martes, 5 de abril de 2011

Mis traumas infantiles: El bilingüismo



Supongo / espero que todas vosotras hayáis leído alguna vez Como no ser una Drama Mama y Una Mamá Española en Alemania. Si no lo habéis hecho, estáis tardando, os lo vais a pasar genial. 

El caso es que leyéndolas, he recordado que yo también tengo mis traumas infantiles y mis alemanadas, y en mi caso van de la mano. Pensáis que crecer en un ambiente bilingüe es todo ventajas, verdad? Pues no seré yo la que os diga que no, porque es cierto que hablar alemán me aporta muchos beneficios y que es un idioma que muy difícilmente se aprende de adulto. Pero también es cierto que te convierten en una niña... rara. 

- "Dime algo en alemán": Imaginad por un momento que estáis en un país extranjero y la gente se entera de que habláis castellano. Que haríais si te sueltan: "Dime algo"? Pensadlo, es una putada. Al principio optaba por cualquier frase complicada o absurda para salir del paso, pero luego te piden que la traduzcas y claro, no es plan. Luego opté por el "Was soll ich dir sagen?" (Que quieres que te diga?) pero entrabamos en un bucle absurdo. Decisión final: No digo nada. PUNTO. Me niego, no soy un mono de feria. Quien quiera escuchar hablar alemán, que le cambie el idioma a la próxima peli que alquile. O que aprovechen cuando me llame mi abuela. 

- Vuestro recreo es mi "pausa" (derivado de pause, que es recreo en alemán) y vuestro profesor es mi "Herr X.": Este cambio de terminología no tiene importancia aparente hasta que con 14 años te cambias de colegio y se te ocurre decir que estás deseando que llegue la pausa, o llamas al profesor (para el resto del alumnos parecía que no tenían nombre) "Sr. X". No me ayudó a hacer amigos. 

- Lagunas brutales en algunos sectores educativos: En Alemania la técnica para dividir es diferente, así que cuando me cambié de cole y me hacían dividir a la española, no sabía. Y recordemos que tenía 14 años. Tampoco me sé las provincias españolas, ni lo que es un adverbio. A mi me enseñaron los ríos alemanes y a declinar el dativo. 

- Liarte con los idiomas: Sobre todo cuando te has tirado 14 años de tu vida hablando "Concha Espina Deutsch" ("Alemán de Concha Espina" por la calle donde se encuentra ubicado el Colegio Alemán de Madrid) El Concha Espina Deutsch se basa en hablar uno de los 2 idiomas soltando las palabras en el primer idioma que se te ocurran, salen cosas como "Ahora nos vamos a la Geburtstagsfeier (fiesta de cumpleaños) de Ana, que por cierto espero que alguien haya comprado el Geschenk (regalo) porque si no se va a mosquear eine menge (mogollón). El problema viene cuando tu interlocutor no conoce uno de los 2 idiomas y tu tienes que hablar como un ser humano normal. Os aseguro que me han faltado las palabras más de una vez y más de dos....

- Total y absoluta indiferencia a la festividad de Reyes. que luego acaba así. Señores, yo celebro la navidad el 24 de diciembre, lo que supone que tengo MUY POCO tiempo para comprar los regalos (en ocasiones no he tenido vacaciones en la uni hasta el 23). Luego llega Reyes y la gente me pregunta que me han regalado, a lo que yo contesto que nada. Llevo aguantando miradas de "pobre niña que nadie la quiere porque nadie la ha regalado nada en reyes" muuuuuchos años....

- Problemas serios de alimentación: Yo no he probado unas migas hasta no tener los 20 cumplidos, no como cocido (solo los garbanzos) y en general hay mucha gastronomía española que se me escapa. Pero seguro que vosotros no sabéis lo que es un Gulasch, Sauerkraut, Knödel y varias cosas ricas más que yo devoro desde enana. 

- Este punto anterior implica que eres una inculta en tu propio país, porque cuando reconoces que no conoces tal o cual cosa, la gente te mira mal. 

- Algunos de tus grupos / pelis favoritas te los guardas para ti: Una de mis pelis favoritas es alemana. Cierto es que se tradujo al castellano, pero digamos que es como si tradujeramos Torrente al alemán, seguro que pierde toda la gracia (si es que Torrente tiene gracia, que yo no se la encuentro). Por tanto, me lo paso genial viéndola.... sola. Y con la música ya mejor ni nos ponemos, que luego te piden que traduzcas la letra...

- Ser total y absolutamente consciente de que hay cosas de tu país que al resto de europeos les parecen absurdas: Tendríais que haber visto la cara de mis amigos cuando les expliqué lo de las uvas en nochevieja.... 

- Cuando te empeñas en hacer algo, siempre hay alguien que te acusa de cuadriculada. Cualquier excusa es buena para achacar tu actitud a tus raíces y quitarte la razón. Que no leñe, que la tengo y punto!!!

- Que tus amigos se mosqueen porque pese a ser fan de Harry Potter, no les puedes dejar los libros: Que queréis que le haga si la traducción alemana es mejor que la española..... 

- Echar de menos los Bretzel cuando estás en Madrid y las gambas al ajillo cuando estás en Munich. 

Hala, os lo cambio por alguno de vuestros traumas infantiles :-)

16 comentarios:

  1. jajajajajaja... Me ha encantado!!!... Bueno, yo me siento pelín identificada también, porque también soy bilingüe (pero no en alemán, ese vino después), pero me estaba imaginando a mis hijos con esa edad y, la verdad, es una buena lista para evitar errores.

    Mi hijo mayor, por ejemplo, se ha negado siempre y en rotundo a hablar alemán con un español o español con un alemán. No hay manera... Dice que no, "pero si tú eres alemán" (como diciendo, tío, eres gili o qué te pasa?), así que en eso el tío ha sido listo desde el ppio ;)

    Lo de las comidas y las festividades, fíjate que eso de momento lo llevamos bien: Reyes lo pasamos siempre en Madrid (y siempre les llevo a la Cabalgata) y los 2 mayores deboran el cocido, el fuet (lo tengo que esconder en casa) y demás suculencias españolas. Y yo es que cocino muy español...

    SObre los líos de idiomas... a la que le pasa es a mí cuando hablo con otras españolas deutscheparlantes, que es que hay palabras que no se pueden traducir, así que nos tienes hablando tan ricamente de si "me he anmeldado en el Amt ayer" y cosas así... jjajaja

    ResponderEliminar
  2. Pues ahora mismo no me acuerdo de ningún trauma infantil. Yo creo que la mayoría de osas que cuentas son bastante normales, sobre todo porque hablar Alemán no es común en España y los niños quieren escuchar cómo suena...

    ResponderEliminar
  3. Lo platicas con un tinte de humor pero seguro que ha de haber sido agobiante. Me gusta tu blog. Te sigo.

    ResponderEliminar
  4. Mama en Alemania: Tu hijo mayor es muy listo, todo un crack! Lo de la comida y las festividades, ahí me ha faltado mayor contacto con la parte española de la familia, tus hijos tienen suerte. Y sobre castellanizar palabras alemanas, mis tios y yo lo hacemos mucho. El problema es que algunas palabras, de tanto usarlas, nos acaban sonando bien y las usamos en conversaciones normales. Te puedes imaginar las risas :-) Gracias por pasarte por aqui!

    Suu: Curiosamente nunca me lo ha dicho un niño, suele ser gente de mi edad o mayores...

    Adriana: Muchas gracias! Me alegro de que te guste! El cambio de colegio si que fue agobiante durante el primer año, pero luego ya me acostumbré. En cualquier caso creo que valió la pena, porque obtuve lo mejor de ambos sistemas educativos.

    ResponderEliminar
  5. "- Liarte con los idiomas: Sobre todo cuando te has tirado 14 años de tu vida hablando "Concha Espina Deutsch" ("Alemán de Concha Espina""
    jajaja,eres genial Drew! como me he reido contigo hoy!(perdona,ya que a sido un trauma para ti)pero es que a estas alturas yo creo que hablo"Valenciano de Concha Espina" pues mi marido habla en Valenciano y yo le contesto .en castellano..y mis hijos..bueno,Paula ,pues Dennis aun chapurrea..según a quien miren hablan Valenciano o castellano.
    No les pasará como a ti,pues vivimos en el mismo país siempre,pero,yo he dejado el castellano y no he cogido el valenciano..que churra que soy!

    ResponderEliminar
  6. Jajaja solo un trauma? Si tengo ya por el post 72! necesito mucho más espacio para los traumas infantiles.
    bss

    ResponderEliminar
  7. Ana: Vosotros sois otra torre de Babel! Mejor, creo que crecer con 2 idiomas, al margen de éstas cosas, es una gran ventaja. Lo del Concha Espina Deutsch es toda una tradición. Encima yo lo aprendí en casa, porque mi tío fue al mismo colegio que yo y nos llevamos 16 años, así que en casa ya se hablaba cuando yo nací. También es un código secreto, los ex alumnos del Alemán nos reconocemos por cosas como esas :-)

    Mama drama: Tu eres la reina de los traumas. Y aunque suene cruel, espero que te queden unos cuantos, porque nos lo pasamos genial contigo!

    Por cierto, sentirlos libres de reíros, yo también lo hago!

    ResponderEliminar
  8. Drew, qué divertida tu entrada...no podría imaginar yo que el bilingüismo pudiera tener alguna pega, pero leyéndote he visto las cosas desde otro punto de vista....me parto con lo de cuadriculada, ése adjetivo lo tenemos tan interiorizado como mentalidad alemana que ya casi parece un recurso fácil meter a todos en esa generalidad....
    en fin, estaba pensando yo en alguna peli alemana, pero creo que el director tiene ascendencia turca: "Contra la pared"....buenísima..

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado tu entrada, hoy voy a hacer un ejercicio de introspección para buscar algún trauma infantil (que se pueda contar, claro).

    Por cierto, bajo mi punto de vista y en base a mi conocimiento de otras personas alemanas, te diré que me encanta el "carácter" alemán. A las claras, sin rodeos y con un marcadísimo sentido del humor y la ironía.

    Muaks*

    ResponderEliminar
  10. Mamá de un bebote: Te aseguro que compensa, pero menuda infancia y menudo cambio de colegio que pasé... A dia de hoy digamos que queda muy exótico :-) La peli a la que me refiero se tradujo como "El secreto de Manitú" (que no entiendo porqué, la traducción literal era "El zapato de Manitú" - Der Schuh des Manitu) pero vamos, que ya te digo que de buena no tiene nada, solo que te partes con los chistes en alemán.

    Alecia: Quiero tus traumas!!! :-) Lo del carácter, no lo digas muy alto, que como te oiga mama en alemania no se yo si va a estar muy de acuerdo :-)Un día de estos te presento a mi abuela, a ver si mantienes la misma opinión.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola! No tengo ni idea de alemán, pero me has recordado a algunas amigas que fueron al Colegio Alemán de Barcelona. Me ha hecho mucha gracia esta entrada. Estoy enseñando inglés a mi hijo y veo situaciones curiosas como las que describes.
    Por cierto, ¡ya tienes una seguidora más!
    Marta
    http://abilingualbb.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  12. Hola Marta, bienvenida y gracias por seguirme!!!
    Así que tienes amigas que iban al de Barcelona? Pues seguro que habrá muchas cosas que les suenen, porque era el mismo cole.

    Echaré un vistazo a tu blog, que seguro que acabo reviviendo historias de la infancia :-)

    ResponderEliminar
  13. Jajaja, muy bueno, me he sentido totalmente identificado.
    A mi también me ha pasado (y me pasa) lo mismo: empecé en el Colegio Alemán de Barcelona y después fui a uno español...ya no me acordaba el problema de las divisiones y te añado otra: la dichosa R, yo escribía la R de la manera alemana y aquí la escribían de otra con lo que nadie entendía lo que ponía.

    Vielen Dank!

    ResponderEliminar
  14. dbackerei: Gracias por pasarte por aquí! Ay, la maldita R, no me acordaba! 27 años después sigo sin saber escribir la r a la española, que por cierto me parece complicadísima....

    Por cierto, he visitado tu blog y creo que definitivamente mi dieta se acaba de ir a paseo! Que ganas de probar cosillas! Yo tengo por aquí la receta del Marmorkuchen, y en invierno me pondré con el Apfelkuchen y la Schwarzwälder Kirschtorte.

    Bis bald!

    ResponderEliminar
  15. Si, eso (y otras cosas que comentas) aún lo voy arrastrando.

    Me compré un libro de Dr. Oetker y realmente es mi/nuestra perdición.

    Por cierto, si quieres puedes pasarte por nuestra tienda (http://www.dbackerei.com) tenemos un cupón de descuento del 50% este més.

    viele Grüße!

    ResponderEliminar
  16. Yo viví muchos años con la creencia, entre otras, de que gula es una palabra alemana... Dichosas madres!!

    ResponderEliminar