martes, 6 de marzo de 2012

Crónicas de Romy: Piramideando


DÍA 3: Una de las cosas que estoy aprendiendo desde que estoy aquí es a no hacer preguntas. En primer lugar, porque en muchos casos las respuestas probablemente no me iban a servir de mucho, y por otro, porque así me llevo sorpresas como la que me llevé ese día. 

No tengo ni idea de si M. lo tenía planeado (que no creo) o si lo hizo a raíz de un comentario que le hizo María el día de mi cumple: Al enterarse de que al día siguiente íbamos a ir a las pirámides, le comentó que me tenía que llevar a un punto concreto, que había una vista muy bonita, y que podíamos subir a caballo, que aprovechara que yo se montar (os he contado que estuve dando clases de equitación durante 12 años?). En cualquier caso, la conversación entre ambos fue en árabe, y yo del gracias no paso, así que ya le preguntaré a María a ver si me lo chiva, jeje. Por cierto, si os preguntáis porqué María le daba indicaciones a M., os lo aclaro: M. nunca había estado en las pirámides hasta éste día.  

Al día siguiente me vinieron a buscar sobre las 13:30h., tanto M. como su amigo S. (al que ya conocía de los días anteriores, juegan en el mismo equipo de volley y es muy majo) y enfilamos hacia las pirámides en cuestión. Yo esperaba más o menos lo que se suele leer en las guias, llegar, comprar la entrada, ir a los sitios andando, que te acosen con los vendedores de souvenirs, etc. Os podéis imaginar cual fue mi sorpresa cuando de repente aparcamos en medio de una calle, me presentan a otro compañero del equipo y me dicen que... seguimos el viaje en carruaje de caballos! (No, el amigo nuevo no se unía a la fiesta)

Si ésto ya me pareció curioso, cuando la carreta paró en un establo y me dijeron que seguíamos el tour a caballo, yo ya flipaba. No os miento si os digo que llevo cerca de un año con un "mono" de montar impresionante, y que la combinación M. - Pirámides - Caballo se me hacía de lo más surrealista. Si le añadimos un cielo encapotado y alguna gota de agua suelta, podría haber pensado perfectamente que estaba en el País de las Maravillas. Pensaréis que lo de la lluvia ensombrecía el asunto, pero... cuanta gente ha visto las pirámides lloviendo???? Además la luz era de lo más especial. 

Tras comprar las entradas, nos subimos al caballo (2 de nosotros íbamos a caballo y uno en la carreta, lo cual venía de lujo para dejar el bolso, el agua, etc. Bueno miento, yo siempre iba a caballo y S. y M. se turnaban la carreta, jeje.) y enfilamos hacia Micerinos, que era la pirámide que íbamos a poder visitar por dentro (he leído en algún sitio que por regla general hay 2 pirámides abiertas y una cerrada, en éste caso entramos en una porque íbamos mal de tiempo). Solo la subida a caballo, al trote, viendo El Cairo de fondo, ya es espectacular, solo por esos 5 minutos ya hubiera valido la pena. 

La visita al interior de la pirámide fue breve, y sinceramente, es que tampoco da para más. La bajada ya de por si es para valientes, porque es una cuesta empinadísima con unos palos de madera por escalones y un techo super bajo. Si a mi me costó bajar, no os imagináis la que pasaron mis 2 acompañantes, aunque la única que se dio con la cabeza en el techo fui yo, hábil que es una. Si sobrevives a la bajada puedes ver las cámaras, la ventilación etc., pero tened en cuenta que están vacías, todo el contenido está en el museo. Dentro había un "guía" que muy amablemente (y a cambio de una propina, aquí todo funciona así) nos explicó todo e incluso me animó a hacer fotos (shhh, es un secreto, y yo por respeto a la conservación de semejante joya de la antiguedad, las hice sin flash. No se ve una mierda y están movidas, pero oye, de recuerdo me sirven). Una vez en la salida, subimos a ese punto que decía María a ver las vistas, hicimos un rato el moñas con un camello (se llamaba Charlie, un cachondo el tío), sacamos kilos y kilos de fotos, y enfilamos hacia la esfinge, rodeando las pirámides por el otro lado. No os cuento lo espectacular que fue el paseo (y la galopada que nos pegamos) porque supongo que os lo imagináis. 


Una vez en la esfinge la cosa cambia un poco, porque ahí ya ves que la zona no está muy cuidada precisamente (que tampoco pasa nada oye, que sigue siendo espectacular), está repleto de vendedores de souvenirs, hay más gente, mas turistas (creo que los primeros que vi desde que llegué)... Vimos la esfinge y 2 guías nos llevaron a otra zona que hay detrás, donde pude ver por primera vez jeroglíficos en vivo y en directo.... impresionante. Entramos en un par de cámaras pequeñitas, nos enseñaron lo que durante la construcción de las pirámides era la cárcel, unos yacimientos que se encontraron tras la revolución.... A lo mejor no fue la típica visita, ni mucho menos, pero fue mi visita, el primer día de mis 28 años, un día entero con M., un regalo que me vino de Dios sabe donde y que no voy a olvidar. 

Creo que fue a la salida de la pirámide, cuando S., supongo que viendo que me lo estaba pasando como una enana con los caballos, me comentó que su amigo el que me habían presentado cuando nos subimos a la carreta, tenía una cuadra, con caballos buenos, y una tienda típica árabe donde podíamos tomar un te. Sonaba demasiado tentador como para decir que no, verdad? Nos recogieron al salir de una tienda de perfumes (6 en un coche, 3 delante. Os escandalizais? No es lo peor que he visto), paramos a por comida y tras un largo rato por calles sin asfaltar, oscuras, pero tremendamente encantadoras, llegamos a la cuadra. 

El resto del día fue como si me hubieran leído la mente: Un paseo por las cuadras, una galopada por la pista, risas, te, M. cerca..... Al volver S. me pregunta: "Que nota le darías al día del 1 al 10?" "11. Ha sido perfecto, no puedo empezar mis 28 de mejor manera". 

El problema es que cuando subes tan alto, la caída es dura, por lo que al día siguiente (Día 4) las agujetas y cierto sentimiento de estar demasiado abrumada me dejaron en casa. Nada grave, a veces para saltar hay que coger impulso. Mañana os cuento el momento en el que me enamoré de la ciudad....

41 comentarios:

  1. Pero bueno, que estás atómica en esa foto.....me encanta....
    me parece mágico la entrada en tus 28 años...el día tan maravilloso que has pasado....De por sí me parace un viaje totalmente especial, pero si encima lo haces acompañada de un hombre que te transmite tan buenas vibratas, pues ya es la repanocha.....
    Me alegra que estés viviendo estos días con tanta intensidad y que lo compartas con todas.

    Un beso muy grande mi querida Drew, ya sabes tú que te quiero mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias maja!!! El día de verdad que fue mágico, creo que no lo he sabido expresar bien, pero de verdad fue como si me fueran cumpliendo sueños uno detrás de otro... Muchos besos guapa, yo también te quiero!

      Eliminar
  2. La verdad es que las fotos son espectaculares, el día seguro que ha sido increible.
    Yo sigo insistiendo en que le faltan la chicha a estos post...y que esto es un sin vivir, pero tú ni caso! Snif!
    Ten amigas para esto, que se van lejísimos y no te cuentan lo más interesante. Snif!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver nena, es que si esperabais una novela de Corín Tellado, mal vais, ni que no me conocierais... Todo a su debido tiempo!

      Eliminar
  3. Que mezcla más genial!. La ciudad se ve un tanto caótica en las fotos, pero seguramente eso es parte de su encanto. Que envidia me das!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si, o más bien que es un caos mucho más ordenado de lo que parece, esto en Europa sería inimaginable. Besos!

      Eliminar
  4. Wow, wow y re-que-te-wow!!! La foto en el caballo es una pasada, suscribo todo lo que ha dicho MdB y estoy totalmente de acuerdo con parrulina: queremos mas chicha!! Que nos tienes en ascuas!! Jejeje ;-) amazona!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias maja! La verdad es que M. me pilló de lujo en ese momento, jeje. La chicha... que ya vendrá! Besos!

      Eliminar
  5. Ayyyyy si parece todo de película!!!! Que guay Drew! Me alegro mucho guapa de que lo estés pasando bien!!! Ese morenazo guapo se habrá lanzado ya a darte un beso al menos no?? Jajjaa Muuuuuak!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias maja! El morenazo bien, gracias :-P Besos!

      Eliminar
  6. Me has dejado impresionada aunque me imaginaba que me pasaría porque el sitio donde estas ya impresiona solo con imaginarlo desde aquí. Has estrenado los 28 a lo grande vamos.

    Las fotos son alucinantes y todos los detalles que nos has narrado tambien, genial Drew!!! Un diez para ti.

    Que mona maria dando ese tipo de indicaciones y que fuerte que M.que aun no hubiera ido a las piramides, seguro que no hubiera imaginado visitarlas de forma tan especial.

    la escena combinada de M-piramides-caballos-luz bonita-gotas de lluvia tuvo que dejar sin palabras.

    Disfruta igual el resto de dias y descansa tambien que tanta emocion es normal que abrume.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según M., es tipicamente egipcio el hecho de no haber ido a las pirámides. Supongo que como los madrileños con el Prado, o con el Retiro, que yo me sigo perdiendo... Y te aseguro que a mi me dejaba sin palabras casi todo :-) Besos!

      Eliminar
  7. Me alegro que fuera simplemente que estabas abrumada :)
    Espero tus (buenas) noticias como agua de mayo, princesa.

    Por cierto, la foto tuya a caballo en las pirámides es sensacional... felices 28 cariño!

    Arriba Drew de ARABIA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces para subir hay que caer, no??? Me alegro de que te guste la foto, hay más. Besos!

      Eliminar
  8. Madre mía!! Qué día tan especial, tan emocionante, tan mágico. Sin duda no hay mejor manera de inaugurar un nuevo año (de edad, se me entiende)
    La foto es una pasada! Qué envidia saber montar a caballo!
    Está claro que las cosas sin preparar, salen mucho mejor.
    Pero estoy con las chicas, queremos chicha!!! jajajaj
    Sigue disfrutando así, reina!
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día salió perfecto y desde luego no hay forma mejor de empezar :-) Tu desde luego has puesto los adjetivos perfectos!

      Eliminar
  9. ¿de qué chicha hablan éstas ? ¿pero tú no estabas a dieta?? jajjaja La chicha la perdió Drew antes de ir a EL Cairo.....jajajaja

    Nena, esa foto a caballo, con el pelazo al viento hubiera sido ya de infarto...

    Beso enorme y abrazo apretao.!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes y durante, creo que ya estoy en mi peso de antes de dejar de fumar, jeje! Lo del pelazo al viento... es que era demasiado viento... creo que alguna hay y ya verás que no tiene gracia ninguna! Muchos besos!

      Eliminar
  10. Pero que mona y que envidia me das, jodía... ¿Te lo crees? Haber estado en las pirámides? ^o^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te acuerdas cuando 6 días antes las vimos en la tele y dijimos eso de "que fuerte..."? Pues eso :-P

      Eliminar
  11. Qué pedazo de día!! Sigue aprovechando cada minuto, esperaremos impacientes las otras noticias más "noveleras", jejeje. Un besote!! Las fotos de infarto!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si verdad? Mejor imposible! Ya os iré contando! Besos!

      Eliminar
  12. Aixxx Sister, que fotos más chulas!!! Ojalá en algún momento de mi vida pueda visitar Egipto...Tu foto, espectacular, el fotógrafo sabe lo que se hace!
    Por cierto, lo único que yo no haría ni de coña es entrar en una pirámide. No soy una claustrofóbica de libro, pero imaginarme bajo tanta tonelada de piedra me da mal rollito...
    Hasta pronto! Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias sister! Ésto no está tan lejos, pero cuidado que engancha! Y el fotógrafo... y eso que decía que no sabía usar la cámara! Lo de la pirámide... si te lo ahorras no pasa nada, pero vamos, que si de momento no se han caído no lo harán en breve, seguro :-P Besos!

      Eliminar
  13. Que pasada!!! Que emocionante todo. Me encanta tu foto a caballo
    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Matt! Demasiado emocionante quizás :-P Besos!

      Eliminar
  14. ¡¡¡¡Wawwwwww....!!!! como he disfrutado con tu relato, como si lo viviera, oye. Gracias, gracias, mil gracias por llevarme allí de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acordé de ti :-) Me encanta que te haya gustado. Muchos besos!

      Eliminar
  15. ¡Protesto! ¡No has hablado de Charly! xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Charlie! El camello que miraba a la cámara! La verdad es que si, era un cachondo el tío.

      Eliminar
  16. He oido muchas historias de gente que va a ver las piramides, pero ninguna como la tuya, me encanta cuando uno está viviendo un momento unico, irrepetible, te das cuenta de ello y lo disfrutas el doble!
    Mil gracias, me has hecho viajar contigo y aunque no he estado en Egipto, revivir de algun modo esas sensaciones irrepetibles que yo he tenido en otros viajes!
    En el otro post te pedía carnaza, en este para mí nos has dado suficiente chica como para mantenernos intrigadas, este chico me parece de lo más misterioso! Sigo pendiente para ir desvelando misterios!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, soy consciente de que lo que yo viví ese día no tiene nada que ver con lo que viven los turistas cuando vienen a ver las pirámides. Tengo una suerte enorme, porque tengo la mejor compañía. Por cierto, luego me he dado cuenta de que no lo he contado, pero el chico que me presentaron cuando subimos a la carreta fue el que nos organizó todo, y desde aquí le vuelvo a dar las gracias.

      La historía de Él... es que todo hay que contarlo bien... :-P Besos!

      Eliminar
  17. La foto con el caballo es total, total. Y sí es cierto que deben haber sido pocos los que hayan visto las pirámides con lluvia... Me alegro de que hayas estrenado tus 28 de una manera tan especial y memorable.

    Por cierto, no me digas que estudiaste equitación en Somosaguas porque ya infarto. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no. En Las Lomas, Brunete, Pozuelo y Pinar de Las Rozas.. tu también???

      Besos!

      Eliminar
    2. En Somosaguas. Era peque así que no me acuerdo del nombre del picadero (qué mal suena eso...). Pero sí, practiqué equitación (aunque no tanto tiempo como tú). Esto está empezando a dar miedito!!! Besos.

      Eliminar
  18. Me ha encantado tu cronica, se nota que disfrutaste con todo lo vivido y con la compañia... Me encantas en la foto del caballo... menos mal que sabias montar... si llego a ir yo, hago el ridiculo padre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tan difícil, y si no siempre te queda la carreta :-) Besos!

      Eliminar
  19. Drew:
    Estas viviendo un sueño hecho realidad!!!. No sabes cuanto me alegro. Esos 28 años, los has comenzado con el pie derecho y te deparan pura felicidad. Por favor no pienses mucho las cosas, que tienes años para seguir haciéndolo: "CARPE DIEM".
    Abrazo apretado y gracias infinitas por el apoyo, a pesar de la distancia. Gracias a Dios todo va mejor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto!!! Y no sabes lo poco que las estoy pensando, pero eso es otro capítulo :-) Muchos besos para ti, y desde cualquier lugar del mundo ya sabes que estamos contigo. Besos!

      Eliminar
  20. Estás impresionante a lomos de ese córcel en el desierto!! Sigue disfrutando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!!! Disfruto cada segundo!!! Muchos besos!

      Eliminar