viernes, 10 de julio de 2015

La vida en rural


Nunca jamás en 4 años y medio de blog había tardado tanto en volver a escribir un post. Ni siquiera cuando me mudé a Egipto. Me duele, ese mes en blanco me duele lo que no está escrito, pero como ya no lo puedo cambiar, tendré que asumirlo. Un mes en blanco, no me lo puedo creer. 

En este mes hemos desecho cajas, muchas pero no todas. He encontrado la aspiradora, he reorganizado armarios, he tirado trastos (muchos menos de los que debería), he organizado el minialmacén de la tienda. Me he acostumbrado a ordenar y limpiar otra casa, que gracias a una mejor distribución, o simplemente porque el piso anterior era como el agujero del infierno, ahora tardo menos de la mitad en tener la casa el doble de limpia y ordenada. El tiempo que me sobra me encantaría invertirlo aquí, pero tengo un miniterro que aporrea cualquier teclado que esté a su alcance.

En este mes PF al fin se ha lanzado a caminar, y va cual guerrero del oeste borracho de una esquina a otra. También ha demostrado que sabe subir y bajar escaleras como si lo llevara haciendo toda la vida, para disgusto de sus padres que ya no saben que hacer para mantenerle lejos de ellas. Se dedica a perseguir a los perros en el jardín, ya que ellos han decidido que a no ser que haga mucho calor, su reino está en el exterior. Se pega baños en el minicharco del jardín, se quita los pañales en un arranque de exhibicionismo en el balcón y en general vive feliz comiendo nectarinas como si no hubiera mañana y enganchado a la teta cada vez que pilla la oportunidad.

Sr. Marido, además de zamparse una mudanza con todas las consecuencias, se ha hecho amo y señor del cuidado del jardín y lo riega con una regularidad inusitada en él. Si ya de paso lo mantuviera ordenado sería la leche. También ha tenido tiempo de sacarse el carnet de conducir, y de empezar a trabajar al fin en condiciones, aunque sea de forma temporal. Lo disfrutaremos mientras dure.

Blues y Jazz como digo, viven a caballo entre el jardín y las sombras de casa cuando el calor aprieta. Disfrutan de robar palos, de tumbarse al sol (si, yo tampoco me lo explico) y de mordisquearse mutuamente cuando les apetece trastear un poco. Ahora no corren por el pinar, si no por vias pecuarias. Vamos, que mal no se lo pasan.

Yo por mi parte he tenido tiempo de acabar, al fin, el curso de lactancia de la UNED. Hoy ha salido la nota final y puedo decir medio orgullosa que he terminado con un 9,5, aunque el curso no ha sido todo lo intenso que esperaba. He retomado poco a poco mis prácticas de porteo, e incluso he tenido tiempo de abrir la tienda. Os invito a echar un vistazo y contarme que os parece. También me he hecho amiga del frutero, del reparador de la caldera, de las chicas de correos, del señor que pasea un cocker por mi calle, y en breve seguramente del dueño de la librería. Cosas de pueblo pequeño.

También me estoy acostumbrando a pasar casi medio día sola en casa, con PF, los perros y SantaMadre que está convencida de que sin ella no sobreviviría (y razón no le falta). Mi vida de empresaria / madre en casa con un bebé está siendo bastante más absorbente de lo que pensaba, pero a la vez más apacible. PF y yo nos vamos acostumbrando a ser solo él y yo, con lo bueno y con lo malo. Cuando llega su padre no me quiere ni ver si no hay una teta o una tortita de maíz de por medio. No le culpo.

La vida en rural me está dando la calma, la distancia, la paz y la libertad que necesitaba en este momento. He pasado un año centrada en un montón de cosas, y ya me tocaba un respiro. Ahora me queda disfrutar de mi hijo, de mis perros, de mi casa y de mi marido cuando se deja. Pero la vida en rural, entre mosquitos inmortales, casas de piedra, caballos, vacas, viñedos y perales nos va a volver a traer muchas cosas que nos faltaban. Entre otras, inspiración y ganas para seguir escribiendo.

Desde Mordor, os echaba de menos. Bienvenidos a nuestro verano rural. 

13 comentarios:

  1. Bienvenida a la vida de madre/autónoma neorrural! Diversión no falta! :)

    ResponderEliminar
  2. Me alegro q todo vaya bien! Que suerte poder vivir en un lugar más manejable!

    ResponderEliminar
  3. Qué guay, un jardín! Salir de la ciudad tiene muchas ventajas. Me alegra que hayas encontrado un rato para escribir.

    ResponderEliminar
  4. Qué guay va todo!!! Me alegro por ti.

    A mí también me dolió mucho el primer mes en blanco, en mi caso han sucedido muchos otros. Estoy en ese momento de distanciamiento, que también necesito. Muchas cosas que contar, pero más en el plano 1.0, con una cerveza en la mano o un café, según se mire y la hora del día.

    Bien por ti.


    Besitos,
    Suu

    ResponderEliminar
  5. Pues para ser Mordor el lugar pinta bien, tranquilo y ¡con jardín! Es el sumun de mi sueño. Si alguna vez cambias de casa avisame que me la quedo ;)
    Chica han sido muchas cosas en poco tiempo y es normal que priorizases, pero seguro que pronto nos vuelves a contar tus aventuras Murphyanas.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Cómo echo de menos aquella zona... Mordor es lo más. Jajajaja. ¿Un 9,5? Qué campeona!!!

    Un besote y disfruta de tu nueva vida.

    ResponderEliminar
  7. A disfrutar de ese verano rural, lejos de este mundanal ruido... por unos lados envida, por otros satisfecha con lo que tengo... Nunca se está a gusto con todo :)

    ResponderEliminar
  8. Muy bien por la buena vida en Mordor! Y se te echaba de menos X estos lados!

    Entre Madrid y Pozuelo

    ResponderEliminar
  9. Cuánto tiempo!!! :-) Tiene muy buena pinta tu nuevo hogar, con jardín y todo! Me encanta!

    Ya irás recuperando ritmo... o no, tú a tu libre albedrío con el blog, que para obligaciones y presiones las de ser madre y ganarse la vida! Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Pues parece que el cambio ha sido mucho mejor, me alegro mucho!! A disfrutar de todo y a contárnoslo por aquí que siempre es un placer leerte.

    ResponderEliminar
  11. A disfrutar! Te veo pletórica: mudanza, tienda, PF en otra etapa ... Me alegro un montón por vosotros

    ResponderEliminar
  12. Seguro que en Mordor, con esta caló, dormís la mar de bien, no como aquí en la Capi que no se puede ni respirar!!!
    Enhorabuena por todo: por el curso, la casa, la tienda, PF, el marido, los perros y por haber reencontrado esa inspiración para volver por aquí con más historias que contarnos!!!
    Besotes!

    ResponderEliminar
  13. Pues por lo que leo estás genial! Lo de aporrear el teclado me suena..la emperatriz sólo saber pedir que la pongamos "titos" (fotitos) y no puedo ponerme a hacer nada cuando esta ella. Enhorabuena por la casa, seguro que es genial esta nueva etapa, al menos tiene toda la pinta! Un besote!

    ResponderEliminar