viernes, 30 de noviembre de 2012

San Google XLII



Milagro!!! Después de 3 meses sin San Google.... aquí estamos de nuevo. Como ya expliqué una vez, es que con ésta entrada tenemos un serio problema de agenda, que voy a explicar de nuevo, porque en su momento lo hice como un libro cerrado. Mi semana laboral va de domingo a jueves. Por lo tanto, lo que para vosotras es un viernes, para mi es un sábado, y vuestro lunes es mi martes. Así que para cuando me quiero dar cuenta de que es viernes y por tanto toca entrada, se me ha pasado el día. Pero con ésta edición hago acto de redención y nos volvemos a poner en marcha. 


Para los nuevos, los ajenos a ésta sección, o los que me decís que no la entendéis, San Google es una recopilación semanal de las búsquedas que realiza la gente y que les llevan hasta éste blog (u otros que colaboren). Blogger tiene una sección de estadísticas que nos "chiva" esas búsquedas, y aquí intentamos recopilar las más absurdas, irreverentes o extrañas, por el motivo que sea. La finalidad? Reírnos y empezar el finde con ganas, que el viernes, leñe...

- Maruja hablando telefono: Con el teléfono o por teléfono? Que mira que a lo mejor el cacharro tiene conversaciones muy interesantes...

- Adolescente mintiendo: Ni soy adolescente, ni miento, así que a otro blog a buscar...

- Ojo guarda gitano: La mejor forma de acojonar al personal...

- Foto de hace calor fuera? callate en español: Por mucho que lo intento, no visualizo la foto. El calor y el hecho de mandar callar a alguien tienen relación?

- Guardia civil multa alcohol gracioso gall: No le veo la gracia a la multa, y menos por alcohol

- Baño turco de cabeza: Abres la puerta y solo metes la cabeza???

- Buscarte yo ni que fueras el cargador d: Espero que ésta frase termine con las palabras "cargador del móvil". En ese caso, efectivamente, busca el cargador y no al susodicho, que un cargador siempre te salva de un apuro y los hombres traen muchos problemas.

- Gaviota come perro: Antes los robaba, ahora se los come... "el extraño caso de la Gaviota asesina". Eva, ilumínanos...

- Para que sirve un iman en el telefonico: Pues me encantaría saberlo....

- Ándate a la mierda. ya me fui que rato: Paseo que te ahorras...

- Accidente vitroceramica cristal roto: No me creo que le haya pasado a otra persona! Ay, que acompañada me siento :-P

- Barco de chanquete reformas: Va a haber verano azul 2?

- Fotos de la cancion de fin de semana: De que semana? De que mes? De que año?

- Algo que no te pondrias ni muerta: Si no te lo vas a poner, porqué lo buscas en Google? Para regalárselo a una enemiga?

- Animales alcoholicos: Mantengamos a los animalitos lejos del alcohol, porfa...

- Biberon chulo válvula hacia arriba o abaj: A mi los biberones con válvulas me causaron dolor de cabeza, así que aconsejo que se dirija usted a Cris y su blog La enésima reflexión, que a lo mejor sabe contestarle.

- No decir lo privado de tu familia: Los trapos sucios se lavan en casa

Tengo 2 colaboraciones guardadas, pero oye, mejor empezamos así para calentar, no sea que tengamos vacas flacas la semana que viene y tenga que tirar de ellas. Hasta entonces espero que os echéis unas risas y de nuevo... FELIZ SAN VIERNES!!!


sábado, 24 de noviembre de 2012

Historias increíbles: El tópico de perder el móvil

Ya sabemos que tengo un problema serio con perder las llaves de casa. En 2 años de blog, ya hay 3 entradas al respecto (aquí, aquí y aquí)  y puedo asegurar que no han sido las únicas de mi vida. En cambio, todo lo desastre que soy para las llaves, no lo soy para el móvil. De hecho, la única vez que recuerdo (hasta ayer) es la que nos va a ocupar ahora. 

Vayamos al lío, todo ésto viene porque ayer perdí el móvil en el bus del cole. Gracias a Dios lo he recuperado ésta mañana, pero las apenas 15 horas que he pasado sin móvil han sido un horror. Ya no solo el estar incomunicada, la incertidumbre de encontrarlo o no... si no el hecho de que no tenía despertador para levantarme ésta mañana. Como siempre, en el país de la gente guay, un amigo vino a traerme uno a las 11 de la noche. Y para celebrar mi reencuentro con mi teléfono, vamos con otra de mis aventuras que nadie se cree. 

Tuve mi primer móvil a la tierna edad de 16 años. No, mi madre no me compró uno, me pasó uno que sobraba en casa, por aquello de digievolucionar ese bonito Beeper que ya me acompañaba desde hace unos años. Era uno como el de la foto, un Nokia 5110 que era lo más de lo más porque le podías cambiar la carcasa y jugar al Snake. En mi defensa, diré que era joven pero hacía un uso moderado del teléfono, mensajes cuando eran necesarios, casi ninguna llamada. Y mi madre muy tranquila porque me podía localizar.

Un bonito verano, teniendo yo unos 16 años, me fui a visitar a mi amiga E., que estaba de vacaciones en Albacete. Desde allí, nos fuimos a su casa del pueblo en Cuenca, concretamente en Cañaveras (pueblo en el que unos años después fue interceptado un coche de ETA hasta arriba de explosivos), un sitio pequeñito, tranquilo y blanco....vamos, un pueblo de España de esos que me gustan a mi tanto.

Fuimos para las fiestas, esas fiestas de siempre con bailes en la plaza del pueblo y peñas pasándolo de miedo. Nosotras nos dedicábamos a los menesteres de niñas de 16 años, es decir, intercambiar ropa, teñirnos el pelo de rojo (mala idea si eres rubia, no sube) y salir a bailar y ver los fuegos artificiales.

En esas estábamos una bonita noche, sentadas en un descampado, con medio pueblo al rededor y parte de los colindantes, disfrutando del show pirotécnico. Antes de empezar recibo un SMS, saco el móvil, lo leo, contesto, dejo el móvil en el bolso, encima de mi chaqueta. Si, llevaba la chaqueta en el bolso, que no era tan grande y apenas se podía cerrar, pero oye, fina que era una como para atarsela al trasero. Tras el show, nos levantamos y nos dirigimos a pasar la noche entre pasodobles y salsas. Meto la mano en el bolso para ver si mi SMS ha tenido respuesta.... El móvil no está.

"E. que mi móvil no está". "Que narices has hecho con él, si lo tenías en la mano?" Eso me gustaría saber a mi. En fin, retrocedemos los 20 pasos que habíamos dado hasta ese momento, convencidas de que el móvil se tiene que haber caído del bolso mal cerrado, seguras de que lo encontraríamos en cero coma. Bueno vale, en 2 minutos... o en 5.... estábamos sentadas aquí? O era más hacia la izquierda? No se ve tres en un burro y las hierbas están muy altas. "Lo ves?" "Que va, pero tiene que estar aquí, si estábamos sentadas...."

Primera idea lúcida de la noche: Llama al móvil, que así lo escuchamos y lo encontramos. E. no tiene saldo, todo el mundo se ha marchado del descampado y está de camino a la plaza del pueblo. Como moñas llamamos? A lo lejos, vemos una casa con las luces encendidas. Segunda idea lúcida de la noche: Plantarnos en la puerta de esa casa, pidiendo que nos dejen llamar a mi móvil, para que E. lo pueda buscar.Si, los dueños de la casa fliparon, pero nos dejaron usar su fijo para llamar. En la teoría era buena idea, pero la casa estaba a tomar por saco, la verdad, y en la práctica no funcionó: Di tiempo a E. para que volviera desde la casa al punto donde, se supone, debería estar el móvil pero... OH, sorpresa, al llamar... "Móvil apagado o fuera de cobertura en éste momento". Pues vamos listos...

Viendo que a oscuras va a ser imposible encontrar nada, nos dirigimos a la plaza del pueblo, a ver si alguien tiene la 3º ídea lúcida de la noche. Pues va a ser que no. "Nena, espera a mañana que haya luz". No me va a quedar más remedio.

A la mañana siguiente, segundo intento de búsqueda. Infructuoso, por supuesto. Los padres de E. me aconsejan que me vaya haciendo a la idea de que lo he perdido y que informe a mi madre. Con 200 pesetas en el bolsillo me dirijo a la cabina del pueblo: "SantaMadre, he perdido el móvil". "Pues ya te vale, desastre de hija"

Mi bonito 5110, ese al que le había comprado una carcasa transparente y en el cual tenía una puntuación estupenda en el Snake, había desaparecido.... Huérfana me sentía yo sin mi teléfono, mientras observaba como E. recibía y contestaba mensajes, y yo seguía preguntándome si el SMS de aquella noche había tenido respuesta.

Esa tarde, el padre de E., tiene al fin una idea lúcida de verdad. "Ésta tarde nos vamos a pasar por la plaza de toros, que hay vaquilla, y a ver si alguien puede anunciar que se ha perdido el móvil, por si lo encuentran." No le veo mucho sentido, pero vale, allá que vamos, yo con la cabeza gacha pensando en la partida de Snake que jugaría en ese momento para distraerme...

En la plaza, mucho cachondeo, porque una de las peñas está animando el cotarro. Venga vale, animar el cotarro es una manera de decirlo. La peña en cuestión llevaba tocando la moral al personal desde el principio de las fiestas, porque ese año su idea de diversión consistía en pasearse por el pueblo, megáfono en mano, soltando cualquier chorrada que se les ocurriera. Gracia tenía, excepto cuando estás durmiendo la siesta.

El padre de E. vuelve a tener una idea lúcida: "Oye, porqué no les pedimos a los de la peña que lo anuncien por el megáfono?" "Pues mira, casi se lo preguntas tu, porque yo me muero de vergüenza." Allí que va él, y los de la peña, como no, se apuntan a la juerga. El padre de E. me hace señas para que me acerque. "Bueno guapa, y tu que móvil has pedido?" "Un Nokia 5110 con carcasa transparente" "Uy, eso es muy complicado, casi que mejor lo dices tu por el megáfono". "Gracias, antes prefiero quedarme sin móvil" (Si, una es muy vergonzosa) "Venga va, tu siéntate aquí."

En fila, sentados en las gradas: el artista del megáfono, otro chico de la peña, y una servidora. El voceador oficial se pone en faena:

- A ver, ésta chica que está aquí sentada al lado de Dani (me señala con mucho énfasis, por si alguien no sabe quien es Dani) ha perdido el móvil. Es un Nokia 5110 con carcasa transparente. Por favor, quien lo haya encontrado, que levante la mano. 

Media plaza de toros levanta la mano. Que sentido del humor tienen en éste pueblo.

- Vale, si el que lo ha encontrado es una mujer, por favor que se pase por la peña "Los Anónimos", si se trata de un hombre, que se dirija a la Guardia Civil. Graciaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas. 

Si van a aprovechar mi desgracia para ligar, vamos jodidos. En fin, por si acaso, la Guardia Civil estaba informada. Que bien se lo tiene que pasar la Guardia Civil en éste pueblo, lo mismo ayudan a encontrar un móvil como que interceptan explosivos de ETA.

En fin, que con semejante panorama, como comprenderéis, yo ya me había despedido del móvil por completo. Esa noche, me disponía a ahogar las penas en unos churros con chocolate, cuando veo una sombra pasar corriendo a mi espalda, pararse y tocarme en el hombro con mucha emoción.

"Drew, ven corriendo a la peña, que tienen tu móvil"

Venga ya...

Efectivamente, el señorito que encontró mi móvil estaba en la plaza de toros. Escuchó el mensaje, vio mi cara de pena de adolescente sin móvil, y guiado por su conciencia, decidió devolverlo. Bueno, guiado por su conciencia y por el hecho de que intentó encender el teléfono y como obviamente no tenía el pin, se bloqueó. Y aunque no fuera una mujer, supongo que esperaba que al menos le invitaran a una copa, y se pasó por la peña a entregar el teléfono. No coincidí con él, pero oye, se lo agradecí en el alma.

En fin, debido al bloqueo, tuve que esperar a llegar a Madrid al día siguiente para poder encenderlo, pero oye, al menos mi móvil superguay con carcasa transparente y el juego del Snake me acompañó una temporada más.

Ahora que lo pienso, creo que por eso pierdo tantas cosas, siempre me creo que habrá alguien con un megáfono que me ayudará a encontrarlo. Así que no cojáis ejemplo, y que éste post solo sirva para agradecer a Dani, a Alberto (el artista del megáfono) y a la peña "Los Anónimos" de Cañaveras que me ayudaran a recuperar mi móvil :-)

martes, 20 de noviembre de 2012

Ser libre



Con la cantidad de cosas chulas que tengo que contaros y aquí estoy, superando el pequeño bloqueo que tengo a la hora de escribir (es una cuestión de horarios, estoy acostumbrada a escribir por la mañana y con mucho tiempo por delante, y por desgracia ahora mismo no tengo ninguna de las dos cosas) para venir con una rallada mental. 

Tengo pendiente hablaros de la pedazo de excursión a caballo que me hice el viernes, tengo pendiente un post sobre gente guay, otro sobre una una asociación alemana muy chula llamada Stiftung Wendepunkt Alternative de la que os quiero hablar (a aquellos que habláis alemán os animo a pasaros por su página de Facebook y echarle un ojo hasta que a mi me de tiempo a ponerme a contar) y.... no voy a decir que tengo un San Google pendiente, porque básicamente me merezco dos leches. Otra vez cuestión de horarios, mis viernes son vuestros jueves y mis lunes son vuestros martes. Me cuesta acoplarme a la semana europea. También tengo que cambiar la pestaña "Esta soy yo", porque ya me han regañado diciendo que eso está ya muy desactualizado. En un ratito, si no me interrumpen. 

En fin, a lo que iba yo. Si hiciera una lista de adicciones, creo que me meten en un centro de desintoxicación. Había una de la que creía que me estaba librando, pero va a ser que no. Señores, me llamo Drew y soy una adicta a ser libre. 

Hemos hablado de ésto ya muchas veces. De que hace muchos años ya, el terror a estar sola se convirtió en  todo lo contrario, algo que en un principio llamamos de coña "Sindrome de Shrek", pero que al final se extendió a muchos ámbitos de mi vida. El pánico monumental a volver a compartir mi vida con alguien me ha acompañado muchos años, hasta el punto de que me daba por imposible. Pero gracias a un cuento, pensaba que eso había cambiado. Por primera vez en 3 años, estaba dispuesta y más que dispuesta a hacerle un hueco a alguien. No salió bien. Impulsada por las mentiras de alguien a quien se le llenaba la boca proclamándose amiga mía, le expulsé de mi vida. Gracias a Dios, descubrí la mentira a tiempo, y me llevé de paso una cicatriz más a una lista más que amplia. Ese tema no ocupó más que un post en éste blog, pero hubiera dado para muchos más, hasta ayer mismo seguimos a vueltas con el temita (me extenderé en otra ocasión). Se que mucha gente me preguntó que había pasado, pero lo siento, hay veces que las cosas me superan tanto que no puedo hablar de ellas. 

El caso es que desde el mismo comienzo del Ramadán, no se si mi vida me pertenece o no. Si ésta soy yo, mi versión Cairota, o la vecina del 5º (perdón, que ahora la del 5º soy yo...la del 4º mejor). Básicamente, porque hoy, así en un momento de inspiración, me he dado cuenta de que llevo desde finales de Julio preocupada por los demás y olvidándome bastante de mi mejor amiga, osease, yo misma.

Cuando tenía que haber estado lamiéndome las heridas, saqué las vendas, el agua oxigenada y las tiritas, y me puse en modo hospital de campaña... pero para curar las de los demás. Los demás, que por cierto, eran parte activa de aquella colección de mentiras que tanto daño me hizo, mientras que yo básicamente me llevé el bofetón sin mover un dedo. En un principio me ocupé de las de la bicha con poca honestidad, pero ella tardó poco en demostrar que no lo merecía. Como ya dije una vez, mejor para mi, tiempo que me ahorro. Pero de las que me ocupé de verdad era de las de M. Y que nadie me mate por lo que voy a decir, porque es la verdad, en gran parte lo hice por puro egoísmo. 

Me ocupé de animarle, escucharle, defenderle y apoyarle. Me ocupé de demostrarle que estaba allí para cuando me necesitara. Intenté por todos los medios demostrarle a él (venga vale, seamos sinceros, me lo estaba demostrando a mi misma) que yo era mucho mejor que la bicha con falta de honestidad. Ahora que lo leo, tiene narices, como si no lo hubiera demostrado durante tantos años... en fin. Y sobre todo, me empeñé en demostrarle que estaba equivocado, que todos esos motivos por los cuales la historia no funcionó, no eran más que malos entendidos, prejuicios y el conocerme menos de lo que debería. 

Paralelamente a todo ésto, me ocupé de estar tranquila y serena para el regreso de la bicha a Cairo. Puse todo mi esfuerzo en que el terreno no se complicara demasiado para un posible arreglo de la situación. Respuesta? Bofetón en la cara, mucha tontería junta, y sobre todo una gran dosis de inmadurez. Bueno, no pasa nada, aquí hay mucho desierto al que mandar a alguien, pero como parece que la gente tiene fijación en seguir dándole a la matraca con el tema, como ya he dicho, hasta ayer sigo dando explicaciones. Hasta el moño ya. 

También me preocupé por la casa, el trabajo, los niños, el choque cultural, papeles, el banco, la comida, y la madre que parió a Paleque. Por Oso, por Rei, por la gente de España, por la de aquí, por mi familia, y si me apuras, hasta por un par de animales callejeros. Ahora que me leo, parezco doña Angustias. Debería haberme dado cuenta antes, sobre todo cuando un ya cercano amigo me soltó, a la semana de conocerme, que le parecía muy contradictorio que yo dijera que había muy pocas cosas que realmente me importaran, cuando "básicamente no paras de (pre)ocuparte por/de todo el mundo". 

Éste me pilló, pero hay otros que optaron por la salida fácil. Cuando a pocos días de la Gran Boda Egipcia dije que o el mundo me dejaba vivir, o yo iba a reventar, porque estaba hasta el moño del acoso y derribo por el temita del verano (usease, la mentira de marras) hubo una persona que me argumentó que yo tenía que poner de mi parte para arreglar la situación, porque la pobre bicha lo estaba pasando muy mal. "A ver si tu te vas a creer que yo ando de feria, colega. Que no me paráis de repetir que pobrecita ella, pero aquí nadie se ha preocupado por como me siento yo" Ya, pero es que tu eres más dura. Tócate las narices, llevo escuchando esa excusa desde que tenía 18 años. A 3500 km volvemos a caer en el mismo estereotipo, me lo tengo que hacer mirar. 

En fin, que me he aburrido de preocuparme y no recibir nada a cambio. No puedo culpar a nadie, porque ésto estaba claro desde un principio, yo me empeñé en demostrarle que se equivocaba, cuando estaba claro que de donde no hay, no se puede sacar. El nunca me ha pedido nada, lo he dado yo voluntariamente, pero como es mío, lo retiro cuando quiero, y llegó el momento. Una cosa es luchar por causas perdidas, y otra, darme de cabezazos contra la pared. Ya no se trata de que nunca vaya a llegar a nada, ni de que prácticamente cada semana consigas desquiciarme hasta puntos insospechados. Se trata de que ya no hay nada por lo que luchar. Eres, has sido y serás siempre un gran amigo mío, y estaré aquí para lo que quieras, pero ya no confío en ti para nada más. He vivido durante más de un año pendiente de ti, necesitándote a ti, y echándote de menos a ti. Me va a estallar la cabeza, no puedo más. No puedo cometer los mismos errores 3 años después. Ya tuve una relación con alguien que le prestaba atención a todo menos a mi, y como ya te dije una vez, me puedo matar esforzándome en demostrarte que te equivocas, que tu nunca lo verás. Y lo más importante es que necesito empezar a vivir MI vida, tal como YO soy, con MIS decisiones, y preocupándome por MI. Gracias por abrirme el camino, por en cierto modo, traerme hasta aquí, por cuidarme, porque se que a tu manera y desde lejos, siempre lo has hecho. Tu abriste la senda del Cairo, haciéndome cumplir sueños que no sabía ni que tenía, y te lo agradeceré siempre. Pero ha llegado el momento de caminar sola,  sin necesitar de ti a cada paso, sin que mi mente estuviera siempre contigo. Cairo y yo ahora caminamos solos, y ya veremos a dónde nos lleva esta madriguera...

domingo, 11 de noviembre de 2012

Premios de nuevo

Estaba tardando en llegar la siguiente ronda. Oye, y que yo me alegro joe, que por muchas quejas que se lean por ahí, en el fondo nos lo pasamos muy bien con ésto de los premios. Y sin el fondo, también. 

Me llegan premios por partida doble, y el caso es que ésta vez.... OH SORPRESA!!! Ninguno tiene penitencia!!! Sin ánimo de ofender, me resulta hasta aburrido... No tengo que hacer el pino puente, ni subir a mi 5º piso con 30 bolsas ni renovar el visado??? No me lo puedo ni creer...

El primer premio vino de la mano de A Magic Mother, bloguera apañada como ella sola, que tuvo el detalle de otorgarme un premio que ha rulado por todos los blogs menos por el mio...


Me lo otorga por sobrevivir a las 12 pruebas de Asterix.... Si es que algo bueno tenía que tener! Gracias maja, se agradece mucho. 

El segundo premio viene de la mano de Mamá Ciruela de Como naciste, y es una cosa muy chula.


Este lleva una penitencia tan pequeña que no la considero ni penitencia: Para pasar la burbuja, hay que llenarla con algo. Mamá Ciruela me la ha llenado de besos y achuchones, sabiendo que desde España me iban a venir de lujo, y yo os la voy a llenar de ésto: 


Os lleno la burbuja de atardeceres Cairotas, de soles rojos, de momentos de paz, de ciudades mágicas y de sentir lo bonito que es el mundo. 

El primer premio se lo paso a la colega la Alpaca, de Siempre positiv@,porque ella es una caja de sorpresas de por si. Y coñe, ella siempre nos anima con sus post y sus comentarios y se merece un reconocimiento. 

La burbuja va para aquellas personas que se que valorarán ese sol como nadie: Mi amiga del alma la Porfin, porque siempre que veo algo chulo en el Cairo me acuerdo de ella, y para Aroa, Martiño y su abu, porque se que ama esta ciudad. 

Eso si, me voy a sacar 1 penitencia de la manga. Desde hoy, éste blog está protegido por Safe Creative con todos los derechos reservados. Y si maja, va por ti, como el filtro también considere que lo que tienes tu con éste blog es más que mera inspiración, te lo voy dejar muy claro lo que pienso, por mucho que mucha gente se me vaya a tirar al cuello. Es la ventaja de vivir a 3500km, que me importa un carajo. Avisada quedas. 

Fin del tema, que el post era de buen rollo. 

Gracias por los premios a las blogueras majas que me lo han pasado, y lo de siempre, que rulen!!!

lunes, 5 de noviembre de 2012

Frau Disfraces

(Mi compi F. y yo)

Os podéis quedar tranquilas, he confirmado que el Karma existe. Y por cierto, es de lo más cruel. Os acordáis de ese bonito post en el que os contaba lo bien que he estado en la playa (espero que si, es el post anterior), que estamos en Noviembre y yo sigo en sandalias, etc? Pues si os dí envidia no os preocupéis, el Karma se ha encargado de mi. Tengo anginas. Y por si no lo he dicho suficientes veces en éste blog, no hay nada que me ponga más de mala leche que unas anginas. 

Me he pasado el finde en la cama, ayer y hoy he ido a trabajar enferma. Y trabajar con críos estando enferma es como para querer morir, pero eso no os lo cuento porque supongo que lo sabéis. En fin, que he estado pensando seriamente en pedirle responsabilidades al colegio en el que trabajo, porque ésto es culpa suya seguro. Que porqué? Os voy a dar 2 posibilidades:

1. Por no mandarles a los padres una circular recordando que NO SE TRAE A LOS NIÑOS AL COLE CUANDO TIENEN 37,5 DE FIEBRE O MÁS. Primero, porque pobre niño. Segundo, porque puedes acabar con una pandemia de proporciones astronómicas. No es coña, empezamos con una niña enferma y el domingo faltaron a clase 6. Y yo debería haber estado en la cama. 

2. Por hacerme trabajar con ropa claramente poco adecuada para mi puesto. Señores, doy P3, no digo que tenga que ir a clase en chandal, pero oye, pantalón y calzado cómodo sería lo suyo no? Pues no, éstas últimas semanas nos lo hemos saltado a la torera. 

24 de Octubre, último día de clase antes del Eid Al Adha, o lo que conocéis en España como fiesta del cordero.  La semana antes mandamos una circular a los padres diciendo que vamos a celebrar una pequeña fiesta en el cole (tranquilos, no sacrificamos a nadie) y que nos gustaría que los niños vinieran disfrazados. La temática? Cualquier vestimenta musulmana, básicamente Galabeyas, velos, etc. Una madre me contesta preguntando si la manda así de casa o se visten en el cole. No, por favor, mándamela así de casa que no tengo yo paciencia para disfrazar a 29 niños el día antes de mis vacaciones. (Por cierto, al final la niña vino en ropa de calle y traía la galabeya en la mochila. No porque la madre me quisiera tocar las narices, si no porque la niña se negó a ponérsela y la madre, que por cierto es mogollón de maja, pensó con mucho acierto que probablemente, al ver al resto de la clase disfrazada, la cría se animaría. Efectivamente así fue). 

El día anterior al día D, mientras nos frotábamos las manos pensando lo graciosos que iban a estar los críos disfrazados, ocurrió el desastre. Me dirigía yo felizmente a mi descanso cuando mi jefa me intercepta por el pasillo. "Frau Drew, que hemos decidido que si los niños vienen disfrazados, nosotras también"

Señora jefa, pero tengo que venir así de casa o me puedo cambiar en el cole!!!????

Na, mi jefa no es una sádica, obviamente me puedo cambiar en el cole. Y de donde moñas saco yo una galabeya para mañana???? Esa misma noche iba a cenar a casa de mi amiga Y. y su marido T. y como Y. es  esa mujer sin la cual aquí podríamos morir, porque tiene apaños para todo, pues ella me dejó una de sus galabeyas. Gracias guapa. 

A la mañana siguiente me subí al bus con mi Galabeya prestada en una bolsa. La otra profe que va en el bus conmigo (tenemos bus solo para profes, pero yo voy en uno de alumnos porque me pilla mejor, y otra de las profes, concretamente de P5 y además madre de una de mis alumnas, es la única que va conmigo) si que viene disfrazada de casa y yo casi me asusto cuando la veo de negro riguroso. Solo deciros que el conductor del bus casi no la recoge porque no la reconoció....

En fin, que llegué al cole blandiendo la bolsa con la Galabeya como si fuera un trofeo. Y si, me la puse. Y si, mi jefa, mis alumnos y mis compañeras se descojonaron. Os imagináis una sueca o una japonesa vestida de flamenca? Pues lo mío tenía que ser algo similar. 

El momentazo, cuando me salgo al jardín en mi descanso y me cruzo con el Bedel. En vez del típico "Good morning Khaled", directamente le solté un "no te rías" mientras miraba al suelo e intentaba no descojonarme yo. No le culpo por reirse, además el pobre no paraba de decirme que estaba muy guapa y que el color me sentaba muy bien, pobrecillo. 

En fin, que el día estuvo bien. Los niños estaban mónisimos, y a mitad de la mañana tuvimos un momento celebración, en el cual los niños vieron una pequeña peli de dibujos de temática religiosa (no me preguntéis, no me enteré ni del NODO y estoy segura de que ellos tampoco) y luego salimos al jardín, donde el profe de religión les habló a los niños sobre los 5 pilares del islam, y se cantaron algunas canciones (algo parecido a nuestros villancicos). Por cierto, a aquellos que recuerden el debate sobre si los cristianos participarían en celebraciones musulmanas, solo decir que los padres de mi única alumna cristiana llamaron al cole para saber que se iba a hacer exactamente y prohibiéndola participar. Se quedó en la clase con una cuidadora, dibujando. 

No se si sería trastorno mental o es que perdí la vergüenza, pero no me cambié para volver a casa. Resulta que la otra profe de mi bus me chivó que el conductor le había preguntado por mi disfraz y se quedó muy decepcionado cuando supo que lo llevaba en una bolsa. Así que para que lo viera, me volví a casa con la Galabeya puesta. Suerte que no me encontré con ningún vecino, que bastante me toman ya por loca. 

En fin, que si quieres caldo, toma 2 tazas. A la vuelta de las vacaciones que tocaba?? Pues Halloween, por supuesto. A mi Halloween me mola, así que me dio pena no poder preparar nada más elaborado, pero en fin, es lo que había. La mañana del día H me planté mis vaqueros negros, camiseta negra, cinturón de tachuelas, y ojazos pintados de negro y mi anillo de Jack Skeleton. Poco original, lo se, pero leñe, no podía hacer más. Eso si, una de mis compañeras se encargó de apañar el asunto plantándome una máscara veneciana. Y yo, de nuevo me fui a mi descanso con la máscara puesta. "Buenos días Khaled, no te rías... otra vez". Khaled se descojonaba de nuevo, me decía de nuevo lo guapa que estaba, recordaba lo guapa que estaba con la Galabeya, y en el fondo, estoy segura, piensa que estoy grillada. En fin, lo que se hace por unos alumnos...

Por si alguien lo duda, los niños se lo pasaron como enanos, se comieron todas las chucherías del mundo, y ya de paso se culturizaron, porque me pasé todo el desayuno y la comida ambientando la ocasión con la BSO de Pesadilla antes de Navidad. Al menos tuve el detalle de ponerla en alemán, jolín. 

A ver si cuando se me pasen las anginas y no tenga que ir tapada hasta el cuello pese a que andamos por los 20ypico grados, me puedo volver a vestir de persona normal....