martes, 31 de enero de 2012

De tiendas, dependientas y traumas cromáticos


Tengo un pasado oscuro. Lo se, todo el mundo lo tiene, pero el mío es del tipo "Darth Vader", oscuro, malo y sombrío. Hace muchos años formé parte de un club inaccesible, incomprendido, misterioso, y que maneja los destinos de muchas mujeres de éste mundo. Durante 9 meses, yo fui dependienta en Stradivarius. 

El principal problema que me encontré a la hora de ingresar en semejante oscuro club fue mi fobia a las compras. "Alma de cántaro, si no te interesa la ropa y las compras que narices haces trabajando en una tienda". Todo sea por dinero. Lo se, eso tiene un nombre. Y por las pintas que llevábamos al trabajar, no me extraña que las profesiones se pudieran llegar a confundir. A lo que iba, que aunque no lo parezca, hasta para  doblar ropa en una tienda se necesitan conocimientos, y si lo hubiera sabido antes me hubiera ahorrado muchas caras de pez:

Caso 1: He comentado alguna vez que soy muy fan de los vaqueros? De hecho, por entonces era muy difícil verme con otra cosa. Pero un vaquero es un vaquero, por eso me quedé con una cara de flipe total cuando un señor apareció con su hija de unos 12 años y me pidió unos "pantalones de 5 bolsillos". A ver, 1, 2, 3, 4... y dónde narices va el 5º??? Gracias a dios una compañera me salvó del marrón, porque a mi me faltó boquear como un pez fuera de la pecera. 

Para éstos casos las dependientas tenemos algo muy chulo y muy práctico, el santo gríal de las dependientas. Es nada más y nada menos que un pinganillo  - walkie. Vamos, como un walkie-talkie, pero con un auricular al oído. Eso sirve más que nada para poder comunicarse con el resto de dependientas, como con las compañeras que están en un puesto fijo y no se pueden mover (ejemplo: En fin de semana suele haber una chica en el almacén a la que le puedes preguntar si te quedan tallas de un pantalón sin tener que entrar a por él, o la chica de probadores te puede pedir que le traigas una prenda para alguna clienta que por ejemplo necesite una talla menos). El problema es cuando le empezamos a dar un "uso inadecuado" a los walkies

Caso 2: Martes por la mañana, no hay ni Dios en la tienda, y parece que os han puesto gas de la risa en el sistema de ventilación, porque estáis todas de un chorra que no os aguantáis. Esos días la música está mas baja y en vez de llevar el pinganillo en la oreja, por comodidad (el casco acaba doliendo mil) llevas el walkie con el altavoz puesto. En esto que entra una clienta, y cuando la estás atendiendo con toda tu profesionalidad, se escucha por el altavoz de tu walkie "Mamá Pata a Charlie 5, te mando cargamento de cinturones con Cigueña cabreada" (Traducción: "Menganita, que soy Fulanita, que ahora te lleva Zutanita los cinturones"). La clienta te mira y no sabe si salir corriendo o partirse de la risa. 

Caso 3: Sábado tarde, música a niveles discotequeros, pinganillo en la oreja y el volúmen del Walkie a todo trapo. Tu atiendes a una clienta cuando de repente alguien se pone a pedir cosas a grito pelado por el casco. Tu no puedes escuchar a la clienta y al pinganillo a la vez, así que le pegas un manotazo para quitártelo. La clienta te mira raro. Pese a la música se escuchan las voces que están pegando por el walkie. La clienta te mira más raro todavía.  

En fin, que pese a todo eso, era práctico, lo prometo. 

Puede parecer que trabajar de dependienta es un trabajo fácil, pero poco más y se necesitan estudios de Bellas Artes. Seguro que alguna vez habéis visto esos muebles llenos de camisetas de tirantes, o de lycra, todas iguales pero de un montón de colores diferentes. El caso es que a todos esos colores hay que darles un nombre, a ser posible comprensible para el resto de los humanos (Hablar con una clienta sobre una camiseta en 001 o 007 no tiene mucho sentido. Para quien quiera saberlo, eso en Stradivarius son el negro y el blanco). Conocéis ese chiste en el que los hombres se quejan de que el malva o el salmón no son colores, y que ellos no pueden distinguir más que la gama básica? Yo era así, y de hecho era feliz siendo así. Pero un buen día me encontré distinguiendo perfectamente el "Verde eléctrico" del "Verde hierba", el "Rosa palo" del "Rosa fuerte" o del "Rosa chicle", el "Azul celeste" y el "Azul Medio", el "Amarillo pollo" del "Amarillo claro" y no sigo que me pierdo. El problema es que sigo siendo capaz de hacerlo. Yo, que solo visto de negro, morado, rojo y poco más... Si me han mirado raro cuando he hablado de ésto fuera del "mundo dependientil"? Me han mirado más o menos como estáis mirando vosotr@s a la pantalla ahora mismo (como si os viera). 

Pero el mayor secreto de una dependienta está en el hilo musical. Seguro que muchas conoceréis que existe un grupo en Facebook llamado Si, a mi también me dan ganas de pedir un cubata al entrar a Berska (salió hasta en las noticias). Pues que sepáis que esa música tiene un motivo, y que no, no es empujar al cliente a  comprar más, ni nada similar. Vosotras recordáis esas pelis donde salen los esclavos remando en las galeras, con un tío marcando el ritmo con un tambor y otro pegando voces y latigazos? Pues la música es para una dependienta, lo que el tambor y el látigo a un esclavo. 

Que no, que no me he vuelto loca. Os aseguro que no hay narices de aguantar una jornada laboral en una tienda de éstas sin la música a todo trapo. De hecho, recuerdo un día que el CD se quedó enganchado y de repente la tienda se quedó en silencio. Fue como si le quitaras las pilas Duracel al conejito, ahí no había cristo que se moviera. 

(Así va una dependienta con música)

El caso es que lo de la música si que tiene efectos secundarios, y no, no es la sordera. Es que puede arruinar tu vida amorosa. 

Caso 4: Sales una noche con tus compañeras de trabajo. Os vestís, os ponéis monísimas (que para algo trabajáis en el mundo de la moda, leñe) y os disponéis a pasar una noche estupenda, vais a ser las reinas de la fiesta y vais a arrasar. Lleváis una hora en el bar, bailando como locas, sois las reinas de la pista. De repente, el DJ pone una de esas canciones que suelen sonar en la tienda. Os quedáis paradas, os miráis, os reís, os empezáis a sentir raras. Y de repente os empiezan a salir los "tics", el cuerpo os pide hacer exactamente lo mismo que soléis hacer cuando suena esa canción: La que suele estar en el probador hace gestos con las manos como si estuviera doblando ropa. Las que suelen estar en tienda sienten un irrefrenable deseo de andar (al ritmo de la música, que lo lleváis mejor que la pasarela Cibeles), pero como el bar está hasta arriba apenas pueden dar 3 pasos que se convierten en un movimiento de pies de lo más arrítmico. Os miráis y os descojonais. Así no hay quien ligue. 

Y ese es el principal motivo por el que existen las dependientas estúpidas, y es que por desgracia puede provocar que tengas una vida sexual de lo más cutre, y ya sabéis que eso va muy mal para el sentido del humor. Para otro post si queréis hablamos de clientas estúpidas, que ahí también tengo para repartir. 

37 comentarios:

  1. Ahora empiezo a entender la mala leches que tienen las dependientas de este tipo de tiendas.... jejejej...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando escriba el post de las clientas entenderéis más, que a veces es que te ponen de una leche...

      Eliminar
  2. Uff, ¡muy complicado para mí! Con lo jartible que soy, me da un arrepío y tiro y piso el walkie xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tener muchas tragaderas, pero bueno, en ese momento era lo que tocaba...

      Eliminar
  3. alaa depedienta de stradivarius?? que me cuentas??? jejej la verdad es que me has aclarado dudas existenciales en cuanto a las que trabajan en estas tiendas, toda una aventura sin duda, me ha gustado leer esta historia :) Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que nunca más vuelves a ir de compras igual, es algo que te marca de por vida. Mira que tenía 19 años y me acuerdo como si fuera ayer!

      Eliminar
  4. Joder, pues yo cuando era estudiante siempre quería trabajar en una tienda inditex, por eso de poder comprarme lo que quisiera teniéndolo más a mano.....pero cuando entraba y veía esas montañas de ropa descolocadas me volvía majareta!!

    Así que, compaginé mi etapa universitaria con tiendas de ropa de menos afluencia o tiendas de decoración :-D

    El chunda chunda de esas tiendas es para suicidarse!!!

    Un besoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeza mi vida, tenías tu alguna extraña inclinación hacia el esclavismo?? Porque si no, te juro que no lo entiendo. El problema es que tienes todo a mano, pero no te hacen ni un mísero descuento, lo sabías? Así que en el fondo es una putada.

      Por cierto, esas montañas de ropa se organizan en mesno de lo que parece, lo prometo. Y el chunda chunda es sagrado, de veras que no hay huevos de currar sin él! Besos!

      Eliminar
  5. No me lo creo!!
    Si yo entrara en una tienda de Stradivarius (cosa poco probable a estas alturas) y te viera de dependienta diciéndome: " no nos queda en azul azafata pero esta otra en azul francés le queda muy bien con el blanco de sus ojos" mientras mueves los pies compulsivamente y alguien te gritara por el pinganillo, me diría, a mi no me la das, tu eres una pardilla,... en realidad esto es color azul escarabajo joya (como diría E.), y hay un titi chuleándote por el pinganillo y diciéndote que no me vaya sin pagar al menos una consumición.

    Hala, toma comentario surrealista!!
    ¡¡Casi tanto como que sepas nombrar tantos tonos de rosa!! ¿¿rosa?? jajajja
    Te quiero guapa, y te perdono este episodio oscuro de tu pasado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has llamado pardilla, snif, snif... Y si, se nombrar el rosa aunque no me lo pondría ni muerta. Gracias a dios que me quieres, que si no me pillo la depre de mi vida... Besos cielo!

      Eliminar
  6. Drew:
    OH!, ¿te he dicho que nunca dejas de sorprenderme? jejejeje..., nótese entre tu época de pelo rubio, tus despedidas en aeropuertos al estilo películas de antaño, tus encuentros intermitentes con Merphy..., tus fabulosas fotografías de calendarios de rock, paseos en auto de niña, con tu Santa Madre, recetas de cocina imperdibles, visitas a spa de lo más envidiables, etc, etc...
    Hoy ¡otra más!, nada que decir... ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, no entiendo como no me compran los derechos de mi vida para hacer una peli... Na, es que así todo junto parece más de lo que es.

      Muchos besos!

      Eliminar
  7. Ufff. Yo nunca he trabajado de dependienta, pero cara al público sí. No sirvo. Ya lo he comprobado. Me sale la bordería en cuanto menos me lo espero. La gente me parece inaguantable, qué quieres que te diga. Por eso siempre que voy a cualquier establecimiento, tengo mucho cuidado de respetar el trabajo de quien ande por ahí, que sé la mala leche que se les puede llegar a poner si no. No sabes cómo te admiro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después curré de Teleoperadora y es mucho peor, te lo aseguro. Pero si, hay que tener kilos de paciencia...

      Eliminar
    2. De Teleoperadora trabajé yo mucho tiempo!!! Me crié en Pozuelo, trabajé cara al público, fui teleoperata... A ver si mi álter ego vas a ser tú.
      De todas formas, prefiero ser teleoperadora. Lo llevo mucho mejor que verle el careto a la gente.

      Eliminar
  8. Drew eres una cajita de sorpresas !!! My god la de cosas que tienes para contar chiquillaaaa
    Me he Descojonao imaginandote en tu época oscura!!! Jajaja
    Que la fuerza te acompañe.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te pongo una foto de lo que llevaba de uniforme, te descojonas más todavía. Eso tengo que contarlo, que es de traca!

      Eliminar
  9. Tia!! tu del club de las divinas.... me has dejado muerta, morida matà..

    no te imagino yo...fijate

    en fin cuando necesite un tip para buscar el color perfecto...ya se a quien llamar jeje
    besotes

    falta menos para Egipto ehh!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te digo la verdad no pegaba ni con cola... Pero mira, duré 9 meses, hasta que encontré algo mejor! Muchos besos!

      Eliminar
  10. Para rato me imagino que has trabajado en una tienda de estas... no te pega nada, ja,ja... Leyendote he descubierto muchos entresijos de estas tiendas... la verdad que está todo estudiado para que compres cosas, somo en los supermercados, todo puesto en su sitio por un motivo... Cuantas historias tendras para contar!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que hay trucos, pero son menos evidentes de lo que la gente piensa (si por ejemplo en la calle hace frío, los maniquís se visten con cosas abrigadas, no con camisetas de tirantes, no se si me explico), y desde luego la música no tiene nada que ver. De hecho, más bien es al revés, cuando hay mucha gente se ponía música más cañera para que la gente fuera más rápido y no se formaran colas... Y si, historias tengo mil, ya iré contando!

      Eliminar
  11. jajajajajajaja
    jajajajajaja
    me ha encantado, qué bien lo explicas.....lo del pinganillo a poco me muero, me ha dejado loca no conocía ese invento....y si, te entiendo perfectamente,´el código de barraas, los primeros dígitos camiseta, vestido pantalón, otro para el color, otro para el tipo de tela.....y la música....es alienante.....
    y ahora comprenderás: hice selectividad en septiembre y no había plaza en Derecho, tuve que entrar el año siguiente: y si, estuve trabajando ese año en Blanco....yo también tengo mi pasado amiga....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no hayas hecho tú, alma de cántaro...
      Y no has trabajado nunca escribiendo guiones para el club de la comedia o similar? Ja, ja!

      Eliminar
    2. MDB: Si es que encima el Blanco donde tu currabas tiene que tener tela... Tu también nos tienes que contar aventuras de esas!

      MdP: Creo que no tendría mucho futuro... no?

      Eliminar
  12. Vaya sorpresa!! No te hacía yo trabajando en stradivarius!
    Lo del pinganillo y tal, debe ser las tiendas muy grandes, o la gran ciudad, porque por aquí no existen esos métodos. Siguen con la megafonía de toda la vida!
    Y yo que también trabajé cara al público, aunque no en textil, soy mucho mejor clienta desde entonces.
    Así que la entrada de los clientes estúpidos, va a ser muy interesante.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en los Stradivarius de Madrid los he visto en todos, lo que pasa es que no siempre se ven, y además no siempre nos los ponemos (como digo, es un poco coñazo). Y si, la entrada de los clientes da para mucho... Beoss guapa!

      Eliminar
  13. Ahooooooora lo entiendo todo! (lo de la mala baba de algunas dependientas). Pobres, las veo ahí doblando ropa con cara de querer quemar la tienda entera...En fin, debe ser un curro jodido (y que estar de cara al público es muuuuy duro, y en eso sí que tengo experiencia!). De todas formas no te han quedado demasiadas secuelas, jajajaja! Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, desde luego hay veces que quieres arrasar con todo. Sobre todo cuando te destrozan el montón que acabas de doblar... Y no, por suerte los daños cerebrales no se notan mucho :-) Besos Sister!

      Eliminar
  14. Esto explica ciertas situaciones que yo, desde la entrada junto al de seguridad, observo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo recuerdo a los acompañantes sentados en los asientos de probar zapatos, con cara de aburrimiento mortal, os merecéis un premio :-)

      Eliminar
  15. Yo trabajé (como ya sabes) de camarera y también he de decir que desde entonces me convertí en una cabrona cuando salgo a cenar... mi listón de calidad subió bastante, que le vamos a hacer.
    Interesantísimo aporte, Miss Drew...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que soy una pava y me da pena quejarme, pero seguro que tu tienes anécdotas para dar y tomar. Besos nena!

      Eliminar
  16. Jajajaj jajajaj me parto contigo Drew!! dependienta del Stradivarius, no lo hubiera imaginado nunca!! jajajaj Cuentanos más historietas!! Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta semana sin falta post sobre clientas, menudas eran, jeje. Muchos besos!

      Eliminar
  17. Vaya¡ Si es que vales para todo ;D¡ Yo cada vez que entro a zara y veo como estan los montones esos de camisetas.. en rebajas.. que somos la pera limonera.. a sacar la del fondo y ponerla arriba.. pienso.. pobrecitas estas chicas.. lo que tienen que aguantar. Tengo una amiga dependienta y me suele contar jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, lo de las rebajas es hasta caso aparte, menudo día.... Y lo de las camisetas, lo que pone de mala leche es cuando ves a gente que revuelve a posta, que te prometo que pasa. Yo en mi zona de la tienda tenía el mueble de los vaqueros, te juro que era una pesadilla. Besos!

      Eliminar
  18. Hola!!
    Podrías hacer un post de como doblar las camisetas sin una superficie? Lo he visto muchas veces y no pillo el hilo!!jajaj gracis

    ResponderEliminar