jueves, 27 de septiembre de 2012

Resurrección


Y volví :-) 5 días se ha tirado el portátil en casa del técnico. 5 largos días sin música, sin Anatomía de Grey y sin poder escribir en el blog (bueno, eso ha sido una semana, que desde que el ordenador se estropeó hasta que se lo llevó el técnico pasaron otros 3...). Lo reconozco, soy una yonkie: He pasado la semana enganchada al móvil (os he leído a todos) y maldiciendo en arameo por no poder navegar como a mi me gusta. Sobreviví. 

Diagnóstico del portátil: Muerte súbita del teclado por superpoblación de pelos de perro. 
Tratamiento: Limpieza integral del portátil y cambio de teclado. 
Complicaciones: Pues que estamos en Egipto, señores, y mi portátil es español. Eso supone que al cambiar el teclado, obviamente tenía que ser por un teclado inglés. La tecla de la Ñ ha desaparecido, y los símbolos han mutado de sitio. Bueno, han más bien han mutado las teclas, aunque ponga una cosa, si tu pulsas aparece otra, concretamente la que correspondía en el teclado español. Vamos, que mi Ñ es como los no-manifestantes de Rajoy, está ahí, pero no se la ve. Al menos doy gracias porque no fuera un teclado árabe
Resultado final: Teclado raruno, menos mal que me lo se de memoria y no miro las teclas. Portátil limpio como una patena, parece que lo acabo de sacar del Media Markt. Teclado cubierto con una protección de plástico para evitar una recaída. Prohibición a los perros de acercarse al portátil. Y yo más feliz que una perdiz. 

Cuando anuncié mi desaparición comenté de pasada que me iba a dedicar a limpiar... Bueno, todo tiene un límite. El viernes me pegué una paliza de cuidado que rematé el sábado, pero el resto de la semana...

El domingo me tocaba ir a pagar el alquiler a la oficina de mi casera, que básicamente está en Mordor. Bueno vale, está a pocas calles del piso donde estuve cuando vine la primera vez, pero desde mi casa actual, es Mordor. 45 minutos de atascazo trayecto con un taxista que me hace de DJ (se le da bien), me habla en árabe y yo más o menos deduzco lo que me cuenta. Mi casera me da el notición de que a lo mejor me pone fregaplatos, y yo me voy a celebrar la feliz noticia con mi amigo K., con té y brownie. Me duermo en el coche de vuelta a casa. 

Lunes, visita de un amigo durante la cual discutimos sobre historia de España. Menudo curso le di al pobre. En fin, gracias a él conseguí pasar el día de mono de portátil. Y ya de paso nos quedó una tarde la mar de curiosa.  

Martes, hoy toca AJO y AGUA. Vamos, a joderse y aguantarse, porque me voy a zampar la tarde entera en casita, sin ordenador. Quiero morir. Cocino, como, intento dormirme la siesta. No hay manera. Me muero de sueño, pero debe ser que la tele en inglés no tiene el mismo efecto sobre mi. A las 6 me rindo y me hago un te. Miro por la ventana, juego con los perros, leo desde el móvil... En buena hora. Empiezan a llegar las noticias sobre las manifestaciones del 25-S. Empiezo a ver vídeos de cargas indiscriminadas y sin motivo (si, los vídeos los grabó una amiga mía, no hay manipulación, pasó lo que pasó y para mi es de lo más evidente). Se me caen lagrimones, a mi las injusticias me pueden. Me acuesto entre cabreada y triste, y sobre todo cabreada porque no tengo portátil y desde el móvil no es lo mismo. 

Miércoles. Estoy en el cole cuando recibo un mail de la Embajada de España en El Cairo. Concretamente, éste. No bramo en arameo porque los niños andan por ahí cerca, pero me llevan los demonios. Si es que España últimamente solo me da alegrías... Gracias a Dios que la tarde pasa rápido entre recados y clases con mi nuevo alumno de alemán. (7 años, más majo!) Creo que a las 10 estaba en la cama, cabrearse agota mucho. 

Jueves. Me preparo mentalmente para un fin de semana sin portátil, porque ayer el técnico no me garantizaba que estuviera para hoy. Cuando le veo aparecer con el portátil tan nuevecito, tan limpio, tan reluciente... Casi lloro :-) Al llegar a casa, descubro que mi bono mensual de internet caducó ayer. Mi gozo en un pozo. Intento de siesta (imposible de nuevo, creo que era el mono), chequeo Google Maps y me dispongo a lanzarme a una nueva aventura Cairota: Irme a recargar el bono yo solita. 

El primer taxista me manda a paseo cuando le doy la dirección. El segundo si acepta el trayecto, e incluso no me mira mal cuando le doy la dirección apuntada en un papel (no había narices a pronunciar la calle). Me subo, le pido que encienda el taxímetro, me dice que no funciona, pero que le pague lo que considere, que está bien, que me lleva de todas formas. Creo que será la primera vez que no discuto por el precio en un taxi sin taxímetro. El taxista resulta ser Libanés, lleva en El Cairo 3 meses y se marcha en 2 semanas. Me paso el trayecto preguntándome como narices ha conseguido aprenderse las calles en semejante tiempo record. Él, entre tanto, me cuenta que tiene 3 mujeres (por mucho que os cuenten, no, no es la norma general, en serio) de diferentes nacionalidades, y 8 hijos. Me enseña las fotos de las respectivas y los retoños. Muy guapos todos. Llegamos a la tienda, se ofrece a esperarme a que haga la recarga para llevarme a casa. Le digo que no, que la tienda está llena y la última vez tardé casi una hora (con la mitad de gente esperando). Entro en la tienda preguntándome porqué no me he llevado un libro, porque voy a salir de ahí a la hora de la cena. 3 minutos después salgo por la puerta con el bono recargado, resulta el enemigo de Muprhy me ha venido a visitar y habían abierto un mostrador solo para recargas. Ha sido tan rápido que no me apetece meterme en otro taxi, así que me pongo a andar. En las calles de El Cairo no te aburres: Tiendas en las que me tiraría horas, un tráfico de lo más variado, una carpintería reparando sillas en medio de la calle, un niño que se ha montado un escritorio delante del portal de su casa y está haciendo los deberes... Cuando me quiero dar cuenta, he llegado a mi casa. Visita rápida al super y nada, aquí estoy, quitándome el mono de blog. 

En fin, que entre tanto creo que tengo 4 o 5 premios acumulados, un San Google que os debo sin falta y alguna historia más, que el cole empieza a ser carne de anécdota. Solo añadir que os he echado de menos y que a partir de ahora adoraremos al técnico que arregló el portátil sobre todas las cosas. Si es que no se vivir sin Blogger...

25 comentarios:

  1. ¡Bienvenida! y deja de quejarte que sigues en sandalias y eso no se paga con nadaaaaaaaaa :P Esperamos las anécdotas con gusto. un besote desmadroso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja, pues volver a casa andando en manga larga ha sido una gracia :-P

      Eliminar
  2. Bienvenida!! Me alegro que hayas recuperado el Pc, que el móvil no es lo mismo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! Es que encima el móvil va lentísimo aquí...

      Eliminar
  3. Sobre los incidentes hay videos y videos. Pásate por mi blog sigoacontracorriente.blogspot.com y verás otra versión de la historia. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Lo de la gente trabajando y estudiando en la calle se echa de menos...antes aquí eso era algo normal,...sácate la silla ahora a la puerta de casa para ver pasar a la gente y vienen los del Ayuntamiento a cobrarte un impuesto de terraza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí son muy de calle y mola, pero la verdad es que el chiringuito del crío era curioso... Sobre todo no se yo si una calle llena de coches y tiendas es el mejor sitio para concentrarse, pero oye, a él se le veía muy dispuesto. Besos!

      Eliminar
  5. Yo tampoco sé vivir sin blogger... mis vacaciones de julio totalmente desconectada fueron un castigo... Me alegro que vuelvas al ataque de este blog, se te echaba de menos... Y luego para que te quejes.... un mostrador solo para recargas!!! en 3 minutos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que si no, la gente hubiera hecho cola fuera de la tienda! Y si, es que una no sabe vivir sin la blogosfera..

      Eliminar
  6. Sister!!! Ya te echaba (muuuucho) de menos!
    No sé cómo te aclaras con el teclado, yo no daría pie con bola!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo a ti!!! El teclado, con no mirarlo... :-P

      Eliminar
  7. Güelcom back!!!
    Lo del teclado fisico en guiri pero el de "dentro" en español es un caos.. yo lo tuve así mucho tiempo y también me conozco el teclado y no miro, pero aún así a veces es pa volverse loco!!
    Me encanta tu vida en el Cairo!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Na, de momento lo llevo bien. De vida no me puedo quejar :-) Besos!

      Eliminar
  8. Yo también te he echado de menos!!
    Vaya con los pelos de los perros, jajaj. Yo también me sé el teclado de memoria, pero me parece muy complicado eso de tener las letras cambiadas, solo por fuera!
    Qué envidia me das ahora, con el fresquito que hace ya por aquí!
    Esperando san google y anécdotas del colegio!
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las letras están bien, son solo los símbolos y la Ñ. Y lo del calor... llega un punto que no se yo. Pero que dure, que mi ropa de invierno está en España!!!

      Eliminar
  9. Bienvenida!!! ya te echaba de menos!
    A ver si empiezas a contarnos anécdotas del colegio. Besos!!

    ResponderEliminar
  10. Bienvenida de nuevo! Ains cómo se echan de menos los pc's cuando faltan... Pero has aguantado bien eh, yo me pasé solo un día sin pc y pude conectarme desde la PS3, con teclado y ratón (o sea ke era como tener un pc gigante por el tema de que veía todo en la tele), pero eché muchísimo de menos mi portátil y me pasé el día cabreada (con lo difícil que es cabrearme!).

    Besoteeeeeees

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te cambio la PS3 por el móvil! Que desesperación!!!

      Eliminar
  11. A mí cualquier día me pasará lo mismo con pelos de gato.
    Qué risa, enseñarte las fotos de las tres mujeres. ¡Debe de tener la cartera a rebosar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te paso el teléfono de mi técnico?? :-P

      Eliminar
  12. Me alegro de que te lo arreglaran rapidito y no te tuvieran que poner metadona al final XDDD... Espero impaciente las trastadas que seguro que te hacen los chiquillos del colegio.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco ha faltado para la metadona :-P Los niños, mira...hay veces que no se en que estarán pensando.. Besos!

      Eliminar
  13. Ayyyy, si es que se te estaba echando de menos... Mi antiguo portátil también hubo que limpiarlo a fondo un par de veces porque se recalentaba cosa mala, fruto de los pelos de gato acumulados en los ventiladores...

    Veo que ya andas como pez en el agua y hasta te haces amiga de los taxistas. Yupiiii. Espero que, al quitarte el mono, se te haya pasado un poco el cabreo. Te debo mis búsquedas. A ver si saco un rato y te las mando. Besazos!!!!

    ResponderEliminar