lunes, 23 de enero de 2012

Érase una vez: Una voz


Tenía yo abandonada (que no olvidada) la historia de la ex-rubia y el chico estupendo. Si os digo la verdad, mi gran dilema era por donde continuar, porque justo ahora se cumple un año del punto en el que dejamos la historia, y como os podéis imaginar, en un año han pasado muchas cosas, pero no todas tan relevantes como para que ocuparan una entrada ellas solas. Así que he decidido resumir, que tenemos que llegar a la actualidad. 

Si queréis saber la verdad, después de esa promesa prácticamente no pasó nada. Recordemos que Él tenía una pareja, con la cual tenía problemas y en un principio había roto, aunque todavía volvieron un par de veces. Y Ella siguió con su vida (creo que hay por ahí cierto blog que lo demuestra), incluso tuvo un par de intentos de relación. Hay que decir que Él se enteró de uno de ellos y le sentó a cuerno quemado, de hecho de vez en cuando todavía se lo "recrimina" a la pobre ex-rubia. En fin, que la vida es muy complicada, pero Ella lo que promete lo cumple, y básicamente se dedicó a esperar que su economía se lo permitiera. 

A partir de Agosto, la situación cambia. Nunca sabremos si sería un trastorno mental temporal, una venganza del Señor de La Sexta o simplemente que las vacaciones la trastornan, pero Ella se pasó la mitad de sus vacaciones (en cierta ciudad a la vera del Mediterraneo) mirando al mar y pensando que Él estaba al otro lado. Patético, y  Ella lo sabe, pero es que cuando le da la vena.... Tras ese Agosto obsesivo, en Septiembre  - Octubre estuvieron bastante distanciados (no hay nada peor que un hombre estresado, pero había que aguantar). Hasta que cierta noche de finales de Octubre, Ella se metió media botella de Lambrusco para el cuerpo y le soltó por esa boquita muchas cosas que se había estado callando. Sin duda, esa conversación cambió las cosas para mejor, y desde entonces es muy común que la El y Ella se pasen las noches tecleando por Skype. Desde ese día Ella organiza su viaje, para el cual queda poco, tan poco que Ella se asusta solo de pensarlo. 

Pero a lo que íbamos, que no todo va a ser drama. Remontémonos al 9 de noviembre, día de la Almudena. Ella, tirada en el sofá, disfrutando del día libre y pensando en la cena que tenía después en casa de su vecina, iban a preparar una lasagna estupenda. De hecho, tenía que ir al super a comprar el vino y le estaba dando una pereza monumental salir de casa, pero es lo que tocaba. A todo ésto que se conecta Él, y empiezan una conversación banal que tenían pendiente, pero que acaba derivando el tema que más problemas les estaba dando hasta ese momento: La confianza. Ella es de esas personas que en temas amorosos solo se rige por el "si no lo veo no lo creo". Por tanto pedirle a Ella que confiara en Él solo a través de sus sesiones de chateo no era una petición de confianza, era más bien un acto de fe. Y digamos que Ella tiene fe en muchas cosas, pero el género masculino no es una de ellas. Así que Ella ponía en cuarentena todo lo que Él le decía, y aunque eso pueda ser normal para mucha gente, lo cierto es que Ella ya se estaba pasando un poco. 

"Yo suelo juzgar bien a la gente (no se si lo he dicho, pero Él es fiscal y como suele decir, su trabajo consiste en saber quien le miente) pero también suelo dar más de lo que merecen, así que ahora suelo esperar" "Ya, y cual es tu juicio sobre mi, entonces? (Ex rubia intentando hacer un quiebro de los buenos)" "Honestamente?"

Cuando en una conversación alguien te dice "Honestamente?", "La verdad?" o similares, hay que echarse a temblar, porque generalmente no viene nada bueno detrás. Pero la ex-rubia, empanada mentalmente, no reacciona, y sigue tirada en el sofá cual Homer Simpson pensando en el super, el vino y la lasagna. A su lado, la pantalla de su móvil se enciende. "Anda mira, seguro que me llama mi querida G.!". El teléfono empieza a sonar, ella mira la pantalla y ve un número. Un número que empieza por +20. Ese es el prefijo de Egipto. A Ella se le paran las neuronas. Son las 20:44h. 

1º Pensamiento: Éste se ha equivocado
2º Pensamiento: Sigue sonando, no se ha equivocado...
3º Pensamiento: No contesto....
4º Pensamiento: A ver, alma de cántaro, como no vas a contestar si estás hablando con Él por el chat del Facebook...
5º Pensamiento: Recuerda todas esas horas viendo Aljazeera, que tu el inglés con acento árabe no lo llevas tan mal. Ay la leche, que por teléfono a veces se oye fatal... 
6º Pensamiento: Chavala, descuelga de una vez, anda... 

Y ella descuelga. "Diga?" Así, en castellano, con 2 cojones, como si no se hubiera dado cuenta de la procedencia de la llamada. Al otro lado se oye una voz, entre tímida y entrecortada "Hola", "Hola". PARADA CARDIACA Y ELLA DEJA DE RESPIRAR. Y como si se tratara de un capitulo de "Urgencias", para ponerle banda sonora a su muerte inminente, el móvil de Ella emite ese bonito pitido que indica que se está terminando la batería. MIERDA. 

"Dame un segundo, que tengo que conectarme al cargador" Ella se pone a buscar el cargador a toda prisa en el cajón del salón, mientras una neurona que aún no se ha paralizado le chilla desde el fondo de su mente que no, que el cargador está en su mesilla. Carrera por el pasillo saltando perros, encuentra el cargador, de vuelta al salón "No puedes darme éstos sustos!" "Claro que si" "Dame un segundo que enchufo el cargador". A Ella le tiemblan las manos y no da pie con bola. Debe ser que de verdad ha dejado de respirar e incluso se nota, porque Él se ríe "Nena, respira!". Ella se descojona. 

Básicamente habla Él. Y menos mal, porque Ella duda que hubiera podido decir 2 frases coherentes seguidas, el cerebro no le da para otra cosa que para flipar. Flipa con todo, con su voz profunda (Ella no la recordaba, Él por lo visto si), con su forma de hablar, pausada y segura, con ese atisbo de nervio que le ha notado al principio.. El 90% del cerebro de Ella está ocupado en un solo pensamiento "Que fuerte!" Si, muy profundo no es, pero no le da para más. Hay un 5% que intenta memorizar la conversación para desgranarla hasta el último detalle después, y otro 5% que intenta prestar atención, porque la neurona (debe ser la misma de antes) le recuerda que como le haga alguna pregunta, lo va a tener chungo para contestar como no se centre. 

Hay una cosa de Él que Ella no sabe si adorar u odiar, y es que cualquier argumentación que sale de su boca suena tan aplastantemente lógica que hace que hasta te sientas culpable de haber dudado de Él. Así fue más o menos la media hora de conversación que mantuvieron, Él, seguro, pausado, argumentando, y Ella dándose cuenta de que debería empezar a confiar en el género masculino. O al menos, en Él. Doy fe de que a día de hoy ha avanzado mucho en ese sentido. También hubo tiempo para alguna pregunta banal, algún chiste y algún piropo, que provocó que Ella se pusiera más roja aún si cabe. Fueron 30 minutos para no olvidar. 

Al colgar, Ella está al borde del ataque de nervios. Lanza un SOS por Whatsapp a sus amigas taradas... SILENCIO AL OTRO LADO. Llama a su amiga C., como quien oye llover. Llama a su amiga G., tampoco contesta. Mierda. Al fin, una de las taradas llama: "Tía, no sabes lo que me ha pasado!!!! Que fuerte!!!" Parecen 2 quinceañeras, pero da igual, hoy se puede. Como bien dijo la tarada 2 días después "Hacía siglos que no repetía tantas veces la palabra tía". 

Al final Ella llegó casi 1 hora tarde a la cena, todavía nerviosa y sin vino (bendito 24 horas que permitió que fueran a por el mientras que la lasagna estaba en el horno). Pero valió la pena, ya que Ella guarda un recuerdo que siempre le hace sonreír: La voz de Él. 

19 comentarios:

  1. ¿Él es egipcio? ¿Conocer El Cairo sólo era un pretexto? ¿Aún se pueden arreglar y tener muchos hijitos?
    ¡Estoy que me como las uñasss!

    ResponderEliminar
  2. jajajaj loo que me he reido con tu capitulo y lo que me ha encantado!!! Madremia tia que fuerte!! Si profundo y tomando ejemplo de ti, sin duda la voz de el te da toda la seguridad que necesitas, echaba de menos un capitulo de estos, me alegra y me deja con aun mas expectativas para el siguiente, para cuando el viaje?? Deseando estoy una cronica de el. Por cierto con la tarada que te cruzastes en el whatsapp no sera mama-de-parrulin ? porque aun me pareceria mas fuerte que os pasara a las dos algo tan importante el mismo dia y a la misma hora jaja Besitos guapa

    ResponderEliminar
  3. Que bonito..yo sabia que al final la rubia sonreiría..
    para cuando el viaje??

    besos

    ResponderEliminar
  4. Estoy por empezar a comerme las uñas de los pies, porque en las manos ya no me quedan,jaaaaaaaaa (qué guarrísima soy, la virgen)

    Yo no sobrevivo al viaje.....a mí me da un patatús antes :-P

    Jajaja, lo que apunta OI, me encanta ¿y tener muchos hijitos??jaaaaaaaaa.

    El nuevo lema para vosotras, las taradas: "Pon un egipcio en tu vida"

    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. No sabía que el viaje a Egipto tenía intenciones ulteriores. Mmmm. Ya me he enganchado. Quiero saber más!!! Seré cotilla...

    ResponderEliminar
  6. Tía, honestamente te digo que no creo que a la exrubia le diera tiempo a pensar tantas cosas mientras descolgaba, tía, pero adornos literarios aparte, tía, te diré que esas voces profundas que argumentan aplastantemente lógicas, tía, tienen mucho peligro, tía, son capaces de convencerte de cualquier cosa, tía, pero al fin y al cabo, tía, la exrubia ya confía en el género masculino, no tía? Qué fuerte! Qué fuerte! Qué fuerte!

    ResponderEliminar
  7. Ay nena por dios, me encanta....todas estamos por Eme, nos gusta nos fascina y queremos oírle la voz....
    Este chico nos da muy buenas vibratas....es una historia que viene tan de lejos que parece predestinado....
    A mi ya me conoces, las cosas importantes siempre me pillan de picos pardos... siempre voy un buen rato por detrás de la realidad, como a destiempo, pero ya acostumbrada.....
    yo me quiero ir a egipto contigo, no os molesto....es que me parece el planazo...
    y la llamada....pues menos mal que habló él, porque con ese estado de nervios te salen cosas como confundir playa y zorra....ya sabes, esas putaditas que tiene el inglés......

    ResponderEliminar
  8. Ayyyyyy!!!!!! que no me he podido reprimir y estoy, en el curro, leyendo todas las entradas que has publicado de esta historia, de estrangis, claro, que no se podría argumentar ni como investigación gráfica!!! jajajaja
    QUé emoción! me encanta, es una historia de las de contar a los nietos, ya sean nietos de él también o no, que para el caso, bacalao. Uf! qué bonito tiene que ser Egipto, de momento para ir de visita, que no está la cosa estable del todo, pero... todo se andará, igual al final acaba formando parte del euro, jajajaja
    Un besazo y suerte

    ResponderEliminar
  9. Qué fuerte!! Qué fuerte!!!
    Me ha encantado esta parte de la historia!
    Qué emocionante, qué sensación que inesperadamente suene el móvil.
    Hay que confiar nena, que ningún chico sin intenciones, "pierde" tanto tiempo en una historia tan bonita.
    Cuál es la fecha de partida??
    Un besito.

    ResponderEliminar
  10. Que nervios tuviste que pasar!!!!!Si me pasa a mi eso no lo cojo ni de coña..Los tienes cuadraos!

    Ya me has dejado muerta..que bonito que te llamen así..

    Sigo esperando el proximo capitulo porque esto cada vez se pone mejor!!Que emocionante!


    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Gema: Amén hermana :-)

    OI: Si nena, no era ruso :-) Y hombre, conocer El Cairo es importante, pero digamos que hay motivaciones ocultas, jeje.

    Rocío: La siguiente entrada desvela el misterio, jeje. Y si, la tarada en cuestión fue MdP, solo que no fue el mismo día. Pero si, parece que tenemos un imán para hablar en días importantes.

    Rachel: Y más que está sonriendo, jeje

    Jeza: Que no mujer, que os tendré puntualmente informadas! Y si, desde luego que está dando juego el temita!!!

    Mi alter ego: He reunido todas las entradas del tema en una etiqueta, jeje. Espero tener mucho más que contar!

    MdP: Que poca fe en mi, que yo pienso muy rápido! De adorno nada, te juro que es verídico. Y no, la exrubia confía sólo en él, no sabe si se lo merece o si será la maldita voz, pero la tiene convencida.

    MdB: Te guardo en la maleta? Jejej, prometo retransmisión de las buenas, como las de las carreras de F1 via Whatsapp, te vale? Y lo del inglés, no me lo recuerdes, que me veo los días que me quedan enganchada al Vaughan. Entre eso y la dieta, no me da para todo!!!

    Claripondia: Me alegra que te haya gustado la historia :-) Y si, la verdad es que pase lo que pase creo que éste viaje pasará a los anales de mi historia, desde luego. Muchos besos!

    Trax: No sabes tu que momentito pasé, creo que solté más adrenalina que saltando por un puente. Algo parecido a lo que tu argumentas me dijo el por teléfono. Muchos besos!

    Anónimo: Ni te lo imaginas! Pero valió la pena. Muchos besos!

    ResponderEliminar
  12. Jo nena, qué interesante se está poniendo esto? Egipto? Por eso el viaje al Cairo... Pero Egipto vino a jugar un campeonato de balonmano (o era voley) aquí cuando tú aun eras rubia? Me reconcomen las preguntas... ;)

    ResponderEliminar
  13. Creo que voy a hacer un post resumen, creo que os espera monotema durante éste mes... Pero si, más o menos es eso :-)

    ResponderEliminar
  14. Te entiendo perfectamente, cuando me vine a vivir a pamplona me gustaba un chico de valencia, segui teniendo contacto con el durante un tiempo y cuando me llamaba por telefono era lo mas!!! Da igual los años que tengamos, cuando nos emociona algo nos ponemos asi de felices... Me encanta esta historia...

    ResponderEliminar
  15. bien¡¡¡ ains.. llego tarde.. pero ya he visto una foto de unos billeticos...
    Egipto.. alla va Drew¡¡¡
    que historia mas bonita¡ parece de pelicula romantica y de aventuras jiji.. con las piramides de fondo.

    ResponderEliminar
  16. Le tienes que contar que tiene club de fans x estos lares :-)
    Y siiiii yo quiero retransmision como la de l dia de al F1, jajjaja
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Ayyy que fuerrrrrrte!!!!! Tiaaaaaaa!!!! No podemos oirle la voz las demas?? jajaja ay me encanta esta historia!! eres genial Drew

    ResponderEliminar
  18. Irene: Yo te juro que era lo último que me esperaba ese día, que susto me dí, pero que colocón de felicidad durante varios días. Me alegra que te guste la historia!

    Annie: La verdad es que la historia es curiosa, por lo menos! Le falta el toque Indiana Jones, jeje.

    PFYM: Mejor no se lo cuento, que bastantes fans tiene ya... Y la habrá, promised!

    María: A mi si que me encanta la historia :-) Muchos besos!

    ResponderEliminar