miércoles, 4 de marzo de 2015

Yo no soy una esclava


Si, estoy protestona y voy de polémica en polémica, que le vamos a hacer. Pero es que últimamente las cosas me pueden. Supongo que antes, cuando vivía más tranquila, podía pasar de casi todo, pero ahora que además de estar agotada, me paso el día peleando por tener una vida un poco mejor... pues supongo que las cosas me afectan más. 

Hace muchos años, cuando era niña, yo quería ser periodista. Quería viajar, quería escribir, quería tener una vida intensa. Me veía en un periódico, preferiblemente en internacional o en investigación, dando grandes noticias. Imaginaba una Drew más mayor pero con los mismos vaqueros, las mismas converse, y las mismas pocas ganas de depender de nada ni de nadie. Siempre me he imaginado trabajando y libre.

Hubo una época, cuando compaginar trabajo y estudios me permitió dedicarle más al trabajo que a la uni, en la que lo hice. No en el sector en el que yo me había imaginado, pero mi trabajo en el mundo de la música me gustaba. Me mantenía activa, disfrutaba, era un trabajo variado y sobre todo, muy absorbente. He trabajado noches, fines de semana, he tenido que volver al estudio un sábado por la tarde y he llegado a dormir en el suelo. Lo he disfrutado mucho. También me he estresado, agobiado, desesperado, y he deseado con todas mis fuerzas descansar o tomarme unas vacaciones. Todo tiene sus pros y sus contras, y no tengo claro cuando se inclinó la balanza hacia uno de los lados.

Creo que fue evolucionando poco a poco. Cuando tuve claro como funcionaba el mundo del periodismo una vocecilla interna empezó a decirme que el tiempo libre vale oro. Cuando decidimos buscar a PF y no teníamos intención de volver a España yo hablaba de las 16 semanas de baja como un lujo (en Egipto no hay). Semanas antes de parir, recuerdo decirle a mi jefa que no se preocupara, que a las 6 semanas yo volvía a trabajar sin problemas porque total, solo eran un par de horas. Y cuando llegó el momento, la angustia fue horrible. Solo una hora de separación de esa cosita pequeña que me necesitaba tanto era la mayor de mis pesadillas.

Esa ha sido realmente mi esclavitud. El verme obligada a salir de mi casa a trabajar, en vez de poder quedarme con mi hijo, que era lo que necesitábamos ambos en ese momento. Esclavitud es no tener libertad para elegir y yo no la he tenido. Yo he salido de casa a trabajar porque no me quedaba otra. Mi marido sale y lo disfruta. El, cuando se marcha, no piensa si su hijo tendrá hambre o si estará llorando. Claro que le echa de menos, claro que quiere volver a casa, pero sabe que su hijo está con su madre y que no le va a faltar de nada. Yo, como a día de hoy no me puedo desenroscar las tetas, me pregunto mil veces si necesitará algo.

Yo no quiero guarderías. No tengo hijos para que me los cuiden otros, los quiero cuidar yo. No quiero bajas insuficientes de 16 semanas. Tampoco quiero que me quiten los trabajos a tiempo parcial, porque si se trabajara fuera de casa prefiero estar 4 o 5 horas trabajando y volver a comer con mi hijo, en vez de dejarle también parte de la tarde. Quiero opciones que me permitan conciliar de verdad, como por ejemplo incentivar el teletrabajo (que puede funcionar muy bien, y lo digo tras varios años de experiencia), o la flexibilidad horaria. Quiero tener facilidades para crear mi propia empresa, y que me ayuden con los pagos de la seguridad social. Eso es para mi la libertad. Libertad para no perderme la infancia de mi hijo, para no arrebatarle la figura de apego que necesita tener a su lado, y para no morirme de hambre. Quiero poder elegir.

Es duro, y a veces se me hace cuesta arriba. Cargo con PF, con la casa, con tareas varias, con 2 formaciones y con varias horas de clases a la semana. A veces me gustaría tener más tiempo libre, me gustaría poder salir sola, me gustaría parecerme un poco más a la Drew de los conciertos y el trabajar a cualquier hora. Pero luego pienso en PF, y en su cara cuando entro por la puerta, y me doy cuenta de que las cosas son muy relativas. Que esto dura muy poco tiempo, y no vuelve. Los trabajos, las oportunidades, la vida social... esa siempre va a estar ahí.

El caso es que esta soy yo, estos son mis deseos, mis metas y mi forma de ver la crianza de mi hijo, No tiene que coincidir con la del resto de madres. Quien quiera volver al trabajo a las 16 semanas, o incluso a las 6, sin duda que lo haga. Porque lo que para mi es esclavitud para ellas es libertad, y lo que a mi me quita el sueño ellas lo esperan como agua de mayo. Y eso se tiene que respetar tanto como mi deseo de quedarme en casa.

Por eso, a las pseudofeministas que escribieron esto, les digo que por favor, no me llamen imbécil a la cara. Que yo no estoy esclavizada por cuidar a mi hijo, yo estoy esclavizada porque me tengo que separar de él para no acabar en la calle. Que sus guarderías se las queden para ellas, y que por dios no me quiten los contratos a tiempo parcial. Que yo no quiero ser como un hombre, no quiero su papel. Quiero que me dejen desempeñar el mío, el de mujer, el de madre que quiere, libre y voluntariamente, dedicar unos años de su vida al cuidado de su hijo. Que me ayuden a ganarme el pan sin separarme de él, que aumenten nuestras bajas ridículas, que nos ayuden a explicar a la sociedad que una mujer que se dedica a sus hijos es igual de válida e igual de valiosa que la que alcanza con gran esfuerzo su puesto soñado en su carrera laboral. Que no somos tontas, que sabemos hacer más cosas que cambiar pañales, que hay muchas formas de conciliar ambas facetas. Solo hacen falta ganas.

Yo quiero estar con mi hijo. Y tengo mil ideas en la cabeza para nuestro futuro. Lo que quiero es ayuda para que podamos hacerlas realidad juntos. Tan difícil es ayudarnos a conseguir eso?

31 comentarios:

  1. Muy de acuerdo en que tiene que haber cambios para facilitar la conciliación.
    Aunque cambiaría una cosa... aunque los hombres y las mujeres seamos diferentes, creo que las políticas en este sentido tendrían que ser equitativas y buscarse por los dos lados. Quiero decir... que si un hombre prefiere media jornada porque quiere ese tiempo para dedicarlo a la familia el derecho es el mismo.
    Y aunque entiendo la diferencia de la lactancia (en especial los primeros 6 meses) creo que se combatirían más batallas a nivel laboral ("no contratar mujeres en edad de tener hijos o que muestren deseos de quererlos") si la baja paternal fuera la misma y un empresario se viera ante la situación de que en los dos casos tendría ese... handicap por llamarlo de alguna manera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que eso, más que en darnos a todos la misma, se arregla permitiendo que la baja sea intercambiable. Si tenemos las 96 semanas de Suecia, pero el empresario no sabe quien y como se las va a tomar, estaríamos en la misma situación que tu propones.

      Por supuesto los hombres tienen que tener derecho a tener la misma opción. Lo que no puede ser es que la única que tengamos sea el facilitarnos salir de casa, cuando algunas lo que queremos es quedarnos en ella.
      Saludos!

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo, e imagino que con una baja de 96 semanas intercambiables el "reparto" sería equitativo o casi, mientras que con menos tiempo """me temo""" que lo absorbería la madre (bien porque sea su deseo, bien por cultura, bien por lo que sea...) con lo que la situación sería la misma.
      Pero evidentemente... aunque si tomásemos todo lo bueno de cada país seríamos un país ideal... es un poco irreal pretender eso "de golpe". Quizás haya que compararse con países con similar situación demográfica y económica. Y plantearnos qué pasa en otros países para que sea así (impuestos, jubilizaciones, vacaciones, otras bajas etc etc... al final no es oro todo lo que reluce)
      Y a mí me encantaría que fuera así, pero quizás es mejor plantear una solución más realista. Que desconozco cuál es... jaja

      Para que te hagas una idea, no sé cuántas veces he oído ya de adjuntos y de residentes que "el mejor momento para quedarse embarazada es durante la residencia". Y la explicación es simplemente porque tienes derecho a una baja de maternidad. Cuando acabas, con los contratos son "extraños" en caso de que los tengas (tipo contratos que se renuevan cada 15-30 días, del 75% pero trabajando al 100%, y cosas así...) pues no sé por qué cuestiones no puedes tener una baja. (básicamente es adiós al contrato)
      Y te ves en la disyuntiva de tener que renunciar a tu periodo de formación si quieres disponer de una baja o directamente a no tener baja maternal o directamente a no trabajar.
      Complicado, e injusto. Y no sé cómo seguirá la cosa, pero parece imposible que sea peor.

      Eliminar
    3. He vivido en Suecia y he sido madre allí. las 96 semanas se traducen en días pagados que se pueden alargar o acortar. La mayoría de madres coge 1 año de baja maternal ( con el 80% del sueldo) y el resto que es aproximadament 6 meses con el 80% del sueldo lo puede coger el padre seguido o repartiendolo en días sueltos hasta quee l hijo cumple 6 años. Los últimos días de baja por paternidad/maternidad son remunerados a un precio muy muy bajo. es decir los padres tienen derecho a disfrutarlos pero se paga muy poco dinero por ellos. Personalmente creo que pagaban solo unos 7 euros y poca gente los llega a coger si no es que estás ya sin trabajo. A parte algunas empresas no lo ven muy bien ya que es incómodo poner un sustituto para días puntuales etc..

      Eliminar
    4. Ya es una situación mucho mejor que la que tenemos! Año - año y medio me parece una cifra bastante decente. Además les funciona, las cifras de natalidad, de mujeres en altos cargos, etc lo demuestran.

      Supongo que como todo, no es perfecto, pero desde aquí, te envidio :-)

      Eliminar
  2. Ya sé que no me puedes ver pero estoy de pie aplaudiendo hasta que me duelan las manos.
    Completamente de acuerdo, esclavitud es no poder elegir, y perdernos la infancia de los niños por falta de posibilidades de conciliación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa. Yo no quiero que me llamen esclava de mi hijo porque no lo soy, soy su madre.

      Eliminar
  3. OLE! OLE! Yo ya lo he dicho más de una vez... yo me siento esclava de mi trabajo (además con el sueldo y el ambiente laboral, no me alejo mucho de la realidad...) y siento que me he perdido media vida de mi hija! Ya me gustaría a mi ser "esclava" de mi hija... donde tengo que firmar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por lo visto no tenemos que firmar, tenemos que mudarnos. Besos!

      Eliminar
  4. No lo entiendo. La propuesta de Podemos que enlazas favorecería, entiendo, la libertad de elegir si quedarse o no en casa protegiendo por un lado la contratación femenina (por lo de equiparar los permisos de maternidad y paternidad) y facilitando que pueda quedarse en casa quien así lo desee con la propuesta de retribuir y reconocer los trabajos de cuidados, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La propuesta de Podemos es dar a los hombres 16 semanas de baja INTRANSFERIBLES. Es decir, 16 él, 16 yo y a la vez. Con lo cual me sigo viendo en la tesitura de meter al niño en una guardería con 3 meses y 20 días. Pero es que además quieren eliminar la reducción de jornada y la excedencia por cuidado de los hijos. Es decir, que me quedan 2 opciones: O me tomo las 16 semanas de baja, meto a mi hijo en la guarde y trabajo 7 horas al día por narices (porque también están en contra de los contratos a tiempo parcial), o bien dejo mi trabajo y vivo con la subvención del estado. Pero la opción de quedarme en casa de baja y luego reincorporarme a mi vida laboral no me la da nadie. Y eso no es justo, porque las que se queden en casa luego tendrán muchos más problemas a la hora de retomar su carrera.
      Saludos!

      Eliminar
    2. No he leído el documento de Podemos...las semanas del padre tendrían que ser obligatoriamente simultáneas a la de la madre???? Yo pensaba que eran consecutivas...si ya me parecía mal, ahora sí que espero que esta gente no llegue al poder para nada :( mal estamos si los que en teoría son de verdad de izquierdas van de este palo.

      Eliminar
  5. Tema delicado ... siempre habrá mujeres en los dos bandos. Nunca lloverá a gusto de todos en cuestiones de políticas de empleo e igualdad. no digo que haya que joderse y aguantarse pero tampoco merece la pena enfadarse.
    En mi caso yo estoy encantada de poder trabajar y ser madre, estoy encantada con que mi hija vaya a una guardería aunque me daba mucha pena cuando empezó porque era muy pequeña, pero ahora lo disfruta y aprende muchísimo, y además dentro de una año tendrá que ir sí o sí a un colegio así que lo tomo como ley de vida... y disfruto de mi trabajo, sí. Lo bueno? que puedo hacer una reducción de mi jornada y eso espero que no lo quiten nunca!! también conozco hombres que se cogen reducción de jornada.. en fin, que es un tema que daría para charlar y debatir laaaaaargo y tendido!!
    besitos y ánimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga, es que una de las medidas que quieren implantar es precisamente... quitar la reducción de jornada por cuidado de los hijos.
      Respecto a poder trabajar y ser madre, es lo que digo en uno de los párrafos. Si ponemos una baja de 2 años, la que quiera que se la coja y la que no, que se reincorpore. Pero ahora mismo, las que nos queremos quedar no tenemos opción. Yo lo que pido es que podamos elegir ambas.

      Besos!

      Eliminar
  6. Estoy de acuerdo contigo, vivo igual la maternidad, y también trabajé mil horas y viajé antes de tener hijos y volveré a hacerlo cuando estén criados.
    También me ha gustado la matización que hace Irene. En mi familia soy yo la que quiere criarlos pero en otras será el padre.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, por eso yo creo que la baja tendría que ser intercambiable en cualquier momento. Mi marido ha disfrutado mucho los primeros meses, pero ahora se muere por trabajar más horas.

      Besos!

      Eliminar
  7. Si es que al final estamos siempre en las mismas. Hay iluminados que piensan que todo el mundo quiere lo mismo en vez de preocuparse por intentar que cada cual pueda vivir su vida de la manera que le resulte más placentera, que de eso se trata todo, en realidad. No sé por qué nos empeñamos en buscar fórmulas que se presupone que van a agradar a todo el mundo por igual. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay feminismo mal entendido que cree que nos tiene que salvar de aquello que no queremos ser salvadas. Besos!

      Eliminar
  8. Es que esta sociedad se pretende que todos seamos borregos con las misma opiniones y actuando mecánicamente. Que toca ser mujer en casa con la pata quebrada?........pues todas así. Que alguna se revela y pretende hacerse un hueco como trabajadora fuera de casa?.....pues nada, todas a salir fuera quieras o no.....Y no, cada uno debería poder hacer lo que le pida su alma sin tener que entrar en esa corriente que nos arrastra.
    Cuando tuve a mis hijos, dejé de trabajar para cuidarlos, eran dos y se llevaban 11 meses.......difícil hoy conciliar y mucho más hace treinta años. Me dijeron de todo, que perdería el tren laboral, que cuando fuesen mayores no me reconocerían para nada mi esfuerzo, que solo pedirían dinero que es lo que quieren al llegar a mayores.......
    Esa gente hoy, tiene mucho dinero, dos casas, dos coches.......Yo no tengo nada más que la satisfacción de haber visto crecer a mis hijos y de no haberles faltado nunca. Y estoy muy orgullosa de ello.......!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno que viva como quiera, pero yo personalmente prefiero una vida simple pero libre, que tener 2 casas. Y solo pido poder tomar mis decisiones libremente, que tanto la mía como la que quiere seguir progresando en su carrera son igual de válidas.

      Besos guapa!

      Eliminar
  9. Además, Drew, es que ni siquiera la teta es lo único importante aquí (lo digo por lo que dices de que no puedes desenroscártelas, jajaja). Es que independientemente de que yo dé a mi hijo biberón o teta, quero criarle, cuidarle, tenerle conmigo, y no llevarle a una guardería con 5 meses. Y quiero que se reconozca, coño, que somos las mujeres las que gestamos y parimos, y las que tenemos ese vínculo con el bebé que algunas queremos vivir sin presiones laborales. Y que eso es muy beneficioso tanto para mí como para mi bebé. Y sobre eso sí hay estudios, y no sobre que ir a la guardería hace a los niños más listos o reduce el fracaso escolar, por favor!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaa, lo de la teta era simplemente para explicar que mi actitud cuando me marcho no es la misma que la suya, simplemente porque nos encargamos de cosas diferentes. De hecho a él le agobia mucho no tener tetas :-P

      Pero si, por lo demás totalmente de acuerdo contigo. Que si fuera al revés, yo quiero salir y el quedarse, pues genial, pero es que en mi casa somos así, que le vamos a hacer... Besos!

      Eliminar
  10. Gracias, gracias gracias. De corazón

    ResponderEliminar
  11. Estoy en Colombia y coincido con cada palabra. Yo también quiero elegir poder estar con mi hija y trabajar ahora que tiene 4 años y es imposible hacerlo. No hay opciones. O trabajo o no trabajo. No existen grises n términos medios. Somos esclavas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menuda situación... porque yo al menos tengo el tiempo parcial... Mucho ánimo. Besos!

      Eliminar
  12. Plas, plas, plas, plas (podría seguir con los aplausos) Muy bien escrito y totalmente de acuerdo. Ésa es la verdadera libertad. A sus pies

    ResponderEliminar
  13. Hola. estoy alucinando porque acabas de escribir una reivindicación que llevo haciendo desde que me quedé embarazada de mi primera hija y en mi entorno no podían entender que prefiriera quedarme en casa antes de regresar a ese trabajo en el que me ahogaba de angustia pensando que mi bebé lo cuidaba una mujer que no conocía de nada!!!! Efectivamente, estamos esclavizadas pero no por nuestros hijos, casas o maridos... estamos esclavizadas a un trabajo que no nos valora, que no nos permite crecer económicamente ni profesionalmente, con unos compañeros que son envidiosos y si pueden nos hacen la vida imposible y un jefe que no admite nuevos puntos de vista, Eso se define con la palabra esclavitud a un trabajo que ya no nos aporta nada pero que estamos obligadas a volver para poder seguir pagando las facturas.... No te puedes imaginar la alegría que me dan tus palabras... porque no conozco a nadie que defienda lo que tu y yo defendemos y no por ello renunciamos a ser independientes y tener criterios propios... Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa! supongo que como yo no tengo hijos no siento ese apego y pienso que si algún dia los tengo con 16 semanas será suficiente, pero eso lo digo ahora, tendré que verme en la situación. Lo que por supuestísimo comparto es tu idea de que cada madre haga lo que quiera/sienta y de que si una madre decide quedarse a cuidar a sus hijos debería tener todas las ayudas y facilidades que describes, no es ser una esclava el querer estar con tu hijo, ni muchísimo menos!!!! y a las pseudofeministas que tratan así el tema...que las den, que hace mucha gracia la gente que se cree en posesión de la virtud y la verdad supremas, intolerantes les diría yo...en fin, el problema base es no poder elegir, o tener que elegir entre cuidar al baby y morirse de hambre eso si que es esclavitud!
    Un beso

    ResponderEliminar