domingo, 30 de septiembre de 2012

Lluvia de premios

Título poco original donde los haya, pero es para compensar. Como veo que de lluvia vais sobrados en España, y yo aquí sigo en sandalias y manga corta, me traigo algo de agua aunque sea en el título del post...

Antes de la reparación tenía una entrada pendiente sobre premios, pero durante la reparación la cosa ya se me ha ido de las manos. Si vais a leer éste post hasta el final, os recomiendo preparar el chiringuito como he hecho yo para escribirlo: Sofá, refresco y paciencia... allá vamos. (Nota, he empezado este post a las 2 de la tarde....)

La primera en premiarme (creo, voy por orden según los fui encontrando y guardando en mi pestaña de favoritos para no perderlos, que una ya se lía) fue mi querida Álter Ego, que me pasa ésta versión el "Versatile Blogger Award". Digo ésta versión porque por la red circulan varias, a cada cual más mona ella. 

Las normas son las siguientes:

1) Agradecer al blog que te lo ha dado. - Gracias maja!!!
2) Compartir siete cosas sobre ti para que tus seguidores te conozcan un poco mejor. - Un poco mejor debe ser el eufemismo del año
3) Repartir el premio a otros 15 blogs que sigas habitualmente y enlazarlos. - Al final del post
4) Comentar en los blogs premiados para comunicarles que han recibido este premio. - Os lo comunicaré, vía Twitter, etiqueta de FB, Whatsapp, telegrama, tam-tam, paloma mensajera, señales de humo, o lo que buenamente se me ocurra.

En fin 7 cosas sobre mi:

- Si tengo sueño, me duermo. Punto. Me da igual un coche, un avión, una silla, una reunión, una clase... No lo puedo evitar. El mote de marmota me lo he ganado.

- No se salir (de noche, se entiende) sin tacones. Por suerte tengo ya tanto recorrido que ni me duelen.

- Tras una noche de fiesta, antes de irme a la cama, me tomo un Cola-Cao. Momento de relax total.

- Tengo un problema serio con el naranja y el rosa. Sobre todo con el naranja. Soy incapaz de ponerme nada de ese color. Si fuera por mi, los eliminaría de la lista de colores.

- Duermo con la tele puesta. Como aquí no tengo tele en el dormitorio, me pongo series en el portátil. Mientras he estado sin portátil, dormía en el salón. Soy una yonkie y lo se.

- Me da una pereza monumental salir de mi barrio, sobre todo entre semana. En España me pasaba lo mismo, entre semana me movía por Pozuelo y da gracias.

- Estoy redescubriendo el placer de ir a los sitios andando. Yo, que en España usaba el coche para TODO.

Las siguientes en premiarme ha sido la maravillosa y elegantísima Ebony de Diario de la Negra Flor, y la mamá por excelencia Irene de Mis tortuguitas (mamá por excelencia porque como no tiene bastante con sus 3 hijas y la perra, encima se preocupa por mi mogollón. La adoro) En ésta ocasión se trata del premio "Liebster Award", que también ha rulado por la red con diferentes imágenes. Ésta vez cae ésta:


Las normas son las siguientes:

1 -El que recibe el premio deberá escribir 11 cosas de si mismos (de cualquier tema). - Vamos subiendo de número
2 -El que recibe el premio deberá responder las 11 preguntas que les ha enviado quien los ha nominado. - A mi siempre me molaron los cuestionarios :-P
3- El que recibe el premio deberá crear 11 preguntas para que las responda sus nominados. - Buf, ésto se me da fatal
4 -Los nominados deberán confirmar que han recibido la nominación. - En el blog de Ébony se especifica que los nominados deben tener menos de 100 seguidores. Me mola esa norma. 
5 -La nominación no puede repetirse, es decir los nominados no podrán enviar de vuelta la nominación a quien ya los a nominado anteriormente. - No vaya ser que entremos en un bucle temporal que acabe provocando el fin del mundo, por favor...


Vamos con otras 11 cosas:


- Me lo preguntó Madre y Más el otro día: Tengo el feeling de que no me voy a casar. No me preguntéis porqué, pero así lo siento. Me encantaría algún día, pero mi mente dice que eso es algo que a mi no me pasará.

- Hace muchos años me dio por interesarme por la Reflexología. A día de hoy me sigue encantando, pero solo la practico muy de vez en cuando y con gente de mucha confianza.

- Por mi calle pasan al día varias carretas con caballos. Me encanta oír el sonido del trote por la calle. 

- He perdido como mínimo 5kg desde que estoy en Egipto. El otro día me pesé en la enfermería del cole y marqué de nuevo 52kg, esos que pensaba que nunca recuperaría. Si pienso en la ropa que tiré en España pensando que nunca más me valdría, me tiro de los pelos.

- Siento el pánico más horrible al pensar que uno de mis perros se pudiera perder, o me lo pudieran robar... Pensar que no están bajo mis cuidados me revuelve el estómago.

- Como en el sofá. Siempre.

- Llevo años queriendo taparme uno de mis tatuajes. Primero, no encontraba el modelo adecuado para hacerlo. Luego fue el dinero, y ahora es que bajo ningún concepto me tatuaría en Egipto. Tendrá que esperar...

- Una de las cosas que más me gusta de trabajar en un cole es que estoy recuperando tradiciones de niña. Estoy empezando de nuevo con la guitarra, y estamos preparando celebraciones con los niños que no hacía desde mi época de escolar (ya os contaré, la primera es en 2 semanas. No me tocaba participar, pero me lo han pedido, y yo, de cabeza).

- Cuando me dicen que soy muy valiente, o muy lanzada, o cosas por el estilo, no puedo evitar pensar que si fuera un poco más "normal" a lo mejor hubiera tenido una vida más fácil. O es al revés?

- Siempre he pensado que era una profe de mierda, cuando trabajaba de teleoperadora algunas de mis formaciones decían que le estresaba porque iba muy rápido. Pero en el cole no me va mal, e incluso mis alumnos particulares parecen aprender. Creo que con los años me he vuelto paciente, que era lo que me faltaba.

- Una de las cosas más difíciles de éste verano ha sido lidiar con la falta de sol. Aquí en verano a las 7 es de noche. No me quiero ni imaginar el invierno.

Hala, muy original no he sido. Ahora vamos con los cuestionarios, primero el de Ebony.


1. ¿Por qué tu blog se llama así? Por la canción de Fito "Trozos de cristal", y esa parte que dice "Que estoy bien aquí, en mi nube azul, todo es como yo lo he inventado..." En fin, para entender el motivo creo que hay que escuchar la canción entera, porque me refleja muy bien.


2. ¿Qué te inspira a la hora de escribir? Todo, desde la mayor chorrada que me pueda pasar por la calle, hasta cosas que me van pasando en mi día a día. Lo que yo diga, el blog con la temática más absurda de la blogosfera.

3. ¿Qué relación tienes con tus seguidores? He dicho ya que os quiero y os adoro?

4. ¿Tienes relación con otros/otras bloggers, más allá de la “virtualidad” del medio? Algunas se han convertido en amigas, desde aquellas con las que hablo con Whatsapp casi a diario, las que tengo en el FB personal, con las que cruzo mail, las que he desvirtualizado... Sois parte de mi vida.

5. ¿Recuerdas especialmente alguna anécdota relacionada con tu blog, sea positiva o negativa? Me encanta recibir mails. Recuerdo uno muy especial, de un antiguo alumno de mi padre, que leyó el post que escribí sobre él, y decidió escribirme. Le agradezco millones ese mail.

6. ¿Qué piensas del vlog o vídeo blog?¿Te atreverías a grabar vídeos? No es mi estilo, creo que comunico mejor escribiendo. Y aunque prefiero leer, para algunas cosas (cosmética, maquillaje, etc) es muchísimo más práctico el video.

7. ¿Alguna recomendación o consejo para la gente que tiene ganas de empezar un blog? Que sean transparentes y que no lo dejen.

8. ¿Te gusta hacer deporte? Me gusta el deporte como competición o como diversión, pero no lo entiendo como culto al cuerpo. Un partido de volley con amigos si, el gimnasio no es para mi.

9. ¿Cuál es tu serie de televisión o película favorita? Anatomía de Grey, sin duda.

10. Si no es muy íntimo y personal, ¿hay alguna experiencia vital que te haya marcado, en sentido positivo o negativo? Buf... muchas. Pero creo que lo que viví durante el Calendario solidario me abrió los ojos, y si ello probablemente hoy no estaría trabajando de profe aquí.

11. Una canción que sirva para animarte en un mal día. Resurrection de HIM.

Ahora, el cuestionario de Irene:

1.- ¿Como sería tu día ideal? Levantarme acompañada, paseo canino, desayuno, comida basura, peli, sofá...
2.- ¿Cual es tu menú preferido? Quiero bolognesa de mamá!!!
3.- ¿Cual sería tu viaje idílico? Me quiero ir a la playa a finales de mes. A ver si ésta vez os lo cuento, que la última con todo el lío de la no-vuelta a España se me pasó.
4.- ¿Cual es el momento del día que más te gusta? El momento diario en el que me paro a pensar donde estoy y flipo. Si, me pasa todos los días.
5.- ¿Que recuerdo te viene a la mente con una sonrisa en los labios? El momento en el que crucé las puertas del aeropuerto de El Cairo por primera vez... ahora lo pienso y me veo taaaan pava....
6.- ¿A quien echas de menos? A mi familia y a mis amigos más cercanos. Ellos saben quienes son los imprescindibles.
7.- ¿Qué le dirías a alguien muy querido? Abre los ojos. 
8.- Aprovechando que es septiembre, ¿a que nuevo curso te vas a apuntar? Espero, de una santa vez, empezar en serio con el árabe.
9.- ¿A qué eres adicta? Al puñetero portátil.
10.- ¿Qué te gustaría comprarte como un antojo? Buf, llevo años privándome de todo, así que la lista es interminable. Así como cosa absurda, una cama grande. La de España era de 1,60, la de aquí es de 90. Lo llevo fatal.
11.- Si te tocara la lotería... ¿Que harías? Repartir con Frau Madre, organizar mi vida, y ayudar a más animales.

Mientras escribía éste post, Mis Mellis, del blog Mis OvoMellizos, también me ha otorgado un premio. En éste caso, cambia la imagen, pero las normas son las mismas que en el caso anterior, así que me pongo con su cuestionario:


1. Dime tu mayor virtud: Buf... venga, creo que mi mayor virtud, o al menos la que más me ayuda, es la empatía.
2. Tú mayor defecto: La mala leche. Tengo un carácter fuerte.
3. Un hobby: El blog.
4. Tú mayor logro: Montarme una vida en Egipto.
5. Una cuenta pendiente...: Gracias a dios, no tengo ninguna. Lo que tengo que decir lo digo, lo que tengo que hacer, lo hago.
6. Qué personaje histórico te gustaría haber sido: Ninguno. Cualquier anónimo puede hacer historia.
7. Una persona a la que admires y por qué: Admiro a Nach por hacer poesía con las palabras
8. Si pudieras retroceder en el tiempo que cambiarías: Avisaría a mi padre de como iba a acabar. Hubiera dado lo que fuera por evitar su muerte.
9. Tu comida favorita: La de mi madre.
10. Tú lugar favorito: Aquel en el que estoy con mi gente.
11. Algo que cambiarías de tu vida: Hmmm, me subiría el sueldo. O me pondría a mi mamá un poco más cerca.


Y si pensabais que la cosa había terminado.... Pues no. La última en premiarme ha sido Cocolina de Buceando en mí, en ésta ocasión con el premio "7 things about me".


En éste, de nuevo otras 7 cosas sobre mi. Me estoy poniendo las botas. En fin, que siempre quise hacerlo y voy a aprovechar ahora, os voy a contar las 7 cosas sobre mi en fotos.

1. La playa en la que estuve en Agosto y a la que volveré en Octubre. Lo que se ve al otro lado del mar es Arabia Saudí.


2. Las vistas desde mi salón


3. SantaMadre y yo (puede que me mate por subir ésta foto, pero me arriesgo)


4. Bar en una de mis zonas favoritas de El Cairo (Hussein)


5. Yo hace mucho años (de rubia) en Pandora´s Box. (Si, algún día hablaré de ello...)


6. Una adicción invernal



7. El sitio desde el que os escribo (foto tomada ahora mismo. Bueno vale, tomada cuando he llegado a ese punto del post. De eso hace como 6 horas...)


Hala, y hasta aquí hemos llegado... si es que habéis llegado hasta aquí. Ahora viene lo chungo, repartirlos. En total creo que tengo que nominar a 33 blogs, así que... a paciencia....

El "Versatile Blogger" va para los siguientes 15 blogs:

- Inma y su mundo: Por ser una lectora tan paciente
- Mo de Blogueando - de mi peque y otras cosas: Que le han caído premios, pero éste no lo ví en el último post. Para ti, sister!!!
- Cocolina de Buceando en mi: Por ser siempre especial
- Rachel de Como ser mamá y no morir en el intento: Porque gracias a ella me siento princesa
- Mama Ciruela de Como naciste: Para ver si nos sorprende con más cosas como esa cena en palacio
- Lady Kitty de De humanos y peludos: Que se ha unido al club de expatriados y ya está en Oxford!!!
Historias de Papá Lobo: Que no los recoge y lo se, pero oye, a mi me hace ilusión
- Padre estresado: Por esa entrevista que le han hecho y que me voy a perder, porque aquí no puedo comprar prensa española. Que tal si la escaneas???
- Lady Cobijo de En un rincón del mundo: Por ser tan fiel. Y porque le debo unos 2 millones de comentarios, a ver si ésta es la buena...
- Madi de Entre apuntes y pañales: Para celebrar esa licenciatura!
- Deb Pita de Entre tu y yo: Su blog me da guerra, pero es uan artista escribiendo.
- Trax de Estrellas en los ojos: Porque le han caído ya todos los premios, así que nena, no hace falta que lo publiques, pero si te dejo fuera de ésta lista no me lo perdono.  
- Teresavet de Etología familiar: Para felicitarle por su nuevo embarazo
- Gema de La música, mi vida: Porque es Gema y la quiero
- Annie de Las cosas de mi pitufo: Porque sigue siendo de las más tiernas de la red

El Liebster Award (en versión rosa o en versión Yoda, como más rabia os de) va para:

- Matt de Blogueando de mi vida: Porque algún día sus hijos tendrán que visitar las pirámides, verdad???
- Rocío de De lluvias y paraguas: Porque la adoro y punto
- Mi azul favorito de Las Teorías del Dr.Blue: Por darme la alegría de la semana.
- Mami de una Monita: Porque nos debemos una charla en cuanto yo tenga Internet de verdad.
- Maternidad Halal: Porque sin ella la vida en Egipto sería más difícil. Y porque ha tenido un nene guapísimo!
- Merengaza y otros dulces: Porque ella si que es dulce
- Mi princesa rockera: Por valiente y porque me encanta la foto del 15J
- Netzi de Mi vida desde hoy: Porque la acabo de conocer y me gusta. Está de vacaciones, pero a la vuelta...
- Mi vida sin hijos: Porque cada vez me engancho más a su blog y porque necesita que todas crucemos los dedos por ella.
- Mira lo que ha hecho tu hijo: En mis días sin portátil me he dedicado a leerme su blog entero desde el móvil. Gracias por tantas horas de lectura!
- Nadando entre pirañas: Por valiente

Para éste premio tendría que hacer un cuestionario propio, pero tras no se cuantas horas escribiendo éste post, no me da la mente. Así que con el permiso de mis compañeras, voy a hacer un mix con sus preguntas:

1.¿Recuerdas especialmente alguna anécdota relacionada con tu blog, sea positiva o negativa? 
2. Si no es muy íntimo y personal, ¿hay alguna experiencia vital que te haya marcado, en sentido positivo o negativo?
3. ¿Que recuerdo te viene a la mente con una sonrisa en los labios?
4. Tú mayor logro
5. ¿Tienes relación con otros/otras bloggers, más allá de la “virtualidad” del medio?
6. ¿Cual sería tu viaje idílico?
7. ¿Por qué tu blog se llama así?
8. Si pudieras retroceder en el tiempo que cambiarías
9. Tú lugar favorito
10. Primera canción que recuerdas de tu infancia
11. Has asistido a alguna manifestación en tu vida? A cual?

Vale, las 2 últimas son mías, que algo tenía que aportar. 

Y por último, el premio "7 things about me" va para:

Opiniones incorrectas: Que creo que era el único que le faltaba para completar la entrada de hoy :-P
- Peluchín y sus papis: Porque Yaiza es un amor
- Sardinas pero con P: Porque es un amor. 
- Berlin30 de Tenerte por fin: Porque me muero por saber si es niño o niña!
- Kathrina Jackson de Una más: Porque merece ampliar esa galería de premios
- Y entonces llegó el caos: Por el monedero más trendy de la blogosfera 
- Siempre positiv@: Por tener a la alpaca más cachonda del mundo blogueril

Y no me puedo creer que haya terminado. Sin duda, el post más largo de escribir de mi vida blogueril... Y no me creo que nadie sea capaz de llegar hasta el final! En fin, que gracias a todas, que a mi siempre me hacen mucha ilusión estas cosas y lo de siempre, que rulen! (más, jeje)

jueves, 27 de septiembre de 2012

Resurrección


Y volví :-) 5 días se ha tirado el portátil en casa del técnico. 5 largos días sin música, sin Anatomía de Grey y sin poder escribir en el blog (bueno, eso ha sido una semana, que desde que el ordenador se estropeó hasta que se lo llevó el técnico pasaron otros 3...). Lo reconozco, soy una yonkie: He pasado la semana enganchada al móvil (os he leído a todos) y maldiciendo en arameo por no poder navegar como a mi me gusta. Sobreviví. 

Diagnóstico del portátil: Muerte súbita del teclado por superpoblación de pelos de perro. 
Tratamiento: Limpieza integral del portátil y cambio de teclado. 
Complicaciones: Pues que estamos en Egipto, señores, y mi portátil es español. Eso supone que al cambiar el teclado, obviamente tenía que ser por un teclado inglés. La tecla de la Ñ ha desaparecido, y los símbolos han mutado de sitio. Bueno, han más bien han mutado las teclas, aunque ponga una cosa, si tu pulsas aparece otra, concretamente la que correspondía en el teclado español. Vamos, que mi Ñ es como los no-manifestantes de Rajoy, está ahí, pero no se la ve. Al menos doy gracias porque no fuera un teclado árabe
Resultado final: Teclado raruno, menos mal que me lo se de memoria y no miro las teclas. Portátil limpio como una patena, parece que lo acabo de sacar del Media Markt. Teclado cubierto con una protección de plástico para evitar una recaída. Prohibición a los perros de acercarse al portátil. Y yo más feliz que una perdiz. 

Cuando anuncié mi desaparición comenté de pasada que me iba a dedicar a limpiar... Bueno, todo tiene un límite. El viernes me pegué una paliza de cuidado que rematé el sábado, pero el resto de la semana...

El domingo me tocaba ir a pagar el alquiler a la oficina de mi casera, que básicamente está en Mordor. Bueno vale, está a pocas calles del piso donde estuve cuando vine la primera vez, pero desde mi casa actual, es Mordor. 45 minutos de atascazo trayecto con un taxista que me hace de DJ (se le da bien), me habla en árabe y yo más o menos deduzco lo que me cuenta. Mi casera me da el notición de que a lo mejor me pone fregaplatos, y yo me voy a celebrar la feliz noticia con mi amigo K., con té y brownie. Me duermo en el coche de vuelta a casa. 

Lunes, visita de un amigo durante la cual discutimos sobre historia de España. Menudo curso le di al pobre. En fin, gracias a él conseguí pasar el día de mono de portátil. Y ya de paso nos quedó una tarde la mar de curiosa.  

Martes, hoy toca AJO y AGUA. Vamos, a joderse y aguantarse, porque me voy a zampar la tarde entera en casita, sin ordenador. Quiero morir. Cocino, como, intento dormirme la siesta. No hay manera. Me muero de sueño, pero debe ser que la tele en inglés no tiene el mismo efecto sobre mi. A las 6 me rindo y me hago un te. Miro por la ventana, juego con los perros, leo desde el móvil... En buena hora. Empiezan a llegar las noticias sobre las manifestaciones del 25-S. Empiezo a ver vídeos de cargas indiscriminadas y sin motivo (si, los vídeos los grabó una amiga mía, no hay manipulación, pasó lo que pasó y para mi es de lo más evidente). Se me caen lagrimones, a mi las injusticias me pueden. Me acuesto entre cabreada y triste, y sobre todo cabreada porque no tengo portátil y desde el móvil no es lo mismo. 

Miércoles. Estoy en el cole cuando recibo un mail de la Embajada de España en El Cairo. Concretamente, éste. No bramo en arameo porque los niños andan por ahí cerca, pero me llevan los demonios. Si es que España últimamente solo me da alegrías... Gracias a Dios que la tarde pasa rápido entre recados y clases con mi nuevo alumno de alemán. (7 años, más majo!) Creo que a las 10 estaba en la cama, cabrearse agota mucho. 

Jueves. Me preparo mentalmente para un fin de semana sin portátil, porque ayer el técnico no me garantizaba que estuviera para hoy. Cuando le veo aparecer con el portátil tan nuevecito, tan limpio, tan reluciente... Casi lloro :-) Al llegar a casa, descubro que mi bono mensual de internet caducó ayer. Mi gozo en un pozo. Intento de siesta (imposible de nuevo, creo que era el mono), chequeo Google Maps y me dispongo a lanzarme a una nueva aventura Cairota: Irme a recargar el bono yo solita. 

El primer taxista me manda a paseo cuando le doy la dirección. El segundo si acepta el trayecto, e incluso no me mira mal cuando le doy la dirección apuntada en un papel (no había narices a pronunciar la calle). Me subo, le pido que encienda el taxímetro, me dice que no funciona, pero que le pague lo que considere, que está bien, que me lleva de todas formas. Creo que será la primera vez que no discuto por el precio en un taxi sin taxímetro. El taxista resulta ser Libanés, lleva en El Cairo 3 meses y se marcha en 2 semanas. Me paso el trayecto preguntándome como narices ha conseguido aprenderse las calles en semejante tiempo record. Él, entre tanto, me cuenta que tiene 3 mujeres (por mucho que os cuenten, no, no es la norma general, en serio) de diferentes nacionalidades, y 8 hijos. Me enseña las fotos de las respectivas y los retoños. Muy guapos todos. Llegamos a la tienda, se ofrece a esperarme a que haga la recarga para llevarme a casa. Le digo que no, que la tienda está llena y la última vez tardé casi una hora (con la mitad de gente esperando). Entro en la tienda preguntándome porqué no me he llevado un libro, porque voy a salir de ahí a la hora de la cena. 3 minutos después salgo por la puerta con el bono recargado, resulta el enemigo de Muprhy me ha venido a visitar y habían abierto un mostrador solo para recargas. Ha sido tan rápido que no me apetece meterme en otro taxi, así que me pongo a andar. En las calles de El Cairo no te aburres: Tiendas en las que me tiraría horas, un tráfico de lo más variado, una carpintería reparando sillas en medio de la calle, un niño que se ha montado un escritorio delante del portal de su casa y está haciendo los deberes... Cuando me quiero dar cuenta, he llegado a mi casa. Visita rápida al super y nada, aquí estoy, quitándome el mono de blog. 

En fin, que entre tanto creo que tengo 4 o 5 premios acumulados, un San Google que os debo sin falta y alguna historia más, que el cole empieza a ser carne de anécdota. Solo añadir que os he echado de menos y que a partir de ahora adoraremos al técnico que arregló el portátil sobre todas las cosas. Si es que no se vivir sin Blogger...

jueves, 20 de septiembre de 2012

De baja por rotura informatica

Ahora que iba yo pillando el ritmo de nuevo... Tenia pendiente una entrada sobre premios y un San Google con colaboraciones, pero.... El teclado de mi portatil ha muerto. O mejor dicho, esta en coma, porque yo me niego a firmar el certificado de defuncion. 

El informatico de mi cole se ha ofrecido a arreglarlo, pero claro, hoy empieza nuestro fin de semana, asi que hasta el domingo no le veo. Mientras, intentare sobrevivir al mono, creo que os queda claro a que me voy a dedicar, verdad?

En fin, que solo queria aprovechar los ultimos 5 minutos de ordenador de trabajo que me quedan (teclado arabe, sin acentos, se nota, verdad?) para desearos un buen finde y acordarme de toda la estirpe de Murphy, ya de paso....

Deseadme suerte.

martes, 18 de septiembre de 2012

5 meses


Tal día como hoy, hace 5 meses, y más o menos a estas horas (20:25h) un vuelo de Egyptair procedente de Madrid aterrizaba en El Cairo con 2 maletas, 2 perros y una personita que venía entre acojonada e ilusionada a embarcarse en una aventura a 3500 km de casa. Hace 5 meses, yo me cruzaba la sala de recogida de maletas gritando los nombres de mis perros como una posesa, cuando al fin 2 amables señores me trajeron a los pobres animalillos en sus respectivos transportines. Hace 5 meses, mi amiga Mery con su tribu me recogía en un aeropuerto, y yo lloraba porque al fin estaba donde quería estar, pero a la vez lloraba por todo aquello que se había quedado atrás. Hace 5 meses Rei miraba por la ventanilla del coche, mientas yo le decía... "Mira nena, has visto donde estamos?"

En España quedaban los mejores amigos que se pueden tener, una SantaMadre de la que dolió mucho despedirse, una abuela entre lágrimas, una familia, una vida entera... Por delante, muchas promesas y muchos planes, pero mucha incertidumbre también. Y sobre todo, ganas de olvidar, de avanzar y de construir una vida. 

Dificultades, sabéis que hubo muchas. 2 amagos de vuelta a España, muchos sinsabores, decepciones, sorpresas amargas.... Pero siempre aparecía un ángel de la guarda que salvaba los muebles en el último minuto. En fin, mi vida no sería mía si las cosas fueran fáciles. 

5 meses después, siento como si llevara aquí una eternidad. Atrás quedó la sensación de incertidumbre, la de ser un bicho raro en un mundo que no me corresponde, el sentir que en vez de mejorar había empeorado... Mi mayor problema en ésta ciudad era que todo me costaba un mundo... Creo que el post de la farmacia os permite haceros una idea, porque todo era así: Hasta para comprar pegamento (se me rompió una sandalia) necesitaba ayuda. Y eso, para una persona acostumbrada a hacer todo sola, es muy duro. También es duro sentir que tienes 4 paredes, pero no un hogar, sobre todo tras 3 años de piso propio, ese en el que pusiste toda tu ilusión y ganas. En fin, que parecía que me había complicado la vida para nada. 

Ahora tengo un trabajo que me encanta, y que me da la rutina y la estabilidad que necesitaba. Tengo un piso que ya es hogar, en una zona que me hace sentirme bien, donde siento que vuelvo a MI casa cuando pongo un pié en mi calle (ay, lo que hace tener un parque y ver verde...). Todo ésto hace que tenga la energía para lanzarme a hacer cosas... Es decir, que si mañana necesito por ejemplo un abrelatas, ya no me tiraré una semana pensando "ay la leche, a ver dónde y cómo consigo yo un abrelatas". Ahora me voy a la calle, investigo y punto. Lo que hace tener la mente en paz...

En cuanto a la compañía... Los amigos no se sustituyen, la gente de España a la que quiero y adoro sigue en mi vida, porque son parte de ella. Pero el círculo se amplía, y aquí ya hay categoría de "imprescindibles", "cercanos", "cuidado con ellos que te la clavan...". Incluso he mandado a freír pimientos a alguien. Creo que es todo un record, 5 meses para entrar en mi vida, cagarla, recagarla y hartarme hasta puntos insospechados. En fin, tiempo malgastado que me ahorro...

Tengo claro que seguramente no volveré a España antes de verano. Y ya no me duele. O al menos no me duele tanto. Estoy bien, estoy en mi casa, me he acostumbrado a no entender las conversaciones en el bus, a comunicarme por signos, a hablar inglés o alemán a todas horas (que fluidez más estupenda se pilla en inglés, todo un gusto...), a que la pasta y la pizza no molan tanto como en casa, pero el té sabe de otra manera. Me he acostumbrado al hecho de que mi madre nunca ha pisado mi casa, y solo puedo esperar a que eso cambie. Me he acostumbrado a pasear por las calles pensando lo mucho que me gustaría que mi gente de España viera y viviera lo que yo tengo aquí. Sueño con el momento de recoger a alguien en el aeropuerto.... En fin, algún día. Una se acostumbra a vivir con las ausencias, aunque en el fondo siempre duele.

Sólo son 5 meses, y a la vez es una eternidad. Lo que he tardado en hacer del Cairo mi casa. Creo que la gran aventura realmente comienza ahora...  

sábado, 15 de septiembre de 2012

La gran boda egipcia


No, no he pasado del San Google por vagancia. Es que estaba de boda. La boda del año, diría yo. Una boda que conllevado alguna que otra tarde de compras, planificación, estrés, sesiones musicales y sobre todo, mucha diversión y alegría. Ayer, 14 de septiembre, mis amigos Saiko y Marjo (conocida en éste blog como M. "LaSantaQueMeAcogióEnSuCasa") al fin se casaron en una boda preciosa. 

Yo llevo una semanita de tensión, porque lo sucedido en éste post todavía trae cola (no lo cuento, al menos de momento, porque soltaría sapos y culebras, y no queda bonito). Pero no pensaba permitir que nadie me fastidiara el día, así que dormí como un bebé y me dí un largo paseo por la mañana, cuando todavía hace una temperatura decente, mi barrio huele a verde, y los repartidores del gas pasan con sus bicis tocando una campana como si fueran vacas. Desayuno de los de levantar a un muerto, música a todo trapo por la casa para alegrar el alma, y la convicción de que el vestido, al menos, me quedaba bien. Ya veríamos lo del maquillaje y el pelo. 

Sobre la 1, andaba yo dormitando en el sofá viendo capítulos de Anatomía de Grey, dispuesta a ponerme en marcha a las 2. La boda se supone que era a las 16:30h. A las 13:30 recibo una llamada, mi amigo T. para informarme de que me recoge en 45 minutos para llevarme a su casa y que su mujer Y. me peine y me maquille. Es decir, tenía 45 minutos para bajar a los perros, ducharme, adecentarme el pelo y meter todo lo necesario en una mochila. Lo gracioso es que lo conseguí y todo. Y. hizo una gran obra de arte, y yo desde aquí se lo agradezco una vez más. Es una mujer impresionante y toda una artista (y por cierto, es esa belleza que camina en la hierba con un vestido azul). 

A las 16:30 tiramos para la boda. Llegamos, yo como siempre muerta de la vergüenza en éstas situaciones (llevo mal las multitudes y las bodas me emocionan y me ponen triste a la vez). A los pocos minutos, una sonrisa, un "que guapa estás", y un beso en la mejilla colocan mis pulsaciones de nuevo a niveles de ser humano. Nos sentamos, charlamos, hacemos fotos... esperando a la radiante novia. 

Con algo de retraso, Marjo al fin llega, guapísima como es ella, y comienza el show. Si, las bodas aquí son diferentes, no se si sabré explicarlo pero allá vamos:

La entrada se hace entre un pasillo de familiares y amigos, rodeados además de una banda de música tradicional que toca y canta, mientras la familia y los novios bailan con ellos. De ahí, se va a una especie de plataforma central, con un pequeño alto donde, desde un sofá, los novios pasarán la celebración. Siguen los bailes, la primera lenta, donde algunos nos unimos (he dicho que yo no bailo en público? Lo que se hace por un amigo). Bailes, bailes y más bailes, donde ya los amigos se desenfrenan. Yo no me uno, que el estilo de aquí no lo domino todavía. Más tarde vendrá la ceremonia en si, donde los novios juntan sus 2 manos y cada uno pasa el anillo del anular de la mano izquierda a la derecha, simbolizando así el paso de estar prometidos a estar casados. Precioso. Después, el tradicional corte de tarta, comida (me puse las botas, que con tanto estres se me había olvidado comer) y baile desenfrenado, donde incluso me pude quitar el mono de volver a bailar salsa. Que si, que me lo pasé como una enana. 

Lo dicho, que las bodas me dan pena, y por suerte pude esconderme detrás de una cámara de fotos para que no se me notara mucho. Pero también me emocionan, sobre todo cuando la que se casa es Marjo, sin la cual mi vida aquí nunca sería la misma, y además con un hombre como Saiko, que no se queda atrás. Desde aquí, de nuevo, felicidades pareja, os merecíais una boda maravillosa, y os merecéis una vida de ensueño, con toda la felicidad del mundo. 

Os dejo un vídeo realizado por unos amigos de la pareja, que se proyectó durante la boda. Os aconsejo llegar hasta el final y descojonaros un rato, que fue lo que hice yo cuando ví... lo que ví :-)


martes, 11 de septiembre de 2012

Desde el otro lado...


Me estaba yo guardando el post sobre mi nuevo trabajo hasta solucionar unos papeles, o hasta pasar el mes de prueba... pero joe, es que se hace muy duro. Sobre todo éstos días en los que la red se inunda de post sobre la vuelta a cole, y las experiencias de los más pequeños. En fin, que como además ya he soltado algún "spoiler" en algún comentario, pues ya casi que lo hacemos oficial: 

Yo de pequeña, cuando me aburría en clase, siempre pensaba: "Cuando yo sea profe, haré ésto o lo otro. Pero que coño, si yo nunca voy a ser profe, voy a ser periodista." Si por entonces alguien me llega a decir que acabaría de profe de primaria, dando clase a niños de 3 años, en un colegio internacional en El Cairo, creo que le hubiera dicho que se tomara una aspirina. Vueltas que da la vida... 

Lo reconozco, era lo que yo quería. Yo vine a dar clase, y aunque en un principio mis alumnos iban a ser adultos, tenía muchas más ganas de trabajar con niños. Pero eso de conseguir trabajar en un colegio parecía tan irreal, tan de película... que se cumplió. Ya lo hemos dicho varias veces: "Nothing is imposible in Cairo". 

La llamada del colegio fue toda una sorpresa, yo ya daba todo por perdido y como ya sabéis, me volvía a España. Pero el teléfono sonó, de uno de los muchos colegios a los que había escrito, interesándose por mi experiencia (totalmente extraoficial) y mi interés en el puesto. El buen rollo que tuve con mi jefa desde el primer momento, ver que teníamos una filosofía muy parecida y el no poder dejar pasar una oportunidad así, fueron los motivos para quedarme. Una semana después, el puesto era mio. 

Como ya digo, el cole es internacional, se hablan 3 idiomas (árabe, inglés, y alemán). La vida escolar transcurre totalmente en inglés (está prohibido hablar árabe hasta en el patio, solo se permite durante la propia clase de árabe), excepto en lo que se llama "Preschool", donde solo hablamos alemán (se corresponde a lo que en España sería P3). Somos 2 profes (mi jefa y yo, ambas bilingües), 2 asistentes (egipcias con muy buen nivel de alemán y una santa paciencia increíble) y 2 "Dadas", que son las mujeres que se encargan de llevar a los niños al baño, lavarles las manos, cambiarles de ropa si hace falta... Puede parecer mucho para 29 niños, pero os juro que nos faltan manos. 

Las 2 primeras semanas bien, gracias. Yo creo que nos hacen empezar antes precisamente para que las nuevas no salgamos huyendo del susto. Es como el periodo de adaptación de los niños: Vas a conocer el cole, a hacer amigos (conocer a las compis nuevas) jugar con los juguetes nuevos (2 semanitas de pinta y colorea hasta que me dolían las manos. Hemos dejado la clase super chula) y sentirte mayor porque vas al cole (yo, paseando con mi taza de te por los pasillos de camino a la sala de profesores. Ay, que momentazo!). A la semana, entran los niños de primaria. Que guay, ya hay niños y suena el timbre. Al día siguiente, los de la guarde (P4 y P5). Ves niños llorar en P4, pero se soluciona. Los de P5 se portan tan bien que te quedas con esa estampa. Seguro que nosotras también podemos. Y ayer, al fin, llegó nuestro día. Primer día de clase para los niños... y para las profes. 

Te vas al cole con toda la ilusión, porque ya no vais a ser (tu y tus 3 compañeras) las únicas que no tenéis alumnos. Y estás convencida de que podréis lidiar con los lloros y que a lo mejor al final del día algún niño ya te repite alguna palabra en alemán. Optimismo puro y duro. 

Llegas a clase, por algún extraño motivo algunos niños aparecen una hora antes de lo previsto. Será la primera vez que alguien en Egipto llega pronto. En fin, a tomar por saco mi té, mi mentalización y mis nervios. Con la mejor de las sonrisas, te dispones a presentarte a los padres y a los niños. El primero se esconde detrás de las piernas de la madre. Genial. Te vas con los que, muy formales ellos, se han sentado en una mesa. Ataque de timidez brutal, pero montas un puente con legos, pillas un dinosaurio y te dispones a hacerle cruzar el puente con todo tipo de muecas y sonidos. El niño se rie. Aleluya. No cantes victoria, los padres siguen ahí, están en terreno seguro. 

Media hora después, cuando en vez de 3 tienes 20, 5 ya han perdido la pegatina con su nombre, 2 están llorando como magdalenas, y el terremoto de la clase ha descubierto lo que mola tirar la arena fuera del arenero, la cabeza empieza a echar humo. Pero ni punto de comparación al momento en el que descubres que casi nadie ha etiquetado las pertenencias de su hijo. Si, ese día hay niños que volvieron a casa con la tartera del otro. Se siente. (Nota: de los 29 críos, 10 tienen nombres repetidos. Y si, el niño se sabe su nombre, pero pedirle el apellido ya es de nota)

Los padres se empiezan a marchar, por lo que los decibelios empiezan a subir. Bueno, son 6, número de lloros manejable. Pero si son 6... porqué tengo a 3 de ellos sentados conmigo en un banco? En fin, besos, abrazos, muchos kleenek y varias bromas después, casi todos recuperan la sonrisa. Los que no, casi todos la han traído hoy. Creo que vamos mejorando. 

Eso si, anécdotas voy a tener como 2 millones. Antecedentes: Primer día para los niños de 4 y 5 años. Uno de ellos, llorando en el pasillo. Una profe se acerca y le pregunta: "Que te pasa cielo, echas de menos a tu madre?" El niño mira a la profe muy serio, y muy serio contesta: "No, es que no encuentro el tapón de mi botella". Lecciones a aprender: No saques conclusiones precipitadas, y sobre todo, no mentes a la madre, que casi es peor. Con eso grabado a fuego en mi cabeza, me dirijo hacia un niño que llora en el arenero: "Que te pasa, cielo?" "Es que tengo arena en el zapato!". Vale, no pasa nada, no hace falta llorar por eso porque lo limpiamos y punto. Quito zapatos, sacudo zapatos, sacudo calcetines, pongo zapatos. Abrochando los velcros, el niño me mira, con 2 lagrimones rodando por las mejillas: "Gracias". Le quedó tan solemne que me entró hasta la risa. Y ya de paso, se llevó un besazo. 

Ésto es un ejemplo, pero aviso que tengo un alumno que me salta respuestas de chaval de 18. Va a ser carne de blog. 

Llegadas las 12 de la mañana, me dolía tanto el cuerpo que no podía ni ni andar. De mi cara ya ni hablo, porque mis compañeras de alemán (las que dan clases a niños más mayores) se morían de la risa cuando me vieron de camino al servicio. Pero en fin, llegó la hora de volver a casa, y cuando milagrosamente no metimos a ningún niño en el autobús equivocado, pudimos cantar victoria. Habíamos sobrevivido al primer día de clase. 

Hoy ha ido mucho mejor, todo más ordenado. Al menos tengo claro que todos han vuelto con sus pertenencias a casa. Lágrimas ha habido, pero mucho más controladas, y espero que en una semana más o menos no tengamos ninguna. Hay que reconocer que los niños que participan, que juegan, que obedecen, que se parten de la risa y que te miran con cara de ilusión cada vez que les haces un teatrillo nuevo, son mayoría. Y da gusto oye, esos ojos abiertos y esas sonrisas cuando hacen algo nuevo son un chute de energía para poder terminar el día. O cuando te miran con cara de agradecimiento cuando les ayudas con algo, o cuando lloran, les coges en brazos y te abrazan.... Agotadores, pero comestibles. 

En fin, que empecé éste blog en Madrid, haciendo la prensa en una discográfica, y casi 2 años después soy profe de primaria en El Cairo. A veces, hasta los sueños que no sabíamos que teníamos se cumplen. Por una vez, y sin que sirva de precedente, le voy a dar las gracias al Señor de La Sexta, por aquello de convertir lo que parecía una locura sin motivo, a un cambio de vida que ni me hubiera atrevido a soñar. 

Seguiremos informando. 

viernes, 7 de septiembre de 2012

Un perro es como un hijo?


No, hoy no vamos con San Google, que no he podido publicar ésta semana (voy a media de 4h de sueño diarias) y no me gusta publicar 2 seguidos. Ésta semana será el lunes. Hoy vamos con una de esas entradas que llevo mucho tiempo queriendo escribir, y por la que seguramente me van a caer collejas a mansalva, pero en fin, allá vamos. 

Varias veces me he encontrado por la red posts indignados con la comparación entre tener un perro y tener un hijo. Que no es lo mismo, dicen, que no se puede comparar la responsabilidad que supone tener un hijo, ni el amor que se les tiene. Que por mucho que se les quiera, son animales y como tales hay que tratarles. Acojonada me quedo con la última afirmación.

En fin, empecemos éste post con un concurso de obviedades: No tener hijos no me impide suponer que el amor que se les tiene es mayor al que un animal. Y tampoco necesito tenerlos para saber que la responsabilidad que suponen es mayor que la de tener un perro. Hasta ahí claro y meridiano, es cosa de sentido común, y creo que eso no lo puede discutir nadie.

Pero el hecho de que se les quiera más o menos, o de que la responsabilidad sea mayor o menor no quita que se les quiera a más no poder, o que la responsabilidad exista. Y precisamente mentando a los que dicen que son animales y como tales hay que tratarles, vamos a repasar como tratar a un animal:

a) Como son animales, no saben lo que pueden o no pueden hacer, o donde está el límite. Por tanto, hay que enseñarles: A subirse o no a un sofá, a respetar espacios, a no morder cosas, a quedarse solos, a hacer sus necesidades en la calle. No enseñarles todo ésto supone que el perro no sabrá atender límites, lo que provoca momentos de tensión y broncas a un animal que no entiende qué está haciendo mal. En cuanto a la ansiedad por separación, es literalmente un ataque de ansiedad cada vez que se quedan solos. El tratamiento es largo, así que mejor hacerlo bien desde el principio. Y eso es MI RESPONSABILIDAD, soy yo la que tiene que ser coherente, reforzar, ignorar o intentar evitar comportamientos, y romperme la cabeza sobre si lo estaré haciendo bien o no.

b) Como son animales, no se pasean solos. Cada vez que alguien me pregunta si no pueden esperar para salir, me gustaría contestarle que si él puede pasar 8 o 10 horas sin ir al baño. Además el paseo también les supone ejercicio. Vosotros necesitáis salir de casa para oxigenaros? Ellos también. Y por tanto es MI RESPONSABILIDAD organizar mis horarios de ocio en torno a las horas de paseo de mis perros. No, yo no puedo largarme 12 horas de casa y quedarme tan pancha, ni pasar un día en la playa sin organizar que alguien los saque a mediodía. Incluso mis horarios de trabajo tienen que ser adecuados.

c) Como son animales, ni eligen que comer, ni se ponen la comida solos. Por tanto, soy yo la que tiene que elegir el pienso adecuado, las dosis y la frecuencia en función a su peso, edad y nivel de ejercicio físico. Y también soy yo la que tiene que estar puntualmente en casa para alimentarles.

d) Como son animales, no hablan. No me pueden contar que quieren, ni si se encuentran bien o mal. Soy yo la que tiene que observarles, tocarles (la gente no entiende la importancia de tocar a su perro. Si yo no sobara regularmente a los míos, nunca habría detectado el cáncer de mama de Bas), mirarles las orejas y las patas en busca de bichos, posibles heridas, bultos... Y si les pasa algo, es a mi a la que me corresponde juzgar la gravedad o no del asunto, y si necesitan un veterinario o no (es la putada de que sean animales, no hablan) Todavía recuerdo la pelea que mantuve con un veterinario (no el mio) durante 3 semanas, él diciendo en que el perro estaba bien, y yo insistiendo en que no era así. Al final tuve yo razón, que para algo conozco a mi perro.

e) Como son animales, no entienden lo que está bien o mal, o lo que supone un riesgo o no. Ellos ven comida en calle y se la quieren comer (para algo han sido callejeros), y yo soy la que tiene que estar al quite de pararles, de que no coman algo que les pueda dañar, que no se metan en una alambrada de pinchos (por los pelos no se me quedó enganchada Rei el otro día intentando perseguir a un gato) o que no se tumben al sol a 40 grados (que me lo expliquen, pero la muy pava de la enana lo ha hecho).

f) Como son animales, nosotros hacemos y ellos responden. Yo soy la que se pasa el día explicando que NO, no le puedes dar un trozo de pastel a la perra porque no metabolizan el azúcar como un humano, o que como les den chocolate yo misma me encargaré de proporcionarles una muerte lenta y dolorosa. Empatía total con las madres que se mosquean cuando a sus hijos les dan un caramelo.

g) Como son animales, no tienen ni puñetera idea de que una trabaja y por tanto, necesita dormir. Y si a Oso le duele la tripa a las 2 de la mañana, me levanto y me aguanto, por mucho que me levante a las 5 y media. Y esto también se aplica a la inversa, cuando mi perra lleva 2 días corriendo por una playa, me toca parar a mi al resto del mundo y decirles que lo siento, pero que la perra no juega más, que se va a dormir, más que nada porque la pobre cada vez que pilla una superficie blanda cae rendida, y eso significa que necesita descansar.

Ha quedado claro como hay que tratar a un animal? Pues eso.

Repito, tengo claro que muchas de éstas responsabilidades son mucho menores que las tiene una madre. Pero eso no quita que existan. En el momento que una mujer es madre sus prioridades cambian, en el momento que se tiene un perro, éstas también tienen que cambiar. La comparación en ambos casos es que hay un ser vivo que no puede cuidarse solo, y que nos necesita para lo más básico. La diferencia, que en el caso de una madre se entiende, y en el caso de un animal, no tanto.

Mi mente piensa primero en ellos, y luego en mi. Me puedo gastar 200LE (perdonad que ya no hable en euros) en un vestido? No, porque hay que comprar pienso. Puedo salir de trabajar, irme a comer a un centro comercial y luego de compras? No, porque los perros llevan toda la jornada laboral solos, primero a casa a pasear y luego ya si eso de compras. Puedo irme a merendar a casa de una amiga y acabar de noche loca de copas? No, porque los perros tienen que comer. Y en el caso de Oso, también necesitan su medicación.

Si me meto en éste fregado, es porque pienso que hasta que eso no nos entre en la cabeza, muchos animales de éste país seguirán siendo abandonados y maltratados. Porque no entendemos la responsabilidad que supone, que literalmente su vida está en nuestras manos, que no podemos vivir de la misma forma que alguien que no la tiene. El argumento, "solo es un perro" se tiene que acabar, y cambiarlo por "es que es un perro, con todo lo que eso supone".

Y si es tan duro... porqué se tiene un perro? Por el orgullo enorme que supone ver como tu perro aprende, como supera sus miedos, como te mira con cara de ilusión cuando hace algo bien. Porque me siento feliz cuando les veo disfrutar, porque su amor es incondicional, porque nos necesitan. Y sobre todo, porque ellos siempre han estado cuando no había nadie más a mi lado. Todo eso me compensa noches en vela, lágrimas de frustración en un veterinario, explicaciones infinitas y escuchar mucha, mucha estupidez. Mirad, eso es algo que tenemos en común.

En fin, que espero haberme explicado bien (no tengo muy claro que lo haya hecho) y que nadie se ofenda por lo expuesto. Repito, que tengo claro que mi nivel de responsabilidad, de angustia, de necesidad de presencia, es menor, pero no por ello deja de existir. Tener un perro no es lo mismo que tener un hijo, pero si puede llegar a ser "como" tener un hijo. Alguien me ha entendido o empezamos con el apedreamiento?