jueves, 9 de febrero de 2012

Traumas cromáticos II: Las clientas


Lo dicho, que tras desvelar mi pasado oscuro y secreto os debía la segunda parte, dedicada a las clientas. Santa paciencia hay que tener con las clientas. Y eso que eso de que "el cliente siempre tiene la razón" puede que sea verdad, pero a veces la educación se la dejan en casa. 

Tipos de clientas hay muchos, así que para su mejor clasificación vamos a separarlas por categorías:

1. Las que están tremendamente preocupadas por tu peso y tu salud:

Lo malo de ésta categoría es que es complicado identificarlas de antemano, aunque generalmente solían rondar la cuarentena. Pongámonos en situación: Una clienta te pide un vaquero, tu le enseñas uno, ella no está muy convencida, tu le dices que puesto suele quedar genial y aquí es donde la clienta te suelta la frase de marras: "Claro, a vosotras, que estáis todas escuálidas"
Toma ya. El caso es que la entonación puede variar, desde el "No me creo ni de broma que ese vaquero me quede bien" hasta el "A ver, niñata anoréxica, comete un bocata antes de venderme un vaquero". Y claro, una que tiene un pasado de niña gordita a la que pegaban en el patio del colegio, pues se ofende. 

"A ver señora, que yo como estupendamente, y si estamos medianamente delgadas es porque nos dedicamos a patearnos ésta tienda como locas por un sueldo que no llega a los 400€ y que por supuesto no nos da para aguantar a maleducadas como usted"

Todavía hoy me arrepiento de no habérselo soltado a alguna. Y acto seguido la hubiera invitado a vernos comer el el McDonalds, donde cada vez que nos juntábamos nos poníamos ciegas y no precisamente a ensaladas. Por cierto, por si alguna tenía dudas, al final nosotras teníamos razón y los vaqueros sentaban de lujo (He contado que nos los solíamos probar?)

2. Las desordenadas

Estas despiertan el instinto asesino de cualquier dependienta, os lo aseguro. Porque una cosa es rebuscar, y otra muy diferente dejar la tienda como si eso fuera Sarajevo. 
Una media hora antes de que la tienda cierre, las dependientas empezábamos a ordenar la tienda hasta dejarla perfecta para el día siguiente. Obviamente sigue habiendo clientas en la tienda y tienes que ordenar algún mueble 2 veces, pero eso entra dentro de la lógica. Lo que no entra en absoluto dentro de la lógica es que yo me tire cuarto de hora "perfilando una barra" (consiste en poner todas las perchas a la misma distancia, con la misma orientación, etc.) y a 5 minutos del cierre una clienta se ponga a mirar ropa como si fuera Carrie Bradshaw. 
(Si, si, tu sonríe, pero la dependienta que tenga que volver a colocar la barra te va a matar)

Un poco de delicadeza, por favor! Que porqué no la maté? Porque me quedé tan estupefacta que no me dio tiempo...

3º Clientas famosas

Yo trabajaba en la tienda de Majadahonda, así que me tocaron un par. De hecho, le vendimos unos zapatos a cierta "Princesa del pueblo" que "por su hija MA-TA" (no recuerdo si finalmente los compró o no). La pobre ese día se debió pensar que la estábamos vacilando, porque por casualidad las 3 dependientas que trabajábamos ese día nos llamábamos Andrea. Y si, tuvimos un "momento walkie" de "Andrea, sácame los zapatos del almacén" "Te los dejo en el probador con Andrea". Lo dicho, tuvo que flipar. 

También nos visitó cierta ex mujer de cierto ex futbolista rubio del Madrid, cuya visita no hubiera tenido relevancia si no se hubiera producido exactamente el 12 de marzo del 2004, es decir, al día siguiente de los atentados del 11-M. Sinceramente, en una ciudad bañada en lágrimas, con una población todavía en shock, ninguna de nosotras teníamos ninguna gana de venderle a ésta mujer el jersey rosa que me pidió. En su favor diré que salió con nosotras a los 5 minutos de silencio y nos invitó a todas a un cigarro. Ese día lo necesitábamos. 

4º La clienta que me hizo llorar

Tendría unos 14 años. Vino con su madre y buscaba unos vaqueros. Su madre me pidió una talla 44, pero no quedaban, así que como eran elásticos y daban algo de talla, le dije que se probara la 42 por si acaso. La niña se los probó, le quedaban algo justos, y cuando se vio en el espejo se puso a llorar. Le dijo a su madre que no quería probarse nada más, que se fueran a casa. La madre nos contó que tenía mucho complejo, pero que estaba segura de que lo superaría. Quise decirle que yo también fui gordita, que el cuerpo cambia, que no se preocupase, que era una niña preciosa. No se lo pude decir, pero no me cabe duda de que su madre lo haría. Espero que a día de hoy (ya tendrá unos 20 años) sepa todo aquello que yo no pude decirle. 

5º La clienta que me alegró el día. 

Yo entraba a trabajar, y ella me paró para pedirme una camiseta. Le pedí que me esperara 2 minutos, que me cambiaba de ropa y salía a atenderla. Al entrar al almacén vi la ropa nueva que acababa de llegar ese día, y que todavía no habíamos puesto a la venta, había unas faldas tablilladas preciosas. Salí a atender a la clienta, tendría 20ypocos años, alta y delgada, muy guapa, pero algo insegura, iba bien vestida pero sin sacarse partido. Le busqué una camiseta rosa fuerte, de manga larga y con los hombros al aire, le gustaba. Me preguntó por una falda, y me acordé de una de las nuevas que acababa de ver en el almacén (negra y blanca, pero con un detalle del mismo color que la camiseta). Le pedí que me esperara en el probador, cuando le llevé la falda le encantó. Se lo probó y estaba estupenda, pero no se acababa de ver. "Que talla de zapatos usas?" "La 39, porqué?" "Deberías verte con tacones". Busqué unas botas altas negras, preciosas, se las puso y se miró al espejo. Estaba espectacular, ni ella misma se lo creía. Me contó su historia: "Mi novio me ha dejado después de 5 años, y necesito cambiar, necesito verme guapa, valorarme a mi misma, necesito un cambio. No me puedo permitir comprarme mucha ropa, pero con ésto puesto me veo tan bien... sabes lo que voy a hacer? Voy a dejar de fumar, así podré permitírmelo. Tu fumas? Toma, quédatelo, hoy quiero empezar una nueva vida". Me regaló su paquete de tabaco (estaba por la mitad) y el mechero. Cuando fue hacia la caja ya llevaba la cabeza alta. Espero de verdad que esa actitud no la abandonara nunca más. 

Y tu, que tipo de clienta eres?

22 comentarios:

  1. Que las clientas te traten a la baqueta tiene un pase, pero tener que atender a la Esteban... ¡si es que hay que servir para elloooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la señora del jersey rosa me tocó bastante más las narices, te lo aseguro, que la Esteban al menos no dio el coñazo: Llegó, pidió, se probó, se fue.

      Besos!

      Eliminar
  2. Me he reído un montón con la entrada... yo soy la típica clienta que cuando entro en una tienda me dan ganas de ponerme a ordenar todo y que me da verguenza ajena el desorden de muchas, eso sin contar la panda de cochinas que hay que se prueban la ropa con maquillaje y luego tu tienes que lidiar con los restos... en fin santa paciencia la tuya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf las manchas de maquillaje, para matarlas... Cuando nos poníamos a doblar ropa en probadores lo que más grima nos daba es cuando la ropa salía caliente... En fin, hay gente muy desagradable...

      Eliminar
  3. Siento decirte que he sido durante mucho tiempo una clienta tipo 4º... la hija, vamos... por eso no he vuelto a pisar ninguna tienda como en las que podrías haber trabajado por entonces...
    Me he llevado auténticos berrinches saliendo de las tiendas, en muchas ocasiones porque no fabricaban una talla adecuada para mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero tu eres guapa, estupenda, inteligente, simpática y talentosa. Recuerdas la imagen de ayer por la noche? Pues eso!

      Eliminar
  4. Me gustaría ser cliente famosa pero, como no lo soy, soy más bien de un tipo del que no hablas (normal, porque pasamos despercibidas). O sea, soy de las que, si no encuentran lo que buscan, pues será que no hay. Siempre me da la sensación de que estoy molestando así que no suelo pedir consejo a ninguna...
    No sé si lo has leído en tu anterior post pero te he dejado un premio en mi blog. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muy mal hecho, porque a veces está en el almacén (al menos en cuanto a tallas, modelos diferentes no) y te aseguro que a veces se agradece que alguien te pida algo!

      Gracias por el premio, mañana lo cuelgo!

      Eliminar
  5. Yo soy del tipo, he sido dependienta y lo siento todo. Lo siento si no me decido. Lo siento si te hago hacer muchos viajes y sobre todo si al final no me gusta como quedan las cosas. Nunca dejo la ropa en la entrada del cambiador, siempre la coloco en su sitio. Pero sobre todo he sido camarera, imagínate como soy en los restaurantes, sobre todo porque al que vamos a cenar una vez al mes es en el italiano en el que trabaja mi hermana...llego media hora antes y les ayudo a montar... Y en las bodas me falta ayudarles a servir el cordero, jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos, clienta educada que se llama, no? Lo de currar en un restaurante si que tiene que ser el colmo de la paciencia. Besos!

      Eliminar
  6. Me han encantado estos dos post y que hayas compartido con nosotras esa, hasta ahora, faceta oculta de tu vida. Puedo contratarte de personal shopper? ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro día os cuento lo de los uniformes, que ese si que fue mi mayor trauma mientras que trabajé allí. Y con lo poco que me gustan a mi las tiendas, de personal shopper me arruinaría! Besos!

      Eliminar
  7. Pues yo soy cliente "lo siento" como bien dice Madi....como también he trabajado de dependienta, no me gusta revolver, siempre doblo lo que deshago (es verdad que no lo doblo perfectamente) pero sí da el pego! Y, si molesto mucho digo lo siento y si me dan algo siempre doy las gracias....vamos, lo más normal del mundo....aunque haya gente que eso no lo entienda!!!

    Tía, al leer tu post se me ha venido a la cabeza un cliente que tuve trabajando en una tienda de ropa de fuencarral....el colega era un tío trajeado, con anillo (esto me llamó mucho la atención) y llevaba maletín. Se metió al probador, y a hurtadillas, me iba pidiendo ropa ¡PARA ÉL! Se compró una blusa y una falda negra de tubo, no se me olvidará jamás y quería zapatos de tacón de serpiente O_O pero no tenía, me pidió que por favor no dijera que era para él......ese día pensaba que mis compañeras me habían hecho una cámara oculta!! fue surrealista!!!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso no me ha pasado nunca, que fuerte, no???? Si es que tiene que haber de todo en éste mundo. Y el resto de compañeras no se dieron cuenta??

      Eliminar
  8. Yo soy muy parecida a Madi y Jeza Bel... de esas que entran casi invisibles, de las que no les gusta molestar a la dependienta, de las que no revuelve y doblo la ropa y trato de ponerla tal y como estaba, de las que sale del probador y a no ser que la chica encargada de probadores me pida la ropa la dejo en el sitio del que la saque.
    (Perdona los acentos es que el ordenador esta desconfigurado).
    Soy de esas que de verdad quieren pasar desapercibidas... pero en casi todos los ambitos, cuando he estado ingresada por el nacimiento de los niños, no he llamado a las enfermeras y esperaba a que llegara mi marido o mi madre si necesitaba algo...
    Vamos, que no me gusta molestar, jajaja!.

    Y como Madi, que como tambien trabaje como camarera, si voy a un restaurante recojo los platos y poco me falta para ir a la cocina a llevarlos...

    Jeza: Si yo llego a ser la dependienta de este señor yo tambien me hubiera quedado "plof".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atender no es una molestia, yo de hecho me lo pasaba hasta bien, y de hecho a veces si veían clientas desatendidas nos regañaban por no prestar atención. Lo que si molesta es que las clientas se sientan con derecho de llamarte anoréxica a la cara, sin tener ni puñetera idea de los problemas de peso que hayas podido tener o no. Pero vamos, que lo de no revolver se agradece, que a mi a alguna me daban ganas de decirle que si en su casa era igual... Besos1

      Eliminar
  9. Yo soy del tipo de clienta autoservicio, creo que en mi vida les he preguntado si algo me sienta bien, ya sé que están ahí para vendérmelo! Tampoco nunca he comparado mi tipo con el suyo.
    Me pone de los nervios el desorden en las tiendas, de verdad, sobre todo en rebajas, no puedo entender cómo hay tantas cosas en el suelo! No te termina de convencer y lo tiras al suelo? Haces eso en tu casa todas las mañanas?
    Si fallo en algo es que las pocas veces que he pedido un favor a alguna soy incapaz de recordar su nombre o su cara a la hora de pagar. ¿Se pierden una comisión? Siempre me lo he preguntado, pobres.
    PD De famosas te diré que a la ex del ex la encontré ayer en el MD Anderson, no sé a quién tendría allí, supongo que los ricos también lloran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas, no se vende a toda costa. Por ejemplo en el caso de los vaqueros, a lo mejor veías que un modelo no le sentaba muy bien y te acordabas de otro que si le podría ir mejor, y yo era sincera "mira, te voy a traer otro que creo que te va a ir mejor que éste".

      Lo de las rebajas será otro post... la leche, no lo quiero ni recordar.

      Las comisiones se reparten proporcionalmente en función de las horas trabajadas, además de un plus a las que más venden, pero eso al menos en nuestro caso se sabía, había una que era una pasada atendiendo y el plus era para ella, lo tenía más que merecido.

      La ex llavaba el jersey rosa? Besos cielo!

      Eliminar
  10. Trabajar de cara al público puede ser muy gratificante, pero tiene puntos muy jodidos...A mi me encantaría curar bichos sin pasar por ciertos propietarios, pero como son lo que pagan...jajaja! En fin, te diré que yo fui como la número 4, aunque llorar, llorar, creo que no llegué a llorar en ningún probador. Tengo un cuerpo raruno, y muchos pantalones me quedan fatal. Por suerte mi madre siempre daba con lo que me iba bien y he aprendido lo que me favorece y lo que no (por ejemplo, los pantalones pitillo me quedan como el culo, por favor, que pase esta puñetera modaaaaaaaaaa!). Hoy en día no me entusiasma ir de compras. Cuando voy a una tienda me gusta mirar a mi aire, si viene una dependienta le digo que prefiero ir buscando yo. Es cierto que alguna vez me ha atendido alguna chica que te busca cosas con las que no hubieses dado, pero muchas otras veces me agobia que anden detrás mío.Ah! Y soy requeteordenada, si miro algo, lo vuelvo a doblar y dejar en su sitio. Un solete, vamos, jajajaja! Besos, sister!

    ResponderEliminar
  11. Ay tía qué bueno, me he partido con alguno y me han emocionado tus reflexiones sobre la última clienta....qué habrá sido de esa chica? ojalá ahora sea una castigadora de hombres, o al menos, que siempre lleve la cabeza alta, aunque te abandonen..qué palabra.....

    Tía me parto con la Esteban y todas llamándoos Andrea...en vez de pediros ropa por el walkie tendrías que haber hecho alusión a algo relacionado con comer pollo....

    y si, se perfectamente lo que dices de hacer borriquetas, cada percha a la misma distancia y todas las mangas ordenadas de canto al colgar......

    ResponderEliminar
  12. Uf!! Yo no sé de que tipo debo ser... yo cuando entro en una tienda no llamo nada la atención, cuando voy sola claro, cuando voy con las tres tortuguitas se nos oye a la legua... No suelo pedir prendas a las chicas, me apaño sola, y sino me aguanto... Eso si, si alguna vez me han atendido bien, tienen una clienta asegurada, vuelvo de cabeza a esa misma tienda... A veces es necesario que alguien te atienda bien... como en tu anterior entrada...

    ResponderEliminar
  13. Genial Drew! Puufff yo ahora soy de las que compra por internet jajaj Nunca me ha gustado probarme la ropa alli asi que lo que he hecho siempre es llevarme lo que me gustaba de la talla que creía que me vendría bien y si no me estaba bien lo cambiaba, asi que debo de ser "clienta que se lleva una montaña de ropa y devuelve el 80% porque no es su talla" jajajaj Un besito

    ResponderEliminar