lunes, 14 de abril de 2014

De tripas, solidaridad y mala educación


Que no se yo si es que estaré muy sensible con el tema y lo estoy exagerando, si tengo razón, o si es que las hormonas me hacen alucinar, pero me gustaría saber vuestra opinión. 

El tema de ceder el asiento, el paso, o lo que se tercie en cada momento a mujeres embarazadas, personas mayores o quien lo pueda necesitar me parece algo de sentido común y de persona civilizada. Yo lo hago, he visto hacerlo a mi entorno, y pensaba que era algo que como sociedad teníamos asumido y automatizado. Hasta que me pasé al bando contrario y me convertí en la persona a la que hay que ceder el sitio. Y flipé. 

Es cierto que por suerte apenas he usado el transporte público, así que he tenido pocas oportunidades de comprobar hasta que punto la gente es solidaria con estos temas, pero ha habido un par de ejemplos que realmente me han dejado flipada. Y más que en el transporte público, donde más alucino es en el supermercado. Pero vamos por orden. 

Finales de febrero, es decir, servidora se gastaba una tripa de 29 semanas, totalmente evidente y visible para todo el mundo. Había quedado para tomar un café en la estación de Príncipe Pio, así que decidí ir directamente en Cercanías para evitarme problemas de aparcamiento. A la ida el tren iba relativamente vacío, así que no hubo problema, pero la vuelta fue a las 2 de la tarde, y en el andén había un número considerable de gente esperando. Cuando éste al fin entra en la estación y nos vamos colocando para acercarnos a la puerta, empiezo a ver a mi al rededor miradas de fastidio a mi tripa, seguidas de miradas de nerviosismo hacia el tren, y al resto de gente que allí esperábamos. Vamos, que había varias personas que por lo visto estaban muy preocupadas porque se iban a tener que aguantar y ceder el asiento a la inoportuna embarazada que andaba por allí, usease yo. Por suerte el tren iba bastante vació y nadie se quedó sin sitio, pero las miradas de verdad que me dejaron alucinada. Adelanto que no era la primera vez que me pasaba, pero las veces anteriores, con menos tripa y en trayectos muy cortos o bien lo ignoré o bien lo interpreté como una mirada de duda. Pero en este caso la verdad es que me sentí muy muy incómoda. 

En cuanto al supermercado, en general NADIE NUNCA se a dignado a dejarme pasar, ni aunque el barrigón fuera la mar de evidente, mi cara de cansancio nivel zombie, y solo llevara una barra de pan. Bien, perfecto, tampoco es obligatorio y no me parece mal. Pero ha habido 2 situaciones que si me dejaron algo alucinada: 

Finales de marzo: 31 o 32 semanas de embarazo. Hemos estado fuera de Madrid recogiendo ropa que nos prestan para PF y he pasado bastante rato en el coche. Sería la postura o demasiadas horas sentada, pero tengo un dolor de cadera que casi hace que se me salten las lágrimas. Por otro lado es sábado por la tarde, así que antes de llegar a casa pasamos por el super para comprar un par de cosas que nos faltan. Llevaríamos no más de 10 artículos, vamos, que era una compra rápida, si no llega a ser porque se empieza a formar cola en las cajas. Una de ellas está cobrando un servicio a domicilio bastante grande y la otra caja está colgada por un problema informático. Justamente abren una tercera, a la que me dirijo tranquilamente cuando veo a otra chica, más o menos de mi edad, con una cesta bien llena, que acelera bien el paso para ponerse delante de mi en la fila. Pues muy bien hija, yo no estoy para correr, así que todo tuyo. Pone las cosas en la cinta, yo pongo las mías detrás y, oh sorpresa, la caja también se queda colgada. A mi la cadera me está matando y tengo alguna contracción que otra, así que básicamente estoy sujetándome a la cinta e intentando respirar mientras Tarek me toca disimuladamente la espalda en un intento de masaje. Al cabo de un rato, la cajera, que creo que piensa que me voy a poner de parto en medio del super, me ofrece una silla. "Gracias maja, pero esto sentada casi que me duele más, no te preocupes." Seguimos esperando a que arreglen la caja y unos 5 minutos después, la chica que tenía tanta prisa por ponerse delante en la fila me mira: "Quieres pasar delante?" Miro la cinta, todo lo suyo ya colocado y lo mio también, pienso en tener que colocarlo todo delante de lo suyo, pienso en ella acelerando el paso descaradamente para ponerse delante en la fila... "No te preocupes, déjalo, gracias". Por suerte en ese momento se solucionó el problema y nos fuimos a casa, pero la situación me dejó mal sabor de boca. Yo llevaba mucha menos compra que ella, y se me veía claramente que no estaba bien. Espero que realmente tuviera mucha prisa por algo importante, porque si no, no lo entiendo, la verdad. 

Lo que ya si que me ha cabreado ha sido este mediodía. Son ya 37+1 semanas, tengo una tripa BASTANTE considerable, contracciones irregulares pero durante casi todo el día, y sobre todo, me cuesta un horror estar de pie sin moverme (la hiperlordosis lumbar que arrastro desde siempre no ayuda nada). Habíamos hecho una compra "mediana", vamos, lo que viene siendo una cesta llena, y vamos hacia la caja. Una de ellas está de nuevo con un pedido a domicilio bastante grande, y la otra tiene una cola de unas 8-9 personas. Opto por irme a la del pedido a domicilio porque tengo la intuición de que va a tardar menos que la cola acumulada de la otra. Al rato abren una tercera caja, de nuevo todo el mundo sale a la carrera para ponerse los primeros. Tarek y yo decidimos quedarnos en la que estamos, porque ya están terminando con el pedido. Ponemos nuestras cosas en la cinta, y esperamos a que le tomen los datos a la pobre señora que, todo hay que decirlo, está intentando hacer las cosas lo más rápido posible. Yo mientras, paso alguna que otra contracción sujeta a la cinta. Recibo una llamada telefónica de una amiga que justo está embarazada de lo mismo que yo, y cuando le estoy contando lo enorme, cansada y pesada que me siento, veo que un señor a mi izquierda intenta llamar mi atención. 

El tío en cuestión andará por los 40ypico, perfectamente trajeado, y con 4 productos en la mano. Me mira y me suelta directamente "Me dejas pasar?" Con tono de exigencia y señalando sus 4 productos. Y con 2 cojones, desde luego. 

Vamos a ver, llevo unos 10 minutos esperando a que empiecen a cobrarme, sin contar el tiempo que he tardado en hacer la compra. Cargo con un barrigón espectacular y LA MAR DE EVIDENTE de 37 semanas. Me estoy sujetando a la cinta y comentando que no me encuentro bien, cosa que seguramente se me nota en la cara. La cajera está a punto de cobrarme, tampoco llevo tanto y hay otras 2 cajas abiertas. Pero si hombre si, tu pasa. 

Le he dejado pasar porque no tenía ni humor ni ganas para decirle que no, pero me he quedado alucinada y un poco indignada. Yo desde luego jamás hubiera tenido valor para pedirle a una embarazada que me cediera el paso, y tras estar viviéndolo, con más razón. Sinceramente, soy yo que me lo tomo a la tremenda, o el tío tenía la educación en el pie izquierdo?

Al menos ya puedo decir que no solamente no me cedieron ni una sola vez el paso durante mi embarazo, si no que encima me pidieron que lo cediera yo.... 

31 comentarios:

  1. Creo que a parte de que la educación empieza a ser un bien escaso, muchas veces es porque vamos a lo nuestro y ni nos fijamos en nuestro alrededor.
    A ver dónde tenínamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, pero en este caso el tío me vio perfectamente... si es que hasta me preguntó 2 veces y me tuve que apartar porque con la tripa no pasaba! Que no lo pensara, pues seguramente.... es una pena que vayamos así por la vida. Saludos!

      Eliminar
  2. Es de mala educación, falta de empatía y sensibilidad. También te digo: si estas así deja que Tarek vaya solo a la compra ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, el pobre suele ir solo, pero íbamos los 2 en el coche y de vez en cuando quiero ir a elegir mis caprichos :-P Besos!

      Eliminar
  3. A mí estas cosas me exasperan, no puedo ni hablar de ello ;O

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que no te lo hayan hecho, de verdad! Yo me he quedado muy decepcionada!

      Eliminar
  4. A mí en mi primer embarazo se me apoyó un cretino en la barriga cuando el tren arrancó. No podía sujetarse en ninguna otra parte, claro, tenía que poner todo su peso en la barriga de una embarazada de 8 meses! No me pude contener y le insulté delante de todo el vagón.

    Realmente hay mucho mal educado suelto.. pero en Bulgaria no tanto como en España, aquí la gente le ofrece el sitio/el paso a una embarazada sin que ella tenga que pedirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te hizo QUE?????? Alucino, te lo aseguro! Espero que se pasara el resto del viaje pidiendo perdón!

      Tarek dice lo mismo, que en Cairo esto no me pasa. Y yo no lo dudo. Besos!

      Eliminar
  5. Es que algunos se han tomado la igualdad al pie de la letra y que todos tenemos los mismos derechos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O han perdido la humanidad. A mismo género y misma edad, yo sin embarazar no tengo los mismos derechos ni necesidades que una chica en muletas, es que me parece de cajón. Pero debe ser que al señor del traje no le llega la neurona como para pensar tanto. Besos Susana!

      Eliminar
  6. Yo conducí hasta el mismito dia del parto y estaba enormeeee (vamos que engordé unos 25 kilazos!!!), así que te puedes imaginar como sería mi tripa de 30 semanas y luego a las 40... pues en el super pocas veces me dejaron pasar y sólo un chico en una revisión del coche, al verme al volante, me miró los faros y me dijo "anda pasa y aparca, que me estoy agobiando de verte ahí apretada".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí otra loca que todavía conduce :-P Pues me alegro de que al menos te hayas encontrado con una persona civilizada, que ya es mas de lo que me he encontrado yo!

      Besos!

      Eliminar
    2. Ay, gracias por responderme! jejejeje... me ha hecho ilusión! Te sigo desde hace tiempo pero no me atrevía a comentarte. Espero que esta recta final vaya todo mejor y que PF no tarde en hacer su aparición estelar, porque como dicen por ahí "cuando tienes un hijo, aceptas que tu corazón vague por siempre fuera de tu cuerpo". Un beso! Aiss

      Eliminar
  7. Tranquila Drew, que gente sin educación hay en todos sitios. Verás cuando lleves el carrito con PF, lo bien que te van a tratar...
    Por cierto, lo de la cola de los supermercados, es para no parar. Yo he llegado a pelearme con una cajera de El Corte Inglés, porque abrió una caja, a las 2,45, únicamente para cobrarles los bocadillos a sus compañeras que iban a comer. A los demás, que nos den.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se porqué me da la sensación de que mi mala leche me va a venir la mar de bien cuando PF nazca... En fin. Lo de la cajera, es que no vaya a ser que trabajen de mas. Besos!

      Eliminar
  8. No te lo tomas a la tremenda, eso es mala educación. En mi estadística personal, cuando estaba embarazada también muchas veces me quedé de pie en el bus. La verdad es que como me encontraba bien tampoco me apetecía ir solicitando mi derecho y mi asiento, pero alguna que otra vez lo hubiera agradecido. Y más datos de mi estadística personal: la mayoría de las personas que me cedieron su asiento eran mujeres (y mayores que yo muchas de ellas, adolescentes, poquitas) y sólo dos o tres hombres empatizaron con mi estado.
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, hoy mismo en el banco, 2 adolescentes han sido incapaces de mover el culo, pero en fin... Supongo que quien no lo sufre, no se da cuenta. Besos!

      Eliminar
  9. Drew, te entiendo perfectamente, y como te han dicho más arriba, cuando vayas con el carrito lo vas a flipar. Lo de los supermercados necesita un libro aparte, porque no veas. Yo me enfadé en una ocasión porque me tuve que bajar yo con el carrito y el niño en brazos mientras unas niñas no se bajaban de la acera que estaban sentadas en un bordillo... también es cierto, que hay mucha gente educada. Te advierto, los viejos son los peores, jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no les diste 2 voces a las niñas? Porque yo se las pego, no lo dudes. Lo estoy viendo, me voy a poner las botas... Besos!

      Eliminar
  10. Pues a mí me pasó como a ti, y también aluciné, no me lo esperaba. Una única vez me dejó pasar una chica en una cola. La mejor de todas, y hubo varias, fue de 40 semanas, a 4 días de parir. En una farmacia una viejuna se me intentó colar diciendo que había llegado antes (mentira) y que yo estaba pidiendo muchas cosas e iba a tardar mucho y que ella tenía mucha prisa porque había aparcado en 2ª fila. ¡Con 2 cojones! Y yo que me había molestado en aparcar bien y venir andando! La mandé a freir monas.

    Pero luego ya con el carrito la cosa cambió, todo muy bien y la gente muy amable.

    Creo que las cosas han cambiado mucho desde que iba al cole. Por ejemplo, antes en el metro al abrirse las puertas la gente de fuera se apartaba para dejar salir a los de dentro, y ahora es la ley de la selva...una pena, y tengo mucho mucho cuidado de cómo educo a mis hijos en esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que en la farmacia te hicieran la ola, porque desde luego te la merecías. Que valor, la señora!!!

      Lo del dejar salir antes de entrar se lo tengo que grabar a fuego a PF, porque en Egipto te juro que no han oído hablar de esa norma ni por asomo. Besos!

      Eliminar
  11. Educación hay poquita, si señor, y yo lo comprobé en mis dos embarazos, que fueron horribles todo hay que decirlo, pero que te voy a contar a ti que no sepas. En el primero embarazada de siete meses en la cola del hospital para pedir los últimos análisis una viejecita se me coló por todo el morro..y que no me había visto! Señora , con este pedazo de barriga para no verme.
    Pero lo más es en el segundo embarazo, a partir de los siete meses me volví asidua del autobús ya que nos mudamos a vivir a una zona más alejada del trabajo y del centro y con mi barrigón, mis pocas ganas de nada, mi hijo de casi 3 años y en pleno verano no había ganas de andar...Pues ni una vez me cedieron sitio ni me ayudaron a subir ni bajar el carrito en el bus! Olé la ciudadanía!!
    Paciencia guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alucinante! Pues para añadir anécdotas, el otro día también se me coló una pareja en la cola del super... Flipé.

      Me iré mentalizando con el carrito. Besos!

      Eliminar
  12. Nena, has tenido muy mala suerte, a mi no paraban de abrirme puertas y cederme sillas, vamos, lo normal, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece lo normal. Si tengo que decir que el otro día en extranjería, 2 hombres y una mujer se levantaron corriendo en cuanto entré en la sala de espera. La primera vez en todo el embarazo....

      Besos!

      Eliminar
  13. ¡Hola! Pues en vista del éxito, casi mejor comprar por internet, ¿no? Yo no tuve demasiados problemas con asientos, pero es verdad que casi nunca iba en bus, y en metro, me daba mal rollo porque hay muchos carteristas, al menos en mi ciudad. ¡Que vaya bien la recta final! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que mi super no acepta compras por Internet, pero de todas formas es que a mi me gusta mirar :-P

      Yo tampoco he pisado apenas el transporte publico, pero el otro día por ejemplo me volvió a pasar en el banco.... en fin, me acostumbraré.

      Besos y gracias!

      Eliminar
  14. Tengo historias de esas para aburrir pero la tónica general es que la gente ya no tiene educación. Sólo las personas de mediana edad, o de mucha edad siguen respetando esas cosas. A mi en más de una ocasión la única persona que me cedió el asiento en un bus abarrotado de una gran mayoría de "jóvenes" fue una señora de la edad de mi madre (unos 70 muy bien llevados). Dos asientos más allá unos jóvenes jugaban con sí móvil ajenos -súper conscientemente- al mundo que les rodeaba!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que solo quien se puede poner en tu lugar, entiende la necesidad d este tipo de cosas. Yo desde luego a partir de ahora, embarazada que vea, embarazada que pasa.

      Besos!

      Eliminar
  15. Hola guapa, pues de todo lo que cuentas los más gordo sin duda me parece lo del cuarentón que te pidió paso, vamos a ver, si tu llevaras carro lleno y el una barra de pan pues igual lo podría entender, y tampoco, ancianos y embarazadas siempre primero porque estar embarazada mola pero por lo que cuentas (y cuentan otras) fácil, fácil no es.
    Animo que ya no queda na!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo llevaba unos 10 - 12 productos y el llevaba 4, pero es que estaba agarrada a la cinta y comentando por teléfono lo mal que me encontraba, y se veía como delante de mi estaban retirando un pedido a domicilio enorme... En fin, allá el con su conciencia.

      Yo pensaba que era más fácil, hasta que me tocó vivirlo. Besos!

      Eliminar