jueves, 21 de agosto de 2014

De pechos, biberones y broncas interminables


Generalmente no me meto en polémicas, a veces por no tener una opinión muy definida, otras veces porque simplemente me da pereza. He leído muchas cosas en la blogosfera que me han indignado, pero siempre me lo he guardado para mi. Pero hoy me voy a meter en el "fregao". Y si lo hago es porque de verdad creo que deberíamos reflexionar sobre el tema. 

Para quien no lo sepa, hace un par de días saltó la polémica por un articulo de una señora que básicamente explicaba que había optado por dar biberón para poder continuar con su vida profesional. Hasta ahí todo bien, cada una es libre de hacer lo que le de la gana. Pero se armó la gorda porque el artículo, además de poco veraz, era bastante ofensivo. Se que lo inteligente sería no darle más publicidad al texto, pero como voy a copiar varias partes para explicar mi postura, si no pusiera el link original sería plagio, así que podéis consultar el post aquí. (De nada, chata!)

El principio ya me deja con la boca abierta: 

Hay dos preguntas que se olvidan de hacernos a las mujeres cuando, tras dar a luz, nos entregan a nuestro bebé: “¿qué tipo de vida lleva? ¿a qué se dedica?“ (...) Nosotras -las mujeres que no vamos a descolgarnos ni un solo minuto de nuestra vida laboral- deberíamos recibir justo la información contraria a la que recibimos. Deberíamos oír lo siguiente: “olvídate del pecho y dale biberón a tu hijo”.

Bueno, es su opinión. Pero me resulta tan tajante, que no puedo evitar acordarme de mujeres como Suu, y morirme de la pena. Me parece un menosprecio brutal a tantas y tantas mujeres que trabajan y se esfuerzan en continuar con su lactancia. Porque se puede. Si se quiere, claro. 

El caso es que esta mujer, desesperada por la cantidad de horas que le ocupaba la lactancia, optó por dar biberón. Repito, me parece perfecto, es su decisión como mujer adulta y nadie tiene derecho a criticarla. Pero, supongo que en un intento de ser graciosa y de autojustificarse a la vez, patina estrepitosamente con la siguiente frase. 

No tuve que recordarles a aquellas amigas comunes que, obsesionadas con que sus hijos solo recibiesen alimento de sus inagotables pechos, terminaron en urgencias con sus bebés prácticamente desfallecidos tras haber ingerido algo que no debía ser más que agua durante semanas. Como tampoco tuve que mencionar a aquellas que tuvieron que padecer los lloros de sus malnutridos bebés hasta que se dieron cuenta de que el biberón –eso que consideraban algo artificial y por lo tanto malo- podía darles a ellas y a sus hijos el descanso que ambos necesitaban.

Y aquí es donde se desató la furia de gran cantidad de madres lactantes. Calificar la leche materna como agua es una barbaridad como un templo, habiendo como hay tantos y tantos estudios que demuestran no solo que eso de la leche aguada es un mito, si no los incontables beneficios de ésta. Y hablar de bebés malnutridos solamente lo empeora. Que si, que todos conocemos casos de bebés que se hartaron a llorar hasta que alguien les enchufó un biberón, pero eso se puede deber a mal enganche, problemas de frenillo, malos consejos.... no a la calidad de la leche. 

Para rematar, el cierre: ¿Se tratará de mi evolución como mujer? Yo creo que sí: de mamífero hembra a persona. Ole. 

Creo que sobra decir que soy hembra, mamifera, y persona. Tan persona es la que da la teta como la que da el biberón, y calificarlo de esta manera es INSULTANTE. Una mujer que presume tanto de su estupenda faceta profesional y de "inculcar los valores correctos a sus hijos" se permite insultar de esta manera a todas las madres que dan el pecho. Creo que es poco profesional y queda muy alejado de lo que yo consideraría valores correctos. 

En apenas 48 horas el texto pasó de 0 a 152 comentarios. Creo que los primeros 125 fueron todos poniéndola a caldo. Y aquí es donde creo que nos equivocamos de lado a lado. 

Esta mujer ha escrito una barbaridad. Repito, es una barbaridad porque da información ERRONEA, califica la leche materna como "agua" e insulta a las madres lactantes. Su decisión de dar el biberón es perfectamente respetable, su forma de expresarlo no lo es. Y muchas mujeres sintieron no solo la necesidad de hacerle saber que se sentían insultadas, si no de reflejar que la información del texto era falsa, para que ninguna madre obtuviera información errónea. 

Si la cosa hubiera quedado ahí, perfecto. Pero no tardaron en llegar las descalificaciones. Las referencias a su "frialdad" y a sus "pobres hijos". Acusaciones de "no quererles". Algún comentario incluso la insulta gravemente. Al principio el tono era moderado pero se fue recrudeciendo hasta puntos que, sinceramente, me dan vergüenza. En primer lugar me parece muy triste que ese respeto que exigimos hacia nosotras, nuestras decisiones y nuestros hijos no seamos capaces de mantenerlo con los demás, por muy equivocados que estén. Creo que contestar al insulto con otro insulto solo nos pone a su misma altura, y sobre todo, nos quita la razón. Creo que hemos perdido una gran oportunidad de informar con respeto y moderación. Hubiera sido un ejemplo estupendo llenar el post con comentarios del tipo: "Estás equivocada y aquí tienes éste, éste y éste estudio que lo demuestra". Y punto. Sin descalificaciones personales, sin juzgar si quiere o no a sus hijos, sin ponerla de vuelta y media. Porque ahora, cualquier persona que lea ese texto no verá las barbaridades que escribió la autora, verá una cantidad enorme de comentarios insultantes y muy muy duros que, en mi opinión, nos quitan toda la razón. 

Pedimos respeto hacia nosotras, hacia nuestras lactancias, hacia nuestros hijos, hacia nuestras decisiones. Demos ejemplo, por favor. 

26 comentarios:

  1. Qué lástima, en vez de reinvindicar que la baja maternal dure al menos los 6 meses que recomienda la OMS de lactancia materna exclusiva, se pone a echar mierdas contra las que se esmeran por que su lactancia funcione.
    Tan digno es dar pecho como dar biberón, pero no menospreciar ni hablar con desprecio de nadie.
    Es una pena cuando hay mujeres más machistas que los hombres.
    Y bueno, contestarle con insultos es diálogo de besugos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo deja claro, Eva. No has visto que especifica eso de que ella es de las que "no iban a descolgarse de su vida laboral ni un minuto"? Que baja maternal ni que leches!

      Lo de los insultos degeneró mucho. Besos!

      Eliminar
  2. Yo, con gran dolor de mi corazon, no pude dar el pecho a mis hijos porque no habia manera que me subiera. Mis pobres niños intentaban succionar y no salia ni una miserable gota. Los pezones los tenia ensangrentados de intentar provocar la subida con el sacaleches. Al cabo de tres dias mi hija habia perdido mas del 10% de su peso al nacer y tuvimos que decidir de manera urgente que tipo de lactancia debiamos seguir. Finalmente decidimos lactancia artificial y aunque mis hijos estan creciendo sanitos es una espinita que siempre llevare en mi corazon. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre no pudo darme apenas, me crié a biberón y mírame que hermosura jajaja

      Eliminar
    2. Rath, pues mira que lo siento, porque que una mujer de biberón porque le da la gana, pues vale, pero por no poder, me da mucha pena.

      En cualquier caso, estoy segura de que diste biberones con todo el amor del mundo, que es lo importante. Besos!

      Eliminar
  3. Ayyyyy, la gran polémica. Efectivamente se desacredita ella a sí misma con ese tono.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gente que piensa que dice grandes cosas y queda fatal.. en fin...

      Eliminar
  4. Bueno, Drew, que sepas que me he leído el dichoso artículo unicamente por que tu lo has citado.

    Yo estoy muy contenta de llevar tres años y medio lactando, y mi pediatra me felicita por ello. Conozco grandes madres que ni siquiera se plantearon sacar la teta a pasear, y jamás se me ocurriría cuestionar su decisión, sinceramente, pienso que si la prioridad es el bienestar del bebé, poco importa cual sea la elección.

    Pero de veras, creo que el artículo de la gran profesional -a la que por cierto hasta hoy no tenía el gusto de haber leído ni una sola vez- lo que busca es que suene su nombre. Me parece que las opiniones que podamos tener sobre el tono, la argumentación o la solidez de sus declaraciones unas y otras, para esta gran empresaria y emprendedora que debe haber muerto de éxito previamente sólo puede importarle en un sentido: ¿que número de visitas he conseguido? ¿que repercusión? ¿debería hablar de mis trolles? etc, etc. vamos pura captación de clientes potenciales. Yo no le compro nada de lo que vende, no me convence su discurso.

    Un beso hermosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, más que promocionar el blog, creo que quiso dejar un post dejando claro que ella por encima de todo quiere currar y que la maternidad es "secundario" (no secundario exactamente, pero que ella lo compatibiliza sin sacrificar nada de su vida laboral, no se si me explico).

      Besos!

      Eliminar
  5. Totalmente de acuerdo, primero de todo, respeto y críticas constructivas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teniendo la ciencia de nuestra parte, no entiendo que haya que recurrir al insulto. Besos!

      Eliminar
  6. Es que la anonimidad de internet es lo que tiene....solo hay que ver la de comentarios ofensivos, insultos y demás que hay en noticias de El Periódico o El País, que se supone que son medios serios y que la gente que los lee tiene una mínima educación...Lo que me sorprende es que en los periódicos espanoles los comentarios son en el 50% de los casos chorradas, ofensas e insultos, mientras que cuando abro los comentarios de Spiegel o Sueddeutsche (periódicos alemanes) los comentarios son tochos bien argumentados y hay pocos insultos descalificadores...una de dos, o en Spain nos insultamos a la mínima y nos "encendemos" muy facilmente, o en alemania no se creen esto de la anonimidad de internet ;-). Probablemente esta chica solo queria aumentar las visitas al blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lees la Süddeutsche? No se como será online, pero el formato en papel siempre me ha gustado, con esa letra tán gótica :-P

      Alemania es diferente, ya sabes! Besos!

      Eliminar
  7. Totalmente de acuerdo contigo, no tengo nada que añadir... En fin. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Yo no soy madre y tal vez por eso no alcance a comprender estas cosas pero, de verdad, no entiendo esas guerras extremas que hay defendiendo unas y otras formas de crianza, llevándolo a esos extremos. Como dices, cada cual es libre de criar a sus hijos como mejor le parezca sin caer en la descalificación hacia otras formas de crianza. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi no me gustan los extremismos, pero reconozco que estas cosas duelen. Porque una se parte los cuernos en leer, informarse, luchar por hacer las cosas como cree que tiene que hacerlas... y viene otra a decirte que si le das agua. En fin...

      Eliminar
  9. Que barbaridad! no tenia ni idea de lo que habia escrito esta mujer!
    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Somos madres, personas, hembras y todo lo que queramos ser.

    Arriba esa teta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y querer hacer las cosas de otra manera es lícito, pero no poner a caldo a quien no opina lo mismo.

      Me encanta lo de arriba esa teta :-P

      Eliminar
  10. Me temo que el peor enemigo de una mujer siempre es otra mujer. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. aburre tanto esta pelea!!! y lo que más me preocupa no es cómo se alimenten los niños, sino que "mamen" intolerancia desde tan pequeñitos.

    cada uno con sus decisiones en función de sus posibilidades y coyuntura, nomás faltaría!

    ResponderEliminar
  12. ¿Qué tienen de especial las mujeres como "Suu"? Las mujeres que decidimos libremente amamantar, con la frecuencia que quisimos hacerlo (cada 10 minutos o cada 4 horas), con la duración que queramos (hasta que el bebé entre a universidad), que además de criar un bebé también trabajamos y por tanto nos extraernos leche, NO somos especiales, ni eso nos convierte en mejores madres ni mejores mujeres... ¿Y sí también creyéramos (¡y lo hiciéramos!, quizá porque alguna "gurú" de lactancia nos lo dijera) que poniéndonos de cabeza todos los días por una hora a las 3 a.m. la cantidad y calidad de la leche se mejoraría? (no, no se rían, se puede recibir toda clase de muchos consejos ridículos e ineficaces) ¿Que pasaría entonces?... ¿Adivinen qué? Nada, tampoco eso nos hace especiales. Nuestro grado de sacrificio y martirio en el que nos ponemos nosotras mismas TAMPOCO nos hace tener superioridad sobre otras madres, quizá tu bebé lo disfrute más, aunque hasta ahora ningún bebé ha dado su opinión al respecto, también quizá para tu pareja (o alguien más) seas una especie de súper héroe... Pero no, tampoco nos da derecho a siquiera criticar el modo de crianza de otras madres (o familias).

    Si alguna otra madre cree y decide que el biberón es lo mejor para alimentar a su bebé (y hasta ahora tampoco ningún bebe se ha quejado) no la convierte en una madre negativamente especial.

    En nuestro día, muchas mujeres que dan biberón, por la razón que sea, son ridiculizadas o atacadas por muchas "supermadres" que lactan. Las "supermadres" parecen olvidar que estas madres que deciden dan biberón aparte de ser madres, también son seres humanos que suelen tener sentimientos. Es perfectamente entendible para mi que las madres que decidieron dar biberón se desahoguen escribiendo artículos o comentarios en el mismo sentido en el que ellas reciben las críticas, simplemente porque están hartas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suu lo que tiene de especial es que es la única que conozco que lleve 5 años extrayéndose leche en el trabajo. Y que muy lejos de ir de supermadre, escribe post explicando como lo hace, contando trucos para facilitar la tarea y hasta le mete humor. Eso, y que cualquier consulta que tengas sobre extracción te la soluciona. Por todo eso es mi referencia a la hora de hablar de lactancia y trabajo, simplemente porque de ella es de quien he aprendido.

      Es que el tema nunca ha sido la crítica por dar biberón. Ni de que lo diera por elección. Una de mis mejores amigas dio biberón desde el minuto 0 simplemente porque no le daba la gana dar el pecho y jamás habrá oído una sola palabra mía al respecto, porque es su hijo y su decisión, y yo no soy quien para meterme en su crianza. Pero tampoco hay que consentir la mentira.

      Si yo mañana escribiese un artículo diciendo que todos los vegetarianos van contra natura, que están desnutridos, que eso no puede ser sano y que están dando un mal ejemplo a sus hijos, lo normal es que algún vegetariano me llamara inculta, como poco. Pues con esta señora lo mismo. Repito, por escribir mentiras sobre la lactancia materna, no por dar biberón, faltaría más.

      Las mujeres que dan biberón son ridiculizadas, y las que dan teta, y las que portean, y las que colechan, y las que llevan al niño en carrito, y las que trabajan, y las que no... Nos critican hagamos lo que hagamos. El desahogo está genial y yo siempre he dicho que la queja debería ser un derecho fundamental, pero de ahí a lo que ha hecho esta mujer hay un trecho.

      Saludos!

      Eliminar