miércoles, 26 de octubre de 2011

Niña repelente


Si, ese mico rubio soy yo, y si, la entrada va de mis aventuras infantiles. Hoy a la hora de comer, SantaMadre y yo charlábamos como un día cualquiera:

- Esta semana está siendo aburrida, no tengo nada que contar en el blog
- Tienes que contar como aprendiste a leer. 
- Eso deberías contarlo tu, no crees?
- Es que no estoy inspirada. 

Y así es como hemos llegado a éste momento, en el que voy a contaros mis aventuras infantiles, Si es que soy una niña muy obediente.. Supongo que mi madre también quiere presumir de hija, pero tiene el suficiente morro como para hacerme contarlo a mi. Me tomaré la venganza, lo prometo. Allá vamos:

2 años:
- Un día tan bueno como otro cualquiera, aquí la mico en la guarde, mamá en el trabajo. De repente, suena el teléfono de la oficina de SantaMadre: Su hija se ha clavado un clavo en la lengua y debe ir a buscarme. Cuando apareció, histérica perdida, encontró a la enana de la foto (tenía más o menos la misma edad) con la camiseta llena de sangre, salchicha en mano y comiéndosela a mordiscos. La lengua bien, gracias. Que como lo hice? Pues según parece, iba yo chupando la barandilla de la escalera (quien no ha chupado una barandilla en su infancia?) cuando, al llegar al final, me clavé la cabeza del clavo en la lengua. El "agujero" (quedó en una raja más bien) lo he tenido toda la vida, hasta que con 20 años solucioné el tema poniéndome un piercing. 

- No te da miedo agujerearte la lengua?
- Ya lo hice con 2 años y sobreviví, no puede ser tan grave. 

Y efectivamente, no lo fue. En serio. 

- Misma edad, otra estación. Llega el verano, y aquí la niña piscis no sale del agua hasta que no tiene los labios morados y tirita como un esquimal. Bueno, ni por esas salía, ese era el momento en el que mi madre me sacaba del agua, punto, sin rechistar. Pero hasta entonces me podía tirar horas, metida en el mar todo lo adentro que podía. Eso, en un niño normal, sería hasta la tripa, o hasta el pecho, o hasta la cabeza, no? En mi caso, era hasta la nariz. Yo dejaba fuera del agua lo justo para respirar. Y cuando venía una ola, no respiraba. Pero de ahí no me movía ni Dios. 
Obviamente, salir del agua no significaba que se acabara la juerga. Un día me dio por mojarme el flequillo en el agua, hasta que me caí dentro. Otro día, la diversión era, directamente, tirarme al agua, que era un plan divertidísimo porque luego mamá te saca tirando de tu brazo. Yo me tiro, mamá me saca, yo me tiro, mamá me saca, yo me tiro... mama NO me saca. Se acabó el juego. Así funcionan las cosas en mi casa. 

4 años: 
Mi madre me leía cuentos en la cama, o más bien, libros de animales. Recuerdo uno sobre tigres, y otro sobre peces. También recuerdo sus esfuerzos por enseñarme alguna letra, pero yo no le hacía ni puñetero caso, dejó de intentarlo. 
En cambio, cuando íbamos en coche, la mico no paraba un segundo:

- Mama, que pone ahí?
- Zapatería
- Y ahí? 
- Panadería
- Y ahí?
- A6 Villalba

Y así todo el trayecto Madrid - Pozuelo. Un buen día, el discurso cambió:

- Mamá, ahí pone Zapatería
- Mamá, ahí pone Panadería
- Mamá, ahí pone Villalba

Madre dixit ésta mañana: "Yo pensaba que te lo habías aprendido de memoria, y al principio seguramente sería así. Pero un día me di cuenta de que eso no era memoria, es que sabías leer. Cuando entraste en el Kinder (lo que ahora sería P5) ya leías, pero no escribías" 
Y porqué no escribía? Porque durante una temporada me dio por leer las cosas al revés, y por tanto, también  escribía algunas letras al revés, como la E o la R (alguna influencia Rusa tendría yo por ahí). 

Consecuencias: 
1º Me leía el libro de los peces yo sola. Me encantaba, y por supuesto tenía mi pez favorito: 
- Drew, cual es tu pez favorito?
- El siluro marino menor, también llamado Pez Gato! (Así de carrerilla)

Por si eso no es lo suficientemente repipi, cuando tenía 21 años me fui a visitar a mi amigo Pepe a Suecia (que si, que ahora vive en Canadá, pero por entonces estaba de Erasmus en Lund, un pueblo cerquita del estrecho de Öresund, es decir, en Suecia, pero muy cerquita de Copenhague). Estábamos de turismo por Copenhague cuando paseando por un cuartel militar (que no es que nos volviéramos locos, es que si no recuerdo mal está justo en frente de la famosa Sirenita) veo un cartel que pone que, en el riachuelo que recorre el cuartel, los peces que nadan son precisamente Siluros marinos menores. Yo me emociono:"Pepe, mira, eso es un Siluro Marino Menor, también llamado Pez Gato!" y me lío como una loca a sacar fotos a los peces. 
Para añadir más bizarrismo a la situación, situemos a los 2 protagonistas de éste momento:
- Drew: Proyecto de periodista
- Pepe: Estudiante de Ciencias Ambientales que se acabó licenciando con Matricula de Honor y siendo premio fin de carrera. En Suecia estaba haciendo un proyecto precisamente sobre lagos y peces. 

Que si Pepe me miró raro? Por supuesto. 

2º Los demás niños jugarían en la hierba, yo no, yo jugaba en el CÉSPEZ. Así, dicho con todas las letras y muy castizo. Porqué una niña de 4 años dice césped? Desde luego, porque lee demasiado. 

3º Lo siguiente que aprendí a leer en el coche fueron las señales de tráfico. Entonces los trayectos Madrid - Pozuelo pasaron a ser así:

- Está prohibido ir a más de 50! (Cantado con tonillo de niño de San Ildefonso)
- Está prohibido ir a más de 90!
- Los coches rojos no pueden adelantar a los coches negros! 

Todavía me sigo preguntando porqué mi madre no me abandonó en una cuneta. 

(A los 5 años, la señal da lugar a confusión...)

Y hasta aquí, mi infancia y milagros, al menos hasta donde yo recuerdo. Como podéis comprobar, era mona hasta que abría la boca, momento en el cual me convertía en una niña repelente. Aplauso a mi madre por haberme aguantado, pero eso si, la próxima vez, que os lo cuente ella. 

32 comentarios:

  1. A un amiguete mio le pasó mas o menos lo mismo, pero ya de mayor (con unos 25). Estaba estudiando aleman y en mi coche decia "mira, Ausfahrt. Anda, Ausfahrt otra vez!!! Y Ausfahrt!! Coño que pueblo tan grande, no??"

    Hasta que la lógica le dijo que Ausfahrt debia de significar Salida, en todas las de los 200 kms de autovia que estabamos recorriendo xD

    Esa parte de niños que nunca perdemos :D

    ResponderEliminar
  2. Drew:
    Que preciosa eras de pequeñita y en la foto, la expresión de tu cara es la que mata: "un verdadero angelito"... y no es que diga que ahora no lo eres, no...
    Me reído un montón con tus aventuras infantiles... y con lo de tu Santamadre jajajaja...
    Ojo, (creo) que ninguna madre dejaría a su hijo en una cuneta... no...
    Ojalá nos sigas contando, que se nota que tienes para muchas entradas más!.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué guapa de peque! Lo de la lengua es brutal jajaja yo hice algo parecido con la misma edad, pero la que sufrió los desperfectos en su propio labio fue mi prima xD Besos!

    ResponderEliminar
  4. Te comooooooo...pero qué dices repelente!!!!!

    Una niña inteligente que se ha convertido en una mujer inteligente!!!!

    Reafirmo, agujerearse la lengua tampoco es para tanto!
    No te arrugabas como una pasa tanto tiempo en el agua????....yo me miraba los deditos si estaban arrugados era la señal para salirse,jajajajaja!!

    Qué coincidencia el pez gato....que ilusión te tuvo que hacer y qué buenos recuerdos se te tuvieron que venir a la mente!!!

    jajajajjajaa, me ha encantado los coches rojos no pueden adelantar a los negros...me partooooo!!!!!

    Qué bonita entrada, amiga.....hoy te has superado!!!

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Es una foto preciosa y la protagonista mas... la verdad que tenias una cara de niña angelical... Y menudas ocurrencias tenias!! La mar de graciosas!!! Lo mejor lo de las señales, yo hacia lo mismo... y ahora que me lo hace mi tortuguita mayor me saca de mis casillas...

    ResponderEliminar
  6. jajaj voto por una entrada de tu madre, tiene que ser genial.

    Que guapisimaaa por cierto!!! Y de repelente nada, lo que eras era muy graciosa. Me meo de pensar en verte recitar lo del pez todo de carrerillas... y lo de las señales, estoy de acuerdo esa lleva a confusion y sobre todo si tienes cinco años...

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. lo primero q hago al llegar del trabajo s leerte. No paro de reír !!

    ResponderEliminar
  8. Drew!!!!! Te como entera!!!!!1
    que amor de niña...lo del clavo..me ha dado horror!! tu madre una santa...pero ya marcaba maneras...
    me ha encantado, me ha fascinado!
    Tan bella!!!

    un beso!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Ja, ja, amor, deseando leer una entrada de tu madre. Me llaman diciendo que Parrulín se ha clavado un clavo en la lengua y muero antes de llegar al cole. (Otros les pondrían una demanda que te cagas)
    Parrulín conoce todas las letras sueltas, "lee" P-A-R-R-U-L-I-N ¿Y todo junto cómo se lee? Mamá! Ja, ja!
    Genial la interpretación libre de la señal de tráfico! Me parto!

    ResponderEliminar
  10. Que SantaMadre escriba!!
    Ahora entiendo por qué Santa Madre, jaja, vaya paciencia la mujer!
    Por cierto, eras una niña monísima (y me consta que lo sigues siendo), pero de repelente nada! Pero anda que lo del clavo, jajaj, así aprovechamos y tenemos un piercing, jaja.
    Yo también hacía lo de las señales y leía las matrículas. Tampoco entiendo como no me dejaron por ahí tirada, jeje.
    Un besote rubia!

    ResponderEliminar
  11. Lo de "los coches rojos no pueden adelantar a los coches negros" me ha arrancado una carcajada, y estoy en la ofi, petarda! Jajajaja!!

    Tu madre tenía la diversión asegurada contigo, Drew.

    Una cosa que me voy a atrever a insinuar: igual decías césped porque en tu familia las cosas se llamaban por su nombre; y no con eufemismos o diminutivos. Chocolatina Mayor, con 2 años y medio decía ukelele, porexpan y otras palabras por el estilo, porque en casa se las llamaba por su nombre. Ahí lo dejo.

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Me encanta la foto...qué cosota más bonita...qué dulce y que guapa, estás como una princesita tan rubita con tu pasador de delfín rosa....puede haber algo más tierno?....
    lo de rubia ya hablaremos tú y yo...tú tienes que dejarte el melenón que te gastas con tus tonos castaños naturales....estarías espectacular....
    flipo con lo de que leyeras con 4 añitos, pero tampoco me extraña...la gente inteligente tiene estos ramalazos infantiles de genialidad.....
    con 4 años se es muy cani para leer....y tú...pues a ver...si eres la comunicación y expresividad personificada, se veía venir entonces....
    Lo de la lengua es muy gore drew...te has pasado...tu madre es una gran mujer con un gran corazón (sobre todo por el desfibrilador que no ha tenido que utilizar contigo...)
    Me ha encantado tu entrada de hoy Silura marina menor de mi alma.....

    ResponderEliminar
  13. Skiterio: Jajajajaj, que bueno! Para tu amigo, Ausfahrt era más grande que Berlín, Munich y Frankfurt juntos, no?

    Paula: Por entonces, hacer Madrid Pozuelo era casi una hora de trayecto con muuuuchas señales, si me hubiera dejado en la cuneta creo que nadie se lo hubiera podido reprochar. El resto de aventuras casi que las cuente ella, no?

    Opiniones incorrectas: De peque era guapa, luego lo estropee. Que le harías a tu prima... :-)

    Jezabel: Si me arrugaba como una pasa, pero eso era un mal menor, jeje. Lo del pez gato, la verdad es que dio para unas risas, tuvimos una mañana curiosa. Lo de los coches, debió ser un momento de ofuscación mental infantil, como nuestro coche era azul... Besos y gracias!

    Irene: Es decir, que cuando tenga hij@s debería prepararme para la revancha, no? Besos guapa!

    Rocío: Yo estoy intentando convencerla, a ver si hay suerte! Lo de recitar las cosas de carrerilla tenía gracia... las primeras 10 veces. Besos!

    Cesa78: Bienvenida y gracias! Me alegro de que te haya gustado!

    Rachel: Lo del clavo fue la primera de varias, a ver si mi madre se anima y las cuenta. Muchas gracias por tus palabras! Besos!

    MdP: Le pediré que os lo cuente, pero por lo visto casi le da algo. Parrulín con 4 años lee de fijo, que es muy listo! Muchos besos!

    Trax: Tu también cantabas señales!!??? Mi madre será feliz al comprobar que su hija no es la única tarada. Muchos besos!

    Ebony: Pues imáginate si te lo suelta un mico mientras conduces por la Carretera de La Coruña, no se como no tuvimos un accidente! Mi madre confiesa que se lo pasaba bastante bien. Lo de comentas del césped, puede que tengas razón, entre otras cosas porque tampoco había más niños en la familia (con el anterior a mi, mi tío, me llevo 16 años, y con la siguiente, mi prima, 11) y creo recordar que el lenguaje era de lo más normal. Preguntaremos a SantaMadre!

    MdB: Es que la melena actual no es la de por entonces, igual que con 8, 9, 10, 12 o 14 años era bastante más rubia que en esa foto. Ya sabes, lo que se llama "pelo de color cambiante"
    Yo pensaba que aprendí siendo más mayor, pero echando cuentas nos salen 4 años, más que nada porque si que recuerdo perfectamente ser la única niña del Kinder que leía (ayudaba a mi profe a repartir unas fichas porque era la única que sabía leer los nombres). Así pasaba después, que con 9-10 años, mi madre me tenía que esconder el Cosmopolitan. Lo de la lengua, diré en mi defensa que a cambio jamás me he roto ningún hueso, algo es algo, no? Muchos besos, pez gato :-)

    ResponderEliminar
  14. Está preciosa en la foto! Y de repelente nada, era curiosa, y eso está muy bien!
    Ahora, lo de engancharte la lengua así, qué grima...
    Yo de pequeña, cuando me preguntaban que quería ser de mayor, contestaba que Traductora Oral de las Naciones Unidas. Toma ya, no sé de donde carajo lo saqué, pero debía quedar bastante repelente, jajajaja!

    ResponderEliminar
  15. Pero Drew si eras una niña preciosa!!! Además me pareces una ricura. Yo también jugaba con las señales de tráfico y con las matrículas de los coches al mus, de esto último tenía 8 años.

    ResponderEliminar
  16. Ay Drew QUE GUAPISIMA!!! Yo quiero mas historias de cuando eras peque!!! me encantan!! lo de los coches rojos no pueden adelantar a los negros... es que me parto, te lo prometo, me estoy destornillando!!! ;-) Tu mami tuvo suerte mujer, menudas risas se debio echar contigo!!!

    ResponderEliminar
  17. Drew¡ Que niña mas preciosa¡¡¡ que cosita madre¡ Me parto con tus historias infantiles¡¡ de repelente nada¡¡¡ Me encanta drew pequeña.. queremos mas¡¡¡

    ResponderEliminar
  18. Por cierto, mi hermana y yo, a parte de las señales, cantabamos matriculas (la ciudad del coche que nos cruzabamos)!!! Imaginate, como tu pero a duo!!! (no se como no tuvimos un accidente!) ;-)

    ResponderEliminar
  19. Mo: Yo tuve una época en la que quería ser Activista de Greenpeace, pero si, me ganas! Besos!

    Suu: Al mus? Me tienes que explicar como hacíais eso! Besos!

    Yo y mis mini yos: Pues nada, me tocará convencer a SantaMadre! Lo de las ciudades y las matrículas también lo hice, pero era bastante más mayor. Y si, desde luego yo no entiendo como hemos sobrevivido. Besos!

    Annie74: Eso, eso, presión a SantaMadre! Así leído queda muy mono, pero si, era repelente, hay que reconocerlo. Besos!

    ResponderEliminar
  20. Eras una auténtica monada (era de imaginar, mujer guapa, debió ser niña mona...) De repelente nada, un poco sabioncilla, como yo...

    ResponderEliminar
  21. Que niña tan guapísima!!! Con esa melena rubia!! Qu linda, que dulce... Oye me ha encantado esta entrada, sigue contandonos cositas de cuando eras peque de vez en cuando vale?? Alucinante que leyeras con 4 años... Miles de besos pequeña

    ResponderEliminar
  22. Ay Drew, estabas monísima!! Vaya niña guapa!! Y desde luego especial!!
    No me ha sorprendido que una vez que aprendiste a leer tu libro favorito fuera el de los peces, como no! No sólo por tu amor al mar y a sumergirte sino porque eres un pececillo de color!!

    Por cierto, yo también era de las que ametrallaba a mi padre con las señales de tráfico... luego no me saqué el carnet hasta los 32!!
    Besos mil

    ResponderEliminar
  23. Jajajaja! lo del pez me "ha matado", es buenísimo!! jajajaja
    Y de lo del clavo en la lengua... madre mía, nuestras pobres madres no ganaban para sustos!

    ResponderEliminar
  24. Querida, eras una niña monísima, yo me habría encargado una igualita que tú si hubiese podido ;)

    Divina eras ya entonces, así en breve te lo digo.

    Besos súper fans,
    Lady Vaga.

    ResponderEliminar
  25. Muy bien dicho, la revancha.... desde que tuve a mi mayor pensé: estoy pagando por todo lo que le hice a mi madre de pequeña. Las situaciones se repiten y hacen lo mismo que yo de pequeña que tanto le molestaba a mi madre y claro ahora tambien a mi...Desde ahora entiendo mucho mejor a mi madre...

    ResponderEliminar
  26. Pero que rebonica que eres!!! Que sepas que todavía me duele la punta de la lengua, que he ido yo mentalmente arrastrando la lengua por la barandilla hasta el puto clavo!!! ¿Así que tu también eras una marisabidilla? no sabes como te entiendo jeje Por cierto, que hace un par de años estuve por Zaragoza y resulta que en el Ebro han soltado siluros, que estaban gordos como gatos y que cazaban palomas, se me cayó la boca hasta los pies cuando vi a uno de aquellos bichos coger la paloma por la pata...alucinante! Me ha encantado tu entrada, un beso guapa.

    ResponderEliminar
  27. @Mousikh: Jajja, entonces espero otra entrada tuya con tus "perlas" de cuando eras pequeña! Besos!

    María: Gracias maja! Le diré a mi madre que haga memoria, pero le cuesta! Besos!

    Cocolina: Tus palabras siempre son especiales para mi :-) Es curioso, porque hoy, viendo la foto del pez, es bastante feo.. Me gustaría encontrar el libro, sería curioso.
    Lo del carnet a los 32... ya te vale! Besos!

    Silvia: A mi también me mató en Copenhague, te lo aseguro! Lo del clavo, en fin... que sería de un niño sin accidentes que contar?

    Nin: Divina tu, maja! Me alegro de verte por aquí, mil besos de fans a fans!

    Irene: Supongo que algún día entenderé yo a la mía... o espero que no!

    Cocinera: Yo no se en que estaría pensando para chupar una barandilla, en fin.. Lo de Zaragoza, voy a tener que hacer un viajecito para fotografiar siluros! Besos!

    ResponderEliminar
  28. Fácil, los 1 y 2 son pitos, los 0 y 3 son reyes, los 9 caballos y los 8 sotas y los demás números lo que son.

    Mira duples de Reyes caballos (matrícula: 9039, por ejemplo) Te gano a pares
    No, porque yo tengo duples de reyes (matrícula: 3033)
    Pero tenías que verla mientras conducía tu padre

    ResponderEliminar
  29. Pero si eras una monada! lo del piercing a los 2 años...muy precoz, tu madre se debió dar un susto de muerte. Los niños son divertidísimos por las ocurrencias que tienen, nada de repipis.

    ResponderEliminar
  30. Jajajajaja
    Me ha encantado la entrada rubia!!
    Lo de la lectura precoz es peligroso. Mi E. con 4 años leía tb ¿uy qué le dió por leer? Las pintadas de las paredes. Mira mamá ahí pone "Cab..." y ahí pone "pu.... nación" y más cosas por el estilo.
    Lo de las señales de tráfico me meo...Yo tampoco sé como no te bajó en una cuneta ¡¡con lo nerviosa que te pones cuando llevas atrás un niño sin parar de cascar! jajaja
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  31. Suu: Alucinada me has dejado!

    Lola: Mi madre se asustó, pero por lo visto no fue nada. Si me estaba comiendo una salchicha cuando llegó, mucho no podía doler...

    PFYM: Yo lo de los niños hablando lo llevo bien, lo que llevo fatal es lo de las peleas. Ya te contaré un día como conseguí que mis primas dejaran de discutir en el coche. Besos!

    ResponderEliminar
  32. Jajajajaja, espero jugar con mis hijos cuando crezcan!!!

    ResponderEliminar