sábado, 12 de noviembre de 2011

Érase una vez: Un torneo


Para contar ésta historia tenemos que remontarnos a las navidades del año 2000. Nuestra protagonista es una chica rubia de 16 años que jugaba al volley en el equipo de su pueblo y que estaba de vacaciones como cualquier otra chica de su edad. Iban a ser unas vacaciones intensas ya que, además de los regalos, las fiestas, y todo lo que rodea ésas fechas, Ella esperaba un acontecimiento muy chulo: El II Torneo Internacional de Navidad, que se iba a celebrar nada más y nada menos que en el pabellón donde Ella entrenaba con su equipo. Y que tenía eso de especial? Pues muchas cosas:

El Torneo Internacional de Navidad es un torneo de Voleibol que se celebra todos los años más o menos en las mismas fechas (entre Navidad y Nochevieja) y que reúne varias selecciones internacionales de la categoría Junior. Eso significaba que esa Navidad, en el pueblo de nuestra prota, se iban a reunir 4 selecciones internacionales compuestas por chicos de entre 16 y 18 años, que se iban a tirar 3 días jugando partidos en el pabellón deportivo del pueblo. Por supuesto, para organizar todo ésto hacen falta chicas que ejerzan de azafatas, recogebalones, etc. Y quién mejor que las chicas del equipo local para cubrir éstos puestos? Pues nadie, por supuesto. Vamos, que la rubia y sus compañeras prácticamente solo iban a salir del pabellón para dormir. Engorro? En absoluto, ellas encantadas, ya habían tenido la suerte de hacerlo el año anterior y desde luego había sido toda una experiencia. 

Y que es lo que pasa cuando metes a 80 chicos y unas 30 chicas más o menos adolescentes en un pabellón durante 3 días? Pues que obviamente, por mucho que haya que estar concentrados en los partidos, hacer "relaciones sociales" es prácticamente una obligación. Los chicos desplegaban todo su arsenal de piropos y frases ingeniosas. Las chicas se peleaban porque su turno de recogebalones coincidiera con el partido del equipo de su chico favorito. Y si ya de paso les tocaba en su campo, mejor que mejor. Nunca se hicieron tantas trampas y tantos tratos para cambiar unos turnos. Ni en las peores empresas para pillar la primera quincena de Agosto, oiga. La selección más codiciada? Por supuesto la española, con la que ya habíamos coincidido el año anterior, habían surgido amistades, habíamos quedado para ver algunos partidos de la selección absoluta... Vamos, que ahí ya había habido (y seguía habiendo) contacto y mucho ligoteo. 

En cambio, nuestra protagonista se había fijado en un chico de otra selección. Él es alto (obvio, que para algo juega al voley), moreno, de ojos oscuros y pelo rizado, con una sonrisa muy dulce y cierto aire entre inocente y travieso. Vamos, que tenía algo, algo que a nuestra amiga le llamó la atención desde el primer momento, y ya no miró a nadie más. Ni a los españoles, ni al rubio guapísimo de la selección portuguesa, ni a nadie. La selección del susodicho? Una cuya capital se encuentra a 3356 km de Madrid. 

Todo empezó con miradas, sonrisas, te paso el balón, te doy las gracias, te sonrío de nuevo... Hasta que Él, con toda su poca vergüenza, se acercó a preguntarle (en inglés) donde podían comprar tabaco. No para él, para sus compañeros, por supuesto. Ella y sus amigas, como si fueran el centro municipal de información. O al menos lo intentaron. 

El torneo solo duraba 3 días, así que había que disfrutar cada segundo. Miradas, sonrisas, Ella cambiando turnos como una loca tanto para hacer como para no hacer (tan importante es "trabajar" con el equipo adecuado, como estar libre cuando el objeto de tu admiración no juega). Durante un descanso entre partido y partido, la rubia y sus compañeras tocan un par de balones. Él las mira. Tras el partido: "Te he visto jugar, lo haces bien". "Mentiroso". 

Él ya ha jugado y Ella no tiene turno, así que aprovechan. El escenario, la barra del bar de la planta de arriba, que no se ha usado como bar en la vida. Él y Ella sentados encima de la barra, hablando de lo humano y lo divino. Él le cuenta cosas de su país, Ella le cuenta cosas de su equipo. La conversación fluye tan natural que no notan el paso del tiempo. De repente, una puerta que se abre y una voz enfadada: Es la del entrenador, que a voces le anuncia que por lo visto todo el equipo le estaba esperando a Él en el autobús. Él sale corriendo, Ella se queda sentada en la barra, entre asustada y muerta de la risa. 

Llega el último día, el último partido. Ella ha conseguido el turno de el partido de Él. Cada vez que Él saca y Ella le pasa el balón, el entrenador pega voces que Ella, obviamente, no entiende. Tras el partido: "Que le pasa a tu entrenador que tiene muy mala leche?" "Me estaba diciendo que dejara de mirarte y me concentrara en el saque". Ella se parte de la risa, no sabe si es verdad, pero le encanta. 

El día llega a su fin, el torneo también. Hay que despedirse. Que si hubo beso? Lo hubo, dulce, pero de los que a la vez hacen que te tiemblen las piernas, de los que no se olvidan. Se intercambian direcciones "Te escribiré". La despedida duele mogollón. "Vamos a jugar un amistoso contra España, vendrás?" "Lo intentaré". Mañana es Nochevieja y no es fácil escapar de la vigilancia materna, pero desde luego que ella lo intentará. Se despiden, con la esperanza de verse en un par de días. Ella llora a mares de camino a casa. 

Al día siguiente, hay que huir. Si hay que mentir a SantaMadre, se miente, porque una de las compañeras quiere ir a ver a su "fichaje" de la selección española, así que nos vamos de visita a la residencia donde están todos alojados. El destino? Leganés. Ella, super esperanzada, deseando verle, pero al llegar se lleva una desagradable noticia: El equipo de Él se ha ido a hacer turismo por Madrid. Ella llora desconsolada, necesita decirle, al menos, que ha estado allí. En la recepción se apiadan de Ella y le chivan el número de habitación. Ella deja una nota en la puerta "He estado aquí, esperaba verte, lo siento". 

De todas formas, la mañana valió la pena, risas con los chicos de la española, mañana de incógnito porque se supone que están de descanso y el entrenador no les deja salir de la habitación. En la recepción se vuelven a apiadar y les abren la biblioteca para que no les pillen. Resulta también que un chico alojado en la residencia vive en el pueblo de las chicas y justo va para allá, así que las lleva en coche de vuelta y ellas encantadas. Pero Ella no olvida que no ha podido verle, que puede que haya amistoso y no sabe dónde ni cuando. Se lo va a perder, y no va a poder verle antes de que se marche... Fue una Nochevieja amarga. 

Al cabo de un par de semanas, Ella recibe una carta de Él en el buzón: "Pedí tu teléfono a todo el mundo y no lo conseguí, intenté localizarte para que vinieras al amistoso pero fue imposible. Cuando el avión despegó de Madrid, lloré por ti. Espero volver a verte". Ella también lloró al leerlo, Ella también esperaba volver a verle. 

25 comentarios:

  1. Oh que historia mas dulce!!! muy bonita y especial, las cosas a esa edad siempre lo son.
    Volvio a saber Ella algo de El??
    Un final bonito-triste sin duda. Besitos

    ResponderEliminar
  2. AHHHHHHHH!!!!!y así empezó todo......
    Una nochevieja amarga por otra que será un bombazo ;o)

    ResponderEliminar
  3. Y? EXPLICA MÁS!?!?!!?!?!?!??! os volvisteis a ver???? a escribir???? Pero será posible? esto no se hace!!!!

    ResponderEliminar
  4. Ainssssss....qué bonitoooooooo!!!!!

    Me imagino el momento 16 añitos, recogiendo pelotas, tíos buenos.....es lo mejor de la adolescencia!!!!....lo peor, el pavo que teníamos muchas a esa edad, pero que nos quiten lo bailao!!!!


    Ahora eres como Mary, nos dejas mordiéndonos las uñas....yo con vosotras no gano para que me crezcan!!!!

    Un besazo guapa!!!!!

    ResponderEliminar
  5. yO QUIERO SABER MÁSSSSSSS, jajajaja, yo no escribo la historia del idilio en boston con punki-pijo americano por respeto a papi, pero sí, es una concentración de pavada...y qué sentimientos tan profundos oiga! Un besete, qué pasóooooo???

    ResponderEliminar
  6. Preciosa historia!!
    Y... la rubia y el macizorro moreno se volvieron a ver? a escribir? a llamar? ;)

    ResponderEliminar
  7. me encantaaaaa! me ha transportado a mis 16 años, y esa tontería de me mira, no me mira, se acerca, y esos besos castos y puros ..........aixxxxx.......que bonito!!! explica, explica, lo volvistes a ver? seguro que os carteasteis no?

    ResponderEliminar
  8. Entiendo que este es el inicio de la historia ! Muy bonito ... Espero que sigas con el resto !! Estaré pendiente.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué bonitoooo! ¿Ella le contestó a él? ¿Durante cuánto tiempo se cartearon? ¿Se volvieron a ver? ¿Son colegas en la actualidad? [MODO COTILLA ON]

    ResponderEliminar
  10. Hermosa historia y magnífica manera de contarlo... felicitaciones a Ella... (quiero saber si volvió a tener contacto con ese dulce de leche llamado Él...)

    Andre

    ResponderEliminar
  11. Drew que historia mas bonita.. y hace ya 11 años?? veo que sigue coleando jaja.. cuenta cuenta¡¡
    besos.

    ResponderEliminar
  12. Ains! Me has hecho sentirme mayor, porque he viajado en el tiempo y he recordado unas cuantas historias de una adolescente pelirroja...bueno, en realidad por aquel entonces tenía el pelo castaño, igual que tú eras rubia, no? ;)

    ResponderEliminar
  13. Rocío: Si hay más capítulos, lo sabrás :-)

    PFYM: Lo de la nochevieja está chungo, pero al final la fecha es lo de menos :-)

    Lola: Jajajajaj, ya veremos si hay más historia que contar!

    Jezabel: La verdad es que la experiencia era una pasada, super divertido. A ver si la historia continúa...

    Madi: Pueeees... ya veremos que pasó!

    Alecia: Eres una perra malvada :-)

    Nita: La verdad es que tenía más gracia que ahora. Ya habrá más, jaja.

    MATT: Tu lo has dicho :-)

    OI: Para responder a tantas preguntas necesito VARIOS capítulos!

    Andrea: Hay dulces que no se dejan escapar...

    Annie74: Ya veremos, jajaj!

    @Mousikh: Yo también me siento mayor cuando lo cuento, porque la verdad es que han pasado mogollón de años de ésta historia...En fin, que habrá más!

    ResponderEliminar
  14. Deseo que a logren tener una vida en común, que al final el corazón se impondrá, acercará los kilómetros y solucionará las dificultades. Cada piedra en el camino los hace más fuertes! ¿Dónde he leído yo esto antes? ;) No sé, pero es cierto. Espero seguir leyendo la historia.

    ResponderEliminar
  15. Ains, los dieciséis!! Todas las tonterías que se hacían y lo que se sufría. Por suerte ahora echamos la vista atrás y nos reimos.
    Pero a lo que ibamos, que quiero saber más!!!
    Que por lo que leo, eso no se quedó ahí eh?
    Besitos

    ResponderEliminar
  16. Que historia tan bonita y no puede tener ese final... espero que nos sigas contando y cuando llegues al presente nos cuentes buenas noticias...

    ResponderEliminar
  17. Ay tíaaaaa hoy que no he tenido tiempo pa nada me he tirado a tu blog....ME HA ENCANTADO!!!!!
    Sobre todo lo que más me han gustado son las notas no leídas en presencia del otro.....
    la que la rubia le dejó en la puerta de la habitación....qué ansiedad le debió entrar a él tratando de localizar el teléfono....
    y la nota de él..., diciéndo que ha llorado de impotencia por no poder localizarla de ninguna manera.....

    Muy bueno lo del entrenador....qué subidón para nuestra rubia..., algo que no puedes comprender y que el resto de gente entiende perfectamente.....y resulta que es algo lindo y del chico que le gusta a la rubia...a la que no quita ojo....

    Ah por cierto....ya estás tardando en escribir el segundo capítulo de la rubia y el atómico.....me has oído?....pues eso...a escribir....

    ResponderEliminar
  18. OH Drew!!!, que bonita has contado la historia!!!.
    Por supuesto que hay más...,no me quedan dudas...
    Estoy ansiosa por leer el resto..
    ¡Ms mejores deseos!

    ResponderEliminar
  19. AAAAHHHHHH!!! QUE TIERNO

    y como sigue??... el segundo capitulo..espero que no se haga de rogar mucho sino me quedo sin uñass

    besines

    ResponderEliminar
  20. Yo también me he quedado con ganas de saber cómo continúa...(es que hay historias que no se olvidan, verdad? ;))
    Besos!

    ResponderEliminar
  21. Cuando he leido el título del post ya me imaginaba yo un torneo a lo medieval, con sus caballeros y demás, jajaja! Bueno, caballero sí que había en tu historia...Y cómo dices que sigue??? Muas!

    ResponderEliminar
  22. MdP: Que el corazón se imponga donde se tenga que imponer, pero no puede seguir llorando por algo que nunca pudo ser por la distancia.

    Trax: Puede que si, puede que no... De todas formas, las locuras que se hacen con 16 son para recordarlas toda la vida :-)

    Irene: Yo espero lo mismo!

    MdB: Jajjaaj, estaba esperando tu reacción como agua de mayo! La nota de Él creo que todavía existe, parece ser que Ella la guardó a buen recaudo. Y el entrenador todavía aparece en las pesadillas de Ella!

    Mama Nortina: Veremos si hay más capítulos!

    Rachel: Tierno fue un rato, si :-)

    Laura: Nadie piensa que 3500 km son muchos como para que continue? :-) Besos!

    Mo: Jajajaja, si, desde luego que hubo uno. Muchos besos!

    ResponderEliminar
  23. Voy a por el segundo capítuloooo!!!! Un besito

    ResponderEliminar
  24. Hola;
    Te encontré por casualidad, y empecé a leer tu blog como una posesa para ver como lo conociste :)
    Es preciosa la historia, qué suerte has tenido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isa! Siento decepcionarte, pero no es el mismo chico. Este salió muuuy rana, que le vamos a hacer.

      A mi marido le conocí en un viaje a la playa. Hay un post al respecto en diciembre 2012. Besos!

      Eliminar