martes, 10 de marzo de 2015

Y yo, donde quedo?


Si hay una cosa que me cabrea desde que me quedé embarazada es que tenemos monotema en el blog. Y oye, que a mi me gustará mucho hablar de PF, pero no solo de bebés vive el hombre. Me encantaría contaros aventuras de Murphy y cosas similares, pero es que ni para Murphy tengo tiempo. Que no me oiga que la arma. 

Haciendo recuento, tengo un bebé, un piso (pequeño, pero con 2 perros que lo llenan todo de pelos), una mudanza pendiente (si, seguimos en ello. Por suerte, vamos definiendo el criterio de búsqueda), 2 formaciones en pleno apogeo, un proyecto en ciernes, un blog, un trabajo (que son pocas horas pero hay que hacerlas) y un marido al cual le gusta verme la cara de vez en cuando. Que cuando fue la última vez que me senté a no hacer nada? No me acuerdo. 

Tampoco recuerdo la última vez que vi una peli del tirón, ni la última vez que me di un baño caliente, ni la última vez que me hice las cejas en condiciones (solo hago apaños). La última vez que me corté el pelo fue cuando fui a visitar a Madi, teniendo PF 2 o 3 meses. La última vez que leí una novela fue "Los renglones torcidos de Dios" estando embarazada, y la última vez que me teñí el pelo fue en mi boda. No miento si digo que el último momento de ocio que tuve fue en Cairo. 

No me quejo demasiado, porque mola. Las formaciones me gustan, el trabajo no está mal, mi proyecto creo que va a estar bien y el blog siempre me ha dado alegrías. Mi marido es un santo y mi hijo también. Lo de la mudanza si que me tiene frita, a ver si encontramos algo pronto. 

El caso es que entre tanto "manda mails - limpia - juega con el enano - da teta - estudia" me empieza a faltar un rato para mi. Son 10 meses de crianza más 9 de embarazo en los que o bien he estado demasiado enferma como para salir, o demasiado ocupada en mi bebé. Y antes del embarazo no me pongo a contar, pero ya sabéis que con todo lo que pasó en Egipto tampoco es que estuviéramos para fiestas. En fin, que me empieza a pesar. 

Empiezo a tener ganas de tomarme un café en paz con una amiga. PF no me molesta, pero si que me agobia mucho estar pendiente de que no tire un vaso o similar, así que la opción es o buscar un sitio donde pueda jugar (chungo) o dejarle en casa. Y también tengo ganas de algún concierto, de ser por un rato Drew a secas y no solamente Drew mamá. Cuando salgo con el niño generalmente las conversaciones acaban girando en torno a él y por muy mono que sea, a veces me apetece hablar de cosas de adultos. 

Se que la solución es fácil, basta con dejar al niño con su padre o su abuela y salir. Pero me cuesta, me cuesta mucho. Por un lado pienso que hacerlo me vendrá bien, por otro, yo me puse como propósito no separarme de él (más que para trabajar) hasta mínimo el año, y queda tan poquito que me siento algo egoísta por no poder "aguantar". Por otro lado, si incluso a veces cuando me voy a trabajar me siento angustiada... como me voy a sentir si me marcho por un "capricho"?

Me he propuesto hacerlo más pronto que tarde, pero la culpa (Oh! La culpa! El sentimiento favorito de las madres!) me corroe. A veces, cuando tengo que conducir hacia el trabajo (hay uno de los cursos que me pilla a media hora de casa) pongo la música a todo volumen en el coche y vuelvo a casa como nueva, pero no puedo dejar de pensar en las ganas que tengo de poder disfrutar sin estar metida en el coche. Luego llego a casa, PF se me tira a los brazos y yo pienso que debería conformarme con ese rato de relax y no pedir más. 

Se que el hecho de estar tan ocupada es algo voluntario, y como ya he dicho lo disfruto, pero a veces pienso que donde me he quedado yo, yo misma en mi mismidad, y que si no debería recuperar un poco de esa Drew que fui y que se fue diluyendo al ritmo que me crecía la tripa. Si es que al final hasta voy a echar de menos a Murphy... 

Y vosotras? Cuando empezasteis a sentiros un poco más "vosotras"?

18 comentarios:

  1. Con mis dos mayores tuve que forzarme a salir y a hacer cosas sola o con mi marido, y me vino genial. Si empiezas a notar esa necesidad hazlo, qué mas da 12 meses que 10 que 13, es cuando tu mente necesita desconexión. Nosotros salíamos un viernes al mes a cenar, a dar un paseo, al cine... Con dos o tres horas es suficiente. Por ahora, con la tercera de solo 3 meses ni me lo planteo, pero dentro de un tiempo retomaré esa sana costumbre. Piensalo Drew, dos horas al mes no es nada para ellos y a ti te dará mucha energía.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No cuentes los días ni los meses, cuando creas que debes hacerlo, hazlo, no vas a ser peor madre/persona/esposa!! dónde vienen esas reglas??? Además, tus hombres se van a beneficiar de que te tomes esos momentos para ti, porque vas a estar más relajada y contenta en los momentos que compartas con ellos, es la calidad lo que cuenta, y seguro que se la das, aún si te escapas a tomar un café con una amiga :)

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que no tengo ni idea de lo superocupada y agobiada que debes de estar. Pero siempre hay que buscar media hora al dia para estar con una misma (por lo menos). Un beso y mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  4. no tengas culpas, si, como dices, vuelves renovada de esos pequeños ratos de desconexión eso también repercute positivamente en los otros habitantes de la casa :)

    ResponderEliminar
  5. Si crees que es necesario salir a que te dé el aire hazlo, volverás a casa con fuerzas renovadas. Yo aún no me siento yo "entera", cuando estoy trabajando no es como antes porque pienso en la peque y en que me mandan cosas menos interesantes, cuando por las tardes estoy con ella me lo paso bien pero a las 19:30 siempre me acuerdo de que he estado llegando a casa a esas horas muchos años.. Últimamente no tengo tiempo de nada pero quería dejarte este pequeño comentario para que sepas que no eres la única y que te acompañamos en este largo proceso.. Mil besos!!

    ResponderEliminar
  6. Pues en mi caso es complicado, cuando empezaba a sentirme más "yo", más la de antes... Me quedé embarazada del segundo, jajaja!! Y vuelta a empezar... Y ya con dos es otra historia, ya por muy "yo" que seas... vas arrastrada por la vida en tu papel de madre! ;-)

    No sé, haz lo que te pida el cuerpo, pero hazlo a gusto, eso es lo importante. El sentimiento de culpa fuera, por favor! No sirve para nada...

    Un beso guapa! Por cierto, qué tal el curso de la UNED?? Mola?

    ResponderEliminar
  7. Canto en una coral que ensaya al lado de casa, desde hace más de 15 años. Cuando nació mi hija mayor (ahora tiene dos años y medio), dejé los ensayos (una noche a la semana, de 22h a 23.45h) por la teta nocturna, en ese tiempo la niña me reclamaba varias veces. Al curso siguiente pensé que ya podría volver pues entre que se dormía y pedía teta pasaban varias horas, pero entonces la niña se dormía a las 23h o más tarde la mayoría de días de ensayo! parece de chiste...en todo el curso sólo fui a ensayo una vez al mes de promedio. En ese curso me quedé embarazada, así que ahora estoy otra vez de "excedencia"...a ver si en septiembre puedo volver a los ensayos. Es la única parcela de "mí" que por ahora puedo aspirar a recuperar. Bueno, y el trabajo jajajja parece mentira pero en el trabajo descanso más que estando en casa con los críos!! y eso que soy profesora de secundaria :P Antes de ser madre, iba a clases de danza, de idiomas...eso ni lo sueño todavía. Ni salir a cenar, tampoco es que me apetezca. Con los amigos sí tenemos vida social, pues son lo mejor del mundo y en celebraciones de cumpleaños y fiestas varias nos tienen en cuenta y en vez de cenas hacen meriendas o comidas, aunque a la práctica no puedes hablar casi de nada con casi nadie porque hay que estar pendiente de los peques, pero el simulacro de vida social y que los demás cuenten con nosotros valen un mundo. Lo que nos va mejor, sinceramente, es que vengan a casa de visita o nos acompañen en nuestras tardes en el parque, ahí sí se pueden tener conversaciones más adultas porque los niños están más entretenidos. Y mi otra vía de reencuentro conmigo misma es internet...cuando todos duermen (padre incluído) me pongo con el portátil a ver mis series, leer mis blogs y repasar un poco el facebook jejeje Y con mi pareja, cuando los niños duermen, pues el plan romántico estrella en casa es ver una peli juntos en el portátil :P

    ResponderEliminar
  8. Lo que describes es verdad verdadera. En mi caso empecé a sentirme "yo" de nuevo cuando la mayor cumplió los tres años y a partir de ahí todo fue mucho mejor. Así que supongo que en un año volveré a sentirme "yo" en mi segunda maternidad jaja! Qué ganas de que llegue ese momento..

    ResponderEliminar
  9. Yo en este sentido no te puedo aconsejar pero entiendo que llegue un momento en que una empiece a sentir necesidad de un poquito de tiempo para sí misma. Prueba con algún plan que ocupe poquito tiempo y mira a ver si no te sientes culpable. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  10. Yo creo que lo importante es el equilibrio de una misma. A veces la vorágine del día a día no nos permite ni darnos un respiro ni darnos cuenta de que lo necesitamos. Quizá sólo sea necesario que te des ese baño caliente, con espuma y bombas de agua y que luego te puedas depilar las cejas o lo que te dé la real gana. Quizá no necesites 1 hora con una amiga, que entre que vas y vienes, se van dos. Si no, esos 30 minutos de ese maravilloso baño que puedes darte si tu marido se baja a PF al parque, a dar una vuelta, a comprar o lo que se le ocurra.

    A veces levantamos la mirada y buscamos mucho más allá, por lo que nos agobiamos sólo al pensar que dejarle 2 horas es una brutalidad. Mi consejo, por qué esta chapa que acabo de escribirte: empieza por esas pequeñas cosas, que luego, cuando sea necesario, harás las otras.

    Besitos,
    Suu

    ResponderEliminar
  11. Conozco a la perfección ese sentimiento de culpa por querer volver a ser tú misma... Por dejar a tu hijo (ni que sea con su padre) e irte tu sola unas horas... Pero todo se supera, poco a poco volverás a ser tú, ya verás! Ay, el sentimiento de culpabilidad maternal, qué malo es!

    ResponderEliminar
  12. Yo también conozco ese sentimiento perfectamente, de hecho, ahora mismo estoy viviendo esa lucha interior, de querer hacer cosas pero darme mucha pena dejar a mi hijo atrás (él tiene 2 años recién cumplidos). En mi caso se agudiza por los problemas que tengo con mi pareja que me está absorviendo la toda la energía

    ResponderEliminar
  13. Que difícil.
    Lo mejor es que no te culpabilices, piensa que quizá con un poco de esparcimiento, la calidad del tiempo que estés con PF será mejor. Y que con su papi o abuela puede estar requetebien y contento.
    Pero qué fácil es decirlo no?
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Te sigo desde antes de irte a Egipto, me gustó tu blog, y me quedé. Sin embargo, desde que te quedaste embaraza no hablas de otra cosa, y lo cierto es que me aburre. No te culpo, entiendo que ser madre es lo más importante en tu vida, es tu blog y tú y sólo tú debes elegir que publicar.
    Pero me alegro de que quieras salir y ser tu misma otra vez.
    Te animo a sacar otros temas; la verdad sobre Egipto, cosas de tus perros, la adaptación de tu marido a España...

    ResponderEliminar
  15. Jajajajaja, pobretica mía! Yo recuerdo con los dos enanos la sensación de necesitar hablar con adultos. De verdad, no ya de nada para mí, si no simplemente no hablar de muñequitos, este me ha quitado el juguete, mira qué a gusto se está en la bañera... ¡Era desesperante! También recuerdo la sensación de jaleo en casa, de siempre haber ruido, y desear un poquito de silencio, un niño que dejara de hacer sonidos de crash, pump, arggg, ohhhhh me han matado mientras su hermana cantaba a todo volumen, y pensaba que lo iba a echar de menos. Ahora por las tardes muchas veces me hago consciente de ese silencio, y no echo de menos las otras tardes; simplemente, es otra cosa, otra evolución, otras cosas que vivir.
    Tú aprovéchate de tu bebé, pero date el gusto que necesites. Que él te va a echar de menos si te vas tres horas a trabajar igual que si te vas a un concierto. Y no le va a pasar nada. Pero a tu mente le va a venir muy bien.

    ResponderEliminar
  16. Imagino que eso depende de cada una. A mí me parece importante mantener una parte independiente de mi bebé. Yo desde el principio busqué un ratito para mí. Creo que la primera vez que me separé de ella fue a hacer una gestión notarial y tenía unos 15 días. No fue más de una hora y una vez pasada la angustia y culpabilidad inicial vi que a las dos nos había venido bien y el papá disfrutó de su ratito a solas con ella.

    Empecé a buscar casi a diario un ratito para mí…. cuando daba el pecho a lo mejor era solo media horita o una horita, dejaba a la peque con su padre y me iba aunque solo fuera un rato a leer a la cama o a dar la vuelta a la manzana! Durante mi baja los miércoles dejaba un rato a la niña con mi madre y me iba a buscar a mi sobrino al colegio y merendábamos juntos, le compraba una chuche, disfrutaba de él.. no sé, nunca me sentí culpable por ello y nos vino (a todos!) fenomenal. También hizo que la reincorporación al trabajo y dejarla en la guardería fuera un poquito más fácil!!!

    Cada uno tiene que hacer lo que sienta y con lo que esté cómodo y siempre respetando al bebé, la mía era muy independiente, hay otros que tienen más angustia de separación o la llamada mamitis y marcan ellos los tiempos para este tipo de cosas… (ay madre ya me he vuelto a enrollar!)

    Besitos y ya nos irás contando!

    ResponderEliminar
  17. Holaaa de visita por aquí :)

    aunque no tengo bebé, se lo que es estar súper ocupada (en mi caso también por voluntad propia) y que no te quede un minuto libre, yo actualmente de martes a domingo no paro, al principio decidí tomarme los lunes libres, pero luego los iba llenando con cosas que no podía hacer por estar trabajando o estudiando, así que estaba toda la semana a full.
    llebava seís meses a tope, casi sin tiempo para decir hoy me hago una sesión de belleza en condiciones y me relajo... al final estalle agobiada, y me tomé una semana no autorizada de vacas (de los estudios claro ;) del trabajo no puedo)... en fin en mi caso la solución fue bajar un poco el ritmo, y ahora vuelvo a tener las pilas recargadas ;)

    Besitos.

    ResponderEliminar
  18. Buenas, decirte que hemos hablado de esta entrada en el repaso de blogs semanal de Bebés y más:

    http://www.bebesymas.com/bebes-y-mas/blogs-de-papas-y-mamas-de-regalos-para-papas-hechos-en-casa-ninos-que-duermen-del-tiron-y-mas

    Un abrazo!

    ResponderEliminar