lunes, 29 de julio de 2013

Revolución Egipcia Parte III: Manipulación (EDITADO)


Entre tanta noticia mala, una imágen del Egipto que yo conozco y admiro. Cristianos coptos y musulmanes compartiendo el Íftar (primera comida del día tras el ayuno de Ramadán)

Y de nuevo vuelvo cabreada como una mona, porque ya he dicho alguna vez que la manipulación me supera. En mi primera clase en la facultad de periodismo, Enric Saperas nos dijo que si alguno era un manipulador nato, que por favor dejara la carrera. Pues va a ser que muchos pasaron el filtro. 

A todo esto, hoy vuelvo a participar en "La Tarde" de la Cope a las 18:30, así que he considerado que mejor me descabreo por aquí para entrar tranquilita. 

Ya he dicho en los 2 post anteriores que la visión que se intenta dar corresponde poco con la realidad. El caso es que hay una diferencia muy grande entre "corresponderse poco" y directamente omitir mucha información para acabar dando una impresión que poco tiene que ver con la realidad. Ayer por la noche leíamos con estupor éste editorial de El País, que de verdad por mucho que le de vueltas no consigo entenderlo. Así que para no marear con datos inconexos y liaros, por a ir tomando frases del texto y explicaros porqué lo que cuenta no es verdad. 

El crescendo de sangre y las mentiras del Gobierno provisional, al pretender contra toda evidencia y hasta el último momento que sus fuerzas utilizaron gases lacrimógenos y no balas, arruina una eventual solución dialogada a la crisis desatada por el golpe castrense que, con apoyo popular y de sectores laicos, desalojó del Gobierno a los Hermanos Musulmanes: Si y no. Coincido en que es absurdo negar que usen balas, porque las usan. Ahora, la solución dialogada estaba arruinada desde el principio, cuando fueron los propios HHMM los que se negaron a dialogar con el gobierno actual. 

- Los acontecimientos del fin de semana reflejan que los generales egipcios han abandonado su supuesto papel arbitral: Cuando participan porque participan, y cuando no participan porque no participan. Cuando hace unas semanas los HHMM trataban de entrar en Tahrir, todo el mundo se preguntaba porqué los militares no intervenían. Ahora, si intervienen, mal por ellos. Pues vale. 

- Solo así se explica la suprema irresponsabilidad de que, en un país convulso y dividido, el hombre fuerte y ministro de Defensa, general Sisi, llamara a los ciudadanos el viernes a echarse a la calle para legitimar, so capa de combatir el terrorismo, lo que todos entendían como escalada de represión contra los Hermanos Musulmanes: Pues mira, yo dije lo mismo, que me parecía una irresponsabilidad, más que nada porque gente en la calle = disturbios = muertos. Ahora, cortar puentes, disparar a los manifestantes contrarios y amenazar con ataques armados en mi casa se llama terrorismo. Y si el ejército no combate eso, no se para que narices están. 

- Ese mismo día se acusaba a Morsi, detenido e incomunicado en un lugar desconocido, de conspirar con el grupo palestino Hamás para conseguir violentamente su excarcelación en 2011. Una acusación que muchos expertos consideran insostenible, pero que formaliza el arresto del líder islamista y otorga cobertura legal a las fuerzas armadas frente a las presiones internacionales que piden su liberación: Insostenible o no, la realidad es que este hombre se fugó de la carcel el 28 de enero de 2011. La realidad es también que alguien abrió esas cárceles, liberando más de 11.000 presos, entre ellos varios miembros de los HHMM, además de ladrones, asesinos, etc. La realidad es también que la madre de mi jefa fue asesinada en su casa por uno de esos presos. Y también es la realidad que no se le acusa ahora, se le acusó el 26 de junio,  4 días antes de que empezaran las protestas. 

-  Los muertos en menos de un mes se cuentan por centenares y por miles los heridos: Pues voy a discrepar. Porque los muertos solo se cuentan en un solo bando. Y este era el punto al que yo quería llegar con todo esto, y es que NO ENTIENDO NI ENTENDERÉ QUE SOLO SE DEFIENDA A UN BANDO Y NOS OLVIDEMOS DEL OTRO. 

No voy a repetir lo que sucedió en Cairo en diciembre porque ya lo conté en éste post. Los HHMM masacraron a decenas de manifestantes, pero no pasa nada. 

Cuando en marzo empezó a haber escasez de diésel y los conductores de taxis y microbuses tenían que hacer colas de muchas horas para poder tener combustible para trabajar, también hubo manifestaciones. Los HHMM se dirigieron a estas manifestaciones y apuñalaron a varios de los conductores sin mediar palabra. Pero no pasa nada. 

Cada vez que en éste país ha habido manifestaciones contra el gobierno, ha habido mucho miedo porque los HHMM podían atacar en cualquier momento, cosa que sucedió varias veces. Murió gente, pero no pasa nada. 

La semana pasada los HHMM volvieron a intentar entrar en Tahrir. Tarek se los cruzó, y comprobó que iban armados. Mataron a varios manifestantes AntiMorsi, pero no pasa nada. 

Creo que ya habréis escuchado todos el tema de las manifestaciones de éste viernes y la noticia de que el ejército atacó a los HHMM, matando a un número más o menos alto de manifestantes. Bueno, pues vamos a contar la verdad. 

En un primer lugar, los HHMM dieron un número de 200 muertos y 4000 heridos. Luego rebajaron el número a 66, y cientos de heridos. Debe ser que esa noche hubo 134 resucitaciones y miles de curaciones milagrosas, es un fenómeno a estudiar. Eso si, que 4 estudiantes de la Universidad Americana de El Cairo fueron disparados mientras bajaban a hacer fotocopias, de eso no habla nadie. Y todo esto sucedió a una calle de mi casa, y pocos minutos después de que yo me marchara de esa misma calle tras haber estado tomando un té con unos amigos. Ellos si escucharon los disparos.

También es cierto que el ejército no dispara manifestantes sin motivo. La manifestación de nuevo se movía con intención de cortar puentes, y quien sabe lo que vendría después. Ya conté en este post que un amigo de Tarek se llevó un tiro en la espalda mientras intentaba que los HHMM no entraran en su barrio  (de nuevo, no pasa nada). Pues bien, mientras que todo ésto sucedía, la policía SEGUÍA DISPARANDO AL AIRE. Quien no disparaba al aire era el francotirador de los HHMM que se subió al minarete de una mezquita para disparar a todo el que pasaba. 

Os preguntaréis porque bailan tanto el número de heridos y muertos, y porqué solo se le atribuyen al bando de los HHMM. Pues bien, la respuesta es surrealista, pero de nuevo, es la verdad. 

1º Los HHMM han llegado a asesinar a manifestantes contrarios y posteriormente hacerse con el cadáver para presentarlo como manifestante propio. De hecho, conocemos 2 casos cercanos que podemos confirmar. 

2º Los HHMM presentan vídeos en los que intentan demostrar como el ejército asesina a sangre fría. Yo he visto 3, y he analizado los 3, dos de ellos con ayuda de Eva de Opiniones Incorrectas, que como sabéis es criminóloga. Pues bien, en uno de ellos solo con verlo despacio se ve como una persona apuñala a la víctima por la espalda, no le dispara la policía como pretenden enseñar. En el segundo, la trayectoria de la bala es incierta, pese a que la víctima se encuentra a 1 metro de los miliates. En el tercero, la bala proviene del lado contrario desde el que disparan los militares, es decir, desde el lado de los propios HHMM. 

Si os estáis preguntando si los HHMM están disparando a sus propios manifestantes para cargarle el muerto al ejército, la respuesta es SI. Y ni lo digo yo, ni lo dice Eva, lo dice Human Rights Watch en éste artículo. Traduzco:

"Las lesiones que vimos aquí fue todo lo contrario a lo que vimos en la Guardia Republicana. En el incidente de la Guardia Republicana [8 de julio de 2013] era sobre todo fuego real al azar, sólo parecía que un 10 por ciento [de las víctimas] fueron disparadas por francotiradores. Esta vez como el 80 por ciento fue asesinado por francotiradores dirigidos desde arriba "

Que si, que el ejército dispara y el ejército mata, y no soy yo quien vaya a negar eso, porque es imposible negarlo. Pero no son los únicos, ni los HHMM son los únicos que mueren. 

Y para terminar, hasta la televisión española participa en esto. El Canal Internacional acaba de emitir una pieza en la que hablan de los muertos de los HHMM, de como se les ha asesinado a sangre fría por el ejército, y ambientan todo esto con los imágenes de los supuestos funerales. Digo supuestos, porque es complicado que un funeral de alguien que pertenezca a los HHMM se realice en una IGLESIA CRISTIANA COPTA. 

En fin, que no os mientan más, leñe.


EDITADO: Éste artículo analiza 2 de los 3 vídeos de los que hablo, uno de ellos también comprobado por Eva, y llega exactamente a las mismas conclusiones que nosotros. 

martes, 23 de julio de 2013

El regreso del trauma del expatriado

Foto de Lainformación.com

Y yo que pensaba que ya andaba cuerda... La visita de mi familia me había recargado las pilas y de verdad estaba convencida de que el trauma del expatriado ya lo tenía bastante superado, pero no, va a ser que no. 

Ya os conté aquí que uno de mis síntomas era que estaba convencida de que era imprescindible tener el Canal 24h para no perder la poca salud mental que me queda. Que yo nunca he sido muy fan ni de "Saber vivir" (creo que no entro en su rango de edad) ni de "Corazón, corazón", pero oye, al menos así no me tenía que ir a un bar a ver la final de la Copa del Rey o Eurovisión, y eso ya es mucho cuando vives en Mordor. Así que yo esperaba el momento de cambiar el satélite con ilusión, autoconvenciéndome de que solo vería la tele española en momentos contados, que yo con los canales egipcios soy muy feliz. 

El pasado domingo era día 21 y por tanto, Tarek y yo celebrábamos un mes de casados. Como regalo, Tarek me llevó a comprar el satélite nuevo, mientras yo daba palmas con las orejas ante la expectativa de tener por fin tele española. Encontramos una tiendecita, y por suerte tienen todo lo que necesitamos: El plato, los receptores y los cables... todo por el módico precio de 133LE, que vienen siendo unos 14€. En Egipto molamos mogollón.

El segundo paso era contratar a alguien que viniera a instalarnos todo el asunto. El señor de la tienda nos da el teléfono del instalador, al que quedamos en llamar en un rato para que venga esa misma tarde. Que bonito y que fácil era todo....

-"Hola mira, que te llamo para que vengas a instalar la antena nueva en nuestra casa"
- "Si, no hay problema, me paso ésta tarde cuando termine el ayuno. Que material tenéis?"
- "Pues mira, tenemos esto, esto y esto, es que hay que conectarlo al satélite Europeo"
- "Ah no, lo siento, yo no contecto al europeo en Ramadán"

....

¿¿¿ Perdona???

Antes de que me de tiempo a empezar a hablar de discriminación por ser extranjera, nos cruzamos con otra tiendecita que cosas para la tele. Paramos. 

- "Hola mira, que necesitamos a alguien que venga a instalarnos la nueva parabólica y que la conecte al satélite Europeo"
- "Al europeo en Ramadán??? No hombre no, que no es momento de estas cosas..."
- " Que no leñe, que lo del europeo no es por los canales porno, que mi mujer, esa que está sentada en el coche con cara de asesina en serie, es española y quiere ver la tele en su idioma, por favor"
- "Bueno vale, después del ayuno se pasa el instalador"

Yo ya no sabía si reír o llorar. La asociación "satélite europeo"+"Canales porno"+"no permitido en Ramadán" me resultaba entre gracioso y absurdo a partes iguales. Aunque después de un año aquí, no se de que narices me sorprendo. 

Tarek se fiaba más bien poco de la promesa del instalador de venir a casa, así que decidimos buscar otro para tener un plan B. Nos ponemos a callejear en busca de otra tienda. Vemos una a lo lejos y nos cruzamos en plan suicida una calle de 3 carriles. A mitad de camino nos damos cuenta de que no es una tienda, es un restaurante de Koshary. Nos damos la vuelta. Seguimos, vemos otra. Nos paramos, volvemos a cruzar en plan suicida. 

"Lo siento, no te puedo conectar al europeo". Tarek ya le iba a bramar cuando el chaval (que juro que no tendría más de 14 años, y ahí estaba, el solo en la tienda) le explica que no es por el Ramadán, es que todavía no sabe conectar al europeo. Venga vale, no pasa nada. 

Siguiente parada. Que no trabajan después de las 5 (eran menos cuarto). Luego decimos que el país está en crisis. Pues vale. 

A la 5º, ya al fin nos dan una cita que parece seria, sobre todo porque nadie se escandaliza con el tema del satélite europeo. No se si es que dimos con un tío normal, o es que al verme a mi asoció directamente "satélite europeo" con "trauma del expatriado" y le quedó claro que era mejor no decir nada. 

Sobre las 8, efectivamente aparece el señor instalador. Tarek tenía razón y el que apareció fue último que contratamos, al primero todavía le estamos esperando. Se marchan a comprar cemento para fijar el satélite, y 4 horas después, previo lanzamiento del cable de la antena por la ventana del salón (como no) tengo mi parabólica instalada y sintonizada. Creo que el señor instalador todavía le cuenta a sus amigos como una pobre española saltaba por el salón dando palmas cuando vio por primera vez el Canal Internacional. 

El caso es que para mi puede ser lo más, pero Tarek obviamente no entiende ni papa. Por tanto, la tele en español es un lujo que solo me puedo permitir cuando estoy sola. Y ayer, cuando Tarek se marchó a trabajar, yo tenía 6 horas por delante para ponerme las botas... Mal hecho, ya sabemos que abusar no es bueno. 

Lo de tragarme enteras "Las mañanas" creo que es comprensible. Lo de ver "Corazón, corazón" mientras barría el salón... venga, aceptamos barco. Lo que tiene delito es que me tragara "Gran Reserva" como sino hubiera mañana. Definitivamente, creo que tenemos recaída. 

Por cierto, hoy a las 18:30 vuelvo a salir en la COPE. Esta vez, gracias a tener tele española, estaré de mejor humor, prometido. 

miércoles, 17 de julio de 2013

Revolución Egipcia Parte II: Sobre legitimidad y la Constitución


Imágen de eluniversal.com

Nota para seguir el artículo: EL PDLJ es el partido político de los Hermanos Musulmanes (HHMM)

Reconozco que me está dando mucha pereza lo de contar el tema egipcio. En primer lugar, porque estoy aburrida de escuchar estupideces, tanto aquí como allí. Y sobre todo estoy harta de escuchar a periodistas hablando del tema, sabiendo que el 80% de ellos ni estaban aquí antes de que todo esto pasara, ni estarán cuando la cosa cambie, para bien o para mal. Los que hemos vivido con el gobierno de Morsi tenemos claro porqué esto no podía seguir así, y somos los mismos que nos quedaremos aquí salga el asunto por donde salga. O bien tendremos que hacer las maletas y salir pitando, dejando atrás una vida que hemos montado con mucho esfuerzo. Desde fuera es fácil hablar. Tampoco me toméis muy en serio, que es muy posible que el Ramadán y las hormonas me tengan un poco trastornada. 

Se que muchos me preguntáis como está la cosa ahora. Os diré que por normal general, está todo tranquilo. Hay problemas aislados y enfrentamientos aislados, pero a esos iremos poco a poco. De momento, me interesa contar lo que llevó a todo lo que sucedió el 30 de Junio, porque sin eso es imposible entender porqué se produce la situación que tenemos ahora. 

Empecemos por las propias elecciones. Las elecciones presidenciales fueron en 2 rondas. A la segunda ronda pasaron 2 candidatos, el propio Morsi, y Ahmed Shafik, que fue ministro durante el gobierno de Mubarak. Resumiendo, las opciones eran o un islamista, o un representante del antiguo régimen. Como lo expresó una amiga mía, era como ir al matadero o ir al matadero. La cosa pintaba con que iba a ganar Morsi, principalmente porque tras la revolución del 25 de enero de 2011 era absurdo que ganara un representante del antiguo régimen. Los partidarios de Morsi daban la victoria por hecha, pero la cosa no estaba tan clara. 

Los resultados tardaron unas 2 semanas en salir. Demasiado tiempo, porque siempre parecía que iban a salir al día siguiente, pero al final se retrasaba. Porqué tanto tiempo para contar los votos? Se puede llamar votación limpia cuando se tardan semanas en contabilizar las papeletas? Algo pinta mal... 

El mismo 30 de Junio de 2012, unas horas antes de hacerse públicos los resultados, una persona cercana al sistema de votación me confirma a un 80% que ha ganado las elecciones Shafik. Pintaba mal la cosa. Por mucho que hubiera ganado legítimamente, un representante del antiguo régimen en el gobierno iba a desatar los rumores de manipulación de las elecciones, además de la furia de los Hermanos Musulmanes, que estaban seguros de la victoria de Morsi. En la calle había tensión, y de hecho una hora antes de salir los resultados no había nadie en la calle. Todo el mundo estaba en casa, esperando los resultados y a ver por donde salía la cosa. 

Cuando se declaró ganador a Morsi, os podéis imaginar nuestra sorpresa, ya que nos habían confirmado lo contrario. Que había pasado? No había respuesta, pero algo había pasado, eso seguro. En fin, los HHMM se quedaron contentos con su victoria, no hubo disturbios ni problemas, y solo quedaba esperar que Morsi cumpliera sus promesas de gobernar para todos, de hacer un gobierno de coalición y de no marginar ni a las mujeres ni a los cristianos coptos. Hasta yo me lo creí. 

Hicieron falta escasos 2 meses para comprobar que esa unidad y ese gobernar para todos no iba a ser real, la oposición cada vez se separaba más del gobierno, acusándolos de no escuchar sus propuestas,  y dejando al final que el PDLJ gobernara prácticamente en solitario. Todo esto culminó en diciembre con el tema de la constitución, donde la oposición ya definitivamente rompió relaciones con el gobierno, dejando que la constitución se redactara entre el PDLJ y demás partidos islamistas, culminando con un texto que no dejaba conforme a gran parte de la población, y marginaba claramente a las mujeres y a los cristianos. Además, en el ultimo momento les entró prisa por aprobarla, y se terminó en 2 sesiones maratonianas retransmitidas por la televisión, para que todos pudieramos ver como se despachaban artículos de la Constitución como quien despacha en el supermercado. Finalmente, escasos 10 días para votarla, cuando el propio texto especifica que el pueblo tiene que tener mínimo 15 días para leer la constitución antes de que se celebre la votación. Ya que desde Europa nos preguntamos si no había mecanismos constitucionales para derrocar a Morsi, yo desde aquí quiero dejar claro que si ni siquiera respetaron su propia constitución para aprobarla, como iban a respetarla para derrocar al presidente????

Durante todo el lío que se montó con éste tema, salen a la luz 2 entrevistas que han tenido nula repercusión, pero que a mi me parecen como mínimo dignas de mención. La primera, una entrevista televisada con Shafik, que se emitió en 2 partes. La segunda, una entrevista escrita con Sultan, que era el responsable de las elecciones y el que dio los resultados por la televisión. Y que decían estas 2 entrevistas? Pues que Morsi no ganó las elecciones, que las ganó Shafik por una diferencia aproximada de 2 millones de votos. Shakif desconocía los motivos, pero si confirmó que en el momento de dar los resultados, la guarda presidencial se encontraba en su casa, no en la de Morsi, y que al conocer que se declaraba ganador a Morsi, tuvieron que salir corriendo para presentarse en casa del susodicho. En el caso de la entrevista de Sultan, éste si confirmaba los motivos: Que los HHMM habían amenazado con desatar el caos en el país, e incluso atacar Israel para que entrara en guerra con Egipto, si no se declaraba ganador a Morsi. Y para evitar males mayores, así se hizo. 

Que porqué todo ésto nunca tuvo repercusión? Porque nadie ha podido probarlo. 

Y una vez explicado ésto, si vuelvo a escuchar a alguien llamando a Morsi "primer presidente elegido democráticamente", o hablar de legitimidad y de mecanismos constitucionales, juro que no respondo. 

Para terminar, la semana pasada salí brevemente en "La Tarde" de la COPE, hablando del tema. Lo podéis escuchar aquí, concretamente en la segunda hora del programa del viernes 5 de Julio. Me puse super nerviosa y entré mosqueada, así que no os metáis mucho conmigo :-P 

miércoles, 10 de julio de 2013

La Boda: 2º Parte


La primera parte está aquí. Y las fotos de la boda, aquí

Desde aquí os doy un consejo: Nunca jamás intentéis hacer un baile original para la entrada de vuestra boda. Y si lo hacéis, pensadlo bien, planeadlo con tiempo, preparadlo, y sed buenas personas con los que bailarán con vosotros. Como ya supondréis, yo no hice ninguna de las 4 cosas anteriores. La canción elegida la tenéis en éste post de mi otro blog, y aunque la idea era buena nos faltó tiempo para planificarlo. Mis pobres damas de honor hicieron lo que pudieron y yo, con pisotón de vestido incluido, me emocioné demasiado. A día de hoy solo rezo porque nadie grabara el momento, y mucho menos se le ocurra subirlo a ningún sitio. 

La ceremonia ya os comenté que prácticamente nos la inventamos nosotros. En las bodas egipcias, las bodas consisten en baile, comida, más baile, y si eso firmar los papeles. Ya sabéis que por motivos legales las extranjeras tenemos que firmar los papeles antes de la boda, así que solo nos quedaba el baile y la comida. Pero yo quería un momento de "algo", no voy a decir ceremonia, pero algo, algo que pudiera marcar un punto en la ceremonia en el que se pudiera decir "se han casado". Y como yo siempre he pensado que lo bonito de una boda es declarar, en presencia de la gente que quieres, tu amor y compromiso hacia la otra persona, pues eso es lo que hicimos. Unos votos, medio improvisados, en los cuales nos prometimos ser siempre un solo equipo, querernos por encima de todo, hacernos tortillas todos los fines de semana para desayunar, y no olvidar doblar el retrovisor del coche al salir... (ésto obviamente lo prometí yo, Tarek creo que me prometió pasear a los perros...). Todo ésto con una música muy chula de fondo que de nuevo podéis escuchar en el otro blog

Yo estaba sufriendo de lo lindo, subida a ese escenario con luces en el suelo, con todo el mundo al rededor mirándome y sacando fotos. Pero llegó el primer baile, momento en el que yo pensé que nos olvidaríamos de todo y dejaríamos de sentirnos observados cual animales de zoo... pero no. Oye que si, que nos estaba quedando muy bonito, y que era nuestro momento, pero a ninguno de los 2 nos gusta ser el centro de atención y nos estábamos empezando a sentir incómodos. Así que decidimos acelerar un poco la cosa, saludar a la gente, sentarnos un poco y dar paso a que bailara el resto del mundo, en lo cual nadie nos secundó, genial. Pues nada, paseillo para decirle hola a todos los invitados, y ya de paso suplicarle al DJ que hiciera el favor de cambiar la música y poner algo egipcio, que la gente quería bailar. Solo tardó media hora en hacernos caso. 

El momento "bailes egipcios" fue la mar de animado. Los amigos de Tarek nos ofrecieron una especie de espectáculo de baile que andaba entre el Break Dance y la danza del vientre, y hasta uno de sus tíos se lanzó a bailar, bastón incluido. Para mi, se llevó el premio al bailarín de la noche, porque nunca he visto a nadie mover un bastón con tanto arte. Muchos otros le siguieron de cerca, como nuestro amigo T. que no paró en toda la noche, Y. "LaMujerSinLaCualNoSobreviviríamosEnCairo" que estuvo estupenda, y hasta mi abuela, que se puso a bailar música árabe como si lo hubiera hecho toda la vida. Yo no podía cerrar la boca de la sorpresa. 

Tras el baile, uno de los momentos más esperados. Gema, que no tiene precio la mujer, se cantó 3 temas en directo, dejando a todo el mundo alucinado. El primero, una canción que siempre supe que quería que sonara en mi boda, la segunda, una que le pidió Tarek, y la tercera, una que pedí yo. Quedó muy variado, muy bonito... y que decir de Gema, que no solo estuvo perfecta, si no que además hizo que la noche fuera mucho más bonita. Gracias cielo. 

Después de algo más de música, llegó la cena, único rato en el que al fin me senté durante algo más de media hora. La cena era simple y egipcia, ensalada, kofta, pollo, humus y arroz. Por lo que me dijeron a la gente le gustó, menos mal. 

A partir de éste momento ya entro en una especie de nebulosa en la cual no tengo ni idea en que orden sucedieron los hechos. Creo que tras la cena vino el momento ramo, para el cual de nuevo Tarek tuvo que perseguir al DJ por medio restaurante para que cambiara la música (en este momento el DJ era la persona más odiada de la boda, nos habíamos esforzado mucho en elegir la música perfecta y el estaba a por uvas continuamente). El ramo ni lo entregué, ni lo lancé, lo puse sobre la mesa de firmas, en la cual previamente habíamos dejado una foto de mi padre y del padre de Tarek. El ramo fue para ellos, y de momento lo tengo en casa esperando que llegue el día en el que vuelva a España y lo pueda dejar en el cementerio. 

Después creo que vino la tarta, momento surrealista a más no poder. Suena la música elegida y la tarta entra con mucha parafernalia hasta la pista de baile. Un ser no identificado (suerte que tiene, por su bien) colocó una máquina de humo debajo de la mesa de la tarta, dándole a todo un efecto muy Star Trek y amenazando con matar a varios invitados, y a nosotros incluidos, de asfixia. Yo le había advertido al Wedding Planner que como alguien pusiera una máquina de humo durante la ceremonia, yo misma me encargaría de proporcionarle una muerte lenta y dolorosa, así que el hecho de que el hombre siga vivo y yo no esté en la cárcel, es prueba suficiente de que yo en ese momento estaba de muy buen humor y pasándomelo muy bien. Cortamos la tarta con un cuchillo de cocina (mil veces más digno que una espada, sobre todo cuando el restaurante se molesta en tapar el mango de madera con papel de plata) y cuando yo ya enfilaba para la mesa, Tarek me para. Mahmoud, el camarero al que yo había berreado antes de empezar la boda, quería su momento estrella. 

Saca una cereza de esas blanditas de la tarta. La corta por la mitad y nos obliga a dárnoslas mutuamente con los brazos entrelazados. A mi esas cerezas me dan un asco espantoso, pero me aguanto. Hago de nuevo amago de irme, pero no, otra cereza, ésta vez con tenedores uno junto al otro. Me como la cereza, e intento que no se note que me están dando arcadas. Cuando le veo coger la tercera, a riesgo de acabar dando un espectáculo poco apto para estómagos sensibles, le suplico que lo deje, que soy incapaz de tragarme una más. Lo hace con un trozo de tarta... venga vale. Creo que ese trozo lo mordimos ambos del mismo tenedor, todo fuera porque el camarero se fuera contento a la cama, que ya llevaba traumatizado varias semanas por nuestra idea de sentarnos en una mesa como personas normales y no en un sofá en un escenario con luces, como se estila por aquí. 

Pensábamos que ya podíamos escapar, pero no iba a ser tan fácil. El camarero nos pregunta que si nos cambiamos el anillo de mano. A mi es una parte de las bodas egipcias que me gusta mucho (se juntan las manos por los dedos, y se pasa el anillo de la mano derecha a la izquierda, simbolizando el paso de prometida a casada), pero a Tarek no, así que nuestra idea era cambiárnoslos disimuladamente en la mesa, cosa que no habíamos hecho todavía. Como Tarek andaba en la misma nebulosa de felicidad que yo, accedió. Junto las manos muy obedientemente.... y mi gozo en un pozo. Que no mujer, que así no, que si ésta tradición tiene una variante más hortera, no te preocupes que es la que te vamos a obligar a hacer. Junto las manos por encima de la cabeza, Tarek me cambia el anillo. Me dicen que le baje sus manos hacia mi cintura, así que el queda abrazándome por la espalda mientras yo intento cambiar el anillo de mano. El anillo no sale. Lo intento de nuevo, le voy a amputar el dedo. Tarek disimuladamente se lo quita él y yo se lo cambio disimuladamente de mano. Hala, ya hemos hecho bastante el hortera por hoy. Además, el DJ con menos creatividad del mundo estaba repitiendo por 5º vez la canción elegida para el momento tarta. Todo muy normal. 

La noche continuó con más bailes, más risas, más saludos, y Tarek y yo paseando de mesa a mesa. Yo estaba convencida de que los invitados tenían que estar alucinados con semejante boda extraña, pero todo el mundo me decía que se lo estaban pasando muy bien y que era una boda muy a nuestro estilo. A día de hoy no se como tomármelo... Entre saludo y saludo, sonó por los altavoces "Trozos de cristal" de Fito, que ya sabéis que es la canción que da título a éste blog, y yo me dediqué a pasear canturreando la letra y acordándome de todas vosotras. A tanta distancia, todos los que pasáis por aquí tuvisteis vuestro propio momento en la boda. 

Llegó el momento de recoger, y como ya casi todo el mundo se había marchado, me dediqué a apagar las velas que habíamos repartido por el jardín, más que nada porque me las quería llevar. El fotógrafo encantado, sacando fotos de la novia apagavelas que para ese momento ya andaba por el jardín con los zapatos en la mano. No se que le gustó más, si esa estampa, o cuando solté los zapatos y salí corriendo hacia Cristina para ponernos ambas a cantar Extremoduro a voz en grito, que al fin sonaba por los altavoces pese a la incompetencia del DJ. 

Ya con todo recogido, y con el resto de los invitados de camino a casa, Tarek y yo nos metimos al fin en el coche rumbo al hotel. Yo, con dolor de todo, y el con dolor de cabeza. Al llegar al hotel, resulta que no podemos aparcar en la puerta porque hay otro coche de otra boda recogiendo a otra novia. No pude evitar decirle a Tarek que por lo visto ese día todas las novias eran más importantes que yo. En fin, no pasa nada, pero son detalles. 

Me quedo con Tarek decorando el coche por sorpresa, con su cara cuando me vio llegar en vaqueros, o con lo encantado que estaba con el vestido. Me quedo con haber estado acompañada por parte de mi familia, y porque los que no estuvieron presentes hicieron mucho por estar allí (Gracias Lydia por la decoración, gracias Domi por tus llamadas, gracias a todos los que me escribisteis y mandasteis mensajes). Y sobre todo me quedo con Tarek, el amor de mi vida, el que sonrió sin parar durante toda la noche y al que desde entonces no le ha cambiado la cara. Para algunos nos habremos casado muy pronto, para otros esto será directamente una locura, para muchos una relación difícil de entender. Lo que está claro es que hemos hecho lo que hemos querido, como hemos querido y cuando hemos querido. Y eso era lo más "nosotros" que podíamos hacer. Que sea para siempre, mi vida, let´s fly to stay alive

PD: Las canciones del primer baile, del ramo, etc, durante ésta semana en el otro blog

lunes, 8 de julio de 2013

La boda: 1º Parte

Entrada en la que voy a ser mala remala y no voy a poner fotos. Tenéis un álbum surtido en el Facebook del blog, al que podéis acceder pinchando aquí

En fin, con el estrés galopante de la semana anterior, llegaba la noche previa a la boda, que era también la noche en la que llegaban mis tíos. El plan, ir a buscarles al aeropuerto e irnos todos a cenar a mi sitio favorito, del que ya os he puesto fotos mil veces.  El plan casi acaba en accidente porque llegábamos tarde y yo casi me mato corriendo por el aeropuerto, pero conseguimos encontrarnos y enfilar a la cena. Por el camino, parada previa para conseguirles una SIM egipcia, que quedó en nada porque por lo visto no quedaban lineas (Welcome to Egypt) y ya de paso pudimos admirar el complemento que se me había olvidado incluir en la boda: Una maravillosa carroza de Cenicienta, con sus caballos blancos y sus luces paseando por las calles Cairotas (Welcome to Egypt again) . El estupor no me permitió sacar una foto, estaba demasiado ocupada intentando cerrar la boca. Hubo un momento crisis, ya que tuve que advertirle a Tarek que yo no me podía casar sin semejante vehículo y que era totalmente imprescindible conseguir una para el día siguiente, hombre ya. 

La cena estuvo genial, nos reímos mucho y a todos les gustó mucho el sitio. Sabía yo que con eso iba a triunfar. El problema es que, como no, terminamos mucho más tarde de lo esperado, y por tanto acostándonos mucho más tarde de lo recomendable. Mal hecho. 

Me desperté queriendo morir. No me hacía falta mirarme al espejo para saber que tenía unas bolsas en los ojos que debían dar miedo (yo nunca tengo ojeras, pero bolsas unas cuantas) y dudaba seriamente que pudiera sobrevivir a la noche sin bostezar. Pero las obras de restauración tenían que empezar:

Lo primero, las uñas. Las tengo destrozadas por la Psoriasis, así que estaba convencida de que llevar una manicura decente era misión imposible. Pero gracias a Tania, española residente en Cairo, y una auténtica artista, lucí unas uñas perfectas. El truco? Uñas postizas, para tapar el desastre de forma que tienen las mías, y después esmalte morado. 

De empaquetar todo lo que había que llevar, gracias a Dios se ocuparon mi madre y mis amigas, que si es por mi me voy hasta sin vestido. Yo solo me encargué de vestirme (vaqueros, chanclas y camiseta) y de preparar lo necesario para el día siguiente, porque desde el hotel iríamos directamente a visitar las pirámides con mi familia. Y casi ni eso, porque me tuvieron que hacer el neceser. 

El traslado al hotel lo hicimos en Minibus, yo enganchada al móvil contestando como podía mails, tweets y felicitaciones por Facebook. Tengo que decir que el 90% fueron vuestros, y os lo agradezco en el alma, estuvisteis muy presentes todo el día, y me hizo muchísima ilusión que os acordarais tanto de mi. Casi una hora después conseguimos llegar al hotel en cuestión, todo el mundo con muchas bolsas y muchas prisas y yo convencida de que me sobraba tiempo. Tuve un momento de debilidad en el que me plantee seriamente que pasar el día en la piscina del hotel era un plan bastante mejor que ir de boda, pero en fin... otra vez será. 

Gracias a Dios teníamos una Bussines Suite porque si no no cabemos ni de coña. Y de nuevo la tentación de tirarme en el sofá y disfrutar de la tele de plasma y el aire acondicionado, pero no me dejaron ni pensármelo. De hecho, me dejaron volver a meterme en la ducha porque advertí que ir a mi boda sin depilar no quedaba bien, que si no me encadenan a la silla a la de ya. Mientras que yo disfrutaba de mis últimos momentos de paz en la ducha, la troupe aprovechó para pedir algo de comer, aunque total a mi no me dejaron probarlo. Al primer trozo de sandwich ya me estaban reclamando para empezar el maquillaje, y mis súplicas de fumarme un cigarro eran respondidas con una significativa mirada al reloj. Ese mísero trozo y 2 patatas fritas fueron lo único que pude meter en mi estómago. Como venganza, me dediqué a terminarme las cervezas de todos los presentes. 

Así estaba yo en la gloria, con mi robo indiscriminado de cervezas

En fin, que las obras de chapa y pintura comenzaron y terminaron. Hubo polémica, primero por mi ya mencionada negativa a llevar pintalabios (la grima que me da, la madre...) y luego por cierto intento por mi parte de llevar el pelo suelto y ya. Lo que me convenció no fueron las voces de mi madre (rápidamente contestadas por Cris y Gema que coreaban "Lo que diga la novia" con mucho ímpetu, que ya estaban entrenadas) si no que mi pepito grillo interior me recordaba que gracias al calor y la humedad cairota tenía muchas posibilidades de que mi pelo acabara como si lo hubiera lamido una vaca. M. alias "LaSantaQueMeAcogióEnSuCasa" hizo un trabajo espectacular con mi pelo, sin hacer sombra al maquillaje obra de Y. "LaMujerSinLaQueNoSobreviviríamosEnCairo". Que haría yo sin ellas...

Así que tocaba desplazarse hasta el sitio de la boda, que total, solo llevábamos 45 min de retraso. Eso para los estándares egipcios es poco, así que el conductor de nuestro minibus colaboró amablemente haciéndonos esperar media hora delante de la puerta del hotel. Es que se había ido a beber algo, y debe ser que ese algo solo se sirve en Mordor, como no. Mientras esperábamos, el marido de M. nos esperaba en la puerta del hotel, ofreciéndose a llevarme en coche. Que no leñe, que queda mucho mejor que la novia llegue en minibus, donde va a parar. 

Nada más llegar al restaurante me encontré con Tarek y el fotógrafo en la puerta. No se quién tenía más cara de pasmado, si Tarek porque finalmente impuse mi voluntad con lo del minibus, o el fotógrafo, que no se esperaba que la novia llegara en vaqueros. Insistió en sacarme fotos y todo. 

Llegaba el momento de que yo me pusiera la camisa de fuerza el vestido en el cuartito que me prestaba el restaurante, me sacara un par de fotos, me fumara un cigarro en paz, y saliera a darlo todo. Los cojones. 

Me pongo el vestido, me saco fotos, me entran ganas de matar al fotógrafo porque me estaba sacando las fotos de posado más típicas del mundo. Le invito amablemente a marcharse y a limitarse a fotos naturales a partir de ese momento. Junto a él todos los presentes abandonan la sala. No encuentro el tabaco. Me mosqueo. No viene nadie. Me mosqueo más. Sigue sin venir nadie y yo sigo sin tabaco y sin movil. Llaman a la puerta, contesto, no abren. Vuelven a llamar, vuelven a no entrar. A la 7º llamada abro la puerta gritando "QUE" como una poseída, para encontrarme de morros con el otro fotógrafo, que quiere coger su bolsa. Pues date prisa que no está el horno para bollos. Vuelvo a esperar, sigue sin llegar nadie. Y como me aburro, decido salir yo sola por mi cuenta y riesgo. Abro la puerta y me encuentro un montón de egipcios en la entrada del restaurante, con mucha algarabía y alboroto. Y yo, que no conozco a gran parte de la familia de Tarek no tengo ni idea de si esa gente viene a mi boda o a la otra que se celebraba en el mismo sitio, pero en otro jardín (si, habéis leído bien). La duda quedó resuelta cuando me encuentro con la otra novia, que se acababa de bajar de su coche y venía dispuesta a hacer su entrada triunfal, sin tener en cuenta que yo, para llegar a mi boda, me tenía que cruzar su comitiva. Creo que ni se enteró cuando cerré la puerta de mi habitación con un portazo. 

Que me hervía la sangre es decir poco. Abrí de nuevo la puerta, vi a Cristina a lo lejos y solo alcancé a bramar que o venía Tarek inmediatamente, o yo no me casaba. Tarek tardó exactamente 10 segundos en aparecer, para encontrarse con una novia que más bien parecía la niña del exorcista, y que en ese momento intentaba desabrocharse el vestido a grito de "Yo no salgo ni de coña". 

Primer paso, Tarek sale, les pega 4 voces a los de la otra boda, les dice que hay otra novia que tiene que salir y que hagan el favor de respetar, y les cierra la puerta del restaurante en las narices. Vuelve al cuarto a intentar hacerme entrar en razón, pero no hay manera, yo solo repito que me voy a mi casa, con un volumen de voz que seguramente se podría haber escuchado en España. Solución de Tarek, decirme que me espera fuera, que si quiero salir bien y si no, que yo sabré, y cerrar la puerta con otro portazo. Él si que sabe lidiar conmigo. 

A mi rescate vinieron M. Y., mi madre, Cris y Gema. Yo ya solo bramaba en castellano, que es mucho más relajante que hacerlo en inglés, pero hasta M. y Y. me entendían perfectamente. Finalmente salí porque no me quedaba más remedio, todavía hirviendo por dentro y lanzando miradas asesinas a los invitados de la otra boda que de nuevo ocupaban la entrada del restaurante. Lo que faltó para terminar de explotar, por si me quedaba algo dentro, fue escuchar a mi madre, que creyó conveniente recordarme justo en ese momento que no estaba sujetando el ramo como es debido. Mi respuesta: "Me importa una puta mierda el ramo de los cojones". Si, me quedé muy a gusto. 

Para suerte del camarero responsable de nuestra boda, en ese momento ya había gritado todo lo que tenía que gritar, así que cuando vino a preguntarme que si todo bien, pude contestarle con un tono de voz medio normal. Se disculpó muy sinceramente y al menos eso sirvió para calmarme, sacarme una foto muy rockera con mis damas de honor, y respirar hondo para hacer, al fin, mi entrada... Pero eso será otro post. 

jueves, 4 de julio de 2013

Revolución Egipcia Parte I: La causa inmediata


Ésta foto la saqué el pasado día 30 en el Palacio Presidencial en Cairo

Sabía que me iba a pasar ésto, al final no me ha dado tiempo a terminar con la boda antes de ponerme con el tema de lo que está pasando por aquí. Por verle el lado positivo, a lo mejor así os puedo contar la boda con las fotos de verdad y no con las que saqué por el móvil. 

Podría haber dejado ésta entrada para más adelante, pero viendo que lo que está pasando aquí no se está entendiendo en el extranjero, no me puedo morder la lengua más, cada vez que abro un periódico me enveneno. A lo que vamos, hay mucho que explicar y mucho que contextualizar, de hecho llevo todo el día pensando en como ordenarlo todo. Pero viendo que es imposible explicarlo claramente en un solo post, haré una serie con diferentes partes de la historia. Hoy vamos con lo más inmediato, con como surgió el movimiento que ha llevado a todo ésto, y lo sucedido en los últimos días. 

Supongo, o espero, que en algún medio habréis leído el nombre de "Movimiento Tamarod". Tamarod significa "Rebelde" en árabe. Éste movimiento comienza de la mano de una veintena de chicos y chicas jóvenes, que deciden convocar manifestaciones masivas para el 30 de Junio de 2013, aniversario de la proclamación de Morsi como presidente de Egipto. Y a la vez, comienzan a recoger firmas pidiendo la dimisión del presidente. Tarek firmó esta petición hace 2 MESES. Es decir, ni ayer, ni la semana pasada. Ésto se lleva moviendo MESES, de forma pública y a la vista de todo el mundo. Me parece relevante destacar ésto, porque creo que si el gobierno egipcio quería hacer algo, ha tenido mucho tiempo para hacerlo. No ha sido el caso. El movimiento Tamarod anunció el fin de semana pasado que habían conseguido 22 MILLONES  de firmas. Si hacemos caso al dato, estamos hablando del doble del número de votos que llevaron a Morsi a la presidencia. 

Sobre la situación del país actualmente habría mucho que hablar, pero lo dejaremos para el capítulo de las bondades y maravillas del expresidente. Solo un par de pinceladas: Gran parte del país comiendo con 1€ al día, la libra egipcia a 9,6€ (cuando yo vine a Egipto por primera vez estaba a 7,3), cortes de luz constantes, falta de gasolina, con colas de muchas horas para poder repostar, y constantes conflictos en el Sinaí. Y esto es solo la superficie del problema. 

La noche del 26 al 27 de Junio, Morsi da un discurso de 2 horas y media, como resumen de su año como presidente. Sabiendo que 3 días después iba a ver protestas masivas, podría haber calmado el ambiente, anunciado reformas.... Obviamente, no solo no lo hizo, si no que aprovechó para añadir leña al fuego. Por lo visto, todo el mundo era responsable de los problemas menos él. 

Con ésta situación, los días previos a la manifestación eran tensos. Yo misma hice la compra para una semana, solucioné todo lo que tenía que hacer de manera urgente en los próximos días y me preparé para un encierro en casa. No sabíamos por donde podía salir la cosa, podía haber disturbios entre los manifestantes y los simpatizantes de Morsi, se hablaba incluso de Guerra Civil... y además no había gasolina, así que tampoco estaba la cosa como para moverse mucho. Pero la mañana del 30 llegó, y yo también me tuve que rebelar. Yo quería salir a la calle y ver que pasaba. Sin arriesgarme, sin hacer locuras, pero quería verlo, así que convencí a Tarek para acompañarle a la salida de la marcha, que estaba precisamente a unos 500m de mi casa (las marchas salían de diferentes puntos de Cairo y se iban uniendo, terminando todas o en Tahrir o en el Palacio, según la zona de Cairo de la que salieran. Nosotros ya sabéis que vivimos cerca del Palacio). A regañadientes accedió, así que me puse el uniforme de revolucionaria y salimos a la calle. 

Nos bastaron 5 minutos para darnos cuenta de que a) esto era mucho más grande de lo que esperábamos b) era mucho menos peligroso de lo que se esperaba. La calle estaba llena de familias, de niños, de ancianos.... Gente de toda edad y condición con un solo propósito, dejarle a Morsi bien claro que era la hora de marcharse. Era una manifestación pacífica, incluso con aire festivo. Una fiesta para luchar por SU país, para que no les robaran SU revolución, para demostrar una vez más que la fuerza la tienen ellos. La cantidad de gente que había en la calle impresionaba, y cuando parecía que era imposible que cupiera más gente, seguían entrando grupos de manifestantes en la plaza. No hace falta contar para saber que ese 30 de Junio, había más gente en la calle que durante la revolución de enero de 2011. Principalmente, porque en 2011 la situación era bastante peligrosa y la gran mayoría de manifestantes eran hombres. Ésta vez, eran familias enteras. El miedo no iba a poder con sus ganas de decir basta. 

Hubo un momento durante la manifestación en el cual ya se podía intuir lo que iba a pasar. Un helicóptero del ejército comenzó a sobrevolar la zona... y la gente estalló en aplausos. Y no una vez, si no cada vez que se les veía pasar. Que el ejército era más que bienvenido quedaba bien claro. 

Se que en España muchos medios cifran a los manifestantes en cientos de miles. Ya he dicho mil veces que Cairo es muy grande y que aquí hay 25 millones de habitantes, cualquiera que haya paseado por Cairo y haya visto las imágenes de las protestas sabe que "cientos de miles" se queda muy corto. Y las manifestaciones no fueron solo aquí, si no también en en Alejandría, Suez, Ismailia, Luxor... Según medios internacionales y mediciones desde Google Earth, esa noche se manifestaron 16 MILLONES de personas. Estamos hablando de la mayor manifestación de la historia. 

Pero el 30 pasó, y había que ver que pasaba después. Calma tensa en las calles y en casa, esperando a ver por donde salía la cosa. De momento, el movimiento Tamarod ya había dado un plazo al presidente Morsi: Tenía hasta el martes a las 5 de la tarde para dimitir, o comenzarían con actos de desobediencia civil. Y eso si que se podía poner feo, porque no muy lejos del palacio estaba el grupo de manifestantes Pro Morsi, que ya sabemos por experiencias previas como se las gastan. Eso si podía desembocar en disturbios muy graves, y muchos muertos en las calles. Y todo el mundo esperaba la reacción del ejército, que ya había dicho durante la semana anterior que ellos se pondrían de parte del pueblo (De hecho, y por entrar en detalle, la misma guardia presidencial recordó que su labor era proteger el palacio y al presidente y su familia. Pero en ningún caso atacar manifestantes). Por tanto, cuando se emitió el comunicado del general Al Sisi, todo Egipto se puso alerta. Sin el apoyo del ejército, se podían complicar mucho las cosas. 

Sisi lo dejó claro. Si Morsi no escuchaba al pueblo y se marchaba por las buenas, le tendrían que sacar por las malas. El plazo, 48 horas, que se cumplían ayer miércoles a las 5. Tras éste comunicado, las calles se convirtieron en una fiesta, la mejor comparación, lo que se vivió en España cuando la selección ganó la primera Eurocopa. Nosotros volvimos al palacio y nos encontramos con música, gente bailando, celebrando, cantando... y hasta un concierto en directo en plena manifestación. Estábamos eufóricos, y no teníamos duda de que el ejército iba a cumplir su palabra. 

Esa misma noche, de nuevo discurso de Morsi. Mi opinión personal es que decir que defendería su legitimidad con su propia sangre no fue lo más responsable, y esa noche precisamente hubo graves disturbios en Cairo con casi 20 muertos. 

Ayer contábamos las horas para que se cumpliera el plazo dado por el ejército. Y lo que más nos desquiciaba es que todo estaba tan en calma que parecía que no estaba pasando nada. La información iba apareciendo en los medios entre rumores y desmentidos, y lo único que veíamos eran las fotos que la policía iba colgando en su perfil de Facebook (no os extrañéis, ya sabéis que aquí todo es posible). Que si Morsi estaba retenido, que si habían tomado la televisión... venga vale, pero cuando van a salir a dar un discurso??? Lo esperábamos como agua de mayo, mientras hacíamos turnos para ir a a cocina o al baño, no vaya a ser que empezara y no nos diéramos cuenta. Finalmente, la ley de Murphy se volvió a cumplir y Al Sisi apareció en la televisión justo cuando Tarek estaba en el baño. Y yo, sin mi traductor particular me entero de menos de lo que me gustaría. A voces de "corre, corre" y con el riesgo de quedarme viuda porque Tarek se desnucara mientras corría como un loco al salón, escuchamos atentos el discurso más esperado de los últimos días. 

No había terminado cuando ya se escuchaban aplausos y gritos en la calle, pero nada comparado con lo que pasó cuando acabó. Cairo explotó de alegría, con fuegos artificiales, gritos, aplausos, mis perros ladrando histéricos y yo gritando que no estábamos en Fallas, leñe. Salimos a la calle a celebrarlo, pero había tanta gente y tanto coche que era imposible llegar al palacio, nos conformamos con una vuelta por el barrio. Además, era una noche para celebrar, pero también para pegarse a la tele y enterarse de todo. 

Tras todo ésto, y viendo como los medios españoles y extranjeros están tratando el tema, yo me pregunto. 

- Como es posible que se esté hablando de un golpe de estado del ejército? Es que nadie ha visto a los millones de personas que había en la calle pidiendo la marcha de Morsi? Yo no voy a ser la que niegue que el ejército le tenía ganas, pero nunca jamás se hubieran atrevido a hacer lo que han hecho si el pueblo no lo hubiera pedido. Esto ha sido cosa de todos, el ejército no hubiera podido sin el pueblo y el pueblo no podía sin el ejército. 

- Resulta que la mayoría de los egipcios están felices, pero en el extranjero esto se pinta como si hubiera pasado lo peor de lo peor. Que pasa, que los egipcios son tontos? No saben lo que significa tener al ejército  en el poder? Lo saben muy bien, han vivido 30 años así. Y si tras la revolución, están apoyando todo lo que está pasando... no será que tienen muchos motivos para preferir ésto a lo que ya tenían?

- Parece ser que ahora Morsi es un pobre corderito que fue elegido democráticamente y que los malos del ejército le han dado la patada. Morsi no estaría en esta situación si hubiera escuchado lo que la gente pedía. Ha tenido tiempo y ha tenido oportunidades, y no lo ha hecho. La democracia no es meter un voto en una urna. Un voto no es un cheque en blanco, y eso en España lo sabemos bien. No se puede hablar de legitimidad con 16 millones de personas manifestándose en la calle, porque estaba bien claro que ya la había perdido. 

- Para analizar todo ésto, hay que conocer muy bien el país. No se puede hacer un análisis de lo que ha pasado comparándolo con ningún país europeo, porque no tiene nada que ver. Cuando gran parte de la población apenas sabe leer y tienen que luchar cada día por comer, no se les puede pedir que se esperen 3 años a que lleguen las siguientes elecciones, porque posiblemente en 3 años quede poco país por el que pelear.

- Porqué se interpreta la derogación de la Constitución como algo negativo? La Constitución egipcia no estuvo exenta de polémica, ya se produjeron disturbios muy graves cuando se redactó, y además ganó por los pelos en unas votaciones muy poco claras. Os aseguro que no la vamos a echar de menos. 

Y hala, creo que ya me he alargado bastante, al menos por éste capítulo. Me dejo muchos detalles, muchas imágenes que se me quedaron grabadas, y mucho que contar, pero será en otros post. Y antes de que me regañéis, prometo que el siguiente es la boda!

martes, 2 de julio de 2013

La Preboda: El vestido perdido y la novia pasota

Nota: Que nadie se me ofenda. Ya sabéis todos que uno de mis principales motivos de alegría es que mi familia y mis amigos vinieran a la boda. Éramos muchos y todo el mundo se estresa, es normal. Pero eso no quita que nos podamos reir de ello. Os quiero, lo sabéis. 

Y al fin llegamos al día 15 de junio por la noche. Tras pasar el día limpiando como una loca de atar (SantaAbuela es SantaAbuela y conseguir su aprovación era vital para mi paz mental) llegaron al fin las 20:20 de la noche, hora en la que tenía que salir pitando al aeropuerto para recoger a la troupe española que venía a unirse a la fiesta. 

Salimos tarde, como no, me dejé el móvil en casa, como no, y casi me mato corriendo por el aeropuerto, como no. Y todo para nada, porque Egyptair tuvo el día tonto con el equipaje y la comitiva española tardó casi 1 hora en salir. Cuando al fin consiguieron reunir las 10 maletas que habían facturado en España, me encontré con una SantaMadre que ya se mueve por Egipto como si fuera su casa, una SantaAbuela con mucha mejor disposición de la que esperaba, y unas amigas que valen su peso en oro. Las valientes fueron mi querida Gema, sin la cual la boda hubiera sido menos boda, y la incalificable Cristina (me quedo corta con cualquier cosa que diga) que con 2 narices se plantó en Egipto con su recién estrenado marido (Tarek te quiere poner un monumento, eres el Rey de la paciencia) y una Lady Marian que ha pasado de dar pasitos cogida de la mano a corretear por todo el aeropuerto. Porqué eres tan mayor????

Primera tarea de la comitiva, desplegar el comité de crisis. Que crisis, diréis? Pues la pesadilla de cualquier novia, eso que todas temen y a ninguna le pasa. Obviamente, me tenía que pasar a mi. A 5 días de mi boda, yo no tenía vestido. 

Ya dijimos en el capítulo anterior que la diseñadora estaba desaparecida en combate. Y desaparecida seguía. Yo me lo estaba tomando con mucha parsimonia, que ya sabemos que yo nací sin gen femenino y la idea de casarme en vaqueros o con mi falda blanca estilo hippie no me parecía precisamente mal. Pero ni Tarek, ni la comitiva española iban a permitir semejante atrocidad. No se habían recorrido 3500km para ver  como me casaba vestida de calle, hombre ya. 

Por suerte o por desgracia, vivo en un país en el cual gran cantidad de novias no se compran un vestido, si no que lo alquilan. Hay tiendas de alquiler de vestidos en cada esquina, pero eso a mi en vez de tranquilizarme, me daba un pavor enorme. En primer lugar, porque tenía que encontrar algo que pudiera pagar. En segundo lugar, porque jamas había visto en ninguna tienda un vestido que me gustara ni lo más mínimo. Y tercero, porque como mi madre bien avisó, íbamos a protagonizar un capítulo de "El vestido de tu  boda" en versión egipcia. Horror y pavor. 



Este era el vestido que yo había elegido como modelo para el mío


Vestido del estilo de por aquí

El lunes 16, gracias a una amiga de Tarek, localizamos una tienda de alquiler que a) parece ser que tiene vestidos que no son horripilantes b) los precios no son escandalosos. Como no, la tienda está en la otra punta de Cairo. A las 7 de la tarde, tras habernos pateado Sakkara por la mañana y con un atasco de tres pares de narices, toda la comitiva femenina nos dirigimos a la tienda en cuestión en 2 coches. Como si fuera una vaca que va al matadero, rezo por encontrar algo que no me de ganas de morir al instante. 


Venga va, no voy a ser mala. Reconozco que, quitando un par de cosas con brillos y con volantes que eran un castigo para mi vista, me enseñaron cosas bastante decentes. Elegí 5, de los cuales uno en particular se parecía bastante a mi idea original. Los otros 4 son palabra de honor y yo odio profundamente los vestidos palabra de honor, porque me parecen la mar de incómodos. Que porqué los elegí? Síndrome de la novia borrego, tanto público y la dependienta, que me mira con cara de estar medio loca, me tienen acojonada. 

Me meto en el probador. La dependienta, que no habla una palabra de inglés, me señala una especie de faja con cancan, parece que pretende que me lo ponga. La ignoro vilmente. Me desvisto. La chica vuelve a entrar, insiste en que me ponga el cancán. No quiero, me niego, ni de coña, jamás....  me lo pongo, esto de la novia borrego empieza a ser serio. Me pone el vestido, me siento super incómoda... pero salgo. "Que mona, que guapa, no está mal" Pues estaré muy mona, pero me siento como si llevara una camisa de fuerza.  Me entra el ataque de mala leche e insisto en que me quiten el maldito can-can, que me parece espantoso. La dependienta cada vez está mas convencida de que estoy mal de la cabeza, pero gano la partida. La cosa mejora, pero sigue sin gustarme el asunto. Con el segundo vestido se repite la historia y yo quiero esconderme debajo de una piedra y no salir hasta pasada la boda. 

El tercero es el único modelo similar al que yo tenía pensado, y el único que no es palabra de honor. Me lo pruebo. No puedo respirar, pero pese a eso, recupero ligeramente las ganas de vivir. Al salir, todo el mundo da su aprobación, no se si por el vestido en si, o porque mi cara ha pasado de "asesino en serie" a "persona mínimamente normal". Me niego a probarme más, está claro que no soy mujer para un palabra de honor, y no hay que tentar a mis nervios. Me lo quedo. 

Llega el turno del velo: Sacan uno que no me disgusta. Me lo ponen en plan floripondio encima de la cabeza,  con mucho vuelo y mucha parafernalia. Me miro al espejo y solo acierto a decir una frase: "Ésto no va a pasar". Gracias a Dios, la comitiva coincide. Mejor sin velo. Con la ilusión que me hacía... Pero no tengo nervios ni ganas de buscar lo que quiero. 

Yo quería algo así. Obvio que visto lo visto era imposible

Para rematar, la dependienta me dice que tengo que elegir la diadema, y me saca una especie de coronita con brillantes. PERDONA???? Una mirada fue suficiente para hacerla entender que era mejor no insistir. 

Al vestido hay que hacerle un par de arreglos en los hombros y en la espalda para que yo no muera asfixiada, pero no hay problema, lo tienen en 2 días. Mi madre también comenta que me queda largo, que si se puede hacer algo. La dependienta responde amablemente que no se puede arreglar, pero que si quiero, puedo ponerme el Can Can. Los cojones, prefiero ir sujetándome el vestido con la mano. 

Bueno, a partir de aquí podemos dormir tranquilas, no??? Pues no, obviamente no. 

Ya hemos dicho que mi gen femenino lo tengo poco desarrollado. A mi el maquillaje y el pelo me importaban bastante poco, de hecho, no me importaban nada. Pero a SantaMadre, mujer "cool" y calmada por lo general, vino poseída por el espíritu de alguna difunta "wedding planner", y mi pelo y mi maquillaje pasaron a ser objeto de un debate que dejaría al del estado de la nación a la altura del betún. 

"Oye que hemos pensado que como Tarek no te quiere ver muy diferente y que sigas siendo tu misma, casi que mejor te teñimos el pelo de castaño" Vamos a ver, cuando me habéis visto a mi con el pelo castaño???? Yo he dicho que negro con reflejos rojos, y será negro con reflejos rojos. Duración de la discusión: 2 horas. Resultado: El pelo quedó espectacular gracias a Gema, que hizo una mezcla genial, y Tarek estaba encantado. 

El ramo de novia: "Hay que cambiar tu ramo de novia" Gema: "Es que a Drew le gusta así" SantaMadre: "Ya, pero a mi no". Ésta batalla la gané yo a medias, el ramo quedó tal como lo arregló mi madre, pero logré abortar la misión de ir a alguna floristería a buscar uno nuevo. Lo que me faltaba... 

El maquillaje: "Tengo un brillo de labios...." A mi el pintalabios me da una grima espantosa. No pienso llevar pintalabios. "Es que tienes que llevar algo" No pienso llevar nada. Ésta si la gané, tras una cara de pánico y casi ataque de ansiedad cuando me intentaron poner uno... 

Sobre como solucionar eso de que el vestido me quedara largo: "Tienes que caminar dando pataditas al vestido, para levantarlo y que no lo pises" Si claro, y en vez de casarme me apunto al ejército, no te fastidia??? La técnica "me lo levanto ligeramente con la manita" me parece mucho más digna

Conclusiones:

1. Creo que debemos abandonar la idea de que algún día me convierta en una mujer de provecho experta en maquillajes y cremas. 

2. No me he convertido en una fan de las bodas. De las bodas en la playa en vaqueros quizás, pero de las convencionales, ni de coña. 

3. No repetiría la experiencia por nada del mundo. A no ser que me convierta en una persona asquerosamente rica y pueda contratar a una enorme cantidad de estilistas que se vean obligados a decir que si a cualquier cosa que se me ocurra, aunque sean locuras como ir sin pintalabios y teñirme el pelo de negro con rojo. 

Y con ésto y un bizcocho... llegamos vivos hasta la noche previa a la boda. Pero eso será otro capítulo....