miércoles, 30 de enero de 2013

De bodas, papeleos y venganzas


Hala, ya se puede decir en alto. Todo el mundo que se tenía que enterar ya se ha enterado o está en ello, y quien no lo sabe no lo va a hacer por el blog. Así que eso, que si, que T. y yo nos casamos, si todo va bien, a finales de junio (no digo la fecha por si se gafa, pero yo la tengo clara). Para los que os perdisteis (que creo que no fue nadie, porque muy difícil no lo puse) la entrada original está aquí

El papeleo ya lo hemos empezado, porque si no no llegamos a tiempo a la fecha ni de broma, de hecho, yo sigo teniendo mis dudas. El domingo fuimos a la embajada a que nos confirmaran qué y cuando tenemos que entregar, y si no hay ningún problema, el domingo que viene entregamos los papeles. T. ya tiene todo (se ha dado prisa el hombre) y a mi me falta un papel que llegará aquí el viernes. Cuando la embajada de el OK, empezaremos con la burocracia egipcia, que esa pinta divertida. Lo bueno es que el 80% lo hará T., primero porque a mi no me necesita para sellar papeles y segundo porque yo tengo la excusa del trabajo (T. tiene un horario libre, así que se puede permitir ir a hacer papeles antes de ir a la oficina). 

El domingo y el lunes también tocó renovación de visado en la Mogama. Ésta vez no hubo 12 pruebas de Asterix, porque una de las ventajas de los disturbios en Tahrir es que nadie se acerca por allí, así que la Mogama estaba vacía. Eso si, el lunes llegamos llorando como magdalenas, porque yo llegué a escuchar no solo una, si no 3 bombas de gas lacrimógeno en lo que recorrimos la escasa distancia que hay desde el museo (donde aparcamos) hasta el edificio en cuestión. Obviamente optamos por no salir, y esperar dentro tomando un café. Y ya de paso nos encontramos otros 2 españoles haciendo el mismo trámite. Podríamos haber rodado "Españoles por Mogama". 

El caso es que el lunes andaba yo muy contenta, porque una vez de camino a casa parecía que todo iba viento popa. Pero como bien le dije a una amiga mía, algo me tenía que pasar. Y ese algo tuvo que venir de mano de SantaMadre. Diría que estuve a punto de asesinarla aunque fuera via Skype, pero no, la pobre también se llevó un buen disgusto. 

Resulta que para poder casarme en Egipto, tengo que justificar mi religión, ya que un musulmán solo se puede casar con otra musulmana, cristiana o judía. Vamos, que me piden un papelito que demuestre que no soy atea, ni budista, ni nada por el estilo. Y cual es el papelito de marras? Pues mi partida de bautismo. El caso es que como no se fían ni de su sombra (no vaya a ser que a escondidas le pongamos velas a Shiva) piden que esté traducida, sellada, y casi firmada con sangre por el cura que te bautizó. Que narices, eso sería mas fácil. De hecho, creo que no tienen muy claro lo que quieren. Pero básicamente se trata de que algún organismo egipcio, o que esté en Egipto, confirme que ese papel es real. En mi caso, opté por la traducción jurada (en España, en Egipto no existen traductores jurados de español) y estamos con el tema de la legalización en la embajada. Mi madre encontró un traductor jurado en Madrid, que además lo tendría rápido y barato. Demasiado bien sonaba. Os transcribo la conversación que tuvimos el lunes, cuando ya tuvo la traducción en sus manos, porque a mi todavía me fascina. Perdón por el lenguaje vulgar. 

Drew: Pero pone en algún sitio que es traducción jurada?

SantaMadre: A ver es un papel con el texto en español, otro en ingles, sellado por ella, y pone que es traductora jurada y que jura que esta traducido fielmente 

Drew: En inglés???

SantaMadre: No jodas que lo querías en árabe (No madre, como se te ocurre, lo quería en japonés...)

Drew: Coño, claro 

SantaMadre: Ostras...  pero tiaaaa

Como os podéis imaginar, casi me da algo. Por suerte, cuando llamé a mi amiga C. (española residente en Cairo) para contárselo, le entró tal ataque de risa que me lo contagió, y acabé sujetada a la encimera de la cocina riéndome a carcajada limpia. Que si lo quería al árabe... Para matarla. En fin, eso ya está solucionado. 

Podríamos discutir si SantaMadre es cruel por pegarme semejante susto, o si la cruel soy yo por tenerla liada con tanto papeleo. Pero para que discutir, si Santa Madre ya se ha tomado la venganza por su mano. Por ésto, y por haberme plantado en Tahrir el viernes. Si, se enteró, no lo dudéis. 

Situación: Martes por la mañana, T. se acaba de marchar y yo estoy desayunando felizmente en el sofá, pensando en bajar a Rei. De repente, suena el teléfono, número español. Perdona?? Quien me llama desde España al móvil? Contesto. 

"Eres Andrea?" "Si" "Oye mira, te llamo de Onda Cero, es que tu madre nos ha mandado un mail diciendo que vives en Cairo y que estuviste el viernes en Tahrir, y queríamos saber si puedes entrar en directo en el Herrera en la Onda". 

Imaginad mi cara. En fin, que ahí que entré, rezando por no hacer demasiado el ridículo. Para quien lo quiera escuchar, aquí tenéis el link directo

Venga vale, no voy a ser mala, la verdad es que me lo pasé muy bien, y es todo un honor participar en el programa de Carlos Herrera, pero hubiera sido un detalle por parte de SantaMadre avisarme de que había mandando un mail a la radio con mi número de teléfono. 

Y en fin, hasta aquí la "actualización sobre el estado de la boda" de hoy. Volvemos mañana con premios y el viernes con San Google, con la colaboración de Eva que tengo en la nevera. 

Feliz miércoles!

sábado, 26 de enero de 2013

2 años de revolución...


Llevo desde ayer pensando en que cuando escriba esta entrada, me van a caer leches hasta en el carnet de identidad. Pero en fin, es lo que hay, y la prueba de que no estamos como cabras es que hoy estoy en casa, en perfecto estado de forma y escribiendo esta entrada. SantaMadre, perdóname. 

Como bien sabréis, ayer se cumplían 2 años de la revolución egipcia. 2 años que en mi humilde opinión no han servido de mucho, y que han dejado al país peor de lo que estaba. 2 años que ni mucho menos han terminado, y ayer esperábamos que fuera una prueba de que ésto no es lo que se esperaba cuando empezaron las manifestaciones en Tahrir. Para ser sinceros, esperábamos que se armara la mundial, o que al menos fueran unas protestas enormes. No fue exactamente así, pero tiempo al tiempo. 

A nivel doméstico, T. y yo teníamos un debate que parecía el del estado de la nación. El quería ir a las protestas, y a mi obviamente me hacía puñetera la gracia. Tampoco le puedo decir que no vaya porque no sería justo, el cree en la causa y yo no le puedo obligar a quedarse en casa. La opción de la última vez, es decir, él en el lío y yo volviéndome loca delante de la tele, me parecía no solo injusta, si no que no estaba dispuesta a pasar por semejante tortura otra vez. Así que aprovechando su argumento de "no te preocupes, si no va a pasar nada" le solté un pedazo de órdago, arriesgándome a que se diera cuenta de que soy una tarada mental y me quedara sin boda: "Que no va a pasar nada? Genial, pues me voy contigo". 

Que no, que no estoy loca ni tengo tendencias suicidas. En primer lugar, por mucho que me haya recluído al aula, sigo teniendo alma de periodista. Y quedarme en casa, con semejante hecho histórico a media hora de mi casa va contra mi naturaleza. Me produce una frustración enorme y sabía que si no iba me iba a arrepentir. Segundo motivo, yo también vivo aquí, y yo también tengo algo por lo que pelear. Tercero: Aunque no os lo creáis, iba a estar mucho más tranquila allí que en casa. Y Cuarto, aunque sea cruel, T. tenía que experimentar lo que siento yo cuando el se va y yo me quedo. Miedo por la seguridad del otro. Es lo que tiene ser cabezón y no querer ponerse en el lugar del otro. Y siendo sinceros, si  de verdad hubiera pensado que era tan peligroso, no hubiera ido. El caso es que el único que decía que era una locura era T., y como tiene cierta tendencia a la superprotección, me cansé de hacerle caso. 

Como no estamos locos del todo, lo planeamos a conciencia. Comemos, vemos en la tele la situación, está super tranquilo. Ducha, ropa que permite correr por si fuera necesario, yo con el pelo en un moño para que no moleste. Preparamos la mochila, los móviles van cargados a tope, cada uno lleva un juego de llaves de la casa, 2 botellas de agua, chocolate, la cartera, dinero, documentación básica. Y por último el equipamiento "por si acaso": Palestino al cuello (rojo, para que se me vea), otros 2 en la mochila, una cebolla, y una botella con vinagre. De camino, compramos 2 mascarillas. Que para que? Ya lo veréis. 

De camino al centro, primera sorpresa: El puente que nos lleva hasta Tahrir está cortado, gracias a los Ultras del Ahli. Y que se hace cuando te cortan un puente y estás atascado? Pitar como un loco? Acordarte de la madre del que cortó el puente? No señores, esto es Egipto, aquí damos la vuelta todos y cogemos el puente en dirección contraria, hasta llegar a una salida que nos permita buscar otro camino. 

Y sin un solo accidente. Si lo ve alguien de la DGT le da un infarto. Un tráfico sin reglas es posible!

Aparcamos en el trabajo de T., tienen parking cerrado y al menos, si se lían a quemar coches, no tendremos que pensar si el suyo seguirá existiendo cuando volvamos. Enfilamos Tahrir andando, entre mucha gente que sale, y algunos manifestantes que entran. No, no es peligroso, no pasa absolutamente nada. De hecho, ni siquiera está tan lleno. Damos una vuelta alrededor de la plaza, vemos gente con carteles, protestas silenciosas, fotos que recuerdan a los que murieron en la revolución. T. está serio. "Esto no es una protesta ni nada, la gente ha venido a mirar, si esto sigue así mañana dirán que hemos venido a celebrar la revolución y que todo está bien" Todo está tan tranquilo, que nos sentamos en el suelo a tomar un te. 

Empiezan a pasar grupos de manifestantes. Pasa el Black Bloc, muchos de ellos no creo que lleguen a los 18 años. T. recibe información por Whastapp. Hay protestas en 2 puntos opuestos, vamos, que estamos básicamente en el medio. "Hacia donde vamos?" "Hacia allá". Enfilamos en dirección hacia uno de los puntos de las protestas. Paramos en el mismo punto de la plaza donde empezamos el recorrido. "Lo hueles?" "El que?" "En breve te darás cuenta, es el gas lacrimógeno." Y aquí es donde aprendo la lección de la noche: EL GAS LACRIMÓGENO ES UNA PUÑTERA MIERDA.

De repente, lo huelo, es medio dulzón. Al cabo de 30 segundos, lo empiezo a notar, me pican los ojos. Me paro, saco los palestinos, me pongo el más grueso para taparme la nariz y la boca, y le paso el otro a T. "Guarda la mascarilla en el bolsillo", ahí que va. Enfilamos hacia la calle de las protestas, a ver si es verdad o si hay alguien que necesite ayuda. No es el caso, retrocedemos. Me pican los ojos pero por lo demás estoy bien. T. recuerda que no tenemos Kleenek, compramos "Los vamos a necesitar". Nos quedamos cerca de una hoguera, el humo dispersa el gas. 

Paramos de nuevo en la plaza. Cruzamos 4 frases y de repente, sin verlo venir, empieza a correr gente, tosiendo como locos. "Muevete". Nos movemos con la gente y ahora si. Los ojos lagrimean, la garganta pica, me pica la cara (tengo dermatitis y no ayuda). A mi alrededor hay gente que no puede ni respirar. "Vamos en la dirección equivocada" En un primer momento pienso que nos estamos metiendo en algún lío, después descubro que, como íbamos en la misma dirección del viento, el gas nos seguía. Puedo respirar, pero pica como el demonio, y eso que nosotros estábamos a unos 300 metros del gas. Subimos a la plaza, en el suelo hay un chaval que se retuerce, no puede respirar. T. le da la cebolla para que la respire, para eso la llevamos, porque quita el olor del gas y de ayuda a respirar. Yo misma lo pruebo y, efectivamente alivia. El vinagre por suerte no lo necesitamos, también sirve para limpiar el gas. 

Vamos hacia una zona en la que si están protestando, han puesto altavoces y hay un chaval con un micro animando las protestas. Dicen que en el palacio presidencial la cosa está peor. Nos apartamos. "Que hacemos?" Vamos a Heliopolis y ya vemos. 

Al llegar al palacio presidencial, no hay nadie, pero podemos oler claramente que han desalojado con gas. Aparcamos el coche, miro las noticias. En Tahrir se está poniendo feo. La policía sigue tirando gas para dispersar a los manifestantes, y aunque no sea vea (doy fe, el gas no se veía, de repente lo notabas directamente sin saber por donde te había venido), la plaza está hasta arriba. De hecho, médicos que están tratando heridos en la zona de Tahrir advierten que el nivel de gas alcanza niveles peligrosos y pide a la policía que deje de lanzarlos. Advierte que "si se producen muertos por ahogamiento, será responsabilidad del ministerio del Interiror". Si señores, la diferencia entre Mubarak y Morsi está en el método, uno lanzó a la policía a atropellar gente, el otro tira gas para que se ahoguen. Al fin y al cabo sigue siendo lo mismo. 

Al llegar a casa estamos agotados. Yo cabreada, nos tendríamos que haber quedado. Pero T. tenía razón, me sacó justo cuando se iba a poner peligroso. Ahora sabe qué es lo que siento yo. 

2 años de revolución y aquí no cambia nada, solo que la gente en vez de estar cabreada, ya solo está cansada. Y no, ésto no puede ni debe terminar así, la primavera árabe estará hibernando, pero rebrotará, eso seguro...

miércoles, 23 de enero de 2013

De vacaciones


Al fin! Oficialmente desde hoy a las 12 de la mañana (las 11 para vosotros) y hasta el próximo día 6 de febrero... estoy de vacaciones!!! Me hacían falta como el comer, porque la verdad es que llevo un par de semanas en modo insoportable. Es el estres y el agotamiento, que le vamos a hacer...

Que si, que ya se que salgo a las 2 y llego a casa a las 3, no tengo mucho de lo que quejarme. Pero entre comer, descansar un rato, y acostarme pronto porque recordemos que me levanto A LAS PUÑETERAS 5 Y MEDIA DE LA MAÑANA (algún día lo superaré, lo prometo, pero sigue siendo un trauma para mi), me quedan unas 3-4 horas efectivas de ocio al día. En esas horas tengo que limpiar, leer, pasear con Rei, skypear, hablar con los de aquí y los de allí, estar con T., que el pobre también reclama atención... en fin, que no miento si digo que llego a necesitar 2 semanas para contestar un mail, y eso si es corto...

Pero en fin, que al menos durante 2 semanas, se acabó. Se acabó levantarme antes de que salga el sol, irme a dormir antes del telediario (español), y solo ver la calle en el trayecto de casa al bus y del bus a casa (es decir, 300m + lo que paseo con Rei). Se acabó leer blogs desde el móvil en el bus, o a toda leche porque solo tengo media hora para todos. Se acabó fregar los platos por capítulos. Se acabaron los paseos express. Se acabó el "voy a escribir un post sobre ésto" y olvidarme antes de escribirlo porque no hay narices de sacar tiempo. Éste blog no cierra por vacaciones, más bien abre de nuevo, y menos mal, porque os echo de menos. Creo que a este paso, os vais a olvidar de mi.... 

En fin, sobre los planes para las vacaciones. Pues vamos a ver, mis planes consisten en:

1. Hacer papeles
2. Hacer papeles
3. Ir a la Mogama. Si, me toca de nuevo. Creo que es otro de los motivos por los que estoy tan estresada
4. Hacer papeles
5. Organizar todo lo que pueda organizar. 

Y ya está. Ah, no, se me olvidaba... también tengo que hacer papeles. (Para los que no se enteren, rebuscad, hay un motivo para no explicarlo mucho más). En fin, que si lo de la Mogama me parecía el infierno en la tierra, ésto pinta casi peor. Os lo iré contando, aunque sea en modo críptico. 

Venga no, ahora en serio, mis vacaciones no pueden ser todo burrocracia, porque puedo volver al trabajo peor de lo que me fui. Quiero pensar que entre papeles, limpiar y organizar, tendré tiempo de hacer otras cosas, tales como:

1. Escribir: Quiero postear hasta la saciedad, lo echo de menos. Ya veremos si lo consigo. 
2. Tomarme un té en un bar: No recuerdo cuando me tomé el último con mi chico en paz, y no puede ser. Los del sofá cuando me levanto de la siesta no cuentan. 
3. Llevar a Rei a correr todo lo que pueda: El viernes pasado al fin encontramos un parque en el que no muero de un infarto al soltarla (medio vallado y lo suficientemente grande y alejado como para ser seguro), y quiero repetir. Quiero repetir mucho. 
4. Pasear por las mañanas: Cuando hace sol y todo está tranquilo. Os he dicho que estamos a unos 20 grados otra vez? 23 de Enero, las ventanas abiertas de par en par, y yo, con jersey, tengo hasta calor. En Agosto me querré morir, pero ahora estoy encantada. 
5. Ver a mis amigas: No veo a M "LaSantaQueMeAcogióEnSuCasa" y a Y. "LaMujerSinLaQueNoSobreviviríamosEnCairo" desde que salimos con mi madre de compras. El hecho de que M. esté en Francia de vacaciones no ayuda, pero leñe, las echo de menos. 
6. Salir: El jueves pasado me arrastraron al Cairo Jazz Club , me gustó y me tomé 2 copas sin morir, así que hay que repetir. Por cierto, descubrí el misterio de porqué puedes llevar tus propias botellas. Pagas un X (en nuestro caso fueron 300Le), y el bar simplemente te surte con hielos y vasos, añadiendo obviamente (y pagando) lo que pidas para mezclar. Yo pensaba que con lo que cuesta una copa en éste país, no les salía a cuenta, pero por lo visto si.
7. Dormir
8. Arreglar mi armario: Que tras la visita de mi madre, que vino surtida de ropa, parece que la revolución egipcia se produjo ahí dentro. 
9. Morirme de la preocupación el próximo viernes, sin encima tener que preocuparme por si se van a cancelar las clases o no: El próximo viernes es 25 de enero, 2º aniversario de la revolución. Tal como están las cosas, tiene pinta de que se va a liar parda. Que a qué me refiero con como están las cosas? Pues a ver, la cosa está tranquila, vamos, que no hay protestas, pero en el fondo.... lo del SI a la constitución no ha sentado bien. Ah, un segundo, es verdad, que los medios españoles os contaron que fue una votación medio normal y esas cosas. JAJAJAJAJA, que buen chiste! Yo tenia pendiente un post sobre eso, volveremos sobre el tema... En fin, que si se lía parda, yo puedo preocuparme hasta las tantas de la mañana sin pensar que trabajo al día siguiente, y por tanto cabrearme porque mi colegio no cancela las clases a no ser que tenga un Obús apuntando al edificio. El famoso día de los disturbios del palacio presidencial nos llamaron para cancelar las clases a las 23:30 de la noche, cuando la cosa se armó a las 7 de la tarde. En fin... 
10. Encontrar compañera de piso... por tercera vez: La primera volvió a su país (ya lo sabía cuando vino, solo era por 2 meses) y la última se ha mudado porque le pillaba lejos del trabajo. Ya lo podía haber pensado antes... En fin, a ver si a la tercera va la vencida. 

No me pongo más deberes porque me estreso. De momento me voy a duchar, pintar el ojo y vestirme de persona, que ésta noche me voy con T. a ver a unos amigos. O salgo a la calle o me corto las venas. 

Nos vemos pronto!

lunes, 14 de enero de 2013

San Google XLV



O lo que viene siendo el primer San Google del año. Ésta semana toca en lunes, y gracias a poder programarlo en Google, porque como comprenderéis, yo ahora mismo estoy luchando con los niños en el cole. Tomaros una tila por mi... (lo he escrito el domingo por la noche) Creo que ésta va a ser la mejor opción para mantener los San Googles al día, porque con nuestro desfase de calendario particular, ésto es un caos, y soy un mal ejemplo desde que Álter llegó a la blogosfera (felicidades por ese aniversario, por cierto!) En fin, a lo que iba, que flipo con que vayamos por la edición 45 de ésta locura. El hecho de que se escriban tantas estupideces en Google (y encima lleguen hasta aquí) como para que a mi me de para hacer 45 post, casi semanales, al respecto, es como para pensar sobre ello un rato. 

Además de mis (pocas esta vez) estupideces varias, tengo una maravillosa colaboración de Eva en la nevera. El caso es que tiene tanta miga, que me la guardo para la semana que viene, hoy ligerito, que sigo con gripe. Allá van. 

Para los nuevos, los ajenos a ésta sección, o los que me decís que no la entendéis, San Google es una recopilación semanal de las búsquedas que realiza la gente y que les llevan hasta éste blog (u otros que colaboren). Blogger tiene una sección de estadísticas que nos "chiva" esas búsquedas, y aquí intentamos recopilar las más absurdas, irreverentes o extrañas, por el motivo que sea. La finalidad? Reírnos y empezar el finde con ganas, que el viernes, (o empezar la semana, como es el caso, que para algo es lunes) leñe...

- Lamparas especiales para psoriasis: Lo que viene siendo una lampara UVA, alma de cántaro..

- Como aprender a estar soltero: Con paciencia y sin pareja

- Controles alcoholemia en aravacas: Ni que yo fuera la DGT, con los de Pozuelo ya os dí bastante...

- Dibujos del padre noel guapos: Que sea guapo el dibujo, o Papa Noel? No te metas con él, que trae regalos, y por eso ya hay que quererle!

- El ordenador que acabó con homero: Que no hombre, que Homer nos hace reír, no te lo cargues. Y yo más bien creo que Homer acabó con el ordenador, le pega más.

- Bienaqui vviendo trle. feliz navidad.cuent: Se busca experto de la CIA en descifrar códigos. Dejar contacto en comentarios. Gracias.

- Signos de pregunta con decoracion navid: Lo de los signos de interrogación ya es un clásico en éstas búsquedas. Ésta vez lo publico con sentimiento de culpa, porque no he tenido la delicadeza de hacer un San Google navideño con signos decorados. Ya me vale...

- Cada mañana al despertarme pienso en: No ha habido manera de encontrar el final de ésta búsqueda y me he quedado con las ganas. Y vosotras, que pensáis?

- Bizcochos peludos: Pocas ganas me entran de comerlo...

- Buscador porno tocamientos autobus: Eing??? Pues mal lo llevas aquí...

- Pandara de egipto: Mira que he visto cosas aquí, pero esa no me la se...

Y hasta aquí hemos llegado. Que tengáis un Lunes leve!!!

lunes, 7 de enero de 2013

De madres cairoteando y algo más


SantaMadre, T. y una servidora, en la Esfinge

De verdad estamos a 7 de enero? O vamos por mediados de febrero ya??? Mi desfase de calendario ya está llegando a límites preocupantes... En fin, que no, que es imposible, que no ha pasado una semana desde Nochevieja ni de coña, yo he hecho demasiadas cosas desde entonces. 

Como ya os conté, el 31 por la noche SantaMadre aterrizó en El Cairo cargada con mi ropa de invierno (al fin!), jamón serrano, queso, turrón, y muchas cosas más. Mientras T., mi gripe y yo la esperábamos en el aeropuerto. Si, he dicho mi gripe. Llevo como 5 en lo que va de mini-invierno. Creo que fue solidaridad de Murphy, lo que peor se lleva de tener a una madre lejos es cuando una se pone enferma, así que para que luego no me queje, que mandó la gripe exactamente 8 horas antes de que ella aterrizara. Gracias Murphy. 

La cena de nochevieja, bien, gracias. Es lo bueno de El Cairo, que hasta un 31 de Diciembre a las 10 de la noche puedes hacer un pedido de comida a domicilio. Por la diferencia horaria nos tomamos las uvas a la 1 de la madrugada, conectados al streaming de TVE. Y yo, que llevaba un mes contándole a T. lo chungo que es comerse las uvas al ritmo de las campanadas, me tuve que tragar mis palabras. Primero, porque se colgaba el vídeo e iba más lento de la cuenta. Y cuando se recuperó, pasamos de la uva 7 a la 12 del tirón. Vamos, exitazo total. 

A partir de aquí empezó una maratón turística que nos tiene rendidos, pero que ha sido la mar de divertida. Resumiendo (resumo porque si no os puedo escribir una guía turística completa y estaríamos aquí hasta el siglo que viene):

Día 1: T. y yo no trabajamos, así que pasamos el día enseñando a mi madre el centro de la ciudad. Dokki, Mohandeseen, la isla de Zamalek, el Nilo, Tahrir... Nos comemos un Koshari que está de muerte y enfilamos hacia Khan al Khalilli porque tengo que comprar una cosa para el cole. Té en nuestro bar favorito y a casa a las mil. 

Día 2: Gracias a T., que se está ganado el cielo, mi madre se va a ver el Museo Egipcio con chófer y guía turístico (aprovecho a meter la cuña, cualquiera que venga a Cairo y necesite servicios de éste tipo, que me mande un mail). Todo ésto, mientras yo curro. Se lo pasó muy bien. 

Día 3: Jueves, y por tanto finde. Día en casa, y por la noche, cena en Spektra, que es lo que yo llamo "El Vips Egipcio". Mi madre conoce a mis amigos, M. "LaSantaQueMeAlojóEnSuCasa" y  a su marido, M. y sus hermanos, R. y su marido y su hijo... Cena muy divertida y a casa. Por la noche, acontecimientos que no os puedo contar aquí (por 2 motivos: Uno, que hay gente que se tiene que enterar por mi y no por el blog. Segundo, que hay gente que no se tiene que enterar de momento, punto) pero que podréis encontrar en el blog de Eva. No os pongo el link directo a la entrada, porque sería muy fácil, pasadlo bien. :-P

Día 4: Pirámides. Ésta vez en coche, y aprovechando a ver todo lo que no vi la primera vez. Es decir, en vez de entrar en la Pirámide de Micerinos, entramos en la de Keops (por cierto, si miráis el plano del interior, las rampas 6 y 9 son para valientes. Agotados salimos, que paliza!) . Subimos a ver las vistas desde el punto más alto al que se puede acceder, vemos la Barca Solar y de nuevo a la Esfinge, pero ésta vez sin las prisas de la primera vez que fui. De nuevo a comer, y a tomar un café con mis amigos C. y T., a los que adoro. Volvemos a casa destrozados. Recordemos, yo sigo con gripe. 

Día 5: Visita a la Ciudadela. Definitivamente, mi nuevo sitio favorito del Cairo. Tiene unas vistas que dejan a las de Cairo Tower a la altura del betún. Tras comer, de nuevo en cantidades que no son normales. Nos vamos con M. "LaSanta" y con Y. "LaMujerSinLaQueNoSobreviviríamosEnCairo" de compras a Khan al Khalilli. Nos lo pasamos de miedo. 

Día 6: Barrio copto. Se podría resumir en "Como visitar una mezquita, 3 iglesias coptas, 3 ortodoxas y una sinagoga en menos de un kilómetro". Vamos, batiburrillo de religiones. Muy interesante y muy chulo, lo recomiendo sin duda. Por la noche T. y yo nos fuimos al cine con M. "LaSanta" y su marido S., a ver El Hobbit. La pelicula guay, pero el inglés era complicadillo, y el 3D una castaña (cosas de Egipto). En cualquier caso, lo pasamos bien. 

Día 7: Nilómetro. Mola, y además se hace rápido. Teníamos prevista una visita a un palacio que anda cerca (todo ésto está en la isla de Manyial), pero está cerrado por reformas. Y tras otro café con C. y T., aquí andamos, en casa. 

Mañana yo trabajo, así que tenemos una cena con amigos y poco más. Y el día 9, SantaMadre pondrá rumbo a España dejando a su hija aquí esperando hasta la próxima visita...

En fin, que esa ha sido la semana. Como veis, casi casi hemos parado para dormir. Y precisamente eso es lo que voy a hacer ahora, que mañana vuelvo a levantarme a horas que deberían ser ilegales. Felices Reyes a todos!

PS: Hoy es el cumple de mi querida Cris, podéis pasar a felicitarla por su blog. Felicidades mi vida!

miércoles, 2 de enero de 2013

Crucé un infierno....


No solo estoy desaparecida, si no que además estoy rebelde. La blogosfera está plagada de balances del 2012 y/o propósitos para el 2013 pero yo me niego. Me niego sobre todo por dos motivos, el 2012 lo hemos "balanceado" todo lo "balanceable" y mis propósitos para el 2013 se resumen en una frase: "Virgencita, virgencita, que me quede como estoy". Bueno, que todo siga la progresión que lleva, porque en ese caso, el 2013 será el mejor año de mi vida. 

La primera entrada del año se la quiero dedicar a la persona que ha hecho que el año valga la pena. A aquel por el cual todo tiene sentido. El año comenzó a su lado, y a con él tiene que empezar éste blog éste año. Esta entrada va por T. 

Ha pasado muy poquito tiempo desde ese encuentro en una gasolinera, a horas intempestivas y con el atuendo más antilujuria del mundo. Poco tiempo si lo miramos en un calendario, poco tiempo para lo que el resto del mundo consideraría normal. Pero para mi, ha pasado una eternidad. Una eternidad que a su vez pasa a una velocidad de vértigo, porque el tiempo dejó de tener sentido en el momento que nos embarcamos en ésta locura. 

La URL de éste blog todavía conserva su (horrible) título original: "La búsqueda de Drew". Y aunque sea un nombre espantoso, tenía sentido. Toda mi vida la he pasado buscando algo, pero el día que abrí Blogger por primera vez, lo buscaba desesperadamente. Yo lo resumía en que buscaba ser feliz, que quería encontrar mi camino. Pero ese camino tenía que llevar a algún sitio, y mi orgullo de mujer autosuficiente no me permitía reconocer que yo, lo que buscaba en realidad, era a ti. 

No digo que el hecho de ir de tía independiente por la vida (aunque sea una mentira como un templo) no haya sido una parte del camino. Pero no deja de tener gracia que me tirara 3 años de mi vida aprendiendo a estar sola y disfrutarlo, convencida que una vida en soltería podía ser feliz, y proclamando a los 4 vientos las maravillas de dormir cruzada y sola en una cama. Tiene gracia, porque apareciste tu a desmontarlo todo, a hacer que me cueste dormir sin ti, a desear que pase el tiempo para volver a verte, a enseñarme que no hay nada malo en apoyarte en alguien y dejarte cuidar. 3 años teniendo pánico a que alguien cambiara un ápice mi forma de vivir y has llegado tu a revolver mi vida de arriba a abajo. La chica independiente, la que adora la soledad, la que proclamaba a los 4 vientos que sería feliz viviendo rodeada de perros y gatos, ahora no sabe vivir sin ti. Aquella que huía del amor dependiente porque lo consideraba nocivo, probablemente sea la más dependiente de todas. 

Nos reímos con aquello de "es la adrenalina de los 3 primeros meses". Sabes el problema? Que la adrenalina ya no existe. No te quiero con urgencia, con desesperación, con duda, con miedo a que no salga bien, con ese amor que duele y hace sufrir. Te quiero con calma, con paz, con la seguridad total y absoluta de que a tu lado es donde tengo que estar, con la convicción de que nada saldrá mal. A tu lado, el mundo ha vuelto a tener sentido, a tener orden, a entender que toda la mierda por la que tuve que pasar, tenía un fin. Y si, sin duda el fin valía la pena. 

Llegaste y revolucionaste. Desmontaste todo lo que monté, dejando solo lo mejor de mi. Las barreras y los miedos se los llevó el viento, y aunque a veces me quede un resquicio, como cuando remueves cielo y tierra para traerme la medicina que necesito, y yo me siento culpable, en el fondo reina la paz. La paz de saber que no hay nada oculto, que te he dado hasta el último rincón de mi mente, que tengo acceso hasta el último rincón de la tuya,  y que si hay algo seguro en éste mundo es eso que te digo y me dices unas 50 veces al día. Siempre dije que como lo que me esperaba al final del camino no fuera bueno, el cabreo iba a ser monumental. A día de hoy puedo decir que era mucho mejor de lo que podía soñar. 

Te he buscado toda mi vida. Y por la gracia del destino, crucé un infierno para encontrarte en el Paraíso. La búsqueda terminó. Ahora solo queda escribir la parte bonita de la senda. La nube ahora es más azul que nunca, tanto, que éste post no vale nada, porque todo lo escrito se me queda corto. 

Feliz 2013, a ti, y a todos los que me acompañaron por el lado oscuro. Ahora empieza lo bueno.