martes, 18 de octubre de 2011

Historias increíbles: Porqué llevar un cargador encima es buena idea


En vista del efecto del post triste del pasado sábado (en la fecha pone domingo, pero es de la noche del sábado), creo que hoy es un buen momento para cambiar de tercio y reírnos un rato, verdad? Muchas gracias a todos los que me habéis mandado mensajes, a los que me habéis escrito por Facebook, a los que me habéis llamado (Cris, gracias por tu paciencia). Estoy mejor, sigo cansada, pero el ánimo ya es otro. A lo mejor necesitaba este bajón para tomar decisiones.

Lo dicho, que hoy vuelvo con una de esas historias increíbles que me pasan, una noche de esas en la cual Murphy desplegó todo su arsenal. Es una historia de hace muchos años que no se que tal va a quedar, porque creo que fue más divertido vivirla que contarla, pero vamos a ver que sale, no? Y por cierto, ésta historia tiene dedicatoria, es para mi amigo Pepe, mi amigo de tierras lejanas, mi gran genio que está en Canadá estudiando un doctorado. Ayer me alegró la tarde, y desde aquí le doy las gracias. Te quiero y te echo de menos, pero eso ya lo sabes. Esto es para ti, para ver si recuerdas ésta aventura que viviste en diferido. Menudo bofetón que me di por tu "culpa"!

Nos subimos a la maquinita del tiempo, hasta la primavera - verano de hace unos 11 años. Año 2000, yo tenía 16 años, estudiaba 4º de ESO, y tal como me correspondía, hacía el cabra. Era esa época en la que mentir a tu madre entra dentro de tu ADN, sobre todo cuando tienes un planazo con tus amigas y tienes dudas de que tu madre te vaya a dejar. Las mentirosas en éste caso éramos 3: E. (que creo que le había dicho a su madre que íbamos a llegar más pronto de lo que íbamos a llegar en realidad), L. (que creo que le había contado una peli totalmente distinta a su padre) y yo, que no tengo ni idea de lo que le conté a SantaMadre. Puede que incluso fuera la verdad

El planazo realmente era la mar de inocente: Primero, sesión de cine en "El Torreon", que es un centro comercial que había en Pozuelo (y digo había porque con la aparición del Kinepolis, se fue al garete. Ahora lo están reconstruyendo como recinto empresarial, creo). Luego cenar, seguramente en el McDonalds o similar, y por la noche, a dormir en casa de E. Pero era planazo, en primer lugar porque en "El Torreón" se reunía tooooda la juventud de Pozuelo y claro, eso mola. En segundo lugar, porque E. estaba esa noche sola en casa y quedarse en casa de E. siempre era divertido. Además vive en Aluche y eso de coger el bus de noche tenía su gracia. 

Creo que habíamos quedado en mi casa antes de salir, por entonces yo vivía bastante cerca del Centro Comercial. Poco antes de salir, yo preparaba la mochila con todo lo que iba a necesitar ésa noche: Ropa para el día siguiente, neceser, dinero, el cargador del móvil, que no tengo batería apenas...

E.: Para que te llevas el cargador, si tengo yo en casa? (las 3 usábamos la misma marca de móvil)
Drew: Bueno tía, por si acaso...

El cine bien, gracias. No recuerdo la peli, pero si recuerdo que nos gustó. Seguramente cenaríamos, mandaríamos mensajes, quedaríamos con alguien... Y a una hora determinada (aprox. las 23h, como podéis ver éramos la mar de inocentes) decidimos irnos a casa de E. Para entonces se conjugaron 2 hechos que pueden parecer inofensivos, pero que acabaron desembocando en el desastre:

1. Ninguna llevaba dinero suelto. Bueno no, L. si llevaba, pero yo no, y a base de cambiarme monedas, al final no quedaba nada. 
2. La batería de mi móvil estaba a punto de ser enterrada, la de E. creo que estaba agonizando, y la de L. en fase terminal. Y yo, desafiando a Murphy y a Nokia, me iba mandando SMS con Pepe. 

Cogimos el primer autobús para subir al pueblo (desde mi casa al Torreón era cuesta abajo y se va bien, pero cuesta arriba tiene menos gracia. Además, llegábamos tarde al autobús de Aluche), momento en el que definitivamente dejé sin suelto a L. Rezamos para que el conductor del bus de Aluche nos dejara pagar con billete y recorrimos las 2 paradas que hay hasta el pueblo. Una vez allí, estábamos a 2 calles de la parada del bus de Aluche, que además nosotras acortábamos yendo por un patio interior que no tiene iluminación ninguna pero que es el camino más corto hasta la parada. Andábamos deprisa, el bus estaba a punto de pasar, pero yo, en un alarde de "soy mujer y puedo hacer 2 cosas a la vez e incluso a ciegas" seguía mensajeandome con Pepe. 

De repente, se oye un autobús. Es ese? No lo se, por esa parada pasan más. Tia, que es la hora, como sea la hemos liado... CORRE!!! Y las 3 echamos a correr, por el patio interior, a oscuras, y yo con el móvil en la mano... Juro que conozco esos pivotes de hormigón desde pequeña, que me he sentado ahí mil veces y los he esquivado otras mil... Pero iba pendiente del bus, de que no lo pillaba, del móvil... En fin, que el pivote fue directo a mi rodilla, yo volé por encima y caí de morros... pero con el móvil en la mano!

El bus obviamente lo perdimos. En mi defensa diré que sin bofetón el resultado hubiera sido el mismo. Total, que habíamos perdido el autobús y a mi me sangraba la rodilla. Y Pepe se partía de risa vía SMS. 

L.: Bueno, todavía tiene que pasar el último, no? Que pasan, cada media hora?
E.: Si, más o menos. Drew, mira el horario, que lo tienes tu...
Drew: Chicas, esperad, que el último autobús tiene un asterisco.... Aquí pone "No pasa en viernes, sábados, domingos y festivos". 
L.y E.: No hay bus????????
Drew: No hay bus

Desde ese día, la palabra asterisco pasó a ser "El puñetero asterisco de las narices". 

Total, que no había bus a Aluche. Solución? Un taxi. Si esta historia sucediera en 2011 no habría problema, porque ahora Pozuelo tiene una parada de taxis, pero por entonces encontrar un taxi en Pozuelo era más difícil que encontrar agua en el desierto. Bueno, pues para eso está Radio Taxi, verdad? 

Llamo desde mi móvil, me quedo sin batería. Llamamos desde el de E., se queda sin batería. Llamamos desde el de L., se queda sin batería. Toma ya, 3 en raya. O más bien, 3 SIN raya. Murphy haciendo pleno. 

Pero no, nosotras no eramos de esas chicas que se quedan sin móvil y se quedan sin recursos. Nosotras nacimos en los 80 y sabemos lo que es vivir sin móvil. Así que nos fuimos a buscar una cabina, que estaba justo al otro lado del patio oscuro. La cabina funcionaba, lo cual era casi un milagro. Lo que no funcionaba esa noche eramos nosotras, porque si recordáis... ninguna tenía cambio. Un bar? Todos cerrados. 

Y aquí llegó la idea lúcida: Estábamos justo enfrente de las cocheras de los autobuses, que casualmente seguían abiertas (supongo que esperando a esos autobuses que NO nos iban a llevar a casa de E.).  La idea: Ir a la oficina (que ya conocíamos de ir todos los años a buscar los horarios nuevos) a pedir que nos dejaran conectar el cargador (si, ese cargador inútil que Drew, en un alarde de por si acaso, había metido en la mochila) para poder enganchar el móvil y así llamar a Radio Taxi. A que somos listas?

Obviamente, los que nos atendieron en las cocheras flipaban. Nos dejaron el enchufe, pero su cara era un poema, y desde luego, como para no alucinar. La llamada al Taxi me tocó a mi, y hasta eso hice mal, porque no tuve mejor idea que dar como dirección la de un restaurante cercano (no tenía ni idea del nombre de la calle de las cocheras), restaurante por el cual el padre de L. tenía que pasar en coche en breves minutos de camino a casa. Si, ese padre que pensaba que nosotras ya estábamos en una casa que no era la de E.

El taxi lo esperamos escondidas entre los coches aparcados. Cuando llegó, el taxista alucinaba incluso más que los de la cochera. Como para no. Gracias a Dios Murphy no se subió al taxi, ya que llegamos a casa de E. sanas y salvas. Histéricas perdidas, pero llegamos al fin y al cabo. 

Consecuencias de todo ésto?: Que cada vez que sospecho que me puedo quedar sin batería y puedo necesitar el móvil, meto el cargador en el bolso. Y cada vez que alguien me pregunta que para qué, le miro con ojos asesinos: "Si tu supieras... Llevar un cargador en el bolso me salvó una vez de un lío muy grande". 

22 comentarios:

  1. jajaj me ha encantado tu aventura y la metafora final. La verdad es que os podiais haber metido en un buen lio... yo tengo una historia parecida pero la mia acaba con mucho dinero menos por verguenza de llamar a nuestros padres y que nos salvaran jeje besitos guapa

    ResponderEliminar
  2. Jajaj, vaya historia!
    Cuando yo tenia 16 no había móviles! (ahora parezco la abuela cebolleta)
    Y ahora tengo a mi chico y su retaila, has cargado el móvil? no tienes que cargar el móvil? pon a cargar el móvil.... Que lo cargué ayer!!
    Pero para qué están los bolsos? para llevar de todo!
    Me alegro que estés más animada!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Ostras, tampoco había móviles cuando yo tenía esa edad...Trax, ya somos dos abueletas...Mi primer móvil lo tuve con unos 22 años. Y sieeeempre llevo el cargador, paporsi. Ahora veo clarísimo que hago bien!

    ResponderEliminar
  4. jajajajjajaja...ostias nena, vaya aventurón!!!!!!!!

    Los autobuseros fliparían,jajajajjaja, y el taxista!!!!......pues menos mal que llevábais pasta, porque yo que era un desastre y me gastaba todo seguro que no habría tenido y nos hubiera tocado ir a pata, como si lo viera....

    Es verdad, que el cargador es fundamental....el móvil siempre se queda sin batería en el peor momento!!!!

    Muy divertido!!

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. No sé que es más increible, que tuvieras movil a los 16 o que ya no exista el Torreon...
    Yo solía salir por allí a los 18-19, pero con un novio que me llevaba a casa en coche, una ventaja.
    Yo no llevo cargador en el bolso, pero tengo uno en casa, en casa de mi madre, otro en el curro y otro de repuesto para cuando va a un hospital tener allí también!

    ResponderEliminar
  6. Guauuuuu menuda historia!!! jajajaj sois geniales, lo unico que no me ha ehcho tanta gracia es lo de tu rodilla, lo siento! espero que esté mejor.Chica precabida vale por dos! Un besazo guapa!!

    ResponderEliminar
  7. Pues a mí lo que no me ha gustado mucho es saber que en el año 2000 tuviera al menos 10 años más que tú...
    Yo soy un desastre para los móviles, los cargadores y todo lo demás y aunque sepa de memoria la teoría al dedillo no se me ocurrirá meter el cargador en el bolso... vamos, con suerte me acuerdo del móvil...

    Ojalá ya estés más animadilla.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. jajajaaaaaa qué grande eres Drew...la historia es genial...loquita me he quedado al oírte hablar de la ESO...qué vieja soy ya...que hice EGB y COU....
    pero vamos, que ya lo pasábais pipa, lo ves? tú has nacido para que te ocurran muuuuuchas cosas...y para acumular muchas vivencias...
    Aunque eso no quita para que yo esté casi segura que a SantaMadre le contaste la verdad de tus andanzas....
    Tu amigo Pepe es un lejano testigo de una noche sin dinero suelto, sin batería y con rodílla machacada....
    Espero que después de localizar un taxi aprovechases la carga express para enviar un mesajito a Pepe....

    ResponderEliminar
  9. Pues si es gracioso nena, hasta el momento ostiazo...que tal va tu rodilla desde entonces??

    Y pepe enterao de todo, jajaja...si te lee seguro que lo recordara igual de bien.

    Prometo mandar mail con las fuentes de trafico de mi blog, haber si te gustan.

    Un besito guapa.

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja menudo es Murphy si lo hacéis más a posta no os sale tan bien, coincidencias de la vida que parece mentira que puedan ocurrir. Pero, ¿Y lo que nos hemos divertido con el relato què? Eso no tiene precio.

    Mil besos guapísima.

    Monica

    ResponderEliminar
  11. Y lo que me fastidio la noche el que te quedaras sin batería?? con lo entretenido que me tenias... anda que no me reí yo con el pivote! Pero visto desde aquí siento mi parte de responsabilidad... siempre he sido una mala influencia... Pero yo tb te quiero y te hecho de menos... :)

    ResponderEliminar
  12. Que bueno!!!!! Y la rodilla? vaya leche no? Llegariais reventadas a casa, imagino...Sí que conoces de hace tiempo a Murphy, sí...

    ResponderEliminar
  13. Ayer pensé lo mismo! Me quedé sin batería cuando me dejaste y luego tuve que bajar a una cabina en el metro... menuda odisea. Total que yo pensando lo peor, un accidente, un choque frontal... si para teatrera, la menda lerenda.

    Tomaré buena nota, porque ahora con el Iphone se va la batería en un suspiro entre facebook, mail, twitter, buscar direcciones de radios... jejeje

    Un besito

    ResponderEliminar
  14. Y ese fue el dia en que Drew se burlo de Murphy y por eso, Murphy la persigue por la eternidad... muajajaja....

    ResponderEliminar
  15. Que aventuraza!!!.
    ...Y yo soy también del club en que no había celulares a esa edad...
    Menos mal que al final Merphy las dejó en paz y llegaron sanas y salvas.
    ¡Que locuras uno hace a los 16...!.
    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Buenísima nena, cojonuda la historia...a ver si tienen narices de plagiartela, jajajaja
    Yo siempre voy con un cargador en el bolso...porque mi móvil es de batería corta y a la primera de cambio me abandona...pero te confieso que aún no he tenido que usarlo.
    Por cierto, si os hubiérais encontrado al padre de tu amiga y hubierais tenido que contar la historia seguro que se la cree ¡¡imposibleque os inventárais algo así! jajaja

    ResponderEliminar
  17. Ja, ja!! Ya veo que lo tuyo con Murphy viene de tiempo... Menos mal que eras una chica con recursos! Me alegra verte más animada. Besos

    ResponderEliminar
  18. Jajaja buenísimo!!! Yo también me lo llevo siempre, que soy muy previsora xD

    ResponderEliminar
  19. Rocío: También llamasteis a un Taxi? Tienes que contar ésa historia, porfa!

    Trax: Que conste que cuando yo tenía 16 era justo cuando la gente empezaba a tener móvil, fueron los primeros no-ladrillos. Estoy mucho mejor, gracias :-)

    Mo: Pues entonces no tenemos tanta diferencia.... Y si, desde luego haces muy bien!

    Jezabel: Ahí Murphy estuvo benevolente, porque lo que hubiera faltado es quedarnos sin dinero y no poder coger el taxi! Muchos besos!

    MdP: No me lo puedo creer, tu ibas al Torreon!?? Pues si, cerró hace mil años, pero lo van a reabrir, de hecho, parece ser que va a haber un Decathlon. Y tu si que eres previsora con los cargadores!

    María: La rodilla sobrevivió al golpe, solo fue la raspadura, que nos sirvió como prueba de la aventura durante mucho tiempo. Besos!

    Raquel: Si es que soy una enana... Si puedes salir de casa sin móvil es que Murphy te deja vivir, me alegro! Besos!

    MdB: En mi defensa diré que soy la primera promoción de ESO, se me hacía raro hasta a mi. Estoy esperando el veredicto de SantaMadre y que ella confirme si le dije la verdad o no... Y si, Pepe estuvo informado, como se reía el tío! Besos guapa!

    Fany: La rodilla sobrevive, ese no ha sido su peor golpe :-) Me ha encantado tu mail, el viernes más!

    Mónica: Como os digo siempre, si las aventuras sirven para unas risas, bienvenidas sean. La verdad es que nos reímos un montón. Muchísimos besos (recibiste el mail? Toy preocupada)

    Pepe: Y el mosqueo que me pillé porque te reíste por lo del pivote??? Y por cierto, la mala influencia no era yo? Mil besos (o dosmil!)

    Matt: Me alegro de que te haya gustado!

    Gema: Es que tu sabes las jugarretas que puede llegar a hacer Murphy! Y eso,toma nota, que buscar direcciones de radios es MUY importante!

    Faith: Ojalá, Murphy ya tocaba las narices antes... :-)

    Nenica: Y tanto!

    Mama Nortina: Con lo del taxi salvamos la noche, la verdad. Si realmente era un plan la mar de inocente, pero mira como acabó...Besos!

    PFYM: No creo que haya narices, no? En fin... Verás que el día que no lleves el cargador, lo necesitas. Y lo del padre de mi amiga, estoy de acuerdo contigo! De hecho, creo que hasta nos hubiera llevado... Besos!

    @Mousikh: No son recursos, es supervivencia pura y dura :-) Estoy mejor, mil gracias!

    Opiniones incorrectas: Bienvenida y gracias por comentar! Haces bien en llevarlo, no vaya a ser que se te aparezca "el asterisco maldito" y te líe alguna :-) Besos!

    ResponderEliminar
  20. Drew! Me has hecho reír!!! Me imagino la cara del taxista al llegar a su destino y encontraros ahí agazapadas

    ResponderEliminar