jueves, 23 de octubre de 2014

Elementos para mantener la cordura II: El colecho


Que si en el primer capítulo os contaba como el porteo hizo mi vida mucho más fácil (cada día soy más adicta, le haría un monumento a mi Mei Tai) esto del colecho ya directamente me salva la vida. Sin colecho dormiría muchísimo menos y yo sin horas de sueño no valgo un duro.

Desde el embarazo tuve claro que PF dormiría con nosotros, en su cuna sidecar. Me parecía lo más práctico, tanto para él como para mi, él no se sentiría solo por las noches y yo no me tendría que levantar para darle el pecho. Tras leer "Dormir sin lágrimas" de Rosa Jové ya me reafirmé totalmente en mi idea. Compramos una cuna en Ikea (bastante barata) y Tarek la adaptó para convertirla en una cuna colecho para nuestra cama. Le puse sus sábanas, su móvil con luces y música y ahí se quedó, esperando la llegada del enano.

La primera noche en el hospital lo tuve claro. Yo no podía dejar a esa cosita pequeña sola en una cuna toda la noche, sentía que tenía que seguir vigilándole, y sobre todo, que si no le había soltado en todo el día, no podía hacerlo durante horas por la noche. Por suerte, las camas de Torrejón tienen barreras, así que ambos dormimos juntos las 2 noches. La cama era estrecha y el cuerpo me dolía una barbaridad de no cambiar de postura, pero sobrevivimos.

Al llegar a casa obviamente la cosa mejoró porque teníamos más espacio. Las noches duras del principio de la lactancia, en las cuales me tenía que incorporar para darle porque si le daba tumbada me dolía, los despertares cada hora con toma en medio... creo que sin colecho me hubiera vuelto loca, porque al menos de vez en cuando pillábamos una noche buena y alguna toma me la pasaba dormida.

Durante el día de vez en cuando intentábamos meterle en la minicuna. Salvando alguna excepción, creo que generalmente no duraba más de media hora dentro. Ese tiempo se fue acortando hasta el punto de despertarse en cuanto tocaba el colchón. En nuestra cama la cuna sidecar prácticamente solo nos servía de barrera porque PF dormía en nuestra cama pegado a mi. Alguna vez intenté dejarle sobre su colchón pero idem, a los 20 minutos me estaba buscando. Sin llegar a despertarse, me tumbaba junto a él, se enganchaba y hala... a dormir, y yo con él. El peque lo había dejado claro, el duerme estupendamente pegado a sus padres.

Habrá quien piense que le estamos malcriando, que así no se duerme, que le estamos haciendo dependiente, que le estoy malacostumbrando al dormirle con la teta... pero es que el invento nos va la mar de bien. De noche duerme unas 10 horas (cuando tenía 3 meses se dormía 12 del tirón con tomas en medio, una maravilla), luego unas 2 horas de siesta que se han llegado a extender a 3 y media, además de microsiestas sobre todo por la mañana. Por la noche y durante la siesta tengo que estar yo al lado, se va enganchado y así va durmiendo muchísimo más. Es cierto que a mi a veces me frustra, porque podría utilizar ese tiempo para hacer otras cosas, pero aprovecho para descansar o leer. En las siestas a veces me levanto, me tomo un té o hago lo que tenga que hacer, y cuando veo que se empieza a mover vuelvo corriendo a su lado para que duerma un poco más. Resumiendo, el descansa más y duerme más horas seguidas, hace sus tomas sin despertarse, yo consigo dormir un número decente de horas seguidas, y cuando no duermo, al menos me obliga a tumbarme y descansar. No es perfecto, pero a nosotros nos va bien.

A veces nos da miedo que dependa de la teta para dormir, pero es que en el Mei Tai o en la bandolera también se duerme estupendamente cuando yo no estoy. Incluso en el carrito si le da sueño, así que creo que de momento tenemos pillado el truco para poder solucionar el tema sueño tanto con teta y colecho como sin ello.

No todo es tan ideal, a mi a veces me cuesta mucho conciliar el sueño si me despiertan en medio de la noche. La mayoría de las noches de 4 a 6 me lo paso leyendo blogs, porque me despierto durante la toma y PF se duerme, pero yo no. Hace un par de semanas me desperté a las 2:30 de la madrugada y ya no dormí más, obviamente pasé el día arrastrándome. También hay veces que le da por engancharse y desengancharse mientras me da mil patadas y ahí me tengo que armar de paciencia, pero creo que en general, lo bueno supera a lo malo.

Hay un momento que no cambiaría por nada y es cuando está profundamente dormido y me puedo explayar mirándole y dándole besitos en la frente. Y es que colechar no solo me resulta cómodo y me permite dormir en condiciones, que narices, es que también es un placer.

Y tu que opinas? Colechar es malcriar o te parece una opción más?

23 comentarios:

  1. Por las características de mi cama la cuna de colecho o las barreras eran poco seguras (queda un pequenyo hueco entre el colchón y el borde) y con el bebé en medio me cuesta mucho dormirme. Por ahora el mio se dueme a la teta conmigo en la cama. Cuando está KO, es la hora de ver una peli, tomarnos un vino y hablar como adultos. Lo paso a la cuna cuando voy a acostarme y cuando se levanta (entre las tres y las cuatro) lo paso a la cama y entonces si que me duermo, con ninyo y todo. Las siestas en brazos, no hay más. Tengo un sistema de cojines para no jorobarme demasiado y soy una experta en teclear con una mano. Benditos blogs y santo FILMIN!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da a mi que tu y yo tenemos una cama parecida, porque en la mía también queda un pequeño hueco entre el colchón y el borde. Lo solucionamos corriendo el colchón, de tal manera que el hueco queda ahora en el lado de los barrotes de la cuna, y lo hemos cubierto con un material parecido a la esponja.

      Por las noches este también suele caer a la teta y le puedo dejar durmiendo a nuestro lado mientras que vemos la tele o charlamos un rato, pero no nos da para mucho porque cae tarde.

      Lo de teclear con una mano, mira que no me gusta pero estoy aprendiendo, no me queda otra.

      Besos!

      Eliminar
  2. A mi me parece una opción más, por supuesto, pero no ha sido la mía (hasta ahora, al menos).
    Yo les he tenido en minicuna al lado de mi cama, los primeros meses. Pero con ellos en mi cama yo no era capaz de dormir por miedo a aplastarles o que se cayeran. Nunca he estado dormida durante una toma, por el mismo miedo.
    Más mayorcitos han pasado a cuna en su cuarto. Y tampoco hemos colechado salvo ocasiones puntuales en que estaban malitos (y yo no he pegado ojo). Superado el momento bebé, tampoco veo el plan colecho, porque mis hijos a las 21 horas estaban (y están) en la cama, y no se levantan hasta las 8 h. Mientras que marido y yo nos acostamos hacia las 23 horas y nos levantamos a las 7. Así que no veo compatible sus horarios de sueño con los nuestros.
    Cada familia tiene sus circunstancias y cada persona es un mundo. Así que cada uno que haga lo que mejor le funcione.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mi experiencia, durmiendo con un bebé ni te mueves, al menos eso me pasa a mi,que se perfectamente donde está :-P

      Después de la época bebé yo también creo que si duermen bien, casi mejor en su cama, por cuestión de espacio.

      Besos!

      Eliminar
  3. Pues siendo tan peque no creo que el colecho sea malcriar, pero coincido plenamente con Matt. Resumiendo, yo hice exactamente lo mismo que ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le veo tan peque para que duerma solo :-) Besos!

      Eliminar
  4. Yo creo que cada uno debe de hacer lo que mejor le venga. Si te resulta más cómodo así, pues adelanta. Imagino que habrá gente que duerma más a gusto con el bebé en la cuna. Cada cual con sus circunstancias, oye. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo desde luego es la única forma de dormir :-P Besos!

      Eliminar
  5. No sabía que había cunas de colecho. Eso está mejor. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las hay, pero son carísimas. La más barata de Ikea, 200 euros. Nosotros compramos la más básica y la adaptamos, solo hay que quitar una fila de barrotes y sujetarla bien a la cama.

      Eliminar
  6. Con mi hijo mayor nunca me atreví a colechar, me levantaba para darle el pecho y alguna vez nos quedamos dormidos sentados en el sofá, por suerte nunca pasó nada pero me daba muchísimo miedo dormirme y que se me cayera. Dormíamos regular los dos porque en el proceso de volver a la cama no siempre conseguíamos recuperar el sueño... Con el peque empecé a colechar desde el principio y sencillamente fue una maravilla. Dormíamos genial los dos. Al añito dejamos la lactancia y pasó a la cuna sin ningún drama.
    No me extraña que PF esté creciendo tanto: tiene todo el alimento que quiere/necesita, duerme como un lirón y no llora porque siempre está con su padre o su madre. Toda la energía se le va en crecer!!
    Obviamente cada familia tiene que encontrar la opción que mejor se adapta a sus necesidades.
    Lo estáis haciendo genial Drew, enhorabuena!
    Un beso,
    Beatriz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya consiguiera que no llorara en el coche sería perfecto :-P Pobre, se pilla cada disgusto...

      Espero que nuestro cambio a la cama sea tan fácil como el vuestro. Besos!

      Eliminar
  7. Yo por mí, sacaría hasta a Miki de la cama jajaja en serio, tengo unos dolores de espaldas y me doy tantas vueltas que es la leche.
    Cada uno en su casa es soberano y sabe lo mejor para su familia.
    23+4

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaja, yo a veces echo de menos una cama para mi sola. Besos!

      Eliminar
  8. A mí me parece una buena opción sobre todo si el peque tiene problemas para conciliar el sueño o si no le gusta su cuna o simplemente si a los padres les parece una buena opción. A mí en ese sentido no me "hizo falta" ciruelilla fue dormilona desde el minuto 1, además es que le gustaba estar en su cuna incluso despierta, y añádele que no le gustaba que la acunaran en brazos, solo quería que le cogiera estando ella vertical... con lo cual me lo puso fácil fácil. Cada cual en su cama y todos contentos.

    Debo decir que me alegro de que así fuera porque a mí apriori no me convence el colecho. Me da miedo axfisiar al niño, me da miedo que le cree una dependencia y todas esas cosas que dicen las que no lo ven bien, no podría dormir - alguna vez ha dormido con nosotros y no he podido pegar ojo. Pero insisto, una cosa es que a mí, o más bien para mí, no me hubiera gustado pero pero que los demás lo hagan, les guste, les parezca una solución o simplemente lo hagan por placer me parece estupendo!!! También admito que si el dormir hubiera sido un problema habría recurrido sin dudarlo a ello, y además como ciruelilla no es de dejarse achuchar ni acunar pues tengo que reconocer que sí, que siento una punzadita de envidia cuando leo lo de dormir acurrucados y sentir su cuerpito toda la noche ;-)

    ResponderEliminar
  9. En el hospital dormí con Xoubiña encima de mí, cuando entró una enfermera su comentario fue Ya la estás mal acostumbrando!
    A qué? Al amor? Al cariño? Se puede mal acostumbrar a eso?
    Si le digo que a pesar de no conseguir teta no saqué a Parrulín de la cuna de mi cuarto hasta que venía la niña en camino (más de tres años tenía!) me cruje la enfermera!
    Como digo siempre, cada una, como mejor se apañe.
    Hasta luego ;)

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. A mi me parece buena opción aunque la gente te mire raro al usar semejante verbo. Creo que eso debería ser en función de las necesidades del niño, que sea más apegado o no. Vamos lo que vosotros habéis hecho, respetar los ritmos de PF.
    Yo siempre digo que yo misma cuando duermo sola concilio peor el sueño y no estoy tan a gusto, como voy a negarle eso a un bebé?
    Una idea para que te dé tiempo de algo, has aprovechado a dormirle en la teta en el Mei Tai y mientras tú haces lo que tengas que hacer? Seguro que sí pero como no lo mencionas me ha quedado la duda.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. No tengo hijos, así que no tengo claro lo que haré llegado el momento (si llega). Para nada creo que sea malcriar. Yo colecho con mis gatos... jajaja. Lo cierto es que antes me parecía mejor idea... pero hace no mucho vi algunas cosas (que no voy a poner para no crear mal rollo ni obesiones extrañas) que ha hecho que haya cambiado un poco de opinión y que, en mi caso, probablemente no lo hiciera.

    Por otra parte... a mí me cuesta conciliar el sueño sólo durmiendo en la misma habitación de alguien que respira fuerte (ni siquiera roncar... jaja) o que se mueve mucho. Sin embargo... una vez dormida, no hay quién me despierte.

    ResponderEliminar
  13. Yo soy de aquellas que se comen sus palabras...
    Siempre decía que no pondría a dormir conmigo a ningún hijo, que se malacostumbraban y luego no hay quien los saque. Todo esto porque mi hermana tiene a su hija de 10 años pegada como una lapa en su cama y ella intenta ponerla en su habitación... y no hay manera! jajajaj
    Pero cuando nació y vi que en la minicuna duraba 20minutos por la noche, que entre que se dormía, la dejaba, esperaba que no se despertara y me dormía yo... ya tocaba otra toma! La metí en la cama y oye, mano de santo! No dormíamos 12h del tirón, pero si 1 o 2h. Y con el tiempo ella solita ha ido dejando de querer dormir en la cama.
    Ahora duerme toda la noche en su cuna, y si la pones en la cama se queja y lloriquea. Cómo echo de menos despertarme y ver sus mofletitos y su carita de angel a mi lado!

    ResponderEliminar
  14. Pues para nosotros, también fue la opción! Por lo que tú dices, por el ritmo de tomas es que de otro modo hubiera sido horrible para mí! Ya tiene dos años y seguimos así, cuando le vea por la labor le ofreceré lo de irse a su cuarto...pero sin prisa! Es una cama grande y no dormimos mal (se podría dormir mejor, eh?), así que...felices! un besito guapa!

    ResponderEliminar
  15. Nosotros idéntico a lo que cuentas... tenemos la cuna sidecar, pero no le gusta nada... además, cuando la pongo en nuestra cama para las tomas, si la muevo hasta su lado "cuna", se despierta... así que empieza la noche en la cuna pero luego sigue en nuestra cama (a partir de la primera toma). No hay ningún problema con la niña y las horas de sueño, el método es perfecto para nosotros. El problema es tener que trabajar y no poder disfrutar de una baja por maternidad como el sentido común manda!

    ResponderEliminar
  16. A mí no me cabía la cuna de ancho en la habitación así que usamos minicuna, aunque la mitad de la noche estaba en la cama con nosotros. Al cumpli los 7 meses ya no cabía y tuvimos que pasarla a la habitación suya en su cuna (llevaba desde los 3,5 meses echando las siestas ahí) y dormía muy bien, hasta que se puso de pié... Ahora se despierta dos veces de media, y en el primer despertar me la llevo con nosotros, si no, yo no sería persona en el trabajo.. Ten cuidado con el brazo y no lo dejes extendido, no te vaya a dar la tendinitis en el codo (epicondilitis) como a mí... Besitos guapa!

    ResponderEliminar