viernes, 13 de febrero de 2015

De libros, fundamentalistas y complejos de culpa


Imagen de Madres vs, Opinólogos (Anaberta Pérez) 

Me estaba conteniendo, juro que me estaba conteniendo. Que intento reírme, tomarme las cosas con humor, no juzgar a nadie, no meterme en polémicas. Pero es que esto ya me supera. Tengo poca tolerancia hacia las estupideces, hacia las excusas vacías y sobre todo hacia el falso victimismo. Que somos adultas, por dios. 

Creo que no hay ser humano sobre la faz de la tierra que no se haya enterado de la publicación de ese famoso libro antilactancia (paso ni de poner el título, ni el nombre del médico, ni nada similar. Quien no sepa de que hablo, Facebook y la blogosfera están hasta arriba de post sobre el tema) en el que cierto señor que nos acusa básicamente de ser unas acosadoras de bebés que queremos desnutrirlos para que acaben ingresados y con problemas psiquiátricos. Digo señor, porque una persona tan mentalmente enferma que dice que las madres seguimos amamantando porque nos excita sexualmente y luego hace extrañas insinuaciones sobre el colecho... pues que queréis que os diga, que encima sea médico me resulta la mar de preocupante. 

A mi lo de este libro no me fastidia porque me haga dudar de mi decisiones, ni porque me sorprenda que un pediatra pueda pasarse las recomendaciones oficiales por el forro de una manera tan pública, ni mucho menos porque defienda una postura contraria a la mía. A mi lo que realmente me jode, es que cuando escuche chorradas sobre la lactancia, encima tendré que oír que "lo he leído en tal libro/lo dice tal pediatra"

Vamos a dejar algo muy claro: A mi me parece genial que cualquier madre de biberón. Sea por el motivo que sea. Porque tuvo dificultades y decidió pasarse a la lactancia artificial, porque al volver al trabajo le fue más cómodo, o porque simplemente no le dio la gana amamantar ni un solo día. Todas las opciones me parecen perfectas, no creo que esas mujeres sean ni unas desinformadas, ni solo busquen su comodidad, ni nada similar. Al revés, creo que si consideramos que amamantar forma parte de la vida sexual de la mujer, ésta tiene derecho a tomar la decisión que considere, libremente y sin recibir críticas. Faltaría más que en un tema semejante una mujer tenga que hacer algo que no quiere o con lo que no se siente a gusto. Lo único que me da muchísima pena son aquellas mujeres que tienen dificultades, buscan asesoramiento médico y se encuentran con consejos erróneos que acaban destruyendo su lactancia. Me parece muy injusto.

Pero lo que más me cabrea es la justificación absurda. Y tras la publicación del libro parece que se ha abierto la veda. Señoras, seamos serias.

Desde él "las recomendaciones de la OMS no están escritas en piedra" (no, solo llevan ahí unos 30 años, y coinciden con las de la AEP, con la evidencia científica, con la evolución humana...) hasta "ya saben estas listas más que un pediatra" (no entro porque da para otro post), pasando por una lista más que típica, pero que en ocasiones me sorprende por su originalidad.

Gracias a Killer Mother (una maravilla de blog con el que me lo paso genial) me llega este artículo de El País. El articulo mola mucho, pero es leer los comentarios y se te cae el alma a los pies.

Que si últimamente hay "presión" para amamantar. Si queremos llamar presión a toneladas de evidencia científica, además de el hecho de que la humanidad sea más antigua que Nestlé, vale, aceptamos barco, existe mucha presión. Pero claro, eso es malo, porque hay pobres mujeres que "no tienen leche". Teniendo en cuenta que la hipogalactia real es muy rara, y que suele estar relacionada con cirugías de mamas, hipotiroidísmo o síndrome de ovarios poliquísticos, si de verdad hay tantas mujeres que no tienen leche, yo me preocuparía por la salud general de la población femenina. (Mirad si será rara la hipogalactia, que el diccionario del ordenador no me reconoce la palabra...) Pero claro, ellas eran un caso extraño porque sus matronas y pediatras eran "prolactancia". Pues siento ser una aguafiestas, pero ser prolactancia no es decir "a mi me parece estupenda la lactancia materna". Es más bien no enchufar un biberón a la primera de cambio, sobre todo sin haber revisado agarre, postura y frenillo antes, y sobre todo, utilizar formas más lógicas (me niego a decir alternativas, lo alternativo debería ser el biberón) de suplementar, como el dedo - jeringa, por ejemplo. La responsabilidad del fracaso en ese caso es del personal sanitario, que debería estar formado. Pero que la madre lo justifique diciendo que si hubiera insistido con la lactancia su bebé hubiera acabado deshidratado, y que las locas de la teta queremos anteponer nuestros deseos a los beneficios de la lactancia artificial, es no querer reconocer que no recibió el asesoramiento adecuado, además de culparnos a nosotras de un fracaso que no es nuestro, y que seguramente con una personal con la formación adecuada si se hubiera podido solucionar. Luego están las que dicen que dieron artificial por rebeldía ante las fundamentalistas. Esto por lo menos no es autojustificación, es simplemente estupidez.

Señores, el día que salí del hospital, el asiento del coche de PF iba mirando al frente. Y el otro día, estando sentada con el en el sofá, se me escurrió y se cayó al suelo. La culpa no es ni del coche, ni de la silla, ni del fabricante por no poner un aviso más grande, ni de mi pantalón por tener un material escurridizo, ni de Ikea por venderme el sofá. La culpa es mía, y como adulta de casi 31 años que soy, la asumo como tal. Si somos mayorcitas para tener hijos, también lo somos para informarnos, para leer, para tomar decisiones y para asumirlas como tal. Ya basta de echar balones fuera.

Sabéis cual es el problema de todo esto? Que cuando vemos a una mujer con un problema real, en vez de aconsejarla con cariño y con ganas de ayudar, nos tenemos que andar con pies de plomo o incluso callar, arriesgando que esta mujer acabe en manos de un pediatra "pseudoprolactancia" o peor, con el librito del señor este. Y eso si que destruye lactancias.

Y con esto, les deseo a todos un feliz fin de semana. 

30 comentarios:

  1. La gente parece que se ha caído de un guindo. Que en la era de la información nos sigamos justificando con gilipolleces nos hace las reinas de la ignorancia. A ver, di que no te dio la gana dar el pecho y punto, que no es ningún delito y cada una hace lo que le da la gana, pero si no te informaron y sigues repitiendo que tu leche no alimentaba, que tal y que cual, y todo porque te lo dijo el médico... ¿y si el médico te dice que te tires por la ventana lo haces también? ¿Es incuestionable? Porque a mí, cuando un profesional no me convence, lo que hago es cambiarme a otro. ¡Contra ni más para mi hijo!

    Las que caigan en manos del pediatrisaurio de moda... pobre de ella... pero también eso, en la era de la información hay que ser más espabilada, sobre todo cuando se trata de un hijo.

    Si para comprar una lavadora damos mil vueltas, ¿por qué en el bienestar de nuestros hijos pasamos a la primera de cambio?

    Besos

    39+5

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no habría que juzgar a nadie por no darlo, y por tanto no habría necesidad de justificaciones absurdas.

      Y efectivamente, somos super cuidadosos para otras cosas, pero para esto delegamos demasiado. Besos!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa! Que pena que hayas borrado el comentario, porque era muy interesante! En cualquier caso, si no te importa, como lo tengo en el mail te contesto de todas formas.

      Seguro que tu vecina no miente, y ella realmente piensa que es así. Podría ser uno de esos casos raros de hipogalactia, o puede tener una baja producción por un agarre malo o un frenillo. O simplemente puede pensar que su hijo se queda con hambre porque el pediatra le ha dicho que tiene que comer cada 3 horas 10 minutos en cada pecho. Causas hay muchas y muy variadas, pero a lo que vamos es que el 95% de esas cosas se pueden solucionar recurriendo a la persona adecuada. A veces por desgracia eso no pasa y reciben malos consejos, pero luego, por no se que extraño mecanismo, nos atacan a nosotras cuando decimos que eso es solucionable. Y nosotras solo queremos ayudar!

      Respecto a tu mega subida, mira que lo siento porque es super molesto. Se suele regular a los 3 meses, fue tu caso?

      Saludos!

      Eliminar
    2. Es que no quiero que se me malinterprete, lo de ese libro es una burrada. Vivo en Alemania y aquí las cosas son muy distintas a lo que percibo en Espanya (casi que se han pasado al otro extemo: yo supliqué la epidural y no hubo cojones a que me la pusieran, a mí durante el parto las piernas no me sostenían y me presionaron para no estar tumbada y "ayudar al bebé a descender" hasta que se me doblaron las piernas y me "permitieron" volver a tumbarme...) Aquí lo raro es ver biberones, después de parir una "hebamme" (matrona?) te visita a tu casa cada día si hace falta, te ayuda con la lactancia y controla el estado general del bebé y la madre. Hay asesores de lactancia y grupos de lactancia en cada hospital y aún así conozco madres (una minoría, es cierto) que sintieron que sus bebés pasaban hambre. Tener demasiada leche es molesto, pero que tu bebé pierda peso, es dramático. Yo estoy segura que hubiera dado los complementos que hicieran falta (mi rorro de 7 meses pesa 11 kg. LME y un mes con BLW, que es casi como si no comiera nada mas) Saludos!

      Eliminar
    3. Todo este rollo era para decir que si se puede tener demasiada leche, me parece verosímil que se pueda tener demasiado poca. En el primer caso se espera una a que se regularice el asunto, en el segundo, la cosa no es tan fácil.

      Eliminar
    4. Hola Rosa. No te preocupes que no se te malinterpreta, al revés, es que precisamente comentarios como el tuyo son interesantes.
      Totalmente de acuerdo con que ver a un bebé perdiendo peso es dramático. Pero lo triste es que en ese caso se pasa directamente a "no tienes leche, dale biberón" cuando hay taaaantas cosas que se podrían mirar antes... Y es que efectivamente, es verosímil que no tenga leche, pero habrá que ver si tiene una hipogalactia primara (poca leche por un problema físico, y en ese caso, ver que se puede hacer, porque a veces se arregla con medicación), o secundaria (no se produce leche porque el agarre no es bueno, ya sea por mala postura o frenillo). Este último caso suele ser el 95% de los ·no tengo leche". Luego también hay otro caso que son las infecciones de orina en los bebés. Como ves, mil opciones, y la mayoría de ellas se pueden solucionar.

      En cuanto al caso alemán, se que es totalmente diferente. Pero por ejemplo, mi prima tuvo una niña en noviembre y resulta que en menos de una semana ella "tampoco tenía leche". En su caso, se que no es una hipogalactia primaria, así que es otra lactancia tirada a la basura por algo que se podría haber arreglado si la persona que la atendió tuviera la formación adecuada. Y esos casos me dan mucha pena, sobre todo porque la madre lo ha pasado fatal... En fin...

      Me quedo preocupada con tu sobreproducción. Si quieres que busquemos una solución, pásate por Facebook que seguro que podemos hacer algo :-)

      Saludos!

      Eliminar
    5. Por si no se ha entendido, mi prima es alemana :-P

      Eliminar
    6. Qué va, lo mío está ya mucho mejor. Tengo una teta mucho más grande que la otra, porque estoy más comoda de un lado que de otro, pero a parte de bizca, alles in Ordnung.

      Eliminar
  3. Muy bien dicho.
    Es que es muy fácil decir estar a favor de x y luego no hacer nada por ello ni a favor de ello, eso es dejadez no estar a favor.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ni dejadez, eso es mentir y ser un lobo con piel de cordero. Si no sabes de lactancia o no te importa, dilo, pero lo contrario es engañar a las madres.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Debería haber especialistas en cada hospital para ayudar a las madres con la lactancia desde el primer momento. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto. Pero ya sabes, las que estudiamos para asesoras de lactancia no somos nadie... Saludos!

      Eliminar
  5. La verdad, que no sé si es mi experiencia exclusiva o si es la percepción de estudiante, pero he rotado por 3 servicios de pediatría diferentes (dos en el mismo hospital: neonatología y planta de padiatría) y pediatría en un hospital diferente y en todos los casos los profesionales con los que me he encontrado eran verdaderos defensores y promotores de la lactancia (de diferentes edades) Una de mis profesores y pediatra de prácticas en hospitalización tiene la máxima formación en lactancia (desconozco el nombre del título, sé que tú sí que lo sabes) y tuvimos una clase en exclusiva de lactancia. Nos puso un vídeo que reconozco que fue un poco aburrido en algunos momentos... jaja pero reconozco que si algún día tengo un hijo lo haré, aunque sea una vez.. que veías cómo la criatura recién nacida trepaba sola hasta alcanzar el pecho (en una posición semiinclinada). Tardaba casi 20 minutos y era un poco angustiante (en el sentido de que daban ganas de ponerlo directamente en el pecho... jaja) pero molaba. Así mismo.. cuando inicié las prácticas en neonatolgía también tuve una hora solo de lactancia.
    En definitiva, y lo que quiero comentar, es que actualmente hay cada vez más formación en este sentido. Pero que idiotas hay en todas partes.
    Que en general un libro que escribe una sola persona (si pretende ser un libro "científico, me refiero") tiene bastante poco rigor para mí. Porque opiniones hay tantas como individuos en el mundo. Y que creo que no habría que darle ni medio segundo de bombo al señor que lo haya escrito. Básicamente porque el título por sí solo me parece una provocación para conseguir crear la polémica suficiente y que al final lo compre aún más gente... En fin. Muy triste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que por un lado tienes suerte y por otro lado, lo siento pero seguramente serás menos exigente que nosotras, que ya hemos escuchado cada cosa que vamos sobre aviso...

      Tener a una profesora que sea IBCLC (ese es el nombre del título) es un auténtico lujo. Y si, el enganche espontáneo es un poco agónico, pero mola mucho :-) Generalmente, por el movimiento de la cabeza y la boca, el enganche es mucho mejor que si le ponemos nosotros (abren más, abarcan mas areola, etc).
      No te niego que haya más formación, pero esta semana misma nos contaba una madre en el grupo de lactancia que le habían dicho que tenía que destetar para tomar amoxicilina... sin comentarios....

      Lo del libro, es que a mi lo de la excitación sexual al amamantar ya me ha matado. Besos!

      Eliminar
  6. Muy buena entrada, estoy totalmente de acuerdo. Cosas como esta ya era hora de que alguien als dijese. Un besi, te sigo! :)

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo en todo lo que has puesto. No se puede decir mejor.
    Me he quedado con la parte de la hipogalactia que es algo raro, yo soy hipotiroidea, he tenido momentos en los que estaba muy descontrolada, también tengo SOP y encima estoy embarazada, sigo teniendo bastante leche y llevamos 18 meses de feliz lactancia.
    Da pena que en los tiempos que corren el tema de la lactancia, que es lo natural, lo que fluye de la mujer cuando tiene un hijo, dé para tanta polémica y aún hayan tantos profesionales de salud tan desinformados, aunque supongo que como en todo en esta vida el dinero para algunos mueve montañas y la profesionalidad y el reciclaje quede de lado...
    Besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del dinero que mueve montañas... nada que añadir!!!

      El hipotiroidismo y el SOP pueden causar hipogalactia, pero no necesariamente lo hacen. Digamos que en una mujer que no tenga motivos para sospechar de una hipogalactia (hay más, pero estos son los principales) se insiste antes en otras cosas o se actua de otra manera. Pero por ejemplo el SOP también puede causar infertilidad y es obvio que no es tu caso. De lo cual me alegro un montón!

      Besos!

      Eliminar
  8. Relax Drew que te noto enfadada al máximo! jejejeje la verdad es que ni he oído hablar de ese libro ni de ese señor pero me he quedado alucinada con el post y estoy totalmente de acuerdo con tus opiniones al respecto. Yo cuando tenga un bebe creo que voy a ser pro teta también pero si no me es posible buscaré otras opciones sin juzgar, sin arengar y sobre todo teniendo en cuenta que cada madre y cada bebe es un mundo y que ninguna opción es mejor o peor sino que hay que adaptarse a las circunstancias personales de cada una.
    Feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Na, enfadada al máximo no, es que me relaja soltar veneno.
      Es que el problema precisamente es que se han empeñado en hacernos creer que no es posible por mil motivos que son perfectamente solucionables. Y nos atrevemos a decir "eso no es así" o "eso se puede solucionar", resulta que somos unas locas. Yo no juzgo a nadie, solo pido que cada una asuma la realidad y si decide que ha llegado a su límite y que no quiere dar teta, que lo haga, pero que no me culpe a mi por ello.

      Besos!

      Eliminar
  9. Si es que al final todo se reduce al "vive y deja vivir" que tan difícil de lograr parece. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, y en comportarse como adultas :-P Besos!

      Eliminar
  10. Me gusta tu reflexión final, a veces por ser respetuosas nos callamos justo la palabra o el consejo que salvarían una lactancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo creo que eso nos hace un poco complices, no? Saludos!

      Eliminar
  11. Había visto algo en facebook..pero así de refilón..la verdad es que no sabía muy bien de que iba el tema.....
    Ni siquiera sé el título del libro .....pero vaya tela

    ResponderEliminar
  12. Me parece que lo has expresado de maravilla. Tengo una amiga embarazada y ella fue de biberón, y me preocupa que está recelosa desde ahora pues ya ha comprado un limpiabiberones y tiene claro que va a llevar al hospital un chupete y un biberón, ya que a otra amiga suya "no tuvieron co... de darle para su bebé un biberón y eso que no hacía más que llorar". Y es que no sólo tenemos el obstáculo de los profesionales sanitarios con poca formación en lactancia, sino también los prejuicios de una generación de biberón ("y aquí estoy, porque mi madre no tenía leche...") que cualquier consejo para favorecer y ayudar en su lactancia se lo toma como una presión y un ataque. Por cierto, comparto tu post en google!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esa otra amiga tiene parte de razón porque efectivamente tiene muchos cojones que no le den el biberón a la madre, pero tampoco nadie mueva un dedo para ayudarle a comprobar que va mal. Es que así pasa, que luego se creen que queremos matar a los niños de hambre con tal de no dar leche artificial.

      Tienes toda la razón en que muchas se toman cualquier consejo como una presión y un ataque, y ahí creo que deberían mirarse a ellas mismas y ver porqué les sienta tan mal. Hay muchos prejuicios, pero en cuanto se lee un poco se descubre porqué hemos llegado hasta este punto, y se entienden muchas cosas.

      Saludos!

      Eliminar