domingo, 11 de marzo de 2012

Crónicas de Romy: 2 días en Alejandría


Alejandría fue una sorpresa, sobre todo porque hasta unas 4 horas antes no supe que nos íbamos. Dependía de un montón de cosas, pero al final todas parecieron solucionarse, y sobre las 11 de la noche (sin comentarios sobre las horas, es que éste hombre tiene unos horarios de entrenamiento matadores) M. me confirmó que vendría a buscarme sobre las 2 - 3 de la madrugada. Yo, preocupada porque condujera tan tarde, pero el insistió en que estaba acostumbrado, así que a mi no me quedaban motivos para rechistar. Siendo puntual por una vez (yo creo que es imposible ser puntual con el tráfico de ésta ciudad), a las 02:39 M. me recogía en la puerta de casa, poniendo rumbo a Alejandría a través de la Desert Road. 

El viaje no es largo, unas 2 horas, que discutiendo sobre música e intentando mantener a M. despierto se pasan la mar de rápido. Al llegar a Alejandría la ciudad impresiona por lo enorme que es. Una, que está acostumbrada a Benidorm, alucina cuando ve kilómetros y kilómetros de costa, la costa de ese Mar Mediterraneo que tanto me gusta. El mismo Mediterráneo que éste verano observé con dolor durante horas, pensando que Él estaba al otro lado. Meses después, aquí estoy. 18 días estuve allí, 18 días voy a pasar aquí. Que vértigo. 

Llegamos a las mil, y muertos de cansancio, pero eso no quita poner un despertador para aprovechar al día siguiente. El DÍA 9 nos levantamos echos polvo, y yo corro a la ducha para entrar en calor, porque he pasado la noche congelada de frío. La ducha me da la vida, es la primera en 2 semanas en la que el agua sale con presión de verdad (En El Cairo el agua sale flojita, y tarda un rato hasta que sale caliente) y a una temperatura de las que a mi me gustan. Me paso tanto con el calor que cuando rozo por accidente la tubería del agua caliente, me quemo el dedo. Todavía tengo la herida. Salgo vestida y perfumada, y mientras M. ocupa el baño, me pongo a quitar el polvo del salón y la cocina, todo sea por su hipersensible nariz. Cuando media hora después me pilla trapo en mano me medio regaña: "No tienes porqué hacerlo". Suspiro , "A ver, alma de cántaro, puede que algún día entiendas que si necesitas que me tiré 2 horas limpiando para que tu no sufras por el polvo, lo haría hasta contenta, que creo que todavía no lo has asimilado" Pero me muerdo la lengua y respondo con un "Que más da, si ya está hecho". Miramos la guía y me señala los sitios que me quiere enseñar. Cada día un extremo de la ciudad, genial. 

Ese día toca visitar el palacio del Rey Faruk. Hablamos de historia, comentamos el palacio, nos reímos sobre la absurdez de tener tanto espacio en una casa. Paramos en una valla que da hacia el mar, yo podría estar horas mirando el océano. Entre chocolates (al final me vicia, ya veréis, pa´matarle) y patatas fritas disfruto del silencio, de la brisa, del paisaje... Me gusta éste sitio. 

Volvemos a la ciudad, me va a llevar a su café favorito. Por el camino me cuenta cosas de cuando jugaba al volley, de su familia... Da gusto éste chico cuando se pone a hablar. Llegamos al café, nos dan una mesa en la tercera planta, delante de las ventanas. No se que vista me gusta más. Me pide una especie de té de manzana (creo) con canela. Está de muerte. El fuma Sisha, me gusta el olor. Me gusta todo. 

Le recuerdo que tiene que hacer un recado por un tema de su móvil, pero no sabe donde está la tienda, pasamos por una y se la señalo. Allí no lo puede solucionar, vamos a un centro comercial de la zona. Mientras el se ocupa de lo suyo, yo observo a la gente pasar. Cuantos prejuicios absurdos tenemos contra ésta cultura, leñe. 

A la vuelta decidimos comer algo en la calle. Paramos en un puesto cualquiera, me traduce la carta, cosa que me resulta tan útil como intentar leerla yo misma. Al fin, me decido por algo que me suena, y que finalmente no tendrá nada que ver con lo que se sirve en España con el mismo nombre, pero que por supuesto está mil veces mejor. "Disfruta del show" me dice. "Perdona?" "Ver como lo preparan es un show, ya verás". Y efectivamente lo es, de una masa pequeña van estirando hasta hacer un círculo enorme que luego van rellenando. Todo ésto, en una barra que da a la calle. En España, Sanidad cerraría el chiringuito en menos que canta un gallo (que no un rayo, verdad, Porfin?), y empiezo a pensar que en Europa exageramos mucho. Al cabo de un buen rato nos vamos con nuestro paquetito a casa, que hambre y que ganas de descansar un rato. La comida es espectacular, aunque me cuesta terminármela. M. me pica, y yo me lo acabo todo como niña buena que soy. Tras la cena, sofá, manta y peli. Acabo de descubrir la definición exacta de "estar en la gloria". 

En algún momento me quedo dormida en el sofá. Me despierto, vamos a la cama, que estamos los 2 en coma, y mañana queda mucho que ver. 

El DÍA 10 amanece con menos frío, y sobre todo con la perspectiva de repetir esa ducha tan maravillosa del día anterior. Desayunamos los restos de la cena de ayer (una de las tortas era dulce) aunque por algún motivo desconocido, la nevera tiene tanta potencia que ha congelado la comida. Los zumos y la Coca Cola son puro hielo, y la comida más bien se asemeja a un helado. Que más da, está bueno. 

Recogemos todo y nos dirigimos a Qal´at Qayetbay, que básicamente es un castillo con sus murallas, y sus fuertes, y sus jardines... Pero muy bonito. Como siempre la entrada para extranjeros es mucho más cara, pero no se como M. convence a la taquillera de que ambos somos egipcios. Lo que yo diga, el poder de persuasión de éste hombre no es normal. Entramos y vemos el castillo, Él se divierte imaginando antiguas batallas, yo alucino asomándome a las ventanas y disfrutando de la brisa. Paseamos por los jardines exteriores, me encanta mirar el mar (foto superior). Se empeña en sacarme una foto, me da vergüenza, con lo mal que salgo. De frente al castillo, se sienta en uno de los muros: "Eres capaz de subirte?" Mira que le gusta picarme. "Por supuesto que soy capaz". Cojo impulso y me subo, hace amago de ayudarme pero no me dejo. "Hala, para que veas", "Te estaba picando" No fastidies, no me había dado cuenta. 

Terminamos el paseo entre rocas y muros. Me ayuda a bajar de los sitios altos, yo puedo de sobra, pero me  hace gracia ese alarde de caballerosidad y me dejo. Volvemos al coche. "Me ha encantado el sitio, gracias por traerme". Me sonríe. Me gusta esa sonrisa. Nos vamos a la Biblioteca de Alejandría. 



Me muero de ganas de verla, pero cuando llegamos está cerrada por ser viernes. Mierda. A M. le sienta fatal, quería verla y quería enseñármela. "Para la próxima vez" le digo. Ni me rechista ni me mira raro, no se si alegrarme. En cualquier caso, el edificio por fuera ya da para un rato, se supone que están representadas  las lenguas del mundo. "A ver si encontramos algo en Castellano". Lo dudo, pero nos ponemos a mirar. No encuentro nada, pero la que si está representada es la música. Me encanta, me acuerdo de Gema, saco una foto para ella (Cuando te vea te la paso, mi niña). Bordeamos el edificio, hay una piedra que habla sobre los fundadores de la biblioteca, me la traduce y yo le escucho como una niña pequeña. 

De vuelta, la intención es comer pescado, pero a Él no le encanta y no tenemos muy claro donde ir. Propongo algo fácil, vamos a comer en la calle, como ayer. "Te animas con el Koshari?" "Venga, vale". El Koshari es un plato típico egipcio, que básicamente lleva garbanzos, lentejas, pasta, arroz y cebolla frita. Todo ello aderezado o bien con una salsa de aceite con limón, u otra picante (o ambas). Suena de lujo, solo que jamás se me ocurriría poner todo junto en un plato. Pido la ración más pequeña y paso del picante (no me va mucho), tiene una pinta la mar de apetitosa, y efectivamente, es que está de vicio. Cuando le digo que me gusta parece que se alegra. Me anima a probar el suyo con picante "No es para tanto" "Ya, para ti, para mi seguro que es una pasada". Lo pruebo, pica como el infierno. "Ya te vale, estás loco". 

Tras semejante bomba calórica, toca volver a El Cairo. La carretera es bien bonita, pero curiosamente muy verde. "Hace un año, todo ésto no era así, por algo se llama Desert Road". La verdad es que hay tramos que, si me dicen que estoy en Alemania, me lo creo. A mitad de camino paramos a merendar, como siempre confío en su criterio y nos comemos una especie de torta que se moja en miel y en una especie de crema agria. A mi no me gusta la miel, pero ésto si me gusta, me gusta mucho. Hago amago de cortarlo con cuchillo y tenedor: "No, que eso es muy pijo" Pues nada, con la mano, no hay vergüenza. Me puse morada. M. fuma Sisha, yo disfruto del atardecer mientras miro como unos niños juegan en el parque. No quiero que ésto se acabe. 

Al volver al coche M. pone una especie de House Jazz en la radio. Entre la comida, el sol, la música... me quedo dormida. Me despierto entrando ya en El Cairo, todavía cogiéndole de la mano. Ya me vale, es que ni durmiendo le he soltado. El está muerto, y además tiene cosas que hacer al llegar a El Cairo. Me siento super culpable por haberme quedado dormida. 

Me deja en casa, y me da un abrazo al marcharse (aquí en la calle, pudor, ya sabéis). Como siempre que me despido de Él, necesito un par de horas hasta que recupero el equilibrio. Que duras se me hacen las separaciones...

41 comentarios:

  1. Hay nena...que lote de llorar con tu entrada!!
    que bonito, que romantico, que todo...
    en fin no sigo....voy a por mas pañuelos
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, la verdad es que así escrito... Luego en la realidad la timidez me vence y paso malos ratos, pero prefiero recordarlo así... Besos!

      Eliminar
  2. Que romántico y tierno ...

    ResponderEliminar
  3. Drew:
    Me mataste con el relato, definitivamente "estás en la gloria", disfruta cada momento...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo estoy, lo estoy! No quiero volver!!! Besos!

      Eliminar
  4. Ohhh, qué guay!! Pero digo yo... llegasteis en coma a la cama??? Sólo un abrazo de despedida?? Entonces es que por medio hubo más que abrazos, no?? jjajajajajajaja... Ya no digo nada más... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, mejor no vamos a decir nada más, que mi madre es seguidora de éste blog :-P Besos!

      Eliminar
  5. Tia yo también he llorado leyéndote... si es que te mereces con creces que te esté pasando algo tan maravilloso como esto.

    Estoy deseando ver la foto que hiciste pensando en mí :)
    Aunque... sabes que el lenguaje universal no es la música, no? Es... EL AMOR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ejem, ya hablaremos con calma, porque si, muy bonito y todo lo que tu quieras, pero ésto es una putada con todas las letras. En fin, que a ver si puedo mandarte la foto, porque subirla al FB es imposible, me está haciendo la puñeta. Besos!

      Eliminar
  6. Qué idílico todo... Yo no he llorado. Me he muerto de envidia sana. Un besote y sigue disfrutando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora piensa que sabes que en 10 días todo se acaba y vuelves a España... A que ya no mola tanto??? Besos!

      Eliminar
  7. Estoy enganchadisima a tu historia!! Me encanta!! El relato de hoy ha sido precioso. Y entre tanta gastronomía, vas dejando esos detallitos: el abrazo, la mano cogida ...y esa maravillosa ducha!
    Sigue disfrutando cada instante. Un besado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste que la ducha fue en solitario, que ya me se yo de una que va a pensar mal :-) La verdad es que no quiero olvidarme de todos esos detalles, por eso, que mejor que dejarlos aquí plasmados? Besos guapa!

      Eliminar
  8. Ohhh....qué bonito es el amor!!

    La ex rubia está enamorada hasta las trancas del chicazo...madre mía, qué de sensaciones juntas cuando os abrazáis, verdad??
    Por respeto a SantaMadre, no te voy a pedir explicaciones más explícitas acerca de lo que te has saltado de contar :-P

    Estás viviendo una experiencia acojonante!!!

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la experiencia, no te lo niego :-) El resto... muy hardcore, no? Te recuerdo que yo soy la soltera por antonomasia :-) Besos!

      Eliminar
  9. Sin duda un viaje inolvidable! Dicen que ir a Egipto y no probar el koshari es como no haber ido, así que hicísteis bien en probarlo!. Con tu permiso me hago sitio por aquí, que pinta todo muy interesante :) Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues menos mal que al final me lancé! Valió la pena, estaba muy bueno. Y desde luego, para lo bueno o para lo malo, es el viaje de mi vida.

      Bienvenida y gracias por pasarte! Yo ya te sigo en 2 de tus blogs, así que me alegra mucho verte por aquí. Saludos!

      Eliminar
  10. Madre de diox! Solamente se me ocurre algo mejor que visitar Alejandria: hacerlo así de romántico. Saliendo de madrugada, un par de fugitivos en la noche... ayyyysss.
    Definitivamente mi envidia no es sana. Es de lo peorcito del mundo jajajaja Que todo salga tan a pedir de boca y en un lugar tan maravilloso.
    Mira, maja, no me extraña que no seas capaz de separarte de Egipto y de él ;)
    Besos mil!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que yo soy poco romanticona, pero la verdad es que luego lo piensas... La leche, que suerte tengo!

      Que conste que lo de no marcharme tiene motivos objetivos, eh??? Besos!

      Eliminar
  11. Menudos dias mas bonitos los dos solos.... ya le has dicho que te piensas quedar por alli... Me han encantado las fotos del facebook... es un sitio precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decírselo se lo he dicho, lo que no se es si se lo ha creído... En fin, ya lo asimilará. Me alegra que te esté gustando, sobre todo porque al poder ver todas las fotos te haces una idea más completa. Muchos besos!

      Eliminar
  12. Lo bueno de llevar mucho retraso leyendo blogs es que así he podido leer tus últimos post de un tirón, je, je... Sin duda está siendo un viaje de película e intuyo que aún más que por lo que nos cuentas, por lo que te guardas... ;)
    Sigue disfrutando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, todo el viaje seguido? Que empacho! Desde luego el viaje no tiene queja, y no me guardo tanto :-) Muchos besos y gracias!

      Eliminar
  13. Madre mia!!!! que bonito!!! Dios, si parece una pelicula!!!!! Me encanta Drew, vuestra historia es genial!! Un besito preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El escenario es inmejorable, desde luego :-) Besos!

      Eliminar
  14. Joeeeeeeeeee! Pero que pedazo de historia, sister!!! Me encanta, me encantaaaaaaa!!!! Aix, que bonito es el amor...Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se si será una "pedazo de historia" o no, pero desde luego lo disfruté. Besos!

      Eliminar
  15. De vez en cuando levanto la vista del ordenador para volver a la realidad.....estoy impresionada con todo lo que te está ocurriendo, es maravilloso Drew..... y me encanta tu actitud: a probar todos los platos, a trepar a todos los lados, a dejarte ayudar tomándote tu mano en las bajadas y a no perderte absolutamente nada....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que pase lo que pase, ésto no se va a repetir otra vez :-) Hay que lanzarse, no? Besos!

      Eliminar
  16. Ay drew que romantico todo. Que de libro tiene que ser Alejandría, me ha encantado todo, sobre todo como lo cuentas con esos detalles y esos momentos juntos. Genial !!!
    Mención especial al parrafo que hablas del mar mediterraneo de este verano y como pensabas en El al otro lado. Que bonito!!! Y al dejarte ayudar por el aunque tu puedas de sobra :).
    Unos dias geniales, normal que te haya costado aterrizar de aquello. Besitos, ahora voy al otro capitulo que voy retrasada :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandría impone por tamaño y por el mar, desde luego :-)

      Sobre el párrafo que comentas, es que nunca sabes dónde te va a llevar la vida. Si en ese momento me hubieran dicho que iba a estar al otro lado... :-) Y lo de dejarme ayudar... ains, que te voy a decir...

      Muchos besos!

      Eliminar
  17. Vaya horas, a las 2-3 de la madrugada! ¿Sufre por el polvo M? Vaya, vaya… Pues menos mal que no has tenido que quitarle el polvo al palacio del Rey Faruk, eh? Ja, ja!
    Suena bien la comida callejera, y quedarse en coma, y me encanta que me despierten para llevarme a la cama! Y repetir! Ja, ja!
    Lo de conducir de la manito y tú dormida suena muy adolescente, y un poco incómodo (para él) todo sea por el amor, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, pero por lo visto les gusta viajar así, y yo no soy nadie como para rechistarle :-)Y el polvo, si hay que quitarlo se quita!!!

      La comida genial, dormirme en el sofá bien. Sobre repetir, no comento, pero ya te digo yo que no :-P

      No había caído en la incomodidad de la mano... Ay pobre! Besos!

      Eliminar
  18. Me voy un par de días y esto se descontrola, ja,ja, voy a ver las otras entradas para seguir el viaje, ¡qué emocionante que está la historia, por Dios!

    ResponderEliminar
  19. ¡¡Hola Drew!!

    Soy tu seguidora nº 136 :)

    Sé que este post es de hace un mes, pero es que no puedo dejar pasar más tiempo sin manifestarme!!

    Que sepas que hace varios días que descubrí tu blog (a través de otro blog que ambas seguimos, pero ya no recuerdo cuál xD), y como soy como tú, pues después de leer tu última entrada.. me fui al principio de los principios.. y ale, que llevo varios días que no hago otra cosa en mi tiempo libre que no sea leer tu blog!!

    Niña, es que me tienes enganchada!! Mejor que un libro!! :)

    Así que nada, que me encantan tus historias, y que te sigo, y que ya comentaré más cuando consiga ponerme al día!! Ya me queda menos, jeje ;)

    Besicos de una que está en Bélgica por amor ;)

    ResponderEliminar
  20. Te debía yo una respuesta a éste comentario, porque me encantó :-) Lo de la admiración por leerte todo el blog ya te lo he dicho, pero lo del libro me mató :-P A ver si alguna editorial te lee y me hago famosa, como la drama mamá. Muchas gracias por leerme, y eso de Bélgica me tengo que enterar yo :-P Besos!

    ResponderEliminar