sábado, 26 de enero de 2013

2 años de revolución...


Llevo desde ayer pensando en que cuando escriba esta entrada, me van a caer leches hasta en el carnet de identidad. Pero en fin, es lo que hay, y la prueba de que no estamos como cabras es que hoy estoy en casa, en perfecto estado de forma y escribiendo esta entrada. SantaMadre, perdóname. 

Como bien sabréis, ayer se cumplían 2 años de la revolución egipcia. 2 años que en mi humilde opinión no han servido de mucho, y que han dejado al país peor de lo que estaba. 2 años que ni mucho menos han terminado, y ayer esperábamos que fuera una prueba de que ésto no es lo que se esperaba cuando empezaron las manifestaciones en Tahrir. Para ser sinceros, esperábamos que se armara la mundial, o que al menos fueran unas protestas enormes. No fue exactamente así, pero tiempo al tiempo. 

A nivel doméstico, T. y yo teníamos un debate que parecía el del estado de la nación. El quería ir a las protestas, y a mi obviamente me hacía puñetera la gracia. Tampoco le puedo decir que no vaya porque no sería justo, el cree en la causa y yo no le puedo obligar a quedarse en casa. La opción de la última vez, es decir, él en el lío y yo volviéndome loca delante de la tele, me parecía no solo injusta, si no que no estaba dispuesta a pasar por semejante tortura otra vez. Así que aprovechando su argumento de "no te preocupes, si no va a pasar nada" le solté un pedazo de órdago, arriesgándome a que se diera cuenta de que soy una tarada mental y me quedara sin boda: "Que no va a pasar nada? Genial, pues me voy contigo". 

Que no, que no estoy loca ni tengo tendencias suicidas. En primer lugar, por mucho que me haya recluído al aula, sigo teniendo alma de periodista. Y quedarme en casa, con semejante hecho histórico a media hora de mi casa va contra mi naturaleza. Me produce una frustración enorme y sabía que si no iba me iba a arrepentir. Segundo motivo, yo también vivo aquí, y yo también tengo algo por lo que pelear. Tercero: Aunque no os lo creáis, iba a estar mucho más tranquila allí que en casa. Y Cuarto, aunque sea cruel, T. tenía que experimentar lo que siento yo cuando el se va y yo me quedo. Miedo por la seguridad del otro. Es lo que tiene ser cabezón y no querer ponerse en el lugar del otro. Y siendo sinceros, si  de verdad hubiera pensado que era tan peligroso, no hubiera ido. El caso es que el único que decía que era una locura era T., y como tiene cierta tendencia a la superprotección, me cansé de hacerle caso. 

Como no estamos locos del todo, lo planeamos a conciencia. Comemos, vemos en la tele la situación, está super tranquilo. Ducha, ropa que permite correr por si fuera necesario, yo con el pelo en un moño para que no moleste. Preparamos la mochila, los móviles van cargados a tope, cada uno lleva un juego de llaves de la casa, 2 botellas de agua, chocolate, la cartera, dinero, documentación básica. Y por último el equipamiento "por si acaso": Palestino al cuello (rojo, para que se me vea), otros 2 en la mochila, una cebolla, y una botella con vinagre. De camino, compramos 2 mascarillas. Que para que? Ya lo veréis. 

De camino al centro, primera sorpresa: El puente que nos lleva hasta Tahrir está cortado, gracias a los Ultras del Ahli. Y que se hace cuando te cortan un puente y estás atascado? Pitar como un loco? Acordarte de la madre del que cortó el puente? No señores, esto es Egipto, aquí damos la vuelta todos y cogemos el puente en dirección contraria, hasta llegar a una salida que nos permita buscar otro camino. 

Y sin un solo accidente. Si lo ve alguien de la DGT le da un infarto. Un tráfico sin reglas es posible!

Aparcamos en el trabajo de T., tienen parking cerrado y al menos, si se lían a quemar coches, no tendremos que pensar si el suyo seguirá existiendo cuando volvamos. Enfilamos Tahrir andando, entre mucha gente que sale, y algunos manifestantes que entran. No, no es peligroso, no pasa absolutamente nada. De hecho, ni siquiera está tan lleno. Damos una vuelta alrededor de la plaza, vemos gente con carteles, protestas silenciosas, fotos que recuerdan a los que murieron en la revolución. T. está serio. "Esto no es una protesta ni nada, la gente ha venido a mirar, si esto sigue así mañana dirán que hemos venido a celebrar la revolución y que todo está bien" Todo está tan tranquilo, que nos sentamos en el suelo a tomar un te. 

Empiezan a pasar grupos de manifestantes. Pasa el Black Bloc, muchos de ellos no creo que lleguen a los 18 años. T. recibe información por Whastapp. Hay protestas en 2 puntos opuestos, vamos, que estamos básicamente en el medio. "Hacia donde vamos?" "Hacia allá". Enfilamos en dirección hacia uno de los puntos de las protestas. Paramos en el mismo punto de la plaza donde empezamos el recorrido. "Lo hueles?" "El que?" "En breve te darás cuenta, es el gas lacrimógeno." Y aquí es donde aprendo la lección de la noche: EL GAS LACRIMÓGENO ES UNA PUÑTERA MIERDA.

De repente, lo huelo, es medio dulzón. Al cabo de 30 segundos, lo empiezo a notar, me pican los ojos. Me paro, saco los palestinos, me pongo el más grueso para taparme la nariz y la boca, y le paso el otro a T. "Guarda la mascarilla en el bolsillo", ahí que va. Enfilamos hacia la calle de las protestas, a ver si es verdad o si hay alguien que necesite ayuda. No es el caso, retrocedemos. Me pican los ojos pero por lo demás estoy bien. T. recuerda que no tenemos Kleenek, compramos "Los vamos a necesitar". Nos quedamos cerca de una hoguera, el humo dispersa el gas. 

Paramos de nuevo en la plaza. Cruzamos 4 frases y de repente, sin verlo venir, empieza a correr gente, tosiendo como locos. "Muevete". Nos movemos con la gente y ahora si. Los ojos lagrimean, la garganta pica, me pica la cara (tengo dermatitis y no ayuda). A mi alrededor hay gente que no puede ni respirar. "Vamos en la dirección equivocada" En un primer momento pienso que nos estamos metiendo en algún lío, después descubro que, como íbamos en la misma dirección del viento, el gas nos seguía. Puedo respirar, pero pica como el demonio, y eso que nosotros estábamos a unos 300 metros del gas. Subimos a la plaza, en el suelo hay un chaval que se retuerce, no puede respirar. T. le da la cebolla para que la respire, para eso la llevamos, porque quita el olor del gas y de ayuda a respirar. Yo misma lo pruebo y, efectivamente alivia. El vinagre por suerte no lo necesitamos, también sirve para limpiar el gas. 

Vamos hacia una zona en la que si están protestando, han puesto altavoces y hay un chaval con un micro animando las protestas. Dicen que en el palacio presidencial la cosa está peor. Nos apartamos. "Que hacemos?" Vamos a Heliopolis y ya vemos. 

Al llegar al palacio presidencial, no hay nadie, pero podemos oler claramente que han desalojado con gas. Aparcamos el coche, miro las noticias. En Tahrir se está poniendo feo. La policía sigue tirando gas para dispersar a los manifestantes, y aunque no sea vea (doy fe, el gas no se veía, de repente lo notabas directamente sin saber por donde te había venido), la plaza está hasta arriba. De hecho, médicos que están tratando heridos en la zona de Tahrir advierten que el nivel de gas alcanza niveles peligrosos y pide a la policía que deje de lanzarlos. Advierte que "si se producen muertos por ahogamiento, será responsabilidad del ministerio del Interiror". Si señores, la diferencia entre Mubarak y Morsi está en el método, uno lanzó a la policía a atropellar gente, el otro tira gas para que se ahoguen. Al fin y al cabo sigue siendo lo mismo. 

Al llegar a casa estamos agotados. Yo cabreada, nos tendríamos que haber quedado. Pero T. tenía razón, me sacó justo cuando se iba a poner peligroso. Ahora sabe qué es lo que siento yo. 

2 años de revolución y aquí no cambia nada, solo que la gente en vez de estar cabreada, ya solo está cansada. Y no, ésto no puede ni debe terminar así, la primavera árabe estará hibernando, pero rebrotará, eso seguro...

34 comentarios:

  1. Qué casualidad, justo ayer hablábamos con el roncador sobre la revolución egipcia y estuvimos de acuerdo en que ha sido peor el remedio que la enfermedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que hay ahora es una gripe, había que pasarla para que se dieran cuenta de que no es la solución... Tiempo al tiempo.

      Eliminar
  2. ¡Cómo mola!
    ¿Vísteis algún muerto?
    Para la próxima pon huevos a pudrir y se los lanzas a la pulisía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No mujer, muertos no. Y lo de tirar huevos a la poli me lo ahorro, en primer lugar porque tengo el visado caducado (me toca mañana) y segundo, porque como tenga una sola movida, no me caso. Y mira, prefiero casarme :-P

      Eliminar
  3. Damn it Drew.... your mother will kill me for taking you there. and i was overprotecting you because you do not know what would happen if i was not doing it. you know what happened there from the news.. also if i am not protecting you who would do it???? but now you can see that i can go to protests and be safe. so you will let me go the next time :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I know exactly what would happen if you would not protect me, but there is a point between protecting and OVERprotecting, dear. And anyway, you know that I went because I trust you and I know that with you I´m safe.
      And of course I will let you go next time... and I will join you (stop dreaming!)

      Love you.

      PS: SantaMadre would kill you also if you went alone, and you know that.

      Eliminar
  4. Qué miedillo!!!!
    En España lógicamente no ha llegado a eso. Yo soy de manifestaciones pero la verdad es que no iría a una donde viera un claro peligro. Además, se manipula mucho la información y luego en los medios no salen más que las escenas violentas y la gente que no ha ido a una manifestación en su vida, se piensan que es algo peligrosísimo. Allí supongo que es un poco al contrario. Los medios darán información como de calma y casi de ausencia de personal cuando la realidad es bien distinta. Lo del gas es tremendo...

    Mucho ánimo! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, aquí o se lía parda o no ha pasado nada, y encima son cuatro vándalos... Lo del gas es una mierda, en serio, lo bueno es que cuando te alejas de verdad que se pasa, pero hasta que te das cuenta y mantienes la cabeza fría, es un poco agobiante... En fin, hoy casi está peor. Besos!

      Eliminar
  5. Me ha sorprendido eso de la cebolla. Yo la uso para cocinar y así, sin nada más, es el único lacrimógeno que tengo a mano. ;-)

    Pues vaya primavera árabe ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también aluciné, pero de verdad que funciona, y mira que yo con las cebollas lloro mogollón. Si, la primavera ha salido invernal...

      Saludos!

      Eliminar
  6. Drew:
    Pues gupa, que como te había dicho antes y aunque manifestarse en un derecho, ojalá se mantengan bien lejos del peligro!!!. Que necesidad hay de pasar esos sustos y respirar el famoso gas...???, si lamentablemente, siempre todo termina igual (te lo digo, porque por acá, también es siempre lo mismo)...
    Un abrazo grande! y lo recibiste? ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues casi prefiero enfrentarme al gas, que ver como mis sueños se pueden ir a pique por no luchar. Me ha costado mucho construírme una vida aquí como para que me la fastidien, y el pueblo egipcio tampoco lo merece. Las injusticias me pueden.

      Lo recibí, en cuanto lo imprima te mando foto! Gracias!

      Eliminar
  7. Mira hemos leído a mister T. Hiciste bien en ir y gran info lo de la cebolla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ya comentó una vez, pero pasó desapercibido. Lo de la cebolla es super práctico. Besos!

      Eliminar
  8. Igualito igualito a lo que cuentan en los telediarios... Supongo que te llevaste mucho susto al ver todo eso. Menos mal que ibas con T, y te supo aconsejar muy bien.
    Ten cuidado!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no, miedo no tuve en ningún momento. Agobio un poco porque te pica, ves que otros apenas pueden respirar, etc. pero el truco es mantener la cabeza fría y pensar en que se pasa. Si entran en pánico si que puede ser peligroso. Y T. es un pedazo de experto, es que se que con él no corro ningún riesgo. Besos!

      Eliminar
  9. Vaya tela Drew, como se las gastan en el gobierno!! Gas lacrimógeno??? Alucino!! Espero que de verdad la primavera árabe resurja como debe y podáis hacer justicia a todas esas cosas que Egipto merece. Mucho ánimo.

    Pd: Me ha parecido muy emocionante tu relato, me he metido totalmente en él, lo he pasado mal y me sigue dejando encantada tu forma de contarlo todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hija, al gobierno parece no importarle nada, pero luego bien que sale Morsi diciendo que perseguirá a los responsables. Pues que empiece en casa... Resurgirá, de hecho, la cosa se está poniendo fea. Y me alegro que te haya gustado! Besos!

      Eliminar
  10. Esta mañana lo he visto en las noticias y estaba deseando leer tu versión de la noticia.
    Lamento que se haya puesto a hibernar la primavera árabe. Espero que puedan cambiar las cosas a mejor pronto.

    Muchos ánimos y besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rebrotando está, o eso parece. Y ahora si que espero que sea a mejor, había que aprender la lección. Ya os iré contando más! Besos!

      Eliminar
  11. Qué pena que sólo hayáis cambiado de adversario. Qué ocasión perdida. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdida, pero necesaria para aprender. A los hermanos musulmanes siempre se les vio como los pobrecitos de la historia, y había que comprobar que a lo mejor no era así. Besos

      Eliminar
  12. Llevo dos días pensando en tí cada vez que miro las noticias... ten mucho cuidado.
    Los políticos son la leche en todas partes, pero lo de allí debe ser de órdago.
    Y sí, hay manifestaciones a las que "hay que ir", y punto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos bien, de verdad que no pasa nada :-) Y si, éste en particular es de órdago.

      Al menos alguien me entiende! Besos!

      Eliminar
  13. Si fuera tu madre te enviaría una colleja a distancia. Entiendo tus motivos para ir, pero una madre es una madre. Cuídate sister.
    Muas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre se ha tomado la revancha, no te preocupes :-P Besos!

      Eliminar
  14. Uy, cómo he sufrido por ti... De hecho, el otro día me acordé de ti un montón cuando echaron en la tele la que se lió con las condenas a muerte de estos que mataron a gente en el partido de fútbol... Por nuestra propia salud mental, no vuelvas a una manifestación de esas, guapa!!! Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que T. no me va a dejar, pero ya veremos... :-) Besos guapa!

      Eliminar
  15. Veo que T. está preparado para todo, he cogido recortes de todos sus consejos para escaramuzas urbanas (generalmente mi único plan táctico es correr cuando vienen a por mí XDD). Y replantéate lo que has dicho,: leo algo sobre más de 50 muertos, estado de emergencia, despliegue del ejército y detenciones indiscriminadas. Sobre esto último sí que tened cuidado por donde os movéis.

    Un besote reina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muy mal, porque correr con gas lacrimógeno es mala idea: Respiras más, por lo tanto pica más. Los 50 muertos, el estado de emergencia y el despliegue del ejército es en Port Said, Suez e Ismailia, es decir, a unos 200km de aquí. La única relación que tengo yo con eso es que la carretera que lleva a mi cole es la de Ismailia, así que ya ves tu. Las detenciones indiscriminadas, eso si me da miedo. Pero de momento estoy alejada de Tahrir. Besos!

      Eliminar
  16. No se si eres una valiente o una temeraria, pero vamos, a mí no me ibas a encontrar en una manifestación como esa!
    Cuidate guapa!

    ResponderEliminar
  17. Me he quedado con la duda de cómo se usa el vinagre.. jeje. Mola la historia y mola mucho como tu cuida tu churri.. ainssss que bonito!! Pero tened cuidadín!!!!! Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca lo he llegado a usar, pero por lo visto se usa para limpiar el gas de la piel, es decir, como si fuera agua, pero con vinagre. El churri es un amor. Besos!

      Eliminar