viernes, 25 de marzo de 2011

Una noche sin cargas



El pasado Martes, mi universidad celebró unas jornadas de voluntariado, con la presencia de alumnos procedentes de varias ciudades europeas (Munich, Lisboa y Sunderland). Yo tuve la suerte de poder participar en las jornadas, y como hablo alemán (mi familia es precisamente de Munich) acabé charlando con algunos compañeros alemanes. Hubo uno de ellos que me comentó que se iba a quedar 4 días más en Madrid y decidimos intercambiar cuentas de Facebook para quedar y tomarnos algo. 

Antes de seguir con la historia, quiero hacer un matiz: quedamos para TOMAR ALGO y ya de paso contarle cosas sobre Madrid. Para nada más. Lo especifico porque si no, se que hay alguna que va a tardar exactamente 2 segundos en levantar el teléfono y decirme "Bueno, cuéntame, no?" Pues os aviso ya, que no hay nada que contar que no aparezca en éste post. Ahora, si queréis, podéis llamarme, pero que sea para tomar otra, vale? :-)

Finalmente quedamos ayer por la noche en la parada de Metro de Bilbao. Le empecé a contar cosas de Madrid y al final acabamos haciendo una ruta turística bastante chula: Bilbao - Tribunal - Mercado de Fuencarral - Gran Vía - Callao - Sol (Km.0 incluido) - Plaza Mayor - Parada técnica para tomar algo en Las Cuevas - Mercado de San Miguel - Palacio Real - Almudena - Puente de Segovia - Plaza de la Villa  - Sol (y de ahí vuelta en metro a Bilbao) Y todo esto en tacones. Los que me regalaron por mi cumple. Un aplauso para mi (aunque reconozco que alguna rozadura me he hecho). 

La cuestión es que durante ese tiempo, además de explicarle mil cosas sobre Madrid (no se me da mal lo de enseñar mi ciudad), hablamos sobre la universidad, el trabajo, política, la crisis, el problema del maltrato animal en España, sus viajes, su universidad, Munich, sus impresiones sobre Madrid..... Veis algún tema personal en la lista? No, verdad?

Podéis pensar que fue una conversación fría, pero en absoluto. De hecho, tengo que decir que ha sido una de las noches más relajantes mentalmente hablando (físicamente fue totalmente lo contrario, jeje) que he tenido en mucho tiempo. Desde las 21:30h hasta casi la 1 de la mañana fui simplemente Drew, una chica de 27 años de Madrid, que casualmente habla alemán y que se le da bien explicar cosas sobre su ciudad. 

Lo importante no es lo que fui, si no lo que no fui: No fui Drew, la que tuvo una ruptura complicadísima de la que le costó recuperarse. No fui la eterna soltera de su grupo de amigas. No fui la loca de los 3 perros. No fui la rara, la borde, la de la personalidad extraña. Fui, simplemente yo. 

Mentalmente fue una liberación, como si hubiera dejado de interpretar un papel. Pero está claro que no es así, porque esas facetas que he nombrado son parte de mi, son reales. Todavía no he llegado a ninguna conclusión firme sobre el tema, pero la idea se me ha quedado en la cabeza. Me ronda algo sobre como nosotros mismos nos etiquetamos y por tanto arrastramos cargas que realmente no son tales.... No se, tengo que darle una vuelta a la idea, a lo mejor me podéis echar una mano :-)

Lo que si se me ha quedado es la sensación, la de una liberación absoluta, como si de repente me hubiera deshecho de una mochila con muchas piedras. Es como si todo lo malo de los últimos meses perteneciera a la vida de otro, no a la mía. Y la verdad es que la sensación me gusta. A ver si hoy, cuando me junte con la gente que si me conoce, puedo seguir siendo simplemente Drew. Desde luego, yo pienso intentarlo. 

11 comentarios:

  1. Ok. No llamo para preguntar por la noche. ;)
    En cualquier caso, Madrid suele liberar mucho la mente. Perderse por sus calles... No sé, pero más que el tema de las etiquetas, creo que debes entender que no tienes que demostrar nada a nadie. Lo repito en mayúsculas, por si acaso: NADA A NADIE. Tú eres tú en toda tu extensión y a quien no le guste, que no mire. A los que ya tienes, no les vas a perder. Creéme.

    Y los que se vayan... pues no merecerán la pena y tú serás hiperfeliz. Ni siquiera tienes que demostrarte nada a ti misma, cielo.

    Seguimos la conversación por la tarde cuando esté en casa tranquila. Dime que no tienes bolo, por tutatis. Muas!

    ResponderEliminar
  2. Ojala y sigas con esa sensación! las etiquetas te las pones tu o ya se encargaban de ir convenciéndote de que eras así sin serlo? hace un tiempo que te leo,aunque no comento...pero no me parece que Drew sea así...pareces muy cariñosa,amable,dispuesta a darlo todo por los demás..no me cabe en la cabeza esas etiquetas que te has puesto!
    Un aplauso por tu aguante con los tacones!! yo no lo habría logrado,jejeje
    Un abrazo muy grande y sigue siendo tu! que estoy segura de que "tu"eres la misma de anoche.

    ResponderEliminar
  3. Tienes muchísima razón con lo de las etiquetas, Drew. Las peores no son las que nos ponen, sino las que nosotros mismos nos ponemos.

    Una acción no entraña un todo. Decir no en un momento dado, no significa que seas "borde" (ala, etiqueta al canto). El actuar egoístamente en una situación no te convierte en alguien "egoista". Y que se nos vaya la pinza por un error, no nos convierte en "mala gente".

    Todo un acierto tu post de hoy, sin duda.
    Fuera etiquetas.

    ResponderEliminar
  4. Cris: Lo de demostrar cosas, creo que está superado. Ésta noche no tengo bolo, pero me voy a una fiesta benéfica para una protectora. Estaré en el móvil y si no, mañana tengo TOOODO el día :-)

    Ana: Esas etiquetas me las he puesto yo y me las han puesto. Te aseguro que si me dieran 1€ por cada vez que me han llamado borde, a día de hoy sería rica. Y es cierto que tengo cierta ironía/humor negro/sarcasmo/decir lo que pienso sin pensar, que a veces se confunde con bordería, aunque yo lo haga sin la más mínima maldad. Y ya sabes, cría fama y échate a dormir...

    Alecia: Ahí iba yo, a las que nos ponemos nosotros. Por cierto, tu post sobre los deseos ya está en mi nevera :-)

    En general, yo me refería a que creo que me he querido etiquetar de una manera o en una situación, y esa etiqueta es la que a lo mejor está haciendo que no sea capaz de salir de ella: Si me paso el día pensando que he fracasado en mis propósitos, no los cumpliré nunca. Ayer fue como si borrara toda la hoja y la dejara en blanco. Veremos como sigue....

    ResponderEliminar
  5. yo solo te conozco como Drew y me pareces una buena persona un poco intentando buscar tu lugar en este mundo, pero así vamos todos.Si supieras la cantidad de etiquetas que he cargado a mis espaldas y no me importa tenerlas, por que igual que tu el que se conoce realmente es uno mismo y eso es lo que importa, aunque nunca se llega a ello, por eso mismo, por los cambios que hay en la vida y que sin darte cuenta tienes que amoldarte a ella para ser admitida en esta pu....sociedad. Osea que nunca se es como uno/a quiere realmente ser. Yo soy rebeldia con patas y que me dure:)

    ResponderEliminar
  6. Pues ya sabes, "today is when your book begins, the rest is still unwritten" :)

    ResponderEliminar
  7. Anónimo: Pues efectivamente que te dure! Ser rebelde para mi es una virtud :-) Y con respecto a la etiqueta, efectivamente, a quien no le guste, que no mire.

    Gema: Feel the rain on your skin, no one else can feel it for you.... :-)

    ResponderEliminar
  8. te he mandado un mensaje a gmail, pero creo que no lo he hecho bien. Para una vez que me sincero :(

    ResponderEliminar
  9. No lo he recibido, y mira que me gustaría :-(

    ResponderEliminar
  10. Drew, me cuesta pensar que alguien te pueda considerar borde o de personalidad extraña. Pero si eres un cielo!!!

    Y me alegro de que disfrutaras de la noche y de ti misma, sin más etiquetas!

    ResponderEliminar
  11. Ana, muchas gracias! Como dice mi madre, soy un cielo... cuando quiero. :-)

    ResponderEliminar