lunes, 9 de junio de 2014

El parto 1ª parte: De Murphy, colocones y parturientas "caracol"

Imagen sacada de hotlatinmusic.wordpress.com

Hay cosas que no cambian, que son así porque no pueden ser de otra manera y punto. Yo había imaginado como sería nuestro parto unas 1500 veces, pero nunca jamás me acerqué ni por asomo a lo que realmente fue, me dejé muchos factores por el camino. Y el principal, el más importante, el que no podía faltar en un momento así, es uno de los grandes protagonistas de este blog: Nuestro querido amigo Murphy. Que sería de nuestra vida sin Muprhy....

La ley de Murphy hace su aparición un miércoles 7 de mayo por la noche, cuando las gafas de Sr. Marido dicen basta después de varias reparaciones y se rompen definitivamente. Sr. Marido es bastante cegato (con todo mi amor y mi cariño, pero es lo que hay) y sin gafas teníamos un problema logístico grave: Ya no solo estaba el tema de conducir los 45km que separan nuestra casa del Hospital de Torrejón, si no que probablemente no iba a ver un carajo durante el parto. Y como eso de de ver nacer a un hijo solo pasa una vez en la vida, pues digamos que no nos venía nada bien. Así que la noche del miércoles la pasé suplicando NO ponerme de parto.

El jueves 8 de mayo por la mañana lo pasamos intentando comprarle unas gafas nuevas que a) no nos costaran riñón y medio b) que estuvieran listas en 24h. Las que finalmente fueron las elegidas tenían que estar para el "sábado o ya para el lunes", pero ante mi enorme barrigón y mis súplicas de "mira, es que he salido de cuentas y como que me urge un poco el tema", prometieron hacer todo lo posible para tenerlas al día siguiente. Salimos de allí cruzando los dedos y suplicando al cielo que PF se esperara al lunes, por aquello de estar seguros de que tendríamos gafas. Y ya de paso, para poder ver tanto el GP de España de F1 como el Festival de Eurovisión, que a mi me apetecía mucho, sobre todo tras hacerme fan total de la Wurst

Viernes 9 de mayo, 5 AM: Entre sueños empiezo a notar contracciones, algo más incómodas que las de los últimos días, hasta que a las 5:30 me levanto porque tumbada no hay quien las aguante. Medio cerebro me dice que no me alegre todavía, que a ver si esto, como todas las veces anteriores, se va a parar. El otro medio me dice que esto no se para ni de coña. Paso la madrugada entre paseos por el salón hasta que consigo tumbarme un rato y dormitar un par de horas. Me despierto decepcionada, esto se ha vuelto a parar, como siempre. Contracción, bastante decente. Bien, esta vez parece que esto marcha. 

Las contracciones son molestas pero llevaderas, pero sobre todo, no son regulares. Tan pronto son cada 7 minutos como cada 4. Mejor, porque yo me paso el rato rezando porque las gafas lleguen antes que el niño. Sobre las 11 y pico - 12 llamo a la tienda: "Justo te iba a llamar, ya las tienes listas y puedes venir a por ellas". Menos mal. Tarek se marcha a por sus gafas, ya tenemos un problema menos. Aprovecho y le mando un Whatsapp a mi madre, por si se quiere tomar el día libre en el trabajo. 

El día transcurre sin cambios. Contracciones cada vez más intensas pero soportables, que no acaban de ser regulares del todo, aunque el espacio máximo entre una y otra son 7-8 minutos. A las 19:30 me meto en mi minibañera durante una hora, y en vez de pararse, las contracciones pasan a ser cada 4 minutos. Mi madre, que de vez en cuando pregunta como vamos, insiste en que no sabe que narices hago en casa todavía, pero yo tengo claro que esto no ha arrancado del todo aún. 

A las 22:45 yo ya estoy totalmente fuera del mundo, con la casa a oscuras, un par de velas alumbrando, y pasando contracciones de rodillas en el sofá apoyada en el respaldo. A mi me parece demasiado pronto, pero Tarek decide escribir a Ana para pedirle que venga a casa. Soy consciente de que hay un momento en el que le estoy dando indicaciones, y tan pronto me la encuentro delante entre contracción y contracción, sin haberme dado cuenta ni de que ha entrado por la puerta. 

Ana tiene muchísimas cualidades buenas, pero hay una de la que estoy enamorada: sus manos. Sabe exactamente como aliviar el dolor de una contracción poniendo una mano en tu tripa, presionando el punto exacto de tu pelvis y simplemente pasando una pelotita de plástico por tus doloridos huesos. Le hubiera puesto un monumento sin ninguna duda, que alivio! Tan buen rollo me dio, que me cambió el humor totalmente. Por lo que he oído y leído, hay parturientas que entran en un estado muy zen, muy de amor y buen rollo. Otras en cambio quieren asesinar al sufrido futuro padre y juran y perjuran que nunca jamás volverán a ponerle un dedo encima. Yo, en cambio, adopté un papel totalmente diferente: El de 20añera drogadicta y colocada total: Tras cada contracción, sonrisa en mi cara cual gato de Chesire y múltiples referencias a como "esto es mejor que una borrachera de vino blanco" (Es que tenía yo mucho mono de tomarme una copita de vino blanco. No recuerdo muy bien si dije lo de la borrachera o hice referencia directa a un colocón de Marihuana, pero en cualquier caso, lo pensé)

Mi cara tras una contracción

A una hora indeterminada de la madrugada me tumbé en el sofá y me medio dormí (o me dormí entera). Duré exactamente 3 contracciones, la 3ª me dolió un huevo, me puso de muy mala leche y si no recuerdo mal, salí pitando a meterme en la ducha. Serían las 3 de la mañana cuando decido que no puedo más, que estoy cansada, que llevo 22 horas con contracciones y que nos vamos al hospital. Más que por el dolor, creo que necesitaba un cambio de escenario, el sentir que el parto iba progresando (porque yo me veía siempre igual, algo más de intensidad pero poco más) y saber que PF estaba bien y que tantas horas no le estaban afectando. Ana me advierte que tengo que prepararme para la posibilidad de que me manden de vuelta a casa. "Ni de coña, me da algo."  22 horas, tanto dolor, y me pueden mandar de vuelta a casa? No puede ser, esto no puede ser taaaaan largo. Yo nací en un parto de 24h y eso ya me parecía una barbaridad. 

El viaje en coche se me hace largo, y las contracciones sentada se pasan como el culo. Una vez en Torrejón, resulta que somos 2 parturientas las que hemos llegado casi a la vez. Yo, con cara de sádica, parándome por las esquinas y resoplando por no gritar (o al menos eso creo) y la otra, tan fresca como una lechuga y charlando alegremente con su pareja. Si ella está de parto, este mundo está muy mal repartido. Ana me comenta como hay mujeres que llegan a los 8cm y ni se enteran. Pues yo quiero un parto de esos, joder. 

Nos toca una matrona la mar de maja, Natalia. Me hace un tacto y yo espero los resultados como si fuera el examen de selectividad: "Estás de 3cm y todavía hay algo de cuello" Me esperaba más, pero me consuelo con eso de que "los 3 primeros cm son los mas lentos" y pasamos a monitores. Me los ponen sentada, y aunque se que me puedo mover, no lo hago porque se pierde la señal. Son 40 minutos que se me hacen larguísimos, sentada, sin poder moverme, y haciéndome 3 preguntas existenciales que todavía hoy siguen sin respuesta:

1. Porqué todas mis contracciones marcan la misma intensidad? La máquina solo sabe marcar 127? Se les ha roto el 8? (No me lo tengáis en cuenta, ya sabéis, el colocón)
2. La otra chica que ha entrado conmigo, está o no está de parto? (La mandaron a casa, obviamente no lo estaba, por mucho que ella pensara que si mientras que me miraba con cara de "ésta es una exagerada y una histérica)
2. Si yo apenas pude aguantar 40 minutos sentada.... COMO COJONES HAY MUJERES QUE CONSIGUEN PASAR LA DILATACIÓN TUMBADAS???? Juro que no lo entiendo, o más bien, que empiezo a entender porqué muchas consideran la epidural como algo totalmente necesario para parir. 

Tras 40 minutos, Natalia emitió su veredicto final: "Esto va para largo, las contracciones no son regulares todavía. Puedes quedarte por la zona y dar un paseo, o irte a casa, dormir, comer, descansar, y cuando cojan ritmo, vuelves. Lo vas a notar, te lo aseguro" 

Y por mucho que me fastidiara, decidimos volver a casa. Gracias Natalia, porque sin ese consejo, el parto seguramente hubiera tenido otro final.... Pero eso, en el siguiente capítulo. 

34 comentarios:

  1. Jajajajaja! que divertido y estresante todo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja, pues lo que queda fue casi mejor :-P

      Eliminar
  2. Mi primer parto también fue así pero a mí no me mandaron a casa. un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que finalmente fuera más rápido que el mio! Besos!

      Eliminar
  3. Ehhh, estás copiándome??? Por entregas??? Joder, joder, joder, cuando es una la que lo cuenta no le parece tan mal!!!!!

    A mí me pasó lo mismo con el segundo y yo que creía que iba a ser más corto que con la primera... Sin embargo, la tercera, la tuve con los pantalones en los tobillos y sí, he de decir, que no me enteré demasiado. También todo sea dicho, estaba preparada para ese dolor, sabía exactamente cuánto iba a dolerme.

    Besitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es que si os resumo todo lo que duró en un solo post, estáis leyendo hasta mañana. De todas formas tu fuiste bastante más cruel :-P

      Si no recuerdo mal, tu al segundo lo pariste mientras que te partías de la risa, y yo te aseguro que no me estaba riendo... pero eso en la siguiente! Pero es verdad que el dolor me pilló un poco desprevenida.

      Besos!

      Eliminar
  4. jajaja sí, es cierto, has encontrado la imagen perfecta para tu cara postcontracción!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tarek dice que no hice referencia al vino blanco, si no que dije que es mejor que el sexo. Es cierto o me está vacilando????

      Eliminar
  5. ¡¡Toma cliffhanger!! Nenaaa, no nos dejes esperando mucho tiempo, porfaplis!! Que sí, que sé que tienes un precioso PF al que atender y achuchar y todas esas cosas.. pero joooooooo......

    Ays, en cualquier caso.. pobretaaa! Te iba leyendo y casi casi podía sentir lo que estabas contando..

    Bueno guapa, me quedaré esperando la siguiente entrega..

    Muchos besicos desde Gofrelandia!! para los 3 y los perricos, claro! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mañana prometo que lo termino! Que además tengo muchas ganas de escribirlo ya de una vez. Muchos besos de los 5!

      Eliminar
  6. ¡Ayyyyyyy, que porque sabía que el 8 no había sido, pero ya creía que el pobre Tarek no había visto ná de ná!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, gracias a Dios llegaron las gafas a tiempo, pero tu imagina el papelón, salida de cuentas y haciendo ruta por las ópticas... Besos!

      Eliminar
  7. Ahhhhh!!!! Pero nos dejas en lo mejor!!! Próxima entrega rapidito eh?, necesito saber si al final fue sin epidural.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer de poca fe.... :-P Mañana lo termino! Besos!

      Eliminar
  8. A mi el tema de las contracciones es una cosa que siempre me ha intrigado mucho, y también me da mucho miedo, por si aguanto demasiado y al niño no le hace bien, o aguanto poco y en el hospi se rien de mi...en fin, ya te pediré consejo el día que me toque! Sigue contándonos
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengas miedo por eso porque te aseguro que lo sabes. Ya se que todas decimos lo mismo y que parece imposible, pero si sigues el instinto lo sabes. En mi caso habían pasado muchas horas y tenía clarísimo que no era el momento. Y aunque en esta ocasión me mandaron a casa, hasta eso nos vino muy bien.

      Por cierto, en ningún hospital serio donde valga la pena parir se deberían reir de ti si llegas demasiado pronto. Tanto a la otra chica como a mi nos trataron muy bien :-)

      Besos!

      Eliminar
  9. Menos mal que las gafas estuvieron listas a tiempo!!!
    Te aseguro que mi cara tras una contracción de esas no era como la de la foto.... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi salto de alegría cuando la chica me dijo que ya estaban.

      Para mi, la relajación post contracción era TAN guay que no podía parar de sonreír.... durante la contracción no, te lo aseguro :-)

      Besos!

      Eliminar
  10. ayyy qué bien el parto!! jajaj qué ganas tenía yo de leerlo¡¡ sigue!! un besito¡

    ResponderEliminar
  11. Me ha dejado loca lo de Ana, ¡menudo don tiene esa santa mujer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te haces a la idea. Casi me hago una camiseta que ponga "Pon una Doula en tu parto!"

      Eliminar
  12. Dios mío... jajaja pero cómo se te ocurre dejarme así???? Esto es como cuando acabas un capítulo de Juego de Tronos y quieres más!!!! VUELVEEEEE =) Segundo capítulo mañana... o no duermo... jaja =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me habéis hecho sentir tan culpable que lo que podrían haber sido 3 capítulos se han quedado en 2, ya lo tenéis! :-P

      Eliminar
  13. Ay dios esas contracciones que duran puñeteros días! ¡Como las recuerdo! Según leía tenía que ponerme de pie de vez en cuando para aguantarlas de nuevo, y lo dire las veces que haga falta: Volvería a pasar por todo ello hoy mismo para ver la carita de mi chiquitilla!!! Venga va, entre tetada y tetada la segunad parteeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está la segunda parte. Volvería a pasar por ello, pero sabiendo como ir la cosa,que la mentalización me falló mucho :-) Besos!

      Eliminar
  14. Ay, tengo que leer la segunda parte, que me has dejado en ascuas!!! Por cierto, creo que nunca había oído que nadie dijera que las contracciones fuesen como un colocón. Jajaja. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las contracciones no, pero la sensación cuando se pasan... que felicidad!!!!

      Eliminar
  15. qué angustia por las gafas!

    cuando me parieron a mí también di por culo unas 23 horas, mi hermana, por el contrario, asomó la cabeza con alegría antes de llegar al paritorio! O_o

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente prefiero un parto como el de tu hermana :-P

      Eliminar
  16. Jo qué guay lo de quedarte en casa hasta que notaste que ya venía..está claro que si alguna vez tengo un segundo me voy a ir a Torrejón..así me evito otra cesárea innecesaria.. Me alegro mucho que todo fuera bien. Besis!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno es que en Torrejón, la cesárea previa no es motivo para hacer una segunda cesárea, así que una pelea que te ahorras. Besos!

      Eliminar
  17. Lo peor es que imaginé tu cara de gato orgasmeado jajajaja :P en cuanto a lo de estar tumbada yo con Critter estuve tumbada la mar de bien hasta que pedí la epidural :P con Kraken ni me enteré jajajaja viva la epidural bien puesta :P un besote desmadroso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu imagina a un adolescente con un porro, esa era yo :-P

      Besos!

      Eliminar