martes, 10 de mayo de 2016

La tormenta



Mi tormenta no ha terminado. Ahí sigue. Tras haberse convertido en algo muy semejante al Huracán Katrina, que casi arrasa con todo, va amainando. Digamos que está como el cielo madrileño de hoy, gris panza de burro. Pero ya hemos dado un paso importante respecto a la última vez que me pasé por aquí, y es que sabemos que ha habido una tormenta. 

Sabemos que desde el 14 de agosto de 2013 hay una herida que no cicatriza. Y que se reabre cada poco tiempo, porque hay muchas cosas que vi venir, que predije, que temí... y que veo que se convierten en realidad. También sabemos que los matrimonios que han pasado juntos por semejante mierda a veces tienen que destruirse mutuamente para poder reconstruirse. 

Sabemos que las colas en asuntos sociales, en extranjería y en mil sitios que nunca habría querido pisar te hacen desconfiar del mundo de por vida. 

Sabemos que la montaña es un sitio maravilloso en verano pero duro en invierno. Y que a mi el aislamiento a lo mejor no me viene tan bien como pensaba. 

Sabemos que aunque soy incapaz de separarme de PF, antes o después tengo que salir de casa a hacer algo. 

Sabemos que pasar 11 horas al día sola con un niño y 2 perros es duro de pelotas. Y si tienes 3 trabajos a la vez, más. 

Sabemos que un embarazo chungo a nivel físico y mental a veces es complicado de superar. Que pensar que seguro que fue casualidad y que el siguiente será mejor era, llamémoslo así, optimista. Ahora se que tener 2 exactamente iguales te da ganas de meterte en una cueva y salir allá por invierno. 

Pero también se que ni mi marido, ni PF que cumple 2 años mañana, ni su herman@ que nacerá a finales de Octubre se merecen que su madre no luche por salir de la tormenta. 

Y hasta aquí el tema, de momento. Mañana volveremos a las cosas bonitas y agradables de la vida, como el cumple de PF, o lo tremendamente hasta las narices que estoy de vomitar. 

Me voy a comprar un chubasquero. 

18 comentarios:

  1. Después de toda tormenta sale el sol y a veces incluso un bonito arcoiris. Espero que amaine pronto... la lluvia y todo.

    ResponderEliminar
  2. Animo! Que después de la tormenta llega la calma!
    Ahora es normal que estés de bajón, vomitar cada dos por tres no anima a nadie, pero pasará.

    ResponderEliminar
  3. me encanta esa frase!
    La tormenta nos cambia, nos lava, nos purifica, aunque a veces nos enlodamos un poco. pero es parte de...
    a veces bailas bajo la lluvia-tormenta, a veces buscas refugio, a veces no sabes que hacer pero sigues ahí...

    hace casi 3 años lloré cuando leí sobre ese ataque y hoy he vuelto a llorar.. y no es ni la 0.0001 parte de lo que tu viviste Drew...
    PF ya tenía claro que era un faraón desde antes de que los demás supieran de su existencia! Felicidades por sus 2 añitos
    Felicidades por su hermanit@

    Ya falta poco para conocerl@ y si el embarazo es igual que con PF, entonces ya sabemos que una vez esté fuera todo viene para arriba! animo!

    Qué gusto leerte!
    Saludos desde Ecuador :)

    ResponderEliminar
  4. Mucho ánimo. Tú eres (y lo sabes) fuerte

    ResponderEliminar
  5. Me alegro de tu embarazo, de tu vuelta y de que la tormenta este calmada. Se ve que te barruntaba, hace poco te nombraba en una entrada con el balance de mis casi cuatro años de blog y justo anoche te escribí. Así que sí, claramente te barruntaba.
    Yo llevaría muy mal vivir en la montaña siempre. Mi plan perfecto es el centro para el día a día y la sierra para cuando hace bueno, vacaciones etc. Como ese binomio no me lo puedo permitir pues me quedo con la comodidad del centro, de tener todo cerca y ver gente y vida.
    Un beso hermosa

    ResponderEliminar
  6. Probe 3:)

    Te invito a cachopo para que lo superes.

    ResponderEliminar
  7. La vida a veces se pone insoportable, yo también estoy saliendo y entrando en el infierno desde 2013.
    Ánimo!
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Felicidades! !!
    Entre Madrid y Pozuelo

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena!!
    Saldrás de ello. A mi me pasó lo de vomitar a diario y no querer/poder comer nada con el segundo. Es duro porque además tienes al primero correteando por ahí. Pero saldrás de ello y es más...en unos meses no te acordarás.
    Fuerza!

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena por el embarazo, no lo sabía!!!!
    Mis dos embarazos fueron horribles así que te entiendo, y eso que no estaba once horas sola con un niño y dos perros porque me habría vuelto loca, pero todo se supera, ya lo verás, y pronto tu alegría va a ser el doble.
    Y haces muy bien en desahogarte, no solo hay que ir por la vida de héroes, que también se pasa mal y un mal embarazo es un asco y oye, pues te lamentas un ratito aquí y luego te sientes mejor.
    Yo llevo un año con muchos sustos, algunos irreparables, pero al final hay que seguir y quedarse con lo bueno.
    Mañana lo verás todo mejor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Mucho ánimo guapa!!
    No me imagino lo duro que tiene que ser pero seguro que soportarás el huracán y aunque sólo queden los cimientos, sobrevivirás.
    Muchas felicidades a Pf!!

    ResponderEliminar
  12. Te entiendo tanto... Pasar un embarazo que te destroza, cuidar de un bebé y llevar todo lo demás es muy complicado. Mucho ánimo guapa, las tormentas siempre pasan, luego sale el sol y el arco iris. Para lo que necesites ya sabes dónde encontrarme. Un besote.

    ResponderEliminar
  13. ¡Pero si es que estás súper hormonada! ¡Enhorabuena guapa! Me alegro mucho de ese hermanito en camino, y aunque no le vamos a echar la culpa de todo, ya sabes por experiencia cómo te altera un embarazo. Anda, ¡arriba! Si, otra vez. Y todas las que hagan falta.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Ay, mi niña. Mucho ánimo. Hay tormentas que duran más que otras (mira ahora, que no para de llover desde hace más de una semana) pero hasta el diluvio universal paró en algún momento, así que a por todas, que tú eres una mujer muy fuerte. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  15. Yo me quedo con la frase de tu foto. Mantra para repetirte a diario, cuando necesites recordarte a tí misma que de todo se sale.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Yo también estoy en mitad de una tormenta pero tienes algo muy bonito por lo que luchar! Felicidades

    ResponderEliminar
  17. Pero ahora sabes más de la tormenta que al principio. Sabes intuir y sabes adelantarte, confía en ello. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  18. te leo tarde, en medio de mi parón bloguero por baja médica (mi propia nubecita), pero te mando un abrazo, un saludo a esos dos años de PF y la madre que lo parió y la llegada del bebé.

    Auguro años locos de bimaternidad, pero aunque todo lo demás se vea terrible, es una pasada ver a los hermanos crecer juntos. Enhorabuena ^^

    ResponderEliminar