: Con lo que casi lloro ha sido con tu comentario (y sin casi)
    Suu: Tienes razón con lo de ser amigos, pero hasta ahora yo pensaba que si me hacía bien. Y lo de avanzar... es que tengo un cacao con que hacer con mi vida...lo dejo para otro post. Pero si, o dejo de dar vueltas o me va a dar algo.

    ResponderEliminar
  6. Lo que no puedo entender que hacias en casa en pijama mientras él se iba de juega. Haberte vestido sexy tu tambien y largado por ahi a devorar hombres!!!.
    Y es que la gente asi de egoista que solo viven para ellos como tu ex me puede porque yo vivi lo mismo con mi ex-novia. Afortunadamente la mande a la m... y ahora vivo mucho mejor, creeme.
    Hay hombres y mujeres mejores que esos, solo hay que buscar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Hola Luis!:
    Lo primero bienvenido y gracias por tu comentario.
    La verdad es que suponía que alguien me iba a hacer esa pregunta. Pues mira, no me iba a devorar hombres en primer lugar porque eso se hace con amigas y las mías están ya emparejadas, casadas y salen poco. Por otro lado, mi ex y yo salimos por la misma zona, donde están todos los bares uno muy cerca del otro. Y digamos que tiene poca gracia estar en un bar sabiendo que tu chico está en el de al lado y que no puedes ir porque tienes la entrada vetadas. Y por último, es que al final se te quitan las ganas.

    Que los hay mejores no lo dudo, tampoco es muy dificil :-) Lo que pasa es que se esconden!

    ResponderEliminar