martes, 17 de septiembre de 2013

En boca cerrada...

Imagen sacada de naranjasolimonesfaldaypantalones.blogspot.com

Culpa vuestra, que lo habéis pedido. Comentaba en la entrada anterior lo de los comentarios estelares que reciben las embarazadas, y varías de vosotras insististeis en que escribiera sobre ello. Pues bien, allá va. Pero antes de ponerme al lío, vamos a aclarar una serie de conceptos básicos (para que nadie se me ofenda)

1. Este es un embarazo buscado. No voy a decir buscadísimo, porque he tenido la enorme suerte de quedarme en mi primer ciclo natural, pero ha sido meditado (vale, poco, ya sabéis que en esta casa somos poco de pensar), intencionado y sobre todo muy deseado. Cualquiera que me conozca un poco sabe que llevo años como loca por tener hijos. Por tanto, partimos de la base de que por mucho que me queje, estoy encantada de estar embarazada, soy muy consciente de que tengo mucha suerte, y que todo esto es un milagro y una experiencia alucinante. Yo no me quejo de estar embarazada (obvio, pero parece que todo hay que decirlo), me quejo de que lo que me pasa a consecuencia del embarazo. Y me quejo porque quejarse relaja mucho, y ya sabemos que el estres no conviene. Y porque me da la gana, jo#€r. 

2. Se que lo he dicho por activa y por pasiva, pero lo repito. Han sido 5 días de nauseas intensas, pero han sido 5 días muuuuy jodidos. Me he despertado por la noche para vomitar, apenas podía dormir y el agotamiento mental me estaba afectando. El último día me llegué a desmayar y me hice daño en la garganta, hasta hoy apenas podía comer. Estaba vomitando entre 3 y 4 veces diarias, y hay que tener en cuenta que a mi me cuesta horrores vomitar, y soy capaz de aguantarme bastante. De hecho, sin esa capacidad de aguante, esas 3 y 4 veces seguramente hubieran sido 5 o 6. Mi ginecólogo me dijo que si superaba las 5 veces al día me ingresaba, así que creo que queda claro que no ha sido ni bonito ni agradable. Ahora estoy mejor porque me han dado medicación, a cambio tengo la tensión por los suelos y apenas me puedo mover de la cama, pero lo prefiero mil veces a lo que estaba pasando.

3. Entiendo perfectamente que en el 99% de los casos, estos comentarios se hacen con toda la buena intención del mundo y con ganas de apoyar y ayudar. 

4. Ya sabéis lo que me gusta a mi la ironía y sacarle punta a las cosas, no?

Dicho esto, vamos al recopilatorio de comentarios estelares:

1. "No te preocupes, eso se pasa cuando acabe el primer trimestre". Mi primer trimestre termina el 4 de NOVIEMBRE. Imaginad que vais al médico con una gripe, una gastroenteritis o lo que se os ocurra, y la respuesta que recibís es: "No se preocupe, que en mes y medio se le pasa solo". A nadie se le ocurre, no? Pues idem. (Que ya se que estoy embarazada, no enferma, pero creo que nos entendemos)

2. "Luego ni te acordarás". Y una mierda. Repito, se lo que es sufrir nauseas puñeteras porque las tuve durante 3 bonitos meses con mi tratamiento con Metrotrexate. Han pasado años y no se me han olvidado las noches que pasé llorando desesperada porque no podía más. El recuerdo se difumina, pero no se olvida. 

3. "Vale la pena": En serio??? No fastidies, no se me había ocurrido pensarlo. Pues obviamente vale la pena, si no nadie pasaría por ello. Pero eso hace que pierda el derecho a quejarme?

4. Podría ser peor: Esta es la frase de consuelo por excelencia. Imaginad que vais a tomar café con una amiga para contarle que os han despedido/ tu novio te ha dejado/ponga usted aquí la desgracia que se le ocurra. Vuestra amiga os contesta que podría haber sido peor, por ejemplo, os podría haber atropellado un coche. Os sirve? No verdad? Pues a mi tampoco. 

5. No te estreses que PF lo nota: Lo que dije en su momento, ahora encima de encontrarme mal, me siento culpable. Genial todo. 

6. Es lo que te toca en un embarazo: Gracias por descubrir la penicilina. De todas formas sigo diciendo que hay grados y grados. 

Y dejando a un lado las nauseas, vamos con otros temas:

7. No puedes tener 2 perros y un bebé: Atención lector@s, que sepáis que por lo visto hay un artículo en la Constitución que lo prohíbe. El caso es que nadie lo ve, porque está oculto, pero en el momento que alguna inconsciente propietaria de animales decide preñarse, éste artículo aparece en todas las paradas de autobús, aunque solo es visible para el entorno de la pobre embarazada. Y claro, es deber ciudadano recordárselo siempre que haya ocasión. Os imagináis mi respuesta no? Empieza por "vete a..."

8. No es el mejor momento: En serio? Disculpa, no he tenido tiempo de ver las noticias en los últimos 3 años... 

9. Cuando nazca ya sabrás lo que es sufrir: Tu motivando no tienes precio....

10. No deber tomar nada caliente/ ducharte caliente / cualquiercosaaleatoriaqueseleocurraenesemomento: A esto solo tengo una respuesta, una que mi madre conoce muy bien. Dice así: "que si, que vale". Voy a beber solo agua con hielo y ducharme con agua congelada, a ver si pillo una buena gripe este invierno y la paso solo a paracetamol, que me parece un planazo. 

Y aquí lo dejo. Teniendo en cuenta que solamente estoy de 7+1, tengo la sospecha de que éste post lo voy a ampliar más de una vez. Apostamos?

PD: Ahora que gracias a la medicación ya no tengo nauseas y puedo más o menos pensar con claridad y sin tener la cabeza metida en el water, ahora SI lo estoy disfrutando. 

lunes, 16 de septiembre de 2013

La primera eco


Pasajeros de la nube, os presento a PF. PF, te presento a los pasajeros de la nube. 

Ah, que no lo veis? A ver... Veis ese agujero negro en medio de una zona más clara? Pues el minipunto que hay dentro, ese es PF. Pese a ser un minipunto, os puedo asegurar que tiene un latido cardíaco estupendo. 

Las presentaciones entre PF y su #malamadre  fueron menos sentimentales de lo que cabría esperar. #Malamadre (usease, yo misma) iba por el 5º día consecutivo con nauseas y vómitos, y como bien sabéis los que me leísteis por Twitter, NO PODÍA MÁS. Había llegado al punto en el que estaba más preocupada por como sobrevivir al viaje en coche que emocionada por ver la eco, y creo que eso es demasiado. Se sumaban además un par de comentarios de esos estelares que recibimos las embarazadas, sobre lo mal que estaba que me sintiera cabreada y triste, porque claro, PF lo iba a notar. Como ya contesté en su momento, ahora me sentía cabreada, triste, con nauseas, y encima, culpable. Pleno al 15, si señor. (tengo pendiente escribir un post sobre los comentarios gilipollas absurdos que recibimos las embarazadas. Solo que el día que lo haga perderé a la mitad de los lectores...). 

En fin, que con semejante panorama me dirigí a la consulta de Sr. Ginecólogo como la vaca que se dirige al matadero. Menos mal que el hombre es majo, me tomó en serio y me recetó al fin unas pastillas para las nauseas. Ya de paso descubrí porqué no me las había recetado antes, y es que resulta que bajan la tensión....un huevo. Doy fe, todavía no me he podido levantar de la cama e ir al servicio es toda una hazaña. No pasa nada, lo prefiero mil veces antes que las nauseas. 

En fin, después de tanta charla y de revisar mis análisis (estoy estupenda, a excepción de una infección de orina asintomática, pero que necesita antibióticos) pasamos al momento álgido del día. La eco. 

Primera sorpresa, pese a estar de tan poco, no la hacen vaginal (digo yo que se vería más). Efectivamente, ya habéis visto en la foto que se ve poco, pero para mi suficiente. Que está perfecto, que está agarradísimo, que tiene un latido estupendo, y que según el tamaño, ayer estaba de 6+6. Vamos, que hoy estoy de 7 semanas, así que empezamos la 8º semana de embarazo (lo habéis pillado, no?). Siguiente cita, en 3 semanas. 

Me diréis todos que que emocionante, que si lloré, etc. Pues lo dicho, soy una #malamadre porque no, ni lo uno ni lo otro. Claro que me hace ilusión, claro que lo veo más real, claro que me quedo más tranquila (mucho, de hecho), pero más que emoción, sentí alivio. Está bien, late bien, lo he visto. Genial, pues a seguir sumando semanas que ya me emocionaré en la siguiente. 

Como anécdota de la tarde, Tarek no se enteró ni del NODO. Eso si, ganas, le puso muchas. Estaba TAN absorto con la explicación de Sr. Ginecólogo que cuando ya había terminado la eco, cuando ya habíamos salido de la consulta y cuando ya estábamos en el ascensor... me pregunta:

- Oye, pero tu has visto algo? Porque no te ha girado la pantalla en ningún momento... 
- .... Encima de tu cabeza había una pedazo de pantalla de 32" por la que iba viendo todo, y probablemente mejor que tu... 

Me alegra que pensara en mi... aunque fuera ya en el ascensor... Creo que empiezo a sentir el efecto #madretransparente

En fin, que eso fue todo. Se que se supone que debería estar escribiendo un post superemotivo sobre las emociones de ver a PF por primera vez, pero lo siento, es lo que hay. Estoy feliz, estoy contenta, me hace mucha ilusión, pero no estoy emocionada. Estoy tranquila y confiada porque tengo la confirmación de aquello que yo ya sentía, que todo va estupendamente y que PF es fuerte como un roble. No podía ser de otra manera, fue concebido casi en medio de una guerra...pero eso ya os lo cuento en otra ocasión (lo de la guerra, no lo de la concepción)

Feliz semana!

jueves, 12 de septiembre de 2013

De expectativas y karma


Hace muchos años, cuando yo cursaba el desparecido 5º de EGB, tuve una tutora que nos solía decir eso de "Don Creique y Don Penseque son primos hermanos de Don Tonteque". Srta. Molina, vaya usted preparando el diploma a "tonta del año" porque me lo he ganado. 

Yo pensaba que el día que me quedara embarazada utilizaría el blog para llevar ese diario semanal que tantas embarazadas publican, y que a mi me encanta leer. Así que cada miércoles (o cada viernes, si nos empeñamos en seguir las cuentas de mi Sr. Ginecólogo) tendrías el post de rigor "6º semana de embarazo" (o 7º, que yo me hago un lío con eso de que estar de 6+2, significa que estás en la 7º semana... es que soy mala en mates) contando mis progresos e impresiones sobre la semana en cuestión. Lo he descartado. Yo iba escribiendo los post en mi cabeza y todos eran más o menos así. 

5º semana de embarazo: Tengo nauseas y calambres en los ovarios.

6º semana de embarazo. Ya no tengo calambres. Pero nauseas, esas las tengo todas. 

No vi que me fueran a dar un Pulitzer con semejantes posts, así que mejor nos ahorramos todos el esfuerzo, yo el de escribir y vosotros el tedio de leer. 

Yo pensaba que el día que me quedara embarazada, buscaría un mote original para mi futuro bebé. De momento el mote elegido era PF (pequeñ@ faraón/a... vale, no es muy original, pero es lo que hay). Si no lo estoy utilizando todavía es porque barajamos seriamente cambiarlo por BV (bebé vampiro... añadiendo diferentes adjetivos según el nivel de las nauseas)

Yo creí que el día que me quedara embarazada, estaría deseando compartir con toda la humanidad lo feliz que estaba, y como iba por el mundo flotando de felicidad. Creí que llenaría este blog con post sentimentales de esos que luego me gustaría recordar en el futuro. También lo he descartado. Porque lo único que me sale es más o menos esto. 

Tengo nauseas. Bueno, no es tan malo, cuando tomaba Metrotrexate estaba peor. 

Tengo un huevo de nauseas y me encuentro fatal. Quiero que se pase ya. 

LLEVO 48H SEGUIDAS CON NAUSEAS SIN PARAR Y BARAJO SERIAMENTE TIRARME POR LA VENTANA. 

Creo que es ligeramente monotemático, así que de nuevo, nos ahorramos el esfuerzo. 

Yo pensaba que eso de las nauseas no era tan malo. Total, no las llaman mañaneras? Pues eso, yo pensaba que te levantabas hecha un trapo, te ibas a vomitar tu desayuno divinamente al baño, y luego te encontrabas como una rosa durante el resto del día. Tanto problema por aproximadamente una hora de sufrimiento? Venga ya. Que vale, que a lo mejor no eran por la mañana y eran por la tarde, eso me llegaba a entrar en la cabeza, pero de verdad pensaba que era un malestar puntual y que luego estabas bien. 

Pues bien, lo de las 48h no es una exageración. Esa es la duración de mi último ataque de nauseas. Si soy capaz de escribir este post es porque estoy enganchada a un zumo de limón y con el estómago lleno de almendras. Ahora me rio, pero hace un par de horas solo quería llorar, tener nauseas hasta durmiendo es desperante. Y esta vez hasta tengo que dar gracias, porque la semana pasada estaba tan mal que me desperté a las 3 de la mañana y hasta las 4 de la tarde no fui persona. Muy divertido todo. 

Y con esto terminamos la sesión de quejas del día. Porque tengo que confesar una cosa. Todo esto es culpa mía. Esto es el puñetero Karma dándome una patada en el culo, una vez más. 

Que que horrible pecado he cometido yo para merecer semejante castigo? Pues el de ser LA MADRE DE TODAS LAS AGONÍAS. 

Yo pensaba que sería capaz de mantener la calma y no obsesionarme ni con síntomas, ni con todo lo que puede salir mal en un primer trimestre de embarazo. Y una mierda. Soy a la calma lo que Ana Botella al inglés. 

Y es que para aquellos que os perdisteis mi momentazo en Twitter, os diré que el único día que me he encontrado estupendamente bien y no he tenido un solo achaque...me preocupé tanto que lancé un SOS. Que eso de pasar de estar fastidiada a estar como una rosa no podía ser bueno. Que yo prefería las nauseas para al menos saber que todo seguía bien (o al menos creermelo) y poder estar tranquila. Así que ahora no tengo ningún derecho a quejarme, porque como bien me recuerda Sr. Marido cada vez que se me ocurre abrir la boca... al menos si me encuentro mal no doy la vara con mis preocupaciones constantes. Lo dicho, que me lo merezco. 

Pero gracias a esto, si que puedo echar mano de un tópico: El de las lecciones de maternidad. Porque en mis 6+2 (o 5+5 según el ginecólogo) semanas de embarazo, ya he sacado en claro unas cuantas: 

1. No volveré a crearme expectativas. Mejor dicho, no volveré a pensar. 
2. Las nauseas son una mierda. Eso ya lo sabía desde hace un par de años, pero ya sabemos que a mi las revalidas me vienen bien de vez en cuando. 
3. Los remedios caseros son la leche, aunque algunos suenen absurdos. 
4. La envidia es muy mala. Y es que tengo que reconocer que escuchar a las embarazadas de mi entorno decirme "que ellas están estupendas" me despierta instintos asesinos. Prefiero a gente como Mama en Bulgaría, que describió su 2º embarazo como "las 7 plagas de Egipto". Cruel, lo se, pero consuela. 
5. La Blogofera es un apoyo estupendo. Porque que dos madres con solera como MATT o la Madre Tigre salgan a tranquilizarte cuando estás en pleno ataque paranoico de "donde están mis síntomas que los echo de menos" es de agradecer. Y sirvió, vaya si sirvió. 

Lo dicho, que estoy llegando a la conclusión que los 3 años de lectura de la blogosfera maternal no me han servido absolutamente para nada. Soy una pardilla total. 

El domingo tengo eco, así que nos vemos el lunes. Ojo, hay un alto riesgo de post pasteloso total. 

Feliz finde!!

PD: Gracias también a todos los que me habéis dado mil consejos hoy a través de FB y Twitter. Sin vosotros, estaría llorando a lágrima viva en vez de estar escribiendo este post. 

lunes, 2 de septiembre de 2013

Desmontando algunos mitos y confirmando otros



- Información telefónica, buenos días. En que puedo ayudarle?

- Buenos días. Mire, quería el teléfono y la dirección de la persona que dijo eso de que el embarazo es el estado ideal de la mujer. 

- El número es 666000000 y la dirección Calle de los graciosos, nº7

- Muchas gracias. 

Me diréis que para qué quiero yo su dirección, verdad? PARA MANDARLE ÁNTRAX


Lo se, soy lo peor. Debería estar contentísima y agradecida de que todo haya ido tan rápido. Y lo estoy, que conste. Excepto durante una hora al día. Durante esa hora entro en modo Hulk y podría asesinar a quien se me pusiera por delante. 

Son casi 3 años blogueando, y leyendo sobre los embarazos de otras blogueras. 3 años en los que te das cuenta de que cada una es un mundo, pero te haces ilusiones pensando que tu estarás estupenda y maravillosa y que apenas tendrás ningún achaque, que tu lo vas a llevar todo estupendamente bien. Optimista....

MITO Nº1: (Al cual mi ginecólogo se agarra como un clavo ardiendo y no hay quien se lo discuta) Una mujer no puede saber que está embarazada desde la primera semana. 

Pues yo digo que una mierda. En primer lugar, porque tengo calambres en los ovarios desde prácticamente un par de días después de la ovulación y que no se me han quitado hasta ahora, aunque desde ayer van perdiendo intensidad. Calambres que no he tenido en la vida y que eran totalmente diferentes a un dolor de regla. Si le sumamos que tengo nauseas desde hace más de 2 semanas, para mi era evidente de narices. Vale, el hecho de que yo tenga ciclos bastante cortos (el último, de 25 días) y que no haya tenido un retraso EN LA VIDA, también ayuda. Y puede que fuera un poco exagerada al ir a hacerme el test de sangre al día 27, pero oye, si era tan evidente para mi, porqué esperar?

MITO Nº2: Algunas mujeres se ponen guapísimas durante el embarazo:

Pues serán otras mujeres, o será en otro trimestre, porque a mi ahora me podrían contratar de extra en "The walking dead" 

MITO Nº3: Las nauseas matutinas

En mi caso de matutinas tienen poco. Yo me levanto como una rosa, feliz, contenta y de buen humor. Pero como Cenicienta, según dan las 12 (en mi caso, de la mañana), todo mi mundo imaginario se va a paseo, mi carroza se convierte en calabaza, y las puñeteras nauseas me asaltan como unas campeonas para no soltarme hasta después de comer. Con el primer ataque de nauseas y el consiguiente "Tarek, tráeme una bolsa o vomito en el sofá", me ataca también un sueño repentino y me tengo que tumbar y cerrar los ojos me ponga como me ponga. Si me pilla sin hacer nada, genial, pero el día que me pilló en la ducha y casi me duermo de pie, no tuvo ni puñetera gracia. Solo acerté a reptar fuera del baño hasta coger una toalla y lanzarme sobre la cama cual pez recién salido del agua, dejando las sábanas y mi pelo hechos una desgracia. Genial todo. 

Por consolarme un poco, yo pensaba en esas mujeres que dicen que perdieron peso en el primer trimestre de tanto vomitar. Lo de perder un par de kilos no me vendría mal, la verdad, y así en el futuro a lo mejor me ahorro un par de broncas de esas de "te estás poniendo como un obús y eres una embarazada mala malísima que no se cuida" Pero no, va a ser que no, yo acaparo todas las nauseas del mundo mundial, pero la comida se queda en mi estómago. Así que beneficio, cero. 

MITO Nº3: El sueño y el cansancio

Este queda confirmado. A las 10 estoy en la cama en estado de coma profundo. Eso si, a las 6:30 estoy en pie. Porqué? Porque tengo que ir al baño urgentemente. Si ya empiezo así, no quiero saber que será de mi dentro de unos meses, voy a tener que ir a todos lados con un váter portátil.  

MITO Nº4: El dolor de pechos y la subida de tallas

Yo más que ganar tallas, parece que las pierdo. Ahora, dolores, todos los del mundo. Y el que me roce accidentalmente, ya puede salir corriendo. 

MITO Nº5: El aumento del sentido del olfato:

Esta mañana he sabido que Tarek estaba en la ducha porque he podido oler su desodorante.... desde el salón. Si tenemos en cuenta que mi piso es bastante grande y que el baño y el salón están en puntos opuestos creo que podemos concluir que mi sentido del olfato se ha agudizado bastante. Y eso, para mi, que en condiciones normales prácticamente soy incapaz de oler nada a no ser que lo tenga debajo de la nariz, pues es toda una hazaña. 

MITO Nº6: El mal humor

Se nota mucho que mi mal humor ha subido varios puntos? Os cuento un secreto: Solo cuando estoy rodeada de gente, cuando estoy sola pensando en lo que está sucediendo me vuelvo un pequeño oso de peluche. Creo que la falta de tabaco tiene mucha culpa de esto. 

MITO Nº7: La paranoía

Dicen que cuando tienes un hijo, te vuelves paranoica y ves riesgos en todos lados. Pues bien, que se prepare el mundo, porque yo ya estoy paranoica perdida. Y es que si las nauseas se retrasan un poco, no noto los pinchazos, o no me duele el pecho, me entra una depresión horrible pensando que algo puede ir mal. Lo se, estoy muy mal de la cabeza. Y lo que me queda...

Cambiando de tercio, el sábado (recordad que aquí es laborable) me pasé por el ginecólogo, más que nada para que me recetara el ácido fólico. Ya de paso, aprovechó para darme una amplia lista de todo lo que puedo y no puedo comer (solo una taza de te al día??? De verdad???), me pesó (estoy como una vaca), me tomó la tensión y las pulsaciones (siguen en nivel "yo no entiendo como te tienes en pie con éstos números tan bajos") y me mandó 2 millones de análisis. Por si alguien quiere comparar las diferencias entre países ( o confirmarme si en España hacen lo mismo), me toca:

- Análisis de Orina
- Toxoplasmosis, Rubeola y Hepatitis (en este caso sobre todo porque estamos en zona endémica y yo no estoy vacunada)
- Test de azúcar en sangre (análisis en ayunas - desayuno - análisis a las 2h)
- Y supongo que un test de sangre normal y corriente

Siguiente visita, a mediados de septiembre, para ver los resultados y hacer una eco. Estaré de 6 semanas, así que supongo que no se verá mucho. 

Y con esto, mi total y absoluta falta de inspiración y yo nos vamos a por bolsas, que el ataque de nauseas está a punto de llegar y digo yo que habrá que recibirle como dios manda. Creo que nos acabaremos haciendo amigos...