jueves, 22 de enero de 2015

La victoriosa


Hace falta ver Cairo desde el aire para entender la grandiosidad de esta ciudad. Impresiona ver ese mar de luces, interrumpido solamente por el Nilo, que parece que no se acaba nunca. Cuando aterrizas por primera vez, es imposible imaginar lo que te espera ahí abajo. Cuando te marchas, no puedes creer que hayas estado perdido en semejante inmensidad y hayas salido indemne. 

Miento, indemne no se sale nunca. Cairo te cambia siempre, quieras o no quieras. Te cambia porque te sorprende en cada esquina, te desespera, te indigna, te alegra, te muestra que las cosas por ser diferentes, no siempre son mejores ni peores. 

Es difícil vivir esa constante batalla entre el odio y el amor. Porque te metes en la ducha y aborreces el olor del agua, pero luego sales a la calle y te maravilla la vista. Caótica, llena de suciedad y de polvo seguramente, pero con un encanto que no puedes resistir. Paseas y te das cuenta de que hay tanta contaminación que seguramente estás perdiendo años de vida, pero a la vez no quieres pasar ni un minuto en un sitio cerrado, porque ahí fuera hay demasiadas cosas que vivir. 

La vida es fácil, no tiene apenas reglas, todo es un caos, pero luego te ahogan las normas no escritas. Desde el hecho de que destaques por tus vaqueros, por tu pelo, o por tu camiseta, hasta el hecho de que vayas al pediatra y parezcas invisible. Porque eres mujer y extranjera, y por tanto, inútil, pero a la vez una cartera con patas que aprovechar. En cambio, si te ves en una dificultad real, serás visible de nuevo y no faltarán manos para ayudarte. Contradictorio y desesperante, pero bastante útil en algunas ocasiones. 

PF ha paseado, ha gateado por la mezquita de Mohamed Ali (imposible marcharnos sin visitar la Ciudadela, que me regala vistas que me emocionan como si fuera la primera vez), ha jugado, ha sido mimado por su familia, se ha puesto de pollo, de Kofta y de Falafel hasta las orejas. También se ha puesto enfermo por primera vez, para desesperación de sus padres. Pero creo que en conjunto ha disfrutado.


A Tarek se le han escurrido los días entre los dedos. El necesitaba más, mucho más.

Y yo, pues a veces no me querría marchar nunca, y otras querría poder teletransportarme de vuelta a casa. La mayoría de las veces me desespera por mil motivos, pero luego... una vista, un té, algo inesperado... y ahí estoy, enamorada otra vez. Y veo las posibilidades que tendríamos ahí y es tan tentador... y luego miro a PF y no puedo. Pero luego veo las posibilidades que tendría él y dudo de nuevo. No quiero que sea extranjero en su tierra. Pero es que el tiene 2 tierras.

A lo mejor lo mío con esta ciudad es algo similar a lo de Benjamin Button, y es que necesitamos el momento exacto en el que podamos estar juntos. Pero ese momento no ha llegado todavía. Por mucho que hayan pintado la fachada de la Mogamma y hasta tenga contraventanas nuevas, yo necesito algo más.


Lo que está claro es que Al Qahirah, en esa gran lucha entre el amor y el odio, siempre acaba ganando. Por algo la llaman "La Victoriosa". 

27 comentarios:

  1. Has vuelto! Me alegra leer que lo habéis pasado bien, aunque siento que PF se pusiera enfermo. Ya irás contando! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa! Por suerte ya está mucho mejor!

      Eliminar
  2. Es tan dificil tener el corazon entre 2 tierras y mucho mas cuando tus hijos lo tienen entre tres, padres de diferentes paises residiendo en un tercero. Cual elegir? Cual te aportaria mas, a ti, a ellos, a toda la familia? Te entiendo tan bien Andrea.
    Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que a veces he pensado que la solución estaría en vivir en un tercer país? Pero a lo mejor me equivoco...

      Es muy difícil porque hay que ver como va a evolucionar cada país... poco a poco.

      Besos y gracias!

      Eliminar
  3. Pues te veo un poco más inclinada hacia allí que hacia acá... Te echa para atrás el peque?

    Un beso y bienvenida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no fuera por el peque seguramente estaríamos allí.... Besos guapa!

      Eliminar
  4. Como te entiendo.......Insufrible pero insustituible. ¿La primera visita de PF, no?

    ResponderEliminar
  5. Cuantos sentimientos entrelazándose y buscando como encajar. Seguro que llegará el momento. Y tu hijo tiene suerte, dos culturas, dos países, dos formas diferentes y complementarias de entender la vida.
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pero es que son 2 formas que a veces se dan de bruces, o al menos se complica mucho la cosa... Besos sister!

      Eliminar
  6. Que bonito lo cuentas. Esta claro que es una ciudad con encanto y que os unen muchas cosas alli para siempre. Es bonito ser de dos sitios tan distintos y tan iguales a la vez. PF es un afortunado. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encanto tiene todo... pero crispa una barbaridad. Y si, no sabriamos vivir sin volver a Cairo cada poco :-) Besos!

      Eliminar
  7. Es difícil tomar una decisión. Egipto es un país fascinante hasta límites insospechados. Pero yo, como mujer, lo tengo claro. pues considero que en ese país somos personas de segunda (y eso en el mejor de los casos). De todas formas, tu caso es especial, tu hijo tiene allí parte de sus raíces y de su familia. Pero, por otro lado, si aquí tenemos un futuro incierto, ¿qué clase de futuro a corto-medio plazo tiene Egipto?. Suerte y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hmmm, no estoy del todo de acuerdo con lo de personas de segunda. Vamos, dile eso a mi suegra y ya verás :-P Obviamente el trato no es como aquí, es diferente, pero de segunda.... tampoco creo. Veo más problema en ser extranjera que en ser mujer.

      El caso es que Egipto, con trabajo duro, buena formación, y yo siendo extranjera, te ofrece unas oportunidades laborales y unos sueldos (comparados con el nivel de vida) que España no me ofrece. Pero claro, hay muchas otras cosas como la sanidad, la higiente, la educación... que hay que tener en cuenta y ahí es donde se complica el asunto.

      Saludos y gracias!

      Eliminar
  8. Ayyyy, esa sensación de "no soy de aquí, no soy de allí pero soy de ambos sitios a la vez". Tiene sus cosas malas pero también es un sentimiento precioso. Me alegro de que hayáis disfrutado el viaje y entiendo que a Tarek le haya sabido a poco. A mí me pasó lo mismo cuando viajé a Montevideo. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que tu estuviste bastante más! Besos!

      Eliminar
  9. Ahora es muy pequeño pero cuando pase el tiempo vereis que suerte tiene PF de ser de dos tierras, de tener familia en dos lugares y poder escaparse a cualquier a de ellas.... Tiempo a tiempo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así viví yo mi infancia, pero claro, ni la distancia era tanta, y la brecha cultural era mucho menor. Besos!

      Eliminar
  10. Me alegro de que hayáis disfrutado aunque se os haya hecho corto. Eso siempre pasa. Me alegro de que PF ya esté bien y de que se lo haya pasado bien, seguro que la próxima vez lo disfruta áun más.
    Güelcom back!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La siguiente será más consciente y desde luego, se lo pasará mucho mejor. Pero el tio iba con los ojos super abiertos mirando todo, yo creo que le ha gustado! Besos!

      Eliminar
  11. Te entiendo perfectamente...
    A mi me pasa exactamente lo mismo... estoy deseando volver a Luxor y al mismo tiempo me da repelús recordar la basura, el polvo, la suciedad, los escorpiones dentro del piso, las miradas descaradas de los viandantes, la persecución de los caleseros y los vendedores de los bazares... y al mismo tiempo la amabilidad, el cariño, el relax, los monumentos, la simpatía, la hospitalidad, la educación...
    País de contrastes y que te engancha para siempre!!

    ResponderEliminar
  12. Es compresible tu pensamiento..yo no creo que vaya a ser extranjero allí, y lo de Benjamin Button es una comparativa muy buena. Ah, espero que el peque esté mejor.. Me alegro que ya estéis por aquí. besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es así, creo que habrá un momento de mi vida en el que quiera y pueda vivir allí, y que coincidirá con el momento en el que Cairo cambie... poco a poco... El peque ya está casi bien :-) Besos!

      Eliminar
  13. Hola guapa! lo describes tan bien y tan interesante que me muero por ir a verlo! antes de conocer tu blog el Cairo ni fu ni fa pero ahora es uno de los destinos de mi lista!
    Mirando un poco tu blog he visto que has vuelto a estudiar, ahora mismo me pongo al dia con tus post, he estado desconectada de la web, pero tengo muchas ganas de saber que tal está PF y como van tus aventuras!
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! Cairo vale la pena, pero fuera del circuito habitual de las agencias de viajes. Es una ciudad que hay que vivirla, con lo bueno y con lo malo.

      Se te echaba de menos. Besos!

      Eliminar
  14. Me pasa cada vez que vuelvo a Lima, la sensación de que todo allí estaría mejor para mí pero que no es un lugar para que alguien en su sano juicio pudiera vivir, el tráfico, la desigualdad, tantas cosas que tiran para atrás, la vida nueva que me llama de vuelta aunque lleve más de un año en paro... en fin, eso de tener dos casas y a la vez no tener ninguna, me gustaría saber disfrutar más de lo que tengo, hoy no es el día, pero seguro mañana sí y agradeceré el cielo azul de barcelona, el arte gratuito, la viejita del tercero que flipa cuando hablo en catalán... ^^

    ResponderEliminar