miércoles, 26 de noviembre de 2014

De violencia obstétrica, la revolución de las rosas, y un poco de frustración.


Ayer fue el día internacional contra la violencia de género, y también el día contra la violencia obstétrica. El día de la revolución de las rosas, un día dedicado a todas aquellas mujeres que en su día fueron víctimas de la violencia en sus partos. 

Para mucha gente esto de la violencia obstétrica es una chorrada que se han inventado 4 hippies. Los señores ginecólogos nunca se equivocan, siempre están actualizadísimos, son amables y respetuosos y las mujeres tenemos que callarnos y dejarnos hacer. Eso de parir sin epidural es una locura y un atraso, y en el embarazo lo mejor es no leer, no escuchar otras experiencias, no vaya a ser que "la madre se asuste". Las que piden un parto natural (que todavía hay gente que se cree que eso es parir en la naturaleza) están jugando con la salud de sus hijos. 

Pues bien, yo a esa gente le digo que todavía no se han enterado de qué va el cuento. 

Que en España, en pleno 2014, las recomendaciones de la OMS en cuanto al parto normal (de 1986) no se cumplen. 

Que el ministerio de Sanidad sacó en 2007 una guía de atención al parto normal y 7 años después la mayoría de los hospitales siguen sin aplicarla. 

Que existe una ley de autonomía del paciente que obliga a que se nos informe de lo que se nos va a hacer y que tenemos que dar nuestro consentimiento. 

Que la mayoría de las mujeres que luchamos por un parto natural no estamos pidiendo ni más ni menos que eso, que se cumpla la evidencia científica y se respete la ley. Que de lo contrario, será el ginecólogo quien tendrá que explicarme a mi en que se basa para actuar de otra manera. 

Que esto no va ni de parir debajo de un árbol, ni de epidural o no epidural, ni de ir de hippie. Va de ciencia, de evidencia y de estudios. Va de no salir con secuelas, temporales o permanentes. Va de no poner en riesgo ni nuestra salud ni la de nuestros hijos. No va de ir de valientes, va de tener miedo, mucho miedo, a que alguien haga algo "porque siempre se ha hecho así" y una mujer o su hijo tengan que pagar las consecuencias el resto de su vida. 

Y quien crea que esto es una peli de ciencia ficción, le invito a sentarse y escuchar. Porque yo, todos los meses en las reuniones de EPEN sigo escuchando a mujeres que cuentan auténticas historias de terror sobre sus partos. Y otras mujeres que llegan inseguras, a veces asustadas, sintiéndose bichos raros y preguntándose si tienen derecho a querer otra cosa. A pedir únicamente eso que la OMS y el Ministerio de Sanidad consideran una atención normal. 

Lo que peor llevo de esta historia es tener que callar. Cuando me cruzo con una embarazada que me cuenta como le va, que dudosa comenta que no le tratan muy bien y que no sabe porqué le hacen ciertas cosas, pero que da igual, que está bien así. Porque en ocasiones lo veo venir, veo que, confiando en la profesionalidad de quien le atiende, se está metiendo en la boca del lobo. Que si tiene suerte todo irá bien. Si no tiene tanta, a lo mejor no tenga un recuerdo fantástico pero no sea un desastre. Y que si no, puede que salga con secuelas. Y mientras, estoy ahí, sonríendo y dándole ánimos, callada porque "a una embarazada no se le puede asustar". No me hace eso un poco cómplice?

Se que una mujer puede no querer lo mismo que yo en su parto, faltaría más. Pero sigo pensando que las recomendaciones están ahí para algo y que eso es lo mínimo que habría que respetar. Y sobre todo, que sea la mujer la que elija, no un mero cuerpo al que le imponen qué hacer. 

Si me preguntan, les contaré que mi experiencia fue distinta. La mayoría de las veces me tomarán por una hippie loca que quiere parir debajo de un árbol. A lo mejor algún día alguna se planteará algo y mi experiencia le servirá, quien sabe. Mientras tanto, yo seguiré escuchando a otras mujeres, ayudando cuando me lo pidan, y sintiéndome fatal cuando vea que no puedo evitar el choque de trenes. Mientras tanto, una rosa por todas las que sufrieron por confiar en la persona que se supone tenía que cuidar de ellas, por las que lucharon y no pudieron, por las que pelean a diario por cambiar las cosas. Las mujeres del futuro os lo agradecerán. 

20 comentarios:

  1. Mi primer hijo nació por cesárea de urgencia. Había sufrimiento fetal y desde que lo detecto el monitor hasta que me metieron en quirófano pasaron algo así como 3minutos (de hecho mi marido no le dio tiempo a llegar, q estaba aparcando). En mi segundo embarazo tuve que cambiar de médico (estaba encantada con el que me atendió en el primero, pero era un equipo y sabía que las posibilidades de que me volviera a atender eran mínimas) fui a ver al ginecólogo que me recomendó una amiga. Le dije que el primero fue cesárea y el segundo me gustaría que fuera parto natural. Y me dijo textualmente "parto natural es que lo tengas debajo de un árbol, y en tu caso y con una cesárea anterior eso es imposible. Podemos intentar un parto vaginal pero si antes de las 40 semanas no te has puesto tu sola será otra cesárea) por supuesto que me cambie de ginecólogo, yo en un médico no esperó un amigo, ni un colega, pero si un poco de empatía que no vi en este doctor. Mi ginecóloga fue un amor y aunque volvió a ser cesárea (por un problema del corazón del bebe en la semana 36) se que ella lo hubiera intentado. De hecho he repetido con ella en mi tercer hijo (otra cesárea, esta vez programada). Con esto lo q quiero decir es que los médicos saben mucho, estudian, pero eso no quiere decir que estén en posesión de toda la verdad, y q las mujeres si no estamos de acuerdo en algo debemos alzar la voz y que nos escuchen. Hablando se entiendo la gente si ambas partes tienen intención de llegar a un acuerdo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues con todos mis respetos, menudo imbécil el que te dijo lo de "parto natural es lo que tengas debajo de un árbol".

      La evidencia científica dice que un parto natural después de 1 o 2 cesáreas sigue siendo más seguro que una cesárea, así que encima el tio te estaba mintiendo.

      Lo importante es tener un médico que te trate bien y que puedas confiar en él. Enhorabuena por haberlo encontrado, porque una cesárea también se puede hacer con mucho respeto o convertirla en un horror.

      Un saludo y gracias!

      Eliminar
  2. Muy bueno Drew! Poco más que añadir! Pero sabes qué? Que tenemos lo que queremos, al menos en la mayoría de los casos...
    Un besazo!

    Por cierto, a qué grupo de EPEN vas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la mayoría de los casos... pues no te voy a decir que no. Pero todavía hay muchas que pagan el pato, o bien por falta de opciones o por presión social. Y eso es lo que me da mucha rabia.

      Ayer estuve buscándote por twitter o viendo si tenías dirección de email, pero no la encontré. Como contacto contigo?

      Besos!

      Eliminar
  3. Yo cuando decía: quiero intentar parir sin epidural, la gente me miraba como si fuera una loca con una sierra mecánica en la mano.
    Me encantaría poder asistir algún día a una reunión de EPEN, pero aquí en Barcelona no hay grupo :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostrás, no sabía que no había grupo en Barcelona, tienes razón...

      A cuento de lo que comentas, una de las cosas que más me revientan es cuando un ginecólogo hombre le dice a una mujer que no quiere epidural "ya vendrás suplicando".

      A mi también me lo decían, y me encantó cerrarles la boca a todos.

      Besos!

      Eliminar
  4. Y yo con mi cesárea programada...ains si hubiera leído más...en fin pensaré que era una niña de casi 4 kg que llevaba todo el embarazo sentada.. Eso sí, a la próxima me voy a Torrejón como hiciste tú, o al Infanta y me hago un plan de parto!! Besos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nadie te diga que no puedes parir por tener una cesárea! Además una cesárea también se puede hacer de una forma más o menos respetada.

      Tienes también el Rey Juan Carlos de Mostoles. Es parecido a Torrejon e incluso han instalado bañera.

      Besos!

      Eliminar
  5. No puedo estar más de acuerdo. ¿Cómo es posible que sabiendo que hay ciertas cosas que no es bueno hacerlas de cierto modo (como hacer dar a luz a la mujer tumbada) se siguen haciendo así? ¿porqué no se siguen las recomendaciones de la OMS? ¿porque tenemos que pagar nosotras que ellos hagan las cosas mal? y encima eso, si te informas un poco y pides un parto respetado parece que eres la hippie loca que saca los pies del tiesto por molestar.... en fin... yo es que no lo puedo entender...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por comodidad, por miedo al cambio, por machismo, por ego...vamos, todos son motivos muy razonables :-D

      Lo peor es eso, que con la ciencia de nuestro lado y las locas somos nosotras, en fin....

      Saludos!

      Eliminar
  6. Lo ideal sería contar con toda la información y posibilidades desde el principio, para que cada una pueda decidir cómo lo prefiere. Pero esto ya no sólo en partos sino en tantas otras cosas. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. El caso es que generalmente en otras especialidades médicas esto se respeta más. Besos!

      Eliminar
  7. Hay mucho que mejorar, pero creo que poco a poco se está dando un cambio. Y eso se consigue a base de reivindicar un trato digno. La información es poder.
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, pero decirle a una embarazada que es mejor no leer, o que contarle algo sea asustarla no ayuda, y eso me cabrea. Besos!

      Eliminar
  8. Sí, hay muy poco respeto. Parir de forma natural es de locas, portear de indígenas... aggg, cuantas chorradas hay que escuchar!!!

    Besis de fresi

    28+5

    ResponderEliminar
  9. Eso es lo que me da mucha rabia a mí. Que por querer algo diferente te miren raro. Ahora me callo porque no sé como serán las cosas mañana pero ay cuando pueda hablar... se van a cagar!!! jajajajaja. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que te entiendo tanto!!!! Todo lo que aprendes ahora es recorrido hecho, no lo dudes y sigue adelante. Besos

      Eliminar
  10. En el 2006 quise un parto natural en un hospital y tuve que suplicar que no me pusieran oxitocina sintética porque no quería epidural, conseguí un parto vaginal sin epidural pero con el resto del pack y salí bastante tocada y con secuelas físicas y psicológicas. En el 2008 volví a parir y crucé Madrid arriesgándome a parir en la carretera porque del miedo que tenía al hospital me fui a punto de dar a luz, conseguí mi ansiado parto natural y respetado, y aunque mucha gente siga sin entenderme siento que todo lo que hice y dije en foros y en conversaciones ha sido positivo para conseguir cambiar las cosas aunque muchas veces nuestros peores enemigos seamos las mismas mujeres. Como leí una vez no es normal que alguien se informe más para comprar un coche que para parir un hijo. Gracias por tu labor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las que empezasteis en esto hace tantos años, luchando por lo que todavía casi nadie conocía, sois unas valientes a las que os debemos un montón. Gracias a ti, porque sin gente como tu yo no hubiera tenido un parto respetado.

      Eliminar