viernes, 7 de septiembre de 2012

Un perro es como un hijo?


No, hoy no vamos con San Google, que no he podido publicar ésta semana (voy a media de 4h de sueño diarias) y no me gusta publicar 2 seguidos. Ésta semana será el lunes. Hoy vamos con una de esas entradas que llevo mucho tiempo queriendo escribir, y por la que seguramente me van a caer collejas a mansalva, pero en fin, allá vamos. 

Varias veces me he encontrado por la red posts indignados con la comparación entre tener un perro y tener un hijo. Que no es lo mismo, dicen, que no se puede comparar la responsabilidad que supone tener un hijo, ni el amor que se les tiene. Que por mucho que se les quiera, son animales y como tales hay que tratarles. Acojonada me quedo con la última afirmación.

En fin, empecemos éste post con un concurso de obviedades: No tener hijos no me impide suponer que el amor que se les tiene es mayor al que un animal. Y tampoco necesito tenerlos para saber que la responsabilidad que suponen es mayor que la de tener un perro. Hasta ahí claro y meridiano, es cosa de sentido común, y creo que eso no lo puede discutir nadie.

Pero el hecho de que se les quiera más o menos, o de que la responsabilidad sea mayor o menor no quita que se les quiera a más no poder, o que la responsabilidad exista. Y precisamente mentando a los que dicen que son animales y como tales hay que tratarles, vamos a repasar como tratar a un animal:

a) Como son animales, no saben lo que pueden o no pueden hacer, o donde está el límite. Por tanto, hay que enseñarles: A subirse o no a un sofá, a respetar espacios, a no morder cosas, a quedarse solos, a hacer sus necesidades en la calle. No enseñarles todo ésto supone que el perro no sabrá atender límites, lo que provoca momentos de tensión y broncas a un animal que no entiende qué está haciendo mal. En cuanto a la ansiedad por separación, es literalmente un ataque de ansiedad cada vez que se quedan solos. El tratamiento es largo, así que mejor hacerlo bien desde el principio. Y eso es MI RESPONSABILIDAD, soy yo la que tiene que ser coherente, reforzar, ignorar o intentar evitar comportamientos, y romperme la cabeza sobre si lo estaré haciendo bien o no.

b) Como son animales, no se pasean solos. Cada vez que alguien me pregunta si no pueden esperar para salir, me gustaría contestarle que si él puede pasar 8 o 10 horas sin ir al baño. Además el paseo también les supone ejercicio. Vosotros necesitáis salir de casa para oxigenaros? Ellos también. Y por tanto es MI RESPONSABILIDAD organizar mis horarios de ocio en torno a las horas de paseo de mis perros. No, yo no puedo largarme 12 horas de casa y quedarme tan pancha, ni pasar un día en la playa sin organizar que alguien los saque a mediodía. Incluso mis horarios de trabajo tienen que ser adecuados.

c) Como son animales, ni eligen que comer, ni se ponen la comida solos. Por tanto, soy yo la que tiene que elegir el pienso adecuado, las dosis y la frecuencia en función a su peso, edad y nivel de ejercicio físico. Y también soy yo la que tiene que estar puntualmente en casa para alimentarles.

d) Como son animales, no hablan. No me pueden contar que quieren, ni si se encuentran bien o mal. Soy yo la que tiene que observarles, tocarles (la gente no entiende la importancia de tocar a su perro. Si yo no sobara regularmente a los míos, nunca habría detectado el cáncer de mama de Bas), mirarles las orejas y las patas en busca de bichos, posibles heridas, bultos... Y si les pasa algo, es a mi a la que me corresponde juzgar la gravedad o no del asunto, y si necesitan un veterinario o no (es la putada de que sean animales, no hablan) Todavía recuerdo la pelea que mantuve con un veterinario (no el mio) durante 3 semanas, él diciendo en que el perro estaba bien, y yo insistiendo en que no era así. Al final tuve yo razón, que para algo conozco a mi perro.

e) Como son animales, no entienden lo que está bien o mal, o lo que supone un riesgo o no. Ellos ven comida en calle y se la quieren comer (para algo han sido callejeros), y yo soy la que tiene que estar al quite de pararles, de que no coman algo que les pueda dañar, que no se metan en una alambrada de pinchos (por los pelos no se me quedó enganchada Rei el otro día intentando perseguir a un gato) o que no se tumben al sol a 40 grados (que me lo expliquen, pero la muy pava de la enana lo ha hecho).

f) Como son animales, nosotros hacemos y ellos responden. Yo soy la que se pasa el día explicando que NO, no le puedes dar un trozo de pastel a la perra porque no metabolizan el azúcar como un humano, o que como les den chocolate yo misma me encargaré de proporcionarles una muerte lenta y dolorosa. Empatía total con las madres que se mosquean cuando a sus hijos les dan un caramelo.

g) Como son animales, no tienen ni puñetera idea de que una trabaja y por tanto, necesita dormir. Y si a Oso le duele la tripa a las 2 de la mañana, me levanto y me aguanto, por mucho que me levante a las 5 y media. Y esto también se aplica a la inversa, cuando mi perra lleva 2 días corriendo por una playa, me toca parar a mi al resto del mundo y decirles que lo siento, pero que la perra no juega más, que se va a dormir, más que nada porque la pobre cada vez que pilla una superficie blanda cae rendida, y eso significa que necesita descansar.

Ha quedado claro como hay que tratar a un animal? Pues eso.

Repito, tengo claro que muchas de éstas responsabilidades son mucho menores que las tiene una madre. Pero eso no quita que existan. En el momento que una mujer es madre sus prioridades cambian, en el momento que se tiene un perro, éstas también tienen que cambiar. La comparación en ambos casos es que hay un ser vivo que no puede cuidarse solo, y que nos necesita para lo más básico. La diferencia, que en el caso de una madre se entiende, y en el caso de un animal, no tanto.

Mi mente piensa primero en ellos, y luego en mi. Me puedo gastar 200LE (perdonad que ya no hable en euros) en un vestido? No, porque hay que comprar pienso. Puedo salir de trabajar, irme a comer a un centro comercial y luego de compras? No, porque los perros llevan toda la jornada laboral solos, primero a casa a pasear y luego ya si eso de compras. Puedo irme a merendar a casa de una amiga y acabar de noche loca de copas? No, porque los perros tienen que comer. Y en el caso de Oso, también necesitan su medicación.

Si me meto en éste fregado, es porque pienso que hasta que eso no nos entre en la cabeza, muchos animales de éste país seguirán siendo abandonados y maltratados. Porque no entendemos la responsabilidad que supone, que literalmente su vida está en nuestras manos, que no podemos vivir de la misma forma que alguien que no la tiene. El argumento, "solo es un perro" se tiene que acabar, y cambiarlo por "es que es un perro, con todo lo que eso supone".

Y si es tan duro... porqué se tiene un perro? Por el orgullo enorme que supone ver como tu perro aprende, como supera sus miedos, como te mira con cara de ilusión cuando hace algo bien. Porque me siento feliz cuando les veo disfrutar, porque su amor es incondicional, porque nos necesitan. Y sobre todo, porque ellos siempre han estado cuando no había nadie más a mi lado. Todo eso me compensa noches en vela, lágrimas de frustración en un veterinario, explicaciones infinitas y escuchar mucha, mucha estupidez. Mirad, eso es algo que tenemos en común.

En fin, que espero haberme explicado bien (no tengo muy claro que lo haya hecho) y que nadie se ofenda por lo expuesto. Repito, que tengo claro que mi nivel de responsabilidad, de angustia, de necesidad de presencia, es menor, pero no por ello deja de existir. Tener un perro no es lo mismo que tener un hijo, pero si puede llegar a ser "como" tener un hijo. Alguien me ha entendido o empezamos con el apedreamiento?

50 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias cielo, si se que tu me entiendes :-)

      Eliminar
  2. Yo soy madre, y he tenido animales en casa. Lo primero, el amor es incontable, por lo tanto, no se puede determinar si se quiere mas a un hijo, que a un perro o a un tio-abuelo. Y lo segundo, existe una gran diferencia entre tener un hijo y tener un perro (gato-loro-iguana...) los hijos, tarde o temprano,salvo excepciones de niños con alguna discapacidad (o NINIS desos que estan de moda)... y bajo nuestra supervisión (y educación) temporal, son autosuficientes, aprenden a bañarse, a vestirse, a comer, a saber la hora que es mirando un reloj, a ganarse las lentejas, y, los animales de compañía no llegan a ser autosuficientes JAMÁS!
    Por lo tanto, salvando el punto del amor, es una estupidez comparar una responsabilidad con otra.
    He dicho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la tia B. dice, va a misa!

      Diría más bien que es al revés, Oso con 12 años (85 para un humano) necesita el doble de cuidados y atención que Rei con año y medio....

      Eliminar
  3. yo creo que lo que dices es muy sensato, y con las cosas con las que uno se ha responsabilizado no se puede establecer un rasero sobre si esa responsabilidad implica más o menos amor....
    Yo nunca he tenido animales....pero la experiencia que he vivido cerca de mí es que la gente que tiene animales les quiere muchísimo....
    creo que un hijo simplemente es otra cosa mucho más inmensa y visceral, es instinto, es algo grandísimo.....
    pero no se cómo definirlo con palabras....hace poco tuviste que sacrificar a uno de tus perros, tu vida puede continuar.... en el caso de un hijo jamás en toda tu vida vuelves a levantar cabeza....
    solo de escribir esta frase última que te he puesto, imaginar algo asi, te duele, no puedes ni pensar en algo asi, ni hablar de eso, ni nada....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estoy de acuerdo, pero creo que la diferencia (entre otras cosas) está en que la naturaleza impera: Es decir, lo natural es que un hijo sobreviva a un padre. Pero con los perros eso no es posible, la esperanza de vida de Bas y de Rei (por tamaño) era y es de unos 15-16 años (Bas murió con 13 y medio), la de Oso de no más de 14 (Tiene 12 y medio). Es decir, yo se de antemano que ese perro se me va a morir. Les veo envejecer, perder facultades, empeorar... Y finalmente morir, siguiendo el curso natural de su ciclo de vida. Supongo que la mentalización ayuda, no es un hecho injusto, como cuando muere una persona joven que aun no ha vivido muchas cosas, es la naturaleza sin más. Pero si, en eso coincido contigo, no se vive igual, por supuesto.

      Eliminar
  4. Amén Hermana!!
    Cuando la gente no quiere entender, no hay nada que hacer.
    Besossss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias maja! Efectivamente, todavía hay mucho insensible suelto... Besos!

      Eliminar
  5. ienes toda la razón, jamás lo había visto así. Creo que la gente tiene perro por muchas veces soledad y otra porque está de moda. Yo he visto amigas dejar al perro hasta las 2 de la mañana para sacarle cuando lo normal era a las 10 porque quería quedarse de juerga.
    Está muy bien tenerlo pero muchas veces no quieren dejar de hacer cosas por ello y no es justo para ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que para eso es mejor no tenerlo. Ojo, que no digo que yo alguna vez lo haya hecho (a todos se nos ha torcido un plan alguna vez) pero tiene que ser algo muy excepcional, no la norma, y teniendo en cuenta muchos factores. Para mi lo más simple es sacarles siempre antes de marcharme, así siempre tengo la conciencia tranquila. Y efectivamente, no es justo. No se puede querer solo lo bueno y no apechugar con lo malo.

      Eliminar
  6. I used to take care of my sister's kids since they were born, I still do sometimes. And I agree with what you say completely. Your dogs were my first experience with dogs, and I had the same worries (although I know you were already taking care of everything).

    But the whole "keeping an eye on them and staying vigilant" scenario applies, one moment you lose track of one of them (kids or dogs) and they eat some crap off the ground or wander away into various dangers.

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Hahahah, I know it´s you :-)

      The difference is that you could understand that very quickly, but some people don´t. I have to say that at first I was afraid to travel to Ras Shetan because I was not completley sure that everybody could understand that, but you were all absolutley amazing :-)

      Rei sends kisses!

      Eliminar
  8. Te has explicado divinamente. No entiendo por que se tiene que competir. Son amores igual de entregados. Un besazo cairota!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu lo has dicho, ambos requieren entrega, de diferente manera, pero la requieren :-)

      Eliminar
  9. Te doy la razon en todo,menosen una cosa.

    Yo soy de las que se molesta por la comparacion, no quiero que comparen a mi hijo con un Hamster, porque no lo es..pero eso no quita que lo que tu has explicado se corresponda perfectamente con mi forma de pensar.

    Un hijo es un hijo
    Un perro es un perro
    Una caballo es un caballo


    y las comparaciones son odiosas.

    Lo que si es cierto que son seres vivos y como tales hay que cuidarlos, respetarlos y ser responsables.

    Al igual que haypadres que queman y maltratan a sus hijos hay personas que no deberian tener un animal.

    Pero comparar sentimientos, ahi no estoy de acuerdo.
    A quien quieres mas a tu madre o a tu padre...a tu primo o a tu abuelo..

    Quizas la intensidad sea la misma pero el sentimiento es diferente, no se si me explico

    En fin guapisima, que imagino que esta entrada sera por algo o por falta de entendimiento de tu postura responsables con tus 2 bellezas y ojala mas personas en el mundo pensaran como tu y acuaran como tu

    un abrazo apretao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no se trata de comparar, tu hijo es tu hijo y mi perra es mi perra. Necesidades, vivencias y amores diferentes, pero al fin y al cabo amores y responsabilidades. Y lo de a quien quieres más, pues como digo, no niego que a un hijo se le quiera "más", " de otra forma" o como quieras llamarlo, que al fin y al cabo es sangre de tu sangre y lo has llevado dentro. Pero por ejemplo yo nunca podré respetar que alguien abandone a un perro por un hijo, por ejemplo, en primer lugar porque también tienes un compromiso con el perro, y si de verdad no lo puedes tener, siempre hay soluciones antes del abandono. En fin, tampoco se quiere igual a un marido, a un amigo, a un primo, y no se nos niega que les queramos, no? A eso iba. Nunca diré que es exactamente lo mismo, pero me tiro de los pelos cuando la gente me echa en cara que les cuido demasiado (tócate las narices) y que "solo" son animales. Y precisamente son ellos los que usan la frase de "ni que fueran tus hijos". Pues no, no lo son, pero soy igualmente responsable de un ser vivo.

      En fin, que otro abrazo para ti, guapa!

      Eliminar
  10. Totalmente de acuerdo, además es que no entiendo a qué viene tanta comparación y tanto "son animales". Como animales que son también tienen derechos (me anoto escribir algún día sobre los derechos de los animales en el Islam) y sí, será diferente a un hijo, pero no por ello su cuidado es menos importante.

    Oye y cómo echo de menos a mi gato... Se quedó en la casa de mi suegra (tiene una casa puesta en alquiler) porque en el piso que estamos no había espacio, o bueno, en realidad sí que lo hay porque es un piso grande, tiene un balcón y un gato tampoco es que ocupe mucho espacio, pero mi suegra odia al gato, dice que es malo porque el pelo te puede dar alergia y como es persa pues ahí tiene la excusa perfecta.

    Llevo desde el segundo trimestre del embarazo sin mi bichito y sinceramente, he llegado a ponerme a llorar diciéndole a mi marido que nos busquemos algo YA, que quiero a mi gato conmigo. Sobra decir que si veo una foto suya me pongo tontorrona, y hasta viendo Shrek, cuando aparece el gato con botas... No puedo comparar la forma en que lo quiero a él con la forma en la que quiero a Pimpollo, son diferentes.

    Ui cómo me enrollo, besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si porfa, y cuando lo escribas saco una copia y lo reparto por las mezquitas de la zona, porque me parece que eso es algo que se deben saltar cuando estudian el islam. Ya te contaré la pelea que tuve con un salafista porque me dijo que me bajara de la acera (iba con los perros) porque quería pasar. Pero en fin, eso es otro tema...

      Dile de mi parte a tu suegra que está cientificamente demostrado que los niños que crecen con animales tienen menos alergias y menos problemas respiratorios.

      Pero te entiendo perfectamente, yo cuando volví a España y les dejé en El Cairo lo pasé fatal, no me quiero ni imaginar irme sin saber cuando les voy a volver a ver... Suerte y espero que esté contigo pronto!

      Eliminar
  11. Yo me crié con un perro que era para mí como un hermano pequeño. Ahora tengo tres hijos y un gato y no es la misma clase de amor, por supuesto, pero sigue siendo un amor inmenso. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está, es diferente, simplemente, pero amor y al fin y al cabo.

      Eliminar
  12. Estoy de acuerdo en casi todo, pero puntualizaria que la comparación, odiosa por otro lado, suele venir de parte de los dueños de los animales, a mi no se me ocurre comparar a mis hijos con un gato, ni en un millon de años, tambien creo que la opinion mas valida es de quien tiene las dos cosas, y son diferentes, nada es comparable a un hijo, y a mi sinceramente y se que si que me caeran collejas, cuando alguien me dice que quiere a su mascota como yo a mis hijos.....me ofende, no lo puedo evitar....y tenía un Mastin al que queria muchisimo, pero no es lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, es que a nadie en su sano juicio se le ocurre decirle a un padre que su perro es como sus hijos, o al menos yo te juro que no lo haría nunca. Si te digo la verdad, yo suelo intentar no decir la frase de marras, al revés, me la suelen decir a mi. En mi caso, cuando intento explicarles a gente sin animales porqué no puedo pasar de los horarios como ellos.

      Yo en ningún momento diría que es exactamente lo mismo, pero si me atrevería a decir (y espero que no te parezca osado) que yo tengo una responsabilidad con mis animales como tu con tu hijos. Es decir, no estoy comparando a los niños con los animales, si no el hecho de ser responsable de alguien, en mayor o menos medida, que depende de ti para cubrir sus necesidades.

      Pero no, por mi parte no te caen collejas, creo que nos hemos entendido :-)

      Eliminar
    2. Creo que si, que nos hemos entendido! je je, te aseguro que a mi si me han dicho que estaban muy triste porque su perro estaba enfermo (lo comprendo) y que lo queria lo mismo que yo a mis hijos....lo iba a mandar a la mierda porque había confianza, pero lo vi tan afectado...que me dió pena!
      En lo de la responsabilidad totalmente de acuerdo, si tienes un animal le tienes que dar el cuidado que necesita y se merece, y si no no lo tengas.

      Eliminar
  13. Diferentes clases de amor y de responsabilidad, pero amores y responsabilidades al fin y al cabo. No creo que se tengan que comparar.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ese punto iba yo, a la responsabilidad. Que no se tendría que comparar si no hubiera seres humanos que les trataran como a un peluche. Besos!

      Eliminar
  14. Yo creo que lo has explicado muy bien, no se trata de comparar, sino de entender que un tener un animal merece no sólo nuestro amor, sino nuestro respeto y cuidado, y eso por estos lares no está muy claro (y lo digo por experiencia). Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sister, seguro que tu estás tan aburrida como yo de gente que se sorprende de las necesidades más básicas. Que parece que un perro no tiene ni cerebro, ni corazón, ni estómago, ni necesidades.... En fin... Muchos besos!

      Eliminar
  15. Totalmente de acuerdo, por eso cuando me dicen...y tú bien sabes las ganicas que yo tengo de tener uno...por qué no lo adoptas ahora?,,,porque veo mi grado de estrés con una y otra en camino con El papi llegando a las 21...y me entran sudores fríos, ahora en cuanto tengan 6y 3 años...van a tener la mejor Navidad del mundo! Y un miembro más en la familia. Yo no entiendo la frase esa de sis solo es un animal...en fins.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nena, es que precisamente tu opción es la responsable, no adoptar si crees que te va a sobrepasar. Sobre todo porque adoptar no es como comprar un perro en una tienda, aunque salgan del albergue recuperados, son animales que tienen un pasado difícil detrás, y que pueden necesitar algo más de atención al principio (algunos al revés, salen tan encantados que se les pasan todos los males). Tus nenas se lo pasarán genial, pero cuando llegue su momento.

      Lo de solo es un animal... es que te juro que me pongo mala... En fin. Besos!

      Eliminar
  16. Yo intento no "humanizar" demasiado a mis gatos. Quiero decir con esto que intento que no hagan el ridículo poniéndoles vestiditos y cosas así, porque siento que con eso les humillo a los pobres pero sí es cierto que las mascotas son una responsabilidad muy grande y hay que estar siempre muy pendientes de ellos. Yo no soy madre así que también puedo decir que les quiero como si fuesen mis hijos. Son mis hijitos peludos. Los adoro. Me dan mil disgustos y dos mil alegrías diariamente y no los cambio por nada. Aun si algún día me diese la ventolera y decidiese ser madre (cosa que dudo, pero nunca hay que escupir para arriba), mis gatitos seguirían teniendo un lugar irreemplazable, porque creo que no son cariños comparables. Eso sería como presuponer que se quiere más a un hijo que a otro, ¿no? Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi lo de vestir a un animal me parece una estupidez. Rei si que tiene un abrigo, pero porque es un cruce de Galgo y se me congela en invierno. Pero ahí está la cosa, tratar a los animales como animales, tanto para las cosas que ya he expuesto, como para lo demás.

      Y tu lo has dicho, el ejemplo de querer a un hijo más que a otro... se les quiere por cosas diferentes, de formas diferentes, pero se les quiere mucho...

      Eliminar
  17. Yo he crecido toda la vida con perros en casa, y siendo hija única, imagina cuanto tiempo he compartido con ellos. Ahora soy madre y tengo a Indi... y si te soy sincera, tengo sentimientos encontrados. Tienes toda la razón en todo lo que has dicho, los perros son dependientes de nosotros, y eso lo tenemos que tener muy en cuenta a la hora de tener una mascota en casa. Pero todo lo bueno que nos dan, todo lo que nos enseñan con su amor incondicional... eso no se paga. Yo soy capaz de hacer cualquier "sacrificio" por mis perros, aunque tenga a personas a mi lado que no lo entienden... pero mientras no moleste a nadie lo seguiré haciendo y pienso educar de esta forma a mis niñas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piensa que a tus niñas no solo las estás educando en el amor por los animales, si no también en la empatía y la defensa del más débil, que es precisamente lo que me parece más importante. Y quien no quiera entenderlo, que no lo haga, si al final ellos se lo pierden...

      Eliminar
  18. Como me ha gustado leer esto. Hay personas muy crueles por ahí que piensan que los animales están para servirlos y necesitan sentirse amos de algo, pero desde luego hay animales que son mejores que las personas (y no solo hablo de perros).

    Me quito el sombrero con tu entrada

    La alpaca se despide con:

    El mundo entero se aparta cuando ve pasar a un hombre que sabe adónde va.

    Autor: Antoine de Saint-Exupery

    Mooogggaaaksrfff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablo de perros porque es lo que tengo. Y más bien diría que la mayoría de los animales son mejores que la mayoría de las personas...

      Besos para la alpaca!

      Eliminar
  19. Yo, empezando porque quiero más a los animales que a la mayoría de las personas, grito a los cuatro vientos que quiero a mi gato no como si fuera mi hijo, sino porque es MI hijo. No como al hijo de nadie, ojo, que yo no sé ni me he de meter en como quiere nadie a sus hijos ni a sus gatos (siempre que los trate bien, obvio), pero sé como quiero al mío.

    Es que habiendo buenos tratos, es absurdo discutir que si me parece mal que quieras tanto a tu gato, que si yo quiero a mi gato como tú a tu hijo. Cada uno quiere como quiere. Tratando bien y queriendo, no hay problema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno lo llama como quiere, y quiere como le da la gana. Y por lo último que hay que pedir perdón en ésta vida es por querer.

      Y si, supongo que para que los que no tenemos hijos, son nuestros animalihijos, pero sin comparar con los hijos de nadie, que ni viene al caso ni es necesario.

      Besos!

      Eliminar
  20. Mucha gente ha llegado a mi blog leyendo lo que escribí de comentario sobre R. Cómo esa veterinaria le negó la atención porque no abría la consulta por las maañanas y murió seguramente de hemorragia interna. Yo no tengo hijos, pero daría lo que fuera por ver esa mirada de agradecimiento cuando lo acariciaba, de sorpresa cuando descubría algo nuevo y sobre todo jamás me alcanzará la vida para agradecerle que aquella noche me defendiera y me hiciera ver que había que largarse.

    Ese amor incondicional te puedo asegurar que muchos hijos no lo dan, sobre todo cuando muchos padres queriendo o sin querer hacen cosas que dañan a sus hijos, por algo que me esta pasando y que no viene a cuento sé que hoy en día si tuviera a R a mi lado me sentiría mucho menos sola, jamás me perdonaré haberlo antepuesto a un viaje y haberlo abandonado, porque aunque lo que le pasó no fué culpa de nadie sé que si hubiera estado conmigo no le habría pasado, sinceramente, porque no salía sin correa y la puerta de mi casa siempre estuvo cerrada.

    Ahora, que despotriquen lo que quieran, cada uno siente lo que quiere y ama a quien quiere hacerlo asi que nadie tiene porqué juzgarnos por querer más a un animal que a un hijo o comparar el cariño que se le tiene a uno u otro.
    Besotes guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía esa entrada, pero me voy a tu blog de cabeza a leerla. Me parece super duro lo que cuentas.

      A mi sobre todo me preocupa el tema de la responsabilidad... que son seres vivos, y parece que hay mucha gente que se creen que son como un peluche...

      Muchos besos!

      Eliminar
  21. Drew, he vuelto! y me encuentro con esta entrada. solo puedo decirte una cosa:

    AMEN!

    Personalmente, creo que son cosas distintas y amores imagino que tambien distintos, ni mejores ni peores, solo diferentes. Las responsabilidades tambien son diferentes, segun se trate de niños o perros y no me parece correcto compararlas. Lo unico que creo se podría comparar y salvando las distancias, son cosas relacionadas con el cuidado de unos u otros, pero no centrando la atención en el ser que recibe los cuidados, sino en lo que nos supone a los humanos dar esos cuidados. No se si me he explicado, pero daría para una interesante charla, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te has explicado perfectamente, porque ahí es donde iba yo. Obviamente son 2 cosas diferentes, las necesidades de un perro no son las de un niño y viceversa. Pero a mi se me ponen los pelos de punta cuando alguien dice eso de "hay que tratarlos como animales que son". Oye, que efectivamente, no hay nada mejor para un perro que tratarle acorde a lo que es... pero acaso sabe la gente cuales son esas necesidades? Y que nosotros somos los responsables de cubrirlas? No se puede tratar a un animal solo como al humano le convenga.

      Y efectivamente, la charla daría mucho de si :-)

      Besos!

      Eliminar
  22. Hola!! Pasaba x aquí y m ha parecido muy interesante.
    Yo tengo hijos y perro y el amor q siento es enorme. No s puede comparar. Todos son seres vivos con su amor y sus responsabilidades. Tienes razón q no todo el mundo lo entiende.
    Cuando m quedé embarazada m preguntaban q iba a hacer con el perro.... Yo no entendía y flipaba bastante.
    Al q no le gustan los animales, pues vale. Como al q no le gustan los niños. Y q pasa, ¿No puedes querer a los dos?????
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo. No se puede comparar, pero en los 2 sentidos. Como decía mi tía por allí arriba, un perro siempre dependerá de ti, e incluso se hará más dependiente con el tiempo. En cambio un niño se "independizará", pero conlleva responsabilidades probablemente mucho más complejas. Pero ambas cosas son compatibles y en mi opinión, responsabilidades al fin y al cabo.

      Perdón por la expresión, pero a cada uno que te preguntara por el perro yo le soltaba una colleja bien dada. Pesada es la gente, oigan...

      Eliminar
  23. se me borró el comentario,grrrrr
    venia a decir que si todo el mismo tuviera el mismo respeto que tu hacia los animales otro gallo nos cantaría....
    Hace unos meses lei un comentario de una chica ,que no sabía si tener un perro o no ,que tenia dos hijos etc...y la pregunta que le hacian era: tu te ves con un tercer hijo? si la respuesta es no no tengas el perro....y estoy totalmente de acuerdo, desde luego que no son las mismas obligaciones pero tb tienen las suyas y las necesidades básicas mínimas hay que cumplirlas.
    Ala, no digo más que se me borrará...:) bicoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucha gente que sabe muuuuucho más que yo, yo solo intento ser responsable con las vidas que asumo.

      La respuesta me parece super adecuada, aunque luego tener un perro puede ser más fácil (al menos hay noches que te dejan dormir :-P)

      Gracias por repetir el comentario, me ha encantado!

      Eliminar
  24. Yo quiero tanto a mi perrita, y la desee tanto (no me dejaban tener perro en casa), que mucha gente pensaba que trasladaba mis sentimientos maternales hacia ella.
    Mucha gente pensaba que era una relación desmedida, hasta me la llevaba al trabajo si pensaba que la jornada se iba a hacer demasiado larga!!
    Pero yo creo que es cuestión de responsabilidad hacia un ser vivo que necesita no solo los cuidados elementales sino también mucho cariño y tiempo.
    Pero no, un perro no es como un hijo, al tener a mis mellis me ha resultado muy difícil mantener el mismo grado de cuidados. Cuando el tiempo no da para más al final tienes que priorizar las atenciones, y los hijos van por delante (papito se queja de que después va la perrita y él queda al final!).
    Eso sí, siempre con responsabilidad!
    Y, sabes?, yo creo que es la que más me quiere de la casa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me han dicho que traslado mis instintos maternales hacia ellos. Yo contento que, en ese caso, bien trasladados están. Hay gente que ahoga sus penas en un bar, yo al menos hago algo productivo...

      Eliminar
  25. Mi opinión es que un perro es como un hijo en cuanto a responsabilidades, pero no en cuanto a amor. Eso de que sean amores distintos, ni mejores ni peores... amores distintos sí, pero ni mejor ni peor? No. Si el amor por tu hijo no es mejor, si no es mil veces más grande que el amor por tu perro o gato, pobre de tu hijo y pobre de ti.

    ResponderEliminar
  26. Para quienes tienen la dicha de tener hijos humanos, les debe ser inexplicable como alguien puede querer a un perro (gato, ratón loro) como a un hijo.

    Quienes no tenemos la bendición de tener un hijo muchas veces encontramos ese amor en un animalito, nadie dice que es igual. El simple hecho de que sea sangre de tu sangre ya lo hace distinto, pero sentir que eres el todo para un ser indefenso y que al igual que un hijo te necesita, te da una sensación de que es como un hijo... adoptivo.

    ResponderEliminar