jueves, 27 de febrero de 2014

Crisis de los 30 o depresión pre parto?


Que viene siendo el motivo de porqué no he pasado por aquí en las últimas semanas. Iba a decir que estoy triste, o deprimida, o cansada, pero casi que prefiero hablar claro. Lo que estoy es imbécil perdida. Y no me aguanto ni yo. 

Los síntomas vienen siendo más o menos estos:

- Apatía total, sobre todo recién levantada. 
- Cansancio constante y extremo
- Cualquier pequeño problema o tarea a solucionar me supone un mundo. 
- Lloreras absurdas por TODO. 
- Estrés porque no llego a todo, no llego a todo porque estoy cansada, y estoy segura de que no descanso por el estrés. Vamos, círculo vicioso. 
- No dejo a Tarek ni a sol ni a sombra y solo el hecho de verle medio serio me supone ponerme a llorar. Me aguanta porque es un superhéroe, que si no....
- Retroalimentación de "Me veo como una vaca, paso de arreglarme. Como no me arreglo me veo como una vaca". 

Y esto es un resumen, pero como podéis comprobar, no soy la alegría de la huerta precisamente. El caso es... que narices me pasa? Son las hormonas? Los 30 años que voy a cumplir en menos de 48h me están sentando como una patada en la rabadilla? O esto es lo que se llama la depresión pre parto? 

Lo de la depresión pre parto no lo había oído nunca hasta que alguien me lo comentó el otro día. Me puse a leer sobre ello y por lo visto es más común de lo que parece, pero también tiene consecuencias nada agradables, sobre todo porque no solo me afectan a mi, también afectan a PF y eso si que me toca la moral. Por tanto, obviamente preferiría que esto simplemente fueran unas hormonas puñeteras, o que eso de verme a punto de cumplir 30 con aspecto de ballena, 17 kilos de más en mis carnes y un barrigón de 30 semanas bastante considerable me esté afectando a las pocas neuronas que me quedan. La verdad es que no me había parado a ni a pensarlo, pero hoy me he dado cuenta de que por primera vez mi cumpleaños me importa un comino y me ha llamado la atención. Para mi, el 1 de marzo era la fecha más chula del mundo y mi total y absoluto objetivo una vez pasada la nochevieja. A día de hoy, lo único que me importa es llegar a finales de abril -  principios de mayo y ver a PF de una vez. A eso se le llama hacerse mayor, o es cosa de la maternidad? No se si prefiero no saberlo....

En fin, que si alguien lo ha pasado y me puede dar alguna indicación / consejo / colleja bien dada, se lo agradeceré en el alma. Y Tarek os pone un monumento, eso os lo aseguro. 

lunes, 10 de febrero de 2014

Realidad o ficción

Hace mucho que no venía yo a quejarme, verdad? Pues hoy toca. Porque es lunes, porque llueve, porque hace frío y porque me da la gana. 

Lo primero, alguien me puede decir, por favor, cuando empieza el tercer trimestre de embarazo? Algunas webs dicen que si en la semana 28, otros en la 29, otros en la 30, y yo ya ando perdida. En fin, que aquí el lechón y yo andamos de 28+1 y quiero saber si todavía estoy en el punto "estás en el maravilloso segundo trimestre en el que todo es felicidad, alegría y unicornios, así que no tienes derecho a quejarte" o si ya hemos entrado en el "tercer trimestre en el que ya eres oficialmente una morsa y por tanto hay barra libre de quejiquismo, sírvase usted misma". Yo, como el boletín que he recibido esta mañana me felicita por llegar al tercer trimestre (estoy totalmente de acuerdo, me merezco una felicitación por no haber sido ingresada en un psiquiátrico), pues me lo voy a tomar como tal. 

A eso iba yo hoy, a los boletines de embarazo. Esos boletines que todas devoramos al principio, como locas, emocionadas al conocer los progresos de la pequeña lenteja que ocupa nuestro interior. Nos suscribimos a todos los que encontramos por Internet, nos bajamos varias aplicaciones para el móvil (lo reconozco, yo tengo 2) y en nuestros ratos muertos buscamos videos por youtube para ver si encontramos uno de esos donde podemos ver el crecimiento en vivo. Según va pasando el tiempo, vamos perdiendo interés, nos leemos uno, como mucho dos, y en algún momento determinado hasta se nos olvida de cuanto estamos. O al menos esa ha sido mi progresión. Decidme por Dios que no soy la única. 

He dejado de leerlos porque me deprimo. No hace falta que os explique porqué, verdad? Pero por aquello de dejarlo muy claro, voy a coger el boletín que he recibido esta mañana y voy a destriparlo. Porque me ha tocado la moral, hombre ya. 

- Estás entrando en el tercer trimestre de embarazo - Me alegra saber que oficialmente ya me puedo quejar

- Seguramente aún te encuentres llena de energía unas cuantas semanas más: Mi "era dorada" empezó en la semana 23, donde al fin conseguí empezar a comportarme con algo de dignidad y energía. En la semana 26+6 incluso andaba yo dando paseos por la nieve, en la sierra, encontrándome estupendamente. Fue cumplir la 27 y convertirme en un guiñapo. La tripa pesa. Un huevo. No se como coj##€s voy a aguantar 3 meses más. La energía y el encontrarme medio bien me ha durado 1 PUÑETERO MES. Soy muy feliz.

- Además, te sientes muy guapa, te encanta sentir las pataditas de tu bebé, luces con orgullo tu tripita ¡y todo el mundo te da la enhorabuena!: Fuera Claudia Schiffer, que aquí estoy yo! Con mi cara hinchada y mis bolsas en los ojos, estoy que rompo! Lo del verbo encantar, hombre, porque no soy un ogro y todavía me dirijo a PF con frases como "Mi vida, porfa, podrías dejar de clavar el culo en mi cadera derecha? Es que me haces daño" pero os aseguro que por dentro NO estoy pensando lo mismo. La tripita ya es tripón y no hace que la gente me de la enhorabuena, hace que las conversaciones sean más o menos así:

"Estás MUY embarazada! Cuanto te queda?"
"3 meses"
(Mi interlocutor se queda con los ojos como platos) Aaaaahhhhhhh

Las cajeras del super me recuerdan que cuando nazca puedo pedir la canastilla, y el otro día según entré por la puerta, pusieron el anuncio por megafonía. Como lo hagan cada vez que vaya, van a rayar el CD...

- En este tercer trimestre puedes notar muchos cambios hormonales y suele ser cuando más se engorda: No comment, gracias por los ánimos

- No descuides tu alimentación, controla tus ganas de picar cualquier cosa, y sigue haciendo ejercicio moderado: Subir la cuesta hasta mi curro (para el que no lo sepa doy un par de horas de alemán e inglés a la semana) hace que tenga contracciones, así que casi que paso. 

- Come también mucha fibra (presente en la fruta, las verduras y los cereales integrales) para evitar problemas de estreñimiento: Hemos dicho fruta, verduras y cereales. Pues bien, antes de dejarme ocupar el útero, tenía alergia a un par de frutas (plátanos, kiwis y naranjas), pero me chiflaban cosas como las manzanas y las peras. Desde que me habita el okupa, me dan alergia todas. Que las sigo comiendo porque me da igual, pero no es agradable. Respecto a los cereales, al igual que el arroz, no lo puedo digerir, así que me tengo que aguantar (no mola, porque me encantan ambas cosas). Y respecto a las verduras, el pasado miércoles se me ocurrió tomarme una sopa de calabaza para cenar. El resultado fue semejante vomitona que me desmayé y no me di con la cabeza en la bañera porque Tarek me pilló al vuelo. Casi que voy a esperar un par de semanas para volver a intentarlo. 

Creo que después de esto, quedo exonerada de leer boletines del embarazo hasta el fin de los tiempos, verdad? Que sepáis que alguna cosa buena hay, pero me la voy a guardar porque seguro que es nombrarlo y se me fastidia. 

De todas formas, que sepáis que me lo tomo con humor. Ayer estuve viendo con Tarek la peli "Que esperar cuando estás esperando" y aunque lloramos en varios momentos, me reí a carcajadas en muchos otros. Os dejo con mi escena favorita, que por desgracia no he encontrado en español, pero creo que se entiende bien. 

lunes, 3 de febrero de 2014

We´re not broken, just bent

14 meses. Diría que a ti y a mi nos gusta hacer las cosas con prisas, pero no es cierto. Lo tuvimos claro y fuimos a por ello. En 14 meses nos convertimos en pareja, después en matrimonio, y después en proyecto de padres. Y cada paso lo dimos entre críticas y comentarios sobre lo mal que estábamos de la cabeza, mientras que tu y yo nos mirábamos sabiendo que nuestras razones solo las podemos entender tu y yo. 

Pero la prisa se paga. O a lo mejor no es la prisa, es que el destino nunca te deja tener todo. Cuando piensas que tu vida está completa y que no puedes pedir más, alguien tiene que arrebatarte algo. Flotábamos entre nubes cuando el maldito veneno se llevó a Rei de nuestras manos. Y yo, mientras lloraba gritando que volviera, me rompí por dentro. Y tu intentaste por todos los medios pegar los trocitos que quedaron de mi con algo de pegamento, pero eso solo hizo que la herida escociera más. Yo tenía que dejar de sangrar sola, y te odiaba por intentar parar esa hemorragia de odio contra el mundo. Pero llegó la calma, y nos dio un pequeño respiro antes del estrés de la boda. 

Ay la boda. No nos habíamos dado cuenta y la teníamos delante. Todo en el último momento, gastos inesperados, no llegamos, apurar los ahorros, estres, enfado, tu estallas, yo estallo, nosotros no somos así. Pero sabíamos que tenía fecha límite, y pensábamos que nos dejaríamos todo lo malo en las aguas del Mar Rojo, en nuestra pequeñísima luna de miel. Cortes de gasolina, viajes eternos, la situación se complica, miedo, angustia, preparativos, incertidumbre, no sabemos que va a pasar. Llega la revolución, y entre el miedo y la alegría intentamos prepararnos para Ramadán. Encierro, yo no estoy hecha para la vida en casa, me aburro, me frustro, cielo sácame de aquí, que las paredes me asfixian. Vámonos mi vida, a disfrutar de la calle. No puedo, tengo miedo, no quiero salir. Me escuchas, me comprendes, me empujas, pero mis miedos los tengo que superar yo sola. Saco la patita, y llega el día del horror. Solo mantengo la cordura porque el que conducía a mi lado eras tu, y tu me ibas a sacar de allí sana y salva. Pesadillas, ataques de ansiedad, Tarek tengo miedo, quiero salir de aquí. El test de embarazo da positivo. Nauseas, vómitos, no me puedo mover. Estallamos, no podemos más, se nos ha ido de las manos.

Y te perdí. Y me perdiste. Y me imaginé la vida sin ti. No me gusta, pero sobreviviré. Pero tengo que decirte adiós. Y no puedo. Yo lucho por encontrar un solo resquicio al que sujetarme para poder salvar lo que quede de nosotros, tu también. Un beso, un lo siento, empieza una pequeña luna de miel, parece que todo vuelve a su ser. 

Empieza la huida a España. Yo huyo y tu vienes conmigo, pero me odias por ello. Yo lo se y me siento culpable. Pero no puedo parar. Y tu lo intentas pero no te sale. Y yo me enfado. Y te odio. Y me odias. Y te marchas, y yo te odio por marcharte, porque no te quiero cerca, pero me muero si te tengo lejos. Ahora si, sale el veneno, el odio, los rencores, el pasado, las heridas, las cicatrices. Tu me odias porque no te quiero, yo te odio porque me abandonas. 

Y pieza a pieza, pasito a pasito, con una caricia, una palabra, un gesto... las heridas empiezan a cerrar. Y todo parece una mal sueño, que pasó pero le pasó a otro, porque entre tantas cosas bonitas no hay sitio para todos esos sentimientos tan oscuros que había antes. Del rencor al "hagas lo que hagas, voy a estar contigo" hubo muchos pasos, pero el último fue muy fácil. Solo había que quererse. 

Y de nuevo volvemos a ser quien éramos. Tu y yo, que nos hablamos con los ojos y con la piel. Una mano, una mirada, un gesto, una canción, una confesión, y todo se entiende. De nuevo no se respirar sin ti, no puedo estar sin ti, si te tengo lejos me falta el aire. De nuevo las noches no dan miedo porque tu estás allí conmigo. De nuevo se que no estoy sola. Contigo al lado puedo con todo. 

Lo tuvimos todo, pero nos perdimos a nosotros. Lo hemos perdido todo, pero nos volvemos a tener el uno al otro. Y yo lo perdería mil veces, mi vida, solo por no perderte a ti. Los 3500km y todo lo que ha conllevado han valido la pena, solo por volver a tocarte y saber que he encontrado mi sitio en el mundo. 

Algún día viviremos como soñamos. Lo se, mi vida, lo conseguiremos. Pero esta vez, no nos perderemos por el camino. Ahora ya sabemos como volver a enamorarnos de nuevo. Y prometo que lucharé para que tu lo hagas cada día, porque yo lo hago cada mañana que despierto y te encuentro a mi lado. Porque es donde tenemos que estar, aquí, allí o donde sea, pero siempre juntos. 


PD: Gracias a la Desmadrosa y a Mamá en Bulgaria, ellas saben porqué.