martes, 5 de agosto de 2014

Semana mundial de la lactancia materna: De como comenzó la nuestra

Tengo que reconocer que la lactancia era una de esas cosas de la maternidad que no me llamaba mucho. Tenía claro que era lo mejor, tenía claro que quería seguir las recomendaciones de la OMS pero para mi era un poco "trámite", algo que había que hacer y punto. 

Creo que la cosa empezó a cambiar cuando leí "Un regalo para toda la vida", más o menos por la mitad del embarazo. El libro me fascinó, lo devoré y lo volví a releer durante las últimas semanas. Me sirvió sobre todo a estar mucho más segura, a contestar un rotundo SI cuando me preguntaban que si daría el pecho, y a reírme cuando me decían eso de "ya veremos si puedes". 

Tenía claro que poder, podía. Pero también tenía claro que podían surgir problemas y tenía pánico a tener grietas o una mastitis, porque no tenía claro si el dolor no me iba a hacer flaquear en mi empeño. El lunes antes de nacer PF estuve en una reunión de La Liga de la Leche, éramos 3 embarazadas y la verdad es que me sentí muy a gusto, sobre todo tras escuchar las experiencias de otras madres recientes que asistieron. 

Llegó el parto, y de nuevo bendita Ana que estuvo avispada cuando yo no lo estuve. Ya estaba fuera de la bañera, ya estaba descansando, ya estábamos repartiendo agua y chocolate por el paritorio y Tarek y yo empezábamos a entrar en la fiebre de avisar a familiares. PF estaba bastante dormido, así que no fue de esos bebés que trepó y se enganchó solo, necesitó un poco de ayuda. Yo no me aclaré mucho con la postura, pero Ana me estuvo ayudando y finalmente conseguimos un enganche en condiciones. 

Al día siguiente comencé a notar dolor. Tenía la sensación (que resultó ser acertada) de que PF abría poco la boca, por tanto cogía poca areola y me estaba haciendo unas rozaduras de flipar. Con Ana me comuniqué mediante fotos y Whatsapp y las enfermeras del hospital... pues bien, todas querían ver una toma. La verdad es que fueron de gran ayuda, todas me dieron muy buenos consejos y en general creo que tuve muy buen apoyo por parte del hospital, pero cuando es la 5º vez que te piden ver una toma acabas un poco cansada.

Una vez en casa estaba deseando poder ponerme una crema hidratante, que era lo que más me pedía el cuerpo en ese momento. No usé Purelán porque me parece carísimo, opté por la Nivea de bote azul de toda la vida, y sobre todo por las propias gotas de leche, que son mil veces mejores que cualquier crema. Seguía temiendo las grietas una barbaridad, así que el dolor, sumado al miedo, y rematado por el hecho de que PF pedía cada 45 minutos - 1 hora... Pues si, el principio se me hizo un poco cuesta arriba. 

Yo, que estaba deseando deshacerme de la barriga para poder moverme de nuevo, me ví anclada a un sofá, con la teta fuera todo el día. Al menos aprovechaba para leer, pero había veces que necesitaba descansar del dolor, que aunque no era mucho, era constante. Incluso meterme en la ducha me molestaba, porque secarme con una toalla era totalmente imposible. Fuera de casa, aunque a los 3 días estaba amamantando en el registro civil mientras firmaba papeles, me agobiaba mucho que me pidiera. No sabía donde sentarme, temía malas reacciones y sobre todo me estresaba el hecho de que, pasara lo que pasara, me tenía que sentar y no moverme hasta que PF terminara. Vamos, que me tenía que haber tomado las cosas con más calma... 

Según fui pillando práctica me empecé a relajar, y todos mis esfuerzos se centraron en intentar acabar con el dolor y las rozaduras, solucionando problemas uno a uno. 

1. El primer problema era que todo lo que mejoraba durante el día me lo fastidiaba por la noche, porque la postura tumbados no se nos daba demasiado bien ni a PF ni a mi, sobre todo estando a oscuras y alumbrando con el móvil. La solución fue una lamparita LED enganchada a la cuna y tapada con un trapo, con la que consigo iluminar lo justo para ver sin despertar a todo el mundo. También opté por darle sentada en vez de tumbada, aunque me muriera de sueño, pero si no no me iba a curar nunca. En ese momento PF me despertaba cada hora, como máximo cada 2. Fueron noches duras, pero al cabo de un par de semanas todo mejoró. 

2. El segundo problema era mejorar la irritación: Leche, leche y más leche, y sobre todo cuidar mucho la postura y hacer que PF abriera la boca. Paciencia, asesoramiento e ir pillando práctica, no había más. 

3. Respecto a amamantar en la calle, sobre todo me faltaba la ropa adecuada. Pero en otra reunión de la liga de la leche me dieron un par de consejos sobre como combinar camisetas para no hacer un striptease en plena calle, y oye, mano de santo. 

Pero la solución a todos mis males la encontré por pura casualidad. Una de las cosas que más me molestaba era que me sentía super incómoda al ir sin sujetador, pero el sujetador en si me irritaba mucho. Un día, harta de todo, cogí los discos de lactancia (que hasta ese momento había comprado para nada) y me los puse. Al cabo de 2 horas me dí cuenta de que el dolor había mejorado mucho. Tras observar, probar, cambiar de sujetadores, etc. llegué a la conclusión de que vale, yo tenía irritación... pero lo que me estaba matando era alergia! Pasé un par de semanas, casi un mes, con los discos de lactancia y problema solucionado, no ha vuelto a doler. 

La lactancia puede ser una pesadilla cuando duele, pero la cosa cambia mucho cuando eso mejora. Poco a poco me fui enganchado al tema y a día de hoy PF y yo somos bastante Tetadictos. De momento me he librado de las grietas y de las mastitis, pero lo que si tengo son obstrucciones. Con las 2 primeras lo pasé mal, pero a partir de ahí pillamos práctica y ya lo solucionamos bastante rápido. 

Para mi, una de las claves para establecer bien la lactancia fue prepararme con antelación. El libro de Carlos Gonzalez sobre todo me sirvió para tener mucha confianza en lo que hacía, y no dejarme llevar por agobios ni por mitos. El acudir a un grupo de lactancia desde el embarazo me hizo sentirme segura, y sobre todo mi Doula me hizo sentirme muy apoyada y con la confianza de que tenía a quién recurrir. Sin todo esto, puede que nuestro comienzo hubiera sido bastante peor. 

A día de hoy tengo claro que haré lo que haga falta para seguir adelante, no solo porque sea lo mejor o porque yo lo disfrute, si no porque PF ha dejado muy claras sus preferencias y ya sabéis que no hay quien le meta un chupete o un biberón en la boca (seguimos sin convencerle). El viernes pasado, coincidiendo con con el principio de la semana mundial de la lactancia materna, conseguí por primera vez portear y amamantar a la vez, y eso ya si que ha terminado de solucionarme todos los problemas. Ahora solo espero que la buena racha siga y no se nos cruce ningún problemilla...

Y tu, tuviste problemas al principio de la lactancia?


19 comentarios:

  1. Yo tenía un problema extraño. Se me salía la leche cuando era más o menos la hora de la toma, antes de que se pusiera el bebé. De esta manera cuando se ponía casi no tenía, pero al forzarlo se me hinchaba cada vez más. Aun así no engordaba y tuve que darle además biberón. Me pasó con los tres. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana, por entonces os ponían horarios? Conseguias seguirlos?

      Eliminar
    2. No seguía horarios pero el pecho decidía cuando había pasado tiempo suficiente.

      Eliminar
  2. Yo con la mayor tuve obstrucciones y como no sabía nada de nada, ¡pensé que los bultos eran tumores! Fui al médico dolorida y asustada y se rió de mi. A partir de entonces empecé a leer blogs, y con el pequeño ya tuve apoyo 2.0.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que delicado el medico. .. A mi tu ayuda con la 1º obstrucción me vino genial, ya lo sabes :-) que viva el 2.0!

      Eliminar
  3. Pues yo la verdad que no tuve problemas, un par de mini grietas y lo que tu dices, que las primeras semanas la vida consistía en estar con la teta fuera...Por suerte era agosto ;-). El libro de C. González también me lo leí en el embarazo y como dices, me dió seguridad, aunque para mi la lactancia era un "trámite" también. Ahora lo veo muy distinto, mira que distinto que en 6 días cumplimos dos años de feliz lactancia. Se está empezando a destetar, empieza a dormir toda la noche, a veces a no pedir teta para dormirse...y me da una penita :'(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que yo no entendía cuando las madres decían que les daba pena que se acabara la lactancia y ahora lo entiendo perfectamente!!! Besos!

      Eliminar
  4. Confieso que yo antes pensaba que aquello de dar el pecho era coser y cantar pero, desde que leo blogs de madres, veo que es toda una ciencia. Me alegro de que hayas conseguido superar los obstáculos y ahora ya lo lleves estupendamente!!! Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se empieza bien es bastante fácil, pero por desgracia tantos años de mala información no ayudan.... Besos!

      Eliminar
  5. Tuvimos nuestras cosillas, nada importante, por suerte. Al principio dudaba porque pedía muuuy a menudo, pero el tiempo me hizo ver que no era nada extraño. Y a diferencia que vosotros, yo me acostumbré a dar el pecho estirada (por la episio) y me costó mucho acostumbrarme a dar sentada, jejejeje...
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PF también pedía muy a menudo y el pobre se ha críado fama, mi entorno me pregunta que si ya come menos. Pobrecillo el enano, que le dejen comer lo que le de la gana!!!

      Cada vez que me acuerdo de tu historia de la episio me da mucha cosa, pobrecilla. Besos!

      Eliminar
  6. Esta claro que todo se soluciona a base de práctica por parte de los dos... Los principios siempre son duros, pero luego uno acaba disfrutando del momento de la lactancia... Piensa que es un momento super intimo entre tu y tu niño.... y solo puede ser tuyo...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sobre todo te salva de muchas papeletas. Hambre? Teta. Sueño? Teta. Nervios? Teta... anda que no me soluciona problemas... Besos!

      Eliminar
  7. Yo di el pecho a mis hijos diez meses. El principio con el primero fue un poco duro por las grietas, pero tampoco me comí la cabeza mucho. Pero de tu post hay una cosa que no entiendo. La gente que te dijo "A ver si puedes", es gilipollas o qué. No lo pillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes el famoso mito de "no tener leche". Luego por la calle la gente me iba dando consejos para tener más leche y yo con cara de espanto diciendo "por favor, más no!". Que no es que fuera sobrada, pero más no me hacía falta. Besos!

      Eliminar
  8. yo sí que tuve grietas, sangre, carachitas y todo... pensé q era normal! ahora veo q no... mi solución a eso fue dos cortes con tijera en la pijama... parecía Afrodita, la chica de Mazinger!!!
    y es que con lo delicada que estaba el área, más de una vez al sacarme la blusa se me fue con piel y todo..
    le di exclusivo hasta los 3 meses, de ahí tuve que regresar al trabajo y aunque me sacaba no abastecía y tuve q complementar.
    se acabó a los 8 meses cuando la ciática me mataba y el médico dijo que era o pastillas o lactancia... y yo q no podía ni caminar tuve q escoger pastillas... si hubiera sabido q hay medicinas q son compatibles con la lactancia!!!

    lo q sí nunca le agarré el gusto fue a sacarme el pecho en público.. =S

    me alegro por el amor de PF a la teta ;) <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostrás, que dolor!!! Y que pena que por un mal consejo médico terminara la lactancia, porque desde luego hay más medicinas compatibles de lo que pensamos.

      Lo de dar el pecho en público, yo voy pillando trucos para que no se vea mucho, y así lo llevo bien. Besos!

      Eliminar