jueves, 9 de abril de 2015

Una experiencia inolvidable


Salí de casa. No iba especialmente arreglada pero me sentía bien. Quería estar guapa, que ya tocaba. Cogí el coche, puse la música a todo volumen y disfruté del trayecto. Iba nerviosa porque no quería llegar tarde a mi cita. 

Llego, nos sobra algo de tiempo, damos un paseo. Cuando llegamos me siento extraña, hace mucho que no hago nada parecido. Charlamos un poco, le cuento mis expectativas, mi vida, mis planes. Parece que me entiende, conectamos, nos reímos... me siento a gusto. Su tacto es agradable, sus manos, aunque a veces me incomodan, me hacen sentir bien. 

Siento calor, me gusta. Me relajo, me distraigo, disfruto de la música de fondo, no recuerdo cuando fue la última vez que me sentí así. 

Toca volver a la acción. Sus manos sobre mi son una delicia, y aunque hay un momento en el que me duele, se que va a valer la pena una y mil veces. Si hasta lo echaba de menos. 

Llega el momento de la verdad. Toca, estira, mueve, revisa, define, vuelve a tocar... y a mi me va creciendo la sonrisa en la boca. Remata con un toque maestro que no puede ser mejor. Esto ha sido la leche. 

El sábado pasado pisé una peluquería por primera vez en un año. No me teñía ni me hacía las cejas en condiciones desde mi boda. La última vez que me corté el pelo fue en la semana 35 de embarazo y me hicieron un masacre que por suerte se arreglaron gracias a Madi y al paso del tiempo. 

Vuelvo a tener cejas. Vuelvo a mi pelo negro. Vuelvo a tener un corte en condiciones. Pasé 3 horas en soledad y relajada. Después de esto, yo me como el mundo. 

14 comentarios:

  1. esas "pequeñas" pero IMPORTANTES experiencias que solo las madres sabemos reconocer como tales. me alegro por ti!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que fue importante. Hoy me he tirado 10 minutos contándole a una alumna lo feliz que estaba con mi nuevo color y corte de pelo. Es tan importante volver a verse bien...

      Muchas gracias!

      Eliminar
  2. Te entiendo, yo voy cada no se cuanto... y se nota mucho!! El placer de las pequeñas cosas. Que disfrutes tu nuevo look. Besitos

    ResponderEliminar
  3. Ya te digo, hay que dejarse mimar de vez en cuando.
    El próximo día uñas, masaje o lo que sea.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Qué bien sienta de vez en cuando dejarse mimar, aunque sea pagando. Jajajajaja.
    Por cierto, yo tengo que ir a a la peluquería con urgencia y no encuentro el momento... Un besote!!!

    ResponderEliminar
  5. A ver, que lo de las visitas a las peluquerías algunas veces es como una ruleta rusa; pero si conseguiste salir como tú querías, ¡ALELUYA! A disfrutar nena, como una reina.

    ResponderEliminar
  6. jajaja, hace un mes fui a la peluquería después de... ¡¡¡casi dos años!!!
    No hice nada nuevo, no innové demasiado (me da un poco de miedo). No me tiño por lo mismo, porque en ese sentido me da miedo innovar y porque "aún no me hace falta"

    Pero disfruté... disfruté cada vez que sonaban las tijeras... jaja

    ResponderEliminar
  7. Jajaja cumpliste con tu amenaza xDDD Y ahora estoy viendo que Irenota también se arregló las greñas y no dijo ni mu :P

    Miccionada estoy.

    Besosss

    ResponderEliminar
  8. FOTO RAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

    ResponderEliminar
  9. Recuerdo esas primeras salidas en solitario como un auténtico oasis de esparcimiento personal. Imprescindibles para coger fuerzas y volver a casa con ganas de estrujar a la family.
    Un besote hermosa.

    ResponderEliminar
  10. joeee qué maravilla...jajaj yo, 30 meses después, sigo esperando mi experiencia inolvidable jaja...nunca encuentro el momento! Los findes que me puedo duchar tranquila y darme mis potingues ya me saben a gloria.. :)
    un beso!

    ResponderEliminar
  11. Hola, acabo de encontrar tu blog y me ha encantado, me pasaré por aquí a menudo!! :)

    ResponderEliminar