viernes, 30 de agosto de 2013

Hoy no digo nada...


Porque creo que todos sabréis leer unos análisis igual de bien que yo.

Según las cuentas, hoy empieza la 4º semana. Seguiremos informando :-)

martes, 27 de agosto de 2013

Vivir en toque de queda

Imagen de www.martinoticias.com

Me vais a llamar cansina. Lo se, me lo merezco. Pero a estas alturas me quedan 2 opciones, o no escribir, o hablar de Egipto. Que qué pasa con mi vida, con Murphy, con mis aventuras, etc? Pues que no existen. Murphy hizo las maletas en cuanto vio el primer tanque en la calle y yo no tengo vida, así que como para tener aventuras...

Esto de vivir con un toque de queda es toda una experiencia. Aburridísima, por cierto. Me diréis que no exagere, que tengo toda la mañana para salir, pero no señores, no es tan fácil. 

Supongo que sabréis todos que hasta hace 2 días el toque de queda era de 6 de la mañana a 7 de la tarde. Significa esto que a las 7 de la tarde se despliega el ejército y tienes un militar en cada esquina dispuesto a pegarte un tiro si osas asomar la nariz por la puerta del portal? Pues no. Salir, podemos salir, pero poco. Podemos pasear a los perros, podemos ir al super de la esquina... pero poco más. Hay gente en la calle, el partido nocturno de fútbol en el parque de mi casa no lo suspende ni una guerra, pero ni bares, ni restaurantes, ni desplazarse en coche si no es por un motivo muy particular. 

Por la mañana te puedes mover, yo he salido alguna vez que otra... Pero ya sabéis que esto es muy grande y el tráfico muy malo, así que para estar en casa a las 7, yo me tenía que empezar a movilizar a las 5 de la tarde. Vamos, que ni amigos, ni quedadas, ni atardeceres, ni todas las cosas chulas que tiene Cairo. Divertidísimo, vamos. 

Y que se hace en un toque de queda en casa? Pues tienes 2 opciones, ver la tele y navegar por Internet. La tele al final aburre, pero Internet... que maravilla. He hecho grandes descubrimientos a través de Internet durante las aburridas horas del toque de queda. El descubrimiento principal ha sido que hay gente que está peor que yo. O que es mucho más original, según se mire. 

Yo pensaba que el colmo de la desesperación era ponerme a jugar al Trivial en CASTELLANO con Tarek. Yo pensaba que era una gran traductora de preguntas, porque en 2 ocasiones casi me gana. Yo pensaba que buscar trabajo en España era una distracción la mar de digna. Así que cuando descubrí que la gente invertía su tiempo en realizar descubrimientos del calado de "en la bandeja de la nevera caben 78 limones o 65 pepinos en vertical o 75 en horizontal" o pude asistir a la intensa búsqueda via Twitter de un par de sandalias, me di cuenta de que no tengo gracia ninguna. Mañana mismo me pongo a contar limones. (Para que veáis que no miento, un periodista debió flipar tanto como yo y se marcó un artículo al respecto)

Lo que tengo claro es que Egipto ha cambiado mucho desde que yo llegué. Si por entonces, saltarse un toque de queda era deporte nacional! Y ahora, todos como corderitos a casa. Lo peor de todo es que hasta el McDonalds cumple el toque de queda, ya no tenemos servicio a domicilio 24 horas. Y eso, señores, es un gran trauma. He visto hombres de pelo en pecho llorando como niños cuando descubren que ya no aceptan pedidos a domicilio a partir de las 5 de la tarde. Si algún día escucháis que se ha producido una revolución en la puerta de un McDonalds, no os sorprendáis, tiempo al tiempo.

Espero que todo esto os de la pena suficiente como para escribir post a tutiplén y que así yo por lo menos tenga material de lectura. Un poco de caridad con vuestra compañera bloguera, hombre ya!!!

martes, 13 de agosto de 2013

Cansada

Imagen de www.corazondemelon.es

Estoy desaparecida y lo siento. Echo de menos venir a contaros aventuras, o cosas de Egipto, o chorradas varias, o lo que sea. Pero no tengo ni el humor ni las ganas, y no me gusta venir a contar penas. 

El año pasado os conté mi experiencia durante Ramadán, reconociendo que nos lo habíamos pasado estupendamente bien. Pues este año ha sido diametralmente opuesto. Y no solo para mi, todo mi entorno comenta que ha sido el peor Ramadán que han vivido. El motivo? Que la situación no ayuda, no hay ganas ni de celebración ni de fiesta, y eso se ha notado mucho. 

Tras el "supuesto golpe de estado", y una vez pasada la euforia de lo conseguido, nos dimos de morros con que empezaba el ayuno. Y digo nos dimos de morros, porque en las calles prácticamente no se notaba, y nos pilló casi de sorpresa. Ni carpas, ni luces, y los Fanous prácticamente solo se veían en los puestos de venta, en las casas había pocos. De hecho, creo que irme con Tarek a que me regalara uno fue lo mas "Ramadán" que hemos hecho. Ahora nuestro farolillo sustituye a una de las lámparas del salón. 

De un día para otro me encontré prácticamente encerrada en casa, con 3 únicas tareas: Limpiar, cocinar, y sacar a los perros por la mañana (por la tarde lo hace Tarek para distraerse en la última hora de ayuno, por la noche no puedo salir sola). Una cosa me ha quedado clara, no sirvo para la vida de ama de casa. Necesito calle, necesito ver gente,  y sobre todo, necesito tener el cerebro ocupado. 

Donde han quedado esas salidas, esos helados, esos tes por todo Cairo del año pasado? Enterrados en manifestaciones, protestas, y amenazas. Yo siempre he mantenido que pese a la situación, vivimos tranquilos. Pues bien, efectivamente, puedo ir al supermercado, puedo ir a un bar, puedo incluso aventurarme a ir al cine. Se supone que eso es hacer vida normal. 

También es culpa mia. Mas o menos hacia mitad de Ramadán tuve un accidente casero la mar de estúpido. Se me rompió un vaso, me puse a recoger los trozos descalza,  uno de ellos estaba debajo de una bolsa de plástico en el suelo, no lo vi, y me lo clavé de lleno. Un corte no muy largo pero si muy profundo que sangró una barbaridad y que me ha tenido casi 2 semanas sin poder andar. Ahí empezó el encierro forzado, pero luego empezó el mental. 

No se si es que yo soy una blanda, o que el encierro me tiene algo trastornada, o si es que estoy exagerando, pero aunque ahora se que puedo salir, no siento ninguna gana de hacerlo. 

Una noche salimos a ver a un amigo, y entrando en el barrio de Tarek, nos dimos de frente con una manifestación de los HHMM. Lo pasé fatal, no solo porque la última vez que los HHMM entraron intentar en su barrio se armó la mundial (4 muertos, muchos heridos, uno de ellos amigo de Tarek) si no porque no dejo de ser, evidentemente y a la vista de todos, mujer y extranjera. 

No ha sido ni la primera ni la única. Para ir a la embajada a por el libro de familia tuve que ir 2 veces, la primera no conseguimos llegar a tiempo por el tráfico, la segunda llegamos por los pelos porque de nuevo nos vimos bloqueados por una manifestación. De esa conseguimos librarnos por una calle lateral. 

La peor de todas, irme en Taxi al veterinario y verme bloqueada en la Ring Road (algo así como la M-40) por los HHMM. Obviamente iba sola, sin Tarek que me protegiera, y el taxista está claro que no se va a matar por mi. Hasta que conseguimos salir por una vía de servicio pasé un miedo espantoso, y no me puse a llorar porque delante del taxista me daba vergüenza. Yo, que era firme defensora de los taxis, ya no tengo gana ninguna. 

Y porqué tanto miedo a las manifestaciones? Porque vivimos con la amenaza constante. De nuevo, las cosas que los medios no os cuentan. Porque en España no he visto ninguna información sobre como los HHMM anuncian a bombo y platillo que "vamos a quemar vivos a los cristianos" o que "todos los cristianos van a morir".

Tampoco he visto imágenes de las pintadas amenazadoras que se han realizado en muchas iglesias, varias cerca de mi casa (en este barrio hay bastantes), o peor, como han colgado la bandera de Al Qaeda sobre la puerta de muchas de ellas. Os preguntaréis que pinta Al Qaeda en todo esto, pero la respuesta es fácil. Nadie recuerda que, tras la muerte de Bin Laden, el nuevo dirigente de Al Qaeda es egipcio? Su familia vive a escasos 100km de Cairo, y horas antes del derrocamiento de Mursi ya advirtieron que si se llevaba a cabo, Al Qaeda intervendría para defender a los HHMM. Actualmente, ver banderas de Al Qaeda en el Sinaí, y en varias manifestaciones tanto fuera como dentro de Cairo, es bastante habitual. 

Se que en España os cuentan el supuesto horror de disolver las acampadas de los HHMM. Esas acampadas en las que se ha matado y torturado, esas acampadas en las que usan a niños y mujeres como escudos humanos, esas acampadas donde ayer dispararon a un niño en la mano por sujetar una foto de Al Sisi. El niño tenía 5 años y ha perdido 4 dedos. 

Esas son las noticias, las imágenes y las amenazas con las que vivimos aquí. No las vemos las 24 horas del día, pero sabemos que existen. Soy mujer y extranjera, y por tanto para ellos soy una invasora, una golfa, y o bien cristiana o peor aún para ellos, atea. Tras escuchar sus amenazas, creo que está claro porqué no me quiero cruzar con ellos. Y viendo que están hasta en la sopa, me sorprende que yo misma me pregunte a veces porqué no quiero salir a la calle.

Se que para todos vosotros la solución es fácil. Vuelve a España. Ojalá. Mi matrimonio ya es legal en España, por lo que Tarek no tendría problemas para conseguir el visado. Los perros ya tienen papeles para entrar en Europa, les hicimos su análisis de sangre para los anticuerpos de la Rabia y lo han pasado sin problemas. El caso es que para entrar en Europa tengo que esperar 3 meses desde la fecha del análisis, así que hasta principios de Octubre no podemos volver. Y sobre todo tenemos claro que sin trabajo no volvemos... y estamos hablando de España.... Ojalá pudiera, pero lo veo tan difícil....

Estoy triste, estoy agobiada, y estoy estresada. La psoriasis de las uñas la tengo peor que nunca y me duele. Quiero que esto se acabe pero se que esto acaba de empezar. Y gracias a nuestro fantástico gobierno, tanto allí como aquí, me siento atrapada. 

Volveré con mejor humor, lo prometo....