martes, 10 de junio de 2014

El parto 2ª parte: De la relatividad del tiempo, una piscina, y el triple cero

Esta es la habitación en la que nació PF. Imagen sacada de http://valor-crecimiento.blogspot.com.es

POST INTERMINABLE, LO SIENTO, HE SIDO INCAPAZ DE CORTAR :-)

Cuando llegamos a casa eran algo más de las 7 de la mañana, ya del sábado 10 de mayo. Conseguí dormir hasta la 11 y media más o menos, cuando las contracciones, aunque todavía espaciadas, era imposible pasarlas tumbada. Tarek se levantó un par de horas después, y pasamos el día tranquilamente en casa, mientras que yo me caminaba del salón al baño y vuelta, más que nada porque es el trayecto más largo que se puede hacer en mi casa. Mientras tanto, no paraba de pensar en Lady Vaga y su plan de parto subversivo, concretamente en ese punto en el que decía: 

Quiero deambular durante la dilatación: no se preocupen, no pienso hacer el camino de Santiago, simplemente denme libertad de movimiento y no me molesten. Estaré por el pasillo.

Pues yo no se ella, pero yo creo que si me hice el camino de Santiago, aunque fuera entre 4 paredes. 

Llegó la hora de comer y con ello, la clasificación de la F1. Al final iba a llegar a verla y todo... Un buen plato de pasta para comer, una siesta de una hora, y a seguir con el lío, porque las contracciones iban subiendo bastante en intensidad, pero eso no cogía ritmo ni por mucho que me empeñara. 

Ana estaba pendiente de mi vía Whatsapp. A estas alturas llevábamos más de día y medio de contracciones, casi sin poder sentarme, con apenas 8 horas de sueño en 2 días y todavía quedaba mucho por delante. Su mayor preocupación, que llegara demasiado cansada. Hablamos de mi estado mental, de acupuntura, de homeopatía, y de infusiones, pero finalmente mi conclusión era clara: Yo no podía seguir metiéndome presión a mi misma con el tema. Llevaba más de una semana de muy mal humor, deseando que llegara el parto, y ahora que llegaba no se decidía a arrancar. Finalmente me rendí, si no tenía que ser ese día no sería y punto. La respuesta de mi cuerpo fue una pedazo de contracción que me dejó claro que aunque fuera despacio, la cosa marchaba. Pero me resigné. Arrancaría cuando tuviera que arrancar, y PF nacería cuando a el le diera la gana. Estaba claro que aquí la que no mandaba era yo. Y en vista de que había que tomarlo con calma, Tarek y yo nos fuimos al super a por víveres para el parto (y a disfrutar de una contracción en un lugar algo más fresco, es decir, en la sección de congelados), y ya de paso a por unas cervezas sin alcohol para ver Eurovisión. Entre contracción y contracción pude ver como mi querida Conchita se llevaba la victoria a casa, y creo que sería lo último que conseguí ver con la cabeza medio clara. 

Ir a la cama era imposible, así que Tarek y yo dormitamos en el sofá entre contracción y contracción. A las 3 de la madrugada la cosa se empieza a poner seria, ya no solo por la intensidad si no por el ritmo, que ahora si, parece que es regular. Una hora después, a las 4:15 de la madrugada, al incorporarme en el sofá durante una contracción bastante chunga, noto que cae algo de líquido, he fisurado la bolsa. . Fotito a Ana por Whatsapp, hablamos por teléfono casi una hora mientras yo sigo con mi camino de Santiago particular, o apoyada de rodillas en el respaldo del sofá. A estas alturas ya tengo una quemadura en la rodilla derecha, pero es que no me puedo poner de otra manera. 

Lo que no podía faltar en mi parto son las nauseas. Los vómitos vuelven a hacer aparición y en uno de ellos, me desmayo. Me despierto con Tarek dándome golpes en la cara, totalmente desorientada, sin recordar donde estoy y que narices hago yo en el suelo. A las 6:30 de la mañana decidimos que nos vamos al hospital, eso si, con mucha calma. Nos duchamos, recogemos las últimas cosas, vuelvo a vomitar y a desmayarme, y por fin a las 7:30 de la mañana, nos vamos de nuevo hacia Torrejón. Esta vez, con la bolsa fisurada, tenemos claro que es la definitiva. La próxima vez que entráramos en casa seríamos 3. 

De nuevo, el viaje en coche es un horror. Las contracciones son mucho más intensas, sigo perdiendo líquido por lo que estoy empapada, y me voy aguantando las ganas de vomitar porque tengo miedo de desmayarme otra vez. En cuanto aparcamos en Torrejón lo primero que hice fue sentarme en el suelo a vomitar, en la calzada y rezando porque no pasara ningún autobus y me pillara en pleno show. Ana llegó 5 minutos después, mientras que Tarek me sacaba la última foto con barrigón. Paso una contracción agarrada a una farola, mientras que Ana me vuelve a presionar la pelvis. "Tarek, con todo mi cariño, pero ella lo hace mucho mejor. Ahora si, ahora aguanto lo que haga falta!"  

8:10 de la mañana del 11 de mayo, ingresamos en urgencias. El el triaje me invitan a sentarme, pero según estoy bajando el culo me incorporo como un resorte. "Déjalo, mejor no".  Nos acompaña a la zona de paritorios un celador que al parecer no le hace mucha gracia tener que esperarme cuando tengo una contracción, y llegamos al fin a esa sala de espera que necesita con urgencia una barra de ballet para ser perfecta. Yo no podía sentarme y echaba mucho de menos poder agarrarme en algún sitio. 

Llega una de las matronas, quiere hacer un tacto, pero tengo estreptococo positivo y con la bolsa fisurada me da algo de reparo por el riesgo de infección. Pido que hagamos antes los monitores, pero esta vez, con la lección aprendida, digo que me los pongan de pie, que yo no me siento en esa butaca ni loca. Paso la monitorización de nuevo de rodillas en la butaca apoyada en el respaldo, aunque a estas alturas las rodillas ya me están matando. Recuerdo que vomité 2 veces, una al principio y otra al acabar los monitores, cuando me volví a desmayar. Era la 3º vez en apenas 4 horas, y yo estaba bastante agobiada porque me estaba aguantando las ganas por el miedo a los desmayos. 

9:20 de la mañana y viene una nueva matrona, Asun, que nos acompaña al paritorio. Cuando me doy cuenta de que me están llevando al paritorio de la piscina, casi me marco una deliranza en el pasillo, no me creo que haya tenido tanta suerte. La habitación, como podéis ver en la foto superior, impresiona. Es enorme, con una luz muy tenue, me da muy buen rollo, me siento a gusto, casi como en casa. Ahora si, Asun me hace un tacto, tan rápido que casi no lo noto. 

"Estás de 4 cm y con el cuello blandito"


Ahí van todos mis ánimos, mis fuerzas y mi moral

Casi me pongo a llorar. 4cm??? No me lo puedo creer, llevo 26 HORAS PARA UN PUÑETERO CM. Moralmente me derrumbo. Esto va muy despacio, estoy cansada, no voy a poder. Asun me dice que no me agobie, que el cuello blando es buena señal. Me importa un carajo, yo solo pienso en los 4 cm y en que ni siquiera estoy lo suficientemente avanzada como para pedir la epidural. Mierda. 

A partir de este momento tengo recuerdos muy borrosos. Me ponen una vía para el antibiótico del estreptococo. Vuelvo a mi postura "de rodillas sobre el respaldo", esta vez sobre la cama articulada del paritorio, pero mis piernas ya no pueden más. Pruebo a caminar, mientras que Ana y Asun cuelgan unas sábanas de una anilla del techo, para usar con la pelota. No me sirve, no consigo encontrar postura. Lo único que me alivia es andar, y las manos de Ana presionando mi pelvis. Se que vuelvo a vomitar, y que me vuelvo a desmayar. Ahí ya si que me desespero. Los vomitos vienen entre contracción y contracción, y tengo miedo de desmayarme porque además no consigo recuperarme del dolor de una cuando ya llega la siguiente. Está claro que así no voy a poder. Ana, con muy buen ojo, le pide a Asun que me de algo para los vómitos. Me pinchan un Primperán, y el alivio es inmediato. 

Mentalmente estoy agotada, y convencida de que no voy a aguantar todas las horas que me quedan por delante. Hay un momento en el que pierdo el control, me duele el sacro, salgo corriendo al baño e intento sentarme en el water pero no puedo, hago un amago de meterme en la ducha pero tampoco lo veo, me desespero, me pongo a llorar. Creo que pido la epidural, y si no lo hago en ese momento es que ya lo he hecho antes. De hecho, no paro de pensar en ello. Es imposible que aguante todo el parto a este ritmo, verdad? Una parte de mi quiere que venga un anestesista ya, la otra parte sabe que puedo seguir aguantando. Miro a Ana y Asun, ellas me dicen que tire y aguante, que busque mi postura, que puedo. Si ellas lo dicen será por algo. Una parte de mi quiere gritarles que llevo muchas horas y que no puedo más, la otra dice que vamos a por otra, que claro que puedo. En mi cabeza no deja de repetirse la frase de mi querida Wurst: "Rise like a Phoenix". Venga, a por otra contracción, que podemos con ello. De fondo suena Fito, suena Marilyn Manson, suena toda esa BSO que Tarek y yo preparamos con cuidado, pero yo sigo con mi Fénix en la cabeza.  Paseo, lloro, protesto, pero en el fondo se que no me queda otra que tirar y seguir. Se que hay un momento en el que las pulsaciones de PF bajan, pero se recupera bien y en la siguiente contracción vuelve a estar todo perfecto. Mi chico es fuerte, pero eso ya lo se yo. 

Deciden ir llenando la bañera porque me ven bastante fastidiada, pero Asun me avisa de que si las contracciones se paran, tendré que salir. No se si llego a decirle que en casa, cuando me metía en el agua, las contracciones aceleraban en vez de pararse, y si se lo digo creo que no me cree demasiado. Mientras tanto tengo que pasar otros 20 minutos con el monitor puesto, me da una rabia enorme y le estoy cogiendo una manía tremenda al maldito monitor, tengo la sensación de que las contracciones duelen más con él puesto, aunque obviamente es cosa mía. Y mientras tanto, sigo mirando la cama con cara de alucine y preguntándome como narices hay mujeres que aguantan todo eso ahí tumbadas sin moverse. Me parece imposible. 

Cuando la bañera está medio llena y ya han pasado los 20 minutos de monitores, me dicen que me puedo meter mientras que se termina de llenar. El agua me relaja, y el hecho de flotar es un descanso para mis agotadas piernas. Tarek, Asun y Ana van llenando la bañera a cubos, para hacerlo más rápido. Tarek me echa el agua caliente justo por encima de la tripa y yo vuelvo a poner cara de Chesire. Que gusto, la madre. 

Creo que no han pasado ni 2 contracciones dentro del agua cuando noto que algo cambia. "Tengo ganas de empujar" "En serio?" Dicho y hecho, el cuerpo me pide empujar, y apenas he empezado suena un clack y noto que algo estalla dentro. El agua se llena de algo brillante, parecen restos de algo transparente. Ahora si, he roto la bolsa. 

Mi mente alucina. Son las 11:30 de la mañana, hace 2 horas estaba de 4cm, ahora estoy en el agua y empujando. Lo que parecía que iba para muy largo de repente ha acelerado una barbaridad. Busco mi postura para empujar, no me lo puedo creer. 

El cuerpo empuja solo, y lo único que puedo hacer es dejarme llevar. Tengo mucho miedo, miedo de desgarrarme, miedo de no poder, miedo de destrozarme el suelo pélvico. Yo no quiero que me pase como a mi madre o como a mi tía, ambas con desgarros muy gordos. Esa es la clave de todo, ese es el miedo a enfrentar, la clave de toda mi preparación para ese parto. Ana me dice que adelante, que empuje, que sin miedo. Confió en ella y hago lo que puedo. 

En mi modo prisas, hay un momento en el que no puedo evitar tocar,a ver si siento la cabeza o no. Y cuando efectivamente, toco la cabeza de PF, casi salto de alegría en la bañera. Está muy cerca de empezar a salir. He tocado a mi hijo, menuda pasada. 

Entre empujón y empujón Tarek me dice que se empieza a ver la cabeza. Asun me ofrece un espejo para verlo, le digo que no. Ana me aconseja, que no me lo pierda, que voy a querer verlo, que me va a ayudar, que porqué no quiero. "No quiero ver como me desgarro". El miedo sigue presente, hasta el punto de que, ahora si, las contracciones se están espaciando. Asun me dice que no me preocupe, que de hecho, aunque me desgarrara, no lo iba a ver. Confío en ella, me traen el espejo. Tienen razón, me ayuda mucho, no solo por verle salir, si no porque me motiva. Ahora compito contra mi misma, en cada contracción quiero ver que avanzo. Me cabrea ver como la cabeza sale y vuelve a entrar, y sobre todo me cabreo cuando en una de estas de "entro y salgo", PF me clava de nuevo los pies en las costillas. La sensación me impacta y me hace daño a la vez. Nene, haz el favor de salir de una vez. Vamos a por ello. 

12:30 y veo que la vía que llevo en el brazo izquierdo está casi colgando. Asun me pone un esparadrapo para fijarla. "Que digo yo que a estas alturas ya me la podrías quitar, no?" "Bueno, la siguiente dosis de antibiótico te toca a las 13:30, así que mejor esperamos por si acaso" Alucino, llevo ya 1 hora empujando, tengo casi media cabeza fuera, yo a las 13:30 no sigo aquí ni de broma, o al menos eso me creo. No llegué por 3 minutos. 

El dolor me está machando, siento literalmente que me voy a partir por la mitad, que me voy a rasgar de lado a lado, y de hecho me sorprende que no suceda. En alguna contracción me sujeto con las manos, me quema una barbaridad. Entre contracción y contracción el dolor no para, el sacro me está matando, intento aliviarlo balanceándome de izquierda a derecha pero no me sirve de nada. Pienso que estoy totalmente descontrolada, recuerdo a Lady Rabbit y su parto en el agua, le digo a Ana que ella estaba mucho más controlada que yo. Ana y Asun no paran de decime que lo hago muy bien, yo no me creo ni media palabra, convencida de que "eso se lo dirán a todas" (optimista que es una). Las últimas contracciones me están machacando, pero curiosamente, la que finalmente saca la cabeza es algo más fácil. No me lo creo, ya tiene la cabeza fuera. Pienso que 4 o 5 más y sacará los hombros, Asun me dice que no queda nada, yo le digo que un poco y ella me dice que no, que esto está hecho. Llega la siguiente contracción, PF gira, saca los hombros, noto como se desliza hacia fuera. Asun está a mi lado, pero todavía sin tocar a PF. "Sácalo!". Le coge, le quita la vuelta de cordón que traía, y me lo da en brazos. PF en seguida empieza a llorar con fuerza. "Hola Bebé!!!" Son las 13:27:37 del 11 de mayo. Desde esa contracción que me levantó de la cama han pasado 56 horas, 52 para llegar a 4 cm, 2 más para llegar a dilatación completa, 2 horas de expulsivo. No se si llamarlo un parto lento o un parto express.

Mi bolita es grande, y viene con mucha mucha mala leche. Le hablo, le digo que soy yo, que ya está, que ya se ha terminado, pero el llora y llora. Asun saca muestras de sangre del cordón umbilical, no se si cuando lo pinza ha dejado de latir, pero desde luego ha esperado un buen rato. Tarek corta el cordón, y Asun me invita a salir de la bañera o quedarme dentro. Quiero salir, pero estoy tan cansada y me duele todo tanto que no veo como. Además, tengo unas tijeras colgando del extremo del cordón y me da bastante mal rollo levantarme así. "Drew, esto es lo peor del parto en el agua, salir de ella" "Pero... me va a doler?" (me falta hacer un puchero y todo) "No, tu no te preocupes" Tarek coge a PF y con ayuda salgo de la bañera. Me voy a sentar en la cama pero es imposible, el sacro me sigue matando. Me traen la silla de partos y ahora si, en un empujón sale la placenta. Asun nos la explica y Ana saca fotos. Veo a Tarek super agobiado en una esquina con PF en brazos que sigue llorando como si no hubiera mañana. "Cielo ven, que te va a dar algo". Asun me revisa, y yo espero como quien espera la nota del examen más importante de su vida. "No tienes nada. Tienes un pequeño desgarro en un labio, pero es solo piel y no necesita puntos". No me lo creo, lo he conseguido. Es mi parto triple cero: Cero oxitocina, cero epidural, cero puntos. Toma ya!

Ana me ofrece agua y galletas y Asun me baja la comida, así que me zampo un plato de paella todavía en el paritorio. Me preguntan si me quiero duchar ahora o si prefiero esperar a la habitación, elijo esperar, decidida a darme una pedazo de ducha bien larga cuando llegue a la habitación. Tras las 2 horas piel con piel la propia Asun me sube en silla de ruedas, con PF en brazos y Tarek y Ana conmigo. Cuando nos despedimos de ella no podemos darle las gracias lo suficiente, una matrona que supo darme tiempo, que supo motivarme, que supo darme ánimos, que se molestó en explicarle a Tarek las cosas en inglés y que solo intervino cuando hizo falta. Un 10 de matrona, Asun, gracias por todo.

Estoy ingresada en pediatría porque la maternidad está llena. En la habitación paso de la cama y me siento directamente en la butaca. Ha sido duro y en ese momento la verdad es que no lo repetiría ni de coña (a día de hoy he cambiado de opinión, fue un parto genial), pero estoy con un subidón tremendo, lo hemos conseguido.

De mis conclusiones, la lactancia y como nos fue después, hablamos otro día. 

43 comentarios:

  1. ¡Ole y ole! Bravo por ti, por tu parto triple 0 y por PF!!! Enhorabuena reina y ¡Feliz cumplemes!

    ResponderEliminar
  2. MARAVILLOSO!!! Me alegro tantísimo, yo apostaba por ti y por PF y lo has conseguido nena.

    Pero preciosa, en serio, yo tuve un parto exprés y no se parece al tuyo, jajajajaja.

    Respecto al parto de Pequeñín, sí, salió riéndome, a carcajada limpia, me hizo mucha gracia verle en el espejo. Yo siempre he sido una mujer muy risueña y fíjate, hasta pariendo.

    Besitos y gracias por compartirlo, ha sido fantástico leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj, la verdad es que no se parece al tuyo pero cuando me preguntan si fue rápido no se muy bien que decir... Fue muy rápido y muy lento a la vez.

      Alguien me dijo una vez que en el parto nos comportamos como somos, tu muy risueña y yo con mucha mala leche :-P

      Muchos besos y muchas gracias!

      Eliminar
  3. Yo rompí aguas a las 24 horas de parto y me pusieron oxitocina. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con oxitocina tengo muy claro que yo no hubiera aguantado, tiene que ser duro. Besos!

      Eliminar
  4. Ohhhhh! Me he leído los dos posts, qué jabata, nena!! Me alegro un montón de que lo lograses como tú querías, ahora sabes que puedes! (lo digo para el próximo, jajajajaja!).
    Besotes sister!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salí de allí diciendo que PF se quedaba hijo único, o que me programaba una cesárea en la 38. A día de hoy se me ha pasado la tontería y tengo claro que repetiría, eso si, imprescindible bañera!!! Besos!

      Eliminar
  5. Tía, per qué jabata qué eres, me alegro que hayas tenido el parto que querías, aunque se haya alargado más de lo que esperabas. Yo suelo decir que parí rápido pero recuerdo que en el primero, como tú, me pasé más de 2 días con contracciones en casa, que como no eran regulares pero sí puñeteras y dolorosas, pues eso a aguantar. Al final mereció la pena, vaya que sí.
    Ahora a disfrutar de tu preciosidad y de la maternidad, un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alejandra! Ya sabes que, gracias a tu modelo de plan de parto, eres parte del éxito!

      Los 2 días se me hicieron larguísimos, pero tengo la sensación de que todo fue como tenía que ser. Besos!

      Eliminar
  6. Lo lograste! Tal y como querías! Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  7. ¡En el agua y sin puntos, qué pasada! Ventajas de dilatar despacio supongo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, eso de despacio :-P Ventajas del agua, y de no tener nadie ni metiendo la mano ni diciendo cuando tenía que empujar. En otro sitio no me hubieran dejado 2 horas ni de broma, hubieran metido la tijera y me hubiera ido a casa con una bonita cicatriz innecesaria, seguro.

      Besos!

      Eliminar
  8. Me ha dolido hasta a mí, no sabes lo que te admiro!!!
    Mi madre después de parir se zampó un plato fabes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ese día me puse ciega, que hambre! Besos!

      Eliminar
  9. Uauuuuu, he flipado!!!!!!. Lo he vivido como si estuviera allí.
    Muchas felicidades por ese parto y por contarlo tan bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias maja! Espero que el tuyo sea genial :-)

      Eliminar
  10. Que bien!Costó pero al final salió como esperabas. Me alegro mucho! y ahora esperamos que nos sigas contando como va esa nueva vida junto a PF.

    ResponderEliminar
  11. Es la primera vez que comento, pero no podía dejar de agradecerte que hayas escrito estos dos posts que me han hecho recordar mis dos partos y me tienen llorando de emoción. Muchas felicidades! Disfruta de esta nueva etapa llena de momentos mágicos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar! Espero que los tuyos fueran también estupendos. Besos!

      Eliminar
  12. Ay Drew!!!!!! Qué agobio me transmitiste, no quiero ni pensar cómo tuvo que ser vivir ese gran momento! Me alegro de que todo saliera muy bien y perfecto para ti! Eres una campeona! :) :) Tengo ganas de leer qué vino después, la maternidad y su maravilloso mundo de bebés :)

    PD: la verdad es que la foto de la habitación me da un yuyu que no veas! ajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agobio porqué? Si fue todo super tranquilo :-) Incluso me da buen rollo el sitio, desde luego más que un paritorio al uso :-P

      Poco a poco vamos con el después. Besos!

      Eliminar
  13. Drew:
    Guapa!!!!!!, eres una campeona!!!!!!!!!!. Te felicito por ese parto soñado, ya que no pudo resultar mejor y ahora que lo leo, no puedo creer lo bien que quedaste, cuando te vi a los 5 días de nacido PF!!!!!!!!. Uffff, me viví cada momento como si fuera propio. Te admiro también ;)
    Un abrazo gigante, para ti y tu marido y muchos besitos a mi bloggersobri, que es precioso!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedé tan bien precisamente por como fue, si hubiera necesitado puntos te aseguro que no hubiera podido ir!

      Muchos besos a vosotros también!!!

      Eliminar
  14. hay partes que he leído con un solo ojo porque soy muy aprensiva, pero el ojo abierto bien abierto porque estaba divertido! (lo siento ^^U)

    lo importante es que fue respetado! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento porqué? Divertido es como tenía que ser, yo lo recuerdo con mucho cariño.

      No me he pasado en detalles no? Besos guapa!

      Eliminar
  15. 56 horas! Menuda fuerza de voluntad! Increíble.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 56 horas con F1 de por medio se hacen más amenas :-P Besos!

      Eliminar
  16. Ayyy, qué angustia me ha dado de leerte... Casi he podido sentir las contracciones contigo. Jajajaja. Lo que me gusta es que te quedas con lo positivo y al final concluyes que fue maravilloso. Un besote, guapa!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no hubo nada negativo, todo fue como tenía que ser :-) Besos!

      Eliminar
  17. Pero qué fenómena eres!!! una ola os merecéis los dos.
    Besotes

    ResponderEliminar
  18. Madre mía Drew. La verdad es que no sé si reír, llorar (bueno, eso si que lo he hecho, ejem) o DARTE LA ENHORABUENA. Tú dices que las que hemos soportado un parto tumbadas, sin epidural y en la magnífica silla de partos, pero ¡vaya parto el tuyo! Yo recuerdo muy claramente que lo pasé fatal o mucho peor, pero al cabo de las horas (pocas) tenía clarísimo que repetiría otra vez, y eso que no hubo apenas piel con piel. Solo espero que no lo hayan leído muchas embarazadas primerizas, que ¡pobres, menudo susto les puede entrar!
    Enhorabuena otra vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo repetiría sin duda, pero así. A mi ritmo, sin nadie tocándome y desde luego en el agua. Fue una pasada, pero tumbada desde luego no hubiera podido, sobre todo lo de empujar se me hacía impensable. Valientes vosotras!

      Muchos besos!

      Eliminar
  19. Que bonito lo cuentas Drew y cuanto me alegro que todo haya ido tan bien como queríais. PF es un afortunado. Enhorabuena y a disfrutarlo mucho. Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un afortunado porque al menos nadie le ha tocado las narices nada más nacer. Gracias y besos!

      Eliminar
  20. Oh my!
    Tarek: so happy for you 3! and so good you got your glasdses IN time! You were finalllly able to see PF being born (and Drew's face while having the contractions ;p;p)

    Drew:¡qué bonito todo,que tuvieras la ayuda que querías ,necesitabas y que esperabas!
    Muchas felicidadea a los 3!
    Entre Pozuelo y Madrid

    ResponderEliminar
  21. jojojo,Drew,tenías razón con lo del spam!si lo vuelves a cerrar no te preocupes,yi x mi parte te lo comento por twitter o me hago un blog :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Na, parece que ya se han calmado. Pero eso de que te abras un blog, me gusta :-)

      Gracias y besos!

      Eliminar
  22. Qué pasada! Me he leído las dos entradas del tirón, totalmente abstraida. La verdad es que parir puede ser "jodido" Pero es la experiencia más intensa que yo he vivido en toda mi vida. Si te digo que me quedé con mono de parto... mucha gente me miraría como si estuviera loca jaja. Buenísimo relato y alucinante la experiencia. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvia! Espero que el tuyo vaya igual de bien o mejor. Besos!

      Eliminar