martes, 30 de diciembre de 2014

7 meses

Está comprobado que cada mes escribo esta entrada más tarde. Esta vez no es solo lo descolocada que me tiene la navidad, si no que PF ha decidido matar a su madre de un infarto, y nos sorprende con un cambio cada 3 días. Por si las fechas estaban siendo muy aburridas.

Dejamos a un PF que apenas conseguía avanzar algo arrastrando el culo, y que empezaba a hacer amagos de cambiar de posición. Un par de días después, eso de cambiar de tumbado a sentado no tenía secretos para él. Con 6 meses y medio empezó a gatear bien pero tímidamente, con 7 ya se desplazaba por la casa a la velocidad del rayo, y con 7 y medio consiguió ponerse de pie apoyado en el sofá. Actualmente su hobbie es encaramarse a todo lo que pilla, es decir, la mesa del salón y el susodicho sofá. Desde entonces ni nuestro portátil, ni nuestros móviles, ni nuestras tazas de té están a salvo de sus manitas. Alucinante con que velocidad se encarama y pesca algo....

Yo me paso el día con el corazón en un puño. Porque si lo pasaba mal cada vez que se caía cuando empezó a gatear (recuerdo un día que se le escurrieron las manos y paró el golpe con la cara, pobrecito, como lloró y que mal lo pasamos los 2), lo de caerse cuando se pone de pie ya adquiere tintes peligrosos. Mi reto es que mi hijo pase la infancia como yo, sin cicatrices, brechas, ni puntos, aunque su padre se muera de la risa cuando lo digo (si Tarek escribiera un libro sobre sus accidentes infantiles, lo encontraríais en la sección de gore).

En cuanto a los dientes, estábamos convencidos de que le estaba saliendo uno, pero por mucho que tocáramos la encía superior, no encontrábamos nada. El problema era que estábamos buscando mal, en vez de seguir el orden normal y seguir por las 2 paletas de arriba, le han salido justo los de al lado. Para cuando nos dimos cuenta el izquierdo ya estaba fuera y el derecho asomando. A día de hoy está super gracioso con sus 2 dientecillos, parece un vampirín.

En cuanto a la comida, el BLW sigue fenomenal y aunque tragar, traga poco, se lo pasa genial con la comida. Ya come casi todo lo que comemos nosotros, excepto pescado, que con las fiestas no hemos tenido oportunidad.

Sigue siendo el niño hipersimpático, sociable y super adaptable que ha sido siempre. El único cambio en ese sentido es que, tras una época en la cual todo era más interesante que estar en brazos, ahora empieza a querer estar bastante más pegado. Es super tierno, viene gateando y se nos sujeta a la pierna, mientras nos mira super serio, dejando bien claro que pasa de estar solo y quiere que le cojamos en brazos. Babeo mil.

Nos suelta unas charlas de cuidado a base de ñañañas, y cuando se aburre se dedica a hacer brrrrs (vibraciones con los labios) en todos los tonos posibles. De vez en cuando tenemos conversaciones, yo le digo ña y el me contesta.

Sigue dándole una tregua a mi espalda, pesa 9,610kg. Ya hay que pesarle sentado, porque eso de tumbarse lo deja para Rita la cantaora.

Y eso creo que es todo.... mi bebé se me hace grande muy rápido... 

viernes, 26 de diciembre de 2014

Conversaciones aleatorias durante un 24 de diciembre


Se que tengo mala fama, de borde, de seca, de directa.. pero en el fondo soy un ser de paciencia infinita. Porque si no, a día de hoy seguiría drogada a valiums para calmarme, o en un calabozo por intento de asesinato. 

Lo primero, perdón por la desaparición blogueril, pero a mi estos días me descolocan. Con esto de la navidad me debato entre ser un grinch y ser una pava, porque odio y adoro estas fechas a partes iguales. Adoro las luces, el ambiente, los regalos, las cenas, las pelis navideñas, la decoración... y aborrezco el consumismo desmedido, los centros comerciales llenos, los borrachos en las carreteras... y la cena. La cena navideña es ese lugar en el cual yo hago penitencia por todos los pecados cometidos y ejercito mi paciencia hasta niveles que harían envidiar a Buda. Resumiendo, que yo para escribir necesito equilibrio espiritual y ahora mismo de eso tengo poco. 

Si el día a día de una madre ya es duro por la cantidad de mierda consejos / opiniones no pedidos que hay que oír, lo de navidades ya es un festival del humor. No pasa nada, yo vengo entrenada, llevo 30 años siendo el blanco de miles de comentarios durante esa cena, comentarios que van desde el "no tenías otra cosa que ponerte" al "el piercing en la lengua es malísimo, deberías quitártelo" pasando por el "cuando piensas terminar la carrera? Sabes que estás perdiendo el tiempo?" Todo muy navideño y muy amoroso. 

El pasado fin de semana ya tuve un adelanto de la cena navideña, en el cual pensé que ya había agotado todos los comentarios sobre crianza que se me podían hacer. No faltó ninguno, pasamos del imprescindible "cuando le vas a quitar la teta?" (que manía de quitar las cosas buenas, jolín) al "va a la guardería? Porqué no pides plaza por si acaso?" (no se que pinta un bebé de 7 meses en la guarde pudiendo estar con su madre) terminando en ese pecado horrible que cometemos las madres que nos da por esto del apego: "no seguirá durmiendo contigo, verdad? Deberías sacarle de la cama ya" (claro, como mi hijo, gracias al colecho, hoy ha dormido hasta las 10:30 de la mañana, he pensado que lo mejor es ponerle a dormir solo, a ver si descansamos todos un poco menos, que no se puede vivir tan bien). Suficiente para unas navidades, verdad? Optimistas... 

En vista de que tengo un entorno por lo visto bastante original en cuanto a frases lúcidas se refiere, voy a ser buena y os voy a dejar unos cuantos ejemplos. Podéis utilizarlos con 2 fines: O para amargar a la madre de una forma que no se espera, o para no liarla. Lo dejo a vuestra elección. 

1. Si ves a un niño comiendo felizmente un trozo de pan con su madre, y crees que no es lo adecuado, tienes 2 opciones: Puedes preguntarle a la madre como es que el niño come gluten y escuchar su respuesta (a lo mejor aprendes algo por el camino, quien sabe) o bien, mirarla con cara de mala madre e informarla secamente de que "tu hijo es demasiado pequeño para comer esas cosas". Si quieres rizar el rizo, cuando la madre te conteste que no, que el niño come casi todo y que no hay problema, puedes insistir. Según el hinchamiento de narices de la madre, hay 2 posibles soluciones: Que la madre te conteste "Y tu porqué das biberón?" (no es asunto mío, verdad? Pues idem) o bien, que pase de ti. 

2. Si tienes una cámara de fotos profesional, puedes sacar, disimuladamente y desde una distancia prudencial, un par de fotos bonitas al bebé. Si ya pides permiso, la madre puede hasta ponerte en un pedestal y guardarte los mejores trozos de jamón (no digo nada si le pides el mail para hacerle llegar las imágenes). En cambio, si nada más entrar por la puerta flasheas a su retoño a 20 centímetros de distancia, corres el riesgo de tragarte la cámara. Si sigues haciéndolo durante toda la noche, no te extrañe que la madre vaya huyendo de ti por toda la casa. Y si luego sientes que alguien te ha echado mal de ojo, te aguantas. Es la madre, que a la mañana siguiente se ha dado cuenta de que no tiene una sola foto de su hijo en sus primeras navidades porque el niño estaba tan agobiado con la camarita que ella no sacó ninguna. 

3. Ya se que las madres tenemos que sacarnos muchas fotos con nuestros hijos, que es un recuerdo precioso y que luego es una pena, bla, bla, bla. El caso es que a veces, justo en ese momento, no nos apetece. Se puede dar la circunstancia de que la madre todavía le sobren 10 kilos del embarazo, no recuerde la ultima vez que se hizo las cejas y no se tiña el pelo desde su boda. También puede ser, simple y llanamente, que no le de la gana que se la hagas tu, y punto. Creo que en estos casos es evidente qué hay que hacer, pero por si acaso, un par de ejemplos sobre qué NO hacer: 
- Insistir
- Reírte de lo mal que sale la madre en las fotos que le sacas a traición. 
- Seguir insistiendo cuando te piden por favor, que lo dejes. 
- Cuando el marido y padre de la criatura te dice que por favor, no la cabrees, nunca jamás contestes: "Ya se que eres su marido y tienes que defenderla, pero la voy a sacar igual"

4. Hay extranjeros que aprenden Castellano en 2 meses. Otros tardan más. Otros hablan muy bien pero no quieren hacerlo en una cena con 10 personas. Y por lógica, un matrimonio mixto habla en el idioma que mejor dominan ambos. Por tanto, increpar a una mujer diciéndole "que haces hablando inglés? Tienes que hablarle en Castellano" cuando habla con su marido, sobra. Primero, porque es de mala educación hablar a alguien en un idioma que desconoce. Segundo, porque hablarán en lo que quieran cuando quieran. Tercero, porque la susodicha mujer paciente está hasta las narices de contestar a la misma pregunta cada vez que sale de casa. 

5. Nunca jamás, bajo peligro de muerte, dejes a una madre lactante sin probar las croquetas. 

En fin, que como veis, la variedad es infinita. Pero que sepáis que es por nuestro bien, así cuando vemos a nuestro bebé intentando meterse en el cuenco del agua de los perros por 4º vez, ni nos inmutamos, estamos curadas de espanto. 

Y vosotras, cual ha sido la mejor frase que habéis escuchado?

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Nonabox de Noviembre

La caja Nonabox de Noviembre es una caja de las prácticas. Productos útiles para todas o casi todas y alguna monería, es decir, una caja bastante decente. 

Biocare - Crema Hidrantante:


Esta crema ya me vino hace bastante tiempo, y fue la primera que utilizamos con PF. Me gusta bastante, siempre le ha ido bien, y ahora tras probar otras marcas hemos vuelto a ella. El bote es de 400ml, así que tienes crema para una buena temporada. 

Tucuxí - Discos de lactancia:


Discos de lactancia 100% algodón, con una lámina impermeable y totalmente transpirables. Me ha gustado mucho el diseño, y para el siguiente embarazo creo que sin duda me pasaré a los discos de algodón en vez de los desechables. Los desechables se me acababan haciendo un burruño cada vez que me bajaba el sujetador, se me despegaban, etc. Estos tienen muy buen tamaño y creo que me darán menos problemas. 

En otras cajas en vez de discos de lactancia venía una bandana de la misma marca que también me parece preciosa. No les conocía pero me los apunto, me han gustado muchísimo. 

Revista Hola! especial niños:


Estuve a puntito de mandarle la foto a Eva de Opiniones Incorrectas, pero me pareció muy cruel picar a una pobre embarazada. Mira que yo no soy de cotilleo, pero pasé un rato bastante divertido leyendo. Hubo cosas interesantes y muchas otras para sacarles punta (somos mujeres, lo que nos gusta el despelleje), así que supongo que si yo le saqué jugo, Eva directamente nos podría hacer una tesis doctoral sobre la revista. Lo dicho, que me lo pasé muy bien :-P

Nasalmer - Descongestionante nasal:


Ya os conté cuando recibí el sacamocos que yo soy poco partidaria de estas cosas, simplemente porque a mi de pequeña me fastidiaba mucho que me metieran cosas por la nariz. Pero cuando llegó la caja, justo estaba PF bastante congestionado y recuerdo que miré el bote con cara de "por si acaso, mejor tenerlo". Finalmente no hizo falta, pero ahí está, a mano por si es necesario. Se de gente alérgica que ha usado cosas similares y dicen que va genial, así que supongo que si en algún momento le veo muy mal, echaré mano de ello. 

Nestlé - Bolsa de fruta Naturnés:


Ya sabéis que nosotros no damos ni papillas ni potitos porque hacemos BLW. Tras leerme los ingredientes y comprobar que no lleva ni sal ni azúcar ni nada similar, si que hemos pensado dárselo un día a ver como lo maneja. Ahora que ya come manzana (es la última fruta que ha probado) probaremos en breve. 

Nestlé - Tarrito Iogolino:


Es multifrutas y galleta. Idem a lo anterior, nosotros no damos potitos, pero se lo pondremos de alguna manera que pueda jugar con ello, solamente por ver que tal le parece, me viene bien para que haga prácticas con la cuchara (si, empapelaré la casa antes)

Lo dicho, una caja muy práctica, con productos a los que generalmente toda madre puede encontrar utilidad.

Os recuerdo que os podéis suscribir a Nonabox con un 10% de descuento pinchando aquí y utilizando el código NUBEAZUL. 

jueves, 11 de diciembre de 2014

Estudiar por vicio

Que ya era hora. Este verano os conté que mi intención era formarme en educación, concretamente en educación infantil, y tenía mis dudas sobre que tipo de curso elegir. Pues bien, finalmente opté por matricularme en FP de Educación Infantil a distancia, y cuando andaba mirando institutos, llegó el jarro de agua fría. Nuestro querido gobierno ha subido las tasas y la broma me costaba 400€ que en ese momento yo no tenía. Mi gozo en un pozo, este año me quedo sin estudiar. Y sé que no soy la única que sufrió la misma decepción, una pena que el dinero no nos permita formarnos como queremos. 

Siempre pienso que las cosas pasan por algo. Yo conozco las condiciones laborales en Egipto, pero no tenía ni idea de las de España, y cuando me fui enterando... pues creo que trabajar en determinadas circunstancias me costaría mucho. Y estudiar algo para solo ejercer fuera no tenía mucho sentido, así que supuse que simplemente llegaría mi momento de encontrar otro camino. 

Por otro lado, desde que nació PF cada vez me apetecía más formarme en cosas relacionadas con la maternidad. Quería profundizar en mis 2 grandes vicios, la lactancia y el porteo. Pero de nuevo, no me cuadraban las fechas, o no me cuadraba el precio, o no me acababa de convencer el tipo de curso... hasta que vi la luz. 

Fue pura casualidad, un comentario en Facebook, nombrando a la UNED. Lo consulté en la web y ahí estaba, la UNED ofrecía un titulo propio de enseñanza abierta en lactancia. Dura 6 meses, en ese momento lo podía pagar, todavía me podía matricular (era la última semana), y además me encantaba el temario y los profesores (entre ellos el Doctor Jose María Paricio, responsable de e-lactancia.org, la psicóloga Ibone Olza, o la neonatóloga Nadia Raquel García Lara, responsable del banco de leche del 12 de Octubre). Me faltó tiempo para matricularme, y a la mañana siguiente salí corriendo a pagar y mandar la documentación. 


Se que no es comparable con la FP que pretendía estudiar y que el sector no tiene nada que ver, pero me apetece una barbaridad. Dsde que nació PF acudo mensualmente a un grupo de apoyo, y en mi entorno a veces me preguntan dudas sobre lactancia porque saben que me interesa el tema. Quiero poder aconsejar desde un conocimiento más profundo, con más seguridad, con el respaldo de la ciencia, y creo que esta es la mejor forma de hacerlo. Si luego puedo hacer más cosas para ayudar a otras madres, bienvenido sea. 

Empiezo el 1 de enero, ya os iré contando que tal.

PD: PF hoy cumple 7 meses, en breve os cuento el bicho inquieto en el que se ha convertido. 

martes, 9 de diciembre de 2014

El carnet de madre que nunca me saqué

Yo hoy venía a contaros otra cosa, pero yo propongo y la blogosfera dispone. Saliendo de currar me he encontrado este post de Eva con el que me he reído tanto que no me ha quedado otra que contaros la otra cara de la historia. 

Creo que no es ningún secreto que Eva y yo, aún sin desvirtuar, nos llevamos muy bien. Pensamos igual en muchísimas cosas, tenemos un sentido del humor cruel parecido, y no miento si os digo que tenemos conversaciones de Whatsapp dignas del club de la comedia. Pero nos distinguimos principalmente en 2 cosas:

1. Ella tiene un embarazo ideal y yo la odio por ello (sin rencores)
2. El estilo en lo que a bebés se refiere. Eso se resumen muy rápidamente con 2 imágenes. 


Este es el último pelele que EVA le compró a NM


Este es el último jersey que yo le compré a PF

Queda claro, verdad? Lo curioso es que a mi las cosas que ella compra me parecen monísimas, solo que nunca se las pondría a mi hijo, y ella de momento no me ha llamado hortera a a la cara. 

En fin, que lo que es evidente es que a Eva le van a dar el carnet de madre no solo plastificado, si no hasta enmarcado (eso de combinar las fundas de la silla con la estación del año me ha dejado muerta) y yo... yo no llego ni a matricularme para el examen. 

Eso del carnet de madre se recibe si consigues pasar por absolutamente todas las fases consumistas por las que tiene que pasar una embarazada antes de tener al susodicho vástago. Y parece que todas con el mismo resultado, y que si no no vale. Al menos esa ha sido mi conclusión tras varios meses de observación. 

La primera parte del examen se desarrolla en la macrotienda de bebés más cercana a tu casa (o no, depende del nivel de exigencia de la madre, puede incluso que te vayas a otra comunidad autónoma). La prueba consiste en comprar todos los cachivaches de bebé que te parezcan absolutamente imprescindibles (y que luego seguramente no utilizarás), véase muebles de diseño, habitaciones convertibles, tronas espaciales, colgonas varias (y yo colgaría de los hue$%&$ a quien las vende) y lo más importante: EL CARRITO DEL BEBÉ. Deberás hacer un estudio de mercado sobre todos los carritos habidos y por haber, verlos y compararlos absolutamente todos, pasar varias noches en vela debatiendo con tu pareja, familia y comunidad de vecinos al respecto, y finalmente gastarte una pasta en comprarlo. Si eres madre bloguera deberás dedicar al menos 3 post al tema. Puntuarás con nota si el elegido es un Bugaboo Camaleon o un Stokke Xplory. El notable se otorga a cualquier otro modelo de estas marcas, y el aprobado decentemente a todo el resto de mercado.

Yo esto lo catee con nota. La primera vez que pisé una tienda de bebés de estas fue este viernes, con eso os digo todo. Mi carrito, por si alguien le interesa mi opinión sobre este tema, es un Asalvo Rodeo (no lo busqueis, el modelo ahora se llama Cobra) que le compré de segunda mano a Madi. Mola mil porque es un carro con solera, ha llevado a 2 de las niñas más famosas de la blogosfera antes de llevar PF, y tiene un manguito azul con calaveras que me hizo Madi. Pero toda mi investigación sobre el tema se reduce a que ella me enseñara una foto y yo asintiera encantada de la vida. Era un todoterreno y yo vivo en frente de un parque, que más puedo pedir? Por cierto, no solo catee si no que cometí pecado capital: Lo confieso, me regalaron un Stokke Xplory de segunda mano y lo revendí. Ese día supe que me quedaba sin carnet definitivamente. 

La segunda parte del examen es sin duda, la elección de la bolsa del carrito. Como bien nos ha aleccionado Eva en su entrada, si no tienes una bolsa panera plastificada y bordada con el nombre de tu hijo, no eres madre. Si vas a los extremos de Eva (al menos me congratula saber que la suya no es plastificada, gracias a Dios) como ya he dicho, te dan el carnet plastificado y todo. Si tu bolsa es negra, como la mia, te expulsan del club. 


Mi bolsa, que por cierto, también fue un regalo de Madi. Y que por si hay alguna duda, yo adoro porque me mola un montón. 

El carnet honorífico ya llega con el tema fundas. Si compras fundas para el carro, el carnet te lo dan enmarcado. Si las combinas con las diferentes estaciones del año, como Eva, creo que te preparan hasta un acto solemne de entrega. Sobre los diferentes estilos de fundas y su puntuación para el carnet os tendrá que hablar ella y no yo, porque mi máxima experiencia con este tema es ponerle una sabanita al capazo, otra al maxicosi, y ahora una funda polar a la silla. La funda polar, por si cabe alguna duda, es prestada. 

Conclusión, que es evidente que tal como me ha calificado mi compañera bloguera, soy una indocumentada, una sinpapeles de la vida. Y tu, que otras pruebas hay que pasar para tener el carnet de madre? Tu suspendes o apruebas? 

PD: Que sepáis que me estoy redimiendo, para la silla del coche me lo he currado un poco más, pero eso lo dejo para el siguiente post. 

viernes, 5 de diciembre de 2014

De mudanzas, recuerdos cairotas y niveles de tolerancia


Por si el año no viene lo suficientemente ajetreado, este (o más bien el que viene) va a ser también un año de mudanza. Que conste que no ha sido mi decisión, es que no me queda más remedio. Por un lado, se me acaba el contrato de alquiler y o compro el piso o me tengo que marchar. Creo que no hace ni falta que diga que lo de comprar no es una opción ni viable, ni lógica. Por otro lado, 40 metros para 2 adultos, un bebé y 2 perrazos... No voy a decir que no se puede, porque claro que se puede, pero estoy un poco harta de saltar por encima de los perros y esquivar el carrito cada vez que quiero ir al baño. Un poquito más de espacio (y una terraza) no me vendrían nada mal. Soñar es gratis. 

En fin, que lo de la mudanza nos tiene locos. Primero porque no nos decidimos sobre la zona, a mi me apetece más montaña y más verde, pero el trabajo está aquí e irse muy lejos no tiene sentido. Así que buscamos en plan caótico, sin orden ni concierto, igual me pongo a mirar a 2 calles de mi casa que a 30 kilómetros. 

- Has visto que piso tan sumamente chulo, con jardín y piscina, y 100 € más barato de lo que pagamos ahora?
- Chulísimo, pero los 100 euros te los vas a gastar en gasolina para ir a currar. 

- Mira que piso tan luminoso! Pagamos lo mismo que ahora y podemos ir andando a trabajar. 
- Tiene una habitación
- Bueno, si total, colechamos, PF no necesita habitación
- Drew, no digas chorradas, que sin una habitación más estamos perdidos. 

Y así en bucle hasta el infinito. Me he dado cuenta de que el problema es que yo no he buscado piso en la vida más que cuando viví en Cairo. Y eso solo puede llevar al desastre, porque buscar piso en Cairo es un proceso caótico, como absolutamente todo lo que sucede allí, y sobre todo, te enseña a tener niveles de tolerancia extremadamente bajos. O altos, según se mire. 

Por hacer un resumen rápido, en un año y medio tuve 3 pisos diferentes: El primero una cueva inmunda por cuya ventana no entraba ninguna luz (y no es una exageración, estaba con luz artificial todo el día), famosa por las cucarachas que me entraban en el baño y que una vez se pasearon por mis pies en plena ducha. Es la única vez en mi vida que he necesitado armarme de coraje cada vez que quería entrar al servicio. De ahí pasé a un piso muy pequeñito, precioso, limpio, bien decorado y hasta con patio. Inconvenientes? Ni salón, ni tele (Y a mi la F1 ya sabéis que me gusta mucho), y que al ser un bajo con patio tenía una invasión brutal de arañas, además de algún visitante inesperado nada agradable (por si alguien recuerda la persecución de la cucaracha en pleno corte de luz a la 1 de la madrugada). De ahí pasé a mi piso definitivo, grande, con mucha luz, unas vistas preciosas, reformado... Vamos, el lugar ideal.... Si no fuera un 5º sin ascensor con una cocina que apestaba a gas una barbaridad, sobre todo si no cerrabas constantemente la llave de paso. Cuando volví a España, mi madre me confesó que estaba segura de que el único motivo por el cual no salimos volando, o no nos dio una intoxicación fue gracias a las ventanas de la casa, que no cerraban ni por todo el oro del mundo. 

La verdad es que ahora lo recuerdo con cariño. También recuerdo los 2 meses que Tarek y yo pasamos buscando otro piso, vimos auténticas maravillas. Todavía recuerdo uno con una colonia de hormigas en el baño, cuyo dueño nos insistía que era un chollo y que si queríamos aire acondicionado pagáramos nosotros la reparación. Todo muy normal. 

En fin, que volviendo a la búsqueda de piso en España, supongo que me tengo que centrar (por si en 4 años de desvaríos no os habéis dado cuenta, me cuesta, me cuesta mucho). Supongo que por muchas ganas de montaña, verde y cabras que tenga, me tendré que aguantar y vivir cerca del trabajo. También supongo que tendré que hacer caso al sentido común y buscar algo con un tamaño decente, eso si, con terraza. Yo sin mi terraza no vivo. Y sin un buen bote de anti insectos. Y sin un buen detector de gas, que desde que SantaMadre me dijo lo que me dijo yo no paro de pensar en esas ventanas mal cerradas salvándonos la vida. Deseadme suerte, o darme 2 collejas, a ver si me centro. 

miércoles, 26 de noviembre de 2014

De violencia obstétrica, la revolución de las rosas, y un poco de frustración.


Ayer fue el día internacional contra la violencia de género, y también el día contra la violencia obstétrica. El día de la revolución de las rosas, un día dedicado a todas aquellas mujeres que en su día fueron víctimas de la violencia en sus partos. 

Para mucha gente esto de la violencia obstétrica es una chorrada que se han inventado 4 hippies. Los señores ginecólogos nunca se equivocan, siempre están actualizadísimos, son amables y respetuosos y las mujeres tenemos que callarnos y dejarnos hacer. Eso de parir sin epidural es una locura y un atraso, y en el embarazo lo mejor es no leer, no escuchar otras experiencias, no vaya a ser que "la madre se asuste". Las que piden un parto natural (que todavía hay gente que se cree que eso es parir en la naturaleza) están jugando con la salud de sus hijos. 

Pues bien, yo a esa gente le digo que todavía no se han enterado de qué va el cuento. 

Que en España, en pleno 2014, las recomendaciones de la OMS en cuanto al parto normal (de 1986) no se cumplen. 

Que el ministerio de Sanidad sacó en 2007 una guía de atención al parto normal y 7 años después la mayoría de los hospitales siguen sin aplicarla. 

Que existe una ley de autonomía del paciente que obliga a que se nos informe de lo que se nos va a hacer y que tenemos que dar nuestro consentimiento. 

Que la mayoría de las mujeres que luchamos por un parto natural no estamos pidiendo ni más ni menos que eso, que se cumpla la evidencia científica y se respete la ley. Que de lo contrario, será el ginecólogo quien tendrá que explicarme a mi en que se basa para actuar de otra manera. 

Que esto no va ni de parir debajo de un árbol, ni de epidural o no epidural, ni de ir de hippie. Va de ciencia, de evidencia y de estudios. Va de no salir con secuelas, temporales o permanentes. Va de no poner en riesgo ni nuestra salud ni la de nuestros hijos. No va de ir de valientes, va de tener miedo, mucho miedo, a que alguien haga algo "porque siempre se ha hecho así" y una mujer o su hijo tengan que pagar las consecuencias el resto de su vida. 

Y quien crea que esto es una peli de ciencia ficción, le invito a sentarse y escuchar. Porque yo, todos los meses en las reuniones de EPEN sigo escuchando a mujeres que cuentan auténticas historias de terror sobre sus partos. Y otras mujeres que llegan inseguras, a veces asustadas, sintiéndose bichos raros y preguntándose si tienen derecho a querer otra cosa. A pedir únicamente eso que la OMS y el Ministerio de Sanidad consideran una atención normal. 

Lo que peor llevo de esta historia es tener que callar. Cuando me cruzo con una embarazada que me cuenta como le va, que dudosa comenta que no le tratan muy bien y que no sabe porqué le hacen ciertas cosas, pero que da igual, que está bien así. Porque en ocasiones lo veo venir, veo que, confiando en la profesionalidad de quien le atiende, se está metiendo en la boca del lobo. Que si tiene suerte todo irá bien. Si no tiene tanta, a lo mejor no tenga un recuerdo fantástico pero no sea un desastre. Y que si no, puede que salga con secuelas. Y mientras, estoy ahí, sonríendo y dándole ánimos, callada porque "a una embarazada no se le puede asustar". No me hace eso un poco cómplice?

Se que una mujer puede no querer lo mismo que yo en su parto, faltaría más. Pero sigo pensando que las recomendaciones están ahí para algo y que eso es lo mínimo que habría que respetar. Y sobre todo, que sea la mujer la que elija, no un mero cuerpo al que le imponen qué hacer. 

Si me preguntan, les contaré que mi experiencia fue distinta. La mayoría de las veces me tomarán por una hippie loca que quiere parir debajo de un árbol. A lo mejor algún día alguna se planteará algo y mi experiencia le servirá, quien sabe. Mientras tanto, yo seguiré escuchando a otras mujeres, ayudando cuando me lo pidan, y sintiéndome fatal cuando vea que no puedo evitar el choque de trenes. Mientras tanto, una rosa por todas las que sufrieron por confiar en la persona que se supone tenía que cuidar de ellas, por las que lucharon y no pudieron, por las que pelean a diario por cambiar las cosas. Las mujeres del futuro os lo agradecerán. 

lunes, 24 de noviembre de 2014

Psoriasis: Con la leche hemos topado


Las cosas del blog, que a veces te sorprenden. Nos quedamos en el capítulo anterior con mi supuesta imposibilidad para poder tratarme. Gracias a ese post, me llegaron 2 informaciones que contradecían la opinión de el médico que me vio ese día. Además, gracias a una vecina, pude pedir otra opinión más a un dermatólogo del hospital 12 de Octubre. Las 4 opiniones coincidían, por supuesto que había opciones para tratarme. 

El 24 de Octubre volví al hospital armada hasta los dientes con estos datos, decidida a encontrar respuestas. Mi gozo en un pozo. Me atendió una residente, muy maja y muy dispuesta a encontrar una solución, pero que me remitía a una reunión con otros médicos para discutirlo y tener diferentes opiniones. Quedamos en vernos en unas semanas. Perfecto. 

Cuando llegué a la cita estaba convencida de que esta vez no iba a haber ningún problema. Tenía bastante buena opinión del médico con el que me iba a reunir, y estaba segura de que en esta ocasión tendría una respuesta satisfactoria. Entramos al despacho, resumimos mi historial médico y pasamos a enumerar los diferentes tratamientos a los que podía optar:

- Cremas: Inútil, nunca me han hecho efecto. 

- Sistémicos (Pastillas): 2 de ellos descartados por el tema futuro embarazo, uno de ellos quedaba como posible opción. 

- Corticoides: Existe la posiblidad de inyectarme corticoides en las uñas. Son 2 pinchazos de anestesia y uno por debajo de la uña. La primera evaluación fue que "seguramente tu psoriasis esté demasiado avanzada como para que funcione"

- Biológicos; Y aquí entramos en el dilema "interrupción de tratamiento Si o No" y "Compatibilidad con la lactancia Si o No". Según e-lactancia, 3 tratamientos de los posibles tratamientos son Riesgo 0 y uno de ellos es Riesgo 1. Y asi se lo hice saber al médico. 

Vino el resto del equipo (unos 10 médicos más), y entre todos iban a decidir mi tratamiento. Antes de que me marchara, volvimos a resumir todo lo que habíamos hablado:

- "Algo más que quieras que tengamos en cuenta?"
- "Si, el tema de la lactancia. Además soy donante y me gustaría seguir siéndolo (no sabía si con el medicamento de riesgo 1 podía seguir donando). 
- Pero si tu hijo ya tiene 6 meses, ya no le das. 
- Por supuesto que le doy. 
- Y cuanto pretendes seguir?
- Tal como aconseja la OMS,  hasta los 2 años. 

Salí de la sala, totalmente alucinada por la conversación que acabábamos de mantener. Me volvieron a llamar a los 10 minutos. Ahí el cuento ya había cambiado. Que no, que al estar con lactancia mi única opción eran los corticoides inyectados. Que de biológicos ni hablamos. Volví a mencionar e-lactancia, incluso que el banco de leche me permitía seguir donando, pero fue imposible, el médico me aseguraba que estaba absolutamente seguro de que era incompatible. Quedamos en vernos para las inyecciones. 

Salí en shock. Y con dudas, muchas dudas. Por un lado, un médico al que tengo en MUY buena consideración y que se que no es precisamente una persona que no se preocupe por sus pacientes me asegura que está convencido de que el tratamiento no es compatible, y me propone un tratamiento alternativo. Por otro lado, e-lactancia y su riesgo 0, que siempre decimos que va a misa. Y yo ahora a quien creo?

Por la noche no conseguí dormir. A las 2 de la mañana me encontré en el salón, nerviosa y llorando. 3 pinchazos por uña... pero es que yo tengo 13 uñas afectadas. 39 pinchazos una vez al mes. En que momento se me ha ocurrido a mi acceder a algo así? No lo veo, no me parece una opción lógica, pero sigo sin saber a quien creer. Así que finalmente decidí pedir opinión a todo aquel que me la dio en primer lugar, además de volver a preguntar en el banco de leche. En las opiniones hubo una ligera disparidad, pero el banco lo tuvo bastante claro

Este viernes me pasé por allí, a entregar botes y ya de paso preguntar. Las neonatólogas no estaban en ese momento, pero quedaron en mirarlo en llamarme. Y así lo hicieron, incluso 2 veces. Su opinión: Uno de los medicamentos apenas tiene estudios, pero en cuanto a los otros 2, uno de ellos tiene 12 referencias y el otro 39, lo que consideran suficiente para que las conclusiones sean fiables. Esos estudios dicen que no hay riesgo, el banco considera que puedo seguir donando y obviamente si la leche que yo dono es segura para un prematuro, también lo es para mi hijo. Y a mi esa explicación me convence.

Hasta esta conversación pasé semanas bastante complicadas. Por un lado, las dudas sobre la disparidad de opiniones. A quién me creo? Considero que todos los médicos que he consultado son buenos profesionales, y que todos me han aconsejado con estando seguros de la información que ellos tienen.

Finalmente, la del banco de leche fue la que más me convenció (también tengo que decir que fue la mayoritaria), y en base a eso he decidido pedir mi expediente y trasladarme a otro hospital con la esperanza de encontrar un dermatólogo algo más afin. Ya os iré contando porque tengo la sensación de que va a traer cola.

Y desde aquí quiero dar las gracias a todos las personas que con toda su buena voluntad me han dado su opinión y me han intentado aconsejar, desde los médicos consultados hasta Acción Psoriasis (anda que no os doy la vara) y sobre todo al equipo del banco de leche. Si es que la que más gana donando soy yo. 

martes, 18 de noviembre de 2014

Nonabox de Octubre

La caja Nonabox de Octubre es una de cal y una de arena. Por un lado tiene productos que me han gustado muchísimo, y por otro lado, cosas que me han dejado fría. Opiniones hay para todos los gustos, he estado mirando en otros blogs y hay cajas que traían productos con los que se me hubiera caído la baba sin ninguna duda, así que solamente es cuestión de la combinación que me ha tocado en suerte esta vez (hay veces que algunos productos le llegan a unas un mes y a otras al siguiente, y de todas formas recordad que mi caja NO ES PERSONALIZADA, así que difiere un poco de lo que os podríais encontrar en la vuestra). En fin, vamos con ello. 

Aden + Anais -  Muselina: 

Fue lo primero que vi cuando abrí la caja y a mi con esto ya me tenían ganada. Recibí una de color verde en la primera caja y sin duda es uno de mis productos favoritos: Es suave, es ligera y es super práctica. La hemos usado de sábana y de manta y creo que es de las cosas más prácticas que tenemos, sobre todo en verano. Justo estaba planeando comprarme otra (cosa que acabaré haciendo aunque sea por vicio porque tienen estampados preciosos) así que me alegré muchísimo cuando la ví en la caja. Tanto, que la foto la hice cuando ya la había lavado, venía con una presentación mucho más mona pero me pudo el ansia!

Nuk - Chupete Cotton Party: 


Me vino ya en una caja anterior y ya lo probé con PF, tuvo éxito durante 2 minutos (algunos han durado menos). Lo regalaré, que tener chupetes siempre viene bien. A mi desde luego todos lo que me ha mandado Nonabox me han servido para tener claro que PF pasa de ellos sin tener que arruinarme comprando de todas las marcas. 

Sesderma - Nanocare: 


Esto, más que decepción, fue un "no lo entiendo". Es un gel de rejuvenecimiento genital, si, como suena. Ya vino otra crema de esta marca en una caja anterior y me gustó mucho, pero esto, al menos en mi opinión, que puedo estar equivocada, es crear necesidades donde no las hay. En la descripción del producto dice que también reafirma y unifica el tono, y si eso puede ayudar con problemas del suelo pélvico (cosa que desconozco), entonces cambio de opinión, pero si no de verdad que es un producto que no acabo de ver claro. 

Dormitilas - Lámina decorativa:


Me gusta mucho, tanto el texto como el diseño. Cuando nos mudemos y le monte una habitación nueva a PF probablemente le buscaré un hueco. 

We are knitters - Patrón:


Y esta fue la decepción. Es un patrón de We are knitters, para hacer un gorro. Por un lado, vale, te puedes hacer el gorro con tus agujas y con la lana que te de la gana. Pero si la intención es motivarnos para engancharnos a hacer ganchillo, no funciona. Yo estaba dudosa, alguna vez fantasee con intentarlo (en mis tiempos mozos hice punto de cruz) pero fue leer el patrón y ver eso de "monta 40 puntos, teje de la vuelta 1 a la 4... " y mi motivación se fue al traste. Creo que con el Kit completo casi seguro que al menos lo hubiera intentado, pero el efecto conseguido ha sido el contrario. 

Uriage - Crema de pañal 1º Change:


Conocía la marca pero no tenía ni idea de que vendían cremas para pañales. Una crema para el pañal siempre viene bien porque seguro que la acabamos utilizando, y a mi me apetece mucho probar una nueva. 

Resumiendo, aunque hay cosas que claramente no me han gustado, en mi opinión la crema de Uriage y sobre todo la muselina lo compensan, porque son 2 productos que me hubiera comprado de todas formas y ambos juntos ya casi cubren el valor de la caja. Y como ya he dicho, mi combinación no es personalizada, pero he cotilleado otras cajas de otras blogueras y había otros productos muy chulos. 

Os recuerdo que os podéis suscribir a Nonabox con un 10% de descuento pinchando aquí y usando el código NUBEAZUL.

domingo, 16 de noviembre de 2014

6 meses


Y parece que nació ayer... la madre del cordero...

Creo que definitivamente me he quedado sin bebé pequeño "recién nacido" y ya lo que tengo es un bebote grande con todas las letras. Ha crecido tanto este mes...

En el avión de ida a Suiza descubrí que le había salido un diente. En el de vuelta, que le había salido el de al lado. 36 horas, 2 dientes asomando, pobrecito, así rabiaba tanto las semanas anteriores. Ahora está super gracioso con sus 2 dientecitos de abajo asomando, aunque nos hayamos llevado algún mordisco que otro (yo me llevé uno en la teta en el que acabé mentando a la $%&& madre que le parió, que total, como soy yo, no se va a ofender nadie)

Hablando de la teta, he dejado de ser exclusiva, y aunque al principio me daba pena, me lo estoy pasando TAN bien, que es una gozada. 10 días antes de cumplir los 6 meses empezamos con el Baby Led Weaning, del que ya os hablaré detalladamente. Pero os adelanto que él está disfrutando muchísimo, y que yo me parto viéndole comer zanahorias y pan tumaca como si no hubiera mañana, con restos de tomate hasta en los ojos. 

También ha empezado a ponerse a 4 patas, y hoy ya le he visto dar medio pasito gateando. El muy cachondo ya avanza poco a poco sentado, el otro día le dejé sentado en una alfombra, me di la vuelta para hacer algo y cuando volví a mirar estaba a medio metro. Y cuando aprendió a hacer eso? Ni idea, pero miedo me da cuando le persiga por media casa. Y más que a mi, a quien debería darle miedo es a los perros, porque cada día le gustan más. Al pobre Blues se le va a acabar la paz. 

Este mes ha crecido poquito, está en 9, 120kg y 70 cm. Acostumbrada al kilo y pico que se solía meter cada mes, es todo un cambio que mi brazo y mi espalda agradecen una barbaridad. 

Sigue siendo un niño simpático, que sonríe a todo el mundo (excepto cuando le hablan muy alto, odia el ruido), que se adapta muy bien a los cambios de horario y al que me puedo llevar casi a donde quiera. Desde que empezó la AC duerme algo más inquieto, se engancha más veces a la teta y se mueve más. A mi tanto movimiento me despierta y hace que duerma menos, pero en general no me puedo quejar porque no siento que pase los días con sueño, el colecho me sigue salvando la vida. 

Y yo no me creo que hace apenas 6 meses estuviera con él en el hospital, tan pequeñito... Pero en los últimos 6 meses, pese a lo difícil que es todo fuera de casa, dentro al menos todo sigue siendo... pues como tiene que ser. No voy a decir que es fácil porque la maternidad no lo es, pero si puedo decir que fluye. Me siento bien, relajada, cómoda, feliz, segura, y muy a gusto en este papel. Si me hubieran dicho que los 6 primeros meses iban a ser así no me lo hubiera creído, pensaba que iba a ser mucho peor, y creo que precisamente prepararme para lo peor y no haber idealizado una maternidad como las de los anuncios ha sido lo que ha conseguido que no me pegue el batacazo. 

En lo que no exageran ni los anuncios, ni las madres ni nadie es en el amor. Como se puede querer tanto a alguien tan pequeño? Ahora que ya es más consciente, cuando me sonríe cuando me ve, se me tira a los brazos, se calma cuando le abrazo y le canto... Dirán que yo le mimo, pero el que me mima es el a mi, porque cada sonrisa, cada caricia o cada babeo de mejilla hacen que me derrita. El día que me llame mamá no me lo quiero ni imaginar, creo que acabo en el hospital con un ataque de babas. 

Que paséis buen domingo!

lunes, 10 de noviembre de 2014

Ahora lo entiendo, o lo que aprendí de la blogosfera

http://bittia.wordpress.com/

Y es que hay cosas que hasta que no las vives, es imposible entenderlas. 

Antes de pertenecer a la blogosfera fui lectora anónima durante mucho tiempo. Empecé por la web del "El parto es nuestro" y no se muy bien como acabé leyendo a algunas de las blogueras más antiguas de éste círculo. Ellas, las primeras en empezar a poner letras a su maternidad tenía un punto común que en un principio no entendí, y que tampoco me llamó la atención: Casi todas, antes o después expresaban de una manera u otra que compartían sus sentimientos en internet porque se sentían incomprendidas o solas en su vida 1.0.

Han pasado 5 años y al menos a mi me daba la sensación de que la cosa había cambiado mucho. Que los temas de los que se habla aquí en la blogosfera eran ya bastante más comunes en la vida real. Estaba preparada para luchar por un parto respetado, sabía que me tocaría dar explicaciones, pero poco más.

Tuve muy poco contacto con otras embarazadas antes de que naciera PF. Básicamente mi círculo se redujo a mi doula Ana, mi amiga Cris y poco más. Me encontraba tan mal que tampoco estaba para salir, ni para tomar un café, ni para nada, y viví mi aislamiento particular bastante bien. Lo único que hacía era leer, leer en cantidades industriales.

Al nacer PF lo que tuve fue un subidón de energía brutal. Ya no vomitaba, no tenía nauseas, no me encontraba mal, y aunque tenía ciertas molestias y algo de cansancio, en general estaba como una rosa. Y todo lo que me estaba pasando era tan intenso, tan alucinante, que lo único que quería era compartirlo. Desde lo duro pero increíble del parto hasta lo apasionante que me resulta la lactancia, pasando por mis inicios en el mundo del porteo, que cada día me gusta más. Un montón de información y de sensaciones que compartir... pero sin receptor a la vista.

Se lo contaba todo a Tarek porque no me quedaba otra, y Tarek puede ser un esposo paciente y un padre maravilloso, pero también le gusta hablar de motos y de chistes malos de vez en cuando. En mi entorno no hay embarazadas, con las pocas que he coincidido no he conectado porque no compartimos la misma visión de la maternidad, y las pocas madres que conozco generalmente ya están en otra fase, bien porque sus hijos son más mayores o bien porque ellas mismas tienen mucha más edad que yo y por tanto probablemente lo viven de otra forma.

Me faltaba horriblemente tener otra mujer que estuviera pasando por algo similar para compartir. Salía a pasear sola con mi carrito y me hubiera gustado tener a otra mujer paseando al lado y poder charlar, alguien a quien recurrir cuando necesitas salir de casa porque se te caen las paredes encima, alguien que enriqueciera mi experiencia con la suya. Pero... eso donde narices se encuentra????

A veces salgo a la calle y veo mujeres paseando juntas con sus niños, y no puedo evitar preguntarme donde se han conocido. Ya eran amigas y son vecinas? Esas amistades se hacen en el curso de preparación al parto al que yo no fui? Que pasa con las madres cuyos hijos no tienen edad de ir al parque? Como se conoce a otras madres cuando vives en "Villa Nany"? Misterios sin resolver que pueden parecer una chorrada, pero que yo no paro de preguntarme.

La segunda opción era obviamente volcarme en el blog, pero tengo 2 problemas: Uno, que me falta tiempo. Y el otro, que de verdad que tengo la sensación que todo lo que tengo que decir ya lo ha dicho alguien antes que yo, y seguramente mucho mejor. No se puede mejorar al maestro, y yo casi todo lo que se lo he aprendido leyendo blogs. Creo que es el único sentido en el que me siento primeriza: estoy muy segura de lo que hago, pero estoy poco segura de compartirlo, porque se que las experiencias son un mundo y que lo que a mi me parece la leche para otra puede ser una gran chorrada. Y sobre todo, porque no creo que tenga nada nuevo que aportar.

Han hecho falta 4 años para entender porqué esas mujeres en su día volcaron sus sentimientos, sus vivencias y su sabiduría en Internet. Porque no solamente hace falta una tribu entera para criar a un niño, también hace falta una tribu para que la madre no se vuelva loca. Ahora se como se siente una madre sin esa tribu, y lo solitaria que puede llegar a ser la maternidad. Ahora echo de menos ese círculo, y pienso como poder transformar todo esto en algo productivo... pasito a pasito....

Y a todas esas blogueras, a las "dinosaurias", gracias. Porque sin todo lo que aprendí de vosotras hoy seguramente sería una madre muy distinta, y me atrevo a decir que mucho peor. Porque a mi la maternidad me daba mucho miedo hasta que empecé a leeros, y vi que podía hacer las cosas a mi manera y no pasaba nada. Porque creo que muchos de vuestros post han contribuido a que mi hijo crezca un poco más feliz. Y eso chicas, eso no hay palabras en el mundo que lo agradezcan. 

lunes, 3 de noviembre de 2014

Resumen de un viaje relámpago


Sobreviví. Por los pelos pero sobreviví. Y PF volvió casa en perfecto estado de forma, y sin daños mentales aparentes. Gracias por las velas, los consejos y los ánimos, me vinieron muy bien. 

Cosas que salieron bien:

- El despegue del vuelo de ida, bebé a la teta sin llorar, y poco después se durmió durante unos 45 minutos. 

- Ponerme y quitarme el Mei Tai sola 500 mil veces sin que se me caiga el niño o sacarle un ojo a alguien

- El paracetamol que me pasó el azafato del vuelo de ida. 

- Los taxis. PF no lloró en NINGUNO. Teniendo en cuenta que en último estuvo más o menos una hora (de Basel a Zürich) es todo un milagro. 

- Sacarme la teta de mil formas y maneras y que nadie se sorprendiera o comentara. 

- El hotel. PF fue feliz jugando en el suelo de moqueta. Yo conseguí ducharme no una si no 2 veces mientras el dormía plácidamente, e incluso me sequé el pelo con secador por primera vez en 6 meses. 

- La cena. Me lo pasé genial, PF jugó en su trona, y aunque se despertó varias veces en general se portó estupendamente. La verdad es que se adapta a todo, bendito niño. 

- El paseo de ida y vuelta al hotel, no me perdí y me encantó lo que vi. Pasear por ciudades que no conozco es una de las cosas más chulas de esta vida.

- El pedazo de desayuno que me subieron a la habitación. 

- PF tranquilo durante casi todo el día, paseando de mano en mano, en el Mei Tai, en el carro... Incluso se durmió media conferencia. 

- Lo estupendamente bien que me quedaba el vestido que me puse. 

- La charla que Helen, autora del blog The flaky fashionista dio sobre el día a día de un paciente con psoriasis. No pude parar de reir. 

- Rick Guidotti de Postivie Exposure, y Louise de Novartis. Gente maravillosa de la que ya os hablaré. 

- Volver a una reunión de Social Media 3 años después. 

- La señora que me paró en el aeropuerto de Zürich y se ofreció a ayudarme con el enano. Incluso jugó con el un rato para que yo descansara los brazos, y me ayudó con las bolsas. Un monumento le ponía, que cielo de mujer. 

- El señor que iba a mi lado en la vuelta y que rechazó un cambio a primera porque "el también tiene hijos y sabe lo duro que es viajar con ellos". Finalmente si que se cambió, pero para dejarme el asiento de al lado libre y tener más espacio. 

- Que PF se durmiera a mitad del vuelo de vuelta, y se despertara al día siguiente. 

- Los pasajeros que, ante mi cara de "me quiero morir del cansancio" vinieron a decirme lo bien que se había portado PF aunque llorara al principio. 

- Tarek y SantaMadre en el aeropuerto. 

- La sensación de haber hecho una actividad para adultos aunque fuera solo durante 36 horas. 


Echaré de menos Basel...

Cosas que salieron como el culo:

- Salir pitando y que se me olvidara el sandwich para comer algo en el avión.

- Que pudiendo tocarme al lado cualquier señora mayor que me contara todas sus batallas de cuando sus hijos eran pequeños (creo que en esta situación me hubiera tragado todas), me tocara un pobre hombre que iba en viaje de negocios (y que le echó mucha filosofía, educación y paciencia al asunto) y una rubia oxigenada que tardó exactamente 3 segundos en pedir un cambio de asiento. Mi mirada suplicante fue lo que acabó ablandando al azafato. 

-  Cual es el mejor momento para que un bebé cague? Da igual, siempre y cuando sea antes de aterrizar. Cambiar un pañal de caca en un avión debería considerarse deporte olímpico.

- PF llorando a voces al aterrizar. No quiso teta.

- Salir tarde del hotel y que no me diera tiempo a bajar a ver el río antes de ir a la cena. 

- Distraerme con la ducha, el desayuno, y la maleta (porqué coño deshice la maleta el dia anterior??? En que estaba pensando????) y salir tarde del hotel. 

- Verme fuera de algunas conversaciones, y tener la sensación de que el motivo es el bebé que llevo colgando. 

- Que PF se pusiera a llorar como si le fuera la vida en ello 5 minutos antes de que llegara mi turno en la conferencia. Un monumento a Rick y Louise por encargarse de él. 

- Perder el tren a Zürich porque ningún taxi tenía asiento para PF. Finalmente encontramos uno que me llevó al aeropuerto directamente (1 hora de viaje), pero teniendo en cuenta lo que vino después, casi fue lo mejor. 

- La amable señorita de Iberia que facturó mi equipaje en el aeropuerto y que no solo me obligó a facturar el carrito (en ese momento yo estaba agotada y PF necesitaba sentarse y jugar, no ser porteado), si no que no tuvo mejor idea que sentarme en el centro de una fila de 3. Los azafatos fliparon cuando lo vieron. 

- Quitarme y ponerme el Mei Tai n-mil veces, una de ellas en el servicio (mojado) para cambiarle el pañal a PF. Yo ya no tenía paciencia ninguna. 

- Salir del baño y encontrarme, en un lateral de las facturaciones, a 4 tios y una azafata dando vueltas al rededor del chasis de mi carro. Descubrir que son tan listos que lo han abierto y ahora no saben como cerrarlo. Fui a solucionarles la papeleta por la cuenta que me trae, pero me gustaría saber que narices hubieran hecho si no llego a pasar por allí. Si no me hubieran obligado a facturarlo, eso no les pasa...

- Acabar sentados en el suelo delante del embarque porque no hay fuerzas para ponerme a buscar la zona familiar del aeropuerto. 

- La más de media hora de cola que me tragué para sentarme en el avión. Y el pobre PF pegando voces porque tenía hambre. 

- El IMBÉCIL REDOMADO que me soltó eso de "espero que el niño no se tire así todo el vuelo"

- PF protestando porque quiere dormir. Yo intentando tumbarle, calmarle, que no le diera la luz en la cara... Y la señora de detrás haciéndole monerías el niño, que obviamente acabó tan pasado de vueltas que parecía que alguien le había dado cocaína. Los azafatos me salvaron la vida mandándome a la parte de atrás del avión con las luces apagadas, pero... sin Mei Tai no hay huevos de dormirle. Volví corriendo a por él, y para atármelo tuve que dejarle en el suelo porque no había otro sitio. Quiero una emeibaby ya. 

- Esa sensación de querer sentarme en el suelo y llorar

- El pedazo de moratón que tengo en la pierna y que desconozco como narices me hice

- Las agujetas que todavía arrastro en espalda y brazos. 

miércoles, 29 de octubre de 2014

Donación de leche en el 12 de Octubre


Conocí el banco de Leche Humana gracias a este post de Suu. Me gustó lo que leí, me quedé con la idea, pero tengo que ser sincera, la donación de leche no era mi prioridad ni durante el embarazo ni tras el parto. 

Los principios de nuestra lactancia ya los conté, no tuvimos ni grietas ni mastitis pero si dolor, mucha irritación, alergia y obstrucciones. La primera llegó al cabo de un mes aproximadamente, conseguí solucionarla en unas 24 horas. Justo a las 6 semanas tuve otra bastante más fuerte, me dolía incluos al mover el brazo y me duró 2 días. Para resolver una obstrucción vienen bien el calor, los masajes y sobre todo que el bebé mame para deshacerla, pero a PF no le daba para mamar todo lo que yo necesitaba para quitarme la que tenía ahí armada. Así que me tuve que extraer. 

Mi primera extracción fueron unos 50ml que congelé para hacer la prueba de la lipasa. Pocos días antes de empezar a trabajar decidimos probar a darle en biberón, para ver si era una solución durante las horas que yo pasaría fuera. Es bien sabido que PF si hubiera podido nos hubiera hecho una peineta, no quiere el biberón ni en pintura. 

Bien, extraerme no me servía de absolutamente nada porque por mucho que hiciera un banco de leche, estaba claro que PF no se la iba a tomar (probamos varias veces, nunca hubo manera). Pero con el tema obstrucciones a mi de vez en cuando no me quedaba más remedio que extraerme. Y esos 60, 80 en ocasiones hasta 150ml acababan cayendo por el desagüe, cosa que me daba una rabia horrible. La solución más práctica? Hacerme donante. 

Busqué el post de Suu, consulté los requisitos y los horarios y allá por principios de agosto, Tarek, PF y yo nos pasamos por el banco de leche. Nos explicaron en que consistía todo, las medidas de higiene a la hora de extraer, me hicieron un análisis de sangre, me prepararon una bolsa con todo el material, y al cabo de un par de días tras recibir los resultados de los análisis, me confirmaron que podía donar. Empecé a extraer y a congelar, y de momento la experiencia está siendo la mar de satisfactoria.

Que necesita una mujer para ser donante? Pues lo primero, tener tiempo para extraerte y ganas. En segundo lugar se necesitan unos hábitos saludables de vida, NO fumar y tener un consumo muy esporádico o nulo de alcohol, bebidas con cafeína, etc. El test de sangre confirmará que no tenemos ninguna enfermedad contagiosa, y por ese lado ya está todo resuelto. He leído en algún sitio que solo se permite donar durante los 6 primeros meses de la lactancia pero eso NO ES CIERTO. Mientras dure la lactancia o se tenga leche, se puede donar. 
En cuanto a las dudas sobre si por extraer nuestro bebé se va a quedar con hambre, recordar que la producción de leche materna depende de la demanda, así que al contrario, vuestro bebé se verá beneficiado. 

Cuales son las medidas de higiene que se deben tomar a la hora de extraerse? En primer lugar, un buen lavado de manos (yo además por el tema psoriasis, me extraigo con guantes, pero eso es cosa mía). Por otro lado, ponernos una mascarilla y una redecilla en el pelo para evitar contaminaciones. El extractor también hay que esterilizarlo antes y secarlo con una toalla de papel. 

Hay una cantidad mínima para donar? No, cualquier cantidad es bienvenida. Yo por diferentes circunstancias he llevado solo 3 botes en alguna ocasión, o hasta 8-9 en otra, y siempre me han recibido igual de bien. Importante: La leche que se entregue tiene que tener máximo 15 días de antigüedad. 

Que material nos da el banco de leche? El banco de leche nos entrega una bolsa que contiene:

- Botes de cristal esterilizados para almacenar la leche extraída. 
- Mascarillas y redecillas para el pelo. En mi caso también me dan guantes. 
- Pegatinas con nuestro nombre para etiquetar los botes, en las que tenemos que rellenar la fecha y la cantidad extraída. 
- Bolsas Quick Clean de Medela para esterilizar el extractor (cada bolsa se puede usar para 20 esterilizaciones)
- Una bolsa de frío para transportar los botes
- Cuando vamos a entregar los botes, nos dan un ticket válido por una hora de parking. 

Donde está y que horario tiene? El banco de leche está en la planta baja del edificio de maternidad del Hospital 12 de Octubre. El parking más cercano es el del Helipuerto (el ticket que nos dan solo vale en ese parking). Está abierto de lunes a viernes de 8 a 17h. Fuera de ese horario se puede entregar la leche en el servicio de Neonatología, pero hay que llamar antes para que nos preparen el material que nos tengamos que llevar (si necesitamos botes, pegatinas, etc). Si queréis más información, esta es la web

Tras 3 meses como donante, solo puedo recomendarlo a toda aquella que quiera y pueda. Por mi parte he dejado de tener obstrucciones porque en cuanto me noto el pecho más cargado me extraigo, no he tenido ninguna desde entonces. Y por supuesto está la satisfacción de saber que esa leche que yo de otra manera tendría que tirar, sirve para ayudar a un montón de niños que lo necesitan. 

Y tu, has donado leche o te lo has planteado en algún momento?

lunes, 27 de octubre de 2014

Madre (viajera) al borde de un ataque de nervios


Imagen super idílica (pero a mi no me engañan!) sacada de guiaparapapasnovatos.wordpress.com 

Hace muchos meses escribí una entrada contando mis aventuras mañaneras, y dejé caer que en Octubre os contaría a donde iba esa mañana en la que PF decidió usar mi ropa de pañal. Pues bien, ya estamos en Octubre, desde hace un buen rato de hecho. 

Esa mañana iba a una sesión de fotos para una campaña sobre Psoriasis en colaboración con Acción Psoriasis y una empresa farmacéutica. Si, soy la única loca a la que se le ocurre aparecer en fotos a las 6 semanas de parir, tras un embarazo en el que engordé 25 kilos, sin pasar por la pelu ni por una mera depilación de cejas, y con el pelo resultante de una ducha exprés 10 minutos antes de salir de casa. Valiente soy un rato, no me lo podéis negar. 

Si la locura transitoria hubiera acabado ahí, vale. Porque oye, el fotógrafo era la leche y con esta materia prima hizo muy buen trabajo. Pero semanas después, recibí otra llamada de Acción Psoriasis: "Oye mira, que el día 29 es el día internacional de la Psoriasis y la farmacéutica te invita a la presentación de la campaña, para que hables un poco de tu experiencia. Por cierto, es en Suiza." 

Ya decía mi madre que yo desde mi más tierna infancia siempre me he apuntado a un bombardeo. 30 años y sigo igual, que le vamos a hacer.  Me acordé de esa madre llevando a su bebé al parlamento europeo y pensé que si ella se puede, yo también. 


Resumiendo, que mañana PF y yo nos vamos a Suiza. El planazo incluye viaje en avión, cena en restaurante guay, hotel, y al día siguiente presentación y charlas. Mola eh?

Que si, que me apetece un montón. Pero solo me dan miedo un par de cosillas tales como:

- Que tal me voy a manejar sola con un bebé para coger un avión

- Si los pasajeros de mis transportes varios no me acabarán tirando por la ventana cuando PF salude a todos con sus gritos de delfín. 

- Que el taxista no me abandone en medio de la ciudad cuando PF se ponga a llorar en el coche

- La cena en todas sus variantes. Porque PF puede ser un santo o armarla. 

- Sacarme la teta en todos lados. En el taxi, en la cena, en la presentación, en el avión.... Que no es por pudor, es por tanta historia de miedo ya leída. 

- Conseguir ducharme sin nadie que me vigile al enano. 

- Llegar a todos los sitios sin vómito en la ropa. 

- No perder el avión de vuelta

- No morir de un ataque de nervios

- Si mi brazo aguantará los 9 kilazos del enano sin padre al que enchufárselo. Bendito Mei Tai. 

Y podría seguir la lista hasta el infinito, pero ya entraríamos en cosas como que el avión traiga un paciente con ébola, o que haya un tornado en Suiza, o que me encuentre a medio gobierno en el viaje y de la exclusiva de mi vida (dado el destino, altamente posible). Si, se me va la cabeza, lo se. También se que es un bebé y que se comporta como tal y el resto del mundo debería entenderlo, pero el "resto del mundo" es un concepto que admite demasiadas variantes.

En fin, que todo esto era para pediros que 

A) Me contéis todos los trucos habidos y por haber para viajar con un bebé de 5 meses. 
B) Recéis por mi, me encendáis velas o lo que os de la gana. Pero en cantidades industriales. 

Os he programado un post para el miércoles que tenía ganas de publicar hace tiempo. Por lo demás, a la vuelta os cuento. 

jueves, 23 de octubre de 2014

Elementos para mantener la cordura II: El colecho


Que si en el primer capítulo os contaba como el porteo hizo mi vida mucho más fácil (cada día soy más adicta, le haría un monumento a mi Mei Tai) esto del colecho ya directamente me salva la vida. Sin colecho dormiría muchísimo menos y yo sin horas de sueño no valgo un duro.

Desde el embarazo tuve claro que PF dormiría con nosotros, en su cuna sidecar. Me parecía lo más práctico, tanto para él como para mi, él no se sentiría solo por las noches y yo no me tendría que levantar para darle el pecho. Tras leer "Dormir sin lágrimas" de Rosa Jové ya me reafirmé totalmente en mi idea. Compramos una cuna en Ikea (bastante barata) y Tarek la adaptó para convertirla en una cuna colecho para nuestra cama. Le puse sus sábanas, su móvil con luces y música y ahí se quedó, esperando la llegada del enano.

La primera noche en el hospital lo tuve claro. Yo no podía dejar a esa cosita pequeña sola en una cuna toda la noche, sentía que tenía que seguir vigilándole, y sobre todo, que si no le había soltado en todo el día, no podía hacerlo durante horas por la noche. Por suerte, las camas de Torrejón tienen barreras, así que ambos dormimos juntos las 2 noches. La cama era estrecha y el cuerpo me dolía una barbaridad de no cambiar de postura, pero sobrevivimos.

Al llegar a casa obviamente la cosa mejoró porque teníamos más espacio. Las noches duras del principio de la lactancia, en las cuales me tenía que incorporar para darle porque si le daba tumbada me dolía, los despertares cada hora con toma en medio... creo que sin colecho me hubiera vuelto loca, porque al menos de vez en cuando pillábamos una noche buena y alguna toma me la pasaba dormida.

Durante el día de vez en cuando intentábamos meterle en la minicuna. Salvando alguna excepción, creo que generalmente no duraba más de media hora dentro. Ese tiempo se fue acortando hasta el punto de despertarse en cuanto tocaba el colchón. En nuestra cama la cuna sidecar prácticamente solo nos servía de barrera porque PF dormía en nuestra cama pegado a mi. Alguna vez intenté dejarle sobre su colchón pero idem, a los 20 minutos me estaba buscando. Sin llegar a despertarse, me tumbaba junto a él, se enganchaba y hala... a dormir, y yo con él. El peque lo había dejado claro, el duerme estupendamente pegado a sus padres.

Habrá quien piense que le estamos malcriando, que así no se duerme, que le estamos haciendo dependiente, que le estoy malacostumbrando al dormirle con la teta... pero es que el invento nos va la mar de bien. De noche duerme unas 10 horas (cuando tenía 3 meses se dormía 12 del tirón con tomas en medio, una maravilla), luego unas 2 horas de siesta que se han llegado a extender a 3 y media, además de microsiestas sobre todo por la mañana. Por la noche y durante la siesta tengo que estar yo al lado, se va enganchado y así va durmiendo muchísimo más. Es cierto que a mi a veces me frustra, porque podría utilizar ese tiempo para hacer otras cosas, pero aprovecho para descansar o leer. En las siestas a veces me levanto, me tomo un té o hago lo que tenga que hacer, y cuando veo que se empieza a mover vuelvo corriendo a su lado para que duerma un poco más. Resumiendo, el descansa más y duerme más horas seguidas, hace sus tomas sin despertarse, yo consigo dormir un número decente de horas seguidas, y cuando no duermo, al menos me obliga a tumbarme y descansar. No es perfecto, pero a nosotros nos va bien.

A veces nos da miedo que dependa de la teta para dormir, pero es que en el Mei Tai o en la bandolera también se duerme estupendamente cuando yo no estoy. Incluso en el carrito si le da sueño, así que creo que de momento tenemos pillado el truco para poder solucionar el tema sueño tanto con teta y colecho como sin ello.

No todo es tan ideal, a mi a veces me cuesta mucho conciliar el sueño si me despiertan en medio de la noche. La mayoría de las noches de 4 a 6 me lo paso leyendo blogs, porque me despierto durante la toma y PF se duerme, pero yo no. Hace un par de semanas me desperté a las 2:30 de la madrugada y ya no dormí más, obviamente pasé el día arrastrándome. También hay veces que le da por engancharse y desengancharse mientras me da mil patadas y ahí me tengo que armar de paciencia, pero creo que en general, lo bueno supera a lo malo.

Hay un momento que no cambiaría por nada y es cuando está profundamente dormido y me puedo explayar mirándole y dándole besitos en la frente. Y es que colechar no solo me resulta cómodo y me permite dormir en condiciones, que narices, es que también es un placer.

Y tu que opinas? Colechar es malcriar o te parece una opción más?