lunes, 30 de junio de 2014

Barbarie

Hace un año a estas horas, Tarek y yo volvíamos a casa desde el palacio presidencial de Cairo, tras asistir a la manifestación que acabó derrocando al ex-presidente Mohamed Morsi.

Esta mañana, exactamente en ese mismo sitio, sucedía esto


(Siento la dureza del video, pero os aseguro que el que ha emitido Antena 3 en las noticias de las 3 era incluso peor)

A estos que se les llenaba la boca hablando del Islam, hoy de nuevo les maldigo. Porque durante este año ha quedado claro que no les importa ni Egipto ni su religión, solo les importa el poder. Hoy es el segundo día de Ramadán, época en la que no solo se trata de no comer o beber, también de no discutir y hasta las guerras están prohibidas. Hoy aquellos que dicen luchar por una religión no son capaces de respetar una de sus reglas más básicas. 

Hoy, ahora y siempre, solo os deseo que el Karma se cobre lo que le debéis. 

12 comentarios:

  1. No puedo comentar... solo... malditos.

    ResponderEliminar
  2. Y por esta gente otros muchos confunden términos y nacen los prejuicios, no es justo, espero como tú, que el karma se los cobre y con intereses... u.u

    ResponderEliminar
  3. Es algo tan surrealista que estas cosas sigan sucediendo en las épocas en las que estamos... ¿La historia no nos ha enseñado nada? ¿Realmente el género humano ha evolucionado o sólo ha sofisticado las técnicas de crueldad? Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  4. A mi me asusta todo esto, esa radicalidad no puede llevar a ningún sitio. Me da horror pensar en como estaremos en unas pocas décadas como todo esto siga escalando de esta manera. Y no hablo de como estarán en los países árabes, sino en "nuestro mundo". No quiero ser catastrofista, pero lo veo crudo.

    ResponderEliminar
  5. Menos mal que he leído la frase al pie del vídeo antes de darle al play... Estoy horrorizada.

    ResponderEliminar
  6. Es horrible, tanto por quien puso la bomba como por el irresponsable que manda a un artificiero a desactivar una bomba sin traje de protección. Lo peor es que luego hubo una segunda bomba en la que pasó lo mismo. Que poco vale la vida...

    ResponderEliminar