lunes, 1 de octubre de 2012

Sentirse como una reina



Ésta entrada la estaba escribiendo para el otro blog, pero no se porqué, he pensado que tenía que estar aquí. 

Hace ya tanto de eso... Invierno de 2004-2005, los 2 en tu coche de camino a casa de tu madre. Yo, en el asiento del acompañante, mirando por la ventana las calles de tu pueblo, ese en el que abundan coches, gente, tráfico, y la horrible incapacidad para aparcar. Creo que veníamos de trabajar, seguramente por eso mis neuronas funcionaban a medio gas. 

Nunca fui una gran fan de Amaral, aunque nadie lo diría viendo éste post y el que escribí ayer. Pero a ti te encantaba, y ese día íbamos escuchando canciones suyas en el coche. Llegó esa que a mi me gustaba tan poco, porque eso de "Como Nicolas Cage en Living las Vegas" me sonaba a coña marinera, pero como ya he dicho, las neuronas que me quedaban activas estaban entre las calles, la gente, el tráfico, y la incapacidad para aparcar. 

El estribillo me enganchaba un poco más, así que las palabras resonaban en el fondo de mi cabeza, aunque no estuviera haciendo mucho caso. Más bien no le estaba haciendo nada de caso, solo el justo para saber a lo que te referías cuando pronunciaste la frase de marras, nada más terminar el estribillo. Puede ser que por eso me sorprendiera tanto, porque no estaba prestando atención, o quizás fue porque nunca pensé que alguien pudiera sentir algo así por mi. Ese "ésta canción me recuerda a ti" que soltaste como quien te manda a comprar el pan, se me clavó muy hondo. 

Se clavó tan hondo que creo que te asustaste cuando tardé exactamente 3 segundos en ponerme a llorar. Lo siento, me abrumó tanto que no pude reaccionar de otra forma. Fue lo inesperado, lo increíble, pero a la vez, la convicción de que lo decías de verdad. Siempre he dicho que has sido el único hombre capaz de hacerme sentir como una reina. Y lo peor de todo es que te salía sin esfuerzo alguno. 

He tardado muchos años en entender donde encajaba yo en el resto de la letra. Pero al fin lo he conseguido. Ahora se que es verdad, tu eras el invierno contra mi primavera. El caso es que yo todavía tardé varios meses en ver tu invierno, y he necesitado muchos años para ver que yo podía ser la primavera. Creo que por entonces yo todavía no era oscura, pero tu ya me veías azul cielo. A lo mejor, ser capaz de verme a través de tus ojos ha sido uno de los motivos por los cuales la oscuridad no me invadió por completo. 

Han pasado 7 años desde que nos dijimos adiós por última vez. Esa noche te dije que nunca te olvidaría, porque te llevo en una parte de mi piel, aunque pocas personas conocemos el significado de ese tatuaje, y solo tu yo sabemos como surgió. Que mala es la sangría, verdad? 

Nunca me he arrepentido de ese adiós, porque aunque no me gustara, sabía que tenías razón. Yo no pude con tu invierno, no tenía edad para perdonar una traición y tu no eras la persona que me tenía que enseñar ese tipo de perdón. A veces te recuerdo con cariño, otras veces te recuerdo con pavor, no por ti, si no por el sufrimiento de esa época. Para ser justos, fuiste un hombre de contrastes: Nadie me ha hecho sufrir tanto como tu (me han herido más que tu, que no es lo, mismo, ese honor gracias a Dios no te corresponde) pero tampoco nadie me ha hecho sentir tan bien como tu. A tu lado era la princesa del cuento, una reina rubia y en miniatura, una niña pequeña, como tu me llamabas, que se sentía muy bien. Reconozco que a veces lo echo de menos. No se si nadie me hará sentir así de nuevo, pero si no es el caso, gracias, porque al menos lo he vivido. Y tu, entre tus inviernos y tus sombras, por favor, sigue tratando como a reinas a todas las mujeres que pasen por tu vida. Todo el mundo debería sentirlo alguna vez. 

Estés donde estés, y estés como estés, solo quiero que sepas que no solo recuerdo el dolor. Lo bueno también se ha quedado en mi memoria.



Como Nicolas Cage en Living las Vegas 
Veo caer la nieve en la hierba, 
Un Robinson en una isla desierta 
Como Nicolas Cage en Living las Vegas 
Soy el invierno contra tu primavera, 
Un Dorian Gray sin pasado ni patria ni bandera 

Será tu voz, será el licor, 
Serán las luces de esta habitación 
Será el poder de una canción, 
Pero esta noche moriría por vos 
Será el champagne, será el color de tus ojos verdes 
De ciencia ficción, 
La última cena para los dos 
Pero esta noche moriría por vos 

Como Nicolas Cage en Living las Vegas 
No tengo planes más allá de esta cena, 
Es un misterio hacia dónde la noche nos lleva 
Como Nicolas Cage en Living las Vegas 
Vamos, mi niño, a perder la cabeza 
Como si fuera nuestro último día en la Tierra 

Será tu voz, será el licor 
Serán las luces de esta habitación 
Será que suena Marquee Moon 
Pero esta noche moriría por vos 
Será el champagne, será el color de tus ojos verdes 
De ciencia ficción 
La ultima cena para los dos 
Pero esta noche moriría por vos.

25 comentarios:

  1. ¡Uf! no dudes que alguien te hará sentir eso y más...pero con el tiempo y la edad las cosas se viven menos, la intensidad se transforma y lo que se busca no son palacios en el aire sino estabilidad y complicidad...vivir los otoños de la vida de la mano correcta.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue el primer hombre que trajo estabilidad a mi vida, y creo que nadie ha aportado más desde entonces.. :-) Pero no tenía que ser!

      Eliminar
  2. Pufff me has puesto los pelos de punta Drw.... Estoy segura de que te volveran a hacer sentir asi de especial e incluso mas.. No dudes de que eres primavera y que te mereces q te tratren como una reina. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias maja. Estoy segura de que me volverán a hacer sentir bien, pero será diferente, cada persona es diferente.. Muchos besos!

      Eliminar
  3. Es curioso como de repente entendamos algo que debimos entender hace años...Imagino que es porque no estábamos preparados para ello....Y suele tener que ver con las relaciones con otras personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí le has dado... El otro día estaba escuchando la canción y de repente lo vi claro, 7 años después. Pero siempre quedará el buen recuerdo de que hubo alguien que, escuchando esas frases, pensó en mi.

      Muchos besos.

      Eliminar
  4. Hay momentos y momentos... y a veces no es el correcto para cruzarte con una persona determinada... Has escrito una entrada preciosa, con mucho cariño hacia esa persona, espero que la lea y sepa todo el cariño que le tienes... Cuando te pones a escribir asi... eres especial!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que fue la persona correcta para el momento correcto... pero era una historia con fin. Aprendí mucho y cambié mucho. Y si, un par de comentarios más abajo puedes comprobar que la ha leído. Gracias maja, eres un cielo. Besos!

      Eliminar
  5. Pues me gusta mucho que a pesar del dolor seas capaz de rocordar lo bueno. Se vive mejor alejándose del los sentimientos negativos. Un beso sister.

    ResponderEliminar
  6. Uf, que escalofríos me han dado. yo siento algo muy muy parecido por alguien que también me hizo sentir como una reina pero al mismo tiempo me hizo sufrir. Trajo estabilidad a mi vida pero luego la convulsionó de tal manera... y aunque no puedo olvidar lo malo tampoco soy capaz de no reconocer lo bueno. En fin. Así es la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al cesar lo que es del cesar, no? Creo que lo bueno lo disfrutamos y de lo malo se aprende, así que al final, ganamos :-) Besos!

      Eliminar
  7. Ay, qué bonito... Tienes toda la razón. Todas merecemos sentirnos reinas en algún momento de nuestra vida. Yo también viví algo parecido. Ese cúmulo de sentimientos encontrados. Esos momentos de gloria precedidos o sucedidos de momentos realmente dolorosos.... Es una montaña rusa de sensaciones pero coincido contigo en que hay que recordar lo bueno. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando vivies 3 años sin sentir nada... te das cuenta de que la montaña rusa no era tan mala. O si... pero se aprecia de otra forma. Besos!

      Eliminar
  8. ... Bebé ...
    En tu sillita de la Reina, donde uno perdio la oreja y todo se ve con mas color, en un cutre hotel lleno de pelos ... en cualquier lugar y momento, SIEMPRE PRIMAVERA, SIEMPRE AZUL CIELO ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para matarte... la llorera al leer tu comentario ha sido la misma que el día de la canción. Solo que ésta vez no estaba en un coche, estaba... dando de comer a los niños en el cole!!! En fin, que gracias. Y que los pelos, mientras sean del chucho guapo, siempre son bienvenidos. Besos.

      Eliminar
  9. Que post! se me saltan hasta las lagrimillas (hoy estoy sensible)pero es que se parece tanto a mi historia... es paradójico que alguien capaz de hacernos tanto mal nos haga sentir tan bien, que cosas tiene el amor, lo bueno es que el topico es cierto, nadie se muere de amor.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que puede tener algo que ver, cuanto más te suben... peor es la caída. Y si nadie se muere de amor, pero joe, ya podía ser todo más fácil... Besos!

      Eliminar
  10. Seguro que encontrarás a alguien que te hará sentir una reina ¡porque tú lo vales! lo único que sucede es que aveces cuando nuestros caminos se cruzan con alguien no es el momento, no somos lo suficientemente maduros o no procede... y es difícil dar con alguien "ideal" hay que besar muchos sapos para encontrar un príncipe.
    Llevo desde los 17 años con Papimelli, creo que hemos madurado y crecido juntos y que él tiene todo lo que deseo en un hombre. Me hace sentir como una reina aunque no creo en los príncipes azules (el mío es verde)
    En cualquier caso quedate con lo bueno, lo malo te ayuda a madurar y a crecer como persona y sobretodo a tener aún más claro lo que quieres... un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que procedía, pero para ese momento solamente, es decir... para lo que tuve que aprender. El si es un principe, solo que no el mio.
      Tu historia con Papimelli me encanta :-) Hablas de el tan bien, que se nota lo mucho que os quereis.

      Muchos besos!

      Eliminar
  11. Jo qué llorera, además es que me ha recordado a cuando mi marido y yo estuvimos a punto de separarnos, que no nos había pasado nada, pero bueno, ya conoces un poco nuestra historia.

    Qué llorera nos pegamos esa supuesta última noche que nos veríamos... En fin!. Son experiencias de las que se pueden aprender muchas cosas y me alegro de que hayas sabido sacarle ese lado bueno a todo. Algún día volverás a sentirte como una reina :) Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joe, es que tu situación fue muy dura... Y si, creo que se merecía el lado bueno después de muchos años recriminando cosas...

      Besos!

      Eliminar
  12. ¿Has sido tú? Me explico:

    Hace poco vi que te habías hecho seguidora de mi blog (muchas gracias). Cliqué sobre tu perfil y no fui capaz de ver cuál era tu blog y sí los muchos que sigues.

    El otro día, miré las estadísticas (no sé por qué me atraen como un imán) y me encuentro 234 visitas desde Egipto. ¡Qué susto!, pensé ya que era un objetivo de ... no sé de quién, pero pasar de tener visitas egipcias a tener 234 ... casi me da un yuyu.

    Y para acabar, leo la entrada del día 30 de septiembre y veo que me has dado un premio. Muchas gracias y perdona por haberte encontrado tarde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, siento el susto!!! Si, fui yo, la explicación ya está en tu blog.

      Tengo que descubrir porqué no se ven mis blogs en mi perfil...

      Gracias por pasarte por aquí, un honor!

      Eliminar
    2. Neniii, yo si veo tus blogs en tu perfil, a lo mejor fue un pequeño fallo del momento, que ya sabemos que a veces blogger se vuelve muy loco.

      Eliminar