viernes, 28 de diciembre de 2012

Hoy no hay risas...

Hoy me perdonáis el San Google, porque no es un día de risas. Hoy es un día de acompañar lágrimas, de estar ahí aunque no podamos hacer nada, hoy es un día para compartir tristeza. 

Porque no hay nada más injusto que cuando un ser querido nos deja, y en éste caso, aunque ninguna de nosotras la conociera personalmente, todas hemos sufrido con su enfermedad, nos hemos alegrado por su mejoría, y hoy nos toca estar tristes. 

Mi niña, mi tarada dulce, no te puedo dar un abrazo en persona pero ya sabes que estoy contigo. Y lo único que te puedo decir es que aunque tu madre no vaya a estar, siempre seguirá contigo. Ella tampoco desaparecerá. 


Aunque tus ojos se apagaron 
y tu risa se durmió, 
sigo viendo la luz que dejaron, 
y su eco en mi interior. 

Aunque no encuentro ya tus manos, 
ni el sonido de tu voz, 
aún los siento muy cercanos, 
moran en mi habitación. 

¿Y si al darme la vuelta 
te pudiera ver otra vez? 

No se irá mi dolor sin más, 
no se apagará, 
no desaparecerás. 
Seguiré, permaneceré, 
tu recuerdo guardaré 
y algún día, a tu lado volveré; 
allá donde tu estés. 

Aunque tu corazón ha dejado de latir, 
por el mío tu sangre no ha dejado de fluir. 
Aunque a mi lado no te sienta caminar, 
oigo cerca tus pasos, 
nunca te quedaste atrás. 

¿Y si al quedarme dormida 
pudiera soñar contigo otra vez? 

¿Y si abriera la puerta 
y pudiera abrazarte otra vez?

10 comentarios:

  1. No, hoy no hay risas. Ojalá pudiéramos dar ese abrazo en persona, pero en cierto modo, sé que le llegará.
    Un beso para ti y un abrazo cálido para ella.

    ResponderEliminar
  2. Un besote muy gordo y un abrazo cibernético, para ti y para ella

    ResponderEliminar
  3. No lo sabía, hace mucho que no tenía noticias suyas...Lo siento muchísimo, y puedo entender su dolor...Un abrazo enorme...

    ResponderEliminar
  4. Drew por Dios, esto no se hace. Después de enterarme ayer de lo de Martina, que no se me va de la cabeza, sueltas esto, ¡no sé a quién te refieres!

    ResponderEliminar
  5. Qué triste... Lo siento mucho, aunque no la he seguido pero estas cosas igual duelen. Un beso grande para ti y otro para ella.

    ResponderEliminar